Cuadernos de Desarrollo Humano No - undp.org · del PNUD en Honduras y están focalizados a...

Click here to load reader

  • date post

    02-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Cuadernos de Desarrollo Humano No - undp.org · del PNUD en Honduras y están focalizados a...

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Migracin, desarrollo humano y ciudadanaGLENDA GALLARDO

    Publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Honduras

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Programa de las Naciones Unidas para el Desarrolloen Honduras PNUD

    Coleccin Cuadernos de Desarrollo HumanoMigracin, desarrollo humano y ciudadana. GLENDA GALLARDO

    ISBN: 978-99926-768-9-9

    Diseo y diagramacin: Giovani Fiallos Paz

    Esta publicacin puede ser reproducida total o en partes, en cualquier forma o por cualquier medio, sea electrnico, mecnico, fotocopiado o de otro tipo, siempre y cuando se cite la fuente.

    Las ideas y opiniones expuestas en esta Coleccin son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente la visin ni la opinin del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Honduras.

    La autora agradece el apoyo tcnico brindado por Pablo Kuri, Asistente de Investigacin y Jos Vlez, Analista Estadstico de la UPE/PNUD.

    Para mayor informacin acerca de esta publicacin, puede visitar el sitio Web del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Honduras (PNUD) www.undp.un.hn.

    Impresin: Multigrficos Flores, S. de R.L., Tegucigalpa

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Prlogo

    Rebeca Arias

    Representante Residente del PNUD en Honduras

    El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Honduras, como un valioso aporte orientado a facilitar los procesos de democratizacin y difusin del conocimiento y la informacin pertinente para el de-sarrollo del pas, presenta la publicacin de la serie de estudios especiales sobre Desarrollo Humano vinculados a temas de inters de la sociedad hondurea y de la comunidad internacional.

    Esta serie de publicaciones son fruto del trabajo de la Unidad de Prospectiva y Estrategia (UPE) de la oficina del PNUD en Honduras y estn focalizados a difundir el pensamiento de acadmicos, intelectuales, tcnicos e investigadores hondureos y extranjeros que desde diferentes perspectivas se enfocan en la construccin del paradigma del desarrollo humano.

    El desarrollo humano consiste en la ampliacin de las libertades humanas, a fin de que cada persona pueda contar con un conjunto de capacidades y oportunidades que contribuyan a garantizarle un nivel de vida digno; es decir, la ampliacin de la gama de cosas que las personas pueden hacer y aquello que pueden ser. El desa-rrollo humano se refiere, en ltima instancia, a todas las capacidades que permitan a las personas tener razones para valorar su vida. Las capacidades bsicas para que el ser humano pueda desarrollarse son, entre otras, tener una vida larga y saludable, disponer de educacin y tener acceso a los recursos necesarios para disfrutar un nivel de vida digno.

    En este sentido, nuestro propsito con este tipo de herramientas es contribuir al anlisis y diseo de estrategias y polticas pblicas, globales y sectoriales, que reflejen y respondan a la realidad hondurea y que su posterior implementacin e impacto conduzcan a mejores niveles de desarrollo humano para los(as) hondureos(as). Estamos seguros de que la comunidad nacional e internacional encontrarn aqu un espacio para adquirir conocimiento, para la reflexin y el dilogo en torno a los problemas del desarrollo y el fortalecimiento de la democracia en Honduras.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    ndicePrlogo ......................................................................................................................................................31. Migracin, Desarrollo Humano y Ciudadana ..........................................................................................52. La globalizacin, la migracin y las opciones multiculturales ...................................................................63. Los migrantes y el mercado laboral .........................................................................................................94. El empleo, la crisis financiera internacional y las remesas .......................................................................115. La emigracin: ms all de las remesas, la participacin de disporas como agentes .............................13para el desarrollo6. Vnculos con las disporas: derivando lecciones de El Salvador y Mxico ...............................................177. De regreso al pas de origen: Los Retornados ........................................................................................24

    CuadrosCuadro 1: Condicin en el mercado de trabajo por raza y etnicidad, primer trimestre de 2006 ....................8a primer trimestre 2008Cuadro 2: Ingresos medios semanales en US$ del 2008, primer trimestre de 2006 ......................................9a primer trimestre 2008Cuadro 3: Contribuciones al diferencial en el ingreso per cpita entre los pobres y no ...............................10pobres en CentroamricaCuadro 4: Estatus laboral de los obreros, tercer trimestre 2007 a tercer trimestre 2008 .............................12Cuadro 5: Ganancias y prdidas de empleo por industria: las tres industrias ms importantes. ..................13Tercer trimestre de 2007 a tercer trimestre 2008Cuadro 6: Crecimiento trimestral de las remesas ao con ao, primer trimestre 2006................................14a tercer trimestre 2008Cuadro 7: Organizacin de atencin al migrante salvadoreo ...................................................................18Cuadro 8: Cuadro resumen de asociaciones salvadoreas en EE.UU. .........................................................19Cuadro 9: Condicin migratoria en relacin a quintil de ingreso ...............................................................24Cuadro 10: Extranjeros retornables clasificados por regin y pas de nacionalidad: ao fiscal 2007 ............25Cuadro 11: Marco de resultados del Programa de Desarrollo Humano Juvenil Va Empleo .........................32para Superar los Retos de la Migracin

    FigurasFigura 1: Programa 3 x 1 Zacatecas, Mxico .............................................................................................23Figura 2: Elementos relevantes para sinergias ...........................................................................................23

    RecuadrosRecuadro 1: Qu significa para usted ser ciudadano/a hondureo/a? ........................................................5Recuadro 2: Por qu se van? .....................................................................................................................5Recuadro 3: Asimilacin, diferenciacin o respeto a la diversidad y el pluralismo? .....................................7Recuadro 4: Cmo la recesin econmica global est afectando las remesas? .........................................15Recuadro 5: Informacin disponible de organizaciones hondureas en E.U.A. ..........................................21Recuadro 6: Remesas solidarias a travs del Fondo de Inversin Social para el Desarrollo Local (FIDSL) .......22Recuadro 7: Qu puede hacer usted o que dara usted al pas? ...............................................................24Recuadro 8: Retornados/as: Un potencial para el desarrollo del pas de origen? .......................................26

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    . Migracin, Desarrollo Humano y Ciudadana

    El paradigma del desarrollo humano plantea que las personas deben de contar con las capacidades y oportunidades que les permitan vivir la vida que tienen razones para valorar.

    A este fin, el logro de libertades negativas, como la falta de alimentacin, la carencia de educacin o de educacin pertinente y de calidad, la falta de em-pleo, la pobreza, entre otros, son nicamente requi-sitos bsicos para que las personas puedan ejercer sus libertades positivas, como ser un empleo digno, el poder participar en las decisiones que se toman en su comunidad, el poder constituir una familia, por mencionar solo algunos. Para el ejercicio tanto de las libertades negativas como positivas es nece-sario que las personas puedan ejercer su capacidad de agencia, y a este fin es indispensable que el Esta-do y la sociedad en su conjunto gesten los espacios y las oportunidades necesarias.

    El ejercicio de estas libertades est estrechamente vinculado con la condicin ciudadana. En su con-dicin de ciudadanos plenos, las personas deben ser capaces de ejercer todos sus derechos civiles, polticos, econmicos, sociales, culturales y de so-lidaridad de los pueblos o colectivos. Asimismo, el ejercicio de la ciudadana plena entraa responsa-bilidades. Es aqu donde se rescata el elemento del compromiso social que deben ejercer los ciudada-nos/nas de una nacin. Ese compromiso social im-plica, entre otros, un activo involucramiento en los asuntos de inters colectivo, el sentido de identidad no solo individual, sino que tambin colectiva.

    Para el pleno ejercicio de la ciudadana, como ya se

    Recuadro 1Qu significa para usted ser ciudadana/o hondureo/a?

    Fuente: Elaboracin propia en base a grupos focales para INDH, 2006.

    En primer lugar, ser ciudadano hondureo es tener todos los derechos que los dems y ser respetadohay privile-giosy todos tenemos los mismos deberes y derechos, y por lo tanto, nos deben respetar

    Yo admiro mi pas, tenemos tanto un medio tursticoso-mos un pas bastante no desarrollado totalmente, si pero en tiempos atrs hemos venido desarrollndonos en una infini-dad de cosasLa verdad es un pas que no me avergenzo de haber nacido

    A veces no es que uno no le merezca ms orgullo o menos orgullo, pero es que al momento que el pas no le brinda las expectativas deseadas; uno considera de que a veces no es tan bueno ser hondureo.

    Recuadro 2 Por qu se van?

    Fuente: Elaboracin propia en base a grupos focales para INDH, 2006.

    Yo pienso que la situacin del pas es bien difcil. Por eso todo el mundo emigra, unos se van para Estados Unidos y otros pases europeos porque en realidad es difcil, los suel-dos no alcanzan, y la cosecha, es ms grande la inversin que lo que puedes sacar de la cosecha, tal vez le sale mal la inversin, por eso todo el mundo emigra.

    yo soy una de las personas que ha hecho dos intentos, e incluso ya he estado la primera vez en Estados Unidos en Houston, lo vuelo hacer si es posible, por qu la necesidad econmica que pasamos nosotros nos hace emigrar pen-sando as: aqu ganamos lempiras y gastamos lempiras, va-mos a Estados Unidos ganamos dlares y gastamos dlares: es lo mismo, lo nico .que buscan es una mejora aunque les cueste.

