0 129

Click here to load reader

Embed Size (px)

description

 

Transcript of 0 129

  • 1. EL SISTEMA PBLICO DEPENSIONES CONTRIBUTIVAS EN ALEMANIA Y ESPAA 0
  • 2. IntroduccinUn sistema pblico de pensiones contributivas basado en el reparto slo resulta financiable a largoplazo, es decir, sostenible, si la tasa total de fecundidad del pas en cuestin no bajasensiblemente de 2. Si es receptor neto de inmigrantes, la cifra puede ser dos o tres dcimasinferior. En Europa, los pases que actualmente cumplen esta obvia condicin para mantener elequilibrio entre pensionistas y cotizantes son, por orden alfabtico: Blgica, Dinamarca, Finlandia,Francia, Irlanda, Islandia, Noruega, Pases Bajos, Reino Unido y Suecia. Su tasa total defecundidad se halla comprendida entre el 1,75 (Pases Bajos) y el 2,1 (Irlanda e Islandia),mientras que en Alemania y Espaa apenas llega al 1,4. Por este motivo, al estudiar el sistema depensiones contributivas de ambos pases, haba que comprobar tambin si, aplicando las medidasadecuadas para incrementar la natalidad, exista la posibilidad de restablecer el equilibrio entreactivos y pasivos.El trabajo empieza con un captulo en el que se expone, paso a paso, el marco del Derecho socialy constitucional en el que se inserta el sistema de uno y otro pas. Sigue una parte analtica queconsta de dos captulos. En el primero se tratan los aspectos normativos ms significativos:Financiacin/Contribucin, Pensin/Retribucin y Anlisis coste-beneficio. En el segundo seexaminan los aspectos cuantitativos, ordenados en tres secciones: La demografa, La economa yEl sistema de pensiones en cifras. Ambos captulos de la parte analtica van acompaados deabundante material estadstico, lo que se justifica tanto por su carcter analtico como por servirde base a posteriores razonamientos. Hay que tener en cuenta que el gasto en pensionescontributivas es del orden del 10% del PIB, lo que equivale a varias veces el valor aadido brutodel respectivo sector primario. La magnitud de esta cifra y la total ausencia en los debates que sesiguen desde hace bastante tiempo de lo que tendra que ser el criterio fundamental, a saber, queningn sistema de pensiones contributivas, pblico o privado, debe perjudicar al pensionista, fuelo que motiv la decisin de realizar este trabajo sobre el tema de las pensiones en Alemania yEspaa. En el siguiente y ltimo captulo, Sinopsis y opciones, se realiza una evaluacin de los dossistemas, estudiando a continuacin las distintas opciones de actuacin. Por lo que respecta alsistema espaol, se ha tenido en cuenta la Ley 27/2011. Se consideran aqu opciones de actuacinlas enfocadas a reformar la estructura del sistema para garantizar su financiabilidad y rentabilidad.Otras medidas, como subir las cotizaciones y/o reducir las pensiones, retrasar la edad dejubilacin, etc., etc. seran ajustes coyunturales que no afectaran bsicamente a su estructura. 1
  • 3. Las opciones de actuacin implican una serie de medidas de acompaamiento, como fomento dela natalidad, polticas activas de empleo, promocionar la inmigracin, etc. La poltica a adoptarnicamente tendra sentido si es financiable y si el pensionista medio (en cuanto a que la duracinde su jubilacin coincide con la esperanza de vida a la edad de acceder a ella) recibe, al menos,tanto como l ha aportado ms un pequeo inters. A lo largo del trabajo se hace hincapi en laimportancia que tiene el cambio demogrfico, por la incidencia que tiene en los sistemas depensiones basados en el reparto. Los medios empleados para realizar el presente trabajo fueron:la bibliografa que figura al final, los anuarios y las bases de datos de los respectivos institutosnacionales de estadstica, de Eurostat y de la Seguridad Social de Alemania y Espaa; lalegislacin pertinente, en especial, el Sozialgesetzbuch VI y la Ley General de la Seguridad Social;la asistencia a coloquios monogrficos, en Espaa y Alemania, y la posibilidad de consultar tanto aprofesores espaoles como alemanes. En los Anexos figuran otros datos estadsticos deelaboracin propia a partir de las fuentes que se citan. Son obvias, por lo dems, las ventajas queofrece el estudio comparado de dos pases que presentan bastantes caractersticas comunes,entre las que destacan: ser estados de derecho y economas de mercado, as como miembros dela Unin Europea; tener constituciones posteriores a la segunda guerra mundial y un sistemapblico de pensiones contributivas basado en el reparto; verse afectados por el cambiodemogrfico, la crisis del empleo y una gran afluencia de inmigrantes.Las conclusiones a las que se llega en este trabajo son: En cuanto a Alemania, el sistema escontrario al principio de igualdad ante la ley, al no ser universal; al libre desarrollo de lapersonalidad y al derecho de propiedad, al obligar a contratar un seguro de vejez con unarentabilidad negativa, violando el principio de equivalencia y no respetando el mnimo existencial.La situacin demogrfica de Alemania es ya, al menos en muchos decenios, irreversible. En cuantoa Espaa, el sistema es contrario al principio de igualdad ante la ley, al no ser universal y alvalorar arbitrariamente los aos de cotizacin; al libre desarrollo de la personalidad y al derechode propiedad, al obligar a contratar un seguro de vejez con una rentabilidad arbitraria, violando elprincipio de equivalencia y no respetando el mnimo existencial. En demografa, Espaa est an atiempo de invertir la tendencia y restablecer el equilibrio entre pensionistas y personas quecotizan. Pero las medidas encaminadas al fomento de la natalidad tendran que salvar el granobstculo que supone la concepcin maltusiana del mercado de trabajo que tienen tanto polticoscomo interlocutores sociales en este pas, al pensar que el nmero de puestos de trabajo es algofijo y que, a menor poblacin, menor paro y mayor bienestar. No se apuesta por iniciativas deprogreso tcnico, de diversificacin de bienes y servicios o de mejora de la comercializacin. 2
  • 4. Captulo IEl marco del Derecho social y constitucional1. El estado social de derecho y la economa social de mercadoComo ocurriera tras la primera guerra mundial en Alemania, tambin al terminar la segunda granguerra encontraron al principio las doctrinas socialistas un fuerte eco no ya slo en el pas, sinoms all de sus fronteras. La opinin generalizada era que el sistema capitalista haba fracasadoal no garantizar la justicia social ni puestos de trabajo para todos, teniendo por ello gran parte deculpa de la subida de los nazis al poder. En la prensa, en los foros de discusin, en lasuniversidades y en las tertulias se apostaba por la va socialista, por una economa dirigida por elestado y por el desmantelamiento de la gran industria mediante la nacionalizacin. Inglaterra, unade las potencias vencedoras, haba iniciado ya ese camino. El gobierno conservador de Churchill,que tantos mritos haba contrado durante la guerra, fue desplazado tras las primeras eleccionesde la posguerra por un gobierno laborista, que, fiel a la doctrina socialista, nacionaliz la industriasiderrgica, socializ la sanidad y proclam el pleno empleo a toda costa.En Alemania se simpatizaba con dicha poltica hasta en amplios sectores de la derecha. En elprograma de la CDU de febrero de 1947 figuraba tambin la nacionalizacin de la minera y lasiderurgia, la planificacin y la direccin estatal de la economa, si bien bajo la jefatura deAdenauer se abandon pronto ese programa. Los tericos liberales buscaron un equilibrio entre lamayor libertad econmica posible y el necesario orden estatal. Recordando el abuso de poder delestado totalitario de los nacionalsocialistas, la libertad individual era el valor primordial de supensamiento. Bhm y Eucken manifestaron que democracia y economa de mercado eran las doscaras de una misma moneda. Las ideas de las dos escuelas del ordo-liberalismo alemn, la deFreiburg (Bhm y Eucken, principalmente) y la de Colonia (con Mller-Armack a la cabeza)llegaron finalmente a la sntesis de la economa social de mercado. Ludwig Erhard adopt eltrmino en su prctica poltica. Para l y sus profesores amigos, la economa de mercado y losocial no eran conceptos opuestos, sino complementarios. 3
  • 5. En la Constitucin de 23 de mayo de 1949, art. 20 (1), Alemania se define como un Estado federaldemocrtico y social. El trmino economa de mercado no figura expressis verbis en laconstitucin, aunque se desprende del art. 12, que concreta el derecho fundamental al libredesarrollo de la personalidad en el mbito de la actividad econmica para la subsistencia delindividuo. En este contexto, el mencionado derecho fundamental resulta ser de capital importanciapara el orden econmico, pues garantiza la libertad de empresa, aunque sin prescribir un sistemaeconmico concreto. Por lo dems, la constitucin alemana y la jurisprudencia del TribunalConstitucional ponen un especial nfasis en los derechos fundamentales. Este tribunal, cuyosmiembros son elegidos a partes iguales por el parlamento y el consejo federal, ha mostrado a lolargo de los sesenta aos de su existencia una exquisita y ejemplar imparcialidad. Merecen citarseaqu al respecto las palabras de Adenauer en uno de los debates constituyentes: No slo existe ladictadura de un nico individuo, sino que tambin puede darse la dictadura de una mayoraparlamentaria. Y, para prevenirla, vamos a poner una barrera en forma de un TribunalConstitucional. Tambin en esto hemos aprendido de las experiencias sufridas en 1933. Tampocoel trmino estado de derecho figura expresis verbis en la constitucin, si bien el principio que loencarna se concreta en numerosas normas de la misma, primordialmente en los derechosfundamentales y en la separacin de poderes.La Constitucin espaola de 27 de diciembre de 1978 es casi treinta aos posterior a la alemana.Quiz por ello deja bien claro que Espaa se constituye en un Estado social y democrtico deDerecho (art. 1) y que reconoce la libertad de empresa en el marco de la economa de mercado(art. 38).Aunque el socialismo de corte sovitico no lleg a imponerse en Europa occidental despus de lasegunda guerra mundial, las doctrinas socialistas s que calaron muy hondo en los pasesdemocrticos en el plano de lo social. Con los escandinavos a la cabeza, se postulaba la justiciasocial en la forma del estado providencia, cuyas prestaciones se financiaran casi exclusivamentecon impuestos directos. Este ideal impositivo, sin duda el ms equitativo, se ha ido abandonandorpidamente en aras de la eficacia recaudatoria, dndose la paradoja de que son precisamente lospases del norte de Europa los que ms recurren a los impuestos indirectos. Tambin son los quepresentan la ms alta proporcin del gasto pblico, que es como suele medirse lo social que es unpas. 4
