Boletín No. 228

of 6/6
SEMANARIO No. 228 | 24 Febrero 2012 | Editado por COMUNICACIONES - SJ Para mayor información visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net A yer jueves finalizaron au- topsias de los 360 priva- dos de libertad del centro penal de Comayagua. En las afueras de la morgue judicial, cientos de fa- miliares de las víctimas esperaban los cuerpos de sus seres queridos para sepultarlos. Por otro lado, seis expertos internacionales del Equipo de Respuesta Internacional del Buró de Bebidas Alcohólicas, Tabaco y Ar- mas de Fuego de los Estados Unidos (ATF, en inglés) elaboraban un infor- me preliminar. Tras cinco días de investigar el caso, el informe ATF indica que la causa del fuego pudo ser “una llama abier- ta no limitada a un cigarro, encende- dor o fósforos porque no recuperó la fuente real de la ignición”. Consideró que el fuego se habría ini- ciado en el módulo seis de la prisión, que encendió después materiales inflamables cercanos. Ante esta situación, Marina Redondo, vocera de los familiares de las vícti- mas, pidió una nueva investigación: “Ese informe no arroja un resultado cien por ciento seguro” “Queremos justicia, tienen que in- vestigar bien la muerte de nuestros familiares, nosotros creemos que hubo mano criminal porque algunos cuerpos presentaban señales de dis- paros”, dijo a los medios de comuni- cación Gloria Redondo. Según Redondo, existe un vídeo que confirma disparos en el interior del centro penal durante el incendio por lo que demandaron la verificación de los hechos por parte de otra orga- nización. La lentitud de las autoridades para examinar cada uno de los cuerpos ha rebalsado la paciencia de los fa- miliares. El lunes pasado algunos de los familiares invadieron los predios de la morgue judicial, logrando abrir algunas de las bolsas conteniendo cuerpos de los fallecidos, en ese mo- mento aseguraron haber evidencia- do perforaciones de bala en algunos de los cadáveres. Uno de los sobrevivientes Tiberio Rodríguez, que se recupera en el hospital escuela, relató que “en esos momentos uno siente la muerte en vivo, parecía un infierno, estuvimos encerrados como diez minutos, has- ta que un enfermero nos abrió las puertas” A criterio de La Alianza por los De- rechos Humanos, ante la tragedia ocurrida el pasado martes 14 de febrero, demanda que los distintos informes que se presenten reúnan criterios técnicos y científicos; sus- tentados en una investigación im- parcial, objetiva y transparente, de forma tal que distintas entidades especializadas puedan contrastar dichos informes. No se puede ocultar la desconfianza que existe por la mayoría de la po- blación frente al Ministerio Público, la policía y del mismo gobierno; esto exige mayores esfuerzos para que la verdad sea conocida y no ocultar si hubo o no responsabilidad por acción u omisión por las autorida- des responsables de salvaguardar la vida de los privados de libertad, agrega la Alianza por los derechos humanos. Las prisiones del país sufren un se- vero problema de superpoblación. En Comayagua, un centro para unas 400 personas, había 800 en el mo- mento del incendio, algo que a pocos sorprendió. Para José Miguel Vivanco, director de las Américas de Human Rights Watch (HRW), ese mal estado de las cárceles se debe a un enfoque de seguridad ciudadana que deja “en un total abandono el interior de las prisiones”. “Llevamos varias décadas en las que el Estado se limita únicamente a ga- rantizar la seguridad del perímetro externo de la prisión para que los presos no se escapen. Las condicio- nes internas de salud, de higiene, de alimentación no son una preocupa- ción”, afirmó Vivanco. “Las plantas físicas son básicas, muy rudimentarias. Aquí no hay inversión para mejorar las condiciones. El ha- cinamiento es usualmente del 50% en América Latina. Yo he visto prisio- nes donde las autoridades recono- cen que las condiciones internas son inhumanas, pero no hay prepuesto para abordar el problema. Lamenta- blemente es cuestión de tiempo para que estemos viviendo otra tragedia similar en otro país de América Lati- na”, se lamentó Vivanco. El ex director de Medicina Forense del Ministerio Público, Amílcar Ro- das, descartó ayer categóricamente que los presos fallecidos en el incen- dio del centro penal de Comayagua, tuvieran disparos de arma de fuego en sus cuerpos. Finalmente, la Alianza por los De- rechos Humanos, hace un llamado a las instancias internacionales de justicia y derechos humanos, para que se garantice que el Estado de Honduras tome las medidas opor- tunas, eficientes y sistemáticas que conlleven a resolver a corto, media- no y largo plazo los problemas que enfrenta el sistema penitenciario nacional. En este sentido creemos que la vi- sita anunciada (el mismos día de la tragedia) por la Comisión Interameri- cana de Derechos Humanos contri- buirá con el proceso de justicia para con los familiares de la víctimas y las reformas estructurales que el siste- ma penitenciario necesita. El próximo 28 de febrero el Estado de Honduras comparecerá ante la Corte Interamericana por la muerte de 107 privados de libertad a causa del incen- dio que se produjo en el Centro Penal Sampedrano, en el año 2004. » A diez días del incendio en cárcel de Comayagua Familiares NO ACEPTAN resultados de investigaciones Los familiares de las víctimas siguen reclamando los cuerpos de sus seres queridos para darles sepultura. Familiares proponen hacer una investigación más confiable.
  • date post

