Afrodescendientes pnud

Click here to load reader

  • date post

    24-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    3.594
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Afrodescendientes pnud

  • 1. POBLACIN AFRODESCENDIENTEY DESIGUALDADES TNICO-RACIALESEN URUGUAYLuca Scuro Somma(coordinadora)Marisa BucheliWanda CabellaKarla ChagasAmanda DazJavier DazAna Fregascar MontaoRafael Porzecanskiscar RorraCarolina RicarteSusana RudolfNatalia Stalla

2. Este documento fue preparado por consultores y consultoras contratados, en elmarco del Proyecto Poblacin Afrodescendiente y Desigualdades tnico-Racialesen Uruguay, que lleva adelante el Programa de las Naciones Unidas para el Desa-rrollo en Uruguay (PNUD).El anlisis y las recomendaciones contenidas en esta publicacin no reflejan nece-sariamente las opiniones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrolloen Uruguay, de su Junta Ejecutiva ni de sus Estados Miembros. PNUD Uruguay, 2008Edicin y correccin: Susana Aliano Casales y Maqui DuttoDiseo y armado: Micaela da SilveiraImpresin: MastergrafImagen de tapa:Obra de Santiago Garca, Barrios del tambor I, 300 x 78 cm, acrlico sobre tela arenada, Montevideo, 2003ISBN: 978-92-990052-2-4Fondo de Poblacinde las Naciones UnidasUruguay 3. ContenidoPrlogo ........................................................................................................................................... 1Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay ............................................... 5 Introduccin ......................................................................................................................... 5 1. De la esclavitud a la abolicin* ................................................................................... 7 Trfico y venta de esclavos ..........................................................................................................7 Amos y esclavos ..............................................................................................................................9 Trabajo esclavo ..............................................................................................................................11 El proceso de abolicin de la esclavitud ..............................................................................12 Los afrodescendientes tras la abolicin ...............................................................................15 El ingreso al ejrcito .....................................................................................................................18 La educacin y el disciplinamiento de los sectores populares ....................................19 A modo de conclusin ................................................................................................................25 2. Expresiones culturales: resistencia, adaptacin, discriminacin ......................25 Las salas de nacin desde sus orgenes hasta mediados del siglo XIX .......................26 Organizacin ..................................................................................................................................26 La religiosidad africana ...............................................................................................................28 Vnculos entre naciones africanas en Montevideo ...........................................................29 Alentar la vida ................................................................................................................................30 El candombe en sus orgenes ..................................................................................................30 Los instrumentos musicales......................................................................................................31 Cuando danzan se olvidan de s mismos .........................................................................33 Chica y bmbula ...........................................................................................................................34 Las cofradas ...................................................................................................................................35 Las primeras comparsas modernas de negros ..............................................................37 Solo para blancos .....................................................................................................................38 Un baile que hizo historia ..........................................................................................................39 Integracin: Negros Lubolos, los blancos pintados de negros ....................................42 Aos de cambio ............................................................................................................................43 4. 6 de enero. Fiesta de los Reyes a travs del siglo XIX ........................................................43Festividades populares ...............................................................................................................45Los ltimos africanos ...............................................................................................................47Las salas de nacin en el Uruguay del Novecientos.........................................................473. Condiciones de vida, trabajo y educacin de los afrodescendientes a lo largo del siglo XX .....................................................51La poblacin negra e indgena vista por el Uruguay de los aos veinte ..................52Trabajo ..............................................................................................................................................53Vivienda............................................................................................................................................61Educacin ........................................................................................................................................674. Expresin del pensamiento afrouruguayo .............................................................75La Conservacin ............................................................................................................................77A votar por la resurreccin de la raza! ..................................................................................78Soldados a la fuerza .................................................................................................................80La intelectualidad afrouruguaya en la primera mitad del siglo XX ..............................81Nuestra Raza ...................................................................................................................................85Partido Autctono Negro (pan) ...............................................................................................87Escritores, artistas y profesionales ..........................................................................................905. Un debate abierto. Los afrodescendientes y el relato de la nacin ...................93Panorama de la infancia y la adolescencia en la poblacin afrouruguaya ...... 103 1. Introduccin .................................................................................................................103 2. Definiciones conceptuales y fuentes de datos .....................................................105Definicin de ascendencia ..................................................................................................... 105Fuente de datos.......................................................................................................................... 1063. Algunas caractersticas demogrficas ...................................................................107El acceso al sistema de salud .................................................................................................110Las caractersticas familiares de los hogares ................................................................... 1114. Indicadores de bienestar econmico .....................................................................1145. La participacin y el desempeo en el sistema educativo ...............................1176. Indicadores de actividad ...........................................................................................1237. Conclusiones ................................................................................................................124Bibliografa .......................................................................................................................126Desigualdad salarial y discriminacinpor raza en el mercado de trabajo uruguayo*.............................................................................................................. 127 1. Introduccin .................................................................................................................127 5. 2. Datos ..............................................................................................................................129 3. Mtodo ..........................................................................................................................133 3.1. Aspectos generales del mtodo................................................................................... 134 3.2. Primera estrategia: estimacin de una ecuacin salarial .................................... 135 3.3. Segunda estrategia: descomposicin de la brecha salarial promedio........... 136 4. Resultados.....................................................................................................................137 4.1. Ecuacin salarial ................................................................................................................. 137 4.2. Descomposicin de la diferencia salarial .................................................................. 139 5. Conclusiones ................................................................................................................140 Bibliografa .......................................................................................................................143Las vivencias de la discriminacinen la poblacin afrodescendiente uruguaya .............................................................. 144 1. Introduccin .................................................................................................................144 2. Aspectos conceptuales. Aproximacin al tema ...................................................145 Breve resea histrica de los aportes de los afrodescendientes en la frontera con Brasil ..................................................................... 148 3. Comentarios sobre cuestionesderivadas de la ejecucin del trabajo de campo.................................................149 4. Anlisis del material obtenido en las tcnicas .....................................................149 4.1. Grupos focales .................................................................................................................... 150Sentimientos, reacciones y defensas ........................................................................... 