    No se trata de que uno se quiera ir porque est mal eco-nmicamente, porque igual puede tener oportunidades ac, pero si le brindan una mejor oportunidad all, entonces us-ted la toma.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    mencion, es fundamental que las personas pue-dan ejercer su capacidad de agencia en lugar de ser concebidos nicamente como receptores de las ac-ciones que se desarrollan en su pas o comunidad.

    Contrario a la ciudadana plena, la condicin de ciudadanos/as precarios presente en las discusiones actuales, seala que la ciudadana precaria puede darse cuando unos de los mbitos de la ciudadana, social, civil y poltica no es ejercida plenamente. Al analizar indicadores socioeconmicos de distintas regiones en desarrollo del mundo son evidentes los retos existentes. Amrica Latina no es la excepcin. No obstante que la regin ha observado avances re-levantes, an persisten sendos desafos en materia socioeconmica a ser superados a fin que la condi-cin ciudadana pueda ser ejercida plenamente.

    Al analizar el fenmeno migratorio, particularmen-te en el caso de la migracin irregular, destaca el vnculo entre migracin y ciudadana precaria.

    En el caso hondureo, y conforme la encuesta de percepcin levantada en todo el pas en el marco del Informe Nacional de Desarrollo Humano, 2006, las principales razones por las que los y las hondure-os y hondurea emigran del pas es por problemas econmicos y problemas de empleo. Al darse la emi-gracin, sobre todo si es irregular, los hondureos en el exterior pueden, al acceder a empleos mejor remunerados, superar algunas limitantes al ejercicio de su ciudadana social. Sin embargo, y sobre todo en los casos de la emigracin irregular, el ejercicio de la ciudadana civil y poltica se ver limitado por su condicin migratoria, por consiguiente estos m-bitos de la ciudadana tambin estarn limitados.

    Estas limitantes al ejercicio de la ciudadana plena, tanto en el pas de origen como en el pas de des-

    tino, en el caso de la migracin irregular, plantean una limitante para el desarrollo humano de las per-sonas, pues tanto en el pas de origen como en el de destino se ven limitadas en sus capacidades y oportunidades por lo que le es inviable vivir la vida que tienen razones para valorar.

    . La globalizacin, la migracin y las opciones multiculturales

    Desde el paradigma del desarrollo humano, la liber-tad cultural es importante para que los individuos puedan vivir conforme sus preferencias y as poder seleccionar las diferentes opciones que les puedan permitir vivir la vida que tienen razones para valorar. Es importante destacar que la libertad cultural no se circunscribe particularmente al mbito cultural, sino que tambin incorpora los resultados que se puedan obtener en las esferas econmicas, sociales y polticas. An conceptos como la pobreza, des-de su enfoque econmico, se vincula a elementos culturales. El economista Adam Smith, subray la relacin existente entre la pobreza econmica y las privaciones culturales, planteando que ms all de una manifestacin de la pobreza, a travs del hambre o de otras privaciones materiales tambin puede expresarse en limitantes que experimentan ciertos grupos para insertarse en la sociedad. Adam Smith escribi: Por artculos bsicos necesarios en-tiendo no solo aquellos para el sustento de la vida, sino todos aquellos cuya carencia, es segn la cos-tumbre de un pas, algo indecoroso entre personas de buena reputacin, an entre las de menor ran-go. La costumbre, por ejemplo, ha convertido el uso de zapatos de cuero en algo necesario para la vida en Inglaterra, al extremo de que ninguna persona de uno u otro sexo osara aparecer en pblico sin ellos. (IMDH, 2004, pag. 13). La cultura permite

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    pues establecer una relacin entre los ingresos re-lativos de las personas y sus capacidades humanas absolutas.

    La libertad y diversidad cultural se vincula con el re-conocimiento que la identidad individual puede in-volucrar diversas afiliaciones. `Una persona puede tener la identidad que le otorga su ciudadana, g-nero, raza, ascendencia regional, lengua, afiliacin poltica, religin, profesin, afiliacin deportiva y sus preferencias literarias y musicales, entre otras.

    Dentro la gama de opciones que una persona pue-de reinvidicar, se puede elegir la prioridad que se le dar a una u otra dentro de una situacin determi-nada (IMDH, 2004, pag. 17). Asimismo, las identi-dades pueden evolucionar en el tiempo.

    El respeto a la libertad cultural se ha vuelto un tema relevante en el contexto del avance de la globaliza-cin, que incluye el movimiento capitales, bienes y servicios, ideas y de personas. No se puede desco-nocer que el proceso de globalizacin en s mismo,

    Recuadro 3 Asimilacin, diferenciacin o respeto a la diversidad y el pluralismo?

    En la mayora de las polticas que aplican los pases del mundo, predominan dos enfoques frente a la inmigracin: la dife-renciacin, que implica mantener fronteras muy definidas entre los grupos y respetarlos como comunidades distintas. Las polticas que se enmarcan en esta aproximacin se adoptan cuando el Estado organiza proce-sos de inmigracin para llenar necesidades momentneas de mano de obra y no pre-tende que los inmigrantes se conviertan en miembros plenos de la comunidad local; y la asimilacin, gran parte de los enfoques tradicionales en materia de igualdad so-cial, econmica y poltica estn fundados en la asimilacin. Segn esta perspectiva, los grupos deben adoptar la lengua de la cultura dominante a costa del uso de la propia y, a veces, incluso debe negar sus propias tradiciones religiosas y de otra n-dole con el propsito de prosperar en la vida. Sin embargo, se estn introducien-do nuevos enfoques multiculturales que reconocen las identidades mltiples. Esto supone no slo promover la tolerancia y la comprensin cultural, sino tambin dar cabida especfica a las prcticas religiosas, la vestimenta y otros aspectos de la vida

    cotidiana. Tambin incluye reconocer que los inmigrantes carecen de influencia y vi-ven en la inseguridad ante la explotacin y entregar apoyo a la integracin, por medio de la enseanza de la lengua del pas de destino y servicios de bsqueda de em-pleo. Adems de conflictos relacionados con asuntos laborales y de competencia por los recursos del bienestar social, se generan debates por la cultura, es decir, si se debe exigir o no a los inmigrantes que adopten la lengua y los valores de la nueva sociedad. A qu se debe que estos temas cobren mayor importancia hoy? Qu tie-ne que ver con ello la globalizacin?

    El proceso de inmigracin produce una serie de inquietudes en ambas partes de la contienda. Los pases receptores deben hacer frente a temas relacionados con la libertad cultural, como si permitir o no que las nias musulmanas lleven velo en las es-cuelas pblicas francesas o los encendidos debates sobre si se debe impartir instruc-cin en espaol en las escuelas de EE.UU. o permitir que los motociclistas sikhs usen turbante en lugar del casco que habitual-mente se exige en Canad. Por su parte,

    los inmigrantes se quejan de la falta de reconocimiento de su identidad cultural, as como de discriminacin en el trabajo, en el lugar de residencia y en el sistema educacional. En muchos pases, estas in-quietudes enfrentan contra-manifesta-ciones de los habitantes locales, quienes tambin temen que sus propios valores e identidad se pongan en tela de juicio. Los que se oponen a la inmigracin sostienen que ellos no adoptan nuestra forma de vida ni nuestros valores, mientras que las comunidades de inmigrantes y sus defen-sores reclaman: respeto por nuestra for-ma de vida y cultura y nuestros derechos humanos.

    Se deben asimilar los inmigrantes o se de-ben reconocer sus culturas? Los principios clave en este tema son tres: respetar la di-versidad, reconocer las mltiples identida-des y crear lazos comunes de pertenencia a la comunidad local. Ningn pas ha pro-gresado gracias al cierre de sus fronteras. La inmigracin internacional brinda aptitu-des, mano de obra e ideas, y enriquecen la vida de la gente. La asimilacin forzada no puede constituir una solucin viable.

    Fuente: PNUD, 2004.

  • 0Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    ha presentado desafos de distinta ndole para los diferentes pases involucrados. Tanto en lo que se refiere a los flujos de bienes y servicios, as como al flujo de capitales, ha sido necesario la negocia-cin multilateral y bilateral, en algunos casos, de normativas que permitan un ordenamiento de los mismos; as como el establecimiento de principios y normas bajo los cuales esos flujos deberan ope-rar. No es desconocido, que sendos retos an persisten en esta rea. An y cuando se han aprobado marcos regulatorios, en materia de comercio, por ejemplo, en lo referido a anti-dumping, subsidios internos, desgravaciones arancelarias asi-mtricas, entre otros; todava existe es-pacios grises que provocan que diversas naciones eleven algunas temticas a ins-tancias como la Organizacin Mundial del Comercio y busquen la solucin de controversias.