    10-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    226
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Informacion de noticias nacionales e internacionales

Transcript of Boletín No. 228

  • SEMANARIONo. 228 | 24 Febrero 2012 | Editado por COMUNICACIONES - SJ

    Para mayor informacin visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net

    A yer jueves finalizaron au-topsias de los 360 priva-dos de libertad del centro penal de Comayagua. En las afueras de la morgue judicial, cientos de fa-miliares de las vctimas esperaban los cuerpos de sus seres queridos para sepultarlos. Por otro lado, seis expertos internacionales del Equipo de Respuesta Internacional del Bur de Bebidas Alcohlicas, Tabaco y Ar-mas de Fuego de los Estados Unidos (ATF, en ingls) elaboraban un infor-me preliminar.

    Tras cinco das de investigar el caso, el informe ATF indica que la causa del fuego pudo ser una llama abier-ta no limitada a un cigarro, encende-dor o fsforos porque no recuper la fuente real de la ignicin. Consider que el fuego se habra ini-ciado en el mdulo seis de la prisin, que encendi despus materiales inflamables cercanos.

    Ante esta situacin, Marina Redondo, vocera de los familiares de las vcti-mas, pidi una nueva investigacin: Ese informe no arroja un resultado cien por ciento seguro

    Queremos justicia, tienen que in-vestigar bien la muerte de nuestros familiares, nosotros creemos que hubo mano criminal porque algunos cuerpos presentaban seales de dis-paros, dijo a los medios de comuni-cacin Gloria Redondo.

    Segn Redondo, existe un vdeo que confirma disparos en el interior del centro penal durante el incendio por lo que demandaron la verificacin de los hechos por parte de otra orga-nizacin.

    La lentitud de las autoridades para examinar cada uno de los cuerpos ha rebalsado la paciencia de los fa-miliares. El lunes pasado algunos de los familiares invadieron los predios de la morgue judicial, logrando abrir algunas de las bolsas conteniendo cuerpos de los fallecidos, en ese mo-mento aseguraron haber evidencia-do perforaciones de bala en algunos

    de los cadveres.

    Uno de los sobrevivientes Tiberio Rodrguez, que se recupera en el hospital escuela, relat que en esos momentos uno siente la muerte en vivo, pareca un infierno, estuvimos encerrados como diez minutos, has-ta que un enfermero nos abri las puertas

    A criterio de La Alianza por los De-rechos Humanos, ante la tragedia ocurrida el pasado martes 14 de febrero, demanda que los distintos informes que se presenten renan criterios tcnicos y cientficos; sus-tentados en una investigacin im-parcial, objetiva y transparente, de forma tal que distintas entidades especializadas puedan contrastar dichos informes.

    No se puede ocultar la desconfianza que existe por la mayora de la po-blacin frente al Ministerio Pblico, la polica y del mismo gobierno; esto exige mayores esfuerzos para que la verdad sea conocida y no ocultar si hubo o no responsabilidad por accin u omisin por las autorida-des responsables de salvaguardar la vida de los privados de libertad, agrega la Alianza por los derechos humanos.

    Las prisiones del pas sufren un se-vero problema de superpoblacin.

    En Comayagua, un centro para unas 400 personas, haba 800 en el mo-mento del incendio, algo que a pocos sorprendi.

    Para Jos Miguel Vivanco, director de las Amricas de Human Rights Watch (HRW), ese mal estado de las crceles se debe a un enfoque de seguridad ciudadana que deja en un total abandono el interior de las prisiones.

    Llevamos varias dcadas en las que el Estado se limita nicamente a ga-rantizar la seguridad del permetro externo de la prisin para que los presos no se escapen. Las condicio-nes internas de salud, de higiene, de alimentacin no son una preocupa-cin, afirm Vivanco.

    Las plantas fsicas son bsicas, muy rudimentarias. Aqu no hay inversin para mejorar las condiciones. El ha-cinamiento es usualmente del 50% en Amrica Latina. Yo he visto prisio-nes donde las autoridades recono-cen que las condiciones internas son inhumanas, pero no hay prepuesto para abordar el problema. Lamenta-blemente es cuestin de tiempo para que estemos viviendo otra tragedia similar en otro pas de Amrica Lati-na, se lament Vivanco.

