Crítica Del Programa de Transición - Astarita

download Crítica Del Programa de Transición - Astarita

of 68

  • date post

    02-Jun-2018
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Crítica Del Programa de Transición - Astarita

  • 8/10/2019 Crtica Del Programa de Transicin - Astarita

    1/68

    CRITICA DEL PROGRAMA DE TRANSICION

    ROLANDOASTARITA(*)

    (*) Este trabajo es el producto de mltiples debates con muchos compaeros. Pero en particularquiero agradecer a Eduardo Glavich, quien dedic largas horas al estudio y discusin de losborradores, y a cuya intervencin se debe la correccin de no pocos errores.Cuadernos de Debate Marxista. Agosto de 1999. Buenos Aires. Argentina

    1

  • 8/10/2019 Crtica Del Programa de Transicin - Astarita

    2/68

    ndiceCrtica del Programa de Transicin .......................................................................... 3

    Introduccin ......................................................................................................... 3 1.- Agotamiento histrico del capitalismo y subjetivismo ..................................... 5 2.- Lucha de clases e ideologa ........................................................................... 7 3.- Sobre las luchas y la crisis de la democracia ............................................... 10 4.- Fatalismo y subjetivismo extremos............................................................... 12 5.- La lgica poltica del Programa de Transicin .............................................. 15 6.- Consignas lgicamente imposibles .......................................................... 17 7.- Trotski y la inversin de la poltica transicional......................................... 21 8.- La escalera transicional............................................................................ 22 9.- Programa mnimo. Programa de Transicin y tcticas defensivas............... 24 10.- El Programa de Transicin y la experiencia rusa ....................................... 26 11.- La poltica transicional ante la guerra......................................................... 29 12.- El Programa de Transicin en la historia de la Cuarta Internacional .......... 32 13.- Conclusiones.............................................................................................. 35

    APENDICE 1: La vanguardia y el partido .......................................................... 47 APENDICE 2: Trotski sobre la Segunda Internacional ...................................... 49 APENDICE 3: Un balance sobre la etapa de posguerra.................................... 51

    Sobre las fuerzas productivas y su desarrollo (*).................................................... 53 PROCESO DE TRABAJO Y FUERZAS PRODUCTIVAS.................................................... 55 LA SUPERIORIDAD DEL MTODO DIALCTICO........................................................... 57 LAS FUERZAS PRODUCTIVAS BAJO EL CAPITALISMO................................................. 58 ARMAMENTO, ECOLOGA Y FUERZAS DESTRUCTIVAS................................................ 59 DESARROLLO DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS Y REVOLUCIN................................... 60 UN DESARROLLO TENDENCIALEN ESPIRAL.......................................................... 61

    Las bases materiales de la revolucin socialista estn ms maduras (*).................. 66

    2

  • 8/10/2019 Crtica Del Programa de Transicin - Astarita

    3/68

    Crtica del Programa de Transicin

    IntroduccinLos aos ochenta fueron tiempos de optimismo en el movimiento trotskista. Ya a principios de ladcada Perry Anderson haba diagnosticado que la larga y rica tradicin subterrnea de estemovimiento le otorgaba venta jas obvias para ser una alternativa superadora del esclerosamientoburocrtico en la izquierda [1]. La militancia trotskista comparta entonces esos esperanzadospronsticos, que se sintetizaron en una frase: se aproxima la hora del trotskismo. As, amediados de la dcada la Liga Internacional de los Trabajadores deca que miles de luchadoresse acercaba n a la conclusin de que slo el programa legado por Trotski ofreca salida a suspenalidades [2]; el Secretariado Unificado de la Cuarta Internacional anunciaba un largo perodode convulsiones... de crisis prerrevolucionarias y explosiones revolucionarias que permitiranconstruir la Internacional (XII Congreso, de 1985); y diversos grupos se preparaban para combatesque prevean no menos decisivos.La confianza y las esperanzas aumentaron cuando se produjo la cada del Muro de Berln. Durantedcadas el trotskismo haba explicado que su falta de influencia y su marginalidad se deban,principalmente, al aparato stalinista, porque ste actuaba como un obstculo para la llegada delmensaje socialista y revolucionario a los trabajadores. Por eso, quebradas las estructurasburocrticas comunistas, y en retroceso los socialdemcratas, ahora s se liberaran las energastransformadoras de la clase obrera y los soviets volveran por sus fueros para derrotar elcapitalismo en todo el planeta. Ahora s las masas [3] comenzaran a recibir el mensaje de loscontinuadores de Lenin sin mediaciones distorsionadoras. El escenario estaba dispuesto para quela Cuarta Internacional (en adelante CI [4]) ocupara el lugar que le corresponda por derecho propio.El programa del socialismo en un solo pas se haba mostrado finalmente como una utopareaccionaria y la poltica de alianza con las burguesas progresistas y de apaciguamiento delimperialismo haban fracasado. Pero adems, el trotskismo posea un mtodo y una tctica,sintetizadas en el Programa de Transicin (en adelante PT), que abriran el camino hacia lostrabajadores [5]. Ha llegado nuestra hora, la hora del trotskismo, repetan los militantes.Desde entonces han pasado ms de diez aos y los tiempos marcan una hora muy distinta a lasoada. Paradjicamente, y contra todo lo esperado, la desaparicin (o casi desaparicin) del