  • 6. 2. Fundamentos del Derecho social2.1. Fundamentos del Derecho social en el Cdigo Social alemnLa expresin Derecho social pertenece a la terminologa alemana. En otros pases como Espaa,Francia y Estados Unidos- se emplea el trmino Derecho de la Seguridad Social, incluso en elsentido del derecho (social) codificado.La entrada en vigor de la Constitucin alemana de 1949 supuso un cambio radical de todo elordenamiento jurdico del pas, afectando tambin en cierta medida al Derecho social. Valga comoejemplo la inmediata equiparacin del tope de la base de cotizacin de los obreros al de losempleados en virtud del principio de igualdad ante la ley. Con anterioridad a la Grundgesetz, eltope de cotizacin de los empleados era justamente el doble del que rega para los obreros. LaConstitucin espaola de 1978 se encontr el Derecho de la Seguridad Social ya hecho. Elconsenso, que permiti en su da la elaboracin de la Carta Magna, parece haber faltado despuspara la adecuacin a ella de numerosas partes del ordenamiento jurdico espaol, del que elDerecho de la Seguridad Social no es ninguna excepcin. Tanto por esta razn como por lasistematizacin y codificacin de que ha sido objeto el Derecho social alemn, se ha tomado stecomo base para exponer los fundamentos de esta rama del Derecho. A este fin se han tenidoprincipalmente en cuenta los trabajos de Schulin e Igl1, Gitter y Schmitt2, Zacher3 y el comentarioal Sozialgesetzbuch de Zacher, Hans F., Friedrich-Marczyk, Marion, y Jrgens, Andreas. Losprrafos que siguen a continuacin reflejan la doctrina comnmente admitida y explicada en loslibros de texto. De hacerse algn comentario al respecto, ste ir siempre entre corchetes.1 Schulin, Bertram, e Igl, Gerhard, Sozialrecht, 6. Auflage, Werner Verlag, Dsseldorf, 1999.2 Gitter, Wolfgang, y Schmitt, Jochem, Sozialrecht, 5. Auflage, Verlag C. H. Beck, Mnchen, 2001.3 Zacher, Hans F., Einfhrung in das Sozialrecht der Bundesrepublik Deutschland, 3. Auflage, 1985.Una definicin bastante aproximada del Derecho social sera la de que es aquel Derecho que sirvea la justicia social y a la seguridad social mediante prestaciones sociales, as como ayudasasistenciales y educativas. En el art. 1, apartado 1, punto 2 del Cdigo Social alemn (SGB I) seexponen los fines del Derecho social en forma de un catlogo de funciones, a saber: 5
  • 7. Asegurar una existencia acorde con la dignidad humana Establecer la igualdad de oportunidades para el libre desarrollo de la personalidad, especialmente tambin para jvenes Proteger y favorecer a la familia Posibilitar el ganarse la vida ejerciendo una actividad libremente elegida Y, finalmente, evitar o remediar situaciones particularmente penosas en la vida de las personas, incluyendo la ayuda a la autoayudaEl principio de Estado social se plasma especficamente en el Derecho social, cuyas funciones seconcretan as: Garanta del mnimo existencial: negacin de necesidad material Garanta de servicios personales elementales (educacin, tutela, cuidado) Reduccin y control de dependencias Compensacin de diferencias en el nivel de prosperidad Aseguramiento del nivel de vida logrado frente a un deterioro econmico substancialLa justicia social supone, en primer lugar, que cada uno tenga la oportunidad de alcanzar en elEstado y en la sociedad la posicin acorde con sus dotes y facultades individuales, lo cual requiereuna formacin escolar y profesional, bsica y continuada, libre de preocupaciones econmicas,tanto de los jvenes como de los ciudadanos ya incorporados a la vida laboral (art. 3 SGB I).A la igualdad de oportunidades, como emanacin de la justicia social, contribuyen las prestacionespara aliviar el presupuesto familiar destinado a los hijos (art. 6 SGB I). La subvencin de alquileresy otras prestaciones similares tienen por finalidad proporcionar una vivienda adecuada a losbeneficiarios (art. 7 SGB I). La idea de justicia social se manifiesta tambin en la indemnizacinpara las personas que han sufrido daos, cuya responsabilidad ha de asumir en gran medida lacomunidad. Tales son las vctimas de guerra, del servicio militar, del terrorismo y dems hechosviolentos (art. 5 SGB I). La justicia social exige primordialmente tambin ayudas para garantizar elmnimo existencial en elementales situaciones de necesidad, especialmente cuando fallen laspropias fuerzas y otras ayudas (art. 9 SGB I). 6
  • 8. La justicia social no se agota en la va directa, por la que se asignan prestaciones, sino que incluyeadems, especialmente para la financiacin de stas, adecuadas medidas redistributivas como vaindirecta. El mbito apropiado para llevarlas a cabo es el Derecho tributario. [Aqu las basesimpositivas son ilimitadas y los tipos, por regla general, progresivos. En contra de la opinin dominante, hay queprevenir, sin embargo, de un exceso de celo redistributivo en el campo del Derecho social sensu stricto, es decir, en elde la Seguridad Social. Aqu las bases de cotizacin son limitadas y los tipos, iguales para todos. El ejemplo clsicoque se cita en Alemania para ilustrar el efecto redistributivo es el del seguro de enfermedad. Las prestaciones delmismo, como no poda ser de otra manera, son iguales para todos, mientras que las cotizaciones son del orden del15% del salario bruto, a aportar por partes iguales por el trabajador y el empresario. En el caso de un trabajador quegane el doble de la base de cotizacin resulta un tipo efectivo del 7,5%, que no es tan social como en un principio secrea. Si, como proponen algunos, las bases de cotizacin fuesen ilimitadas, los trabajadores altamente remuneradosrecibiran unas prestaciones desproporcionadamente bajas con respecto a las cuotas satisfechas, muy superiores a lasexigidas por una aseguradora privada. Se da adems la paradoja de que la Seguridad Social no respeta, en cuanto alas cotizaciones, el mnimo existencial que reclama el Derecho social y que el tributario considera exento.]En el art. 1 SGB I, junto a la justicia social, aparece tambin como funcin del Derecho social laseguridad social, entendiendo por tal, de manera general, la posibilidad del individuo de organizarsu vida sobre una base fiable sobre todo, en el aspecto econmico- y de acuerdo con la dignidadhumana. Por lo dems, la justicia social no se concibe sin seguridad social. sta comprende noslo los seguros sociales de enfermedad, accidentes, jubilacin y desempleo, con suscorrespondientes prestaciones contributivas, sino tambin aquellos derechos sociales que danlugar a prestaciones no contributivas.2.2. Fundamentos del Derecho social en la Constitucin alemanaSalvo el principio de Estado social, establecido en el art. 20, apartado 1 GG, y del derecho de lamadre a la proteccin y asistencia por parte de la comunidad (art. 6, apartado 4 GG), apenas si laConstitucin alemana contiene referencias a lo social. Sin embargo, a travs de la jurisprudenciadel Tribunal Constitucional Federal, la Constitucin alemana ha tenido una extraordinaria influenciasobre el Derecho social de ese pas. 7
  • 9. El TCF ha desarrollado la proteccin social basndose principalmente en las libertades implcita oexplcitamente contenidas en los derechos fundamentales. Estas libertades garantizadas por laConstitucin, precisamente en su funcin de derechos defensivos y casi nunca como derechos departicipacin, son los que han contribuido a la formacin positiva de los derechos sociales. Comoejemplos ms significativos cabra citar la garanta de las expectativas de derechos en el sistemade pensiones contributivas (art. 14, apartado 1 GG) y la mejora que supuso a efectos de la cuantade las pensiones el reconocimiento de los tiempos de educacin de los hijos en virtud del principiode igualdad ante la Ley (art. 3, apartado 1 GG).2.3. La obligacin del Estado en el mbito de lo social derivada del principio de Estado socialLa Grundgesetz no invent el Derecho social, sino que se lo encontr ya hecho. ste fueadaptado, primero, y desarrollado, despus, de acuerdo con la nueva Constitucin [cosa que enEspaa est an en gran parte pendiente, como se ver ms adelante]. Una funcin tpica, emanadadirectamente del principio de Estado social, es, segn sentencia del TCF (BverfG E 21, 362 [375]),el seguro pblico de pensiones contributivas. ste sirve al orden existencial, como uno de losfundamentos de nuestro orden social, en los casos de incapacidad laboral o profesional delasegurado o de muerte del sustentador de la familia. Sin embargo, la Constitucin alemana noprescribe un seguro pblico de pensiones contributivas tal como se conoce actualmente. Tampocoel sistema de pensiones de la Repblica Federal de Alemania, como tal, tiene garantizada suexistencia por la Constitucin, pudiendo el legislador establecerlo sobre unas bases diferentes(BverfG, sentencia de la Sala 1a del 28.04.99).El principio de Estado social encomienda una funcin al Estado, pero sin especificar cmo se ha derealizar sta. Si fuese de otro modo, estara en contradiccin con el principio de la democracia: elordenamiento democrtico de la Grundgesetz quedara decisivamente mermado, comoordenamiento resultante de un proceso poltico, si el Derecho constitucional impusiera a lavoluntad poltica una obligacin a cumplir de una determinada manera y no de otra diferente(BverfG E 59, 231, 263). El principio de Estado de derecho y el principio de democracia confluyen,pues, en el principio de Estado social. 8
