Análisis ¿Cómo deciden los legal e tribunales colegiados ... deciden los...

Click here to load reader

  • date post

    16-Jun-2020
  • Category

    Documents

  • view

    2
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Análisis ¿Cómo deciden los legal e tribunales colegiados ... deciden los...

  • ¿Cómo deciden los tribunales colegiados? Parte II: Sistemas de votación

    Estudios Legales

    Julio de 2016 • No. 185 ISSN 2311-4479

    La parte I de este estudio se enfocó en las reglas de

    votación, las cuales se refieren al aspecto numérico de la

    toma de decisiones o a los tipos de mayorías requeridas

    para decidir. En esta segunda entrega, se analizan

    los mecanismos que utilizan los tribunales colegiados

    para consignar los votos de los jueces, conocidos como

    sistemas de votación. Al final de este estudio, se analizan

    dos casos de tribunales concretos: la Corte en Pleno y

    las cámaras de 2ª instancia, para finalizar con algunas

    conclusiones y recomendaciones para fortalecer el

    funcionamiento de los tribunales colegiados en el país.

    I. SISTEMAS DE VOTACIÓN

    A diferencia de las reglas de votación que se refieren a la

    aritmética necesaria para adoptar una decisión al interno

    de un tribunal colegiado, los sistemas de votación

    se refieren a las formas de consignar los votos de los

    magistrados en la resolución final. Según algunos estudios,

    los sistemas pueden reducirse a tres: 1) los que reflejan la

    decisión mayoritaria como decisión única de la corte, sin

    incluir los votos particulares; 2) los que fomentan que cada

    juez fundamente su postura individual; y 3) los sistemas

    mixtos, en los cuales la decisión mayoritaria constituye la

    decisión de la corte, pero que también permiten que los

    jueces emitan voto particulares1.

    1 Henderson, Todd, “From seriatim to consensus and back again, a theory of dissent”, Law School of the University of Chicago, John M. Olin Law & Economics working paper N°. 363 (2d series), 2007, p. 8, disponible en http://www.law.uchicago.edu/ files/files/363.pdf

    Independientemente del sistema de votación, la

    motivación constituye una obligación inherente a un

    proceso constitucionalmente configurado. El justiciable

    tiene derecho a una resolución debidamente motivada

    o fundamentada. Sobre este deber del juzgador o

    juzgadores la doctrina y la jurisprudencia son bastante

    concordantes. Sin embargo, dependiendo del sistema

    que se adopte, la motivación puede abarcar únicamente

    la decisión mayoritaria o alcanzar también los

    votos particulares.

    A continuación, se presenta una síntesis de algunas

    particularidades de cada uno de los sistemas de votación,

    para concluir con una aproximación al sistema utilizado por

    los tribunales colegiados en El Salvador, así como algunas

    consideraciones sobre la motivación de los distintos votos

    en la sentencia.

    A. Decisión del tribunal

    En este sistema existe unanimidad formal o aparente

    en el modo de expresar la decisión del Tribunal. No

    necesariamente se requiere la unanimidad numérica para

    decidir; sin embargo, una vez la mayoría alcanza una decisión,

    la sentencia se expresa como una sola postura. En este

    sistema, denominado “per curiam” -con sus matices- en

    el derecho anglosajón, la autoría de la sentencia y las

    Análisis legal e

    institucional

    1

  • 2

    opiniones disidentes de los jueces no son divulgadas. La

    aspiración es que una decisión inobjetada desde el mismo

    tribunal que la pronuncia, refuerce la pretensión de

    veracidad de una sentencia2.

    En la práctica, pueden existir diversas opiniones que

    son manifestadas durante la deliberación, como en

    cualquier discusión de un caso que puede tener más de

    una solución válida; sin embargo, en la sentencia solo

    queda registrada y motivada la opinión mayoritaria

    y se consigna como opinión de la corte. Hay una sola

    decisión, hay un solo tipo de motivación. Es una decisión

    atribuible al tribunal más que a sus integrantes.

    Los defensores de este sistema señalan que expresar la

    sentencia como un todo, como una sola voz, dota de mayor

    fortaleza y autoridad a la decisión. Los votos disidentes

    son silentes. La autocrítica de los magistrados hacia las

    decisiones del tribunal no es permitida y tampoco se

    consignan los votos concurrentes particulares. En este

    sistema lo que se busca es que las aportaciones personales

    de los magistrados se disuelvan en un producto cuyo único

    autor es el tribunal o la corte3. Se discute y se delibera hasta

    llegar a una postura integradora.