    El ex director de Medicina Forense del Ministerio Pblico, Amlcar Ro-

    das, descart ayer categricamente que los presos fallecidos en el incen-dio del centro penal de Comayagua, tuvieran disparos de arma de fuego en sus cuerpos.

    Finalmente, la Alianza por los De-rechos Humanos, hace un llamado a las instancias internacionales de justicia y derechos humanos, para que se garantice que el Estado de Honduras tome las medidas opor-tunas, eficientes y sistemticas que conlleven a resolver a corto, media-no y largo plazo los problemas que enfrenta el sistema penitenciario nacional.

    En este sentido creemos que la vi-sita anunciada (el mismos da de la tragedia) por la Comisin Interameri-cana de Derechos Humanos contri-buir con el proceso de justicia para con los familiares de la vctimas y las reformas estructurales que el siste-ma penitenciario necesita.

    El prximo 28 de febrero el Estado de Honduras

    comparecer ante la Corte Interamericana por la

    muerte de 107 privados de libertad a causa del incen-

    dio que se produjo en el Centro Penal Sampedrano,

    en el ao 2004.

    A diez das del incendio en crcel de Comayagua

    Familiares NO ACEPTANresultados de investigaciones

    Los familiares de las vctimas siguen reclamando los cuerpos de sus seres queridos para darles sepultura.

    Familiares proponen hacer una investigacin ms confiable.

  • Para mayor informacin visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net

    Semanario No. 228 | 24 Febrero 2012 | Editado por COMUNICACIONES - SJ

    E l emperador Nern ha pasado a la historia por muchas razones: desde la tirana a la extravagancia, por sus ejecuciones sistemticas, in-cluyendo la de su propia madre y hermanastro, y, sobre todo, por la creencia generalizada de que mien-tras Roma se consuma en llamas l estaba componiendo con su lira; adems de ser un perseguidor im-placable de los cristianos.

    Durante la noche del 19 de julio del ao 64 se desat un gran incendio que devast una buena parte de la ciudad de Roma y dur varios das. Algunos historiadores indi-can que fue el propio Nern quien caus el incendio con el objeto de reconstruir la ciudad a su gusto y conforme a nuevos planes urbans-ticos. Y como haba que buscar un chivo expiatorio la suerte recay en los cristianos que sufrieron per-secucin entre los aos 64 al 68 y

    dnde murieron los apstoles Pe-dro y Pablo. Evocamos este suceso histrico pues diera la impresin que repe-timos la historia en otro contexto y con otros actores. Y como reza el dicho el popular, unos a la bulla y otros a la cabuya. Es decir, que el dolor y las desgracias nacionales se prestan a todo tipo de mani-pulaciones. Por eso nos parecen vlidas y hacemos nuestras las de-claraciones del pastor Evelio Reyes cuando deca que nuestros polti-cos y nuestros gobernantes deben cambiar de mentalidad, dejar de ver a los pobres y a los necesitados como un gran negocio () El po-pulismo al igual que la corrupcin hacen muchsimo dao a nuestra sociedad () No hay que hacer negocio de la pobreza, de las ca-lamidades y emergencias () Los polticos hondureos se benefician de los pobres porque piden en su

    nombre y reciben grandes cantida-des de dinero que no llegan a los pobres. Si bien es cierto que hay fuegos que encienden otros fuegos tam-bin hay fuegos que apagan otros fuegos. Es el temor que est suce-diendo algo parecido con la Mara-tn de fe que se est promoviendo desde las cpulas de nuestra socie-dad pues se desva la atencin del centro penal al de los mercados ca-pitalinos dejando de lado saber cul fue la causa y los responsables de la misma.

    Se desplaza el centro de inters, se evade lo ms delicado poltica-mente y se silencia que en estos momentos la Corte Interamericana de Derechos Humanos, realiza una audiencia contra Honduras por los 107 muertos que se produjeron en una crcel en el ao 2004.

    Vivimos en un pas donde se cum-ple a cabalidad el dicho jurdico de que la justicia que es lenta, no es justicia. Sin embargo, no deja de sorprender que en apenas una semana el Equipo de Respuesta Internacional presente su informe diciendo que la causa del incendio fue accidental y que sea corrobora-do por la Corte Suprema de Justicia pues tambin afirma que no hubo mano criminal, sino un accidente.

    Llevamos meses tratando de luchar contra el muro de la impunidad po-licial e institucional del pas sin con-seguir nada. Y, ahora, resulta que juzgamos con un doble rasero pues cuando se trata de las lites todo se estanca, se entorpece y se obs-taculiza: nunca se llega a nada!. En cambio, cuando se trata de los po-bres y de los sobrantes de nues-tra sociedad las investigaciones se hacen al vapor y rpidamente tenemos resultados concluyentes.

