Cine y vanguardia en Mé · PDF filesino también del trabajo de Ángel...

Click here to load reader

  • date post

    20-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    221
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Cine y vanguardia en Mé · PDF filesino también del trabajo de Ángel...

  • Katharina Niemeyer

    Los misterios de la pantalla. Cine y vanguardia literaria en Mxico I. Crecimos con los medios. Apenas ya podemos imaginarnos la vida cuando el cine y la radio fueron nuevos, cuando su difusin signific un cambio sustancial tanto en la percepcin del mundo como en la vida cotidiana de Occidente y cuando la literatura de alguna manera tuvo que posicionarse frente a estos medios si no quera perder la correspondencia con los tiempos modernos. Pero es justamente esto lo que quiero intentar en lo siguiente. Propongo ponerse al lado de un joven mexicano, capitalino por ms seas, a principios de los aos 20 del siglo pasado. Es la poca cuando el cine mudo llega a su apogeo y se acaban de establecer las primeras estaciones de radio. Es la poca de los good years de la Revolucin Mexicana, como sola decir Daniel Coso Villegas. La ciudad de Mxico se amplia y masifica, se electrifica y motoriza, se abren nuevas calles y nuevos edificios pblicos, quin puede cena en Sanborns, se viste en High Life y se compra una Kodak para documentar las excursiones dominicales en el flamante Ford1. Desde la Secretara de Educacin Pblica, Jos Vasconcelos inicia las campaas de alfabetizacin y promueve la nacionalizacin de la cultura, entre otras cosas a travs de los murales encargados al joven Diego Rivera. Jos Juan Tablada reportea cada semana en las pginas de Excelsior las ltimas novedades de Nueva York, y en El Universal Ilustrado se publican los textos bastante raros de unos jovencsimos que se autodenominan estridentistas. Sus manifiestos, obras y happenings escandalizan a los buenos burgueses tanto como a los nuevos funcionarios de la cultura. Otros jvenes, menos agresivos y ms intelectuales, empiezan a reunirse en un grupo sin grupo, decididos a revolucionar la literatura mexicana desde otras perspectivas y con otros fines. Pronto sus obras van a ser atacados por representar una literatura no viril, reacia a encarnar los ideales de la Revolucin Mexicana proclamados post hoc por la poltica cultural oficialista2. Sin embargo, sern sus obras y las posturas que toman con ellas las que ejercern una influencia apenas sobrevalorable, si bien no siempre reconocida en su momento, sobre el transcurso de la literatura y cultura mexicana de la primera mitad del siglo XX.

    En fin, estamos en los roaring twenties, la poca de las vanguardias en literatura, artes y msica, pero tambin en los movimientos sociales y el estilo de vida. El cine y la radio configuraron factores claves para todo este desarrollo, que ya los coetneos mismos consideraban excepcional, aventurero y vertiginoso. En particular, fue el cine que les fascinaba a los vanguardistas, y entre ellos sobremanera a los llamados Contemporneos. Tan 1 Para una historia de la vida cotidiana en la poca remito, justamente, a los dos excelentes volmenes coordenados por Aurelio de los Reyes, Historia de la vida cotidiana en Mxico. Tomo V, 1: Siglo XX. Campo y ciudad; Tomo V, 2: La imagen, espejo de la vida?, Mxico, FCE/El Colegio de Mxico, 2006. 2 Para la reconstruccin del debate inicial de 1925 vase Vicente Daz Arciniega, Querella por la cultura revolucionaria (1925), Mxico, FCE, 1989; una visin actualizada y ms ceida a los Contemporneos ofrece la primera parte del estudio de Rosa Garca Gutirrez, Contemporneos. La otra novela de la Revolucin mexicana, Huelva, Publicaciones de la Universidad, 1999; las polmicas nacionalistas posteriores de 1932 hasta 1934 pueden estudiarse a travs de la recopilacin de Guillermo Sheridan (ed.), Mxico en 1932: la polmica nacionalista, Mxico, FCE, 1999, y en Rosa Garca Gutirrez, El pensamiento de Jorge Cuesta (I): El nacionalismo poltico-cultural y la generacin de vanguardia en Mxico en los aos treinta, en Eloy Navarro Domnguez/Rosa Garca Gutirrez (eds.), Nacionalismo y vanguardias en las literaturas hispnicas, Huelva, Ediciones de la Universidad, 2002, pp. 205-226.

