Bosquejo Para Iglesia.docx

of 23 /23
Bosquejo Para Iglesia 40 Días de Perdón No. 01 Hay un rey escondido dentro de ti. Objetivo del mensaje: Motivar a las personas a participar en esta travesía para restaurar nuestro corazón, mostrándoles que Dios ha puesto un llamado grande dentro de nosotros para que manifestemos su esplendor en nuestro entorno. Saúl nació en una familia pequeña, de la tribu más pequeña de Israel, y nunca se imaginó que Dios lo había elegido para ser un líder que librara a su pueblo de la amenaza de sus enemigos. Introducción: Narrar brevemente la historia de cuando Saúl es ungido por Samuel para ser rey sobre Israel, contenida en 1 Samuel 10 y 11. Así como Saúl fue llamado por Dios para librar al pueblo de Israel, tú tienes un llamado a reinar en un entorno específico para bendecir a mucha gente. Ese llamado puede ser en tu familia y en la función de Padre o Madre que tus hijos necesitan. Puede ser en tu trabajo en donde Dios te ha capacitado para ser bendición a otros, o quizás aún no se ha manifestado plenamente el sitio en donde Dios va a utilizarte pero debes estar seguro de que Dios no te hizo por casualidad, sino te tiene aquí para un propósito eterno. 5 Compromisos para descubrir el rey que llevamos dentro: 1. CREER que Dios tiene control de cada detalle de mi vida. Saúl salió en busca de una asna de su padre, pero Dios había preparado el escenario para llevarlo al profeta Samuel: “Mañana a esta misma hora yo enviaré a ti un varón de la tierra de Benjamín, al cual ungirás por príncipe sobre mi pueblo Israel, y salvará a mi pueblo de mano de los filisteos; porque yo he mirado a mi pueblo, por cuanto su clamor ha llegado hasta mí. 17Y luego que Samuel vio a Saúl, Jehová le dijo: He aquí éste es el varón del cual te hablé; éste gobernará a mi pueblo. 1 Samuel 9:16-17 RVR Aplicación: No sabemos la razón por la cual has venido hoy a la iglesia, pero puedo asegurarte que no ha sido una casualidad. Dios te ha traído aquí para que inicies la travesía que restaurará tu corazón plenamente. 2. VER que soy alguien sumamente importante para Dios.

Embed Size (px)

Transcript of Bosquejo Para Iglesia.docx

Bosquejo Para Iglesia40 Das de PerdnNo. 01Hay un rey escondido dentro de ti.

Objetivo del mensaje: Motivar a las personas a participar en esta travesa para restaurar nuestro corazn, mostrndoles que Dios ha puesto un llamado grande dentro de nosotros para que manifestemos su esplendor en nuestro entorno.

Sal naci en una familia pequea, de la tribu ms pequea de Israel, y nunca se imagin que Dios lo haba elegido para ser un lder que librara a su pueblo de la amenaza de sus enemigos.

Introduccin: Narrar brevemente la historia de cuando Sal es ungido por Samuel para ser rey sobre Israel, contenida en 1 Samuel 10 y 11.

As como Sal fue llamado por Dios para librar al pueblo de Israel, t tienes un llamado a reinar en un entorno especfico para bendecir a mucha gente. Ese llamado puede ser en tu familia y en la funcin de Padre o Madre que tus hijos necesitan. Puede ser en tu trabajo en donde Dios te ha capacitado para ser bendicin a otros, o quizs an no se ha manifestado plenamente el sitio en donde Dios va a utilizarte pero debes estar seguro de que Dios no te hizo por casualidad, sino te tiene aqu para un propsito eterno.

5 Compromisos para descubrir el rey que llevamos dentro:

1. CREER que Dios tiene control de cada detalle de mi vida.

Sal sali en busca de una asna de su padre, pero Dios haba preparado el escenario para llevarlo al profeta Samuel:

Maana a esta misma hora yo enviar a ti un varn de la tierra de Benjamn, al cual ungirs por prncipe sobre mi pueblo Israel, y salvar a mi pueblo de mano de los filisteos; porque yo he mirado a mi pueblo, por cuanto su clamor ha llegado hasta m. 17Y luego que Samuel vio a Sal, Jehov le dijo: He aqu ste es el varn del cual te habl; ste gobernar a mi pueblo. 1 Samuel 9:16-17 RVR

Aplicacin: No sabemos la razn por la cual has venido hoy a la iglesia, pero puedo asegurarte que no ha sido una casualidad. Dios te ha trado aqu para que inicies la travesa que restaurar tu corazn plenamente.

2. VER que soy alguien sumamente importante para Dios.

1 Samuel 9:21-24. 21Sal respondi y dijo: No soy yo hijo de Benjamn, de la ms pequea de las tribus de Israel? Y mi familia no es la ms pequea de todas las familias de la tribu de Benjamn? Por qu, pues, me has dicho cosa semejante? 22 Entonces Samuel tom a Sal y a su criado, los introdujo a la sala, y les dio lugar a la cabecera de los convidados, que eran unos treinta hombres... Y Samuel dijo: He aqu lo que estaba reservado; ponlo delante de ti y come, porque para esta ocasin se te guard, cuando dije: Yo he convidado al pueblo. Y Sal comi aquel da con Samuel. RVR

Aplicacin: Nuestro enemigo se encarga de hacernos sentir insignificantes. Puede que cuando escuchaste el ttulo del mensaje hayas pensado esto no es para m. Pero djame decirte que Dios tiene planes maravillosos para tu vida. Debes creer que Dios te ha creado para sus propsitos. Es posible que alguien se haya burlado de ti por tu raza, aspecto fsico, estatus econmico, etc. Eso no es obstculo para Dios pues, delante de l, tu eres su hijo amado.

3. RELACIONARME con hombres de Dios para la restauracin plena de mi corazn.

1 Samuel 9:26-10:1-2. Al otro da madrugaron; y al despuntar el alba, Samuel llam a Sal, que estaba en el terrado, y dijo: Levntate, para que te despida. Luego se levant Sal, y salieron ambos, l y Samuel. 10:1 Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la derram sobre su cabeza, y lo bes, y le dijo: No te ha ungido Jehov por prncipe sobre su pueblo Israel? RVR

1 Samuel 10:5-7. Despus de esto llegars al collado de Dios donde est la guarnicin de los filisteos; y cuando entres all en la ciudad encontrars una compaa de profetas que descienden del lugar alto, y delante de ellos salterio, pandero, flauta y arpa, y ellos profetizando. 6Entonces el Espritu de Jehov vendr sobre ti con poder, y profetizars con ellos, y sers mudado en otro hombre. 7Y cuando te hayan sucedido estas seales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios est contigo. RVR

El profeta unge a Sal y le seala que un milagro espiritual acontecer cuando se rena con un grupo de profetas, y sucede exactamente as. Sal fue mudado en otro hombre cuando entr en contacto con este grupo de hombres de Dios. Queremos invitarte a que te unas a esta iglesia, pues aqu cultivamos una buena relacin con Dios. Debes aprender de otros que tienen un poco ms de experiencia en los caminos del Seor, as como contagiarte del fervor y la pasin por adorar al nico Dios.