    Por eso, los dolientes se resisten a aceptar que el incendio de la crcel fue un accidente y piden otra inves-tigacin por un organismo confia-ble. Tampoco resulta convincente ni confiable que la Fiscala diga que deducir responsabilidades a cus-todios y autoridades penitenciarias si se comprueba negligencia o dolo manifiesto. Si en tiempos de Nern se culpa-biliz del incendio de Roma a los cristianos hoy preferimos decir que fueron meros accidentes produ-cidos por artefactos de nuestro mundo moderno como un simple cigarrillo o un chimbo de gas. Hoy, los pobres y los privados de liber-tad seguirn siendo las vctimas de nuestros incendios sociales donde no hay responsables ni rendicin de cuentas. Y con ello estamos de-mostrando que Nern sigue vivo y cuenta con muchos seguidores en-tre nosotros.

    El regreso de Nern

    Honduras a rendir cuentas por del caso centro penalsampedrano

    Al menos nueve centros penales del pas estn en situaciones crticas.

    Ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos

    Este 28 y 29 febrero, los magistra-dos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, escuchar la declaracin de vctimas, peritos, re-presentantes del Estado hondureo y de la Comisin Interamericana de Derechos Humanos en el caso del centro penal sampedrano.

    El pasado 17 de mayo de 2004, 107 privados de libertad murieron calci-nados en un incendio en el centro penal de San Pedro Sula. Este he-cho se suma al incendio en la granja penal en La Ceiba, un ao antes, y los hechos recientes en Comayagua donde murieron 360 reclusos, el pa-sado 14 de febrero.

    La audiencia se desarrolla en medio de una crisis penitenciaria, donde existe una declaratoria de emergen-

    cia en los 24 centros penales debido al hacinamiento, a sistemas elctri-cos obsoletos y la falta de procesos de rehabilitacin e reinsercin que apoyen a los privados de libertad dentro de estas crceles.

    La situacin penitenciaria en Hondu-ras se convierte en una bomba de tiempo, ya que existe una capacidad para albergar a 8 mil internos y en la actualidad las 24 crceles tienen una poblacin penitenciaria que supera los 13 mil.

    Con la audiencia se busca desnudar a nivel internacional el colapso del sistema penitenciario y que el Esta-do hondureo sea capaz iniciar ac-ciones que ayudan el fortalecimiento del sistema penitenciario.

  • Impunidad se alimenta deviolacin a derechos humanos

    Convertir la impunidad en un tema del pasado, es la prioridad de la so-ciedad hondurea. Segn el exfiscal de la repblica, Edmundo Orellana eso fue lo que promovi, a pesar de la resistencia de los gobiernos de turno y de los polticos corruptos, los cambios en el sistema de justicia, sin embargo el proceso con que se han llevado estas reformas ha estado errado porque la impunidad se ha reproducido.

    Acercar la lucha contra la impunidad a la poblacin que sufre en carne propia las consecuencias de la inse-guridad, el desempleo, la injusticia es una tarea cuesta arriba dice Anarella Velez, del Comit por la Libertad de Expresin, C-Libre, quienes impulsa-ron la ley de acceso a la informacin pblica en el pas.

    Debido a la falta de formacin, muy poco la poblacin utiliza herramien-tas de vigilancia social y esto crea un ambiente de impunidad alrededor de hechos de corrupcin en las institu-ciones estatales que afectan directa-mente a la poblacin.

    Justamente hay impunidad cuando no se busca a los responsables de la comisin de delitos que constituyen una violacin a los derechos huma-nos de los ciudadanos y ciudada-nas, adujo Velez.

    Cuando las instituciones encarga-das de impartir justicia no funcionan, la polica ha sido declarada en crisis,

    el ministerio publico tiene enormes falencias y el poder judicial evidencia altos ndices de falta de independen-cia, se reafirma el clima de impuni-dad por tanto las vctimas no confan llegar con una acusacin o denuncia ante las autoridades, afirma el abo-gado Guillermo Lpez Lone.

    Segn Lone las violaciones a dere-chos humanos en la mayora de los casos ni siquiera siguen el procedi-miento dentro del sistema de justi-cia. La gente percibe que llevar una denuncia a la polica o tratar de lle-var el caso ante el sistema de justicia es muy difcil y los expone a peligros.

    Pero ante esto, segn Lone, la po-blacin debe presionar a las auto-ridades de justicia, exigir la depu-racin policial, un ministerio pblico que cumpla su papel, y un poder ju-dicial donde los jueces resuelvan los conflictos de manera independiente e imparcial.

    La sociedad civil debe activarse y de cierta forma incidir para que es-

    tas instituciones se reorganicen y fortalezcan con funcionarios que en realidad respondan a la legalidad y al Estado de Derecho adujo.