  • 10. Una cuestin de gran actualidad es si el principio de Estado social protege contra lareestructuracin o el desmantelamiento de las prestaciones sociales. Como se desprende de lajurisprudencia del TCF, el principio de Estado social nunca se ha tomado por s solo para juzgarasuntos de esta ndole, sino siempre en su relacin con alguno de los derechos fundamentales.sos s que presentan lmites efectivos a la reestructuracin o el desmantelamiento del Estadosocial. Los aspectos ms importantes a tener en cuenta, como influencia de los derechosfundamentales sobre las prestaciones, son: Igualdad de trato Aseguramiento de las expectativas de derechos Respeto a la dignidad humana Compensacin por familia e hijos en las prestacionesIgualdad de trato y no discriminacin (art. 3 GG), principio especial de igualdad (art. 6, apartado 1GG). El margen de regulacin del legislador resulta tanto ms limitado cuanto ms negativamenterepresenta la desigualdad de trato de personas y hechos en el ejercicio de las libertadesgarantizadas por la Constitucin. Esto reviste especial importancia en el caso de la afiliacinobligatoria de los asegurados, cuya general libertad de accin se ve restringida por la SeguridadSocial.Aseguramiento de las expectativas de derechos (art. 14, apartado 1 GG). El inters por asegurarlo adquirido no se da slo cuando su cuanta se halla en el mbito de disposicin propio, sinotambin cuando esa cuanta est formndose, o sea, en cada fase de la misma (expectativa). Laspensiones contributivas y las expectativas de tales pensiones gozan, como derechos pblicossubjetivos, de la proteccin de la propiedad garantizada por la Constitucin (BverfG E 53, 257[289 ff]).Respeto a la dignidad humana (art. 1, apartado 1 GG). Esta obligacin mnima del Estado social lacumple la ayuda social (prestacin asistencial) que establece la Ley (BSHG).Exencin del mnimo existencial y compensacin por familia e hijos (art. 6, apartado 1 GG). 9
  • 11. El TCF ha establecido en una serie de sentencias, dictadas a partir de 1990, que el Estado ha deprocurar no slo las condiciones mnimas para una existencia acorde con la dignidad humana, sinotambin dejar exenta a los contribuyentes la parte de su renta que se necesite para garantizar lascondiciones mnimas para una existencia acorde con la dignidad humana a todos los miembros dela familia (BverfG E 82, 60 [85], 87, 153 [163]). La cuanta del mnimo existencial vienedeterminada por las prestaciones (asistenciales) de la ayuda social. [Sin embargo, como ya se hamencionado, se da la paradoja de que las cotizaciones a la Seguridad Social no respetan ese mnimo existencial ni enAlemania ni en Espaa].[Ms recientemente, tras la aprobacin de la Agenda 2010 a finales de 2003, se ha iniciado una serie de recortes delas prestaciones sociales que ha causado gran impacto en la opinin pblica. El presidente de TCF, Hans JrgenPapier, sali entonces al paso de posibles especulaciones y, en declaraciones efectuadas el 28.10.03, se refiri a loslmites constitucionales para una reforma de las pensiones contributivas. Si bien para los cotizantes actuales no ha demantenerse la rentabilidad al mismo nivel que hasta ahora, dijo Papier con ocasin de la XXXV Semana deMagistrados del Tribunal Social Federal en Kassel, una rentabilidad nula o negativa planteara la cuestin de si lasprestaciones y contraprestaciones guardan an entre s la proporcin adecuada. Con respecto a una subida de lascotizaciones advirti que el principio de proporcionalidad prohbe una manifiesta discrepancia entre cotizaciones yprestaciones contributivas, incluyendo las pensiones por incapacidad permanente].[Papier record que el TCF haba puesto ya en 1980 las expectativas de pensiones bajo la proteccin de que goza elderecho de propiedad. Esta proteccin se refiere a la posicin de derecho que alcanza un asegurado en virtud de lascuotas satisfechas y no se trata de una mera concesin].2.4. Derechos fundamentales de los gestores de prestaciones socialesEl Derecho social se relaciona con el mercado (economa de mercado) en tres sentidos: Competencia entre las instituciones aseguradoras (sociales y privadas) Sometimiento de los gestores de prestaciones sociales y mdicas al Derecho econmico- social Actuacin de instrumentos de mercado (competencia, proteccin de los consumidores mediante el control de calidad) 10
  • 12. Como las prestaciones sociales derivadas de cualquier tipo de seguro podran ofrecerlas tambinlas entidades privadas, basta recordar que Alemania y Espaa son Estados sociales, pero tambineconomas de mercado (economas sociales de mercado). La Seguridad Social no puede gozar porlo tanto de unos privilegios que lesionen gravemente los legtimos intereses de los competidoresprivados (libertad de profesin y de empresa).2.5. Estructura del sistema de prestaciones socialesSeguros sociales. Por lo general, obligatorios y financiados mediante cotizaciones de losasegurados y, ocasionalmente, aportaciones del Estado.Asignaciones sociales. Financiadas mediante impuestos, en compensacin de prdidas cuyaresponsabilidad incumbe de manera especial a la comunidad (vctimas de la guerra, del serviciomilitar, del terrorismo, etc.).Asistencia social. Financiada mediante impuestos, para paliar situaciones de necesidad individualesy concretas, especialmente cuando no exista otra posibilidad de ayuda por parte de familiares uotros.sta es la distincin que figura en la Grundgesetz, art. 74, sobre la legislacin concurrente (delBund y de los Lnder).Con un criterio ms funcional, Zacher establece la siguiente clasificacin:Previsin social. Por tal se entienden los sistemas para hacer frente a contingencias calculables,principalmente los seguros sociales obligatorios o voluntarios, financiados mediante cotizaciones, yla proteccin anloga de que gozan los funcionarios pblicos.Indemnizacin social. Financiada mediante impuestos, para compensar prdidas cuyaresponsabilidad recae de manera especial sobre la comunidad (vctimas de la guerra, del serviciomilitar, del terrorismo, de vacunaciones obligatorias, etc.). 11
  • 13. Asistencia y promocin en sistemas especiales. Financiacin mediante impuestos y, en menormedida, mediante cotizaciones. Su finalidad es facilitar la igualdad de oportunidades en casosindividuales de necesidad. Este tipo de prestaciones comprende ayuda para estudios y formacinprofesional, por hijos a cargo, para educacin y vivienda.Asistencia y promocin en el sistema general. Constituye la base de seguridad social pararemediar situaciones de necesidad y garantizar un mnimo existencial a cada ciudadano, siendopor ello el sistema que ms se orienta en las carencias individuales de cada perceptor deprestaciones.2.6. Derecho social y responsabilidad individualLa poltica social tiene por finalidad establecer y mantener las condiciones (principalmenteeconmicas) para la libertad personal de cada ciudadano. Ahora bien, la libertad individual vaindefectiblemente unida a la propia responsabilidad. Por ello, el Derecho social parte de la base deque la principal obligacin de cada persona adulta es la de procurarse el sustento para s y sufamilia mediante una actividad econmica, lo que incluye la responsabilidad individual de cada unode adoptar las medidas adecuadas en previsin de futuras contingencias. 12
  • 14. Captulo IIAspectos normativos1. Financiacin/ContribucinEl art. 158 del Libro VI del Cdigo Social alemn (SGB) dice que el tipo de cotizacin por lacontingencia de jubilacin en el rgimen de la SS de los asalariados variar a partir del 1 de enerode cada ao si, de mantenerse el tipo vigente, los fondos de la reserva de fluctuacin a finales delao natural siguiente a su fijacin no llegasen previsiblemente al 80% de los gastos medios acubrir por las entidades gestoras del seguro de jubilacin de los asalariados en un mes natural osuperasen previsiblemente el 120% de tales gastos durante un mes natural. El tipo de cotizacinse fijar de nuevo para un mnimo de tres aos de manera que los previsibles ingresos por cuotas,considerando la probable evolucin de la suma de los salarios brutos dividida por la media detrabajadores por cuenta ajena ocupados 1 y del nmero de asegurados obligados a cotizar, junto alas aportaciones federales y dems ingresos, incluyendo retiradas de fondos con cargo a la reservade fluctuacin, sean suficientes para cubrir los previsibles gastos, garantizando adems que losfondos de la reserva de fluctuacin al finalizar cada uno de esos tres aos no resulten inferiores al80% del importe de los gastos medios a cubrir por las entidades gestoras del seguro de jubilacinde los asalariados en un mes natural ni superiores al 120% de tales gastos durante un mesnatural. Si se obtuviesen varios tipos de cotizacin, se elegir el ms bajo; pero, si el tipo decotizacin calculado no permitiese cumplir las condiciones expresadas en el punto 2, se fijar demanera que los fondos de la reserva de fluctuacin al final del ao natural siguiente a dichafijacin equivalgan al 80% de los gastos medios durante un mes natural a cargo de las entidadesgestoras del seguro de jubilacin de los asalariados. El tipo de cotizacin se redondear porexceso hasta la primera decimal. Por gastos a cargo de las entidades gestoras se entenderntodos los gastos tras descontar la aportacin federal prevista en el art. 213, apartado 2, losreintegros y las compensaciones recibidas.1 El subrayado no figura en el Cdigo. Su finalidad es facilitar la localizacin de este punto al comentarlo. 13