  • es as que de su pluma salieron no solamente numerosas crticas cinematogrficas, sino tambin proyectos y guiones para pelculas hasta llegaron a participar en la direccin de varias de ellas, as como toda una serie de narraciones ficcionales que de una u otra manera y en proporciones muy variadas se apropian del mundo del cine y/o del lenguaje flmico3. Los estridentistas, en cambio, slo se acercaron al tema y determinados procedimientos e imgenes tpicos del cine en la medida en la que ellos formaran parte del mundo moderno, al lado de otros fenmenos representativos del desarrollo tcnico, la urbanizacin y masificacin de la capital as como los cambios en el imaginario y los hbitos colectivos. Es decir, en sus textos s aluden al mbito del cine, tanto en el plano del contenido como en el de la expresin, pero nunca hacen del cine el tema central y/o la dominante esttica4. Muy distinto, pues, es el caso de los Contemporneos, y ello no slo en el contexto mexicano, sino tambin en el panorama de las vanguardias latinoamericanas. Todas ellas estaban propensas, como parte del proyecto vanguardista, a un nuevo e intenso dilogo entre las artes, todas estaban conscientes, aunque en grado diferente, de los cambios ocasionados por los nuevos medios, pero ninguna estaba tan interesada en el cine como justamente este grupo sin grupo5. Indudablemente, su inters tena razones lo mismo extrnsecas entre ellas las posibilidades econmicas que ofrecan la crtica de cine y la colaboracin con la industria cinematogrfica que intrnsecas, relacionadas con sus conceptos de la literatura. En particular, el cine significaba un reto para su concepcin de la relacin entre ficcin y realidad, entre imaginacin y memoria, entre texto e imagen y, tambin, entre lo nacional y lo universal. Es consabido el papel fundamental que estos temas desempearon para sus reflexiones y actividades literarias6, pero queda todava sin aclarar cmo marcaban su apropiacin del cine.

    A ello, precisamente, se dedican las pginas siguientes. Quiero aclarar contenidos, modos y finalidades de la apropiacin de este nuevo medio en las obras de los Contemporneos, con atencin especial para las modalidades y finalidades de su ficcionalizacin del mundo del cine. Dentro del corpus de su narrativa, destacan dos novelas de Gilberto Owen y Jaime Torres Bodet, respectivamente, por integrar el cine en sus universos ficcionales. Para poder entender las particularidades de estas apropiaciones hay que enfocarlas en el contexto del momento, es decir, en relacin con el desarrollo tanto del cine mismo como del discurso pblico en torno a ste. Y por otra parte quiero contribuir a entender lo vanguardista de su apropiaciones. Para ello me apoyo en una nocin de las vanguardias latinoamericanas que cifra lo vanguardista no en determinados contenidos o procedimientos, sino en el efecto de crtica cultural y moderna dentro de la misma modernidad que una obra intenta desplegar en su contexto enfocado. Es decir, en el caso de la novela vanguardista se

    3 Una excelente y detallada sintsis de la relacin de los Contemporneos con el cine ofrece Aurelio de los Reyes, Aproximacin de los Contemporneos al cine, en Rafael Olea Franco/ Anthony Stanton (eds.), Los Contemporneos en el laberinto de la crtica, Mxico, El Colegio de Mxico, 1994, pp. 149-172. 4 Esta conclusin se desprende no slo de los estudios ya clsicos sobre el Estridentismo, de los cuales destaco aqu como el ms reciente el de Evodio Escalante, Elevacin y cada del estridentismo, Mxico, Conaculta 2002, sino tambin del trabajo de ngel Miquel, Disolvencias. Literatura, cine y radio en Mxico (1900-1950), Mxico, FCE, 2005, pp. 57-60. 5 Ello no debe entenderse, en absoluto, como intento de disminuir la importancia de los experimentos vanguardistas en otras latitudes latinoamericanas, como los de Vicente Huidobro (sobre ellos vase Katharina Niemeyer, How to make films with words. Sobre los comienzos de la escritura flmica en la literatura hispanoamericana, en Dieter Ingenschay/ Gabriele Knauer/ Klaus Meyer-Minnemann (eds.), El pasado siglo XX. Una retrospectiva de la literatura latinoamericana. Homenaje a Hans-Otto Dill, Berlin, edition tranva, 2003, pp. 161-177), o de Xavier Abril, cuyo libro de relatos Hollywood (1931) todava espera el estudio. El nico caso paralelo a los Contemporneos se dio, como bien se sabe, en la vanguardia espaola, cfr. Romn Gubern, Proyector de luna. La generacin del 27 y el cine, Barcelona, Anagrama 1999. 6 A modo de ejemplo remito a los trabajos reunidos en Rafael Olea Franco/Anthony Stanton (eds.), Los Contemporneos, as como al estudio de Rosa Garca Gutirrez, Contemporneos y los anlisis de la prosa narrativa de los Contemporneos en Katharina Niemeyer, Subway de los sueos, alucinamiento, libro abierto. La novela hispanoamericana de vanguardia, Madrid, Iberoamericana, 2004.

  • han de tener en cuenta no slo sus rasgos rupturales, como la renovacin de la relacin entre ficcin y realidad, la problematizacin del sujeto, el discursive turn, la apropiacin y re-modelizacin de la modernidad y la orientacin americana, sino tambin su bsqueda de una experienca esttica autnoma y a la vez performativo-crtica7. II. Al emplear el trmino apropiacin, desarrollado y diferenciado por una tradicin filosfica que va desde Locke, Hegel y Marx hasta Adorno8, propongo, primero, un enfoque atento a las reconfiguraciones y recontextualizaciones que el apoderarse de una cosa significa para sta, sobre todo si no consiste en una entidad fsica fija, sino en modos de comunicacin, de produccin de significado. Con ello, la apropiacin se parece a lo que Ludwig Jger llama transcripcin9, entendido como proceso generador de sentidos culturales a travs de referencias y re-elaboraciones en y entre los medios. La transcripcin convierte, a travs de procedimientos de traduccin y/o explicacin intra- e intermediales, recortes de un sistema simblico (pretexto) en significados legibles,