Cuando Sal se uni a los profetas, fue contagiado con la atmsfera espiritual all presente, y comenz a profetizar. Eso mismo sucede cuando nos reunimos a alabar al Seor, te contagias de los deseos de alabarle. Te invitamos a que te comprometas a acompaarnos durante toda la campaa, pues experimentars un notorio crecimiento espiritual.

Esta campaa tiene como objetivo que El Espritu Santo nos mude, nos transforme en hombres y mujeres nuevos. Cuando Dios cambi el corazn de Sal, cambi su manera de actuar. En los siguientes 40 das, Dios cambiar tu corazn, sers mudado en otro hombre.

Por ejemplo: La lista de los temas que leeremos esta semana en el libro son:

1. La visin de lo que Dios dise para mi vida2. Vida en abundancia3. Pasin por lo que soy4. Gran capacidad de logro5. Esperanza y entusiasmo en el futuro6. Un nuevo inicio: Borrn y cuenta nueva7. Un corazn libre de limitaciones.

4. VENCER el temor y recibir el llamado de Dios.

1 Samuel 10.21-24. E hizo llegar la tribu de Benjamn por sus familias, y fue tomada la familia de Matri; y de ella fue tomado Sal hijo de Cis. Y le buscaron, pero no fue hallado. 22Preguntaron, pues, otra vez a Jehov si an no haba venido all aquel varn. Y respondi Jehov: He aqu que l est escondido entre el bagaje. 23Entonces corrieron y lo trajeron de all; y puesto en medio del pueblo, desde los hombros arriba era ms alto que todo el pueblo.

El da de la presentacin pblica de Sal, el nuevo rey, ste tena tanto miedo que se escondi atrs de las maletas. Pero los profetas preguntaron a Dios y el mostr donde estaba. As muchas veces nos escondemos del llamado de Dios detrs de muchas excusas tales como: No estoy preparado, no s si voy a aguantar, etc. Pero Dios sabe dnde estamos y es necesario salir y tomar el lugar al cual Dios nos est llamando.

Dios tiene un lugar, un rea de influencia para que usted haga brillar Su luz en ella, pero es necesario que nos dispongamos a asumir nuestro llamado para la restauracin de nuestro entorno.

5. ACTUAR sabiendo que Dios estar conmigo.

1 Samuel 11.5-8. Y he aqu Sal que vena del campo, tras los bueyes; y dijo Sal: Qu tiene el pueblo, que llora? Y le contaron las palabras de los hombres de Jabes. 6Al or Sal estas palabras, el Espritu de Dios vino sobre l con poder; y l se encendi en ira en gran manera. 7Y tomando un par de bueyes, los cort en trozos y los envi por todo el territorio de Israel por medio de mensajeros, diciendo:

As se har con los bueyes del que no saliere en pos de Sal y en pos de Samuel. Y cay temor de Jehov sobre el pueblo, y salieron como un solo hombre.

Ahora sabemos por qu Dios quiso restaurar el corazn de Dios de Sal. Vena un peligro inminente sobre Israel, y el pueblo necesitaba un lder con un corazn sano para guiarlo hacia la victoria.

Una vez el corazn de Sal fue transformado por Dios, estuvo listo para emprender un gran proyecto de liberacin para Israel. Es maravilloso cmo este hombre temeroso que se escondi en el equipaje, tocado por el Espritu de Dios tienen el valor para invitar al pueblo a ir a la guerra para defenderse. Dios lo apoy y el pueblo pudo ser librado de sus enemigos.

As Dios quiere prepararte para ser un instrumento de bendicin para las personas que estn a tu alrededor. Pero primero debe restaurar tu corazn para que seas capaz de escuchar su voz y ejecutar sus planes. Por eso queremos invitarte a que te comprometas a vivir junto a nosotros estos 40 das de travesa para liberar tu corazn.

La travesa consta de 3 ejercicios:

1. Asistir a esta iglesia por las prximas 5 semanas y completar as la serie.2. Leer todos los das un captulo del libro 40 das de perdn.3. Asistir a un grupo pequeo con otras personas de esta iglesia para seguir cultivando el contenido.

Conclusin: Es nuestro deseo que descubras que Dios te ha hecho con un propsito ms grande del que te has imaginado. Es por eso que es importante que hagas con nosotros este viaje para restaurar completamente tu corazn.Invitar a la gente a recibir al Seor Jess en su corazn.

40 DIAS DE PERDON

40 DAS DE PERDNBOSQUEJO PREDICANo. 2Cmo Perdemos la Vida en Abundancia.

Objetivo del mensaje: Ensear a la congregacin que Satans desea que echemos a perder la vida en abundancia que Dios tiene preparada para nosotros. El enemigo entonces ataca el corazn porque de l mana la vida. Con este mensaje queremos sealar las estrategias que usa el enemigo podra usar para lastimar nuestro corazn.

Introduccin: La semana pasada estudiamos la historia de Sal. Haba un rey escondido dentro de l y Dios lo llama a dirigir todo el reino. Tristemente Sal se desvi del llamado original y Dios tuvo que removerlo y colocar a otro rey. David perdi la vida en abundancia que Dios lo haba llamado a vivir. Eso tuvo su origen en que l perdi su corazn. Hoy estudiaremos cmo evitar que el enemigo nos robe la vida en abundancia.

3 Principios para conservar una vida abundante:

1. Proteger con toda diligencia nuestro corazn.

La Biblia deja claro que el corazn es el centro de nuestra existencia. Veamos este versculo en 2 versiones distintas para que entendamos cunto debemos cuidar el corazn.

Proverbios 4:23 RV60. Por sobre todas las cosas cuida tu corazn, porque de l mana la vida.

Proverbios 4:23 BLA. Con toda diligencia guarda tu corazn, porque de l brotan los manantiales de la vida.

Cuando Dios llam a Sal vio su corazn, y por eso lo puso a la cabeza del reino, pero en algn punto del camino, en su nueva funcin como rey, su corazn se contamin y perdi aquellas caractersticas que Dios haba visto para colocarlo como rey:

1 Samuel 13:14. Mas ahora tu reino no ser duradero. Jehov se ha buscado un varn conforme a su corazn, al cual Jehov ha designado para que sea prncipe sobre su pueblo, por cuanto t no has guardado lo que Jehov te mand.