    Lo anterior pretende ilustrar, como y aun con las complejidades que presenta el avance de la globalizacin en materia de flujos de bienes y servicios, as como de ideas y de propiedad intelectual, existe un reconocimiento mundial tcito, que la importancia de los mismos hace ne-cesario la flexibilidad multilateral que los contine haciendo viables y que potencie el desarrollo de los mismos. No obstante, y no de menos importancia es el tema migratorio, ya que se trata de un flujo de personas y no de mercancas. Es as, que es impostergable el dilogo transna-cional alrededor de este tema. Los pases de origen, deben examinar sus polticas

    Cuadro 1

    Condicin en el mercado de trabajo por raza y etnicidad, primer trimestre de 00 a primer trimestre 00 (Sin ajustes estacionales, nmero en miles)

    AO Y TRIMESTRE CAMBIO00: a 00: a

    00: 00: 00: 00: 00:HispanosPoblacin (16 aos y ms) 29,610 30,657 31,731 1,047 1,074Fuerza laboral 20,255 21,035 21,665 780 630% participacin fuerza laboral 68.4 68.6 68.3 0.2 -0.3Empleo 19,028 19,762 20,090 734 329Tasa de empleo (%) 64.3 64.5 63.3 0.2 -1.1Desempleo 1,228 1,273 1,575 45 302Tasa de desempleo (%) 6.1 6.1 7.3 0.0 1.2BlancosPoblacin (16 aos y ms) 157,978 158,806 159,420 828 614Fuerza laboral 103,716 104,504 104,543 788 39% participacin fuerza laboral 65.7 65.8 65.6 0.2 -0.2Empleo 99,347 100,243 99,940 897 -304Tasa de empleo (%) 62.9 63.1 62.7 0.2 -0.4Desempleo 4,369 4,260 4,603 -108 343Tasa de desempleo (%) 4.2 4.1 4.4 -0.1 0.3AfrodescendientesPoblacin (16 aos y ms) 25,879 26,324 26,676 446 352Fuerza laboral 16,401 16,676 16,941 275 266% participacin fuerza laboral 63.4 63.3 63.5 0.0 0.2Empleo 14,842 15,299 15,422 458 122Tasa de empleo (%) 57.4 58.1 57.8 0.8 -0.3Desempleo 1,559 1,376 1,520 -183 143Tasa de desempleo (%) 9.5 8.3 9.0 -1.3 0.7AsiticosPoblacin (16 aos y ms) 10,357 10,885 11,018 528 133Fuerza laboral 6,831 7,211 7,427 379 216% participacin fuerza laboral 66 66.2 67.4 0.3 1.2Empleo 6,599 6,987 7,179 388 193Tasa de empleo (%) 63.7 64.2 65.2 0.5 1.0Desempleo 232 224 248 -8.0 24Tasa de desempleo (%) 3.4 3.1 3.3 -0.3 0.2OtrosPoblacin (16 aos y ms) 3,809 3,837 3,936 28 99Fuerza laboral 2,372 2,391 2,429 19 38% participacin fuerza laboral 62.3 62.3 61.7 0.0 -0.6Empleo 2,183 2,180 2,211 -3 31Tasa de empleo (%) 57.3 56.8 56.2 -0.5 -0.6Desempleo 189 211 218 22 6Tasa de desempleo (%) 8 8.8 9.0 0.9 0.1

    Nota: Los datos para 2006 y 2007 han sido ajustados para medir los efectos de las revisiones anuales al CPS. Todos los valores y porcentajes son redondeados despus de los cambios imputados ao a ao. Los trminos Blancos, Afrodescendientes, Asiticos y Otros, se refieren a los componentes no hispanos.

    Fuente: Pew Hispanic Center Tabulations of Current Population Survey Data. (Tomado de: R. Kuchhar, Latino Labor Report, 2008: Construction Reverses Job Growth for Latinos. Pew Hispanic Center, Washington, D.C., 4 del 2008. p. 26).

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    pblicas y privadas, a fin de las condi-ciones nacionales superen el reto de ser condiciones expulsoras de emigrantes. Asimismo, los pases receptores tienen que reflexionar sobre la interdependen-cia que tiene lugar en la aldea global y fortalecer y privilegiar entonces sus alian-zas de cooperacin al desarrollo, que pueden resultar ms efectivas que nica-mente las regulaciones migratorias en las fronteras.

    . Los emigrantes y el mercado laboral

    Como ya se ha mencionado, una de las dimensiones de la ciudadana que buscan alcanzar los emigrantes, es la ciudadana social. Uno de los mecanismos que visua-lizan a este fin, es el logro de oportunida-des laborales con ingresos superiores en trminos reales a los devengados en los pases de origen.

    Al analizar la condicin en el mercado laboral estadounidense, por raza y etni-cidad, se observa una tasa de empleo del 63.3% de la fuerza laboral hispana en el primer tri-mestre del 2008, y una tasa de desempleo del 7.3% superior a la reportada por los asiticos (3.3%) y por los blancos (4.4%), pero inferior a la observada en el grupo de los afrodescendientes (9.0%).

    Al analizar los datos correspondientes nicamente a los Hispanos, se observa que la menor tasa de desempleo se presenta en los hispanos de origen sudamericano (6.2%), seguidos por los mexicanos (6.3%) y posteriormente por los centroamericanos,

    Cuadro 2Ingresos medios semanales en US$ del 00, primer trimestre de 00 a primer trimestre 00

    INGRESOS MEDIOS SEMANALES CAMBIO00: a 00: a

    00: 00: 00: 00: 00:Todos los obreros $ $ $ .0% 0.%No hispanos $648 $667 $669 2.9% 0.4%Hispanos $470 $479 $480 2.0% 0.2%Hispanos por gneroMasculinos $512 $521 $500 1.7% -4.0%Femeninos $427 $417 $423 -2.4% 1.5%Hispanos por nacimientoNacido en EE.UU. $513 $542 $550 5.6% 1.5%Nacido fuera de EE.UU. $427 $421 $428 -1.4% 1.6%Hispanos nacidos en el estranjeroNacidos en Mxico $427 $417 $404 -2.4% -3.1%Arrivados de 1990 a 1999* $427 $421 $410 -1.4% -2.6%Arrivados 2000 o despus* $384 $385 $369 0.3% -4.3%Industria de construccinTodos los obreros $642 $677 $680 5.4% 0.4%Todos los hispanos $512 $521 $485 1.7% -6.9%Hispanos nacidos fuera de EE.UU $512 $500 $480 -2.4% -4.0%

    (*) Todos los pases incluyendo Mxico.

    Nota: Todos los que estn sin paga y sin incorporar los empleados propios son excluidos. El ingreso medio se divide en dos grupos iguales de trabajadores, con una mitad ganando ms que el ingreso medio y con otra mitad ganando menos del ingreso medio. Todos los nmeros y porcentajes son redondeados tras haber imputado los cambios de ao a ao.

    Fuente: Pew Hispanic Center Tabulations of Current Population Survey Data. (Tomado de: R. Kuchhar, Latino Labor Report, 2008: Construction Reverses Job Growth for Latinos. Pew Hispanic Center, Washington, D.C., 4 del 2008. p. 22).

    que observan la mayor tasa de desempleo del gru-po (7.0%).

    Como es bien conocido, los flujos migratorios de hispanos a los Estados Unidos, responden a diferen-tes temporalidades. Esta temporalidad migratoria guarda una estrecha relacin con la condicin de empleo de los emigrantes. De acuerdo a los datos del Pew Hispanic Center, la tasa de desempleo para hispanos no nacidos en Estados Unidos de Nortea-mrica se incrementa en relacin inversa al pero-

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    do de llegada a ese pas. Es decir, que los hispanos que llegaron con mayor anterioridad presentan una menor tasa de desempleo. Por ejemplo, la tasa de desempleo en los hispanos que llegaron a E.U.A., antes de 1980, fue de 5.4% en el primer trimes-tre del 2008, los que arribaron entre 1980 y 1989, presentaron una tasa de 6.1%, los que llegaron a ese pas entre 1990 y 1999, observaron una tasa de desempleo del 8.2% y los que ingresaron en el ao 2000 o despus presentaron una tasa de desem-pleo del 9.3% al primer trimestre del 2008.

    Este comportamiento se explicara por la existencia y fortalecimiento de redes familiares y asociativas ms amplias y slidas en el caso de los emigrantes de ms larga data. Asimismo, podran contar con mayores activos tangibles e intangibles, como el co-

    nocimiento y manejo del idioma, que hacen ms expedita su incorporacin al mercado laboral. Adi-cionalmente, la condicin migratoria irregular con la que llegaron algunos de ellos, puede haber sido superada, lo que les facilita la bsqueda abierta de trabajo.

    En trminos de la remuneracin, el cuadro 2, seala que los ingresos semanales de los hispanos, al primer trimestre del 2008, ascenda a US$ 480, es decir, US$ 1, 920 al mes. Al interior se pueden apreciar las di-ferencias entre los ingresos medios semanales de los hombres (US$ 500) y mujeres (US$ 423) hispanos/as; as como la diferencia de alrededor de US$ 60 dla-res semanales entre los hispanos nacidos en Estados Unidos (US$ 428) y aquellos nacidos en el extranjero (US$ 369) que arribaron a Estados Unidos despus

    Cuadro 3Contribuciones al diferencial en el ingreso per cpita entre los pobres y no pobres en Centroamrica

    Pases

    Proporcin de adultos a la

    explicacin de diferencias en el ingreso mensual

    per cpita

    Ingreso de activos por adulto a la explicacin de

    diferencias en el ingreso mensual

    per cpita

    Ingreso de transferencias por adulto a la explicacin de diferencias en el ingreso mensual per

    cpita

    Grado de utilizacin de la fuerza de trabajo a la

    explicacin de diferencias en el ingreso per

    cpita

    Calificacin de la fuerza

    de trabajo a la explicacin de diferencias en el ingreso per

    cptia

    Calidad de los puestos de trabajo a la

    explicacin de diferencias en el ingreso per

    cpita

    Centroamrica 0Costa Rica 12 7 5 20 16 41Panam 10 2 14 5 17 52El Salvador 15 2 7 11 28 37Guatemala 17 3 8 < 0 22 51Honduras 14 3 8 5 24 46Nicaragua 14 11 7 8 20 40

    Nota: Encuesta Permanente de Hogares (Repblica de Honduras) de 1999, Encuesta de Niveles de Vida (Panam) de 1997, Encuesta Nacional de Hogares sobre Medicin de Niveles de Vida (Nicaragua) de 1998, Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos Familiares (Guatemala) de 1998/99, Encuesta de Hogares de Propsitos Mltiples (Costa Rica) de1999 y Encuesta de Hogares de Propsitos Mltiples (El Salvador) de 1999.