  • 15. El tipo de cotizacin es, por consiguiente, variable; situndose en torno al 20% (19,9% en 2011),mitad por mitad a cargo de la empresa y del trabajador. En el artculo siguiente del SGB, el 159,se establece que las bases mximas de cotizacin por la contingencia de jubilacin en el rgimende la SS de los asalariados se modificarn, con efecto 1 de enero de cada ao, segn la relacinde la suma de los salarios brutos dividida por la media de trabajadores por cuenta ajena ocupadosen el ao anterior con respecto a la correspondiente cifra del ao precedente a se. Los importesmodificados se redondearn, slo para el ao natural para el que se determina la base mxima decotizacin, al siguiente mltiplo superior de 600 . Para el 2011 la base mxima de cotizacinresult ser de 66 000 al ao o de 5 500 al mes.En el art. 26 de la Ley General de la Seguridad Social, apartado 1, letra b, se cita como fuente definanciacin, entre otras, las cuotas de las personas obligadas, refirindose las fuentes definanciacin enumeradas en dicho artculo a la SS en general.En el art. 16.1 de la misma Ley se recoge que, para cada ao, la correspondiente Ley dePresupuestos Generales del Estado fijar las bases de cotizacin al Rgimen General de laSeguridad Social por contingencias comunes para cada grupo de categoras profesionales. El tipode cotizacin se establecer igualmente en la respectiva LPGE, estando en la actualidad en el28,3%, del que el 23,6% es a cargo de la Empresa, y el 4,7% a cargo del trabajador. Las basesmnima y mxima estaban en 2011 en 748,20 y en 3 230,10 al mes, respectivamente. El lmiteinferior equivale a algo ms de la tercera parte de la renta media de trabajo en 2010, mientrasque el superior sera el 149% de sta, que fue de 2 163,33 x 12 = 25 960 al ao. Se trata puesde una franja salarial no muy amplia, que no exige por ello planteamientos de poltica distributiva.Hay que sealar que la obligatoriedad de cotizar por la contingencia de jubilacin es comn aambos sistemas de reparto, como tambin lo es el hecho de que las bases de cotizacin son,dentro de los lmites establecidos, las rentas del trabajo. En los dos pases se cumplen con ello loscriterios fundamentales de un sistema pblico de pensiones contributivas.Aunque la referencia que se ha hecho hasta aqu al tema financiacin/contribucin ha sido breve,se advierten ya considerables diferencias entre uno y otro sistema. stas son: 14
  • 16. 1. Mientras que en Alemania se establece una frmula o mecanismo de autorregulacin que interrelaciona evolucin econmica, contribuciones (financiacin) y prestaciones (gasto), en Espaa se est a lo que dispongan los sucesivos Presupuestos Generales del Estado, en los que se consignarn con carcter permanente aportaciones progresivas del Estado (art. 86, apartado 1, letra a de LGSS). Aunque tambin hay que tener en cuenta tanto la Ley de Bases de la Seguridad Social como los acuerdos firmados entre los agentes sociales y el Gobierno, que se reflejan en los correspondientes Reglamentos.2. En Espaa, el tipo de cotizacin por jubilacin no est exactamente establecido, pues se encuentra englobado en contingencias comunes, una situacin muy poco ortodoxa, que implica el riesgo de que resulte as vulnerado el derecho de propiedad de los asegurados. Se puede admitir que se agrupen varias contingencias bajo una cotizacin comn. Siempre que stas sean de la misma naturaleza. Las que dan derecho a prestaciones inmediatas, generalmente de duracin limitada, como la incapacidad temporal, no pueden mezclarse con las que generan expectativas de prestaciones futuras de duracin indefinida, como las pensiones de jubilacin o supervivencia. Tampoco cabe confundir las fuentes de financiacin. Las prestaciones contributivas han de financiarse con cotizaciones, mientras que las no contributivas o asistenciales debern ir a cargo del Estado va transferencias. Se trata, en suma, de salvaguardar tanto los derechos de los cotizantes como la correcta gestin contable, sin la que la viabilidad del sistema pblico de pensiones (contributivas y no contributivas) no se podra garantizar3. Si bien en ambos sistemas se da la falacia que supone decir que el Empresario cotiza tnto y el trabajador cunto, dado que, por definicin, la base de cotizacin son las rentas del trabajo, el hecho de que en Alemania la cotizacin por la contingencia de jubilacin sea mitad por mitad a cargo del Empresario y del trabajador tiene ya importantes consecuencias: La parte empresarial es aproximadamente el 10% de la nmina del trabajador. Esto reduce el riesgo tanto de que el Gobierno acceda a rebajar las cotizaciones como de que el empleador incurra en impago de las mismas. Siguiendo la mencionada falacia, en Espaa, el retener la mitad a cargo del trabajador sera apropiacin indebida, mientras que el retener la mitad a cargo de la Empresa slo sera morosidad. 15
  • 17. El fuerte descuento, del orden de un 10%, que cada mes registra la nmina del trabajador alemn slo por la contingencia de jubilacin hace que ste sea plenamente consciente de la importancia que tiene asegurarse una pensin adecuada y est suficientemente informado de sus expectativas de retiro. A un trabajador que ganase, por ejemplo, 2 000 al mes le descontaran de la nmina, slo por el concepto de jubilacin, 200 . Claro est que se preguntara qu pasa con mis 200 y con los otros 200 que aporta el empleador?4. El trabajador que vena cotizando a la SS espaola no ha recibido hasta el ao 2001 ningn comprobante de sta que consignase sus contribuciones. A este respecto conviene recordar que hace casi 4 000 aos el art. 7 del Cdigo de Hammurabi estableca: si, de la mano del hijo de un seor o del esclavo de un particular, un seor ha adquirido o recibido en custodia plata u oro, un esclavo o una esclava, un buey o una oveja o un asno, o cualquier otra cosa que sea, sin testigos ni contrato, tal seor es un ladrn: (en esos casos) ser castigado con la muerte. Es verdad que desde 2002 el trabajador recibe peridicamente un certificado de vida laboral y otro de las bases de cotizacin del ao anterior. Son listados de ordenador que se obtienen con gran rapidez. Lamentablemente stos suelen estar incompletos y contener numerosos errores. No se trata de una afirmacin gratuita. Es la experiencia que tienen muchos interesados y una opinin compartida por los mismos funcionarios de la SS. Si se pretende completar y corregir el certificado recibido y se insiste mucho, enviando solicitudes a las ms diversas instancias, porque la mayora suelen inhibirse, es posible obtener un certificado en regla al cabo de aos de esfuerzos por parte del interesado. La Ley 30/192, de 26 de noviembre, de Rgimen Jurdico de las Administraciones Pblicas y del Procedimiento Administrativo Comn (en particular, sus artculos 35 y 37) abre la va administrativa para conseguirlo, pero cuesta tiempo. Se da adems la circunstancia de que, si las lagunas y errores advertidos en el primer Certificado no fuesen el resultado de un incorrecto procesamiento de los datos, sino debidos a un fraude del empleador, sera el trabajador, y no la SS, quien tendra que demandar a la Empresa, suponiendo que sta siguiese existiendo. En Alemania, el trabajador recibe con su primer contrato de trabajo una tarjeta en la que la Empresa va consignando sus sucesivas retribuciones. Peridicamente se remite dicha tarjeta a la entidad gestora para que confirme el ingreso de las cotizaciones correspondientes a dichas cantidades. Este control permanente existe en Espaa en relacin con Hacienda, pero no con la Seguridad Social. Hay que confiar, no obstante, en que la situacin vaya mejorando paulatinamente, ya que la informatizacin de la SS ha progresado mucho en los ltimos aos. 16
  • 18. 5. Pese a que la Constitucin espaola de 1978 reconoce en su art. 14 que los espaoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminacin alguna por razn de...o cualquier otra condicin o circunstancia personal o social, lo cierto es que hasta el ao 2001 han existido grupos de cotizacin con bases mximas y mnimas diferentes, lo que para muchos trabajadores ha supuesto cotizar muy por debajo de lo que por sus rentas de trabajo les corresponda. Si bien el principio de igualdad no implica en todos los casos un tratamiento igual con abstraccin de cualquier elemento diferenciador de relevancia jurdica, ya que no toda desigualdad constituye necesariamente una discriminacin, sino slo aquella que, por carecer de racionalidad, venga simplemente determinada por una condicin personal o social (SSTS, antigua Sala 3, de 18-5-87, antigua Sala 5, de 20-11-85 y 26-1-87 y, antigua Sala 6, de 10-5-83 y 9-7-85). Tal es el caso de las categoras profesionales, que carecen de relevancia jurdica, como demuestra el hecho de que el sistema tributario se rige por el principio de igualdad (art. 31.1 CE). Si a igual salario corresponde igual impuesto, no se entendera que a igual salario se aplicase una cotizacin diferente. Por eso, en cumplimiento del art. 9.2 CE, los sucesivos Gobiernos surgidos tras la transicin democrtica han procedido a igualar paulatinamente los topes mximos de cotizacin hasta dejar uno solo. Esta discriminacin por categora profesional durante todos los aos anteriores al 2002 ha beneficiado nicamente a los empresarios; ocasionando a pensionistas pasados, presentes y futuros una prdida de ingresos de muchos millones de y muy superior a las cotizaciones que se ahorraron, sin que los sindicatos hayan reclamado hasta hoy compensacin alguna para ellos. En Alemania, como ya se ha visto, slo existe una base mxima o tope de cotizacin para cada rgimen de la SS. La base mnima nicamente se contempla para los asegurados voluntarios, que lgicamente no son trabajadores por cuenta ajena. Es adems significativo que el mismo da en que entr en vigor la constitucin alemana quedaron igualados los topes mximos para empleados y obreros. Hasta entonces el tope para estos ltimos era exactamente la mitad (ver Tope mximo alemn en otros anexos).2. Pensin/RetribucinLa pensin de jubilacin alemana se rige por unos principios, plasmados en el art. 63 SGB VI,el ms importante de los cuales, el primero, reza: la cuanta de la pensin de jubilacin vienedeterminada ante todo por la cuanta de las rentas de trabajo aseguradas por cotizaciones a lolargo de la carrera del seguro. Se trata, pues, de un reconocimiento expreso del principio deproporcionalidad, del que, como se ha sealado, tanto se aparta la normativa espaola. 17