151La potencialidad est siempre en el negro ............................................................. 151Sobre los mbitos.............................................................................................................. 152La institucin educativa .................................................................................................. 152El mbito laboral............................................................................................................... 153Espacios de socializacin ................................................................................................ 155Polica................................................................................................................................... 155Entorno barrial .................................................................................................................. 156Otros..................................................................................................................................... 157Modelos .............................................................................................................................. 157El candombe....................................................................................................................... 158Gnero ................................................................................................................................. 159Relaciones de pareja ........................................................................................................ 159El color ................................................................................................................................. 160Propuestas ..........................................................................................................................160 4.2. Entrevistas en profundidad............................................................................................ 161 6. Existe la discriminacin? ............................................................................................... 161 Sentimientos, reacciones y mecanismos de defensa ............................................... 161 mbitos en los que se ubican las experiencias de discriminacin ........................ 163 La educacin ...................................................................................................................... 163 El mbito laboral............................................................................................................... 164 Los espacios de socializacin ........................................................................................ 165 Los bailes ............................................................................................................................ 165 Tiendas, bares, peluqueras ........................................................................................... 165 Religin ................................................................................................................................ 166 La salud ............................................................................................................................... 166 Modelos .............................................................................................................................. 166 El candombe....................................................................................................................... 166 Las relaciones interpersonales....................................................................................... 167 Las relaciones de pareja .................................................................................................. 167 La familia ............................................................................................................................ 168 Propuestas ............................................................................................................................ 168 5. Conclusiones, propuestas y sugerencias ..............................................................169 Bibliografa .......................................................................................................................171 Anexo .................................................................................................................................172Tabla 1: Resumen de datos de participantes (Montevideo) ....................................... 172Tabla 2: Resumen de datos de participantes del interior ............................................ 173Anexo: El perfil demogrfico y socioeconmicode la poblacin uruguaya segn su ascendencia racial .......................................... 174 7. PrlogoLas sociedades de principios de siglo xxi afrontan importantes desafos, opor-tunidades y amenazas. Su suerte depender de nuestra capacidad para construircomunidades inclusivas, equitativas y abiertas, sobre bases solidarias y racionalesque garanticen un bienestar bsico, el acceso democrtico a las oportunidades y losderechos para todas y todos, reconociendo en la diversidad una condicin necesa-ria para la construccin de un destino comn.Las notorias desigualdades que separan a unos seres humanos de otros, losdilemas demogrficos, las incertidumbres ambientales, los presagios de enfrenta-mientos entre civilizaciones, las pretensiones hegemnicas de una cultura nica, losbrotes de intolerancia y los impulsos belicistas, entre otras amenazas, reclaman unnuevo pacto de convivencia entre los pueblos, basado en el respeto de las identida-des culturales, los derechos humanos, la convivencia pacfica en el reconocimientode lo que nos diferencia y la valoracin fundamental de todo aquello que nos une.Nuestro pas no es ajeno a estos desafos.La cuestin racial ha estado prcticamente ausente en los diversos diagnsticossobre la situacin socioeconmica de la poblacin uruguaya y sobre los procesosde exclusin. En particular, es escasa la informacin disponible sobre la poblacinafrodescendiente, la minora racial ms numerosa del pas.Este trabajo constituye un aporte a la tarea de pensar y proyectar la sociedaduruguaya con equidad en la diversidad, desde la actividad acadmica, la gestininstitucional o la praxis social, en la medida en que incorpora conocimiento sobreuna temtica poco trabajada, pero relevante en la construccin de cualquier miradademocrtica sobre nuestro pasado y presente, as como nuestro futuro.La publicacin ofrece un cuerpo de informacin actualizado y riguroso sobrelas condiciones de vida de la poblacin afrouruguaya, los mecanismos y determi-nantes de su posicin desfavorable en el conjunto de la sociedad, y el contexto his-trico en el que esta realidad se ha configurado a lo largo del tiempo. Todo elloa travs del anlisis de la informacin cuantitativa existente, de la generacin dedatos cualitativos, del relevamiento de la produccin historiogrfica y del anlisisde archivo documental, realizado por destacados investigadores e investigadorasen el marco de un proyecto de cooperacin interinstitucional, y de un abordajemultidisciplinario que reuni a profesionales de las reas de historia, sociologa,demografa, economa y psicologa, lo que constituye una experiencia indita de Prlogo 1 8. trabajo en el mbito acadmico sobre el tema, con un provechoso resultado foca-lizado en las reas de la infancia, la educacin, el mercado de trabajo y el racismo.Cumple as con su objetivo de aportar a la elaboracin de una base emprica y con-ceptual para el desarrollo de polticas pblicas especficas en el mbito ejecutivo ylegislativo del Estado, orientadas a la superacin de las inequidades que afectan a lapoblacin afrouruguaya.La poblacin de afrodescendientes en Uruguay es aproximadamente un 10%de la poblacin total. Esta minora enfrenta grandes desigualdades: la proporcinde pobres en los afrodescendientes es el doble que en los blancos, relacin que seagrava al considerar la indigencia, cuya proporcin en la poblacin afrodescen-diente triplica la registrada en el conjunto de la poblacin, de acuerdo con los datosrecabados por la Encuesta Nacional de Hogares Ampliada del Instituto Nacionalde Estadstica en 2006. Asimismo, se constatan fuertes diferencias en educacin,remuneracin y acceso al empleo, entre otras inequidades.La escasa produccin de datos estadsticos oficiales y de estudios acadmicos hagenerado una invisibilidad de los problemas de raza y de racismo en Uruguay,y una falta de polticas para abordar el tema. Histricamente, ha existido escasainformacin y produccin de conocimiento sobre la diversidad tnico-racial enel pas, sobre la existencia de inequidades raciales y los mecanismos sociales quegeneran y reproducen el fenmeno en el plano material y subjetivo.Esta realidad, caracterizada tanto por los niveles generales de retroceso socialde la poblacin afrouruguaya como por los escasos trabajos disponibles sobre ello,es producto de la sedimentacin de los siguientes fenmenos que, entre otros, de-terminan su configuracin: a) las condicionantes histricas del pasado esclavistadel pas, que supusieron la insercin de la poblacin negra en las reas peor re-muneradas del mercado laboral y la asignacin general de un rol subordinado enla sociedad; b) el desarrollo del racismo como ideologa, sustento terico y prc-tico de la desigualdad por razones de raza y etnia que impregn el imaginario co-lectivo respecto a la sensibilidad, la cultura, los valores admitidos y reproducidosconsciente o inconscientemente en la sociedad, en detrimento de la poblacin ne-gra afrodescendiente; c) la construccin de un modelo de nacin, relato oficial yautopercepcin colectiva que identific al Uruguay como un pas de inmigranteseuropeos, con una sociedad homognea e integrada, y ausencia de componentesde origen indgena o africano, concebidos como valor distintivo del resto de lassociedades de Amrica; todo lo cual provoc la invisibilidad o la subvaloracin delestatus, el rol y la presencia de los afrouruguayos en la sociedad y las inequidadesresultantes de ello; d) lo ocurrido en el sistema educativo (escenario fundamentalpara el desarrollo de aspectos identitarios, valorativos y el modelo de convivenciasocial), donde la presencia de afrodescendientes en el proceso de conformacin na-cional estuvo prcticamente ausente, reducida a aspectos vinculados a la esclavitud,considerados en forma desactualizada y prejuiciosa, o basada en estereotipos sobresu rol subordinado en la sociedad, de lo cual la construccin y reproduccin de lafigura de Ansina: cebador de mate de Jos Artigas es un cabal ejemplo.2Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 9. El material que tenemos el gusto de prologar puede contribuir de manera signi-ficativa a la superacin de todo ello.El libro es uno de los productos de un proyecto de cooperacin Poblacin Afro-descendiente y Desigualdades tnico-Raciales en Uruguay, presentado y aproba-do en el marco del Fondo Fiduciario Espaa-pnud Hacia un Desarrollo Integradoe Incluyente, el cual promueve el apoyo a propuestas que contribuyan de modoefectivo a la reduccin de la pobreza en sus diversas manifestaciones, con especialatencin a las poblaciones afrodescendientes, y a la disminucin de las desigual-dades. El proyecto reuni aportes tcnicos, polticos