Aplicacin: De la triste historia de Sal debemos aprender que para Dios es sumamente importante el corazn. Dios no remueve a Sal por falta de estatura, por falta de estilo o porque su popularidad como dirigente de la nacin baj, sino lo remueve porque algo pas en su corazn, que ya no era conforme al corazn de Dios. Es por eso que Dios le anuncia que se ha buscado a un rey conforme a su corazn.

2. Cuidar lo que entra al corazn.

Sal dej que sentimientos incorrectos llenaran su corazn. Cuando David mata al gigante, dentro de la celebracin por la liberacin, Sal escucha algo que contamina su corazn:

1 Samuel 18:6-8. Aconteci que cuando volvan ellos, cuando David volvi de matar al filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel cantando y danzando, para recibir al rey Sal, con panderos, con cnticos de alegra y con instrumentos de msica. 7Y cantaban las mujeres que danzaban, y decan: Sal hiri a sus miles, Y David a sus diez miles. 8Y se enoj Sal en gran manera, y le desagrad este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a m miles; no le falta ms que el reino.

Sal permiti que se plantara en su corazn una semilla de amargura y la tragedia consisti en que esa semilla contamin todo su corazn. Por eso dice la Biblia que debemos cuidar nuestro corazn.

Hebreos 12:15. Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados.

Aplicacin: De la misma manera todos los das nosotros recibimos golpes a nuestro corazn, eso es inevitable, recibimos insultos, menosprecio, calumnias, chismes, traiciones, humillacin, discriminacin, etc. Todos estos son golpes que el enemigo lanza. Debemos cuidar qu permitimos que entre a nuestro corazn, pues todos estos golpes podran producir amargura y esa amargura anidarse muy profundo en nuestro ser.

Cuidamos nuestro corazn al desarrollar la disciplina del perdn, que consiste en desechar inmediatamente las ofensas que nos han hecho y pedir al Seor que mantenga nuestro interior apartado de amargura.

Sal no hizo esto sino le dio rienda suelta a los deseos de su carne. Se sinti ofendido porque las mujeres del pueblo no lo reconocan como el ms importante de Israel y decidi odiar a David hasta el ltimo da sobre la tierra. Eso contamin el corazn de Sal y por esa amargura l dej de recibir el favor de Dios.

3. Cuidar lo que sale de mi corazn.

Si usted est determinado a cuidar su corazn, deber cuidar no slo lo que entra sino tambin lo que sale de l, pues analizando lo que sale de l podemos determinar si hemos permitido que se plante races de rencor, amargura, celos, etc.

Jess dijo en Mateo 15:18-20. Pero lo que sale de la boca, del corazn sale; y esto contamina al hombre. 19Porque del corazn salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. 20Estas cosas son las que contaminan al hombre; pero el comer con las manos sin lavar no contamina al hombre.

Esta semana estudiaremos en el libro cmo el enemigo desea colocar fortalezas en nuestro corazn. Lo invito a que lea los siete captulos de esta semana, a travs de los cuales entenderemos con ms profundidad el tema de las fortalezas. Por ahora permtame explicarle brevemente la estrategia del enemigo para colocar fortalezas en el corazn:

El objetivo de nuestro enemigo es golpear fuertemente nuestro corazn para producir un dolor tan grade que nos desubique y nos fuerce a actuar de una manera descontrolada. Satans sabe que cuando estamos bajo un intenso dolor, no nos queda mucho tiempo para razonar y quedamos en un estado de vulnerabilidad, es decir, en peligro de tomar malas decisiones.

"Podra suceder, cuando accidentalmente alguien se golpea cambiando la llanta de repuesto del auto o jugando algn deporte, que las personas estn propensas a decir lo que no deberan. Y tiene que salir a luz el carcter cristiano para contenerse."

As mismo cuando somos lastimados profundamente en nuestro corazn, estamos propensos a tomar determinaciones que fcilmente se pueden convertir en acuerdos con el enemigo. Por ejemplo, cuando alguien ha sido traicionado por un amigo o amiga, siente un dolor profundo en el corazn y no sabe qu hacer con l.

En medio de ese caos aparece el diablo a sugerirnos: No vuelvas a confiar en nadie, pues las verdaderas amistades no existen. Ests solo, debes reconocerlo. Jams vuelvas a abrir tu corazn. Si nosotros accedemos a esta propuesta, pronto nos encontraremos pronunciando la siguiente declaracin: No existe la verdadera amistad o yo no tengo amigos porque slo causan dolor.

La palabra de Dios llama a estos acuerdos con el enemigo, fortalezas. Como lo explicbamos en la introduccin una fortaleza es un punto estratgico desde donde se controla una regin. Eso es lo que hace el enemigo cuando logra convencernos de un argumento como lo citados anteriormente. Veamos lo que dice la Biblia acerca de las fortalezas.

2 Corintios 10:4-5. 4 Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destruccin de fortalezas, 5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

La Biblia contiene las armas con las cuales podemos derribar las fortalezas que el enemigo pudo haber establecido en nuestro corazn y de esa manera mantenerlo limpio.

CONCLUSIN: Sal perdi la vida a la cual Dios la haba llamado. No pierda usted la suya. Dios tiene un propsito claro para su vida. Hagamos una oracin en la cual nos comprometamos con Dios a hacer todo lo necesario para mantener limpio nuestro corazn y conservar la vida en abundancia.

40 DIAS DE PERDONBosquejo Para Iglesia40 Das de PerdnNo. 03Los Beneficios de un Corazn Perdonador.

Objetivo: Mostrar a la audiencia los grandes beneficios de desarrollar un corazn que perdona.

Introduccin: En los domingos pasados estudiamos la historia de Sal. Un hombre que Dios escogi para dirigir a su pueblo. Luego Dios decidi quitar a Sal y colocar en el trono a David. Esto fue porque el corazn de Sal se contamin y se desvi. Por otro lado, Dios escoge a David de quien se dice fue un varn conforme al corazn de Dios. Estudiaremos hoy que gran parte de lo que Dios vio en David, tuvo un corazn perdonador.

1. Un corazn perdonador se mantiene limpio.

Mucha gente tiene la idea equivocada que el perdn es en beneficio de la persona que nos ha ofendido. Sin embargo, el perdn es un beneficio para la persona que lo otorga. El rencor y la amargura son una prisin a la cual estamos confinados cuando odiamos a alguien. Tenemos en nuestra mano una llave, y esta se llama perdn.