    stalinismo, determin tambin el comienzo de la crisis ms profunda del trotskismo. Lasorganizaciones de la CI se han reducido en casi todo el mundo y las escisiones parecen no tenerfin. Muchos compaeros han abandonado la actividad poltica, decepcionados y desmoralizados,mientras los grupos continan a la manera de los organismos que sobreviven deslizndose haciaesa muerte del espritu que sucede cuando se cae en el hbito donde no se encuentra ningunavida, que se manifiesta en la forma de la nulidad poltica, en la vida puramente vegetativa.Lo que distingui al trotskismo -el afn por la crtica de todo lo existente y su indomable empeointernacionalista- se ha degradado hasta devenir dogma estril, estereotipo incapaz de generarplataformas para la accin transformadora. Hoy las frmulas consagradas permiten decir y hacerpoltica, pero sta ya carece de savia vital. Entonces, a la actividad le pasa lo de aquellos relojesque tienen cuerda y siguen marchando por s mismos, pero ya no registran el paso de las horasreales [6].La hora del trotskismo se ha transformado entonces en la hora de revisar problemas, corregirerrores graves y evaluar bajo nueva luz categoras, concepciones y programas. Militantes que handejado las organizaciones y algunos (pocos) grupos han tomado conciencia de esta necesidad. Eneste respecto, las recientes crticas a la caracterizacin de la URSS c omo Estado obrero y a losmtodos burocrticos de los partidos representaron avances valorables [7]. Sin embargo no hay quedetenerse ni conformarse. La crisis de la CI no se explica slo por esos errores y problemas; stosconectan con anlisis y enfoques ms amplios. Conscientes de esto, hemos encarado esta crticaal PT, con la intencin de contribuir a un debate que a esta altura consideramos tan necesariocomo impostergable [8].

    3

  • 8/10/2019 Crtica Del Programa de Transicin - Astarita

    4/68

    Seguramente muchos compaeros que no provienen de la tradicin trotskista se extraarn de queconsideremos de inters para la izquierda un texto escrito hace ms de sesenta aos. Al respecto,

    justifiquemos nuestro esfuerzo diciendo que este programa tiene una centralidad para el trotskismocomo nunca antes la tuvieron otras plataformas de las organizaciones obreras, Por cierto, todotrotskista admitir que muchas afirmaciones de 1938 han perdido vigencia; por caso, a nadie se leocurrira agitar hoy contra la camarilla bonapartista del Can-Stalin, como reza el PT. Pero porencima de esas cuestiones, en la CI se conserva el ncleo duro -sintetizado en el PT- depremisas tericas, de anlisis y poltica, que es reivindicado no slo por los grupos que llaman areconstruir la Internacional con la letra del programa fundacional, s ino tambin por muchos quelo han actualizado y admiten que deben redactarse otros programas [9]. Es que partiendo de la ideade que el capitalismo habra agotado sus posibilidades de desarrollo, el PT desarrolla un enfoquesistemtico a partir del cual se ordenan los anlisis econmicos y polticos y se elaboran lascampaas de agitacin. Por eso a las organizaciones trotskistas no se aplica aquella observacinde Engels, de que la actividad de los partidos puede ser analizada con relativa independencia desus programas [10].Por otra parte, y dado que toda crtica encierra tambin una propuesta superadora, con estetrabajo proponemos de hecho una orientacin, en anlisis y poltica, distinta a la aplicada por la CI.Trataremos de demostrar la necesidad de retomar enfoques sustantivos del marxismo, que fueronpatrimonio del movimiento comunista hasta su stalinizacin, y cuyas caractersticas esperamos que

    se clarifiquen con el progreso de la investigacin y la prctica poltica. En este punto queremoshacer explcito tambin el lugar desde el que criticamos. Fundamentalmente decir que rechazamosel dogmatismo antidogmtico, para el cual criticar es tirar lo viejo a la basura y exaltar lonuevo por el solo hecho de que el agua ha corrido bajo los puentes. Trataremos de superarconservando porque reivindicamos los objetivos que defendi el trotskismo en la hora ms negrade la hegemona stalinista: la lucha contra el conciliacionismo, el nacionalismo y el oportunismo entodas sus formas. Y conservar-superando la experiencia poltica y de lucha de la CI