y financieros de los siguientesorganismos: Cmara de Representantes del Parlamento del Uruguay, a partir de lainiciativa planteada en su Comisin de Poblacin y Desarrollo Social; Instituto Na-cional de Estadstica (ine), Agencia Espaola de Cooperacin Internacional para elDesarrollo (aecid), Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (pnud),Fondo de Poblacin de las Naciones Unidas (unfpa) y Fondo de Desarrollo de lasNaciones Unidas para la Mujer (unifem).El proyecto tuvo el objetivo general de contribuir a la generacin de conoci-mientos y a la visibilidad de la poblacin afrodescendiente, de cara a la formulacinde polticas pblicas sociales de combate a la pobreza y la desigualdad. Los objeti-vos especficos han sido: 1) elaborar un diagnstico de la situacin de la colectivi-dad afrouruguaya en Uruguay; 2) analizar el papel de la discriminacin racial enlos peores desempeos socioeconmicos que registra la poblacin negra en Uru-guay; 3) promover la acumulacin de conocimiento en las ciencias sociales sobre lasituacin de la poblacin negra en Uruguay; y 4) proporcionar una base empricapara la inclusin de la dimensin racial en el diseo, la ejecucin y el monitoreo delas polticas pblicas.Este material incluye trabajos sobre el pasado y el presente de esta comunidad.En el primer captulo se presenta una breve historia de la poblacin afrouruguaya,estudio a cargo de los historiadores Ana Frega y scar Montao, y el equipo inte-grado por Karla Chagas y Natalia Stalla. El segundo captulo consiste en un pano-rama de la infancia y adolescencia afrodescendiente; su elaboracin estuvo a cargode la antroploga Wanda Cabella. El tercer captulo consiste en un informe sobrela discriminacin de la poblacin negra en el mercado de trabajo y la desigualdadsalarial en Uruguay, elaborado por la economista Marisa Bucheli y el socilogoRafael Porzecanski. Finalmente, el cuarto trabajo consiste en un estudio cualitativorespecto a la percepcin de discriminacin racial de la poblacin afrodescendientey sus consecuencias en el desempeo social y econmico. Este trabajo fue elabora-do por la psicloga Susana Rudolf y el equipo integrado por Amanda Daz, JavierDaz, Carolina Ricarte y scar Rorra.En el entendido de que la poblacin afrodescendiente no padece homognea-mente la discriminacin y la desigualdad racial, se incluy la categora analtica degnero para hacer visibles los cuadros agravados de discriminacin que padecenlas mujeres afrodescendientes en materia socioeconmica, educativa, de salud y deacceso a otros bienes y servicios. Prlogo 3 10. Corresponde agradecer a quienes con su apoyo y comprometida labor hicieronposible el trabajo de investigacin que contiene este libro.Todo ello ha sido inspirado en slidos compromisos al servicio de objetivos yanhelos que seguramente entre todos contribuiremos a concretar: la superacinde las condiciones de vida de la poblacin negra del pas; el combate a la discrimi-nacin racial que est en la base de las inequidades que padece; el fomento de unasensibilidad con pautas de relacin entre las personas, sustentada en valores soli-darios de integracin social de todas y todos por sobre las diferencias naturales queenriquecen la sociedad, asumiendo que en el reconocimiento generoso, respetuosoe inclusivo de todos sus componentes descansa la fortaleza de una comunidad. Prof. Edgardo Ortuo Representante Nacional Montevideo, 3 de diciembre de 2008.4Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 11. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay Ana Frega, Karla Chagas, scar Montao, Natalia StallaIntroduccinA mediados de la dcada de 1950, el modelo de una identidad uruguaya basadaen el mito de una sociedad igualitaria y homognea comenz su prolongada crisis.La visin complaciente, sintetizada en la frase como el Uruguay no hay, contras-taba con la denuncia de situaciones de pobreza, marginacin y exclusin. En 1956,a raz de la publicacin de un artculo sobre la discriminacin a los negros en elUruguay en las pginas del semanario Marcha, se desat una virulenta polmicaen la que no faltaron quienes salieran a cuestionar la veracidad de las denunciasrealizadas.1 Si bien medio siglo ms tarde se han dado una serie de pasos tendientesa luchar contra el racismo, la xenofobia y la discriminacin, el problema est lejosde ser resuelto.2En el campo que nos compete, la participacin en el proyecto Poblacin Afro-descendiente y Desigualdades tnico-Raciales en Uruguay apunta a contribuir alconocimiento y la difusin de la historia de los afrodescendientes en los territoriosque actualmente conforman la Repblica Oriental del Uruguay, con miras a unarevisin general de los orgenes sociales, tnicos, polticos y culturales de la pobla-cin uruguaya.La elaboracin de esta Breve historia supuso varios desafos vinculados alplanteamiento del objeto de estudio, el hallazgo de las fuentes documentales nece-sarias y la exposicin, de forma clara y concisa, de los resultados. Los integrantesdel equipo poseen diversos niveles de formacin, variadas experiencias de trabajoy distintas modalidades de relacin con el colectivo afro, y tienen como denomi-nador comn una reconocida trayectoria en el abordaje historiogrfico de distintasfacetas de este complejo tema.3El marco cronolgico de la obra se abre con la llegada forzada de afrodescen-dientes esclavizados al territorio que luego sera el Uruguay y se cierra en la dcada1 La polmica es tratada desde distintos ngulos en los apartados 3 y 4.2 Entre otros, pueden mencionarse la creacin de una Comisin Honoraria encargada de planificar acciones contra el racismo, la xenofobia y ladiscriminacin (ley n.o 17817, del 6/9/2004), la declaracin del 3 de diciembre como Da Nacional del Candombe, la Cultura Afrouruguaya y laEquidad Racial (ley n.o 18059, del 20/11/2006) o el establecimiento de la Unidad Temtica por los Derechos de los Afrodescendientes (UTA) en laIntendencia Municipal de Montevideo (resolucin n.o 3895/03, del 26/9/2003).3 A ttulo de ejemplo pueden mencionarse, entre las obras de scar Montao, Umkhonto (1996), Yeninyanya (2001) y el tomo I de Historia afrouru-guaya (2008), y entre las de Karla Chagas y Natalia Stalla, Esclavitud y trabajo. Un estudio sobre los afrodescendientes en la frontera uruguaya,1835-1855 (2004), en coautora con Alex Borucki. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 5 12. de 1970, tras el golpe de Estado, cuando la dictadura civil-militar dispuso el desalo-jo de los conventillos Medio Mundo, Ansina y Gaboto.El primer apartado, De la esclavitud a la abolicin, elaborado por Karla Cha-gas y Natalia Stalla, se concentra en el trfico esclavista, las condiciones de la escla-vitud, los avances y retrocesos del abolicionismo y la situacin de los afrodescen-dientes despus de la obtencin de la libertad. Los conflictos hispano-lusitanos porel control del comercio colonial y la explotacin de los territorios americanos delos que no estuvieron ajenos sus respectivos aliados, Francia y Gran Bretaa, larevolucin de independencia y los enfrentamientos armados en el marco de losprocesos de construccin estatal en la regin platense constituyen el marco quecontribuye a explicar las grandes lneas de esta etapa.El segundo apartado, Expresiones culturales: resistencia, adaptacin, discrimi-nacin, elaborado por scar Montao, se detiene en las diversas formas en que lascomunidades de africanos y sus descendientes procuraron preservar sus tradicionesculturales, explorando sus ritos y festividades, as como los complejos y conflictivoscaminos de insercin en la sociedad uruguaya y, ms concretamente, montevideana.El tercer apartado, Condiciones de vida, trabajo y educacin de los afrodes-cendientes a lo largo del siglo xx, con la autora de Karla Chagas y Natalia Stalla,presenta los contrastes entre un proyecto de fuerte tono igualitarista e inclusivo yuna realidad signada por el acceso desigual y la discriminacin. Haciendo un usointensivo de las escasas fuentes disponibles, se estudian las distintas oportunidadesde empleo, que evidencian las rmoras de la poca esclavista; la vivienda, con es-pecial atencin a los denominados conventillos; y las alternativas de acceso de losafrodescendientes a los distintos niveles de la enseanza pblica.El cuarto apartado, La expresin del pensamiento afrouruguayo, realizado porscar Montao, repasa las distintas iniciativas de organizacin y expresin de lascomunidades de afrodescendientes hasta el golpe de Estado de 1973. Publicacionesperidicas, asociaciones culturales, centros de recreacin, movimientos reivindica-tivos y hasta la constitucin de agrupaciones polticas del colectivo negro confor-man una rica tradicin de lucha y defensa de sus intereses a lo largo del siglo.A modo de final, Ana Frega plantea algunas ideas para Un debate abierto. Losafrodescendientes y el relato de la Nacin. Luego de un breve repaso del tratamien-to del tema en el primer centenario de la Repblica, se presentan las distintas facetasde la movilizacin de los afrodescendientes en la revolucin de independencia.Al final del libro se incluye la bibliografa y las fuentes ditas consultadas. Ex-cede a los objetivos de este trabajo la realizacin de un estado de la cuestin, perotanto el repaso de los ttulos como de las fechas de publicacin de los materialesincluidos en la bibliografa especfica permiten una aproximacin a los temas endebate y muestran el viraje operado en los ltimos aos.Es esta una obra en construccin. Procura acercar a los ms amplios sectores dela poblacin un panorama sinttico de algunos aspectos de la historia de las comu-nidades negras en este territorio, desde tiempos coloniales hasta mediados del siglo6Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 13. xx. Asimismo, espera contribuir al desarrollo de nuevas y ms profundas investiga-ciones que permitan avanzar en la elaboracin de una Historia del Uruguay que dcuenta de los procesos y problemticas aqu esbozados. Ambos propsitos se basanen el convencimiento de que es sobre la ampliacin y la difusin del conocimientoque puede edificarse una sociedad ms solidaria y ms justa. Creemos que es esteuno de los deberes ineludibles de la historia.1. De la esclavitud a la abolicin4Trfico y venta de esclavosLa esclavitud africana en Amrica Latina y el Caribe constituy una etapa tardade la evolucin de esta institucin conocida desde la antigedad y le dio una sin-gular caracterstica econmica. El trfico de esclavos fue heterogneo y dependidel desarrollo econmico del lugar de destino, variando tanto el lugar de proceden-cia como el volumen de esclavos transportados. La migracin forzada de africanosa la Amrica espaola comenz con las primeras conquistas, y se dirigi principal-mente a las minas de oro y plata de Mxico y Per. Desde mediados del siglo xviila mayor demanda de esclavos provino de las plantaciones de azcar de la Amricaportuguesa y del Caribe. Hacia finales del siglo xviii la esclavitud estaba firmemen-te arraigada; los esclavos africanos eran considerados por quienes explotaban lasriquezas americanas como la fuerza de trabajo ms conveniente para las diversasactividades econmicas desarrolladas a lo largo del continente.5Las carencias y omisiones en los registros aduaneros, sumadas al trfico clandesti-no, impiden establecer una cifra exacta de los esclavos arribados a Amrica