David en su relacin con Sal mantuvo un corazn limpio a pesar de que su nuevo jefe, el Rey Sal, lo odiaba tanto como para matarlo.

1 Samuel 18:10-12 y 14. 10 Aconteci al otro da, que un espritu malo de parte de Dios tom a Sal, y l desvariaba en medio de la casa. David tocaba con su mano como los otros das; y tena Sal la lanza en la mano. 11 Y arroj Sal la lanza, diciendo: Enclavar a David a la pared. Pero David lo evadi dos veces. 12 Mas Sal estaba temeroso de David, por cuanto Jehov estaba con l, y se haba apartado de Sal 14 Y David se conduca prudentemente en todos sus asuntos, y Jehov estaba con l.

Dios se haba apartado de Sal y con l su proteccin hacia el rey de Israel. Es por esa razn que espritus malos lo atormentaban. Sal en un arranque de ira trata de matar a David. David a pesar de esto, conserv un corazn limpio. La historia nos cuenta que Sal emprendi una campaa militar con el nico objetivo de matar a David, quien a pesar de ese asedio se mantuvo limpio de odio. En otra ocasin, durante la persecucin, David tuvo la oportunidad de matar a Sal, pero no lo hizo pues estaba libre de rencor.

1 Samuel 24:6-7. 6 Y dijo a sus hombres: Jehov me guarde de hacer tal cosa contra mi seor, el ungido de Jehov, que yo extienda mi mano contra l; porque es el ungido de Jehov. 7 As reprimi David a sus hombres con palabras, y no les permiti que se levantasen contra Sal. Y Sal, saliendo de la cueva, sigui su camino.

2. Un corazn perdonador es humilde delante de Dios.

Otra caracterstica de una persona que perdona es que reconoce con humildad que Dios es dueo de todo y todos necesitamos su misericordia. Al contrario de Sal, David no perdi de vista que l era el rey por la misericordia de Dios.

1 Samuel 24:9-15. 9 Y dijo David a Sal: Por qu oyes las palabras de los que dicen: Mira que David procura tu mal? 10 He aqu han visto hoy tus ojos cmo Jehov te ha puesto hoy en mis manos en la cueva; y me dijeron que te matase, pero te perdon, porque dije: No extender mi mano contra mi seor, porque es el ungido de Jehov. 11 Y mira, padre mo, mira la orilla de tu manto en mi mano; porque yo cort la orilla de tu manto, y no te mat. Conoce, pues, y ve que no hay mal ni traicin en mi mano, ni he pecado contra ti; sin embargo, t andas a caza de mi vida para quitrmela. 12Juzgue Jehov entre t y yo, y vngueme de ti Jehov; pero mi mano no ser contra ti. 13 Como dice el proverbio de los antiguos: De los impos saldr la impiedad; as que mi mano no ser contra ti. 14 Tras quin ha salido el rey de Israel? A quin persigues? A un perro muerto? A una pulga? 15 Jehov, pues, ser juez, y l juzgar entre t y yo. El vea y sustente mi causa, y me defienda de tu mano.

La humildad de David le permite entender:

a. No es l quien tiene que tomar venganza: Cuando soy humilde Dios sale en mi defensa. (Rom. 12:19)

b. Que debe perdonar pues el legtimo juez de todos es Dios: Es un legtimo acto de humildad perdonar a los dems pues cuando lo hago reconozco que yo tambin he cometido errores. (Mat. 6:12 y 14)

c. Que Dios es quien har verdadera justicia: Cuando perdono dejo la justicia en manos de Dios y permito que l aplique su justicia.

Aplicacin: Perdonar es fruto de la humildad. Usted se atreve a perdonar a sus semejantes, lo hace consiente de que usted tambin ha cometido errores, que el nico ser perfecto es Dios. Esto nos lleva a un tercer beneficio de un corazn perdonador:

3. Un corazn perdonador escucha a Dios.

Seguramente esta actitud de humildad al perdonar constantemente a Sal le vali a David tener una fluida comunicacin con Dios, pues la Biblia dice:

Santiago 4:6. 6 Pero l da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.

En el relato de la vida de David encontramos como el corazn de David se mantena en una abierta comunicacin con Dios y reciba de l instrucciones de todo tipo, estrategias para la guerra y hermosas canciones que han durado hasta hoy.

Por otro lado, cuando negamos el perdn a otros, esto bloquea nuestra libre comunicacin con el Seor. An esas pequeas disputas que tenemos entre pareja, pueden ocasionar que se bloquee nuestra conversacin con Dios. Un ejemplo de esto es:

1 Pedro 3:7: 7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso ms frgil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Aplicacin: Si deseamos aprender a escuchar la voz de Dios como David lo hizo debemos cultivar un corazn perdonador.

4. Un corazn perdonador se enfoca en lo importante.

En la historia de Sal y David descubrimos que el corazn contaminado de Sal se enfoc en la venganza. Los ltimos aos que Dios le dio a Sal sobre la tierra, Sal los gast tratando de matar a David.

1 Samuel 24:2. 2 Y tomando Sal tres mil hombres escogidos de todo Israel, fue en busca de David y de sus hombres, por las cumbres de los peascos de las cabras monteses.

Aplicacin: esto es lo que sucede cuando damos rienda suelta a nuestros deseos, nos enfocamos en cosas de poca importancia y perdemos las cosas de mayor relevancia. Por el contrario, David saba que haba sido llamado para ser rey de Israel y en lugar de procurar la muerte del Rey Sal, esper pacientemente que fuese Dios quien lo colocara al frente del reino.

1 Samuel 24:10-13. 10 He aqu han visto hoy tus ojos cmo Jehov te ha puesto hoy en mis manos en la cueva; y me dijeron que te matase, pero te perdon, porque dije: No extender mi mano contra mi seor, porque es el ungido de Jehov. 11 Y mira, padre mo, mira la orilla de tu manto en mi mano; porque yo cort la orilla de tu manto, y no te mat. Conoce, pues, y ve que no hay mal ni traicin en mi mano, ni he pecado contra ti; sin embargo, t andas a caza de mi vida para quitrmela. 12 Juzgue Jehov entre t y yo, y vngueme de ti Jehov; pero mi mano no ser contra ti. 13 Como dice el proverbio de los antiguos: De los impos saldr la impiedad; as que mi mano no ser contra ti.

Al igual que Jos, David decide enfocarse, no en lo que otros le han hecho sino en lo que Dios le ha puesto en su corazn que haga. Ese es el beneficio de un corazn perdonador: Se enfoca en el futuro y no en el pasado.