    (*): Ser denominado calidad del puesto de trabajo a las limitaciones del puesto de trabajo. Se definen las diferencias en la calidad de los puestos de trabajo como las diferencias en la remuneracin no provenientes de las diferencias en el grado de instruccin, ni las diferencias en el poder de negociacin de los trabajadores. De esta forma, se obtiene la calidad del puesto de trabajo por residuo.

    Fuente: Ricardo Paes de Barros, Mirela de Carvalho, Samuel Franco, Enrique Ganuza y Rosane Mendona, pgs: 7, 147 y 254.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    del ao 2000. En la industria de la construccin, en la labora una cantidad importante de hispanos los ingresos semanales, en el primer semestre del 2008 se ubicaron en alrededor de US$ 480.

    Ms all que no se puede desconocer la presencia de los precios relativos, para establecer comparacio-nes salariales entre lo que devenga un hondureo/a en Estados Unidos y lo que devengara ese mis-mo hondureo/a en Honduras, si es importante destacar, como bien lo anota el Doctor Paez de Ba-rro, en su libro Crecimiento con Equidad: La lucha contra la pobreza en Centroamrica, la relevancia que tiene dentro de la productividad, no solo la ca-lificacin del trabajador, sino tambin, la calidad de los puestos de trabajo. Es importante destacar este ltimo factor, cuando se analiza la productividad de un hondureo en Honduras y de esa misma perso-na trabajando en los Estados Unidos u otro lugar al que ha emigrado.

    Con relacin a Centroamrica, Paez de Barro explica los diferenciales de remuneracin por trabajador o las diferencias en productividad son los que con-centran la mayor parte (3/4) de la explicacin del ms bajo ingreso per cpita de la regin. Entre los factores determinantes de la menor productividad centroamericana con relacin a la OCDE y Amri-ca Latina, se observa que la baja calificacin de los trabajadores centroamericanos no es tan relevante. El principal factor es la baja calidad de los puestos de trabajo disponibles en Centroamrica. La baja calidad de los puestos de trabajo en la regin es el factor determinante ms importante y su poder explicativo es mayor que el de todos los dems fac-tores en conjunto.

    Por ejemplo, seala Paez de Barro, si la calidad de los puestos de trabajo ocupados por los trabajado-

    res centroamericanos en familias pobres fuese igual a la que tienen los puestos a la que tienen los pues-tos ocupados por los trabajadores centroamerica-nos en las familias no pobres, el ingreso per cpita de los pobres de la regin sera casi 5 veces su valor actual. De forma similar, si la calidad de los pues-tos de trabajo centroamericanos fuese idntica a la calidad de los puestos en la OCDE, el ingreso per cpita sera casi 3 veces su valor actual. Sin duda, acota Paez de Barro, la pobreza en la regin se debe primordialmente a la baja calidad de los puestos de trabajo disponibles y, en particular, a la baja calidad de los puestos de trabajo ocupados por los ms po-bres.

    El cuadro 3, plantea algunos de los resultados del estudio de Paez de Barro, sobre los determinantes de la pobreza en Centroamrica. En este cuadro se busca explicar cules son los factores que ms con-tribuyen al diferencial en el ingreso per cpita entre los pobres y no pobres de la regin centroamerica-na. Es una constante en todos los pases, que la ca-lidad de los puestos de trabajo explica ms del 40% de ese diferencial. En el caso particular de Hondu-ras, ese porcentaje es de 46%, con un 24% que se explica por la calificacin de la fuerza de trabajo.

    . El empleo, la crisis financiera internacional y las remesas

    Evidentemente que el tema migratorio no puede agotarse en el anlisis relativo a las remesas inter-nacionales. Sin embargo y con la ocurrencia de la crisis financiera internacional, en diversos pases, particularmente en aquellos que cuentan con una alta dependencia de las remesas para garantizar su balanza en cuenta corriente y sus reservas interna-cionales, existe un marcado inters por derivar el

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    impacto que la crisis financiera internacional tendr sobre las mismas.

    No se puede desconocer el impacto econmico que los flujos de remesas han estado teniendo el estimu-lo de la demanda agregada de los pases receptores, va el incremento en el consumo y en la inversin, particularmente en el sector construccin de solu-ciones habitacionales. A nivel macroeconmico, las remesas tambin han representado un elemento es-tabilizador de varias economas de Latinoamrica. En muchos casos, las remesas son la atenuante de fuertes dficits comerciales, as como el respaldo de tipos de cambio de la regin.

    Es evidente pues, que exista un inters en el impac-to que la crisis financiera internacional puede tener en los flujos de remesas hacia Latinoamrica. Un elemento central en el anlisis es el comportamien-to del empleo de los emigrantes. Como se muestra en el cuadro 4, la tasa de desempleo en los Hispa-nos subi de 5.7% en el tercer trimestre del 2007 a 7.9% en el tercer trimestre del 2008, es decir que en ese perodo, alrededor de 526,000 hispanos que-daron sin empleo. El cuadro 5, permite visualizar la comparacin de las ganancias y prdidas de empleo por industria en los Estados Unidos, comparando en tercer trimestre del 2007 con el tercer trimestre del 2008.

    Se observa que las prdidas de empleos de los his-panos se dieron en los sectores construccin, con una prdida de 156,000 puestos de trabajo. En el rea de finanzas, seguros y bienes races, con una disminucin de 66,000, y en servicios profesionales y otros administrativos 65,000 hispanos perdieron su empleo entre octubre del 2007 y octubre del 2008.

    El impacto de estas reducciones de puestos de tra-bajo en estos sectores y de otros, dentro de la eco-noma Estadounidense, evidentemente repercutirn en los niveles de remesas que los hispanos envan a sus pases de origen.

    El cuadro 6, evidencia la clara desaceleracin que se ha venido observando desde el 2006 al tercer trimestre del 2008 en el envo de remesas a pases latinoamericanos. Destacan la cada observada en los casos Mexicano y Ecuatoriano. En el caso Ecua-toriano, adicional al impacto de la crisis financiera en Estados Unido se suma el endurecimiento de la poltica migratoria en Europa, ya que un buen porcentaje de migrantes ecuatorianos buscan esa

    Cuadro 4

    Estatus laboral de los obreros, tercer trimestre 00 a tercer trimestre 00 (Sin ajustes estacionales, nmero en miles)

    AO Y TRIMESTRE CAMBIO00: a

    00: 00: 00:Todos los obrerosEmpleo 146,650 146,416 -235Tasa de empleo (%) 63.4 62.5 -0.8Desempleo 7,254 9,478 2,224Tasa de desempleo (%) 4.7 6.1 1.4No HispanosEmpleo 126,225 125,903 -323Tasa de empleo (%) 63.0 62.4 -0.6Desempleo 6,028 7,725 1,698Tasa de desempleo (%) 4.6 5.8 1.2HispanosEmpleo 20,425 20,513 88Tasa de empleo (%) 65.5 63.6 -1.9Desempleo 1,227 1,753 526Tasa de desempleo (%) 5.7 7.9 2.2

    Nota: Los datos para 2007 han sido ajustados para medir los efectos de las revisiones anuales al CPS. Todos los valores y porcentajes son redondeados despus de los cambios imputados ao a ao.

    Fuente: Pew Hispanic Center Tabulations of Current Population Survey Data. (Tomado de: R. Kuchhar, Latino Workers in the Ongoing Reccession: 2007 to 2008. Pew Hispanic Center, Washington, D.C., 12 del 2008. p. 9).

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    regin del mundo como destino migra-torio.

    Por otra parte, el envo de remesas hacia Honduras, sigue creciendo, pero manifes-tando una importante desaceleracin. Al comparar el primer trimestre del 2006, el crecimiento de las remesas fue de 39.4%, en tanto que para el ltimo trimestre del 2008, ste haba cado a 4.3%. Adicio-nal al impacto que pueda tener la crisis internacional en el empleo, tambin el comportamiento del crecimiento de las remesas enviadas a Latinoamrica tiene que ver con el grado de maduracin del proceso migratorio. En los pases con procesos migratorios de ms larga data, es mucho ms probable que la desace-leracin en el envo de remesas sea ms pronunciada, pues las responsabilidades familiares en los pases de origen pueden haber disminuido.

    . La emigracin: ms all de las remesas, la participacin de disporas como agentes para el desarrollo.

    Por la complejidad misma del fenmeno migrato-rio, es importante evitar circunscribir el anlisis de la emigracin nicamente a las remesas que se de-rivan del proceso. Dado que la emigracin conlleva el flujo de personas, el anlisis de la misma debe considerar el papel que juegan las personas mi-grantes mismas en todo este proceso. Es evidente la aceptacin que existe en los pases receptores con la relacin a los flujos de capital que representan las remesas. Sin embargo, son menos obvios los esfuer-

    zos de algunos pases por establecer vnculos con la dispora, para que sta se incorpore a los procesos de desarrollo de no slo de sus pases de destino, sino tambin y con mucha relevancia, a los procesos de desarrollo de sus pases de origen. Discusiones alrededor de esta temtica se vinculan a los debates sobre una ciudadana trasnacional.

