Corrupcion, Honduras

download Corrupcion, Honduras

of 60

  • date post

    28-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Corrupcion, Honduras

Transcript of Corrupcion, Honduras

  • Por un Pacto Social 1

    La lucha contra la corrupcinEscenarios y Prospectivas2009-2015

  • Por un Pacto Social2

    Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ) Correo electrnico: movxladignidadylajusticia@yahoo.esPgina web: www.movimientoporladignidad.blogspot.com

    Apoyo tcnico:

    Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH)Correo electrnico: fosdeh@fosdeh.netPgina web: www.fosdeh.net

    Tegucigalpa, Honduras, mayo-2009

  • Por un Pacto Social 3

    ndice

    1.- Palabras previas, por un pacto social 5

    2.- Caracterizacin general de la investigacin 11

    3.- Anlisis del escenario actual de la corrupcin (puesta al da) 17

    4.- Identificacin del abuso de poder y los actores institucionales y sociales claves 25

    5.- El escenario actual 35

    6.- Escenarios prospectivos para el 2015 49

  • Por un Pacto Social4

  • Por un Pacto Social 5

    11 Palabras previas, Por un Pacto Social

  • Por un Pacto Social6

  • Por un Pacto Social 7

    El lector, hombre o mujer, tiene en sus manos una nueva publicacin que tiene el propsito de respaldar la lucha de la ciudadana hondurea para combatir la corrupcin, en cuyo esfuerzo destaca la labor del Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia de Honduras (MADJ), surgido al calor de la histrica Huelga de los Fiscales, de abril y mayo de 2008.

    El conjunto de numerosas investigaciones y publicaciones sobre la realidad hondurea nos ha dejado en claro que el combate a la corrupcin, en sus diversas manifestaciones, debe ser la preocupacin y el desafo principal de intervencin inaplazable de nuestra sociedad. Es urgente, tico y moral enfrentar la corrupcin y los corruptos en todos los espacios en que se detecten. Da vergenza que en nuestro pas acosado de desigualdades extremas sigan muriendo miles de personas, de todas las edades, porque la corrupcin les sustrae las medicinas y la asistencia mdica adecuada para curar sus enfermedades o les impide acceder al cumplimiento de sus necesidades humanas ms elementales.

    El monitoreo permanente de las informaciones que aparecen publicadas en los medios sobre el tema de la corrupcin, en conjunto con los procesos de auditora social que se impulsan en diferentes regiones del pas, confirma, por un lado, la extrema podredumbre y ausencia de escrpulos de quienes se lucran con los recursos del Estado y, por otro, la creciente lucha de la ciudadana en su contra.

    Sin embargo, Honduras necesita resultados ms contundentes y a corto plazo para evitar su colapso. Eso es lo que advirti la huelga de hambre de los fiscales y que subraya esta investigacin que visualiza escenarios probables de pas para el 2015 si la corrupcin en sus niveles actuales de cuanta e impunidad sigue intocable.

    Las estimaciones encontradas asustan: si persiste el crecimiento interanual de 12% del Presupuesto General de Egresos e Ingresos y se mantiene la tasa promedio de 10% de corrupcin calculada por diferentes sectores sobre los montos presupuestarios, Honduras perder a manos de los corruptos entre el 2008 y el 2015 una suma no menor de 139 mil 086.9 millones de lempiras, (alrededor de 7 mil 300 millones de dlares). Para

    Captu

    lo 1

    Por un Pacto Social

  • Por un Pacto Social8

    dimensionar esta cifra, que es casi inimaginable, indicamos que la misma representa, por ejemplo:

    Ms de 10 aos de inversin pblica ya que el gobierno destina alrededor de 12 mil millones cada ao para este fin.

    3 veces el monto total de la deuda externa, calculada a febrero de 2009 en 2 mil 308 millones de dlares.

    A casi de 3 aos de la totalidad de los ingresos fiscales del pas, calculados a diciembre de 2008 en 46 mil 591 millones de lempiras.

    La totalidad de los recursos del Presupuesto General de la Repblica previsto para el ao 2010.

    198 veces los recursos que destina el gobierno en nombre de la ERP a los 298 municipalidades para que combata la pobreza.

    Esa enorme suma, que podra parar en bolsillos particulares, contrasta con el hecho del incumplimiento previsible de la mayora de las Metas del Milenio y obviamente de la ERP.

    que representa ms de 10 aos de inversin pblica (el gobierno destina alrededor de 12 mil millones cada ao para inversin pblica). Esa enorme suma, casi inimaginable, que podra parar en bolsillos particulares, contrasta con el hecho del incumplimiento previsible de la mayora de las Metas del Milenio.

    En ese sentido, el MADJ con el apoyo del FOSDEH para la realizacin de esta investigacin advierte que Honduras se encamina a una catstrofe humanitaria si no se frena y reduce el robo de los recursos pblicos del Estado. Esa catstrofe no llegar de pronto, de manera inesperada o abrupta, sino que se construye en el da a da, pero puede alcanzar un nivel y una magnitud hasta ahora indita por la extrema vulnerabilidad del pas a diversas amenazas.