Conclusin: Si hasta hoy usted haba pensado que el perdn era para beneficio del ofensor, ahora usted entiende que el perdn trae enormes beneficios para su propio corazn. Le invitamos a leer los captulos del libro para esta semana, en los cuales profundizaremos en los beneficios de un corazn perdonador.

40 DIAS DE PERDONCOMO PERDONAR40 DAS DE PERDNBOSQUEJO PREDICANo. 4Cmo Perdonar.

Objetivo: Brindar a la congregacin un proceso sencillo para perdonar. En este mensaje nos apartamos de la historia de Sal y David para hacer un mensaje sumamente prctico brindando 4 pasos sencillos para perdonar las ofensas.

Introduccin: Imaginemos por un momento que usted es el nico agente de la ley en un pequeo pueblo. Sucede que usted atrapa a un criminal y lo coloca en la pequea crcel local. En un juicio el juez lo condena a purgar varios aos en la crcel y le da a usted la orden de llevar al reo a la penitenciaria central. Ahora usted es el responsable de velar por la comida, la recreacin, higiene y seguridad del convicto.

Usted no puede salir a pasear y distraerse pues peridicamente debe revisar la celda para ver que todo est bien. Si quiere salir debe esposar al criminal y llevarlo consigo donde sea que vaya. Sin proponrselo, usted ha perdido su libertad junto con el criminal. Esto es precisamente lo que sucede cuando nos negamos a perdonar. Hemos sido vctimas de alguna maldad, pero asumimos personalmente la responsabilidad de hacer justicia y a cualquier lugar donde vamos, estamos emocionalmente atados a esa persona.

En algn punto del proceso perdimos la libertad, y ahora somos esclavos, en alguna manera, de nuestro agresor. Es por eso que muchas personas pierden la vida en el odio, por la falta del perdn. Cul es la solucin? La solucin consiste en tomar al convicto y llevarlo a la penitenciaria central y dejar que un sistema de justicia ms grande que nosotros mismos se haga cargo del cumplimiento de la condena. Y esto es precisamente el perdn, renunciar al derecho que tenemos de vengarnos nosotros mismos, y dejar lugar a la ira de Dios. Eso es exactamente lo que nos dice:

Romanos 12:19. 19 Queridos hermanos, no tomen venganza ustedes mismos, sino dejen que Dios sea quien castigue; porque la Escritura dice: A m me corresponde hacer justicia; yo pagar, dice el Seor.

Cmo perdonar?

Para saber cmo perdonar, estudiaremos cmo Jess manej los sentimientos ms difciles de procesar. La noche de su crucifixin es una gran enseanza para proteger nuestro corazn del rencor.

4 pasos para que Dios recicle mi dolor.

1. Identifico mis sentimientos.

El primer paso en el proceso del perdn es reconocer que estamos heridos e identificar los sentimientos que tenemos. Mucho del problema emocional en nuestra poca vienen debido a que hemos sido entrenados a no revelar exactamente cmo nos sentimos. Puede ser que usted sea un varn y fue enseado desde pequeo, que los hombres no lloran. O tambin puede ser que usted sea una dama que creci en un hogar en donde no era bien visto revelar sus sentimientos. Sin embargo, cuando consideramos la vida de Jess, vemos que Jess nunca escondi la manera en que se senta. Antes de pasar por el sufrimiento de su crucifixin, Jess busc un lugar para orar y expresar sus sentimientos:

Vinieron, pues, a un lugar que se llama Getseman, y dijo a sus discpulos: Sentaos aqu, entre tanto que yo oro. 33Y tom consigo a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenz a entristecerse y a angustiarse. Marcos 14:32-33.

Jess identific claramente sus sentimientos: tristeza y angustia.

2. Confieso mis sentimientos ante Dios y ante un amigo.

El segundo paso consiste en hablar abiertamente de nuestros sentimientos. En este relato vemos cmo Jess busc refugio en sus amigos cercanos y en Dios su Padre. Si usted quiere sanar su corazn, debe ventilar sus sentimientos con algn amigo o amigos que tengan la madurez cristiana para ayudarle y tambin entablar una honesta conversacin con Dios acerca de nuestro estado emocional. Puede ser que usted derrame abundantes lgrimas, y sienta mucho dolor. Esto es algo bueno, porque las lgrimas son el sistema de drenajes del alma. Cuando lloramos abiertamente delante de Dios o de amigos, nuestro corazn est siendo sano. Veamos cmo Jess se refugi en sus amigos y en Dios:

Y les dijo: Mi alma est muy triste, hasta la muerte; quedaos aqu y velad. 35Yndose un poco adelante, se postr en tierra, y or que si fuese posible, pasase de l aquella hora. 36Y deca: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de m esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que t. Marcos 14:34-37.

Le sugiero entonces buscar a un amigo con quien pueda hablar abiertamente de sus sentimientos y posteriormente sostenga un intenso tiempo de oracin, en el cual usted diga abiertamente al Padre cmo se sinti cuando lo hirieron y qu sentimientos ha guardado desde ese momento. Entonces usted est listo para el paso nmero 3.

3. Renuncio a mi deseo de venganza.

En este punto nos rendimos ante Dios y reconocemos que l es el nico juez que puede hacer lo que es justo y entregamos a Dios nuestro legtimo deseo de venganza. Por qu decimos legtimo deseo de venganza? Pues Dios nos ha configurado con una nocin de justicia y este instinto nos conduce a desear que aquellos que nos han ofendido reciban exactamente el mismo dao que nos han causado.

Creo que este es parte de nuestro instinto de conservacin. Pero debido a que nosotros mismos hemos ofendido a otros, hemos sido descalificados para hacer justicia por nuestras propias manos y debemos dejar lugar al justo juicio de Dios.Jess nos dio el ejemplo para renunciar a ese deseo de venganza. Est siendo injustamente maltratado pero guarda su corazn de rencor. Veamos lo que nos dice la escritura:

Y Jess deca: Padre, perdnalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre s sus vestidos, echando suertes. 35 Y el pueblo estaba mirando; y aun los gobernantes se burlaban de l, diciendo: A otros salv; slvese a s mismo, si ste es el Cristo, el escogido de Dios. 36 Los soldados tambin le escarnecan, acercndose y presentndole vinagre, 37 y diciendo: Si t eres el Rey de los judos, slvate a ti mismo. Lucas 23:34-37

Regresando al ejemplo que usamos al inicio de este captulo, es en este momento que usted entrega al reo a la justicia de Dios. De esa manera se libra usted del peso emocional de tener que hacer justicia y usted puede descansar sabiendo que Dios lo har.