    Los vnculos entre la migracin y el desarrollo cons-tituyen un asunto de suma importancia en nuestros das. Puesto que la mayor parte de los movimientos migratorios obedecen a desigualdades en el desa-rrollo, la necesidad de comprender mejor el tema,

    Cuadro 5

    Ganancias y prdidas de empleo por industria: las tres industrias ms importantes. Tercer trimestre de 00 a tercer trimestre 00. (Sin ajustes estacionales, nmero en miles)

    EMPLEO

    00: 00: CambioGanancia de empleoHispanosAgricultura, silvicultura, pezca y minera 514 617 103Servicios de reparacin y mantenimiento 372 461 88Transporte y almacenamiento 966 1,034 69No hispanosServicios educativos 11,078 11,432 354Hospitales y otros servicios de salud 13,450 13,744 294Servicios de comida, bebida y alojamiento 7,665 7,905 240Prdida de empleosHispanosConstruccin 2,918 2,762 -156Finanzas, seguros y bienes y races 1,096 1,031 -66Servicios profesionales y otros administrativos 2,453 2,388 -65No hispanosConstruccin 9,147 8,602 -544Comercio al por mayor y menor 18,004 17,674 -329Manufactura/bienes no perecederos 5,037 4,710 -327

    Nota: Los datos para 2007 han sido ajustados para medir los efectos de las revisiones anuales al CPS. Todos los valores y porcentajes son redondeados despus de los cambios imputados ao a ao.

    Fuente: Pew Hispanic Center Tabulations of Current Population Survey Data. (Tomado de: R. Kuchhar, Latino Workers in the Ongoing Reccession: 2007 to 2008. Pew Hispanic Center, Washington, D.C., 12 del 2008. p. 16).

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    y de evaluar las iniciativas para el aprovechamiento de las potencialidades derivadas de la migracin y las disporas, es esencial para la toma de decisiones relacionadas con alcanzar el desarrollo de los pa-ses, vinculando a los agentes externos junto con los internos en el desarrollo de un pas.

    En respuesta a esta necesidad, la Organizacin In-ternacional para las Migraciones (OIM), realiz en el ao 2006 una encuesta dirigida a los Estados Miembros y Observadores, de los cuales un total de 49 respondieron las preguntas del cuestionario, a travs de sus respectivas instituciones dedicadas al tema de la migracin.1

    El cuestionario se centr en el vnculo entre los pa-ses, tanto de origen como los receptores de las dis-poras, as como las polticas y medidas adoptadas por los gobiernos para incluir a las disporas como agentes en el desarrollo. Entre los objetivos princi-pales de la encuesta se pretendi: hacer un balance

    del marco institucional a nivel de gobierno, destina-do a las disporas como agentes para el desarrollo; determinar las necesidades y prioridades especficas en materia de polticas relativas a las disporas; de-terminar los principales obstculos para la partici-pacin de las disporas en las polticas o programas de desarrollo, y conocer las tendencias regionales, entre otros.

    Los resultados de la encuesta revelan que las dis-poras tienen un gran inters en sus pases de ori-gen, y desean participar en iniciativas de desarro-llo socioeconmico, con el condicionante de que los mecanismos de cooperacin especficos entre el pas de origen y el pas de destino les permitan mantener sus empleos en este ltimo. Adems las oportunidades presentadas por los gobiernos de-ben parecer crebles para atraer la atencin de las disporas.

    En relacin al enfoque que adoptan los gobiernos

    Cuadro 6Crecimiento trimestral de las remesas ao con ao, primer trimestre 00 a tercer trimestre 00 (Valores en porcentajes)

    Fuente: Los bancos centrales de cada pas. Tomar nota que los datos reflejan la ms precisa informacin, pero estn sujetos a revisin. Orozco, Manuel y Anna Ferro. Migrant Remit-tances Newsletter vol. 5 no. 4, USAID Microenterprise Development Office y DFID, diciembre 2008.

    00 00 00

    Pases T T T T T T T T T T T

    Mxico 29.1 21.4 12.9 7.7 3 -1.2 2.6 -0.4 -3.4 -1.1 -6.5

    El Salvador 24.6 16.4 12.1 9.2 7.9 7.1 8 3.1 6.1 7.1 2.6

    Guatemala 20.2 21.2 27.4 14.4 11.9 13.3 17.3 14.7 9.8 7.8 6

    Honduras 39.4 42.7 27.6 21.6 11.7 8.7 12.1 7.3 9.9 12 4.3

    Nicaragua 13 13.2 18.7 8.7 -4.9 7.7 6.4 14.8 22.8 13.5 8.7

    Colombia 17.1 26.8 14.2 12.3 11 -2 23.2 29.1 20.1 19.2 10.4

    Ecuador 9.4 17.2 23.3 26.8 3.5 8.5 6.9 3 12.3 -7.8 -13

    Jamaica 3.6 7.6 7.4 9.9 7.8 10 11.8 13.9 11.8 11 4.3

    Repblica Dominicana 10.6 18.6 17.6 5.6 17.2 10.7 7.2 8.8 7.9 5.3 1.8

    Total 9 pases 23 21 15 11 6 3 7 6 4 3 -2

    Desempleo Hispano EE. UU. 5.6 5.2 5.3 4.9 5.4 5.7 5.7 5.7 6.5 7.2 8.2

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    de los pases sobre el tema de las disporas, la en-cuesta revela diferencias y similitudes en el inters que la mayora de los pases desarrollados y en de-sarrollo tienen en sus disporas en el exterior. Las polticas aplicadas por los pases tienen el objetivo

    compartido de encontrar los medios para alentar a las poblaciones en el exterior, ya sea con carcter permanente o temporal, a contribuir al desarrollo de sus pases de origen.

    Recuadro 4 Cmo la recesin econmica global est afectando las remesas?

    Pregunta: Cules son los lmites a la natu-raleza contra-cclica de las remesas? Podr una recesin econmica global cambiar/al-terar los tpicos patrones de las remesas al reducirse los flujos de las mismas?

    Isabelita T. Mananlastas-Watanabe (Vi-cepresidente senior y Directora de sector para Europa, Israel y el Continente Africa-no, Banco Nacional Filipino): El comporta-miento de los inmigrantes en cuanto a las remesas es ciertamente influenciado por muchos factores incluyendo los macroeco-nmicos, tales como las tendencias ccli-cas. Sin embargo, los inmigrantes tambin siguen los cambios en los tipos de cambio de cerca, para poder maximizar el valor de las transferencias monetarias. Fluctuacio-nes en los tipos de cambio a menudo son sintomticas de ciclos econmicos y por lo tanto influyen en la cuanta de las remesas. Especficamente, si el tipo de cambio cae en su pas de origen los inmigrantes envan ms dinero; pero si se mantiene alto, en-van la misma cantidad.

    Robert W. Meins (Especialista en reme-sas, Banco Interamericano de Desarrollo BID): Cmo los flujos de remesas sern afectados por la crisis financiera depende en su mayora, en la habilidad de los traba-jadores inmigrantes a encontrar estrategias para adaptarse. Encuestas y grupos focales desarrolladas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) e investigaciones por el Dialogo Interamericano (IAD, por sus siglas en ingles), sugieren que los inmi-

    grantes estn trabajando ms horas para compensar por menores sueldos, haciendo cambios a diferentes sectores despus de la prdida de empleo, respondiendo a la demanda laboral y/o la aplicacin de las polticas migratorias al moverse de un Es-tado a otro y asistindose de sus ahorros para mantener la cantidad de remesas. Los inmigrantes han demostrado ser ms adaptable que otras partes de la fuerza de trabajo y han sido capaces de mantener los flujos de remesas, a pesar del 8 por ciento de desempleo Hispano y prdidas de em-pleo en sectores importantes tales como construccin. Evidencia reciente sugiere que no estamos, hasta el momento, pro-bando los lmites de la habilidad de adap-tarse. A pesar del impacto negativo de las remesas enviadas a Mxico y Brasil durante los primeros tres trimestres del 2008, en el futuro es poco probable ver una cada extensa en las remesas.

    Manuel Orozco (Asociado Senior y Direc-tor de remesas y desarrollo, Dialogo Inte-ramericano, IAD): Para hacer frente con las actuales condiciones econmicas, los inmi-grantes y sus familias seguirn los patrones normales de reduccin en el consumo y gastos, enfocndose en las necesidades fa-miliares. Los inmigrantes pueden tambin escoger entre cambiar de empleo, incre-mentar las horas de trabajo o mudarse a un estado con mayor viabilidad econmica como respuesta al desempleo o una cada en los sueldos. A pesar de estos esfuerzos habr algunos inmigrantes que decidirn

    retornar a sus pases de origen, ya sea porque lo tenan en sus planes o como un acto de desesperacin.

    Kai Schmitz (Vicepresidente Ejecutivo y Jefe de operaciones, Corporacin Inter-nacional de la Micro finanzas, MFIC): Una vez que la recesin se sienta en los pases receptores, lo cual ya ha comenzado con menores precios de los bienes bsicos ex-portados desde esos pases, la presin para enviar ms dinero incrementar para los inmigrantes. Esta recesin dual crear dificultades econmicas a los inmigrantes como a sus familias y pondr a prueba la hiptesis de las remesas a prueba de re-cesin. Si la oportunidad de ingreso en-tre el pas anfitrin y el pas de origen se mantiene igual o incrementa lo cual no es improbable las remesas deberan mante-nerse estables si el ingreso necesario para enviar las remesas se mantiene disponible. Dado que la mano de obra migrante es altamente flexible y las remesas son unas de los tems de gasto ms importantes, yo creo que las remesas de los inmigrantes pueden absorber el impacto de una dismi-nucin econmica al grado que si la ne-cesidad del lado receptor es fuerte, como probablemente ser. Una fuerte y prolon-gada contraccin n el mercado de trabajo del pas de origen como hemos empezado a observar en el ambiente de EE. UU., en ltima instancia impactar los flujos de las remesas negativamente. Me preocupa que ste sea el caso para el 2009 y 2010.