    En estos procesos son de gran im-portancia los medios por los cuales la poblacin se informa, que en la mayora de los casos, segn Anarella Velez de C-Libre son propiedad de empresarios coludidos con persona-jes que han cometido hechos delicti-vos impunes.

    Hay que cambiar la ley de medios, la propiedad de los medios de comu-nicacin est actualmente reglamen-tada de tal manera que solo los que tienen mucho pueden tener medios de comunicacin y ya sabemos que en este pas defienden sus intereses de tal manera que son insensibles a las necesidades de los hondureos y hondureas que se encuentran his-tricamente desposedos adujo.

    Adems, para Vlez es esencial que la poblacin desde lo ms peque-o, desde sus comunidades exija a las autoridades transparencia en el manejo de las arcas municipales porque esto repercute directamente en su estilo de vida y exijan una in-formacin veraz de lo que realmente sucede en el pas.

    Semanario No. 227 | 17 Febrero 2012 | Editado por COMUNICACIONES - SJ

    Para mayor informacin visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net

    Ms violaciones a Derechos HumanosEn el sondeo de opinin p-blica realizado por el Equipo de Reflexin Investigacin y Comunicacin, Eric, en noviem-bre de 2011, al preguntarle directamente a la poblacin por la situacin de las violaciones a los derechos humanos, el 44.4 por ciento consider que estas aumentaron con la ac-tual gestin de Pepe Lobo y el 42.1 por ciento cree que siguen Igual. Segn los hondureos y las hondureas, la poblacin joven es la ms indefensa, ya que el 31.4 por ciento considera que el respeto a los derechos humanos hacia este sector ha empeorado, un 51.2 por ciento considera que ha sido igual, y tan solo un 15.8 por ciento cree que ha mejorado.

    La poblacin se ha visto vio-lentada en su derecho a la vida, a la salud, la educacin, a la seguridad jurdica, a estar in-formada, esto ha alimentado el monstruo de la impunidad que cada da sigue creciendo.

    Hctor Pea, ciudadano de El Progreso. Si pedira cuentas porque son pblicas, cunto problema ha habido con los funcionarios pblicos y nunca los investigan. Pero es difcil por la corrupcin que hay en el pas.

    Carlos Lazo, presidente de lustrabotas. Los cabildos abiertos son para eso, lo que tiene que hacer uno de pueblo es supervisarlos, esas son las cuentas que se pueden pedir, y no solo a las municipalidades sino tambin a la fiscala, el ministerio pblico, la polica. Pero tiene uno que organizarse, para despus exigir.

    Reina, comerciante. S participara, hay mecanismos, hay maneras, a travs del departamento de transparencia de las municipalidades, pero no se hace porque a la gente humilde no le hacen caso, solo a gente pudiente.

    Xiomara Snchez, ciudadana de El Progreso. Si hubiera oportunidad yo participara pero no se cmo.

    Auditora social

    Mediante algunos rituales, campesinos rindieron homenaje a las vctimas del Agun.

    Los asesinatos de campesinos en el Valle del Agun, casos que siguen en impunidad.

    La informacines poder

    Institucionalidaddisfuncional

  • Para mayor informacin visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net

    Semanario No. 228 | 24 Febrero 2012 | Editado por COMUNICACIONES - SJ

    Rectora Julieta Castellanos

    Los jueces algoestn escondiendoEl 31 de enero el Congreso Nacional aprob la creacin de la Comisin de Reforma de la Seguridad Pblica y que incluye, entre otras cosas, la investigacin de los bienes de los miembros de la Polica, el Ministerio Pblico y la Corte Suprema de Jus-ticia.

    El decreto ha sido cuestionado por los jueces que argumenta que es in-constitucional porque interfiere en la independencia de poderes. Adems critican la retroactividad de la ley al sealar que la comisin tiene como funciones investigar los bienes de los miembros de las instituciones que imparten justicia en Honduras.

    Sobre este tema, la depuracin poli-cial y las crceles dialogamos con la rectora Julieta Castellanos.

    Qu avances hay con la crisis en seguridad pblica?No ha modificado su comportamien-to, ms bien se suman elementos que reflejan el nivel de vulnerabili-dad del Estado en los componentes del sistema. Meses atrs vimos la estructura policial completamente corroda, sus elementos vinculados al crimen y a delitos, lo hemos con-firmado, constatado, hemos visto como se denuncia el robo de armas y la muerte de personas ejecutadas por policas y otros casos que evi-dencian un nivel de descomposicin.

    Qu refleja esto?Todo esto refleja un nivel de pugna interna, un nivel de problemas tan-to a nivel interior de la polica como en el desempeo policial frente a la ciudadana, son dos cosas diferentes pero complementarias y que eviden-cian el conflicto, el nivel de deterioro y de distorsin de lo que debe ser el desempeo de la polica.