4. Decido devolver bien por mal.

El cuarto paso en este proceso consiste en hacer cosas buenas a favor de aquellos que nos han ofendido.

No paguis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. 18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. 19 No os venguis vosotros mismos, amados mos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito est: Ma es la venganza, yo pagar, dice el Seor. 20 As que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonars sobre su cabeza. 21No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. Romanos 12:17-21.

Es necesario que disciplinemos nuestro corazn a hacer algo bueno a favor de aquellos que nos han ofendido.

Esto tiene como objetivo:

a.- Que verifiquemos si nuestro corazn est limpio y que no guarde ningn rencor.b.- Que comprobemos que hemos entregado ese sentimiento en las manos de Dios.c.- Hacer reflexionar a nuestros ofensores.

Cuando hacemos algo bueno a favor de los que nos han ofendido, va a ser como que si pusisemos brazas en su cabeza. Se sentirn avergonzados y reflexionarn acerca de su mala conducta. Es por eso que dice la Biblia: vence con el bien el mal.

Tengo que reconocer que no en todos los casos esto ser posible. Hay situaciones en donde la relacin est tan daada que an sera peligroso el sugerir que una persona se acerque a su ofensor, y en este caso no debe sentirse obligado a hacer algo bueno a favor de quien lo ha herido.

Es por ello que el versculo 18 de Romanos 12 dice: Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres, implicando que hay ocasiones en las cuales no ser posible.

David perdon la vida de Sal dos veces y en las dos ocasiones hizo reflexionar a su enemigo quien reflexion por la bondad recibida.

1 Samuel 26:21 y 25 Entonces dijo Sal: He pecado; vulvete, hijo mo David, que ningn mal te har ms, porque mi vida ha sido estimada preciosa hoy a tus ojos. He aqu yo he hecho neciamente, y he errado en gran manera 25 Y Sal dijo a David: Bendito eres t, hijo mo David; sin duda emprenders t cosas grandes, y prevalecers. Entonces David se fue por su camino, y Sal se volvi a su lugar.

Queremos invitarlo a que hoy tome la decisin de quitarse la piedra de su corazn, que se quite esas espinas que lo estn atormentando y que lo libere de todo dolor del pasado.

Le sugerimos la siguiente oracin para perdonar:

Amado Seor, quiero reconocer que ___________ (el nombre de la persona) me ha ofendido y me ha causado mucho dolor. Y por esa razn me siento __________ ________ _________ (identifique sus sentimientos). Quiero reconocer que ya no aguanto ms. Esta carga es sumamente pesada y ya no la quiero llevar. Perdname por el deseo de venganza que he tenido hasta hoy y entrego a ti a esta persona que me ha causado dao. Te cedo la responsabilidad de darle su merecido. Tu eres ms justo que yo y sabes qu es lo que se merece. Y s que le dars su justo pago. Te pido que sanes mi corazn y quites todo el enojo, la tristeza, ira y amargura que esto ha generado. Dame tu vida en abundancia. Quiero tu paz. Dame las fuerzas para no ser vencido de lo malo y vencer con el bien el mal. Oro esto en el nombre de Jess. Amn.

40 DIAS DE PERDONCOMO CONSERVAR LA VICTORIA40 DAS DE PERDNBOSQUEJO PREDICANo. 5CMO CONSERVAR LA VICTORIA.

Objetivo: El mensaje de hoy pretende ayudar a las personas a abrazar el perdn como un proceso similar al de la curacin de una herida.

Introduccin: El perdn no es un evento, es un proceso. Mucha gente se frustra cuando se atreve a perdonar y no desaparecen automticamente las secuelas tales como el dolor y los recuerdos dolorosos.

3 Verdades importantes para que nuestro perdn sea firme.

1. El perdn es un proceso: Es como recuperarse de una herida.

Mucha gente falla en el proceso de la sanidad de su corazn pues no entienden que el perdn es un proceso y no un evento. Para entender este fenmeno, quiero invitarlo a pensar en lo doloroso que es tener una fractura o una herida. Aunque usted sea atendido en el mejor hospital del mundo con los mejores medicamentos, no hay posibilidades de que una herida o fractura pueda ser curada totalmente en una sesin de media hora. De la misma forma, un corazn que ha sido lastimado, va a requerir mucho tiempo de cuidado posterior al evento del perdn. En el hospital los doctores pueden suturar la herida o inmovilizar el hueso, pero despus de eso usted ser el responsable de cuidar la herida o fractura para que sta sane. El dolor ir desapareciendo paulatinamente. Sin embargo, requerir cuidado y tiempo.

De manera similar sucede con las heridas del corazn. Cuando usted perdona, es un evento similar a cuando el doctor sutura una herida. El Espritu Santo llega a su corazn, sana la herida, pero no implica que el dolor desaparezca inmediatamente. Despus de ese evento de sanidad le corresponde a usted insistir en el proceso del perdn hasta que el dolor desaparezca completamente.

Para insistir en el proceso del perdn debemos recordar que la Biblia nos manda a permanecer en la decisin que hemos tomado. Si usted desea ser libre de las cadenas del dolor del pasado debe determinarse a hacerlo con fe.

Santiago 1:6-8 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibir cosa alguna del Seor. 8 El hombre de doble nimo es inconstante en todos sus caminos.

Esto nos lleva al segundo punto.

2. El perdn es una decisin: Enfoque sus pensamientos.

Otro de los elementos importantes para mantener la victoria espiritual es recordar que el perdn no es un sentimiento sino una decisin. Con esto queremos decir que usted no tiene que sentir perdonar, usted decide perdonar. Es por eso que al entrar en el proceso de sanar completamente su corazn, no debe obedecer a sus sentimientos sino insistir en su decisin, puesto que si usted se gua por los sentimientos, tendr la sensacin de que no ha perdonado sinceramente. Por el principio que vimos en el punto anterior el dolor no desaparece inmediatamente despus del perdn, sino con el tiempo.

El proceso de la sanidad completa requerir que usted aprenda a tomar control de sus pensamientos. Si desea ser libre deber pedirle a Dios la capacidad de tomar control de sus pensamientos y evitar que ellos tengan control sobre usted. Si no toma control sobre sus pensamientos y los dirige, los recuerdos dolorosos del pasado lo atormentarn robndole su presente e impidindole ver hacia el futuro.