    Fuente: Migrant Remittances, diciembre vol. 5, no. 4 p. 2 y ss. Traduccin libre. Orozco, Manuel y Anna Ferro. Migrant Remittances Newsletter vol. 5 no. 4, USAID Microenter-prise Development Office y DFID, diciembre 2008.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    El nivel de desarrollo de los pases tiene gran in-fluencia en el inters demostrado por las disporas en el extranjero. Es notorio el mayor inters que los pases de ingresos bajos y medios demuestran en aprovechar las posibilidades que ofrecen sus dis-poras.

    Como sigue planteando el estudio Incorporacin de la migracin internacional en las agendas de po-lticas de desarrollo de la OIM, no obstante que los pases de ingresos medios y bajos tienen ma-yor inters en las disporas como agentes de re-mesas, estos encuentran obstculos para lograr la participacin de las disporas en las iniciativas de desarrollo, debido a la renuencia de stas a trabajar con el gobierno del pas de origen, especialmente por las limitaciones de recursos y polticas truncadas debido a obstculos tales como la falta de comuni-cacin institucional, la excesiva burocracia predomi-nante en el pas, y tambin debido a la insuficiencia de servicios para las disporas.

    Aunque entre los pases parece reconocerse amplia-mente la necesidad de facilitar las transferencias de fondos, todava hay escasas pruebas de que los fon-dos provenientes de la recepcin de remesas estn siendo utilizados para el desarrollo del pas, o de la identificacin de proyectos locales de desarrollo.

    En contraste, la encuesta de la OIM, revela que los pases de ingresos altos tienen ms inters en la in-tegracin de las disporas extranjeras que residen en sus territorios. Asimismo, en las polticas formu-ladas en estos pases se tienen en cuenta en mayor grado la diversidad tnica y multiculturalismo de las disporas inmigrantes, que en sus propias dispo-ras en el extranjero. No obstante, algunos de estos pases tienen inters en promover el retorno de sus propios profesionales migrantes altamente califica-

    dos. Adicionalmente, a los pases desarrollados les interesa la promocin de su propia identidad (polti-ca, econmica y cultural) en el extranjero, utilizando sus disporas para este fin.

    Respecto a la inclusin del tema migratorio en la agenda de los gobiernos, la mayora de los pases encuestados consideraba que las cuestiones relati-vas a migracin estaban incorporadas en sus pro-gramas de desarrollo. Sin embargo, las respuestas a la encuesta revelan que el vnculo entre las polticas de migracin y desarrollo es tanto dbil, o reciente, y en algunos casos slo es establecido parcialmen-te.

    No es ninguna sorpresa que la mayora de los go-biernos califican sus polticas como de xito, o de mucho xito. Sin embargo, los pases no siempre estn seguros de cmo definir en trminos concretos los resultados obtenidos, por lo que en los resultados de la encuesta se presenta como re-comendacin la necesidad de elaborar indicadores para evaluar el xito de las polticas orientadas a las disporas.

    Algunas opciones para la evaluacin de los proyec-tos sugeridos son la medicin de las inversiones de las disporas, o del nmero de retornos temporales o permanentes de los migrantes. Otros resultados importantes pero difciles de cuantificar son la re-duccin de las cargas administrativas, as como una mejor comunicacin con las disporas. En materia de comunicacin, los consulados siguen siendo los principales vehculos, tanto para la comunicacin como para la interaccin con las disporas en el ex-tranjero.

    La encuesta de la OIM, consult adicionalmente so-bre cules son las prioridades en materia de polti-

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    cas para convertir a las disporas en agentes para el desarrollo. En este sentido, los gobiernos sealaron las siguientes: 1) conocer las buenas prcticas inter-nacionales sobre el tema, 2) mejorar la capacidad del gobierno en relacin con los programas para las disporas, y 3) mejorar la coherencia entre los programas de migracin y desarrollo.

    Respecto a las necesidades en materia de polticas, se asignan las siguientes prioridades: 1) contar con una orientacin normativa que ofrezca informa-cin y gua para la incorporacin de las disporas en los programas de desarrollo; 2) el establecimiento de una base de datos o catlogo de buenas prc-ticas sobre el tema; 3) mayor sensibilizacin del sector gubernamental con respecto a las posibi-lidades que ofrecen las disporas, y 4) determina-cin de los interlocutores adecuados en las dis-poras. La participacin en consultas internacionales as como los intercambios regionales se destacaron como tiles plataformas para el dilogo poltico.

    En materia de los obstculos identificados para la participacin de las disporas en las estrategias para el desarrollo, el principal obstculo son los proble-mas para reunir informacin sobre las disporas. Para hacer frente a este obstculo, algunos pases como Chile, han realizado censos en el extranjero. Otros como Filipinas, recopilan informacin sobre sus trabajadores migrantes.

    El segundo mayor obstculo identificado para la participacin de las disporas en las polticas de de-sarrollo son los problemas para el financiamiento de las actividades del gobierno con las disporas. Si bien los gobiernos reconocen la importancia de las disporas para el desarrollo, carecen de los recur-sos financieros, los medios y las polticas para atraer los recursos de las disporas. Esto explica la brecha

    existente entre las estrategias de poltica planifica-das y las que realmente se aplican en los pases.

    Otros importantes obstculos incluyen la evalua-cin de las posibilidades que ofrecen las disporas para el desarrollo, la eliminacin de la competen-cia entre los grupos de disporas, y la creacin de asociaciones con los pases de origen y pases de acogida.

    Uno de los mayores problemas en la elaboracin de polticas a favor de las disporas es el cmo co-ordinar y facilitar el intercambio en las actividades realizadas por la diversidad de instituciones intere-sadas directamente en las cuestiones relativas a las disporas.

    . Vnculos con las disporas: derivando lecciones de El Salvador y Mxico

    . La experiencia Salvadorea

    Al analizar pases con flujos migratorios de ms lar-ga data que la de Honduras, como es el caso de El Salvador, se encuentra que a la fecha este pas ha realizado esfuerzos importantes por establecer de manera oficial y coordinada vnculos estrechos con la dispora salvadorea en diversos lugares del mundo. En este pas se ha creado dentro del Mi-nisterio de Relaciones Exteriores, un Vice ministerio de Relaciones Exteriores para los Salvadoreos en el Exterior. Dicha instancia pretende, entre otros, in-tegrar a los salvadoreos en el mundo con El Sal-vador, defender sus derechos, potenciar sus opor-tunidades, fortalecer sus vnculos, salvaguardar sus intereses, promover sus proyectos, y fortalecer la identidad nacional.2

  • 0Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Mediante la Direccin General de Atencin a la Co-munidad en el Exterior DGACE, de ese Vice ministe-rio, se proporciona informacin bsica relacionada con las distintas comunidades de salvadoreos en el exterior. Cuentan con informacin del total de salvadoreos documentados, como indocumenta-dos en cada uno de los sitios. Asimismo, ofrecen un informacin detallada, con todas las coordena-das y puntos de contacto de una gran cantidad de asociaciones de salvadoreos en todos los siguien-tes sitios y en los distintos mbitos: Estados Uni-dos( Boston, Chicago, Dallas, Houston, Las Vegas, Los ngeles, Miami, Nueva Jersey, Nueva York, San Francisco, Washington, D.C.), Argentina, Australia, Blgica, Belice, Brasil, Chile, China, Colombia, Costa

    Rica, Repblica Dominicana, Ecuador, Estados Uni-dos Mexicanos, Francia, Honduras, Israel, Italia, Ja-pn, Nicaragua, Panam, Puerto Rico y Venezuela.

    Asimismo, y para que exista un flujo de informacin de doble va, cuentan con la revista Comunidad en Accin en la que se presenta informacin de actividades que realizan los y las salvadoreos/as en el exterior, desde eventos culturales y donaciones, hasta informacin consular.

    En contraste, en el caso hondureo la informacin sobre las organizaciones de hondureos en el ex-terior, es limitada, contndose nicamente con el nombre de la organizacin, la cuidad en que se en-cuentra y el nombre de la persona contacto, pero en ningn caso se dispone de direcciones o infor-macin telefnica/correo electrnico, como mues-tra el recuadro 5.

    Sin embargo, es importante destacar, que ya se rea-lizan esfuerzos por parte del Gobierno de Honduras en el tema migratorio. De hecho, ha comenzado a funcionar, dentro de la Secretara de Relaciones Exteriores, una Sub-Secretara de Estado que dar atencin exclusiva al tema migratorio.