    Y sobre loscentros penales?Esos ltimos hechos de los centros penales vienen a reeditar un pro-blema grave porque hemos tenido en los centros penales asesinatos selectivos de personas, hubo un ao que los asesinatos se elevaron a ms de 30 sobre todo en Teguci-galpa y San Pedro Sula. Tuvimos la masacre de El Porvenir y el incendio de San Pedro Sula. Lo que pas el 14 de febrero deja al descubierto las falencias de la estructura del sistema penal.

    Cmo va el decreto sobre la creacin de la Comisin de Reforma de la Seguridad Pblica?Est listo para que el presidente Lobo lo sancione y lo publique en La Gaceta pero hay problemas, el Con-greso no lo ha enviado por lo que estamos dando esta semana para que lo hagan ya que las cosas se han complicado con los sucesos del 14 de febrero y el de los mercados. Vamos a dar un comps de espera.

    Mientras tantoustedes que hacen?Nosotros estamos en la fase de bus-car a las personas que puedan inte-grar esta comisin.

    Los jueces dicen que el decreto crea conflicto de poderes, es cierto esto?Los jueces estn partiendo de un criterio equivocado. Si fuera una in-terferencia en un poder del Estado significara que los jueces son un estamento por encima de las leyes. Todos los funcionarios tienen que dar cuenta de su condicin de tal y por tanto pedir que se investigue el desempeo de los jueces y de fisca-les no es ninguna interferencia.

    Tambin critican la retroactividad de la ley, qu piensa usted?En la elaboracin de este decreto participaron eminentes abogados

    del Ejecutivo, del Legislativo y de la universidad, los jueces algo estn escondiendo, algo que no quieren que se investigue.

    Qu sigue despus de la publicacin del decreto?La conformacin de la comisin que tiene dos etapas: la etapa de la iden-tificacin de los nacionales y pedirles que acepten esta tarea y la etapa de la bsqueda de internacionales.

    Quines proponena los nacionales?Es una propuesta conjunta de los tres rganos (Ejecutivo, Legislativo y Unah), nosotros como universidad ya los estamos buscando.

    Tienen nombres?No los puedo dar.

    Por qu?No los puedo dar. No por falta de transparencia sino porque no les he-mos consultado a ellos a ver si acep-tan, y no podemos especular con el nombre de nadie, es por respeto a las personas que estamos identificando.

    Entran los centrospenales en el trabajode la comisin?El tema de los centros penales tam-bin entra, hay en la comisin un mandato sobre el rgimen peniten-ciaro en el pas.

    Cul ser el trabajo de la comisin en el tema de depuracin?Ellos van a estar vigilando de cerca que los rganos de fiscalizacin, de control y de depuracin interna de cada una de estas instituciones lo hagan, si requieren apoyo se lo van a brindar. Ellos dirn si se est ha-ciendo o no. Eso ser lo importante.

    Interfieren con lasfunciones de la Direccin de Investigacin y Evaluacin de la Carrera Policial?No en lo absoluto. Las complementa y las fortalece porque la comisin se convierte en una instancia de apoyo para la direccin. Ya lo hablamos con los dos directores.

    Cmo evitar que el temase convierta en banderita de campaa poltica?Yo dira que ojal que todos los po-lticos asuman el tema con seriedad. Ms bien yo sospecho de aquellos que no se han referido al tema, que lo han visto con indiferencia como algunos partidos o personas, ser porque no quieren tener una posi-cin clara frente a la polica y quieren quedar bien con ellos, ser que no conocen el tema o no les interesa.

    La autodepuracines una depuracinverdadera?En el sentido estricto no sabemos, no confiamos y no conocemos lo que est pasando. No sabemos quines son los cancelados, no sabemos las razones si es que estn coludidos con el delito, si es que han cometi-

    do crmenes. Hasta ahora lo que ha pasado no es una depuracin en el sentido estricto, no sabra cmo lla-marla.

    La autodepuracinpodra ser otro golcontra Lobo Sosa?No podra calificarlo de ese tipo porque no tengo la informacin su-ficiente.

    Cul debe ser el proceso para un polica vinculado al crimen?Debe ser sometido a la justicia como toda persona, en un Estado de de-recho nadie debe estar por encima de la ley.

    Qu piensa de lacreacin de una polica decarabineros como en Chile?Puede llamarse de cualquiera ma-nera, lo importante es que sea una polica profesional, en este sentido la polica chilena es una polica eficiente y respetable, si se llama carabineros o como se llame lo que debe inte-resarnos es la funcin, la formacin el desempeo y el compromiso con que ellos asuman su trabajo.

    Hasta dnde va a llegar la universidad?La universidad va a estar permanen-temente dando seguimiento a este tema, se compromete con ello, no podemos dejar un tema tan impor-tante, de inters nacional a la volun-tad del Estado. Cuando se nombre la comisin ser un momento de llega-da pero tambin de partida para la siguiente fase que es la depuracin.