Es por eso que la Biblia nos dice en:

Filipenses 4:8. Por lo dems, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Cuando el enemigo le recuerde los eventos dolorosos del pasado aplique Filipenses 4:8 de la siguiente manera:

a.- Piense en lo verdadero: La verdad es que yo ya perdon a esta persona que me ofendi. Es un captulo que ya cerr en mi vida.

b.- Piense en lo honesto: Siendo honesto me caus mucho dolor, fue muy injusto lo que me hizo. Me sent muy daado (a), pero ya perdon.

c.- Piense en lo justo: Lo justo sera vengarme y hacerle pasar exactamente lo que sufr yo. Sin embargo, yo tambin he hecho cosas injustas. Y si quiero que Dios sea verdaderamente justo, yo tambin tendra que recibir un severo castigo. Por lo tanto, mejor lo entrego en las manos de Dios para que sea l quien haga justicia. Es por eso que al perdonar he dejado la justicia en las manos de Dios.

d.- Piense en lo puro: Lo mejor que me puede pasar es conservar mi corazn puro, limpio de todo rencor y amargura, pues el deseo de venganza es una enfermedad que carcome y desgasta mi vida por dentro. Por lo tanto, seguir insistiendo en el proceso del perdn.

e.- Piense en lo amable: Voy a tratar a mi ofensor como me gustara que me trataran si yo estuviera de ese lado:

Mateo 7:12. As que, todas las cosas que queris que los hombres hagan con vosotros, as tambin haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

f.- Piense en lo que es de buen nombre: Cmo acto en esta situacin de tal manera que mis acciones sean admirables y dignas de aplausos? Actuar como hijo de Dios y no como los que no lo conocen:

Mateo 5:46-48. 46 Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, qu premio recibirn? Hasta los que cobran impuestos para Roma se portan as. 47Y si saludan solamente a sus hermanos, qu hacen de extraordinario? Hasta los paganos se portan as. 48 Sean ustedes perfectos, como su Padre que est en el cielo es perfecto. DHH.g.- Piense en toda clase de virtudes y aquello que merece alabanza: Tome la decisin de enfocar sus pensamientos en las cosas buenas, en las bendiciones que Dios si le ha dado, en lo que no le robaron y en el futuro que Dios tiene preparado para usted. Disciplnese a pensar en cosas buenas.

3. El perdn es una batalla: Use todas las armas espirituales.

Adems de todo lo que hemos dicho, queremos agregar que perdonar implica una frrea batalla espiritual. Y para ganarla debemos utilizar todas las armas espirituales de las cuales habla la escritura.

El enemigo tiene xito cuando quedamos atrapados en el dolor del pasado, pero es vencido cuando logramos vivir a plenitud a pesar de los golpes que hemos recibido. El es el ms interesado en que no perdonemos debido a que as nos tiene en estado de esclavitud. Pero la escritura nos dice que Dios puede darnos las fuerzas para ganar esta batalla y afirmar nuestros corazones:

Santiago 4:7-8. 7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huir de vosotros. 8 Acercaos a Dios, y l se acercar a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble nimo, purificad vuestros corazones.

Tome en cuenta que no se encuentra solo con sus experiencias del pasado y Dios. Hay fuerzas del mal que pelearn ferozmente para evitar que nuestro corazn sea libre. Pero encontramos esperanza, pues la Biblia nos habla de potentes armas espirituales con las cuales podemos ganar la batalla por nuestro corazn:

Efesios 6:11-13. 11 Vestos de toda la armadura de Dios, para que podis estar firmes contra las asechanzas del diablo. 12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. 13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podis resistir en el da malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.

Conclusin: No se rinda en el proceso. No se quede a medio camino. Insista y luche hasta que usted est seguro que su corazn ha sido completamente libertado del dolor.

40 DIAS DE PERDON40 DAS DE PERDNBOSQUEJO PREDICANo. 6Una Declaracin de Unidad Nacional.

Objetivo: Como cierre de nuestra campaa queremos hacer una declaratoria de reconciliacin nacional. Nos uniremos a ms de seis mil iglesias y juntos vamos a declarar que sepultamos todos los dolores del pasado como nacin y nos levantamos como una familia en unidad.

Introduccin: Leer o narrar todo el captulo 5 de Nehemas.

3 Declaraciones para consolidar la Unidad Nacional:

1. Declaro que Guatemala necesita una verdadera y profunda reconciliacin:

Nehemas est a la mitad del camino hacia la visin que Dios ha colocado en su corazn la cual es restaurar la ciudad de Jerusaln. A pesar de que ya se ha terminado la edificacin del muro, falta algo. Hay una profunda divisin en el pueblo. Una gran divisin que tena origen econmico:

Nehemas 5.1-5. 1 Y hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judos. 2 Haba quienes decan: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas somos muchos; por tanto, que se nos d trigo para que comamos y vivamos. 3 Haba otros que decan: Nosotros tenemos que empear nuestros campos, nuestras vias y nuestras casas para conseguir grano, a causa del hambre. 4 Tambin haba otros que decan: Hemos pedido dinero prestado para el impuesto del rey sobre nuestros campos y nuestras vias. 5 Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos, y nuestros hijos como sus hijos. Sin embargo, he aqu, estamos obligando a nuestros hijos y a nuestras hijas a que sean esclavos, y algunas de nuestras hijas ya estn sometidas a servidumbre, y no podemos hacer nada porque nuestros campos y nuestras vias pertenecen a otros. LBA

Guatemala necesita cambios a muchos niveles. Uno de los cambios que necesitamos empezar a producir desde hoy mismo es la reconciliacin. As como el pueblo de Jerusaln estaba profundamente dividido, Guatemala est dividida y no solamente por problemas econmicos. Estamos divididos por la discriminacin racial, por una lucha de clases, muchas familias estn separadas por problemas de deudas, por ofensas de infidelidad sexual y muchas otras razones ms. Antes que Guatemala pueda empezar a cambiar en muchos otros aspectos, debe empezar una profunda transformacin a travs de la reconciliacin. Hoy deseo invitarlo a soar con una Guatemala que logra desvanecer las divisiones que nos han separado y nos tomamos como hermanos para salir adelante juntos. Si no podemos cambiar toda Guatemala en un instante, si verdadera y profunda reconciliacin en nuestro pas.

2. Me comprometo a hacer una contribucin prctica:

Nehemas lleg a Jerusaln pues fue incomodado por Dios por el terrible estado en el que se encontraba la ciudad. El no se qued paralizado al escuchar las malas noticias, sino que decidi tomar una accin prctica e iniciar la reconstruccin de los muros de Jerusaln. Dios lo respald y terminaron en slo 52 das. Pero la labor an no haba terminado. Faltaba mucho por hacer. Tena que construir un muro de unidad entre los ciudadanos: pequeos tomndose de las manos con grandes, ricos con pobres, sabios con ignorantes, haciendo una gran pared de proteccin para el verdadero desarrollo de la ciudad. Ahora que Nehemas descubre esta otra faceta de la crisis, en lugar de quedarse conforme con la gran obra que ya hizo, decide continuar con la pasin de ver a una Jerusaln restaurada.