  • 19. La frmula para calcular la pensin alemana es un producto de tres factores:1. Suma de puntos retributivos2. ndice actual de pensiones3. Factor de accesoLos puntos retributivos correspondientes a los periodos de cotizacin se determinan dividiendola base de cotizacin por la renta de trabajo bruta media calculada para el ao en cuestin. Si labase de cotizacin coincidiese con la renta de trabajo media, el asegurado obtendra para ese aoun punto retributivo. Si fuese mayor o menor, se le asignara por tanto ms o menos de un puntoretributivo. Comparando la serie de la renta de trabajo media (Tabla 1 de anexos al captulo II)con la correspondiente a la base mxima de cotizacin (en otros anexos) resulta que el mximode puntos retributivos obtenibles en un ao est alrededor de 2 (1,980 en 2010 y 1,997 en 2011).Los puntos as asignados son los que tienen una base contributiva, pero tambin se adquierenpuntos por razones sociales, como la educacin de los hijos o el cuidado sin fines de lucro hastalos 18 aos de un menor que requiera una atencin especial. Como se ve, la franja de las basesde cotizacin, entre cero y el doble de la renta media de trabajo, es similar a la espaola.El ndice actual de pensiones (o valor del punto retributivo) es el importe que correspondera auna pensin mensual de jubilacin si se cotizase por un ao natural tomando como base la rentade trabajo media. El 1 de julio de 2002 se fij en 25,86 , actualizndose segn la evolucin tantode la renta de trabajo media como del tipo de cotizacin por la contingencia de jubilacin. Debido,sin embargo, a la difcil situacin econmica y al cambio demogrfico se han introducido despusunos factores correctores, y desde entonces el ndice no ha subido o lo ha hecho mnimamente,situndose en 27,20 y 27,47 en 2010 y 2011, respectivamente. 18
  • 20. El factor de acceso a la pensin depende de la edad del asegurado en el momento de sujubilacin o, en el caso de la pensin de supervivencia, de su muerte. Es igual a 1 si se jubila alcumplir los 65 aos o, para las pensiones de supervivencia, si muere despus de los 63 aos. Si sejubila antes de los 65 o muere antes de los 63, el factor de acceso a la pensin respectivadisminuye en 0,003 por cada mes de anticipacin. Si se postpone la jubilacin ms all de los 65aos, el factor aumenta, tanto para la jubilacin como para la supervivencia, en 0,005 por cadames de retraso. Esta regulacin es fiel reflejo del principio de proporcionalidad implcito en el art.63 SGB VI. Se basa en repartir equitativamente las prestaciones a que tiene derecho el aseguradoal cumplir los 65 aos de acuerdo con su diferente esperanza de vida antes o despus de cumplirdicha edad. No obstante, las jubilaciones anticipadas vienen siendo objeto de constanteslimitaciones al imponerse condiciones ms restrictivas para el acceso a las mismas.La cuanta de la pensin de jubilacin de un asegurado que haya cotizado siempre por labase media, igual a la renta de trabajo media, sera pues (en 2011): A los 65 aos A los 60 aos A los 70 aosCon 20 aos cotizados x 27,47 549,40 450,51 714,22 Con 25 aos cotizados x 27,47 686,75 563,14 892,78 Con 30 aos cotizados x 27,47 824,10 675,76 1 071,33Con 35 aos cotizados x 27,47 961,45 788,39 1 249,89 Con 40 aos cotizados x 27,47 1 098,80 901,02 1 428,44 Con 45 aos cotizados x 27,47 1 236,15 1 013,64 1 607,00 La pensin de jubilacin espaola es el producto de tres factores:1. Base reguladora (art. 140, 162 LGSS)2. Aos de cotizacin (art.163 LGSS)3. Factor de acceso (generalmente 1, pero inferior o superior segn se adelante o retrase la pensin). 19
  • 21. Hasta la entrada en vigor, el 1 de enero de 2013, de la Ley 27/2011, sobre actualizacin,adecuacin y modernizacin del sistema de Seguridad Social, la base reguladora de la pensinde jubilacin es actualmente el cociente que resulta de dividir por 210 las bases de cotizacin delinteresado durante los 180 meses inmediatamente anteriores a aqul en que se produzca el hechocausante. Las bases correspondientes a los ltimos 24 meses se computan por su valor nominal,actualizndose las restantes de acuerdo con la evolucin del ndice de precios de consumo (IPC) alnivel del ao antepenltimo. Si en el periodo que hay que tomar para calcular la base reguladorapareciesen meses en los que no haba obligacin de cotizar, dichas lagunas se completarn con labase mnima de cotizacin para mayores de 18 aos.Si en los 15 aos anteriores a la jubilacin el asegurado hubiese cotizado siempre, no habra quehacer mayores objeciones a este modo de calcular la base reguladora. Pero, si por el contrarioapareciesen importantes lagunas y el asegurado hubiese cotizado por una base relativamente altacuando tena obligacin de hacerlo, la pensin quedara doblemente mermada, ya que la basereguladora, ya reducida a causa de las lagunas existentes, se multiplicara luego por un nmero deaos tambin menor, lo que agravara el descuento de la pensin de jubilacin as calculada.El factor tiempo valora, de forma algo diferente, los aos de cotizacin. Se alcanza el 1 con 35aos. Todos los dems no cuentan. Otra prueba palpable de que no se respeta el principio deproporcionalidad. En el caso ms favorable, en el que la inflacin de los dos ltimos aosanteriores al hecho causante hubiese sido nula y el asegurado hubiese cotizado por la basemxima los ltimos 15 aos, acreditando adems 35 aos de cotizacin, el resultado del clculo dela pensin sera igual a la base mxima de cotizacin vigente al cumplir los 65 aos; pero, comoexiste un tope, la pensin quedara aproximadamente en el 90% de la base mxima. Como labase mxima de cotizacin equivale a 4,32 veces la mnima, esta relacin permite exponer pormedio de algunos ejemplos cmo acta la frmula para calcular la pensin de jubilacin espaolay la gravedad de los problemas de equidad y de redistribucin horizontal y vertical que genera.Ejemplo 1: Un trabajador cotiza durante 18 aos por la base mxima y est en paro duranteotros 18 aos. De los 50 a los 65 aos ha cotizado 5 aos, permaneciendo los otros 10 en paro.Su base reguladora ser: [60 x B mx. + 120 x (B mx./4,32)]/210 = 0,418 B mx. El factortiempo en este caso es 0,59, resultando una pensin de 0,418 x 0,59 x B mx. = 0,247 B mx.Aparentemente debera recibir una pensin aproximadamente igual a la mitad de la base mxima,pero, al multiplicar por el factor tiempo, se queda escasamente en la cuarta parte. 20
  • 22. Ejemplo 2: Un trabajador cotiza por la base mxima desde los 20 hasta los 65 aos de edad. Unsegundo trabajador lo hace por el 90% de la base mxima desde los 30 hasta los 65 aos. Comoambos acreditan 35 aos de cotizacin, el factor tiempo es igual a 1. La base reguladora delprimero sera igual a la base mxima de cotizacin, pero, como existe un tope, se queda en el90% de la misma. La base reguladora del segundo es el 90% de la base mxima de cotizacin, osea, igual a la del primero. Sin embargo, el primero ha cotizado durante 45 (aos) x B mx.,mientras que el segundo slo ha aportado 35 (aos) x B mx. x 0,90. La relacin en contribucindel primero al segundo es por tanto R = 45/(35x0,90) = 1,4286, o sea, el 142,86%.Ejemplo 3: Un trabajador cotiza por la base mxima desde los 20 hasta los 50 aos. Un segundotrabajador lo hace por la base mnima desde los 50 hasta los 65 aos. La base reguladora delprimero es igual a la base mnima de cotizacin multiplicada por 0,9. La base reguladora delsegundo es igual a la base mnima, pero multiplicada por 0,5. Como en ambos casos acta elcomplemento de mnimos, la pensin resulta ser la base mnima de cotizacin. Sin embargo, elprimero ha cotizado 30 (aos) x B mx. = 30 x B mn. x 4,32, mientras que el segundo slo haaportado 15 (aos) x B mn. La relacin en contribucin del primero al segundo es por tanto R =(30 x 4,32)/15 = 8,64, o sea, el 864%.Ejemplo 4: Un trabajador cotiza por la base mxima desde los 36 hasta los 65 aos. Un segundotrabajador lo hace tambin por la base mxima pero desde los 20 hasta los 49 aos. La basereguladora del primero es igual a la base mxima. Al multiplicar por el factor tiempo (0,88 0,90), su pensin es casi la mxima, pues lo que le falta para cumplir 35 aos de cotizacincoincide con la reduccin que produce el tope. La base reguladora del segundo es la base mnimade cotizacin. El factor tiempo sera tambin el 0,88, pero como acta el complemento demnimos, la pensin de jubilacin se queda en la base mnima de cotizacin. La relacin enprestacin del primero al segundo es por tanto = (B mx. x 0,88) / B mn. = (B mn. X 4,32 x0,88) / B mn. = 3,80, o sea, el 380%. 21