    Julieta Castellanos, rectora de la UNAH.

    Entre las funciones de la Comisin de Reforma de la Seguridad Pblica incluye el sistema penitenciario.

  • Para mayor informacin visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net

    Fotoreportaje

    Encuentro internacional endefensa de los derechos humanosen solidaridad con Honduras

    1. Ms de 1,100 perso-nas asistieron al primer encuentro por la defensa de los derechos humanos, desarrollado en la ciudad de Tocoa Coln, los das 17, 18 y 19 de febrero.

    2. Las familias de los campesi-nos asesinados por la lucha por la tierra, demanda cas-tigo a quienes mataron a sus seres queridos.

    3. En la comunidad de Rigores, la gente vive en extrema pobre-za y piden al Estado de Hon-duras resolver el conflicto de la tierra, para poder cosechar el sustento de sus familias.

    4. Durante el encuentro, la gente se junt para escuchar los testimo-nios de las campesinas y campesinos del Agun.

    5. Medios televisivos, es-critos, radiales y por internet recogieron todas las de-mandas de los pobladores y pobladoras del Agun a quie-nes se les sigue amenazando por defender sus derechos.

    6. Las mujeres de la Organiza-cin Fraternal Negra de Hon-duras, Ofraneh, se encargaron de preparar la comida para los miles de asistentes.

  • Para mayor informacin visite: www.eric-sj.org - www.radioprogresohn.net

    Semanario No. 228 | 24 Febrero 2012 | Editado por COMUNICACIONES - SJ

    8 mil habitantes estn peligro de una tragedia

    Amenazan a dirigentes del AgunA penas a unas cuantas horas de terminado el En-cuentro Internacional de Derechos Humanos en Solidaridad con Honduras que se realiz en el Agun del 17 al 20 de febrero, dos dirigentes populares han recibido ms amenazas a muerte.

    Se trata de Juan Chinchilla, vicepre-sidente del Movimiento Unificado del Agun, Muca, y Wilfredo Paz, miem-bro del Observatorio Permanente de Derechos Humanos del Agun.

    A parte de nuestras amenazas, aqu en el Agun en los ltimos das han amenazado a los dirigentes campesinos; Yonni Rivas, Bitalino lvarez, Consuelo Gonzles, pero tambin han sido recibidas por otras personas del Frente Nacional de Re-sistencia Popular, FNRP, defensores y defensoras de derechos humanos como Esly Banegas y Hayde Sara-via, manifest Juan Chinchilla.

    De acuerdo a Chinchilla, en el Bajo Agun hay un plan para asesinar

    a ms de 30 dirigentes populares. Por ahora se han calmado porque estamos haciendo las denuncias tanto a nivel nacional como interna-cional, pero va a llegar un momento que van a poner en marcha el plan asesino, coment con preocupa-cin Chinchilla.

    La dirigencia campesina y popular es perseguida por vehculos y mo-tocicletas que transportan a perso-nas encapuchadas y con armas de grueso calibre, segn testimonios de campesinos. A criterio de Wilfre-do Paz estos automotores perte-necen a los terratenientes del Bajo Agun.

    Desde diciembre del 2009 los sica-rios al servicio de los terratenientes han asesinado a 55 campesinos, y todos estos casos estn en total im-punidad, segn datos del Comit de Familiares de Detenidos y Desapare-cidos, Cofadeh.

    Paz indica que mientras los actores materiales e intelectuales de los asesinatos de campesinos se arro-pan con el manto de la impunidad, los juzgados de Trujillo y Tocoa, Co-ln, han activado 360 rdenes de captura contra dirigentes campesi-nos acusndolos de usurpacin de tierras.

    Chichilla ya habasido secuestradoJuan Chinchilla, fue secuestrado el 9 de enero de 2011. En el cautiverio le quemaron el pelo y los brazos, apli-cndole diferentes torturaras, pero despus de dos das Chinchilla logr escapar de sus captores.

    La dirigencia campesina responsa-biliz a los terratenientes y produc-tores palmeros de la zona, porque el secuestro se da en el marco del conflicto agrario que hay en la re-gin del Agun.

    Tierras en pocas manos La concentracin de la tierra en pocas manos es producto de la poltica de Estado que durante la administracin Rafael Leonardo Callejas (1990-1994l) aprob la Ley de Modernizacin Agrcola que derog la Ley de Reforma Agraria

    hasta el momento vigente y convir-ti la tierra en una mercanca que se poda comprar y vender.

    Las cooperativas campesinas que fueron beneficiarios de la Reforma Agraria ante el abandono estatal se vieron obligadas o necesitadas de vender sus propiedades y estas fueron a quedar por precios bajos en las manos de unos pocos terra-tenientes que se convirtieron en agroexportadores con productos no tradicionales como palma africana.