Veamos como Nehemas se involucra completamente para hacer una contribucin notable a la eliminacin del pecado de la usura.

Nehemas 5:6-8. 6 Entonces me enoj en gran manera cuando o su clamor y estas palabras. 7 Se rebel mi corazn dentro de m, y contend con los nobles y con los oficiales y les dije: Estis cobrando usura cada uno a su hermano. Y congregu contra ellos una gran asamblea. 8 Y les dije: Nosotros, conforme a nuestras posibilidades, hemos redimido a nuestros hermanos judos que fueron vendidos a las naciones; y ahora, venderis a vuestros hermanos para que sean vendidos a nosotros? Entonces se quedaron callados y no hallaron respuesta BLA.

Si amamos realmente a Guatemala deberamos comprometernos a hacer una contribucin prctica y positiva a favor de nuestra nacin. Si bien no podemos arreglar todos los problemas, podemos empezar cada uno de los que estamos ac haciendo un aporte. Por ejemplo:

a. Comprometernos a no discriminar a nadie por su origen tico, por su situacin social, la zona donde vive, el estilo de ropa que usa, su acento o cualquier otro tipo de elemento distintivo que pueda ser usado para denigrar a otro ser humano:

Glatas 3:26-28. 26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jess; 27 porque todos los que habis sido bautizados en Cristo, de Cristo estis revestidos. 28 Ya no hay judo ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varn ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jess.

b. Comprometernos a perdonar. Convertirnos en cristianos que practican con regularidad el principio del perdn. Que seamos conocidos en nuestro entorno, no como personas rencorosas, sino como personas que tienen un corazn de nio que se atreve a perdonar fcilmente:

y dijo: De cierto os digo, que si no os volvis y os hacis como nios, no entraris en el reino de los cielos. 4 As que, cualquiera que se humille como este nio, se es el mayor en el reino de los cielos. Mateo 18:3-4.

c. Comprometernos a ser elementos de paz y no de conflicto: Guatemala ha sido marcada por 30 aos de guerra interna. Sus calles se han teido de sangre y una contribucin prctica que podemos hacer es ser agentes de paz, ayudando.

d. a los que estn dolidos, a enterrar el pasado con lo que hemos aprendido en esta campaa:

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos sern llamados hijos de Dios. Mateo 5:9.

3. Perdono y bendigo a otros guatemaltecos que no son como yo.

Nehemas se ha ganado la autoridad moral y prctica para desafiar a la gente de Jerusaln e invitarla a hacer algo prctico tambin. Nehemas encuentra que hay una prctica pecaminosa que los habitantes de Jerusaln han usado para enriquecerse unos y empobrecerse otros, es la usura que consiste en cobrar altos intereses por el dinero dado en prstamo. Esto ha asfixiado a muchas familias y Nehemas hace un llamado a los dueos de la deuda para que la perdonen.

Nehemas 5:9-12 Y agregu: No est bien lo que hacis; no debis andar en el temor de nuestro Dios a causa del oprobio de las naciones enemigas nuestras? 10Tambin yo y mis hermanos y mis siervos les hemos prestado dinero y grano. Os ruego, pues, que abandonemos esta usura. 11Os ruego que hoy mismo les devolvis sus campos, sus vias, sus olivares y sus casas; tambin la centsima parte del dinero y del grano, del mosto y del aceite que estis exigiendo de ellos. 12Entonces ellos dijeron: Lo devolveremos y no les exigiremos nada; haremos tal como has dicho. Y llam a los sacerdotes y les hice jurar que haran conforme a esta promesa. BLA

Increblemente el llamado de Nehemas funciona. Los dueos de la deuda deciden perdonarla y devolver las tierras y los bienes que han obtenido de esa manera. Esto hace que la economa de la ciudad se vuelva a reactivar.

Cerrando esta serie queremos invitar a cada uno de los que estn presentes a que nos convirtamos en personas que estn dispuestas a producir un cambio en Guatemala. Puede perdonar y bendecir a guatemaltecos que no son como usted. Puede compartir algo de lo que Dios le ha dado con una familia que no es como usted. Puede tratar dignamente a otro guatemalteco que no es como usted. Imitemos a Nehemas en su determinacin por lograr el cambio de Jerusaln.

Conclusin: Hagamos esta oracin con toda la congregacin: Seor, yo quiero convertirme en una persona que haga un aporte verdadero a la unidad nacional. Hoy declaro que Guatemala necesita una verdadera y profunda reconciliacin. Me comprometo a hacer una contribucin prctica. Perdono y bendigo a otros guatemaltecos que no son como yo. Te pedimos por nuestra nacin Guatemala. Que nos des la satisfaccin de verla completamente transformada por tu poder.

David perdon la vida de Sal dos veces y en las dos ocasiones hizo reflexionar a su enemigo quien reflexion por la bondad recibida:

1 Samuel 26:21 y 25. 21 Entonces dijo Sal: He pecado; vulvete, hijo mo David, que ningn mal te har ms, porque mi vida ha sido estimada preciosa hoy a tus ojos. He aqu yo he hecho neciamente, y he errado en gran manera 25 Y Sal dijo a David: Bendito eres t, hijo mo David; sin duda emprenders t cosas grandes, y prevalecers. Entonces David se fue por su camino, y Sal se volvi a su lugar.

Queremos invitarlo a que hoy tome la decisin de quitarse la piedra de su corazn, que se quite esas espinas que lo estn atormentando y que lo libere de todo dolor del pasado.

Le sugerimos la siguiente oracin para perdonar:

Amado Seor, quiero reconocer que ___________ (el nombre de la persona) me ha ofendido y me ha causado mucho dolor. Y por esa razn me siento __________ ________ _________ (identifique sus sentimientos). Quiero reconocer que ya no aguanto ms. Esta carga es sumamente pesada y ya no la quiero llevar. Perdname por el deseo de venganza que he tenido hasta hoy y entrego a ti a esta persona que me ha causado dao. Te cedo la responsabilidad de darle su merecido. Tu eres ms justo que yo y sabes qu es lo que se merece. Y s que le dars su justo pago. Te pido que sanes mi corazn y quites todo el enojo, la tristeza, ira y amargura que esto ha generado. Dame tu vida en abundancia. Quiero tu paz. Dame las fuerzas para no ser vencido de lo malo y vencer con el bien el mal. Oro esto en el nombre de Jess. Amn.