  • 23. Ejemplo 5: Un trabajador cotiza por la base mxima desde los 20 hasta los 50 aos y se marchadespus al extranjero. Un segundo trabajador cotiza tambin por la base mxima desde los 20hasta los 50 aos y se queda en Espaa: la base reguladora del primero es la base mxima decotizacin, puesto que cuentan los ltimos 15 aos cotizados en Espaa. El factor tiempo sera el0,9, quedando su pensin de jubilacin en la base mxima de cotizacin multiplicada por 0,90. Labase reguladora del segundo es la base mnima de cotizacin, puesto que se computan los ltimos15 aos cotizados en Espaa. El factor tiempo sera tambin el 0,9, pero como acta elcomplemento de mnimos, la pensin de jubilacin se queda en la base mnima de cotizacin. Larelacin en prestacin del primero al segundo es por tanto = (B mx. x 0,90)/B mn. = (B mn.x 4,32 x 0,90)/B mn. = 3,89, o sea, el 389%.Los clculos de los ejemplos mostrados son notablemente aproximados. El tope del 0,90 de labase mxima de cotizacin como equivalente a la pensin mxima de jubilacin puede variar deun ao a otro, pero muy ligeramente. En todos los ejemplos se ha tenido en cuenta que la basede cotizacin se ingresa 12 veces al ao, mientras que la pensin se cobra en 14 pagas.Los ejemplos que anteceden son intencionadamente extremos. Se pretenda demostrarnicamente que la frmula da resultados aleatorios, lo que muchos aprovechan para elaborar supropia estrategia coste-beneficio con vistas a la jubilacin. Unas veces hay enriquecimientoinjusto, otras un empobrecimiento tambin injusto. Esto no tiene nada que ver con una eventualpoltica redistributiva. Si sta fuese el objetivo, ya se ha dicho que la franja de las bases decotizacin, entre el 33% y el 150% de la renta media de trabajo, es demasiado estrecha comopara permitir una poltica redistributiva va cotizaciones. Sin embargo, sta sera no ya posible,sino exigible va prestaciones, lgicamente con cargo a impuestos.Ni que decir tiene que la situacin empeorara an ms, si se mantuviese la actual frmula declculo de la pensin, pero con una base reguladora basada en una carrera del seguro ms larga.Al aparecer lgicamente ms lagunas, el efecto reductor crecera con el cuadrado de los aos. Poresta razn, la Ley 27/2011 hace especial hincapi en la integracin de las lagunas. La aberranteecuacin de dimensiones de la frmula de clculo, en la que aparece el tiempo multiplicado por smismo, tiene una explicacin histrica: Antes de la reforma de 1985, la base reguladora era lamedia de los dos ltimos aos, que, multiplicada por el factor tiempo, daba el importe de lapensin. En estos dos aos no solan aparecer lagunas, ya que haba pleno empleo. 22
  • 24. La frmula era sencilla y bastante correcta, pero se prestaba al fraude. En pequeas y medianasempresas, poco controladas, el asegurado poda subirse ficticiamente el sueldo en connivenciacon el empleador y pagaba de su bolsillo la diferencia de cotizacin. Al extender el clculo de labase reguladora a un gran nmero de aos, se desvirtu por completo la formula anterior, perono se corrigi. Fue un parche, al que ahora seguir otro mayor. Una solucin simple y justa seraque la base reguladora se calculase como media ponderada de las bases de cotizacin(actualizadas) del interesado a lo largo de toda su vida laboral, tomando esta base reguladoracomo pensin de jubilacin. De este modo, la pensin sera rigurosamente proporcional alesfuerzo de cotizacin realizado, situndose siempre entre la base de cotizacin mnima y mxima,con lo que desapareceran tambin los complementos por mnimos.Para poder establecer una comparacin, aunque slo sea aproximada, de la pensin alemana conla correspondiente pensin espaola, hay que suponer que el trabajador ha cotizado siemprepor la base equivalente a la renta media de trabajo, cosa difcil por la existencia de las barrerasque suponan los topes mximos de cada grupo, y que sus ltimos 15 aos de vida laboral nopresentan lagunas. Si la renta media de trabajo en 2010 fue de 25 960 brutos al ao, o bien de2 163,33 al mes, su base de cotizacin sera de 2 163,33/3 230,10 = 66,97% de la basemxima. La pensin correspondiente a cada caso sera:Siempre a los 65 aosCon 20 aos cotizados (366 280 x 0,65)/(15 x 12) = 1 322,68 Con 25 aos cotizados (366 280 x 0,80)/(15 x 12) = 1 627,91 Con 30 aos cotizados (366 280 x 0,90)/(15 x 12) = 1 831,40 Con 35 aos cotizados (366 280 x 1,00)/(15 x 12) = 2 034,89 Con 40 aos cotizados (366 280 x 1,00)/(15 x 12) = 2 034,89 Con 45 aos cotizados (366 280 x 1,00)/(15 x 12) = 2 034,89 La cantidad de 366 280 es la suma del salario medio anual para 2010 (25 960 ) y 2009 (25782 ) ms la suma de los salarios medios anuales desde 1996 hasta 2008 actualizados al nivel de2008. Las cifras de arriba pueden parecer el resultado de un marcado criterio redistributivo, perono es as. Si los 20, 25, 30 y 35 aos de cotizacin hubiesen tenido lugar hasta cumplir los 50 aosde edad y el trabajador se encontrase desde entonces en paro, su pensin sera en todos loscasos la mnima. 23
  • 25. Al dividir por 15 se obtendra la base reguladora anual. Dividiendo sta por 12 resultara la basereguladora mensual correspondiente a 12 pagas. Se hace as para facilitar la comparacin con lapensin alemana. Todos los importes sealados son brutos (ver la tabla correspondiente en losAnexos al captulo II).De cotizar en Alemania siempre por la base mxima, la cuanta de la pensin podra llegar casi aldoble de los importes correspondientes a la media que figuran ms arriba. Conviene sealar porotra parte que los jubilados alemanes acreditan actualmente (2010) una media de 40,7 aos decotizacin (los varones) o de 31,2 aos (las mujeres). Segn esto, de haber cotizado siempre porla renta de trabajo media, el asegurado tpico cobrara a los 65 aos una pensin de 1 118,03 , sies varn, o de 857,06 , si es mujer. Dado que tanto la cotizacin como la prestacin derivan dela renta de trabajo media, sus importes se hallan siempre actualizados, lo que no slo incluye lainflacin, sino tambin el crecimiento de la economa nacional. La frmula para calcular la cuantade la pensin de jubilacin alemana prescinde del factor tiempo, ya que la suma de los puntoscontributivos refleja ya el mayor o menor nmero de sumandos, que son precisamente los aos decotizacin. Hay que recalcar que los puntos contributivos obtenidos tienen siempre el mismo valor,el del ndice actual de pensiones, con total independencia de los aos en que se cotiz paraconseguirlos. De esta manera no hay prdida de poder adquisitivo con el paso del tiempo.Tras esta breve exposicin del tema pensin/retribucin cabe constatar:1. La frmula para calcular la pensin de jubilacin espaola no cumple el principio de proporcionalidad, presentando por ello numerosos problemas de equidad. Como demuestran los ejemplos presentados, el resultado del clculo puede tener en ocasiones ms de nmero aleatorio que de adecuada retribucin.2. Las bases de cotizacin aumentan slo segn el objetivo de inflacin del Gobierno. Al no participar en el crecimiento de la economa nacional, el jubilado resulta ya marginado de entrada, aumentando con los aos la divergencia de poder adquisitivo entre la poblacin activa y la jubilada, ya que la actualizacin de las pensiones tambin considera nicamente la evolucin del IPC y no el crecimiento econmico. Independientemente de la bajada inicial que puedan experimentar los ingresos del trabajador en el momento de jubilarse, su poder adquisitivo relativo, aunque no absoluto, disminuye con los aos de forma muy alarmante. 24
  • 26. Como prueba, la pensin media de jubilacin de todos los regmenes descenda en 2010 de los 1 167,49 para edades entre 65 y 69 aos a 694,58 para las personas de 80 a 84 aos. La pensin media de jubilacin correspondiente al rgimen general estaba el mismo ao y para iguales grupos de edad en 1 280,94 y 998,52 , respectivamente. Como es sabido, el Gobierno se marca un objetivo de inflacin en los Presupuestos Generales del Estado, el cual resulta indefectiblemente superado. La desviacin se abona en una paga nica, con lo que la tasa real de inflacin se consolida en las pensiones y se aplica tambin en la subida de las bases de cotizacin.3. Tambin en Alemania, en cambio, tiene lugar un proceso de reduccin sigilosa de las pensiones de jubilacin. Al exponer el art. 158 del Libro VI del Cdigo Social Alemn (SGB) se subray la expresin la probable evolucin de la suma de salarios brutos dividida por la media de trabajadores ocupados. Cuando, en 1957, se estableci el nuevo sistema pblico de pensiones contributivas, la tnica general era el pleno empleo y la jornada completa. No se necesitaba decir que el cociente en cuestin era la media aritmtica ponderada de las rentas del trabajo, ya que sta resultaba automticamente al sumar todas las retribuciones y dividir su importe por el nmero de perceptores. La importancia del trabajo a tiempo parcial es en la actualidad muy considerable. En 2010 se registraron 23,551 millones de asalariados a tiempo completo y 12,515 millones a tiempo parcial con un volumen de trabajo de 38.967 millones de horas y de 8.005 millones, respectivamente, resultando as 1.655 horas anuales por persona a tiempo completo y 640 por persona a tiempo parcial. El efecto amortiguador se refleja con toda claridad la evolucin del ndice actual de pensiones durante los ltimos aos (ver Captulo III). Hay que admitir, no obstante, que la norma no exige explcitamente la media ponderada, por lo que no es posible saber cul es la correcta interpretacin del art. 158 y conexos del Sozialgesetzbuch VI.3. Anlisis coste-beneficioPara facilitar la comparacin del anlisis coste-beneficio correspondiente a cada uno de los dossistemas estudiados en el apartado anterior se supone que los aos cotizados en cada caso sonlos ltimos, inmediatamente anteriores a la edad de jubilacin, as como que el tipo de cotizacinpermanece constante y es igual en ambos pases al 19,9%. 25