    Pero la corrupcin es un fenmeno que no slo tiene efectos nocivos sociales y econmicos, sino que adems de incrementar las inequidades y desigualdades convierte al Estado en un rehn de poderes efectivos, legales e ilegales, que permite anticipar un escenario complementario a la catstrofe humanitaria: una crisis de ingobernabilidad poltica y social aguda, que podra representar un retroceso brutal en la transicin democrtica iniciada en 1982. La irrupcin del crimen organizado, como el narcotrfico, aade un tono ms sombro al panorama nacional.

    El cambio tiene que darse por un impulso que venga desde abajo, de la ciudadana victima, de la ciudadana hasta ahora atemorizada y tolerante, de una ciudadana consciente y crtica, capaz de proponer y luchar por un Pacto Social Anticorrupcin que sume esfuerzos nacionales e internacionales bajo un solo propsito.

  • Por un Pacto Social 9

    Se muestra dispuesta a cambiar su conducta la lite poltica y empresarial corrupta ante los escenarios por venir? Si es por voluntad propia, la respuesta es no; no est dispuesta a cambiar su conducta puesto que la corrupcin es la base de la gobernabilidad que ella misma acord con el retorno al orden constitucional. Por eso es tan difcil la lucha contra la corrupcin pblica, porque es estructural y est en el corazn de la poltica tradicional hondurea.

    El cambio tiene que darse por un impulso que venga desde abajo, de la ciudadana victima, de la ciudadana hasta ahora atemorizada y tolerante, de una ciudadana consciente y crtica, capaz de proponer y luchar por un Pacto Social Anticorrupcin que sume esfuerzos nacionales e internacionales bajo un solo propsito.

    A ese esfuerzo es que organizaciones como el MADJ y el FOSDEH aportan a esta investigacin que debe ser enriquecida en su lectura y discusin individual y colectiva. Se trata de un documento que genera ideas, no que pretende agotarlas; de lectura sencilla, no complicada, qu sin ser un manual brinda la oportunidad de completar sus reflexiones.

    Como lo afirmamos desde el MADJ: Cada da que nace un nio o nia en una familia pobre en este hermoso pas est destinado o destinada a sufrir las consecuencias y los efectos de la prctica destructiva de un sistema poltico, econmico, social y cultural que se fermenta en la clase poltica, empresarial y corrupta que durante muchos aos asesina de hambre a nuestro pueblo.

    Entonces, no hay tiempo que perder.

  • Por un Pacto Social10

  • 11Caracterizacin general de la investigacin

    22 Caracterizacin general de la investigacin

  • 12 Caracterizacin general de la investigacin

  • 13Caracterizacin general de la investigacin

    La utilizacin de la metodologa de anlisis prospectivo - estratgico, que en esta investigacin se emplea, destaca el impacto en la Gobernabilidad de Honduras y en el futuro mediato de la transicin democrtica (al 2015) de la corrupcin, visualizada como un fenmeno estructural, histrico, sistmico y de alto impacto. La corrupcin no es simplemente un fenmeno econmico o poltico, sino un fenmeno social, vigente en la sociedad hondurea, y que ha tenido tal continuidad histrica que forma parte de la cotidianidad.

    Transparencia Internacional caracteriza a Honduras como una nacin en la cual la corrupcin es percibida como desenfrenada. De hecho, una buena parte de la historia poltica, econmica y cultural se estructur a partir de la corrupcin, que requera cierto modelo organizado de Estado para su propia consolidacin y crecimiento (destaca en ese aspecto la responsabilidad histrica de la dictadura de Tiburcio Caras Andino, 1933-1949).

    La corrupcin como eje de Gobernabilidad fue retomada en 1980-1982 cuando el pas asume un orden constitucional tutelado en una primera etapa (1980-1990) por el militarismo y en una segunda etapa (1990-hasta la fecha) por una clase poltico-empresarial. Como sistema estructural, la corrupcin tiene su propia dinmica interna, de reproduccin-secuencia, interactuando entre el Estado y los individuos. Por su carcter histrico y sistmico la corrupcin imprimi un carcter conservador a la sociedad hondurea y sus instancias de representacin (y gobierno), por lo cual las caractersticas que asume en la actualidad el combate a la corrupcin tienden a ser una innovacin social y, como toda innovacin social es inicialmente resistida. De hecho, la lucha contra la corrupcin es antisocial en la medida que la corrupcin tiende a ser social.

    Esa situacin conduce a otra caracterstica compleja de medir y es la enajenacin cultural que produce, al grado que en el pas se ha estimulado maliciosamente el criterio de que l que no roba, es tonto. Prever el futuro de un fenmeno de esta naturaleza debe tomar en cuenta la incertidumbre que le caracteriza a partir de su capacidad de mutar y la complejidad del sistema donde acta. Nadie afirma en el pas ser corrupto, aunque abunde