    Un caso representativo de este sistema es la Corte

    Constitucional Italiana, donde las decisiones se expresan

    como opinión de la corte y en nombre del pueblo, sin

    visibilizar los votos individuales. La decisión se toma por

    mayoría, pero la opinión se expresa como si fuera unánime,

    a partir de una sola voz y una sola motivación; como si

    2 Robbins, Ira P., "Hiding Behind the Cloak of Invisibility: The Supreme Court and Per Curiam Opinions." Tulane Law Review 86, N°. 6, 2012, pp. 1197-1242 3 Zagrebelsky, Gustavo, Principios y Votos: El Tribunal Constitucional y la Política, Ed. Trotta, 2008, Madrid, p.44.

    los 15 magistrados de la Corte Constitucional estuvieran

    todos de acuerdo4. Gustavo Zagrebelsky, expresidente

    de este tribunal y reconocido constitucionalista, lo

    define así: “Se trata de un cuerpo decisorio unitario que se

    sirve de 15 fragmentos activos, más o menos pequeños”5.

    La colegialidad se entiende como

    la despersonalización de los jueces en favor del tribunal.

    Se ha entendido que la divulgación de las divisiones

    internas del tribunal, y especialmente de las

    opiniones disidentes, debilitan la administración

    de justicia. Sin embargo, su funcionamiento no

    ha estado exento de intentos de modificarlo. Han

    existido iniciativas recientes para reformar la ley

    orgánica de la Corte Constitucional Italiana (Ley

    87/1953), para introducir la figura de los votos

    disidentes y permitir que se visibilice

    la diversidad de opiniones que puede existir

    en el tribunal6.

    Los defensores de este sistema han entendido que las

    opiniones disidentes debilitan la postura de la Corte

    ante una opinión pública fácilmente manipulable,

    dada la complejidad de la argumentación jurídica.

    La divulgación de los votos particulares favorecería la

    politización de la discusión sobre las decisiones del

    tribunal7. Por otra parte, en esta forma de entender

    la colegialidad, las opiniones políticas individuales

    de los jueces no tienen cabida y están destinadas a

    4 Art. 16 de la Ley 87 del 11 de marzo de 1953, el cual establece que la Corte puede sesionar con 11 magistrados presentes y que las decisiones se tomaran por mayor. 5 Zagrebelsky, Gustavo, op. cit., p. 62. 6 Reformas a la Ley 87 del 11 de marzo de 1953, a la cual no se ha dado trámite en la Cámara de Diputados de ese país, a pesar de haber sido presentada el 25 de junio de 2015, con una propuesta de modificación, para introducir la figura del voto disidente, entre otros. Disponible en http://www.camera.it/ leg17/126?tab=1&leg=17&idDocumento=3200&sede=&tipo= 7 Zagrebelsky, Gustavo, op. cit., p.65.

    Análisis legal e institucional No. 185 • Julio de 2016

  • Estudios Legales

    3

    desdibujarse, favoreciendo una postura colectiva

    y menos sujeta a influencias externas.

    B. Opiniones individuales de los jueces

    En este sistema, denominado “seriatim” o “seratim”

    en el derecho anglosajón, todos votan, se alcanza una

    decisión por mayoría, pero cada juez emite y divulga

    su voto individual. Se trata de un sistema utilizado

    principalmente en los casos en los cuales se puede

    llegar a un acuerdo numérico sobre el sentido de una

    decisión, pero en el cual los motivos que inspiran el

    voto pueden ser diferentes, por lo que se permite que

    cada juez publicite su propia fundamentación.

    Este formato tiene la ventaja que permite alcanzar

    más fácilmente una mayoría numérica para resolver

    un caso, en uno u otro sentido, pero resguardando

    la postura de cada juez cuando no logran llegar a un

    acuerdo sobre las normas, los principios o las reglas

    de derecho aplicables. En este sistema todas las

    opiniones constan en la sentencia, una seguida de

    la otra, lo que explica su nombre en latín8.

    Los defensores de este sistema consideran que

    presenta múltiples ventajas: a) el proceso decisorio

    se vuelve más transparente y se obliga a cada juez

    a ser responsable de su propio voto; b) se fomenta la

    responsabilidad y la rendición de cuentas individual; c)

    se obliga a los juzgadores a familiarizarse y a profundizar

    individualmente en el caso, a efecto de poder emitir una

    opinión; d) se permite que los justiciables conozcan cómo

    vota cada juez; e) se pone de manifiesto la variedad de

    8 Ahumada Ruíz, María de los Ángeles, “La regla de la mayoría y la formulación de doctrina constitucional” en Revista Española de Derecho Constitucional, año 20, N°. 58, enero-abril, Madrid, 2000, p. 157.

    in