Latina y elCaribe.6 Sin embargo, se ha establecido que entre 1500 y 1867 algo ms de 12.000.000de africanos cruzaron el Atlntico forzadamente, casi la mitad de ellos entre 1750 y1825. Para el caso del Ro de la Plata, recientes investigaciones han establecido cifrasque constituyen el mnimo de una estimacin. En todo el siglo xvii, se estima quearribaron, por va martima, unos 14.000 esclavos a Buenos Aires, y en la primera mi-tad del siglo xviii lo hicieron algo ms de 20.000.7 Entre 1786 y 1812, al menos 60.000esclavos fueron trados al Ro de la Plata desde frica (y Brasil, ms aquellos quellegaron a travs de la frontera entre la Banda Oriental y Ro Grande; lo que muestrahasta qu punto el crecimiento de la regin en el ltimo tramo del perodo colonial sesustent en un mayor comercio de esclavos, al que a la vez contribuy.84 Parte de este captulo ha sido elaborado a partir de Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla, Esclavitud y trabajo. Un estudio sobre los afrodes-cendientes en la frontera uruguaya, 1835-185, Montevideo: Pulmn, 2004.5 Hebert S. Klein: La esclavitud africana en Amrica Latina y el Caribe, Madrid: Alianza, 1986, pp. 13-14, 19-20, 25, 28-29, 37 y 62.6 Juan M. de la Serna: Periodos, cifras y debates del comercio de esclavos novohispanos, 1540-1820, en Revista Amrica Latina en la HistoriaEconmica, n.o 21, Mxico, enero-junio 2004, pp. 49-57, , consulta 9/7/2006.7 Alex Borucki: El trfico de esclavos en el Virreinato del Ro de la Plata, 1777-1812, ponencia presentada en el simposio A 200 aos de la Juntade Gobierno de Montevideo, Montevideo, Cabildo Municipal, 1 y 2 de octubre de 2008.8 Ibdem. William Acree y Alex Borucki: Jacinto Ventura de Molina y los caminos de la escritura en el Ro de la Plata, Montevideo: Linardi y Risso,2008, p. 23.Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay7 14. Origen declarado de los esclavos arribados va martima desde frica y Brasil al Ro de la Plata. Perodo 1777-1812OrigenEsclavos arribadosAngola y Congo 5.687Costa de Oro 1.055 Guinea Occidental 1.740Mozambique11.425 Otros puertos 4.207 frica s/especificar2.291 frica subtotal26.405 Ro de Janeiro 15.155 Salvador de Baha 7.955 Otros puertos 2.185 Brasil s/especificar6.792 Brasil subtotal32.087Total58.492Fuente: Alex Borucki: El trfico de esclavos en el Virreinato del Ro de la Plata, 1777-1812, ponencia presentada en el simposio A 200 aos de la Juntade Gobierno de Montevideo, Montevideo, Cabildo Municipal, 1 y 2 de octubre de 2008.Adems de las ganancias reportadas a los comerciantes involucrados en el tr-fico de esclavos, la actividad tambin fue beneficiosa para el erario pblico, queimpona el pago de derechos de introduccin.9 Entre 1787 y 1809, la trata esclavistadinamiz la economa colonial, enriqueciendo a los comerciantes locales, quienesmayormente participaron como intermediarios. Desde 1787 se extendi permiso ala Real Compaa de Filipinas para traficar esclavos, cuyos primeros arribos se ve-rificaron en 1788.10 En 1791 se design a Montevideo nico puerto de introduccinde esclavos para el Ro de la Plata, Chile y Per.En ese contexto, y a partir de los reclamos de los vecinos, se entendi necesariala ereccin de un espacio que resguardara a los esclavos, pero sobre todo a lospobladores del lugar, de posibles enfermedades tradas en el viaje. El lugar fue cons-truido por la Compaa de Filipinas para depositar a los esclavos en cuarentena an-tes de reembarcarlos a Buenos Aires y otros puertos, y sera conocido como Caserode los Negros.11 Los esclavos trados por la Compaa tuvieron una alta mortalidad:de 2.830 sobrevivi cerca del 77%.12Luego del alojamiento temporario, la primera venta de los esclavos arribados aMontevideo que no eran llevados a otros destinos se realizaba en el propio Caseroo mediante subasta.13 El valor de los esclavos estaba ligado a su edad, condiciones9Paulo de Carvalho Netto: El negro uruguayo, Quito: Ed. Universitaria, 1965, pp. 58-60.10 Homero Martnez Montero: La esclavitud en el Uruguay (II), en Revista Nacional, n.o 41, mayo 1941, p. 233.11 Elizabeth Onega y Carmen Curbelo: El Casero de los Negros: investigacin arqueolgica del contacto afro-americano, en Arturo Bentancur, Alex Borucki y Ana Frega: Estudios sobre la cultura afro-rioplatense. Historia y presente, Montevideo: FHCE, Actas II, 2005, pp. 13-27.12 Alex Borucki: El trfico, o. cit.13 Arturo Bentancur: El puerto colonial de Montevideo (I). Guerra y apertura comercial: tres lustros de crecimiento econmico (1791-1806), Montevi- deo: FHCE, 1997, pp. 254-255 8 Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 15. fsicas, sexo y oficio. En la mayora de los casos, a medida que pasaba el tiempo detrabajo, el precio de los cautivos descenda a causa de los vicios que se le podanadjudicar: problemas de salud o mala conducta. En otros casos, la especializacinen alguna labor poda aumentar el valor del esclavo.Las guerras de independencia y las disposiciones abolicionistas britnicas afec-taron el trfico de esclavos. Sin embargo, la esclavitud se mantuvo como institucin.Con el progreso de los medios de comunicacin, ya hacia mediados de la dcada de1830, se ofertaba este trfico en los peridicos.Diferentes estimaciones sitan a la poblacin afrodescendiente en Montevideoen cifras que rondan el 25% incluso el 30% en las primeras dcadas del sigloxix. Luego del perodo revolucionario, el porcentaje de habitantes esclavos y deorigen africano continuaba siendo importante.En 1819 representaban entre un 20% y un 25% de la poblacin de Montevideo.14Hacia la dcada de 1830, la poblacin negra se concentraba en la capital, as comoen la frontera norte y este del territorio. El desarrollo econmico de la ciudad, favo-recido por la coyuntura regional, incentiv una mayor demanda de mano de obra,promoviendo de esta forma la introduccin de hombres y mujeres desde fricabajo la modalidad de contratos de colonos. Asimismo, la introduccin ilegal deafricanos desde Brasil a travs del trfico en pequea escala y el establecimientoen la frontera de estancias de brasileos que empleaban esclavos contribuyeron amantener un ndice de poblacin africana y descendiente cercano al 30%, tanto enla capital como la frontera.15Amos y esclavosHombres y mujeres de origen africano fueron trados forzadamente para servircomo trabajadores durante la poca colonial y tras la independencia. La justificacinmoral de la esclavitud radic en factores de diferenciacin racial. Africana, escla-vitud y racismo se vincularon estrechamente. El racismo permiti incorporar ma-sivamente el trabajo esclavo sin mayores cuestionamientos morales.16 Hasta 1789 elempleo del trabajo esclavo, as como la relacin amo-esclavo en los dominios espa-oles, estuvo regulada por las leyes de partidas, la recopilacin de las leyes de Indias,reales cdulas y ordenanzas particulares. Posteriormente, la esclavitud cont conuna recopilacin genrica que regulaba su funcionamiento, aunque su aplicacin nose extendi ms de cuatro o cinco aos en algunas regiones y en otras no tuvo efecto.Dado su carcter abstracto y confuso, en buena medida la costumbre local estableci14 Ana Frega: Caminos de libertad en tiempos de revolucin. Los esclavos en la Provincia Oriental Artiguista 1815-1820, en Arturo Bentancur, Alex Borucki y Ana Frega: Estudios sobre la cultura afro-rioplatense. Historia y presente, Montevideo: FHCE, Actas I, 2004, p. 57.15 En 1830, el peridico El Caduceo public un padrn de las cuatro primeras secciones de Montevideo, en el que los esclavos representaban el 25%. Seguramente la dimensin de la poblacin afrodescendiente era algo superior, pues no se detall el color de los sujetos anotados como libres. scar Villa y Gerardo Mendive: La prensa y los constituyentes en el Uruguay de 1830, Montevideo: Biblioteca Nacional, 1980, pp. 85 y 146. Segn los padrones existentes de las antiguas jurisdicciones de Cerro Largo, Tacuaremb y Rocha, en la dcada de 1830 la poblacin esclava oscilaba entre el 25% y el 30% de los habitantes en cada lugar. Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 163-173.16 Ana Frega, Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: Memorias del simposio La ruta del Esclavo en el Ro de la Plata: su historia y sus consecuen- cias, Montevideo: UNESCO, 2005. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay9 16. una reglamentacin con fuerte impronta prctica.17 A pesar de los cambios polticosoperados en el territorio oriental, que implicaron la sucesin de gobiernos de distin-to origen espaolista, afn al Directorio de las Provincias Unidas, artiguista, lusi-tano, brasileo u oriental, la normativa continu vigente, con ciertas salvedades,tras la jura de la Constitucin y el establecimiento del Estado Oriental en 1830.Los amos eran propietarios tanto del sujeto esclavizado como de su trabajo. Laestructura de interaccin esclavista consideraba a los esclavos objetos con cier-tos derechos (a la vida, a cambiar de amo en caso de malos tratos comprobados,a comprar su libertad, a formar matrimonio, a establecer patrimonio y a contraerdeudas). Los amos estaban obligados a brindarles vivienda, alimento y vestimenta,as como a hacerse cargo de los gastos de bautismo, enfermedad y entierro. EnMontevideo, el lugar destinado a los dormitorios de los esclavos generalmente seubicaba en el segundo patio de las antiguas casas, donde estaban, adems, la cocina,el gallinero y las letrinas. En el medio rural fue frecuente que se destinara a ese finalguna construccin separada de la casa principal; en los pueblos o villas del inte-rior en general se destin algn lugar dentro de la casa-habitacin familiar.18La comida que mayoritariamente consumieron fue la sopa o el guiso, que mez-claban verduras, hortalizas y en ocasiones carne. Tambin ocasionalmente consu-man alguna fruta, como durazno o membrillo. La yerba y el tabaco fueron losvicios que, junto con el vino de menor costo o alguna bebida destilada como lacaa, complementaban la dieta de los esclavos y formaban parte de la dieta de lapoblacin. La vestimenta de los esclavos varones consista mayormente en un pon-cho y calzoncillo ms tarde el chirip, y las mujeres llevaban vestido, rebozo yalgn pauelo, como los sectores pobres en general.19Los amos tenan derecho a recurrir al uso de la fuerza para reglar el trabajo desus esclavos, pero en caso de que les produjeran lesiones de entidad, estos podandenunciarlos al Defensor de Menores y Esclavos. Aunque probablemente muchosesclavos no conocieran las leyes, supieron reclamar cuando los amos incumplieronlos deberes o excedieron sus derechos. En caso de corroborarse los abusos, el De-fensor les otorgaba la posibilidad de cambiar de propietario.Aunque las relaciones amo-esclavo estaban reguladas por un marco legal, lasprcticas cotidianas no necesariamente se asentaron sobre esa base; es decir, msall de las relaciones de esclavatura, algunos amos consideraron a sus esclavos mscomo personas que como cosas. La posicin de poder del amo no impidi quese entablaran lazos ms estrechos que los estrictamente laborales. La existencia deestos vnculos supona una relativa mejora en la calidad de vida de esos esclavos,que en algunos casos llegaba a posibilitar su libertad.17Arturo Bentancur y Fernando Aparicio: Amos y esclavos en el Ro de la Plata, Montevideo, Editorial Planeta, 2006.18Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 244-245; Daniel Schvelzon ha demostrado la variedad de aposentos brindados a losesclavos en Buenos Aires, sobre la base del estudio de los planos de viviendas. Daniel Schvelzon: Arquitectura para la esclavitud en Bue-nos Aires: Una historia silenciada, en Critica, Instituto de Arte Americano-UBA, 2002, .19Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 253-254; Alba Mariani: Vida material y vestimenta en el Ro de la Plata (1850-1890),Montevideo: FHCE, 2007, pp. 143-151. 10 Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 17. El tema de las piadosas o crueles relaciones entre amos y esclavos debesuperar el anlisis meramente centrado en cuestionar la bondad o brutalidaddel amo. La esclavitud como institucin, al privar al individuo de su libertad ydisponer sobre su persona, implica dominacin y violencia. Las relaciones entreamos y esclavos deben ser consideradas a la luz de la capacidad de adaptacin deestos ltimos para sobrellevar una situacin determinantemente negativa. Proba-blemente desarrollaron estrategias cotidianas para adaptar su comportamiento alas expectativas de los propietarios. No obstante, la buena conducta del esclavono impeda los excesos de violencia fsica, en virtud de que cada amo evalu en qucasos aplicar correctivos y dosific con sus propios parmetros la violencia.20Trabajo esclavoNo es posible comprender las cuestiones tnicas y raciales sin integrar el anlisisde clase. Los grupos dominantes durante el coloniaje se imaginaron el orden sociala travs de un sistema de castas, en el cual los africanos eran relegados al ltimopeldao. Tras la fundacin republicana, el lugar ocupado por los esclavos en el or-den social continu vigente, aunque con ciertas salvedades. Los esclavos fueron lamayor parte de la fuerza laboral de la economa rural y urbana del territorio orien-tal; su trabajo se utiliz en casi todos los rubros desde la poca colonial, durante elperodo revolucionario y tras el establecimiento del Estado Oriental.El servicio domstico, fundamental para los pobladores, era solo parte de laactividad que desarrollaban los esclavos. Trabajaron como vendedores ambulantes,lavanderas, planchadoras, costureras y en las operaciones portuarias. Tambin des-empearon algunos oficios, tales como zapatera, sastrera, carpintera, albailerao herrera, y fueron empleados en establecimientos de produccin y de comercio,como saladeros, panaderas, veleras.21Los saladeros posean altos niveles de participacin esclava en varios oficios:tropero, carneador, chirimango o deshuesador, salador, entre otros. Su operativaimpona una ubicacin costera, preferentemente en la baha de Montevideo. En ladcada de 1830, los mayores saladeros se encontraban en la flamante villa de Cos-mpolis (Cerro). Asimismo, el bloqueo de los puertos del Plata durante la dcadade 1840 favoreci el desarrollo de saladeros en ciertas zonas de la frontera, particu-larmente en San Servando y Arredondo (Cerro Largo).En ocasiones los esclavos trabajaron para otras personas recibiendo una paga.El dinero obtenido por estos conchabos iba mayoritariamente a las arcas del amo,salvo el generado por las tareas realizadas los domingos y feriados, el cual poda serretenido por los esclavos y ahorrado con el fin de poder comprar su libertad y/o lade su familia.20 Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 227-234; Arturo Bentancur y Fernando Aparicio: o. cit., pp. 181-193, 209-211; scar Montao: Historia afrouruguaya, tomo I, Montevideo: Mastergraf, pp. 357-382 .21 Luca Sala, Nelson de la Torre, Juan C. Rodrguez: Estructura econmico-social de la colonia, Montevideo: EPU, 1968, pp. 54-58, 138, 141-150.Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay11 18. La integracin laboral de la poblacin de origen africano en los establecimientosrurales constituy un fenmeno cotidiano. La mano de obra esclava garantiz a lospropietarios el acceso al trabajo permanente, mientras que el trabajo libre fluctusegn las necesidades estacionales y coyunturales. En ellos realizaron una variedadde labores: las propias de la ganadera (arreo, yerra, faena), as como de la produc-cin agrcola y, en forma ocasional, podan desempearse en la fabricacin de cal,la molienda del trigo, etctera. Los establecimientos productivos existentes en elterritorio oriental emplearon de forma diversa el trabajo esclavo. Aunque ello fuems frecuente en los establecimientos de mayor concentracin ganadera, tambinse dio en estancias de mediana y pequea dimensin, labranzas y quintas, comple-mentado con formas de trabajo libre (peones y jornaleros) y/o con el trabajo fami-liar. Asimismo, en la frontera norte y este existieron grandes haciendas, propiedadde brasileos que incorporaron casi exclusivamente fuerza de trabajo esclava.Los esclavos tanto en Montevideo como en la campaa, y particularmente aque-llos que contaban con cierta movilidad posibilitada por el desempeo de sus ta-reas, accedieron a diversos mbitos pblicos de entretenimiento (la pulpera y susrondas de bebidas, naipes y carreras) y de conmemoracin (la iglesia con sus misas,festividades e incluso ritos funerarios). Aunque a los esclavos se les permitan cier-tas instancias de diversin, algunas actividades les fueron prohibidas, en especial adeterminadas horas, con el argumento de que distorsionaban el orden.Por otro lado, los esclavos trajeron consigo determinadas prcticas religiosas quese daban cita en las diferentes salas de nacin africanas en Montevideo, tema queser tratado en el captulo 2. Asimismo, aunque las investigaciones existentes sobrelas comunidades de frontera en el siglo xix, basadas en fuentes judiciales y/o admi-nistrativas, solo han hallado rastros que aproximan a los esclavos a las prcticas dela religin catlica, es posible que al resguardo de los amos desarrollaran actividadesque incluyeran cantos, bailes o el repique de tambores, al igual que en Montevideo.El espacio privado de los esclavos era el nico mbito de verdadera libertadque podan disfrutar, y los amos teman a lo que podan hacer en l. La privacidaden el medio rural se vincul a la poca poblacin, el aislamiento y la lejana, mien-tras que la cercana y la vecindad en Montevideo o en las villas y pueblos ofrecie-ron otro marco para esa cotidianidad. Mujeres y hombres esclavos encontraron losmedios para entablar relaciones entre s, escapando generalmente de la vista de losamos y las autoridades.El proceso de abolicin de la esclavitud Los esclavos recorrieron, tanto en forma individual como colectiva, complejoscaminos para obtener su libertad. En ocasiones se convirtieron en libertos a travsde la compra de su libertad. En otros casos ello devino de la concrecin de relacio-nes ms humanas, que posibilitaron la manumisin22 como una gracia, va tes-22Manumitir significa dar libertad a un esclavo. 12Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 19. tamento o directa ante testigos.23 Junto con las formas ordinarias de manumisin(disposicin testamentaria, carta de libertad otorgada judicialmente o por la simplevoluntad del amo) existieron las extraordinarias, vinculadas a las levas militares du-rante las guerras de independencia. Hubo manumisiones parciales relacionadas conconflictos blicos desde el perodo colonial, y tales prcticas continuaron durante larevolucin en el Ro de la Plata y se extendieron hasta la guerra de independenciacontra el Brasil. Sin embargo, la defensa del derecho a la propiedad pes al momentode justificar la esclavitud o el trabajo de los africanos y sus descendientes.Disposiciones legales sobre trfico de esclavos y proceso de abolicin. Perodo 1812-18621812Abril. Provincias Unidas. Prohibicin del trfico de esclavos.18132 de febrero. La Asamblea en Buenos Aires decreta la libertad de vientres, quetambin se habra aplicado en la Provincia Oriental artiguista.4 de febrero. Decreto que dispone que los esclavos de pases extranjeros seranlibres en el territorio de las Provincias Unidas. Se suspende por protestas de Brasil.6 de marzo. Reglamento aprobado por la Asamblea de Buenos Aires que fija lascondiciones de los libertos o pupilos, quienes alcanzaran plena libertad a los 20 aoslos varones y 16 las mujeres.18255 de setiembre. Florida. Sala de Representantes. Ley de Libertad de Vientres.Prohibicin del trfico de esclavos de pas extranjero.183020 de enero. Montevideo. Asamblea General Constituyente y Legislativa. Se extiendea todos los puntos del territorio la ley del 5 de setiembre.18 de julio. Estado Oriental. Constitucin de la Repblica. Art. 7: Son ciudadanosnaturales los hombres libres nacidos en cualquier parte del territorio del Estado. Art.131: En el territorio del Estado nadie nacer ya esclavo; queda prohibido para siempresu trfico e introduccin en la Repblica. Art. 132: Queda para la futura legislaturareglamentar la aplicacin de la prohibicin del trfico de esclavos.183212 de noviembre. Montevideo. Firma del primer contrato para la introduccin decolonos africanos.183714 de junio. Montevideo. Ley de reglamentacin del trfico de esclavos. Se establecergimen de patronato de 3 aos para los africanos introducidos ilegalmente, y elpatronato de los africanos menores se prolonga hasta los 25 aos183913 de julio. Montevideo. Firma del tratado anglo-uruguayo para la supresin deltrfico de esclavos. El tratado se ratific el 21 de enero de 1842.23 Arturo Bentancur y Fernando Aparicio: o. cit., pp. 63-122, 229-234; Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 234-243.Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 13 20. 184628 de octubre. Campo sitiador (Gobierno del Cerrito). Ley de Abolicin de laEsclavitud. Al da siguiente se aprueba la reglamentacin de la ley, que crea lascomisiones clasificadoras de esclavos. 185112 de octubre. Ro de Janeiro. Firma de los tratados con el Imperio de Brasil, entre losque figura la devolucin de esclavos.Frontera uruguayo-brasilea. Tras el fin de la guerra se establecen contratos depeonaje entre amos y esclavos brasileos, quienes son forzados a trabajar en elterritorio oriental. 18532 de mayo. Estado Oriental. Eliminacin del patronato sobre los hijos de los esclavosemancipados por las leyes de abolicin.Ley que declara piratera el trfico de esclavos. 18622 de julio. Estado Oriental. Prohibicin de establecer nuevos contratos de peonajeentre amos y esclavos brasileos para trabajar en el territorio oriental. Los contratosfirmados antes de esa fecha mantienen su vigencia.12 de diciembre. Montevideo (Gobierno de la Defensa). Ley de Abolicin de laEsclavitud.La abolicin de la esclavitud en Uruguay, al igual que en la regin, fue un pro-ceso lento y no exento de conflictos. Durante la coyuntura generada a partir de lasuperposicin de autoridades (espaolas, porteas, orientales y portuguesas), sur-gieron disposiciones graduales, como las disposiciones sobre libertad de vientres(1813, 1825, 1830) y de prohibicin del trfico de esclavos (1825, 1830, 1837), quetuvieron una efectividad relativa. La prohibicin de la trata de esclavos dispuestapor la Constitucin no se hizo efectiva durante la dcada de 1830. No solo persis-ti la introduccin ilegal de esclavos de servicio trados por sus amos, sino quetambin se idearon modalidades para permitir el arribo de grandes contingenteshumanos, reactivando parcialmente la dinmica esclavista de los ltimos aos delperodo colonial.Estas fueron: 1) el arribo de colonos africanos a Montevideo y Maldonadotrados por traficantes orientales a travs de contratos con el Estado Oriental; 2) lacontinuacin semiclandestina de la trata en pequea escala, y 3) la introduccin deesclavos a travs del espacio fronterizo.24 En 1837 se aprob la reglamentacin delartculo constitucional sobre prohibicin del trfico de esclavos, por la cual se esta-bleca que los hombres de color que entraran al territorio oriental como esclavos,colonos o cualquier otra denominacin pasaban a ser libres. Sin embargo, seranpuestos bajo tutela: los menores hasta cumplir 25 aos y los mayores de esa edad almomento de ser introducidos, hasta completar tres aos de servicio.24Ana Frega, Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 129-133. 14 Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 21. La liquidacin del trfico interocenico, a partir de la poltica antiesclavista bri-tnica efectivizada en la firma de tratados de prohibicin del trfico con Chile y laConfederacin Argentina (1839), Uruguay (1839-1842) y Brasil (1850), no inhibila continuidad de un trfico ilegal de esclavos semiencubierto. Aunque no implicel fin del sistema esclavista, gener un contexto poltico favorable a la emancipacinde los esclavos. La situacin local solo se torn decididamente hacia la liquidacindel trfico y la abolicin luego de 1839. El discurso abolicionista se instal en la opi-nin pblica en 1841, en torno al armamento de los esclavos.25 En una coyunturablica como la Guerra Grande (1839-1852), se gener la necesidad de nuevas levasde esclavos y se abri la posibilidad de respaldar la abolicin de la esclavitud. Hacia 1841-1842, el desarrollo de la guerra oblig a Fructuoso Rivera a formarcuerpos de infantera; las primeras medidas afectaban solo a los morenos libres,dado que los amos lograron posponer la leva de esclavos. Al peligrar la situacindel gobierno en Montevideo (conocido luego como Gobierno de la Defensa), seprocedi al reclutamiento general de esclavos por medio de la ley de Abolicin del12 de diciembre de 1842. Una vez establecido en el territorio oriental el gobierno deManuel Oribe (conocido como Gobierno del Cerrito), que puso sitio a la ciudad deMontevideo, tambin aplic medidas de alistamiento hasta concretar la abolicin atravs de la ley del 28 de octubre de 1846. En esta no se hizo mencin explcita a quelos esclavos liberados fueran enrolados. Sin embargo, la reglamentacin y la puestaen prctica de la ley evidenciaron su carcter militar.En la frontera uruguayo-brasilea la abolicin de la esclavitud impact funda-mentalmente tras la ley de 1846. La frontera, ms que una realidad geogrfica, fueuna regin construida a partir de relaciones sociales que implicaban tanto conviven-cias como conflictos, caracterizada como una zona de permeabilidad que permitiel constante flujo de bienes y personas. La mayor parte de los propietarios brasileoslogr evadir la ley de 1842, la cual tuvo escasa aplicacin en esa zona. Asimismo, losesclavos brasileos aprovecharon ambas leyes para fugarse al territorio oriental.Los afrodescendientes tras la abolicinAun cuando la esclavitud haba sido abolida en territorio oriental, como conse-cuencia de la firma de los tratados de alianza y extradicin de criminales con Brasil,de octubre de 1851, los esclavos fugados desde ese pas al Estado Oriental durantela coyuntura blica fueron remitidos a sus amos. La presin del Imperio ante lasautoridades orientales desde 1847 haba fructificado en la redaccin del tratado deextradicin, expresando la debilidad de las autoridades locales para hacer cumplirlas disposiciones de abolicin de la esclavitud frente a la influencia de los propieta-rios brasileos. El tratado no previ ciertos casos que combinaron la circunstanciade la guerra con la situacin fronteriza, pues algunos amos brasileos denunciaronla participacin de sus esclavos en el ejrcito oriental. En estos casos, cabe destacar25 Alex Borucki: Abolicionismo y esclavitud en Montevideo tras la fundacin republicana (1829-1853), Montevideo, 2003, indito.Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 15 22. que las autoridades orientales no remitieron a aquellos esclavos que, buscando ase-gurar su libertad, se haban incorporado al servicio de las armas. Los comandantesfueron reacios a remitir a los esclavos-soldados que haban integrado sus tropas.Asimismo, la escasez de mano de obra parece haber motivado la introduccin deesclavos desde Ro Grande del Sur (en Brasil la esclavitud fue abolida en 1888) paratrabajar en las haciendas brasileas situadas en territorio uruguayo. Para conciliar lasituacin de los estancieros brasileos con la legislacin oriental se ide un mecanis-mo legal de excepcin denominado contrato de peonaje. Estos contratos, firmadospor ambas partes en Brasil, eran expresin de la voluntad del amo. En los hechos elesclavo slo obedeca, ya que, si bien el contrato lo liberaba de la esclavitud, al mismotiempo lo obligaba a trabajar durante largos perodos en el territorio oriental, a modode trabajador forzado. Los contratados deban pagar por su libertad trabajandopara su antiguo amo tras manumitirse, a razn de determinada suma por ao.Cantidad y duracin de los contratos de peonaje por edades de los contratados. Cerro Largo, perodo 1850-1860 Aos de contratacin Edad del contratadoN.o de contratados(en promedio) Menores de 12 aos10 22De 12 a 21 aos51 20De 22 a 31 aos62 16De 32 a 41 aos18 14 Mayores de 42 aos11 11Fuente: Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla, Esclavitud y trabajo. Un estudio sobre los afrodescendientes en la frontera uruguaya, 1835-185,Montevideo: Pulmn, 2004, p. 145.La situacin generada por los contratos de peonaje fue discutida en 1853, sinllegar a un acuerdo. La presin ejercida por el Imperio a travs de los subsidios alEstado Oriental, as como la inminencia de un nuevo despliegue militar brasile-o, debieron inhibir a los gobiernos que se sucedieron durante los aos cincuenta,dado que no volvi a discutirse la situacin de los contratos de peonaje hasta ladcada siguiente. La impronta abolicionista de Bernardo P. Berro, as como ciertaspolticas para la defensa de la soberana uruguaya en la frontera durante su manda-to (1860-1864), generaron nuevos intentos para terminar con los contratos. Final-mente, en 1862 se prohibi esta forma de introducir trabajadores forzados, pero nose trasform la situacin de quienes desde la dcada de 1850 estaban sujetos a estoscontratos. La coyuntura blica iniciada en 1863 con la invasin de Venancio Floresdesde territorio argentino, quien termin en la jefatura del Poder Ejecutivo en 1865con el auxilio brasileo, probablemente constituy un serio impedimento para laefectividad de las disposiciones sobre colonos de color.La abolicin de la esclavitud y la incorporacin de los libertos al servicio de lasarmas afectaron los intereses de los propietarios. Al igual que lo resuelto en 1829para los soldados de la independencia que hubieran alcanzado los tres aos de16Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 23. servicio,26 las leyes de 1842 y 1846 previeron la compensacin a los amos, aunqueno establecieron cmo deba realizarse el pago. Asimismo, mientras que el Gobier-no de la Defensa no fij un procedimiento que asentara los derechos de los amossobre sus esclavos, el del Cerrito lo hizo a travs de las comisiones clasificadoras, queregistraron la filiacin de los esclavos presentados y entregaron a los amos boletosen los que se expresaba el valor de los emancipados. Tan pronto finaliz la guerralos reclamos comenzaron. En febrero de 1853, el gobierno de Juan F. Gir acord lacreacin de una Comisin de Esclavos para evaluar los expedientes de reclamo dequienes haban entregado a sus esclavos a uno u otro bando en conflicto.A pesar de la abolicin de la esclavitud, en Montevideo, los no aptos para las ar-mas, los ancianos, juntos con los menores de edad y las mujeres, quedaron sujetosa sus antiguos amos bajo las condiciones establecidas en la disposicin legislativade 1837, que durante el gobierno de Oribe (1835-1838) haba fijado la situacin delos africanos introducidos legal o ilegalmente al Estado Oriental. Por esta, quieneseran menores de 25 aos deban quedar en patronato de sus amos hasta alcanzaresa edad, mientras los mayores deban mantenerse bajo patronato durante otrostres aos. Sin embargo, las mujeres que el gobierno de la Defensa no emancip enforma expresa, cualquiera fuera su edad, quedaron bajo patronato hasta el fin dela guerra. Por su parte, en la jurisdiccin del Gobierno del Cerrito, el patronatoafect a los menores de 25 aos que no estuvieran casados o sin padres legtimos,ampliando lo establecido por la tambin invocada ley de 1837.Finalizada la guerra, hombres y mujeres afrodescendientes reclamaron el dere-cho a la patria potestad de sus hijos, en el entendido de que continuaban sirviendoa sus antiguos amos en calidad de esclavos. Fundamentaban sus denuncias en lalibertad que haban obtenido tras la ley de abolicin, derecho que se quebraba atravs de la situacin de los menores bajo patronato. La aplicacin del sistema depupilaje sobre los menores de color contribua a preservar los lazos de depen-dencia entre amos y esclavos, por lo que constitua un estado intermedio entre laesclavitud y la libertad que los obligaba de hecho a continuar al servicio de sus an-tiguos amos. Aunque se argumentaba que la educacin impuesta por el sistema depatronato estaba basada en la necesidad de prepararlos para la vida en libertad,esta tena como fin formar hombres y mujeres no para s, sino en relacin con lasnecesidades de aquellos a quienes deban servir. Adems, esta forma de educacinestaba orientada a evitar lo que la sociedad consideraba posibles excesos de esegrupo humano.Tras la finalizacin de la Guerra Grande, se tard en dar una solucin al tema,hasta que en 1853 se sancion una ley que dej sin efecto toda clase o especie depatronato sobre los menores de color, cuya discusin fue ardua y mostr ciertosretrocesos en torno al tema. De esta forma, los menores afrodescendientes pasabana estar sujetos a las disposiciones generales de minoridad, lo que implicaba quequienes tuvieran familia estaran con ella y que se crearan determinados proce-26 Ibdem, pp. 8-10. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 17 24. dimientos para atender a aquellos que fueran hurfanos o de familias pobres. Apartir de esto se estableci la figura jurdica del pupilaje, que pretenda asegurar lasubsistencia y educacin de los menores pobres o en situacin de orfandad, aunqueen ocasiones el maltrato domstico termin degenerando los fines enunciados. Alamparo de esta normativa fue comn que en las casas habitara algn negritohurfano que serva a cambio de su manutencin.Las familias de sectores medios y altos sujetaron laboralmente a nios afro-descendientes bajo la denominacin de criados. Este trmino posea una dobleconnotacin, de amparo y de trabajo, por lo que el pupilaje era definido a travs delas responsabilidades del tutor y las rdenes del patrn. El empleo de meno-res como sirvientes reflej la continuidad de una especializacin laboral impuestadurante la primera mitad del siglo xix. An avanzado el siglo xx, a pesar de laabolicin legal de la esclavitud, ciertas costumbres daban cuenta de la existenciade prcticas esclavistas en algunas estancias y casas de familia, tanto en el inte-rior como en la capital del pas, donde continuaron emplendose nios y jvenesafrodescendientes de familias pobres para el servicio domstico, a cambio de aloja-miento, comida y en ocasiones educacin.Culminada la guerra, las clases dirigentes solicitaron medidas policiales con-cretas que reglamentaron las relaciones laborales de los asalariados y en particularde los afrodescendientes.27 Antes de la abolicin, esclavos y esclavas se integrabanfrecuentemente al mercado de trabajo remunerado a travs del conchabo comose ha sealado. Esa prctica no estaba regulada, sino que era acordada entre elamo y el sujeto contratante, aunque en ocasiones tambin mediaba la voluntad delesclavo. Tras la abolicin, se intent reglamentar en el mbito pblico lo que antesera fijado a travs de la estructura de interaccin esclavista.Las clases propietarias reclamaron reglas para disciplinar y corregir el traba-jo de los morenos. Tanto en Montevideo como en el interior del pas se avanz en laaplicacin de medidas orientada a la poblacin afro y en particular de las mujeres.A modo de ejemplo se puede mencionar el edicto policial de octubre de 1852, queexiga que cada morena se presentara ante la Polica de Montevideo llevando unaconstancia de su patrn que certificara su trabajo, o un edicto de Tacuaremb deese mismo ao que exhortaba a las afrodescendientes a presentarse ante la policapara declarar sobre sus medios de subsistencia y datos sobre su empleo.28El ingreso al ejrcitoLa insercin social de los afrodescendientes tras la abolicin se vincul estre-chamente a su militarizacin. A partir de las levas de afrodescendientes durante laGuerra Grande y las disposiciones de correccin contra vagos y malentretenidos,se profundiz su incorporacin en el ejrcito, en las reparticiones policiales o en laGuardia Nacional. Revistaron en cuerpos de infantera y caballera preexistentes,27Carlos Zubillaga y Jorge Balbis: Historia del movimiento sindical uruguayo, Montevideo: EBO, 1988, tomo III, pp. 96-98.28Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., pp. 215, 221-222. 18 Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 25. as como en batallones mixtos o integrados exclusivamente por afrodescendientesde uno u otro bando en conflicto. Tras la guerra se resolvi dar de baja a los bata-llones de morenos y pardos e iniciar la organizacin de un ejrcito permanente.En ese contexto algunos morenos continuaron sirviendo en las nuevas formacionesy otros se incorporaron voluntariamente para servir al Estado. A pesar de la fina-lizacin del sistema de leva compulsiva, las coyunturas generadas por las guerrasciviles o la Guerra del Paraguay incentivaron y extendieron el reclutamiento deafrodescendientes.A partir del servicio militar forzado que debieron prestar tanto a las fuerzas dela Defensa como del Cerrito, los morenos pudieron acceder a la carrera de ascensosdentro del ejrcito, vedada desde la poca colonial,29 de acuerdo con la valentapresentada en el campo de batalla y los servicios prestados al Estado. Llegaron aocupar en ocasiones plazas de cierta responsabilidad, frecuentemente como sar-gentos y cabos. Hacia el final de la guerra, algunos lograron ascender a tenientes,como Feliciano Gonzlez,30 Manuel de los Santos31 o Carlos Araujo.32Debe hacerse notar que para la poblacin negra la participacin en el ejrcitosignific un ascenso social y reforz su capacidad de demanda a favor de mejortrato, estima, honor y, en ocasiones, tambin de beneficios materiales. Adems im-plic un mbito de trabajo remunerado para quienes haban dejado de ser esclavosy deban obtener por sus propios medios el sustento para s y su familia. Sin em-bargo, la sociedad que tradicionalmente los haba situado como esclavos no saltefcilmente las cuestiones de color, y en el imaginario colectivo la asociacin de lostrminos negro-esclavo se complement con la de negro-soldado.La educacin y el disciplinamiento de los sectores popularesLas primeras escuelas que se instalaron en Montevideo datan de mediados delsiglo xviii y fueron establecidas por jesuitas y franciscanos.33 Tambin surgieronescuelas particulares de pago, destinadas solo a varones.34 El Cabildo deba aprobarla instalacin de dichos establecimientos. En las autorizaciones se consignaba laforma en que deban desarrollarse los cursos y quines podan asistir. A modo de29 George R. Andrews: Los afroargentinos de Buenos Aires, Buenos Aires: Ed. de la Flor, 1989, pp. 56, 69-70, 118, 158-161.30 Feliciano Gonzlez comand una de las compaas de la Defensa integradas por soldados criollo-europeos y negros. Hacia 1894 obtuvo el grado de coronel. Paulo de Carvalho Netto: o. cit., pp. 334-336.31 Manuel haba alcanzado el rango de teniente de infantera hacia el final de la Guerra Grande. Luego del conflicto continu agregado al Estado Mayor General. Alex Borucki, Karla Chagas y Natalia Stalla: o. cit., p. 79.32 Su trayectoria militar se inici en el Batalln Volteros de las fuerzas de la Defensa; en octubre de 1848 ascendi a sargento 2.o. Particip en la Guerra de la Triple Alianza contra el Paraguay, altern sus servicios como sargento y alfrez en la compaa del Segundo Escuadrn de Artillera Ligera. En febrero de 1875 fue ascendido a capitn, revistando en el Regimiento de Artillera, ltimo ascenso en su carrera. Alberto Del Pino Menck: El 2.o escuadrn ligero (1865-1869): Artilleros orientales en la Guerra del Paraguay, en Boletn Histrico del Ejrcito, ao 69, n.o 298- 300, 1988, p. 71.33 Susana Colombo: Las ideas pedaggicas en la Banda Oriental en el siglo XVIII, en Luis E. Behares y Oribe Cures (orgs.): Sociedad y cultura en el Montevideo colonial, Montevideo: FHCE-IMM, 1997, p. 204. Eduardo Acevedo: Anales Histricos del Uruguay, Montevideo: Barreiro y Ramos, 1933, tomo III, p. 480. Claudia Brovetto: Sobre algunas prcticas pedaggicas coloniales, en Luis E. Behares y Oribe Cures (orgs.): o. cit., pp. 193-195; Diana Bianchi: Educacin y cobertura escolar en el contexto del pensamiento ilustrado, en Ana Frega y Ariadna Islas (coords.): Nuevas miradas en torno al artiguismo, Montevideo: FHCE, 2001, pp. 181-183.34 Eduardo Acevedo: o. cit., tomo III, p. 480; Diana Bianchi: o. cit., p. 184. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 19 26. ejemplo, en la habilitacin de la escuela de Bernardino Espinosa, se estipul quelos hijos de esclavos o negros libres podan contar con un aula aparte para su edu-cacin.35 En setiembre de 1809, el Cabildo fund la primera escuela municipal devarones, a la que podan asistir los nios de familias pobres, si bien no se permitiraque se mesclen [sic] en la Escuela los hijos de Padres espaoles con los de negroso pardos aunque sus Padres o Amos tengan posibles.36Escuela de la Patria fue llamada la escuela pblica establecida por el artiguismoen 1815 en Purificacin y un ao ms tarde en Montevideo. Su preceptor fue elfranciscano Jos Benito Lamas.37 Aunque de corta duracin, hasta la ocupacin dela plaza montevideana por las tropas lusitanas, en 1817, en ella se imparti educa-cin primaria destinada a nios de todas las clases y etnias.38 Durante la domina-cin lusobrasilea se impuso a las escuelas privadas la obligatoriedad de aceptara nios de familias pobres.39 Por otro lado, entre 1822 y 1823, bajo el impulso deLarraaga, el apoyo de Lecor y la aprobacin del Cabildo, se instal en Montevideouna escuela sobre la base del mtodo de enseanza mutua o lancasteriana, dirigidapor Jos Catal y Codina.40 A pesar de los avances que la experiencia implic en elsistema educativo, la escuela instalada en Montevideo debi cerrar sus puertas, loque perjudic sobre todo a los sectores pobres.41 No obstante, el sistema de ense-anza mutuo continu aplicndose. En 1826, la Sala de Representes de la ProvinciaOriental dispuso el establecimiento de escuelas de primeras letras en el territoriopor el nuevo y acreditado sistema.42En 1830, meses antes de la jura de la Constitucin del Estado Oriental, se denun-ci en la prensa la discriminacin de que eran objeto los pardos y morenos en lasescuelas pblicas. La respuesta de uno de los miembros de la Junta de InstruccinPblica fue terminante: en caso de acceder a la escuela, deban estar separados.43Tras la independencia y el establecimiento del Estado Oriental, las autoridades in-tentaron organizar las escuelas de primeras letras pblicas. Con este fin, a lo largode la dcada de 1830 se aprobaron leyes, decretos y disposiciones que en, la prcticasalvo excepciones, no tuvieron cabida a causa de diversas convulsiones polti-cas, la falta de recursos materiales y humanos.44 Por otro lado, la educacin parti-cular o privada de nias y de varones alcanzaba un desarrollo importante, pero selimitaba bsicamente a Montevideo.4535Diana Bianchi: o. cit., p. 194.36Acuerdo del Cabildo citado en Orestes Araujo: o. cit., pp. 583-584.37Fray Jos Benito Lamas fue uno de los ocho franciscanos expulsados de Montevideo por Elo, por su apoyo a la Revolucin Oriental. Arturo Ardao:o. cit., pp. 31-33.38Jorge Bralich: Una historia de la educacin en el Uruguay. Del padre Astete a las computadoras, Montevideo: FCU, 1996, pp. 19-21.39Diana Bianchi: o. cit., p. 188.40Jos P. Barrn: Historia de la sensibilidad en el Uruguay, Montevideo: EBO-FHCE, tomo II, 1990, p. 228; Diana Bianchi: o. cit., p. 19.41Diana Bianchi: o. cit., p. 192.42Orestes Araujo: Historia de la escuela uruguaya, Montevideo: imp. El Siglo Ilustrado, 1911, pp. 193, 610-611.43Oscar Villa y Gerardo Mendive: o. cit., pp. 107-108.44Orestes Araujo: o. cit., pp. 177-186, 191-193, 195-197.45Ibdem, pp. 177-185; Eduardo Acevedo: o. cit., tomo II, p. 54. 20 Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 27. En este contexto, se debati en torno a la posibilidad de que los afrodescen-dientes pudieran asistir a la escuela pblica, en aulas separadas. En 1834 se dispusoabrir en Montevideo una escuela gratuita para nias de color, libres libertas,46donde se les impartira religin, lectura, escritura y costura, entre otros menesteresdomsticos, y extender este tipo de institucin al resto del pas. Hacia 1837 la es-cuela comenz a funcionar en el Cabildo.47 Ms all del aprendizaje de la escritura,la educacin estaba orientada a la moral y el trabajo. El conflicto abierto por laGuerra Grande (1839-1852) y la instauracin de los gobiernos de la Defensa y delCerrito, en 1843, tornaron inestable el funcionamiento de los centros educativospblicos. La educacin se deterior, entre otros motivos, debido a la falta de recur-sos y la escasez de maestros.48Desde medidos del siglo xix, con el restablecimiento de la paz y la reorganiza-cin poltica, econmica y social del territorio, el Estado debi establecer claramen-te la funcin de la enseanza pblica; una enseanza que deba atender a una nuevarealidad social: la de los antiguos esclavos y sus hijos. En 1852, el gobierno de JuanFrancisco Gir resolvi instaurar una escuela de varones y otra de nias en cadapueblo del territorio del Estado Oriental.49 Ese mismo ao los maestros de la capitalintentaron impedir el ingreso de menores de color a las escuelas. Las autoridadesno toleraron esa discriminacin, sino que promovieron la inclusin de los morenosen el sistema educativo estatal. Por ese mismo ao fue creada una escuela de adul-tos de color, que comenz a funcionar con algo ms de 50 alumnos en los salonesde la Universidad, bajo la direccin de Mariano Pereira.50En 1854, el Instituto de Instruccin Pblica inici gestiones para reabrir algunasde las escuelas y mejorar el estado precario de otras. El Dr. Jos Palomeque recorritodo el territorio, reunindose con las juntas econmico-administrativas existen-tes. A partir de la informacin recabada, el Instituto comenz a debatir, entre otrostemas, sobre la insercin de los menores afrodescendientes en las aulas debanser admitidos en las escuelas pblicas, estudiar junto con los otros nios, aprenderel mismo programa, pero no lleg a conclusin o solucin alguna.51 La opininde Joaqun Requena revela la mirada de los sectores dirigentes:[] la clase de color haba estado siempre, y seguira estndolo por largo tiempo todava,al servicio de las familias, y entonces lo que convena ensearle era la plancha, el lavado yotros quehaceres domsticos.52 Los sectores ms cultos defendieron la inclusin de los afrocriollos en el sistema es-colar, pero tal inclusin impona a esos una especializacin laboral de servidumbre, locual estaba impreso en el imaginario social de la elite urbana. Su insercin en la escuela46 Matas Alonso Criado: Coleccin Legislativa, Montevideo, tomo I, 1876, p. 251.47 Eduardo Acevedo: o. cit., tomo II, p. 470.48 Orestes Araujo: pp. 209-210, 224-236, 243.49 Ibdem, pp. 315-316.50 Eduardo Acevedo: op.cit., tomo II, p. 470.51 Ibdem, pp. 468-469 y 579.52 Ibdem, p. 581. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 21 28. reafirmaba el lugar asignado a los morenos en el orden social y aseguraba su futurasujecin a los dispositivos de correccin incorporados a la educacin. En 1856 comen-z a funcionar en el local del Hospital de Caridad una escuela para nias hurfanas opobres, sin excluir las de color. Las clases se inauguraron con unas 62 alumnas, bajoel dictado de Petrona Casariegos y la inspeccin de Manuel Besnes e Irigoyen.53En la dcada de 1860 surgi una propuesta del gobierno para que la educacinprimaria fuera obligatoria, en virtud de que muchos padres y tutores eran renuen-tes a enviar a sus hijos o pupilos a la escuela. Finalmente se entendi que no erauna decisin que pudiera o debiera tomar la legislatura, dado que la Constitucinconsagraba los derechos y libertades de padres o tutores.54El proceso de reforma de la educacin primaria iniciado al promediar la dcadade 1870 cambiara esta situacin. El rol de la escuela y el maestro sostiene Barrnfue internalizar la sensibilidad de las clases dominantes en los sectores populares, y laescuela era una de las instituciones estatales ms efectivas para activar los dispositivosde correccin. As fue impulsada y sostenida por los gobiernos con la intencin deinstruir a los ciudadanos, a los trabajadores y disciplinar a los nios.55Durante los aos 1877-1889, perodo de concrecin de la aplicacin de la refor-ma, la escuela pblica vareliana como afirman Barrn y Nahum apost, entreotras cosas, a limar las diferencias entre los sectores sociales al apuntar al iguali-tarismo democrtico, y generaliz un nivel bsico de conocimiento para la nuevaestructura econmica, social y poltica que se estaba cimentando.56 Ambos autoreshan establecido, a partir del anlisis estadstico, tres grandes perodos de difusinde la enseanza primaria desde el inicio de la reforma valeriana.Difusin de la enseanza primaria. Aos 1877-1915 PerodoAumento Aumento Aumento de Aumento deAumento dedelde los las escuelas las escuelas los inscriptos /alumnado maestros urbanas rurales poblacin en edad inscripto escolar1877-188992% 138% 12%525% 27,12%1890-190246%41% 41% 26% 17,52%1903-191579%73% 10% 92% 27,68%Datos extrados de Jos P. Barrn y Benjamn Nahum: El Uruguay del Novecientos, Montevideo: EBO, 1979, pp. 126-127.En el primer perodo, 1877-1889, se produjo un espectacular despegue delalumnado de educacin primaria: la proporcin de nios inscriptos sobre aquellosque estaban en edad de hacerlo pas de un 18,14% a un 23,06% del total.57 Durantelos aos 1890-1902 el ritmo de crecimiento se enlenteci, en lo cual cumplieron53Orestes Araujo: o. cit., p. 351.54Eduardo Acevedo: o. cit., tomo III, pp. 211-212 y 485.55Jos P. Barrn: o. cit., tomo II, p. 89.56Jos P. Barrn y Benjamn Nahum: El Uruguay del novecientos, Montevideo, EBO, 1979, p. 127.57A las escuelas pblicas podan y deban concurrir nios de entre 5 a 14 aos. Eduardo Acevedo: o. cit., tomo IV, p. 102. 22 Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 29. un papel importante la crisis econmica y la inestabilidad poltica vivida en el pas.De todas formas, el porcentaje de inscriptos sobre los nios en edad escolar conti-nu creciendo: de 23,06% pas a 27,10%. Finalmente y desde 1908, Barrn y Na-hum perciben una eclosin comparable con el perodo vareliano, al registrarseun salto del 27,10% al 34,60%.58Estas cifran demuestran tambin que buena parte de los nios pobres no asistaa la escuela. Si bien las cifras oficiales no distinguan la procedencia tnica de losalumnos, es posible afirmar que entre ellos se encontraban los afrodescendientes.Muchos padres de bajos recursos econmicos segn esgrima haca 1885 el pe-ridico La Regeneracin, impulsado por afrodescendientes, ante la posibilidadde que sus hijos aprendieran un arte un oficio se prefiere el servicio domstico,entregndolos en una casa en la creencia de que van aprender y salen de all des-pus de muchos aos sin saber anda.59 En otros casos, cuando los nios eran unpoco mayorcitos, se haca necesario que trabajaran para aportar a la economafamiliar, situacin que era comn no solo en el grupo afrodescendiente, sino entrelas familias de los sectores populares en general.Algunos sectores del colectivo afrodescendiente, encontraban que buena parte dela falta de educacin en los adultos se deba a que cuando nios [nuestros padres]han descuidado nuestra educacin, y en vez de inculcarnos las ms avanzadas mxi-mas de moral, nos han dejado en la holganza con detrimento de nuestro porvenir[] En la edad adulta podemos sentir la necesidad de instruirnos [].60 En estesentido, la reforma vareliana tambin cre las clases nocturnas para adultos. En 1877se abrieron un total de 14 cursos para adultos en las escuelas de Montevideo.61Segn las Memorias de Jos Pedro Varela, a los cursos se inscribieron unos 508alumnos entre hombres y mujeres, los cuales eran orientales, italianos y espaolesen partes iguales. De los hombres, muchos eran jornaleros, dependientes, carpin-teros o pintores, mientras que las mujeres eran sirvientas, costureras o plancha-doras.62 Los oficios de quienes concurrieron a los cursos habilitan a pensar queentre los considerados orientales figuraron los afrodescendientes, ya que muchosde estos trabajos eran desempeados, como se ha visto, por la poblacin negra.Aunque los cursos contaron con una asistencia media de 380, fueron clausuradosese mismo ao, por no verse cumplidas las expectativas.Por otro lado, en 1879 fue fundada la Escuela de Artes y Oficios, como recluso-rio de jvenes vagos e incorregibles, concebida no solo como una institucin queofrecera capacitacin tcnica, sino tambin como un mbito correccional de lossectores populares. Comenz a funcionar, bajo la rbita del Ministerio de Guerray Marina, en los talleres del Ejrcito existentes en el llamado Cuartel de Morales oParque Nacional (actual interseccin de 8 de Octubre y Presidente Berro), donde58 Jos P. Barrn y Benjamn Nahum: o. cit., pp. 126-127.59 La Regeneracin, Montevideo, 2.a poca, ao II, n.o 6, 18.1.1885, p. 1, Instruccin.60 Ibdem.61 Eduardo Acevedo: o. cit., tomo IV, p 111.62 Orestes Araujo: o. cit., pp. 434-435. Breve historia de los afrodescendientes en el Uruguay 23 30. se construan y reparaban, entre otros, carruajes y piezas de artillera.63 A sus clasesasistieron jvenes mayores de 14 aos, hurfanos o de familias sin recursos econ-micos, o los considerados incorregibles. Tambin eran enviados los ladronzue-los apresados por la Polica. Deban permanecer de cuatro a seis en la escuela, bajola potestad del director.64 Al poco tiempo de su creacin, contaba con 178 alum-nos: 26 remitidos por la polica, 121 incorregibles enviados por sus padres y 31por carecer de medios econmicos.65Hacia mediados de la dcada de 1880 aprendan escultura en madera, mrmoly yeso, mecnica, relojera, platera, grabados en metal, tornera, carpintera, he-rrera, armera, fundicin, sastrera, talabartera, zapatera, hojalatera, litografa,encuadernacin y tipografa, entre otros.66 En 1885, con motivo de la exposicin deobjetos realizados en los talleres de la escuela, La Regeneracin opinaba:[] todo Montevideo ha visto y palpado los adelantos que all recibe [] la infinidad denios que se perdan en la vagancia por el abandono de sus padres tutores [] Cuntos nobendecirn maana la instruccin all recibida a pesar de la repulsa que al principio les caus!67Segn el colectivo negro, a partir los logros obtenidos por los alumnos habacambiado la mala imagen sobre la escuela, provocando que muchos padres defamilia que no pueden costear una esmerada educacin sus hijos los enviarana formarse en alguno de los talleres, donde negros y blancos confundanse, nose vea en aquellos nios otra cosa que futuros ciudadanos pacficos, laboriosos yhonrados, sin ms distintivo que el de su talento y virtudes.68En 1887, en el entendido de que era una institucin civil y no un establecimien-to militar, 69 pas a la rbita del Ministerio de Justicia, Culto e Instruccin Pblica,bajo la denominacin de Escuela Nacional de Artes y Oficios. Con una reglamenta-cin y estructura organizativa definida en cinco secciones Bellas Artes, Mecni-ca, Oficios Comunes, Conocimientos Cientficos con Aplicacin a Artes y Oficios,Gimnasia y Ejercicios Militares,70 se traslad al antiguo local del Colegio Nacional71(manzanas ocupadas actualmente por la Facultad de Derecho y el Instituto AlfredoVsquez Acevedo). Se trataba en parte de cambiar la imagen fundada o no quesobre ella tena nuestra sociedad [] escarmentada de las levas, forzoso es decirlo,que al principio ella pensaba que lo que se preparaba en aquel local no sera otracosa que un gran batalln; pero el tiempo ha venido demostrar lo contrario, pro-bando que de lo que se trata es de formar ciudadanos laboriosos y honrados.7263Jorge Bralich: Breve historia de la educacin en el Uruguay, Montevideo, CIEP-Ediciones del Nuevo Mundo 1987, pp. 66-68; dem: Orgenes de laenseanza tcnica en el Uruguay, Montevideo: Ediciones Universitas, 1991, pp. 28-29, dem: Una historia, o. cit., pp. 74-75.64Carlos Zubillaga y Jorge Balbis: o. cit., tomo III., pp. 79-81; Enrique Mndez Vives: El Uruguay de la modernizacin. 1876-1904, Montevideo, EBO,1990, p. 42.65Eduardo Acevedo: o. cit., tomo IV, pp. 124-125 y 466.66Ibdem, p. 466.67La Regeneracin, Montevideo, 2.a poca, ao II, n.o 16-29, 29.3.1885, p. 1, La Escuela de Artes y Oficios..68La Regeneracin, Montevideo, 2.a poca, ao II, n.o 21, 3.5.1885, p. 1, Distribucin de Premios69Eduardo Acevedo: o. cit., tomo IV, p. 466.70Ibdem, p. 467.71Jorge Bralich: Orgenes, o. cit., p. 35.72La Regeneracin, Montevideo, 2.a poca, ao II, n.o 18, 18.4.1885, p. 1, A la Escuela de Artes. 24Poblacin afrodescendiente y desigualdades tnico-raciales en Uruguay 31. A modo de conclusin Hombres y muj