  • 27. Coste del sistema alemnA partir de los datos de la tabla 1 de los anexos al captulo II se obtiene el ingreso salarial, enprecios de 2010, para los diferentes periodos de cotizacin desde 1966 hasta final del ao 2010.Multiplicando por el tipo de cotizacin (19,9%) y agregando los periodos resulta el coste.Tabla 1.- Coste alemn Ingresos Coste1966-1970 92 389 1991-2010 = Ca20 = 129 888 1971-1975 121 508 1986-2010 = Ca25 = 159 319 1976-1980 136 004 1981-2010 = Ca30 = 186 764 1981-1985 137 915 1976-2010 = Ca35 = 213 829 1986-1990 147 897 1971-2010 = Ca40 = 238 009 1991-2010 652 703 1966-2010 = Ca45 = 256 394 Coste del sistema espaolDe modo anlogo se obtiene el coste del sistema espaol, en precios de 2010, para los distintosperiodos de cotizacin, desde 1966 hasta 2010, partiendo de las cifras de la tabla 2 de los anexosal captulo II y multiplicando por el tipo de cotizacin (19,9%). Tras agregar los periodos,resulta el coste respectivo.Tabla 2.- Coste espaol Ingresos Coste1966-1970 57 591 EUR 1991-2010 = Ce20 = 97 480 1971-1975 76 393 EUR 1986-2010 = Ce25 = 118 165 1976-1980 94 234 EUR 1981-2010 = Ce30 = 137 956 1981-1995 99 449 EUR 1976-2010 = Ce35 = 156 709 1986-1990 103 497 EUR 1971-2010 = Ce40 = 171 906 1991-2010 489 851 EUR 1966-2010 = Ce45 = 183 367 26
  • 28. Es evidente que este coste terico no se corresponde exactamente con la realidad para los aosanteriores a 1985. Tampoco resulta muy seguro para los aos posteriores a 1985 por la existenciade topes en cada grupo de cotizacin. Ahora bien, una vez desaparecidos los topes, menos elmximo absoluto, ste sera invariablemente el esquema del coste futuro del asegurado medio enEspaa que empezase a cotizar a partir del ao 2002, en que se igualaron todos los grupos decotizacin. El actual sistema de cotizaciones incrementa el tope absoluto en el objetivo deinflacin. Dicho tope pas de 229 260 Ptas. en 1985 a 3 230,10 , 537 443 Ptas., en 2010, loque representa un factor de crecimiento medio anual del 1,0333 del 3,33%.Beneficio del sistema alemnYa se ha mencionado que la pensin alemana compensa automticamente el efecto de la inflacinen la medida que los salarios tambin lo hagan. Como adems participa del crecimiento de laeconoma nacional, el beneficio en precios de 2010 se calcula suponiendo que la tasa media decrecimiento real del PIB en los prximos 20 aos fuese del 1%. El beneficio resultante sera:Para n aos de esperanza de vida a partir de los 65 aosSn = a(qn- 1)/(q 1).Siendo:n = 20 y q = 1,01, S20 = a x 22,0190n = 15 y q = 1,01, S15 = a x 16,0969n = 10 y q = 1,01, S10 = a x 10,4622n = 5 y q = 1,01, S5 = a x 5,1010Segn los aos de cotizacin (20, 25, 30, 35, 40 45), al multiplicar por el ndice 27,47, losvalores mensuales de a son:549,40 ; 686,75 ; 824,10 ; 961,45 ; 1 098,80 ; 1 236,15 Multiplicando por 12 y substituyendo resultan los siguientes valores: 27
  • 29. Tabla 3.- Beneficio alemnBa(20,20) = 145 167 Ba(10,20) = 68 975 Ba(20,25) = 181 459 Ba(10,25) = 86 219 Ba(20,30) = 217 750 Ba(10,30) = 103 463 Ba(20,35) = 254 042 Ba(10,35) = 120 707 Ba(20,40) = 290 334 Ba(10,40) = 137 950 Ba(20,45) = 326 625 Ba(10,45) = 155 194 Ba(15,20) = 106 124 Ba(5,20) = 33 843 Ba(15,25) = 132 655 Ba(5,25) = 42 037 Ba(15,30) = 159 185 Ba(5,30) = 50 445 Ba(15,35) = 185 716 Ba(5,35) = 58 852 Ba(15,40) = 212 247 Ba(5,40) = 67 260 Ba(15,45) = 238 778 Ba(5,45) = 75 667 Beneficio del sistema espaolComo no hay que considerar el crecimiento econmico y las pensiones se actualizan segn laevolucin del IPC, el beneficio en el sistema espaol ser igual a la pensin inicial (la calculadapara 2010) multiplicada por 12 y por el nmero de aos de esperanza de vida del jubilado.Tabla 4.- Beneficio espaolBe(20,20) = 317 443 Be(10,20) = 158 722 Be(20,25) = 390 698 Be(10,25) = 195 349 Be(20,30) = 439 536 Be(10,30) = 219 768 Be(20,35) = Be(20,40) = Be(20,45) = 488 374 Be(10,35) = Be(10,40) = Be(10,45) = 244 187 Be(15,20) = 238 082 Be(5,20) = 79 361 Be(15,25) = 293 024 Be(5,25) = 97 675 Be(15,30) = 329 652 Be(5,30) = 109 884 Be(15,35) = Be(15,40) = Be(15,45) = 366 280 Be(5,35) = Be(5,40) = Be(5,45) = 122 093 28
  • 30. Correcciones al clculo del beneficioEl beneficio anteriormente calculado se refiere nicamente a la pensin de jubilacin del asegurado. Hayque tener en cuenta que las cotizaciones realizadas por ste sirven tambin para financiar las pensionesde los supervivientes. En Alemania, las pensiones de viudedad, orfandad y en favor de familiaresrepresentan un 21% de las de jubilacin e invalidez. La cifra correspondiente para Espaa se sita en el26%. Al aplicar estas dos correcciones, el beneficio se multiplicara por 1,21, en Alemania, y por 1,26, enEspaa.Relacin coste-beneficioA continuacin se expone esta relacin como el cociente de dividir el beneficio por el costecorrespondiente. Multiplicando el resultado por el factor de correccin correspondiente seobtendra la relacin coste-beneficio incluyendo las pensiones de jubilacin y supervivencia(segundo valor).Tabla 5.- Relacin alemana(Ba(20,20)/Ca20) = 1,1176 1,3523 (Ba(10,20)/Ca20) = 0,5310 0,6425(Ba(20,25)/Ca25) = 1,1390 1,3782 (Ba(10,25)/Ca25) = 0,5412 0,6549(Ba(20,30)/Ca30) = 1,1659 1,4107 (Ba(10,30)/Ca30) = 0,5540 0,6703(Ba(20,35)/Ca35) = 1,1881 1,4376 (Ba(10,35)/Ca35) = 0,5645 0,6830(Ba(20,40)/Ca40) = 1,2198 1,4760 (Ba(10,40)/Ca40) = 0,5796 0,7013(Ba(20,45)/Ca45) = 1,2739 1,5414 (Ba(10,45)/Ca45) = 0,6053 0,7324(Ba(15,20)/Ca20) = 0,8170 0,9886 (Ba(5,20)/Ca20) = 0,2589 0,3133(Ba(15,25)/Ca25) = 0,8326 1,0074 (Ba(5,25)/Ca25) = 0,2639 0,3193(Ba(15,30)/Ca30) = 0,8523 1,0313 (Ba(5,30)/Ca30) = 0,2701 0,3268(Ba(15,35)/Ca35) = 0,8685 1,0509 (Ba(5,35)/Ca35) = 0,2752 0,3330(Ba(15,40)/Ca40) = 0,8918 1,0791 (Ba(5,40)/Ca40) = 0,2826 0,3419(Ba(15,45)/Ca45) = 0,9313 1,1269 (Ba(5,45)/Ca45) = 0,2951 0,3450 29
  • 31. Tabla 6.- Relacin espaolaAl presentar la relacin espaola hay que hacer una precisin ms. Como el tipo de cotizacin serefiere a contingencias comunes caben dos supuestos extremos: que el tipo real por jubilacinsea, como en Alemania, el 19,9% , como mximo, el 28,3%, que significara el total. Admitiendoesta segunda hiptesis, el beneficio espaol as resultante sera 19,9/28,3 = 0,7032 slo el70,32% del anteriormente calculado. Como tal hiptesis parece completamente descartable, larelacin que se expone a continuacin es la basada en un tipo de cotizacin del 19,9%.Multiplicando por el factor 1,26 se obtendra tambin la relacin coste-beneficio incluyendo laspensiones de jubilacin y supervivencia.(Be(20,20)/Ce20) = 3,2565 4,1032 (Be(10,20)/Ce20) = 1,6283 2,0517(Be(20,25)/Ce25) = 3,3064 4,1661 (Be(10,25)/Ce25) = 1,6532 2,0830(Be(20,30)/Ce30) = 3,1861 4,0145 (Be(10,30)/Ce30) = 1,5930 2,0072(Be(20,35)/Ce35) = 3,1164 3,9267 (Be(10,35)/Ce35) = 1,5582 1,9633(Be(20,40)/Ce40) = 2,8409 3,5795 (Be(10,40)/Ce40) = 1,4205 1,7898(Be(20,45)/Ce45) = 2,6634 3,3559 (Be(10,45)/Ce45) = 1,3317 1,6779(Be(15,20)/Ce20) = 2,4424 3,0774 (Be(5,20)/Ce20) = 0,8141 1,0258(Be(15,25)/Ce25) = 2,4798 3,1245 (Be(5,25)/Ce25) = 0,8266 1,0415(Be(15,30)/Ce30) = 2,3982 3,0217 (Be(5,30)/Ce30) = 0,7965 1,0036(Be(15,35)/Ce35) = 2,3373 2,9450 (Be(5,35)/Ce35) = 0,7791 0,9817(Be(15,40)/Ce40) = 2,1307 2,6847 (Be(5,40)/Ce40) = 0,7102 0,8949(Be(15,45)/Ce45) = 1,9975 2,5169 (Be(5,45)/Ce45) = 0,6658 0,8389La enorme discrepancia existente entre la relacin coste-beneficio de Alemania y la de Espaa sedebe a: La arbitraria valoracin de los aos de cotizacin (20 aos = 65%; 25 aos = 80%; 30 aos = 90%; 35, 40 y 45 aos = 100% El diferente clculo de la base reguladora, que es de un punto por salario medio anual en Alemania y del salario medio anual actualizado en Espaa. El mayor dinamismo que presentaba la evolucin de los salarios en Espaa supone menores costes en el pasado y un nivel retributivo superior en el presente y futuro. 30
  • 32. Los recortes que ha sufrido el ndice actual de pensiones (el factor retributivo alemn) en los ltimos aos, tal como muestra la tabla 5, pgina 82.Para juzgar mejor la relacin coste-beneficio de cada pas se debe comparar sta con la queresultara aplicando un modelo matemtico.4. Un modelo matemtico de aproximacinPara aplicar la frmula matemtica de clculo se parte de los siguientes datos empricoscorrespondientes a las estadsticas de la SS alemana:Duracin media de la carrera del seguro = 36,2 aosEdad media de acceso a la jubilacin = 60,7 aosEdad media alcanzada por el pensionista = 78,0 aosDuracin media de la jubilacin = 17,3 aosComo contribucin y retribucin son iguales para ambos sexos en el sistema pblico de pensiones,no cabe distinguir entre varones y mujeres al aplicar la frmula, aunque se disponga de loscorrespondientes datos estadsticos. De hacerlo, se obtendran lgicamente cuotas y pensionesdiferentes segn el sexo. Se supone que las cuotas y las pensiones se actualizan segn laevolucin del IPC, considerando adems una tasa media de crecimiento econmico del 1,555%anual en trminos reales entre 1966 y 2010. Por lo tanto se puede prescindir de la tasa deinflacin, ya que sta queda compensada por definicin. En virtud del principio de equivalencia elcoste tiene que ser igual al beneficio.El coste C sera:C = c (qN 1)/(q 1)c = a la primera cuota del aseguradoq = al inters mensual (0,00126, correspondiente al crecimiento anual del 0,01555) + 1N = a la duracin media de la carrera del seguro en meses (36,2 x 12 = 434)Y la pensin, o renta vitalicia de C, resultara de la frmula:p = C (q 1)/(1 - 1/qn) = [c (N 1)/(q 1)] x [(q 1)/(1 1/qn)] = c (qN 1)/(1 1/qn)Siendo n = a la duracin media de la jubilacin en meses (17,3 x 12 = 208)p = c(1,727190 1)/(1 0,769576) = c(0,727190/0,230424) = c x 3,155878 31
  • 33. La duracin media de la jubilacin igual a 17,3 aos se refiere al pasado, pues es la que indicanlas estadsticas de la SS alemana. Para el futuro inmediato habra que operar con un nmero deaos superior. Como la pensin p, segn los clculos de equivalencia, resulta ser ligeramentesuperior a tres veces la cuota inicial, sta es la referencia para juzgar la relacin coste-beneficioanteriormente determinada. Antes, sin embargo, conviene comprobar cul fue la tasa media decrecimiento del salario medio anual a precios constantes entre 1965 y 2010 (45 aos).Para Alemania resulta: ta + 1 = (33 047/16 178)1/45 = 1,01600 De donde ta = 1,600%Para Espaa la tasa es: te +1 = (25 960/10 531)1/45 = 1,02025 De donde te = 2,025%A la vista de estos datos resulta plenamente justificado el operar con una tasa media decrecimiento econmico anual del 1,5% en trminos reales, pues Espaa ya no es un passubdesarrollado como en el pasado.La tasa histrica espaola de un 2,025% anual equivale a una mensual del 0,1672%. Con estedato se comentar ms adelante la relacin coste-beneficio obtenida para las pensionesespaolas.La pensin de la SS alemana y el modelo matemticoYa se ha visto que la tasa media de crecimiento alemana coincide prcticamente con la terica deun 1,5% anual en trminos reales. La pensin resultante de la frmula para 36,2 aos decotizacin era p = c x 3,155878, bien = c x 3,1559. Para 35 aos p sera muy poco menor.Suponiendo que fuese p = c x 3,15, slo hay que buscar el correspondiente valor de c. El ltimoao de la tabla de datos es el 2010. Retrocediendo 35 aos aparece 1976 con un salario medio de25 829 en precios de 2010. El valor de c es entonces (25 829/12) x 0,199 = 428,33 . Esteimporte multiplicado por 3,15 da 1 349,24 , pero hay que tener en cuenta que un 21%aproximadamente se dedica a las pensiones de supervivencia, por lo que slo el 82,64% 1 115 corresponderan al pensionista. Esta cantidad, evidentemente, es bastante superior no ya a la de961 para 35 aos cotizados, sino tambin a la de 1 099 para 40 aos (ver tambin elapartado cuanta de la pensin de jubilacin para Alemania, pgina 19). 32
  • 34. Las causas son dos: Una, de carcter demogrfico, porque no hay una poblacin activa igual acuatro veces el nmero de pensionistas para que el sistema de reparto funcione sin coeficientesreductores. Otra, econmica, debido al considerable estancamiento del poder adquisitivo de lossalarios, que crecen actualmente muy por debajo de la tasa del 1,6% en trminos realesalcanzado entre 1965 y 2010. De estas cuestiones se tratar detenidamente en el captulosiguiente, dedicado a los aspectos cuantitativos.La pensin de la SS espaola y el modelo matemticoSi se considera la tasa media del crecimiento econmico en trminos reales del 1,6% anual, lacomparacin del modelo matemtico con la pensin de la SS espaola se basara tambin en lafrmula p = c x 3,15. El salario medio del ao 1976 era de 17 729 en precios de 2010. Con elloresulta p = (17 729/12) x 0.199 x 3,15 = 294,01 x 3,15 = 926 . El 80% de esta cantidad, sea,740,89 sera para el pensionista, destinndose el resto a las pensiones de supervivencia. Elimporte resultante es inferior a la pensin de la SS no slo para 35 aos y ms, sino tambin a lapensin de la SS para 20 aos y ms. Antes de ampliar los comentarios es conveniente aplicar lafrmula de la renta vitalicia a la tasa de crecimiento del 2,025%. Como se ha visto:p = c(qN 1)/(1 1/qn) Siendo: c = 294,01; q = 1,001672; N = 434; n = 208p = 294,01 x (1,06485/0,293538) = 294,01x 3,6276 = 1 066,56 El 80% de esta cantidad sera para el pensionista, o sea, 853,25 . Este importe es inferior a lapensin de la SS espaola para 20 aos de cotizacin y ms. Eso considerando que la tasa decrecimiento aplicada es en realidad la correspondiente al periodo 1966-2010 y no la de los aos1976-2010, que es mucho menor (1,1279%) y no llega ni siquiera al 1,6% anual terico. Teniendoen cuenta que se trata del asegurado que percibe el salario medio del pas a lo largo de toda suvida laboral, parece imposible que el sistema de pensiones contributivas d mucho ms de lo queingresa o, como opina la OCDE, sea demasiado generoso. Las razones que explican estefenmeno son, principalmente, las siguientes: Fuerte crecimiento de la afiliacin en el pasado. En parte, por tratarse de un pas que iba saliendo del subdesarrollo y, en parte tambin, por la incorporacin de la mujer al mercado de trabajo. De este modo crecan los ingresos antes que los gastos, pero a la larga no crecan ms (sistema de la bola de nieve). 33
  • 35. El arbitrario sistema de clculo de las pensiones compensa en gran medida las desigualdades a favor del pensionista con las que van en contra del mismo. Especialmente, las lagunas de cotizacin que presente la carrera del seguro en los ltimos 15 aos. La favorable estructura de edades de la poblacin espaola en el pasado. La prctica, tan extendida, de las jubilaciones anticipadas, que hace que un gran nmero de trabajadores se retire con la pensin mnima o muy prxima a sta, dadas las draconianas condiciones de este tipo de jubilacin.5. Conclusiones del anlisis de los aspectos normativosLos dos sistemas pblicos de pensiones contributivas se basan en el reparto. Su viabilidad vieneas condicionada por la evolucin demogrfica (numero de cotizantes y nmero de pensionistas) ypor la evolucin de la economa (tasa de actividad, nivel de empleo, nivel salarial), cuestionesstas que se tratarn detenidamente en el prximo captulo, dedicado a los aspectos cuantitativos.Hay que constatar, adems, que ninguno de los dos sistemas es plenamente universal, puesqueda limitado a los trabajadores. Con este reparo no se pretende que el sistema de pensionesabarque a todos los ciudadanos, sino a todos los contribuyentes con una renta por encima delmnimo existencial, que son los nicos que pueden y deben ahorrar para la vejez, tanto si sontrabajadores por cuenta ajena, funcionarios, ejercen una profesin liberal o dirigen cualquier tipode negocio. Este tema se tratar en el captulo final del presente estudio.En cuanto al sistema alemn hay que decir que respeta el principio de proporcionalidad y el deigualdad y que est elaborado con todo detalle; pero que, al basarse implcitamente en unossupuestos que ya no se cumplen (poblacin constante o creciente, alto nivel de empleo, economaen expansin), no puede garantizar unas prestaciones que cumplan el principio de equivalencia. 34
  • 36. Respecto al sistema espaol, en su forma actual, es evidente que ni siquiera es un sistema, sino elresultado de sucesivos parches. No respeta el principio de proporcionalidad ni el de igualdad, noest pensado. Para colmo, resulta demasiado generoso, aunque en el futuro tampoco podrcumplir el principio de equivalencia por las mismas razones que se han expuesto al comentar elsistema alemn.Los cambios que supone la Ley 27/2011, sobre actualizacin, adecuacin y modernizacin delsistema de Seguridad Social se analizan, a partir de la pgina 117, en el Captulo IV, Apartado2.2., correspondiente a las Opciones espaolas. 35
  • 37. ANEXOS AL CAPTULO II 1. Salario medio anual en ALEMANIA Tiempo Total de horas Asalariados Salarios brutos Salarios brutos Salario medio Ao completo en trabajadas en tericos a t. a precios a precios de anual a horas/ao millones completo en corrientes en 2010 en precios de miles millones millones 2010 1960 2 130 41 668 19 562 63 700 235 055 12 016 1961 2 110 42 031 19 920 71 800 258 273 12 966 1962 2 090 41 774 19 988 79 500 279 930 14 005 1963 2 070 41 578 20 086 85 300 294 138 14 644 1964 2 050 42 335 20 651 94 000 316 498 15 326 1965 2 030 42 606 20 988 103 900 339 542 16 178 1966 2 010 42 153 20 972 111 400 351 420 16 757 1967 1 995 39 935 20 018 111 400 344 892 17 229 1968 1 980 40 193 20 299 119 000 362 805 17 873 1969 1 965 41 029 20 880 133 500 399 701 19 143 1970 1 950 41 744 21 407 158 410 457 832 21 387 1971 1 925 41 722 21 674 179 010 493 140 22 753 1972 1 900 41 743 21 970 197 280 515 091 23 445 1973 1 875 41 943 22 370 222 860 543 561 24 299 1974 1 850 40 774 22 040 245 270 558 702 25 349 1975 1 825 38 898 21 314 254 340 546 968 25 662 1976 1 810 39 432 21 786 272 910 562 701 25 829 1977 1 800 39 369 21 872 293 430 583 360 26 672 1978 1 790 39 500 22 067 312 610 605 833 27 454 1979 1 780 40 196 22 582 337 880 628 030 27 811 1980 1 770 40 539 22 903 366 700 646 737 28 238 1981 1 755 40 080 22 838 384 700 639 037 27 981 1982 1 740 39 485 22 693 395 790 624 274 27 510 1983 1 725 38 810 22 499 403 070 616 315 27 393 1984 1 710 38 829 22 707 417 340 621 967 27 391 1985 1 690 38 814 22 967 434 210 634 810 27 640 1986 1 670 39 162 23 450 457 160 669 341 28 543 1987 1 650 39 290 23 812 477 970 697 766 29 303 1988 1 640 39 766 24 248 498 150 717 795 29 602 1989 1 630 39 947 24 507 521 750 731 767 29 860 1990 1 620 40 694 25 120 562 470 768 402 30 58919911 19912 1 610 1 610 40 775 51 907 25 326 32 240 609 180 692 990 802 609 991 402 31 691 30 751 1992 1 605 51 613 32 158 749 850 1 020 204 31 725 1993 1 600 50 128 31 330 769 080 1 002 712 32 005 1994 1 595 49 794 31 219 780 230 990 140 31 716 1995 1 590 49 326 31 023 805 340 1 005 418 32 409 1996 1 585 48 490 30 593 814 230 1 001 513 32 737 1997 1 580 47 917 30 327 812 820 981 667 32 369 1998 1 575 48 298 30 665 829 810 992 596 32 369 1999 1 570 48 622 30 969 854 550 1 016 112 32 811 2000 1 565 48 866 31 224 883 360 1 035 592 33 167 36
  • 38. 2001 1 560 48 590 31 147 902 020 1 036 805 33 287 2002 1 560 47 916 30 715 908 160 1 029 660 33 523 2003 1 560 47 128 30 210 908 280 1 018 251 33 706 2004 1 555 47 260 30 392 914 570 1 009 459 33 215 2005 1 555 46 701 30 033 912 060 987 078