    En el caso particular salvadoreo, a travs del Vice ministerio de Relaciones Exteriores para los Salvado-reos en el Exterior, y considerando la importante cantidad de salvadoreos en el exterior, aproxima-damente 300 organizaciones, se brinda informacin a los salvadoreos en el exterior sobre la situacin econmico-social de los diversos municipios del pas, as como de las distintas iniciativas y proyectos que en materia de desarrollo local y comunitario se estn desarrollando en las comunidades de origen. De esta manera, las organizaciones de salvadoreos en el exterior puede tener la oportunidad de incor-

    Cuadro 7Organizacin de atencin al migrante salvadoreo

    Fuente: www.rree.gob.sv

    Nombre Direccin

    Nombre asociacin:Fundacin Unidos por Intibuc, La UNin

    Siglas de la Asociacin:

    Tipo de asociacin:Artstico-Cultural, Asistencia Social Benfica

    Nombre del Presidente o Representante:

    Agigail de Rivera (Presidente) y Hugo Salinas (Coordinador)

    Correo Electrnico:(Si desea escribir ms de un correo electrnico, seprelo con una coma(,)

    Pas de Localizacin: Estados Unidos

    Ciudad:Estado/Provincia/Departamento

    Washington

    Direccin:(Nmero, Calle/Avenida, Cdigo Postal

    1646 Columbia Road Nw. Washington, DC 20009

    Nmero de Telfono:Cod. de Pas: (1) Telfono (202) 234-9260, 580-0633

    Nmero de Fax:Cod. de Pas (1) Telfono y FaxFax: (202) 234-1123

    Pgina Web de la Asociacin: http://www.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Cuadro 8Cuadro resumen de asociaciones salvadoreas en EE.UU.(1)(De un listado de 83 organizaciones)

    (1) El listado original contiene 83 organizacionesFuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador. Disponible en : http://www.comunidades.gob.sv/Comunidades/Ascslvext.nsf/conf/AD82119BC39C454B062571E70062

    Categora Nombre de Institucin / Organizacin Direccin Tlefono / FaxPresidente o

    representante

    Acadmico-CientficaConsejo Nacional Contra Las Drogas

    14557 Friar Street Vannuys CA 91340

    (818) 997-0414 Esther Arias

    Asesora legal y migratoria El Rescate1313 West 8th Street Suite 200 Los Angeles CA 90017

    (213) 483-1244, 387-3284 / (213) 483-9832

    Ricardo C. Mndez. [email protected], http://www.elrescate.org

    Law Offices of Federico Castelar Sayre (LOFCS)

    3701 Wilshire Blvd., Suite 1060 Los Angeles, CA 90010

    (213) 351-9444 / (213) 351-9744

    Giovanni Orantes. [email protected], http://sayre-law.com/

    Asistencia Comunitaria y de Emergencia

    Comit Salvadoreo de Ayuda

    PO Box 226138 Miami Fl 33122

    (786) 413-8640 / (786) 594-2221

    Eddy Bonilla. [email protected]

    Asistencia Social BenficaChalatecos Unidos en Los Angeles (CHULA)

    5164 S Gramercy Pl Los Angeles CA 90062

    (323) 299-1874 Salvador Reyes

    Asociacin de Salvadoreos en Atlanta (ASA)

    1630 Carrie Spring Kennesaw, GA 30144

    (770) 300-3752 Glenda Avils

    Comunidad Perulapaneca467 W. 45th. Street, Los Angeles, CA 90037

    (323) 235-2396 Lorenzo Romero

    San Fernando Garden Community

    10896 Lehigh Avenue Pacoima, CA 91331

    (818) 834-9266 / (818) 896-3783

    Marcos Gonzlez

    Comunidad Amigos de Usulutn

    3115 W. 69th. Street Los Angeles CA 90043

    (213) 389-1692 7738-7242 / (213) 995-1264

    Mario Elas; [email protected]

    Asociacin Salvadorea de Ayuda

    5913 Lavejoy Cour Springfield, VA 22577

    (703) 237-3774 / (703) 237-3754

    Dr. Mauricio Granillo; [email protected]

    Asociacin Pro Niez Salvadorea

    1300 New York Avenue, NW Washington DC 20577

    (202) 623-2156 Dr. Mauricio Bertrand, Vicky Patterson

    Sonsonate 2000PO Box 654 Maywood, CA 90270

    (323) 588-2256, 735-1055 Ren Brizuela

    Ayuda directa localComit Salvadoreo de Ayuda

    PO Box 226138 Miami Fl 33122

    (786) 413-8640 / (786) 594-2221

    Eddy Bonilla; [email protected]

    Chalatecos Unidos en Los Angeles (CHULA)

    5164 S Gramercy Pl Los Angeles CA 90062

    (323) 299-1874 Salvador Reyes

    Organizacin Ciudad de las Nieblas Cojutepeque

    3726 3RD St Los Angeles CA 90018

    (323) 734-8840 Rene Velasco

    Comunidad Perulapaneca467 W. 45th. Street, Los Angeles, CA 90037

    (323) 235-2396 Lorenzo Romero

    OCLA Coatepeque18214 Via Calma N 3 Roland Reights, CA 91748

    (323) 583-9513 Jos Raymundo

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    porarse a esos procesos nacionales de desarrollo local, desde su lugar de residencia en los Estados Unidos u otro pas.

    Asimismo, se plantea en el marco de la poltica de ese pas, iniciativas para el fortalecimiento de la identidad nacional, teniendo como elemento clave la cultura. En este contexto se desarrollan progra-mas como: 1) El programa Somos Uno, para el for-talecimiento de la identidad cultural comunitaria; 2) El programa Educativo Cultural, 3) el Programa de Estmulo a la Creatividad, 4) El Programa Permanen-te de Investigacin fenmeno cultural y migracin y 5) El Programa de Promocin Cultural comunitaria

    a travs de la red del servicio exterior.

    En el caso salvadoreo, desde el 2002, se cuenta con el Fondo de Inversin Social para el Desarrollo Local de El Salvador (FISDL) como instancia facili-tadora de la sinergia entre los salvadoreos en el exterior y sus comunidades de origen.

    En sus inicios, el trabajo del FISDL constituyo en brindar asistencia tcnica a las comunidades en El Salvador para que pudieran levantar de mane-ra participativa, las necesidades locales y poner a la disposicin de los salvadoreos en el exterior esta informacin. Posteriormente se diseo el Programa

    Cuadro 8Cuadro resumen de asociaciones salvadoreas en EE.UU.(1)(De un listado de 83 organizaciones) continuacin

    Categora Nombre de Institucin / Organizacin Direccin Tlefono / FaxPresidente o

    representante

    Centro Benfico Salvadoreo (CBS)

    39 S. Stima Avenue Carteret, NJ 07008

    (732) 969-0153 Luis A. Santos

    Asociacin de Salvadoreos en Utah

    314 East Pavilion Circle Saratoga Sprigs, UT 84043

    (801) 766-1785 / (801) 259-9242

    Ftima Dvila

    NegociosCmara de Comercio de El Salvador-California

    315 W 9th St LA CA 90015

    (310) 639-4378 569-2453 / 310) 639-1618

    Juan Durn; [email protected]

    Cmara de Comercio Americano-Salvadorea

    3801 Mt. Vernor Ave. Suit N 102 Alexandria, VA 22305

    (703) 527-6610 / (703) 379-7777

    Oscar Amaya

    Participacin PolticaCEUS - Comit en Unin para Salvadoreos INC.

    5511 New York, Union City. NJ 07087

    (201) 617-2466, 295-0566 / (201) 617-5825

    Blanca Molina; [email protected]; [email protected]

    SaludS.A.M.S. - Asociacin Mdica Salvadorea

    01 Ocean Avenue N 1 Seal Beach, CA 90740

    (562) 430-5618 Dr. Juan Jos Arce

    VariosAsociacin Salvadorea Americana

    Dallas, Texas(469) 387-2694 Nicolas Argueta; [email protected]

    utdallas.edu

    Grupo Mipek31676 West Mine Dr., Laguna Niguel, CA 92677

    (949) 388-2482 / (949) 248-1344

    Patricia Mariscal; [email protected]; http://www.mipekenterprises.com

    (1) El listado original contiene 83 organizacionesFuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador. Disponible en : http://www.comunidades.gob.sv/Comunidades/Ascslvext.nsf/conf/AD82119BC39C454B062571E70062

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Unidos por la Solidaridad, rescatando elementos centrales del programa mexicano 3x1.

    La seleccin de los proyectos a desarrollar se deter-mina de una manera competitiva, a travs de una modalidad llamada Fondos Concursables. La mo-dalidad implica definir un monto de recursos que se necesitan para la ejecucin de ese proyecto, y que cada Asociacin someta una idea de proyecto y proponga un monto de contrapartida (su aporte) para su ejecucin.

    Al recolectar e inventariar las propuestas disponi-bles se ordenan en funcin del porcentaje de con-trapartida (monto del aporte) y se asignan los re-cursos empezando por las solicitudes que ofrecen una mayor contrapartida (en porcentaje respecto al monto total) hasta cubrir la totalidad de los recur-sos disponibles. Esta modalidad es una derivacin del mecanismo de concurso implementado el FISDL con los 262 municipios desde junio de 2000.

    Hasta junio de 2004, los resultados acumulados en catorce rondas del Programa Unidos por la Solida-ridad, se haban totalizado dentro del Programa un total de 45 proyectos ejecutados con las organiza-ciones de salvadoreos en el exterior, por un monto combinado de $11.45 millones, de los cuales $6.92 millones son aportados por FISDL y los grupos en el exterior han movilizado un total de $4.53 millones de recursos propios ($1.44millones en efectivo ms $0.69 millones en especies para un total de 2.13 millones), de gobiernos municipales ($2.28 millo-nes) e incluso de instituciones del gobierno central salvadoreo.3

    . La experiencia Mexicana

    En diferentes pases se han hecho esfuerzos por vin-

    Recuadro 5Informacin disponible de organizaciones hondureas en E.U.A.

    Hondureos Unidos de Carolina del Norte. Lugar Charlotte, Caro-lina del Norte Contactos: Jorge Medina, Gumercinda Hernndez

    Hondureos Unidos de Carolina del Norte. Lugar: Burlington, Carolina del Norte. Contactos: Jorge Sierra

    Proyecto Hondureo 2000 (Boston) . Lugar: Chelsea, MA . Con-tacto: Tito Meza

    Hondureos Unidos En Atlanta . Lugar: Atlanta, Georgia . Con-tacto: Carlos Garcia

    Fundacin Hondurea Lempira- Ebenecer .Lugar: North Miami, Florida. Contacto: Adolfo Vargas

    Hondureos Unidos de Dallas . Lugar: Dallas, Texas . Contacto: Jorge Rivera

    Unidad Hondurea, Los ngeles C.A . Lugar: Los ngeles, Cali-fornia. Contactos: Jos Iras, Erick Midence

    Unidad Hondurea , New York . Lugar: New York , New York. Contactos: Javier Hernandez

    Organizacin Hondurea Integrada Francisco Morazn Miami, FL. Lugar: Miami, Florida. Contacto: Francisco Portillo

    Unidad Hondurea Washington, DC. Lugar: Washington, DC.Contactos: Daysi Castellanos /Denia Castellanos, Baudilio Molina/ Suyapa Rodriguez y Wilfredo Bonilla

    Alianza Hondurea de los ngeles.Lugar: Los ngeles, California. Contacto: Cecilia Rodriguez

    OHCAN. Lugar: Clinton, Carolina del Norte. Contacto: Juan Ramn Crdoba

    Organizacin Hondurea en Carolina del Norte. Contacto: Enrique Coello Simn

    Catholic Charities, Archdiocese of San Antonio, Inc.. Lugar: San Antonio, Texas. Contacto: Teresa A. Coles - Dvila Directora del Programa de Inmigracin

    Mission Office, Catholic Diocese of Galveston- Houston. Lugar: Houston, Texas. Contacto: Hilda O. Hernndez Directora

    Casa Juan Diego. Lugar: Houston , Texas. Contacto: Mark and Louise Zwick

    Unin Radio. Lugar: Fredericksburg, Virginia. Contacto: Indira Murillo

    Federacin de Organizaciones Hondureas (FEDHONY) Coalicin Garifuna USA Inc. Hondureos contra el SIDA Sociedad Hondurea Activa en New York (SANY) Mujeres Garifunas en Marcha (MUGAMA) Jamalili Uagucha Inc. La Lnea de la Esperanza Servicios Cristianos de New York Helping Honduras, de New Jersey.

    Fuente: Proyectos y organizaciones de hondureos en el exterior, Disponible en: http://www.migracion-remesas.hn/html/diaspora.htm

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    cular las disporas con las comunidades de origen. Entre estos se puede mencionar la experiencia de Zacatecas, Mxico, con el Programa X. Entre los objetivos del programa destacan: 1) Impulsar las iniciativas corresponsables en las que los migran-tes y los tres rdenes de gobierno (federal, estatal y municipal), ejecuten proyectos que mejoren las condiciones sociales de las localidades selecciona-das; 2) Promover que las respuestas de inversin

    se canalicen a las comunidades de alta migracin y pobreza y 3) Fomentar los lazos de identidad de los connacionales radicados en el exterior hacia sus comunidades de origen.

    El programa surge cuando en 1992 se inicia en Zacatecas, Mxico, la iniciativa Dos por Uno (Clu-bes Dos por Uno: US$ 1 dlar del gobierno estatal y US$ 1 del gobierno federal por cada US$ 1 del emi-

    Recuadro 6 Remesas solidarias a travs del Fondo de Inversin Social para el Desarrollo Local (FIDSL)

    A partir de 2002 se desarrollo un programa de acercamiento hacia los salvadoreos en el exterior para generar espacios de coor-dinacin o instituciones de contrapartida a la ayuda social que ellos destinan para sus comunidades de origen. En este rubro, se deleg en el Fondo de Inversin Social para el Desarrollo Local de El Salvador FISDL la facilitacin del tema de desarrollo local con las comunidades de salvadoreos en el exterior.

    En un primer momento, el FISDL ofreci informacin y enlaces en el mbito local, para ilustrar a las comunidades del exterior las prioridades y necesidades de los muni-cipios del pas, sobre la base de los proce-sos participativos elaborados en el mbito local, ofreciendo el respaldo tcnico y de comunicacin. En un segundo momento, el FISDL propuso un mecanismo concreto en el mbito local y gubernamental para facilitar y amplificar la inversin social de las comunidades de salvadoreos en el ex-terior. En esta lnea se desarrollo el PRO-GRAMA UNIDOS POR LA SOLIDARIDAD tomando como base los modelos de parti-cipacin disponibles para la dispora mexi-cana (estructurados bajo proporciones fijas entre los niveles de gobierno municipal, es-tatal y las comunidades en el exterior) para

    implantarlo bajo un esquema de concurso entre propuestas sobre la base del aporte total del proyecto.

    Esta modalidad se denomin Fondos Con-cursables, la cual parte del principio que (i) NO tiene fondos preasignados, sino que la totalidad de Asociaciones Comunitarias de Salvadoreos en el Exterior compiten entre s para obtener el financiamiento que les permita ejecutar un proyecto especfico en un municipio o conjunto de municipios de su inters y (ii) las proporciones de parti-cipacin se definen en particular en cada propuesta, sin patrones preestablecidos (contrario al modelo mexicano de cuotas predefinidas en tres por uno, o sea que cada participante aporta el 25%).

    El objetivo de esta opcin es crear un trin-gulo de solidaridad entre los salvadoreos de exterior, las organizaciones locales y el gobierno central, que maximice la co-locacin de recursos para el alivio de la pobreza. La modalidad implica definir un monto de recursos que se necesitan para la ejecucin de ese proyecto, y que cada Asociacin someta una idea de proyecto y proponga un monto de contrapartida (su aporte) para su ejecucin. Al recolectar e inventariar las propuestas disponibles se

    ordenan en funcin del porcentaje de con-trapartida (monto del aporte) y se asignan los recursos empezando por las solicitudes que ofrecen una mayor contrapartida (en porcentaje respecto al monto total) hasta cubrir la totalidad de los recursos disponi-bles. Esta modalidad es una derivacin del mecanismo de concurso implementado el FISDL con los 262 municipios desde junio de 2000.

    Esta lnea de accin se encuentran dentro de las prioridades de corto plazo del Go-bierno de El Salvador y tienden a tratar de incidir positivamente en modificar la ten-dencia predominantemente consumista de las remesas familiares, al menos desde una perspectiva social, esperando abrir tam-bin oportunidades para que ms recursos de salvadoreos del exterior se canalicen hacia actividades productivas que ayuden a abrir espacios de oportunidad para me-jorar la estructura y disminuir la volatilidad del ingreso, principalmente en la zonas rurales.

    Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salva-dor. Disponible en: http:// www.rree.gob.sv/website/co-munidades/dlocal/unisol.pdf

    Fuente: Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador. Disponible en: http:// www.rree.gob.sv/website/comunidades/dlocal/unisol.pdf

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    grante) para institucionalizar el apoyo de los Clubes de Emigrantes Zacatecanos (conformados por or-ganizaciones de emigrantes en E.U.A.) a su comu-nidad de origen, para la construccin de obras de infraestructura social all.

    En 1993 se inicia con una inversin de US$ 575,000. En 1999 el programa pasa a la etapa Tres por

    Uno. Los gobiernos municipales aportan un dlar adicional. En 1999 se financian 93 proyectos en 27 municipios. Las reas de prioridad de los proyectos: suministro de agua potable, alcantarillado, energa elctrica, campos deportivos, caminos, pavimenta-cin, iglesias, parques, plazas, entre otros. En total entre 1993 y 2005: se haban realizado 1,500 pro-yectos de infraestructura, con una inversin de US$ 62 millones.

    Han sido sujetos de atencin del programa las per-sonas que habitan en condiciones de pobreza que requieran del mejoramiento de la infraestructura social bsica y desarrollo de proyectos productivos seleccionados por los migrantes.

    Entre los criterios y requisitos de acceso al pro-grama destaca que los proyectos a financiarse de-bern presentar las siguientes caractersticas:

    a) Responder a iniciativas de migrantes radicados en el extranjero, preferentemente integrados como clubes u organizaciones. Se entiende por club u

    Figura 1 Programa x Zacatecas, Mxico

    Fuente: Rodolfo Garca Zamora, Migracin y remesas, SEDESOL, Mxico. Power Point. s.f.

    Organizaciones de Migrantes

    Comit de Planeacin y Desarrollo

    Comit Comunitario

    Propone proyectos

    Coordina acciones con municipios y

    somete a consenso de la comunidad

    Revisa proyectos, verifica normatividad, acepta los proyectos

    Esquema de operacin

    Secretara de

    Desarrollo Social y Humano

    Comit de validacin y atencin a migrantes

    Prioriza y dinamiza proyectos

    Solicita expediente

    tcnico

    Emite aprobacin

    Emite anticipo de obra

    Migrante Gob. Estado Municipio

    Depositan en cuenta concentrada en la misma

    proporcin que el anticipo

    Figura 2 Elementos relevantes para sinergias

    Fuente: Elaboracin propia.

    Poltica clara de desarrollo regional y local

    Cultura de rendicin de cuentas y seguimiento social

    Empoderamiento de los ciudadanos de la comunidad nacional y en el extranjero

    Participacin

    Elementos importantes para el desarrollo de este tipo de

    iniciativas:

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    organizacin de migrantes a la unin de personas con intereses comunes, que, entre otras, realizan actividades a favor de sus comunidades de origen en Mxico;

    b) