50 Aniversario Población Juanita Aguirre

of 19 /19

Embed Size (px)

description

Investigación realizada por alumnos y profesores del Liceo Almirante Riveros sobre la memoria de la Población Juanita Aguirre al cumplir el medio siglo.

Transcript of 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Page 1: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre
Page 2: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

-

Presentación.

La revista que usted tiene en sus manos en este minuto, es un proyecto que apareció en lamente de alguien durante la celebración del aniversario número 49º de la población JuanitaAguirre. Bien, como es el hombre quien construye su propia realidad, desde ese momentotodos los pasos llevaron a que este proyecto fuese efectiva, y qué mejor instancia paracompartirlo, que la celebración del aniversario número SOº.

El arduo trabajo que ha significado el ejercicio de evocar la memoria y traerla al presente, fuellevado a cabo por un grupo de estudiantes en representación de Liceo Almirante Riveros,quien fundado en un nuevo proyecto educativo de corte artístico, a puesto énfasis enparticipar junto a la comunidad en el fortalecimiento de la población. Por esta razón, es que demanera entusiasta el Cc. EE, y el 3º medio del establecimiento participó activamente en laplanificación del aniversario de nuestra población.

Inicialmente nos dirigiríamos a la población mayor, de modo poder abarcar más años dehistorias. Esta estrategia fue variando a partir del reconocimiento de todos los pobladores enmateria de recuerdos. No son más o menos valiosos los recuerdos por antiguos o nuevos queestos sean. o"

Comenzamos el proceso de construir esta revista mediante la realización de entrevistas a losvecinos. Con ellas pretendíamos rescatar la memoria que los pobladores tuviesen de la Juanita.A partir de estas, comenzamos la reconstrucción de historias que apuntaban a realizar unrecorrido por los SOº años de la población, desde sus propias vivencias.

Debemos advertir que nuestras historias buscaron mantener la fidelidad hacia los relatos, sinembargo, nos pareció atrayente y necesario mezclar algunos recuerdo, puesto que buscamosla memoria de nuestra población en materia colectiva. También quisiéramos señalar que notodos los relatos escuchados están presentes en esta revista, peros sí, no dejamos de citar aninguna persona que nos abrió sus recuerdos. Ellos están presentes a través del ejercicio deentrelazar las historias.

Agradecemos a todos los que de una u otra manera nos apoyaron en la realización de esteproyecto, sobre todo a quienes nos sobrecogieron con sus tremendos y valiosos relatos. Aquienes se sienten profundamente juanangarros y de aniversario, venga ese abrazo.

Finalizando, quisiéramos despedirnos aclarando que el ejercicio de mirar al pasado esnecesario, pues, como digiera El Presidente Salvador Allende "los hombres y los pueblos sinmemoria de nada sirven; ya que ellos no saben rendir culto a los hechos del pasado que tienentrascendencia y significación; por esto son incapaces de combatir y crear nada grande para elfuturo'".

Conchalí, Octubre de 2014

1 Salvador Allende. Discurso de la Cámara de Diputados. Chile, 1939.

Page 3: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Al iniciar la década de los setenta se formó el Comité de laUnidad Popular, a través de éste apoyábamos alPresidente Salvador Allende, primer hombre de izquierdaconvertido en presidente de Chile. Sentíamos que habíaque apoyarlo ya que era quien verdaderamente nosrepresentaba. Lo terrible fue que llegaría lueguito llego ladictadura, así que para resistir asistíamos a las marchas enel centro, me acompañaban dos de mis hijos,lamentablemente uno de ellos murió -que en pazdescanse-oDurante el periodo de la Unidad Popular ayude a activarlas J.A.P., en ellas abastecíamos a los pobladores de lapoblación, pero tras el golpe estas dejaron defuncionar ..."todo por culpa del maldito golpe" ...Por ese tiempo también hicimos funcionar el grupo deladulto mayor, éste aun existente.Después de septiembre de 1973 cambio todo, se llevarona mi marido detenido y a mi hijo lo mataron por andarmetido en cosas políticas. Bueno, una como madresiempre se siente orgullosa de sus hijos.Durante esa época tuve muchas peleas por querer ayudara la población, si hasta me tome una carnicería paraabastecer a los vecinos. Luego de eso me queríanmasacrar -ríe-, suerte que tenía el respaldo de todos misvecinos.Después renuncie al Centro de Madre, fue porque yotenía la intención de traer a los niños pobres para darlesonce y me negaron eso. , Lo quería hacer porque habíarecursos, y pese a todo lo que había ocurrido, aun habíagente muy mezquina.Bueno, también apoyamos a una escuela rural quefinalmente se convirtió en la Escuela 272, aun existente.Doy gracias al director de ese tiempo, el señor Arellano,de quien tuvimos todo el apoyo para poder tener laprimera escuela en la población.En fin, ya estamos en el 2014 y definitivamente muchascosas han cambiado, pienso que para mal. Existe muchadroga y desinterés de surgir, se ha perdido la unión entre

, los vecinos, y hay hartas malas juntas. Pienso que aun sesalva el sector de la FACH. Yo ya nada puedo hacer, ya lohice cuando era mi tiempo, si ya tengo 81 años y ya casino me quedan fuerzas para poder seguir luchando por miquerida población, pero si pudiera hacer algo o apoyar enalgo, desde luego lo haría. Así me siento viva. Doy todopor mi amada población.

La historia inicial.

Marta.

Marta Alicia Vicker, quizás no la conozcas, pero despuésde esta historia sabrás que fue fundamental en tupoblación.El año 1964 llega a la Juanita una pobladora, unapobladora cualquiera, con los mismos problemas quetodos, pero también con las mismas añoranzas y lasmismas ganas de surgir. Con 31 años de edad llega a lanueva población acompañada de sus 6 hijos Y su esposo,con quien lleva ya 62 años de matrimonio.Felizmente hemos llegado a esta población -dice-,humilde pero bonita. Con pocos recursos para lapoblación, no había donde comprar, no teníamosmovilización, no había agua, al menos y por suerte, lascasas ya están en pie. Comprendió inmediatamente quehabía algo que hacer, esto no podía seguir así.A partir de aquella reflexión, prontamente me convertí endelegada de mi pasaje, el pasaje Florencia. Había muchopor hacer -repite-, Se decía por esos tiempos queorganizándose .se llega bien lejos. Así que ni nosdemoramos en organizarnos junto con mis vecinos. Deprincipio hacíamos bailes y cosas de ese estilo, todo con elobjetivo de poder reunir fondos para abastecer a lospobladores. Al tiempo se soluciono el problema del agua ycomenzó a llegar el pan a nuestras casas.Pasado un año se formo el primer Centro de Madres de lapoblación, el "Gabriela mistral". Pertenecía al comité de laUnidad Vecinal numero 28, la que aun existente. Luego seformo el primer comité de los sin casa, quienes seagregaron a la toma del cortijo, donde hubo una luchamás o menos similar.

Page 4: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Algunos recuerdos de mi vida en la población.

El año 1968 mi familia se trasladó a la casa propia, en lapoblación Juanita Aguirre, comuna de Conchalí. De ahí enadelante, la familia Gajardo Moncada comienza a vivir suvida de familia independiente, viviendo solos, ya no conotra familia, ni necesariamente al alero de nadie. Cuandollegamos a la población, era todo nuevo, casa, barrio,amigos. La casa de Messina era enorme para nosotros; elpatio muy amplio, con grandes parras y árboles frutales,que mi padre arrancó al poco tiempo, cuando comenzó aembaldosar el patio. Llegaron todas las familias al nuevobarrio con niños chicos igual que nosotros.Los hermanos pequeños, Hernán (8) y Miguel (6), fueroninscritos ~n la Escuela Juanita Aguirre, a dos cuadras delhogar.Los hermanos mayores, Daniel (16) y Patricio (14),siguieron asistiendo al Liceo de Hombres NQ6, a pesar delos fríos invernales cuando iban al liceo, cruzando por elparque de la Gran Avenida. Mi papá, aparte deprepararles huevo frito todos los días al desayuno, lesinsistía que "tenían que irse juntos". Ellos salían juntos,pero en el camino se separaban, principalmente porquePatricio se demoraba tanto que Daniel perdía la pacienciay partía antes.A mi papá lo recuerdan mis hermanos como un papálejano, autoritario y extraño, que a veces llegababorracho, especialmente desde que nos fuimos a laJuanita Aguirre en adelante. Hay buenos recuerdos de él

1 Extractos del libro "Ecos de la Memoria. La historia de mifamilia" de RosaGajardo, publicado el año 2008.

co~o servir el desayuno cuando íbamos al colegio ydejamos monedas. en los zapatos. Para mí siempre fue~uy trabajador, se levantaba siempre muy, temprano,Incluso los domingos a lavar las baldosas IY escuchartangos. Mi papá trabajó un tiempo en una tintorería yluego en la Viña Concha y Toro. Más tarde, trabajó condon Julio Guillou, en una empresa de instalaciones de

sa~itario~. .. IMI mama, en cambio, siempre fue dueña de casa, por loque era bueno llegar del colegio y encontrar a mi mamáen el hogar. Pasaba gran parte del día en la cocina (es loque aprendió de su madre, mi abuela). Ella no' fallaba conlos horarios de comida. Pasábamos ella yl yo tardesenteras viendo teleseries o películas de cowboys ojovencitos, como les decía ella en "Cine en su casa". Todoesto con una vieja estufa a parafina, redonda y antigua,donde hervía una tetera toda la tarde. A, veces ellacompraba unos "kojak" enormes, que pantía en milpedacitos con una piedra y que después ambas nosdevorábamos. Buscando en mi memoria doy con un gestode cariño de mi madre que me estremece. Estando yo encuarto o quinto básico, durante esas frías mañanas deinvierno, iba ella durante el primer recreo a dejarme unvaso de leche caliente, cubierto por un paño paramantener el calor. Es indescriptible lo que sentía yo al salira recreo y verla ahí parada en la reja con el vaso de 'leche.Estaba terminando la década del 60 y con ell~ terminabatambién el gobierno de 'Eduardo Frei Montalva.Comenzaba la campaña política que enfrentaba aderecha, centro e izquierda. De este último bloque era elcandidato Salvador Allende, a quien mi familia tenía defavorito. De hecho, recuerdo no haber tenido más de 5años, cuando, alzada en los hombros de Daniel, asistí a miprimera concentración por la Unidad Popular. Erantiempos de esperanza para nuestro país. Con el triunfo deSalvador Allende corno Presidente de Chile, 10Sl años 70 sealzaban como una década llena de emociones nuevas. Mishermanos se juntaban con sus amigos de la población, erauna juventud alegre y optimista. La gente de la Juanitacelebraba la fiesta de la primavera, que no era otra cosaque festejar la llegada del sol y los días más largos paradivertirse.Recuerdo que en mi época de niña muy poca gente teníateléfono particular, si es que uno por cuadra y entonces selo prestaban entre los vecinos y también recibían llamadaspara ellos ...ahhh y no había teléfonos públicos. Esto quecuento de los teléfonos tenía una implicancia que esahora casi impensable: la gente se visitaba sin previoaviso, directamente caía en la casa de un familiar ygolpeaba la puerta.

Page 5: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Eran tan distintos los tiempos que la mayoría de losenvases de bebidas eran de vidrio y retornables y no eratan usual verlas en la mesa cotidiana. La mayoría de lascosas que hoy se compran envasadas antes se vendíansueltas y además por precio, no por peso. Por ejemplo yorecuerdo haber ido al almacén y haber comprado 100pesos dé~zúcar, otros 100 de fideos y 50 de garbanzos oporotos o lo que sea. Los dulces se pagaban con' monedasde 10 y los supermercados eran la novedad, ya que aunentonces los almacenes chiquitos que vendían de todoeran lo más común para las compras diarias.Cómo no recordar el almacén de la Señora Lídia, el bazarde la Señora Chepita o la botillería de la Señora Luz o DonObligadd? La electrónica era casi, casi un lujo y latelevisión y equipos de audio, grabadores, toca cintas,videocaseteras, walkmans, guitarras, eléctricas,microondas, acondicionadores de aire, celulares ycomputadoras eran cosas de una élite muy exclusiva.iiCómo se vivía así!!En esos años casi no se hablaba de informática nisemiótica, tampoco de ecología y mucho menos depsicoanálisis. La medicina de alta complejidad y laimpresionante aparatología actual era también para los

• '~,I l' •

grupos .de elite. En la población, y mi madreparticularmente, aun se usaba mucho la medicina casera,utilizando el vinagre, las ventosas, los purgantes la rudacontra la mala suerte, la pastilla de carbón para cortar ladiarrea, la Tableta China para el dolor de cabeza, etc.Mis distracciones consistían en jugar con mis amigas yamigos a las bolitas (huy! cuando mi mamá me veía ledaba ata;que surtido porque eso no era para niñas!), al yo-yo, a cambiar figuritas de álbum, el ludo y las damas, lalotería de cartones, tocar el timbre y salir corriendo, jugara las escondldas, el Tombo, la Capacha, el Luche, alelástico, etc.A la gente grande -de más de 20 años para una niña de10- se la trataba de riguroso "usted". Entre los mayores,también.Los pocos ladrones saltaban las panderetas a pura fe, puesesperaban que no hubiera nadie en la casa, todavía nohabían nacido Rambo ni Terminator. No mataban comohoy, ya que una cosa era ser ladrón y otra ser asesino,diferencia sustancial que con el paso de los años y nuestrahistoria reciente quedó totalmente debilitada. Las casasno estaban tan enrejadas ni monitoreadas, apenas si"potes" de botellas rotos en las panderetas y a vecesalambre: de púa, que nosotros, los niños del pasaje,desafiábamos cada vez que se nos caía la pelota en elpatio de la señora Nena o de la Érika.Por las tardes de verano la gente salía a la vereda aconversar con los vecinos y ver pasar la vida. Para fin de

año se iba a saludar casa por casa y se esperaba a losvecinos en masa. Cómo olvidar a don Marcos Novoa ...esevecino que arreglaba aparatos electrónicos y queamenizaba todas las Navidades y Años Nuevos con sumúsica, enormes parlantes y micrófono que élamablemente desplegaba en el pasaje. Los niños y niñascorríamos sólo para decir algo por micrófono yesperábamos todo el año para este magno evento.Cuando se nos rompía la ropa no se desechaba como sehace ahora, la mamá la zurcía o le ponía un par~he y seseguía usando. Yo misma usé durante toda mi épocaescolar las camisas (sí, camisas y no blusas!) que a mishermanos les iban quedando chicas.Habían varios personajes de ficción que servían paraasustar a los niños cuando nos portábamos mal, uno era eldiablo: "te vas a ir al infierno!"; otro "el hombre del saco"y otra era "la gitana" que se llevaba a los niños malos queno querían tomarse la sopaMi mamá tenía una lavadora que se vaciaba dejando caerla manguera al desagüe. Se secaba la ropa con dos rodillosde goma donde se pasaba las prendas y hacía salir el agua.SE!accionaba manualmente con una palanca. A veces laropa se lavaba en una enorme alteza de cemento armado,refregando contra una tabla de madera, a mano enverano y en invierno. Luego la ropa iba a un alambre quecruzaba el patio de punta a punta y se levantaba con unpalo largo.Para nosotros, los niños de entonces, a los bebés los traíala cigüeña 'y las señoras se ponían "gordas" porquecomían mucho. Tampoco había pañales desechables y los

. ¡

únicos que existían eran los de algodón, lavables y vueltaa usar.No había divorcio legal y la palabra separación no figurabatanto en las conversaciones. Tampoco había análisis deADN para determinar certera mente quién era el padre.Los velatorios se hacían en las casas y aun en esostiempos los deudos guardaban luto.Hacia fines de la década del 70 todavía escuchábamosdiscos de vinilo en el tocadiscos, de esos que si se nosllegaban a quedar al sol quedaban crespos e in utilizables.La sigla PCquería decir claramente Partido Comunista.La TV apareció cuando yo tenía unos 3 o 4 años. Era enblanco y negro y transmitía dos o tres horas por día;. .Bonanza y El Zorro eran nuestros programas favoritos.Muy poca gente tenía televisor, eran carísimos. Lamayoría iba a las vidrieras de los comercios en que losvendían y así "veían" y escuchaban tele. No recuerdo bienen qué año nosotros tuvimos televisor, pero si sé quefuimos de los primeros en el pasaje. Eso significaba teneren el comedor, los sillones y la escalera a todos los niñosdel pasaje, esperando que empezara la programación. A

Page 6: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

veces se echaba a perder la antena y alguno de mishermanos tenía que subirse al techo a moverla.Durante los primeros años de la década de los 70, la vidacontinuaba igual que antes, solo que ahora teníamos un 'Presidente elegido por el pueblo y para el pueblo. Loscambios no tardaron en llegar, los niños disponíamos demedio litro de leche diario, asegurado por el Estado.Cómo no recordar las veces que fui con mi mamá a buscaresa leche al lado de una garita de micros en la avenidaCardenal Caro. En esa época era imposible no estarconectados con la Unidad Popular y mis hermanosrnavores.de alguna manera participaban en las marchas y

, ,

concentraciones.Patricio recuerda que junto a su grupo de amigoscompuesto, entre otros, por Alberto Arias -detenido ydesaparecido desde 1973- y Ariel, salían a hacer "rayados"a favor de Allende. Cómo no recordar los afiches de la UPcon el "póngale el hombro, compañero".Daniel probablemente vivió mucho más de cerca el últimotiempo de la Unidad Popular, porque estando en laUniversidad en La Serena era partícipe del movimientoestudiantil que defendía el gobierno popular.Mi papá en ese entonces trabajaba en la CORVI(Corporación de la vivienda), lo que implicaba un buentrabajo. Se comenzó a ampliar la casa, construyendo dosdormitorios más en el primer piso, junto a un pasillo, otrobaño, pero esta vez más amplio y además se embaldosótodo el patio,Pasaron ~40S meses y llegó el'11 de septiembre de 1973.Ese fue un día gris. Los militares habían dado un Golpe deEstado y estaban derrocando al gobierno de Allende. Votenía 6 años y recuerdo que me extrañó que esa mañanano me enviaran al colegio. Sentía cómo la casa seestremecía completa con el paso rasante de los aviones ymi mamá, no sé si por protegerme o de ingenua, me decíaque era un temblor. Ese día fue largo. Nos reunimos en lacasa mi mamá, Patricio, Hernán, Miguel y yo. Recuerdohaber salido a caminar por el pasaje durante la tarde conPatricio, él intentando aparentar normalidad y yotratando de vencer el miedo, agarrada firme de supantalón. De mi papá no supimos nada hasta bien entradala noche, lo que nos mantuvo en vilo todo el día, ya que elpaís estaba sitiado por los militares y se había dictado"toque de queda", por tanto, las pocas noticias quellegaban.ese día eran muy desalentadoras.Durante los años posteriores al golpe militar, fuimostestigos del odio, de los allanamientos, de los presos, delos asesinatos, de los desaparecidos, entre ellos amigos dela familia como Alberto Arias, de quien nunca mássupimos nada. Nos mezclamos en esta experiencia, lageneración de jóvenes ilusionados con el cambio y los

niños y niñas que no comprend1amos lo que pasaba, soloveíamos el desastre a nuestro alrededor. ,¡.En el año 1975 Daniel llevó a la Viyo a la casa parapresentarla a la familia. Tres años después, en 1978 secasaron. Ellos se quedaron a vivir en la casa de mi familiapor un tiempo, comenzando a generarse así una vida"aclanada" que, hasta ese momento desconocíamos,marcada por los almuerzos familiares del día domingo.Durante esos años, en medio de tantos cambios, quierodecir, cuñadas, golpe militar, altibajos 'económicos, entreotros, los hermanos menores seguimos creciendo. Dicenlos hermanos mayores que a nosotros nos tocó vivir eltiempo de las "vacas flacas", es decir, a partir de entoncespasaría mucho tiempo antes que mi papá tuviera untrabajo estable, lo que se reflejó claramente en nuestracalidad de vida. Recuerdo claramente que en esa épocahabía semanas que literalmente no teníamos ni paracomer y nos cortaron la energía eléctrica por no pagaría.Entonces una vez más surgió la solidaridad de las vecinas.Así, la señora Nena -quien vivía en la esquina de Messina-extendía un gran cable "alargador", que nosotros, a la vez,alargábamos hacia las otras dependencias de la casa.Cómo olvidar a la señora Chepa cuando llegaba con unaollita con comida, lo que se agradecía, ya que eso nospermitía salir del té con pan que a veces reemplazaba losalmuerzos, Recuerdo claramente la desesperación de mipapá ante la escasez de trabajo y de' dinero. Recuerdocomo si fuera hoy sus caminatas por el patio, manos atrásy cabeza gacha, muy serio, ida y vuelta. No puedo sinoreconocer que mi padre siempre se preocupó deproveernos y que no nos faltara el alimento. Como notenía trabajo estable, trabajaba en lo que fuera. Así, porejemplo, durante una navidad se le ocurrió vestirse deviejo pascuero, sin permiso municipal, claro, lo quesignificó terminar detenido por carabineros en plenocentro de Santiago por no tener patente, '\

Page 7: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Los juegos en el canal.

María

Llegué a la población Juanita Aguirre un año después de sufundación, había por estas tierras muy pocas cosas,abundaba gente nueva y que había soñado por tantos añoscon la casa propia. Por lo tanto, la esperanza de construirentre todos un lugar con su propia identidad era la accióncotidiana, pero inconsciente.Mi casa quedaba frente al canal que pasaba por la Juanita,canal que hoy se encuentra tapado por efectos de lamodernidad.El canal fue por años una zona de diversión para los niñosde la población, quienes pasaron gran parte de su infanciacapeando los calurosos y largos veranos en ese lugar, pueslas populares vacaciones en la playa del litoral es algo quese hizo más accesible muchos años después.En esos años todos los pasajes eran de tierra, sería muchosaños después, creo que a inicios de los noventa, y con granesfuerzo y participación por parte de los vecinos, que lospasajes comenzaron a pavimentarse. Uh, como se movíatodo, fue un proceso bien gracioso. Antes los pasajes teníangrandes árboles -Ia verdad, antes la comuna tenía muchosmás árboles que ahora- y con el pavimento comenzaron aechar varios al piso. Ahí era cuando los niños cambiaban ladiversión del canal, por la de las bases hechas con arbolestumbados en el piso. Tu podías estar tranquilamentealmorzando en la casa o viendo la comedia, y ahí el piso quese ponía a temblar.Respecto a la juventud de la antigua población, dice queésta era bastante diferente a la de ahora. Existían grupos,eran bien numerosos, pero la gente no les temía, sedivertían con la música y el deporte, y generalmente salíana "Ioliar" a la calle Altona, "la de parejas que se armaron enel famoso bulevar".Como he visto pasar los años, puedo decir que la juventudde hoy no es así. Ha de ser por eso que me emociona tantoque un par de lolitas como ustedes se interesen en lashistorias que esta vieja puede contar.

Cuanto tiempo ha pasado ya.

Osvaldo.

En 1965 llego un nuevo poblador a la Juanita Aguirre. Unavez instalado, encontró trabajo como cargador en unabodega cercana.Trabajaba de lunes a viernes y esperaba con ansias el fin desemana, solo para jugar en el "club juanita Aguirre". Elfutbol tenía mucha importancia para él, afortunadamente,dice, la pelota termino siendo siempre la mejor escusa paraunir a los vecinos y dar origen a amistades que aúnperduran.Hoy está jubilado y ya colgó los zapatos. Ya alcanza los 61años, mira hacia atrás y nos manifiesta que cree que lapoblación a progresado de buena forma, pero a la vez,sostiene que tiene sus puntos malos, pues la delincuenciaesta cada vez más presente.Tendrá que ver con la construcción del mal, -se pregunta-,pienso que si, por que los delincuentes van hacia donde lagente tiene plata. ¿Sabes lo que me apena? Ver a cabroschicos robando, los nietos de mis propios vecinos. i No seque nos paso, cuánto tiempo ha pasado va¡Pese a todo, Osvaldo no deja de sentirse cómodo en lapoblación, quisiera que las cosas fueran diferentes, peroquiero mucho este lugar como para pensar en irme.Después de todo, aquí eche raíces.

Page 8: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

la verdulería.

Fresia.

La señora Fresia Madrid lleva viviendo 45 años en lapoblación Juanita Aguirre. Ella llego cuando tenía 22 años,porque s~ papá se inscribió para tener una casa aquí. Luegode que murió su padre ella heredó la propiedad.La relación con sus vecinos es muy buena, aunque ya nohabla con ellos corno antes -la gente está como másencerrada ahora-, la relación es más bien de saludo.Nos dice que le parece que la población a veces es buena ya veces mala, de repente pasan cosas bien raras, -ríe-"ustedes saben de que hablo". Sin embargo, es bientranquila la mayoría de las veces.También cree que hoy día hay mucho desorden en lajuventud. Dice que los jóvenes ya no ven a los padres comofigura de autoridad, ...bueno ..., la mayoría de verdad nisiquiera los ve.Ella nos cuenta que antes los pasajes eran todos de tierra,pero que gracias a la gestión entre los vecinos y lamunicipalidad se pudieron pavimentar, de a poco hace yavarios años.Ella trabaja vendiendo verduras cerca del supermercadoSanta Isabel. Dice que disfruta mucho de su trabajo y quemantiene muy buena relación con las otras personas quepasan por ahí. Nos reímos mucho cuando vemos pasar a loschiquillos del liceo, pucha que son buenos pal desorden loscabros ahora.Le preguntamos si ella se cambiaría de población si tuviesela oportunidad y nos respondió categóricamente que no.Dice que está muy acostumbrada al lugar donde vive, quequiere mucho a la Juanita Aguirre y que disfruta con cadacosa que ve pasar por fuera de su verdulería.

De añoranzas y temores.Diana.

Buscábamos intensamente una historia que contar,recorríamos en horario de clases las calles de la poblaciónJuanita Aguirre. De pronto - descansando en una de esastantas esquinas, con nombres de ciudades que espero algúndía, al menos uno de nosotros las llegue a conocer-, a lo lejosdivisamos a una mujer un poco mayor y bastante solitaria. Seencontraba sentada afuera de una sencilla casa, ésta no teníanada de especial, pues la verdad, poseía la misma sencillezque invade a gran parte de las características casas denuestra población. Casas de material firme y resistente, pueshan sobrevivido casi incólumes a tres grandes terremotos yhan visto pasar al menos a tres generaciones: los fundadoreso primeros habitantes, sus hijos y los hijos de sus hijos,

quienes en gran parte han decidido emigrar a otras comunas,pero sábado tras sábado, retornan a la casa de los viejos.La mujer que divisamos en aquella casa, se encontraba solaen las afueras de ésta, pensamos que a la espera de algo oalguien, sin embargo, luego nos daríamos cuenta que supresencia y estado era únicamente reflexivo, miraba en loprofundo hacia ninguna parte. Lentamente, con respeto y talvez de ma!)era temerosa, nos acercamos. Ella pareció unpoco sorprendida o tal vez asustada, es que son tantas lashistorias de engaños y estafas, que tal vez la señora Dianacreyó que podría estar siendo víctima de una de éstas. Conlos días, comprendimos que simplemente nuestros vecinosno están acostumbrados a que un grupo de adolecentes -malcriados, como dirían probablemente- recorra las calles de lapoblación en busca de la memoria e interesados en escucharrelatos locales.Luego de un tenso momento, en el cual intentábamosexplicarle que simplemente queríamos conversar con ella yescuchar su experiencia en la población, ella accedió aconversar con nosotros. Creo que al fin logramos romper suestado reflexivo y nos llevo con ella a parte de su pasado.La señora Diana no es criada en la población, ni menosdesciende de algún primer habitante, sin embargo, lleva aquímás de diez años.Lo primero que nos relata es que tiene varias añoranzas de laantigua Juanita Aguirre.Esta era una población mucho más tranquila y segura, eranotros tiempos, señala. Antes se hacía muy frecuente ver a losniños jugar tranquilamente en las plazas y pasajes. El pillarsey el tambo eran juegos que duraban horas en distintosespacios, generalmente los juegos terminaban al atardecercuando alguna vecina aburrida de los pelotazos en su reja,simplemente tomaba la manguera y dejaba todo mojado, ahíera cuando los niños -con un gracioso y dulce espíritu devenganza-, ponían divertidos sobrenombres a las señoras. Eratambién frecuente que los juegos concluyeran al calor de untípico "padentro, mañana hay que ir al colegio", eran niñosfelices, dispuestos a divertirse todo el tiempo, sabían quenada malo podía pasar iHoy día, miro hacia atrás y estoy convencida de que estatranquilidad se la llevaron el comercio y la modernidad ... elapoteósico Mal/. Lugar que en el presente, los vecinos visitanen remplazo de nuestras calles, y donde, alejados de laverdadera esencia de compartir en comunidad, nuestrosniños encuentran otra diversión.El Mall (Diana sonríe, pienso que es por el extremo parecidode la palabra mall a mal) trajo comodidad a los vecinos. Sinembargo, creo que es uno de los grandes responsables de laintranquilidad en las calles y el aumento de la delincuencia,no solo eso, estoy segura de que la mayoría de mis vecinosse encuentra actualmente muy endeudados. La cercanía de

Page 9: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

este lugar de comercio modificó profundamente la relacióncon los espacios de la población.Antes, la mayoría de las familias salía una vez al mes alcentro, compraban algunas cositas y ya. Luego de ello,volvían todos en las famosas micros amarillas. Ahora escomún ver una pasarela llena para allá y para acá sobre unnuevo América Vespucio. Caminan en dirección a sus casasllenos de paquetes, con los que pretenden llenar un vacíoque antes no existía.Sin mayores preámbulos nos dice ... !anhelo volver a ver a laJuanita Aguirre como antes, cuando llegue, esta queridapoblacióp que la acogió tan grata mente y que hoy necesitadar una mirada al pasado.

Así, llegué a la gran Juanita AguirreTeo moreno

El viejo camión de mudanza avanzaba lentamente por calleIndependencia hacia el norte, aferrado a las piernas de mimadre y entre los pocos muebles que teníamos, meencontraba yo, como un conejillo asustado, observaba conlos ojos semi cerrados, el paso de las viejas casas de aquelviejo barrio.Mis padres habían logrado al fin, después de muchos años,obtener la casa propia, atrás quedarían los años en casa delabuelo, atrás quedaban recuerdos y algunas cosas,importantes para mí, pero para mis padres eran cachureos,Llegamos a eso de las 15 horas, entramos por una callellamada :UaCoruña y avanzamos en dirección a una copa deagua, aunque traíamos la dirección anotada, nos costóencontrar la qu..e sería nuestro hogar.Las casas eran todas iguales, y los angostos pasajes, estabancubiertos por maleza que sobrepasaba el metro de altura,las numeraciones se repetían en los pasajes, solo el nombrede estos variaba.

No éramos los únicos perdidos, mucha gente estaba en lamisma, dando vueltas con sus camiones cargados ybuscando las direcciones, i pregunten "en laadrnlnlstraclónl, ---- nos dijo una vieja chica (que a la largasería una querida vecina), la administración, quedaba enunos locales, 'donde después funcionaba la Veguita.Los primeros días en nuestra nueva casa, fueron días raros,con pocos vecinos, con almacenes lejos, y personas queequivocadamente entraban hasta al comedor, antes dedarse cuenta que habían entrado a otra casa.Los primeros días en mi nueva casa, fueron muy tristes, eranatural que lo fuera, atrás habían quedado algunos amigos,vecinos y otras cosas.Nuestra casa era la segunda habitada en el pasaje, por loque había un dejo de soledad muy grande, solo seescuchaba el canto de algún pájaro y en las tardes elzumbido de los zancudos. Una mañana me despertó elruido de un motor y algunas voces, salté de mi cama y mirépor la ventana.Allí frente a mi casa un gran camión cargado de muebles yuna gran cantidad de gente que planificaba el bajarlos.Habían llegado los Gómez, 12 hermanos, sus padres yalgunos primos, me vestí rápidamente y me asomé a lapuerta, habían varios de mi edad, entre ellos Ornar, quienfuera con el tiempo uno de mis mejores amigos.Luego llegaron otras familias y el pasaje fue cobrando unavida normal, se comenzó a cortar el pasto, otros pusieronprotecciones en sus ventanas y más de alguno comenzó aampliar, para poder cobijar a sus numerosas familias.La palabra vecino era la más usada, vecino ¿tiene unserrucho?, ¿vecino, tiene un martillo?, como en todo gruposocial nos éramos necesarios unos con otros, así comenzó anacer la familia de la Juanita Aguirre.Nuestros juegos, pichangas y reuniones en la esquina,fueron actividades diarias con el tiempo.Luego empezaron las organizaciones, centros de madres,juntas de vecinos, clubes deportivos etc.Los bailes de clubes, las reuniones deportivas, y otrasactividades fueron dando vida a una gran red social ennuestra población. La presencia de una escuela modeloinsertada en la Juanita Aguirre más un comunitario, facilitóde una u otra manera el interactuar de los pobladores atodo nivel (adultos y jóvenes).La fundación de clubes deportivos, fue un ente aglutinadorde los pobladores de nuestra J, A., clubes tales como PedroAguirre Cerda (su sede se encontraba en lo que hoyes elcomunitario), Hernán Salís, Población Juanita Aguirre,Juventud Juanita Aguirre, Manutara, Estrella Naciente, yotros que fueron fundados posteriormente. Para losaniversarios, los clubes celebraban con desfiles ycandidaturas a reina, junto con campeonatos relámpagos,eran muy lindos y buenos tiempos.

Page 10: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

La pob/~¿ión se fue ampliando y nuevas construccionescomenzaron a ocupar los terrenos eriazos que aun había,por ejemplo donde estaba la cancha del Pedro Aguirre, hoyhay un supermercado, edificios de departamento seconstruyeron en Granada con Cardenal Caro,El aire se llenaba de' canciones de los Beatles y otros gruposde moda, los jóvenes comenzaron a conocer el sentido de larebeldía; el pelo -largo y camisas de muchos colores,pantalones acampanados y botas, todo esto con elcorrespondiente rechazo de los mayores de aquella época.Pero la Juanita Aguirre estaba para marcar una época, lamayoría de los jóvenes de ese tiempo, buscamos un lugarde reunión, así nace el boulevard ALTONA, si los jóvenes deProvidencia tenían el Drugstore o el Coppelia, nosotrosteníamos el gran Boulevard ALTONA, allí se reunían losmúsicos" los poetas, los pololos, los amigos, habían grandesgrupos d;e conversación, se ocupaba Altona, desde Granadahasta Marsella.

, .El suave olor a hierba, invadía la fresca brisa del atardecer,mientras se caminaba y se conversaba, allí estaban elHistórico Chico Chalo, los hermanos Heins, Andrés Bueno, elBeti, y muchos otros.A veces el viento traía la voz de los juegos que llegaban a lapoblación, invitando a la Rueda de Chicago, los gatosporfiados, rock and ball luminoso y las canciones que losmuchachos dedicaban a sus enamoradas.Quien podría olvidar los primeros cosquilleos en la guatita,si, aquellos cosquilleos producto de los primerosenamoramientos, a esa edad en que todas las niñas nosparecían interesantes, (en nuestro caso) y los niños a ellas,aunque ante el mundo negábamos nuestros secretosamores, (la negación, que le llaman los sicólogos).Comenzábamos a interesarnos más en peinarnos,perfumatnos, etc. Soñábamos con los jeans americanos, lascalcetas blancas y las camisas ajustadas.Un poco de perfume del papá. (Agua brava, old Spice.Tabac, y otros perfumes), éramos como el metrosexual delsiglo pasado.Ellas las muchachas, con sus peinados al estilo revistaRitmo, faldas plisadas, o jeans con poleras ajustadas, ah, yno olvidarse de los suecos,Todos queríamos se guitarristas, el gorro de lana y el viejomarino, eran las canciones más tocadas, luego aparecieronguitarristas expertos, tocaban lo que se les pidiera, muchasfiestas en el comunitario, en la Escuela Colón, o en losdistintos clubes deportivos, fueron el inicio de grandesromances, (algunos perduran hasta hoy).Éramos muy felices, algo pasó, hubo un gran quiebre en lahistoria, se perdieron los abrazos, cambiaron las miradas, seapagaroq! las canciones, y las guitarras en las manos de losjóvenes ahora eran fusiles,

Ya nada volvió a ser igual, aparecieron nuevos componentesen la historia, apareció el miedo, la desconfianza, ladeslealtad y la traición.Yo no quiero hablar de culpas ni culpables, solo sé que lamagia se terminó, que muchos desde ese día ya no están,física o espiritualmente. .Yo cuando niño, ya había conocido el dolor de perder seresqueridos, pero antes de llegar a viejo conocí el dblor deperder amigos.No quiero hablar de colores, solo recuerdo que. eranmuchachos llenos de sueños e ideales, aún a mis 60 añossuenan en mis oídos sus cantos, aún sus conversaciones ysus risas, aún les veo correr en mi Juanita Aguirre.Era una tarde soleada, y ese verano la. temperaturagolpeaba fuerte sobre los techo de 'las casas de lapoblación, fue Omar el primero en lanzar agua con unabotella plástica, y la sinergia se encargó del resto, cada unode nosotros buscó algún tiesto y la guerra de aguacomenzó.Fue el comienzo de una actividad diaria, con la quecombatíamos el calor.Alguien trajo la noticia, al otro lado de Huechuraba, existíanunos pezones, que eran utilizados en la fábrica de ladrillos,esas improvisadas piscinas clandestinas, fueron verdaderosbalnearios populares, la alegría duraba hasta que aparecíanlos guardias del recinto y nos correteaban.El otro punto de esparcimiento de esos tiempos, era elPuente. verde, un cerro camino a Colina, allí tambiéndisfrutábamos de las oscuras y sucias aguas del canal ElCarmen,Los paseos en el atardecer aprovechando la fresca brisa,llenaba las calles de personas de todas las edades.En la medida que pasaban los años, las actividades yconversaciones fueron cambiando, se estaba produciendoel natural cambio generacional, los amores comenzaron adar frutos, muchas niñas cambiaron sus muñecas porguaguas de carne y hueso, comenzaron a aparecer lasbarbas incipientes y las voces ya tenían tonos más graves.Quizás muchos noten que hay personajes que, no henombrado, lo hago a propósito, son personajes que nomerecen aparecer en las historias, pues sus aportes-fueronnegativos.Me refiero a los delincuentes, y otros personajes oscuros enla historia de la Juanita Aguirre.Había personajes que si eran parte del paisaje, Raúl elflorista, también estaba un señor muy de edad de cabezablanca, que frecuentaba el restaurante La Coloma, el locoLetelier, el Hipito, la Gatito (su nombre era Nelida, eramorena de unos ojazos verde esmeralda), el paco Condeza,el chico Chalo, los hermanos Heinz. La Marta Bueno, ymuchos otros.

Page 11: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Poco a poco el paisaje comienza a cambiar, muchoscruzábamos Independencia, e invadíamos las chacras delCortijo, nuestro objetivo eran los tomates que allí habíansembrados, le llamábamos rastrojear (recoger los tomatesque no eran cosechados, ya sea por el por~e o por estar unpoco picados), con nuestros sacos a la espalda volvíamos anuestros hogares como quien llega con un tesoro.Como dice el Temucano "que lindo haber sido dueño, detan tremenda inocencia"Como llegué a la gran Juanita Aguirre, ayer volví al pasado,recorrí las viejas calles hoy pavimentadas de nostalgia, y enforma inconsciente busqué con la mirada alguna cara deentonces, alguna ventana, una puerta, pero el tiempo vacambiando todo, solo la vieja Coruña y su secreto canal, Av.José María Caro y sus locales comerciales, Huechuraba y supavimento siempre deteriorado, parecían haber quedadosuspendidas en el tiempo. Al llegar a Bristol con Tokio, mellevé la gran sorpresa, pegado a la pared del colegio, aúnestaba el viejo árbol donde subíamos para pasar en formaclandestina a la piscina del Cristóbal Colón, si ve allí estabael cómplice de muchos muchachos de ese entonces, el pocoquerido plátano oriental, quizás gran culpable de nuestra~alergias, pero, el puente a la diversión de verano. Extendími mirada por Marsella hacia Av. J. María Caro, detuve misojos en casa de los Herrera, y me embargó la nostalgia,muchos recuerdos se vinieron a mi mente, la casa de donQuelo, de los Carrasca, de Ñancubilo, el viejo Daniel Santis,y muchos más, todos protagonistas de la historia de miniñez y de mi juventud, aquella niñez con sus bemoles peroque en el recuento final, siempre es de resultado positivo.Parte del paisaje de aquellos tiempos, eran las microsOvalle Negrete, en un principio con su paradero en ElCarmen, para luego ocupar un lugar donde hoy está unSupermercado, que antiguamente fue un ALMAC. Muchosqueridos fantasmas me acompañaron en mi pas:o por laJuanita Aguirre, mi madre, mi padre, y muchos mas que yahan partido, reí y conversé con ellos, como en los mejorestiempos, total ahora con esto de manos libres es común v:rgente hablando sola. El ocaso me trajo cierta tristeza, el díase terminaba y yo debía partir a mi casa, quizás en formaconsiente evité visitar a alguien específico, quizás habíatemor de recibir alguna triste noticia. Con miles derecuerdos a mi espalda me alejé de la Juanita Aguirre, porAmérica Vespucio en dirección a Maipú, donde muchos exJuanangarros, vivimos el exilio.

El florista de la Juanita.

Don Raúl

Martes por la mañana, durante todas las semanas en elliceo Almirante Riveros aparece el por todos conocido DonRaúl, "lento pero seguro" como dice el dicho con su canastode alergias para algunos y para otros un canasto lleno deamor y colores.Nos acercamos a él para preguntarle un poco de su vida,interesante debe ser conocer toda una población y ser tanquerido como lo es Don Raúl.Con 50 años viviendo en la Juanita Aguirre y vendiendo susbellas flores, Don Raúl nos comenta con una cara queinspira tranquilidad y sin ningún rodeo, que es a la noblelabor de vender bellas flores que le ha dedicado su vidacompleta y todo su tiempo, pese a que no tuvo educaciónformal, es un hombre que sabe llevar muy bien su negocio,como no, si lo comenzó a muy temprana edad.Don Raúl comparte su vida con su madre, una mujer de 96años, mujer luchadora por cierto, a la cual don Raúl leentrega su vida completa y un profundo amor.Cada mañana junto a su madre se preparan desayudo.Luego parte muy tempranito recorriendo todos los rinconesde la población ofreciendo sus flores. Tiene su clientela ysus respectivos días para cada una de ellas. El saluda,comparte alguna interesante conversación, entrega suslindas flores y sigue con sus pasos con la increíble intenciónde hacer más bello el mundo alllenarlo de flores. Tiene unaamabilidad y simpatía que casi siempre impide quealgulense niegue a comprar flores.En eso que nos relataba muchos detalles, quisimos saberalgo más íntimo y le preguntamos "care palo" por algunapololita, esposa o quizás de algún romance con una de susclientas que pudiese haber conquistado al calor de un ramode flores, nos observa, se ríe y nos confiesa que tuvo algopor aquí y por allá, pero nada más que eso, que nunca sepudo establecer con alguien una relación, pues tuvoproblemas graves con el consumo de alcohol por variosaños, eso simplemente lo llevo a la soltería. De prontoapareció por ahí un centro de rehabilitación, el que con laayuda de su más grande amor -su madre- lograron sacarlodel alcoholismo.Dice estar agradecido de su población y su gente ... nadasería igual sin la alegría de don Raúl en la Juanita, que nosolo reparte flores, sino que también recuerdos, sorpresas,regalos, llantos y por supuesto algún "Isilili!" Juntando poraños a alguna joven pareja o un "acepto" con sus tanreconocidas flores.

Page 12: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

Al fin, otra mirada. No cambiaria a mi población.

Ana

El día escolar ya casi terminaba y aun no estábamosconformes con nuestro recorrido, queríamos al menos unpunto de vista distinto, alguien que no viera solamente ladelincuencia en la Juanita, sino que también apreciara ensus ideas algo positivo de esta población, porqueciertamente lo tiene.Caminábamos de regreso a nuestro liceo cuando nosencontramos con una señora dueña de casa que nospregunto con mucha personalidad "qué hacen tantos niñosa esta hora fuera del liceo", nosotros sonreímos y lecontamos nuestra intención y lo que andábamos buscando.Ella quería dar su opinión y nosotros nos interesamosmucho en escucharla. Por fin era un punto de vista distinto,una persona que por mal que pueda estar la población, leencuentra a su vez cosas buenas.Nos dice que desde que la población comenzó a construirseha sido un ejemplo para todas las demás personas, unejemplo de superación y compañerismo entre los vecinoscon ella, solo para vería mucho mejor. Que a pesar de ladelincuencia que la afecta hoy día, nos plantea que eso esnormal actualmente en todos lados, que un lugar sin ladelincuencia es un espacio que se niega asimismo, que esparte de la vida correr el riesgo, y que quien no se sintióalguna vez así, es porque no ha vivido nunca en unapoblación, nos dice con una sonrisa muy grande.Dice que sin duda le aconsejaría a cualquier persona viviraquí, ya que ella y su familia han sido muy felices en lapobla. Hemos visto como a través de los años la poblaciónha cambiado, pero también ha surgido. Definitivamente nocambiaría la Juanita Aguirre por nada del mundo.

El hombre pájaroOsvaldo Mura/

Hay historias increíbles. Esta es una de ellas. Es tanincreíble, que ni yo mismo me la creo, pero los hechos estánahí y no los voy a cambiar ni por muy escéptico que 'unosea. El comienzo de esta historia derivó -como una especiede subproducto del terror-, de una historia también muyincreíble: la muerte de una joven mujer, en lo que la IglesiaCatólica calificó de posesión demoníaca.y la creo el summum de lo fantástico, pese a que yo mismohe visto y fotografiado personajes hechos de luz, volando aras de los cerros que aprisionan el lado nororiente deSantiago. El lugar de los sucesos, es la población JuanitaAguirre, cuyo borde norte es la calle Huechuraba, paralela a

2 http://www.pasarmiedo.com/hombres_pajaros.php

la Circunvalación Américo Vespucio, que discurre a orillasde un cordón de cerros donde la palabra fantasía esmezquina para definir lo que en dichos cerros sucede.Reporteando el caso de la joven poseída, escuché la historiade un hombre-pájaro, cosa que he leído en relatos del siglopasado, en Londres, y de los años cincuenta, en los EstadosUnidos. Pero nunca lo había escuchado en Chile. Tal vez sepodría encontrar un cierto, aunque lejano, parentesco conel "Chupacabras", que dimos a conocer en la ediciónanterior.Pero este asunto del hombre volador era algo nuevo paramí, a lo menos en la población Juanita Aguirre. La verdad esque publiqué la historia y estaba a punto de olvidarme deella, cuando una segunda persona involucrada en el caso dela poseída, me relata varios meses después, una historiasemejante. Entonces el asunto me quedó dando vueltas,pero no pasó de ahí.En febrero de este año ya la cosa tomó un cariz diferente:un joven empleado bancario, estuvo quince minutos sinhabla, tras ver pasar sobre su cabeza, a no más de diezmetros de altura, a un ser volador, blanco, resplandecienteal lado de mi casa.Entonces desempolvé las historias anteriores, hice algunasaveriguaciones y llegué a la conclusión que, si bien loscerros son escenarios de una realidad indiscutiblementeextraterrestre, en la Juanita Aguirre ronda un misterio tanantiguo como los Ovnis, que creo vale la pena investigar afondo por parte de alguna institución científica y no poralgunos auto designados "investigadores", que sólodesprestigian esta clase de enigmas, de los cuales huyen loshombres de ciencia, temiendo ser confundidos con laschabacanerías y torpezas con que se ha rodeado el misteriomás profundo a que se enfrenta la humanidad, por tantocharlatán que se cuelga títulos que nadie les dio.Lo curioso es que mientras nadie publica en forma seria unade estas historias, nadie habla, nadie recuerda nada. Perobasta con que el suceso salga a la luz pública, entonces lagente pierde el miedo al ridículo y el reportero esliteralmente "tapado" con nuevas revelaciones.La primera vez que supe del hombre volador en lapoblación Juanita Aguirre, ocurrió durante una entrevistaque hice a Luis. De dicha entrevista, copio la partepertinente al hombre-pájaro:--"Cuando vino el Santo Padre a Chile, a mí mecomisionaron por mi trabajo a la ciudad de Puerto Montt r

donde permanecí quince días. Durante mi estadía, mecomuniqué con un amigo de la Institución, a la quepertenecía y le pedí que, de vez en cuando, se viniera a daruna vuelta por mi casa, para ver si mi familia necesitabaalgo. En ese tiempo, aún no me ponían teléfono. Unanoche, mi amigo vino a mi casa y como mi esposa 'estaba

Page 13: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

acostada, hablaron por la ventana. También se encontrabapresente mi hija mayor."--"Conversaron de mi estancia en el sur y mi amigo lepreguntó si necesitaba alguna cosa o tenía algún recadopara mí. Si pasa cualquier cosa -le dijo mi compañero-- meavisas de inmediato y yo se lo comunico a Lucho, a PuertoMontt." :--"En medio de la conversación, de pronto mi amigo se davuelta por ese sexto sentido de la gente y en un árbol muyalto que había en el patio de mi casa, divisa algo muyextraño. Entonces le dice a mí mujer, Nancy: -i Mira eltremendo pájaro que hay en el árbolí -. Un pájaro gigante,negro, tan desmesurado, que mi amigo le aconsejó: --iNancy, cierra todo y acuéstate!--. Mi amigo se subió a suauto y se fue de inmediato a su casa. Llegó a su hogar, lerelató lo,;'~ucedidoa su mujer, y se acostó "espirituado" porlo que había visto."--"El me contó todo esto después y luego me lo corroborómi esposa. Era un bicho inmenso, gigante, negro. Cuandomi esposa me relató el asunto, que ya me lo había contadomi amigo, traté de calmarla y darle ánimo, pero nunca pudoolvidar esa visión tan terrorífica."En otra oportunidad, la señora Lucía, tarotista, me narró elcaso de un hombre-pájaro observado a pleno día, junto a suesposo. Esta segunda versión, sacada a luz sin habermencionado para nada el suceso anterior durante laentrevista, me dijo que el asunto de los hombres voladores,era algo más que invenciones de la gente. Resulta muydificultoso creer que la gente se pone de acuerdo eninventar historias para hacer caer a periodistas incautos,máxime cuando el supuesto incauto ha fotografiadocentenares de veces las luces que rondan los cerros vecinosy que usted podrá apreciar acompañando esta crónica.La versión que me entregara la señora Lucía, sacadatextualmente de la grabación dice:--"En noviembre de 1993, estábamos en el patio de nuestracasa y directo hacia arriba algo igual que un cóndor, con susalas extendidas, que empezó a planear en círculos sobrenosotros. Y de repente como que el pájaro sale hacia lo altoy se elevó, pero soplado. Es lo más curioso que nos hapasado".P. --¿A qué hora sucedió esto?R. --"Como a las cuatro de la tarde".P. --¿Usted conoce los cóndores; a lo menos, los ha visto enel zoológico?R. -"] Por supuesto. sí los conozco!"P. -~¿Eradel tamaño de un cóndor o más grande?R. -"Yo diría que más grande; pese a la altura, se veíaenorme. Nos llamó la atención, porque el pájaro es cierto,planea mucho rato, pero éste siempre tuvo sus alas rígidas(extendidas) y de repente se fue a una velocidad increíble."P. --¿Podría haber sido un cóndor o podría no haber sido un

cóndor?R. -"No. Yo diría que no. Era un pájaro, negro insisto, paramí un pájaro puede planear mucho rato con las alasextendidas, pero en algún momento tiene que hacer algúnmovimiento para seguir sosteniéndose en el aire. Lo quevimos nosotros en ningún momento lo hizo".P. --¿O sea, podría no haber sido un pájaro?R. -"Yo, sinceramente, pienso que podría haber sidocualquier cosa menos un pájaro. No lo pensé ni por unminuto y lo comentamos con mi marido. Le dije: --"Si no meequivoco, vinieron unos extraterrestres a visitarnos y sefueron."P. --¿Lo vio alguien más?R. -"Nosotros solamente."P. --¿Cuánto rato estuvo sobre su casa?R. --i Estuvo sobre nosotros! Estábamos parados en mediodel patio, hacia atrás, donde está la parte del pasto; estabasúper claro; era un fin de semana; él (su esposo) estaba enla casa."P. --¿No se paró en ningún árbol?R. -"Nada. Lo único que hizo fue empezar a girar en círculosallá arriba."Bueno,hasta ahí era una segunda historia de hombres-pájaros. Y nada más. Pero ya eran dos versiones.Un día un comerciante de barrio que surte de verduras aIapoblación. Mostrándome un ejemplar donde publicara elcaso de la poseída, me dijo: --"Ese pájaro negro gigante esuna cosa muy antigua aquí en la Juanita Aguirre. Lo ha vistomucha gente; yo mismo lo he divisado de noche sobre lacima del álamo que está frente a mi negocio." Lo tomé conbeneficio de inventario y al cajón de las rarezasincomprobadas.Aliado de mi casa viven dos hermanas, muchachas jóvenes,en edad de casorio. Y, claro, una de ellas estaba de novia(ahora es señora). Cierto día, me entero de algo increíble;algo así como una exageración, puesto que el reportero quecolecciona historias de hombres-pájaros, se le ha paseadopor sobre su techo, uno de estos personajes. Pero más enconsonancia con los seres de luz que rondan por los cerroscercanos y no con los pájaros negros que atemorizan' de díay de noche.El protagonista es el feliz novio de una de mis vecinas.Apenas lo conozco. Mediante "su suegro" enhebramos lasiguiente entrevista:P. --¿Tiene algún problema en contarme la historia y darmesu nombre?--. Responde presto y seguro.R. -"Me llamo Mario, tengo 26 años y trabajo en un Banco".P. --¿En qué fecha y a qué hora ocurrió este suceso?R. -"Más o menos a fines de enero de 1996, un día viernes,alrededor de las diez de la noche. Me encontraba en la casade mi novia. En el Pasaje Ferrada, cerca de Huechuraba, enla población Juanita Aguirre. Estaba en el patio trasero con

Page 14: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

mi novia y con mi cuñada."P. --¿Ellas vieron el fenómeno?R. -"No, ellas no lo vieron, porque estaban de espaldas a loque pasó: Yo estaba de frente hacia el norte y ellas frente amí, por lo tanto esto pasó detrás de ellas. "Esto" surgiócomo del techo de las casas del frente, cruzó todo el sectory se depositó en el árbol que está de espaldas de la casadonde yo me encontraba".P. --¿Cuánta distancia cree usted que cubrió "esto", en línearecta?R. -"Una buena cantidad de metros. Yo lo vi volar entre cieny doscientos metros máximo." 'Mario revisa sus recuerdos y junto al periodista calculan eltramo que cubrió, en el campo visual del observador, laextraordinaria visión. Al final concuerdan en que el vuelodel ser resplandeciente fue observado no más de ochentametros, antes de desvanecerse.P. - Ahora, por favor, descríbamelo lo mejor que susrecuerdos lo permitan.R. -"No I~ vaya olvidar nunca. De partida, era una persona,no era pájaro, de ninguna manera. Supongo que era unapersona, por lo grande. Vestía de color blanco, una especiede túnica. y no movía alas, no movía nada."P. -Usted dice: "no movía alas", ¿tenía alas?R. -"No. era como que hubiera sido. bueno, uno supone quetiene alas si va volando, pero una persona no vuela. Yeraun perso,na, seguro."P. --¿Usted piensa que vestía una túnica?R~-"Se me imagina que era una túnica."P. --¿Le vio cara, le vio cabeza?R. -"Sí, llevaba cabeza. No le vi la cara, por la distancia quenos separaba; pero llevaba cuerpo, brazos y piernas, todocompleto."P. --¿Tenía pantalones?R. -"La túnica lo cubría entero".P. --¿Le vio los pies?R. -"No, no, no, no. Pero pasó lento, no pasó rápido."P. --¿A qué altura iba, calcula usted?R. -"Cinco metros de altura".P. -Los árboles de la esquina tienen alrededor de siete uocho metros de altura mínima, le aclaro.R. -"Entonces iba a unos diez metros, pero era muy bajo.Luego de verlo, estuve como quince minutos sin hablar.Estaba tan sorprendido, nunca había visto ni imaginadocosa semejante."P. --¿Este ser, pareció mirarlo a usted?R. -"No sé. creo que no. Yo vi que iba directo al árbol."P. --¿Cómo volaba, vertical (de pie) o acostado?R. - "Acostado."P. --¿Qué color, aparte del blanco, tenía. había ciertaluminosidad en su túnica?R. -"Sí, brillaba, como resplandeciente; había un resplandor

medio azulino."P. --¿Los bordes del traje o de la túnica, tenían un colordistinto?R. -"Sí, no era completamente blanca."P. -Por favor, explíqueme mejor eso.R. -"Se veía como que el centro era blanco, pero por loscostados no era blanco. Es que es algo tan difícil deexpresar lo que uno vio."P. --¿Qué color tenía?R. -"No sé, no lo podría explicar."P. --¿NO existe ninguna posibilidad que usted lo confundieracon otra cosa, por ejemplo -aunque suene ridículo- con unvolantín grande?R. -"No, de ninguna manera. Yo estoy completamente'seguro de lo que vi, y lo que vi no era nada conocido."P. --¿Hacía ruido?R. -"Nada, ningún sonido, nada. Que fuera un avión o algoparecido. nada."P. --¿Volaba al estilo de Superman?R. -"Exacta'mente igual."P. --¿Con los brazos extendidos?R. -"No, con los brazos pegados al cuerpo. No hacía ningúnmovimiento."P. --¿Podría no haber tenido manos ni brazos?R. -"Podría no haber tenido, pero se me imagina que sí, quelos tenía."P. -Pero, ¿tenía cabeza?R. -"Sí, cabeza tenía."P. --¿Cómo era la cabeza, cómo la de un ser humano?R. - "Como la de un ser humano; y digo que era un serhumano."P. --¿Cubierta con algún sombrero o algo semejante?R. -"No, se veía negra. Lo único que se veía negro era lacabeza. Para abajo, era entero blanco. En la cabeza no senotaba nada, sólo que era negra."P. --¿Pero había algo, en el lugar de la cabeza?R. -"Sí, desde luego; había una cabeza."P. --¿Dónde se detiene?R. -"En el árbol." (El testigo se refiere a un álamo que di5tamás o menos ochenta metros desde su patio y está en laesquina de Independencia con Pasaje Quito).P. --¿Por dónde cruzó?R. -"Desde el frente; como del techo de esta casa del pasajeFerrada y pasa por encima de la casa de mi novia hasta elálamo." (El testigo aclara que parece haber salido des'de unalto ciruelo que frente a su casa y pasa rozando el techo ypor sobre su cabeza).P. --¿Usted lo vio despegar desde el árbol?R. -"No, por eso le digo que tiene que haber salido dealguna de las dos casas del frente. Venía derecho hacianosotros y se empezó a abrir hacia allá, hacia el álamo."P. -Las niñas que estaban con usted. ¿no se percataron de

Page 15: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

nada de lo que estaba sucediendo?R. -"Se dieron cuenta solamente cuando vieron que yo nohablaba."P. --¿Cuál fue su reacción?R. -"Quedé blanco. Incapaz de hacer ningún movimiento.No podía hablar. Ahí me tomó mi novia y trató de hacermereaccionar para ver qué pasaba."P. --¿Ellas no supieron qué le estaba sucediendo?R. -"Nunca supieron, porque pasó a espaldas de ellas."P. -y cua~do usted reaccionó, ¿qué les dijo a ellas?R. -"Empecé a hablar a borbotones; les conté lo que habíapasado y las tomé y nos entramos a la casa de inmediato."P. --¿Cuánto rato cree usted que presenció el paso de esteextraordinario ser?R. -"Unos diez segundos, volando lentamente."P. --¿Si se lo imaginara de pie, cuánto mediría?R. -"¿De pie? .. un metro setenta. Claro que esto a ladistancia'. Pero teniéndolo cerca, debe medir mucho más."P. --¿Usted lo vio detenerse en el árbol?R. -"Se perdió en el árbol. Se introdujo en el árbol y ya noapareció más."Esta entrevista se realiza con la copa del álamo a la vista.Invito al testigo a cambiar de posición y el álamo queda casientero a nuestra vista. Entonces le pregunto:P. --¿Podría haber pasado de largo sobre el árbol1o seestaciono' allí?R. -"Llegando al árbol se desvaneció. Me quedé mirando silo veía nuevamente, pero no lo vi más. Al rato despuéssaqué el habla."P. -A más de tres meses de ocurrido este extraordinariosuceso, ¿qué reflexiones, qué conclusiones ha sacado deello?R. -"Me ha dado miedo. Miedo de haberlo visto. Creo quebusca algo; no tengo idea qué cosa puede ser, pero buscaalgo."

Don Antonio, el carnicero.

Don Antonio,

Paseando por la calle Altona y en busca de más historiasque alguien nos quisiera contar, nos encontramos con unade las primeras carnicerías instaladas en la poblaciónJuanita Aguirre, la que además, casi como si el tiempo sehubiese detenido, aún permanece con vida y manteniendolas mismas características de siempre. Como noimpresionarnos con su entrada de plásticos coloridos.Entramos y hablamos con el dueño: Don Antonio, quienapena nos vio comenzó un encantador relato. Primero noscomenta que fundó la carnicería hace unos 44 años ~sdecir, cuando la población aun estaba en pañales-, su únicoobjetivo era poder sustentar a su familia.Mientras habla con nosotros, comienza a atender sucarnicería con mucha carisma, se le nota a lo lejos la "pasta"que tiene para atender a sus queridas clientas; un ojito poraquí, su sonrisita por acá, no le vienen mal a nadie. Él lesconversa, les sonríe y hasta su bromita sale por ahí. Bienamable resultó ser el carnicero con ceño fruncido. Debe serpor eso -que como dicen sus clientes- que ahí se hacen losarrollados y queso de cabeza más ricos del mundo."Bueno para la talla y bien alegre" dicen sus clientes al irse ydespidiéndose con un gesto, en eso él nos mira y nos dice:"estoy tan agradecido de la población, que no me iríanuuuuuuunca, le tengo mucho cariño a la gente que viene,es por eso que no se ha cerrado la carnicería, para mí ya esun record", dice riendo.Le preguntamos algún detallito de la población o algunaanécdota de la carnicería misma, mira hacia el techo,pensativo, se le empieza a notar la cara de travieso alrecordar las cosas y luego rápidamente nos comenta queaños atrás cuando terminaba de atender y cerraba lacarnicería veía a los jóvenes correr y esconderse entre losárboles, cuando se escapaban de sus casas para ir al famosoboulevard que brillaba intensamente años atrás, entredientes y risueño nos dice que no faltaba a quien pillaban yi pum! De una oreja para la casa miechica. Dice que siemprepasaba algo de noche, ya sea lo que nos cuenta o algunospasaditos de copas que de payasos a puñete limpio sedaban en la calle haciendo graciosos escándalos.La carnicería se llena: lufl Se acerca la hora de almuerzo ,nos despedimos de este hombre tan esforzado que pese asu edad, no pierde el alma de niño que se refleja en susojos. Sigue atendiendo, es notorio que le hace muy feliz sucarnicería.

Page 16: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

¿Dónde fueron a dar las tradiciones?Clementina.

Llegamos a esta población en 1978, nuestra casa estáubicada en un block cerca de la calle Huechuraba.Recuerdo con mucho cariño y nostalgia aquellos tiempos enque las t~rdes de domingo se pasaban de junta en junta conalgunos vecinos, nos encontrábamos muchas familias en loscampeonatos de futbol a alentar a nuestros hijos en lacancha de tierra, el tercer tiempo siempre transcurría entreonces y Pilsen comunitaria, y más de alguna vez de aquellosterceros tiempos surgió algún paseo por ahí.

He visto' como muchos de mis vecinos, los cambios que hasufrido en el último tiempo nuestra población, no en vanohan sido 36 años que he compartido mis penas y alegríascon los vecinos, conozco al verdulero de la esquina, a laseñora que vende el diario, a la del almacén, al zapatero, alcarnicero -dueño de la más clásica carnicería de lapoblación, esa con tiritas plásticas en la entrada, que noevocan sino pasado- y a muchas personas más, todasinmensa mente significativas en la historia de la población.Cómo no recordar tiempos pasados. Por ejemplo, esos fríosinvierno~ cuando llovía torrencialmente y teníamos quecruzar las calles convertidas en canales por nuestrapoblación, que difícil era caminar con improvisadas botas deagua (de bolsas) y que sacrificado era para las mamás de laJuanita salir con los coches y varios niños más colgando,pero la extraña fuerza pobladora siempre naturalizó todaslas dificultades que para otros era un problema.A veces miro hacia atrás, y recuerdo las tradiciones quetuvimos alguna vez, lamentablemente, como pobladores nohemos sabido mantener algunas de esas tradiciones, porejemplo:,dar un toque comunitario a la celebración de lasfiestas pátrias. Hoy todo se reduce a que cada vecinoadorna su casa, ya casi nadie coopera con algo para tomar ocomer y vamos armando la fiesta como antes, ciertamentelas antiguas relaciones comunitarias se reducen a un

"buenos días vecino, buenos días vecina". Bueno, al menosaun existen algunos espacios, por ejemplo en las juntas devecinos se siguen celebrando las fiestas navideñas, en ellascada niño y niña recibe un regalo.Yo diría que antes la celebración más importante del añosiempre era el año nuevo, en ésta los vecinos siempre salíana saludar a distintas casas, las rejas de muchos hogarespermanecían abiertas hasta muy tarde, donde uno llegaradaba y recibía abrazos, siempre el ultimo venía con unvasito de cola de mono, por supuesto casero.Yo creo que la gente que aprendió a amar esta forma devivir dentro de nuestra población, aun permanece aquí. Sinduda, nuestra vida ya no es tan comunitaria, probablementeesto no sea por querer aislarnos, sino por las condicionessociales en las que vivimos actualmente.

En la Juanita, codo a codo.Manuel.

Día a día me invade la angustia al ver en la televisiónnoticias que evidencian falta de respeto y cariño entrepersonas de diversas poblaciones y barrios de esta ciudad,precisamente por ello y al calor de la celebración de suaniversario 50, quisiera aprovechar esta oportunidad paradar mi testimonio de orgulloso poblador de la JuanitaAguirre y la importancia que tiene para todos nosotros enestos días.Mi nombre es Manuel, y llevo más de 40 años viviendo yconviviendo en esta población, junto a mi familia, vecinos yamigos, los cuales de cierta forma han sido pequeños ygrandes testigos de mi historia. Digo vivir y convivir ya quehoy más que nunca se vuelve una necesidad retomar esascostumbres de antaño, que más allá de un saludo diario,poder celebrar con mis vecinos y amigos si están bien, oacompañarlos y ayudarlas en sus momentos de tristeza. Enestos pequeños gestos de atención está la clave para labuena convivencia y también para que las costumbres,historias y vivencias sean preservadas por las "futurasgeneraciones.Recuerdo 'con mucho cariño que para el terremoto vividoen Febrero de 2010, la falta de luz y en parte el temor queprovocó en todos aquella situación, nos hizo reunirnosentre la gente del barrio y compartir de otra forma, unaimprovisada fogata surgió al atardecer, y acompañados dela suave y cálida presencia de las llamas, comenzaron abrotar historias de gente antigua, algunas eran anécdotasmuy chistosas, como cuando disfrazábamos a todos losniños del pasaje cuando era navidad, de los arbolescolgábamos cajas vacías envueltas en papel y cintas paradecorar, entre los hombres escogíamos a un viejo pascueropara repartir los pocos regalitos que habían, o cuando enlos calurosos días de verano los niños comenzaban con

Page 17: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

"El caos es la Juanita"

Víctor Arias, Anticuario

La Juanita Aguirre es conocida por ser una de laspoblaciones más golpeadas en época de dictadura, ya quela gran organización social que se logró en sus principios fuetotalmente destrozada por el sedicioso golpe de Estado.Paradigmáticamente, sería este mismo proceso el que diofuerza al surgimiento de grandes dirigentes políticos ennuestra población. Esta es la história que nos cuenta elseñor Víctor Arias "el Lalo", un reconocidopoblador/anticuario del sector, quien con 76 años acuesta,nos relata con orgullo que en su juventud fue militantepolítico.La población se creó en los años 60' con una gran variedadde pobladores emergentes, entre jóvenes y ancianos, através del tiempo la gente se comenzó a organizar enUnidades Vecinales creadas durante el gobierno de EduardoFrei Montalva. De la mano de aquellas organizaciones,aparecieron prontamente los clubes deportivos,aprovechando el sin número de improvisadas canchas defutbol en los famosos peladeros que había en la población,entre estos clubes estaba el "Tricolor O'Higgins", el T'edroAguirre Cerda", "El Carmen", entre otros.Lo anterior hacía que la población y sus habitantes fueranbien activos durante sus primeros años. Los jóvenescorriendo de cancha' en cancha, tras la pelota y con susrodillas peladas; y las mujeres por su parte, haciendo barrao con sus concursos de reinados.También nos relata que en la actual calle Altona se juntabala "juventud marihuanera", los hippies, los jóvenes de radioal hombro, las niñas de cortas faldas yesos tipos de granestilo con pantalones elefantados -la mayoría de ellos lucehoy una graciosa pansa-, La calle era llamada BulevarAltona, se llenaba impresionantemente de punta a punta,acota don Víctor.Años atrás la mayoría de los pobladores, sin diferencia degénero o edad, participaban en más de alguna organización,club o grupo. Todo esto provocaba un clima realmentehermoso en la población, todo era sociabilidad, expresa elanticuario.Con la llegada del la Dictadura todo esto comenzó adesaparecer. Poco a poco los clubes deportivos, losreinados, los centros de madres, etc, comenzaron a cerrarsus puertas, ciertamente la gente estaba muy asustada,todo fue' 'paralizado por los toque de queda. Los vecinosdejaron de ir a sus organizaciones y se encerraron en suscasas. Lo más terrible fue cuando comenzaron lasdetenciones y luego que los detenidos simplemente nuncavolvieran a aparecer. Entre ellos está el más doloroso,Alberto, hermano de Victor. Con tan solo 20 años de edad,

desapareció tras el silencio cómplice de esa malditadictadura que se llevo tantas cosas.Con todo esto del golpe de Estado, Víctor comenzó amovilizarse. Primero como dirigente sindical y con en elpaso del tiempo como un militante político. Casi comoreviviendo aquellos tiempos, nos cuenta que cuando lospobladores se reunían para salir a alguna marcha, el puntode encuentro era la esquina donde actualmente seencuentra el Santa Isabel, "ahí, a la vuelta de tu escuela",afirma.Con un notorio dejo de melancolía nos dice que paso dosaños preso durante la dictadura, aunque la mayor tristezavino cuando volvió a la población. Vio como un grannúmero de puertas se cerraba, muchas de las cualesesperaba ver abiertas de par en par. Los vecinos teníanmiedo, algo -corno les paso a tantos- podía pasar. Con unaadmirable resistencia, Víctor y algunos de sus compañerosconsiguieron una imprenta, a través de ella comenzaron aentregar más información a los pobladores. Con el paso deltiempo los vecinos volverían a abrir los ojos, y a enfrentar alos agentes de la dictadura sin miedo a nada. Por las nocheslas calles de la Juanita se convertían en escena de batallascampales. Era la población resistiendo a la dictadura, era elalma de los pobladores contra Pinochet, era el derecho a lavida contra el fascismo sedicioso y era la vida contra lamuerte. Con gran orgullo nos comenta que en muchaspoblaciones esto se repitió.Con la campaña del "NO" la Juanita comienza moversenuevamente, muchos grupos se reactivan, la gente vuelvede a poco a abrir sus puertas. Sin embargo nada es comoantes, existen hoy nuevos desafíos, hay muchos espaciosque recuperar. Nuestros nietos son los encargados decambiar la historia, tal como lo hicimos nosotros tiempoatrás. Espero que este espacio de memoria sirva comofuente de reflexión para ellos.

Page 18: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

,

RECUPERANDO MEMORIAAño 1,2014

Conchalí

Dirección y EdiciónCarolina Gajardo B.

Coordinación GeneralFrancisco Morales R.

CoordinadoresPaulina Muñoz P.Heber Troncoso C.Franco chaparro F.

ParticipantesPaula Jesfen C.

Angie Zeleme P.Alicia de la Rosa H.

Pablo Hueichaqueo L.Álvaro Vega M.

Alejandro Bevar C.Jocelyn Lara M.

Valentín Lopez M.Marco Herrera D.

Manuel Cantillana V.Gonzalo Frias S.Byron Vergara P.

Carolina Miranda M.José Parada C.Leslie Avalos S.

Alan Valdevenito C.Mario Mandiola D.Valeska Rosas B.

LICEO ALMIRANTE RIVEROS

Page 19: 50 Aniversario Población Juanita Aguirre

LICEO ALMIRANTE RIVEROSCONCHALI

2015

Aniversario Nº 50, Población Juanita Aguirre.