    Ante la indiferencia del Estado por la situacin del sector campesino estos se han visto en la obligacin de realizar acciones de recuperacin de predios que histricamente fue-ron suyos.

    La regin en la que ahora hay con-flicto fue una zona beneficiada por la reforma agraria, cuyas tierras pa-saron a manos de los terratenientes.

    Hasta el momento el rgimen de Lobo Sosa ha firmado acuerdos con algunos movimientos campesinos en el Agun, pero estos son remien-dos sobre la vestimenta podrida , segn el abogado Nelson Echenique del Observatorio Permanente de De-rechos Humanos del Agun.

    Mientras no haya una verdadera reforma agraria integral en el pas, la problemtica en el agro continua-ra explotando en los cuatro puntos cardinales del Honduras , concluy Echenique.

    No solamente el Estado no ha con-testado a las medidas cautelares, sino que un miembro del Gobierno me dijo que ellos desconocen esta determinacin de la Comisin Inte-ramericana de Derechos Humanos, Cidh, de proteger a los habitantes de Omoa, Corts", expres Massimo Parissi, representante de la Gran Alianza por Omoa.

    Las medidas cautelares fueron otor-gadas por la Cidh, por considerar que la vida e integridad de aproxi-madamente 8 mil habitantes del municipio de Omoa, Corts, est en riesgo debido al almacenamiento de gas licuado de petrleo, LPG, en las esferas operadas por la empresa Gas del Caribe en el casco urbano del municipio costero de Omoa.

    Adems en la solicitud de medidas cautelares La Comisin solicit al Estado adoptar las medidas necesa-rias para asegurar el cumplimiento

    efectivo de la ley y las normas am-bientales existentes en Honduras por parte de la empresa Gas del Caribe, y adoptar las medidas nece-sarias para reducir el riesgo para la vida y la integridad de los habitantes de Omoa a un nivel aceptable, es-tablece el documento publicado por este organismo en su pgina web.

    Ms de tres meses han transcu-rrido desde que el 8 de noviembre de 2011, la Cidh otorg las medidas cautelares para los Omoenses.Sin embargo, el Estado de Hondu-ras ha incumplido no adoptando las medidas necesarias, que por ms de siete aos han luchado para lograr la reubicacin de las esferas de Gas del Caribe, denunci Massimo Parissi.

    El temorA raz de los trgicos acontecimien-tos ocurridos en la Granja Penal de Comayagua, donde perdieron la vida asfixiados y calcinados 360 privados

    de libertad y el siniestro que dej en cenizas los mercados de la capital Tegucigalpa, los Omoenses temen a una tragedia similar que en este caso pueda originarse en las esferas.

    Asimismo plantea que segn un es-tudio realizado por el Ministerio Pbli-co de Honduras, MP, dicha situacin podra producir la muerte de entre 103 y 1.400 personas, un riesgo que se calific como inaceptable.

    Los temores de los pobladores tie-nen fundamento y antecedentes his-

    tricos que los respaldan, debido a que existen registros de accidentes que se han reportado en el mundo en plantas donde almacenan LPG en esferas.

    Uno de estos casos ocurri el 19 de noviembre de 1984 en la colonia de San Juan Ixhuatepec, conocido ms popularmente como San Juanico, al norte de la capital de Mxico, donde la esferas de LPG, de Pemex, Petr-leos Mexicanos, (con la quinta parte del gas almacenado en Omoa y la misma tecnologa) explotaron, exter-minando, segn reportes oficiales, a 650 vecinos y quemando de grave-dad a otros 3,500.

    Segn la Gran Alianza por Omoa y FundAmbiente, similar situacin puede ocurrir en Omoa, dejando hasta las 1,400 muertes, segn se establece en dictmenes 203- 2007 y 031-201 de la Fiscala Especial del Medio Ambiente, del MP.

    Pese a contar con esta informacin manejada por el Ministerio Publico, las medidas cautelares solicitadas por la CIDH, no se han hecho efec-tivas dejando a los habitantes de Omoa en total indefensin y peligro de muerte.

    Estado hondureo no acata medidas cautelares a favor omoenses

    Massimo Parissi, Gran Alianza por Omoa.

    Ya en la solicitud que hace la Cidh, establece que la ubica-cin del almacn sobre una falla geogrfica en un lugar

    vulnerable a catstrofes naturales conlleva el riesgo

    de producir una explosin en cadena de las esferas.

    Lee bien? Juan Chinchilla, tu nombre est en la lista

    buscamos tu cabeza, estas ejecutando cosas que no de-vs, pero te vamos a buscar

    como tu buscas el socialismo pinche puto (muerte para el socialismo del agun),

    este es el mensaje textual de amenaza que recibi en su

    celular Wilfredo Paz.

    Juan Chinchilla fue secuestrado el 9 de enero del ao 2011.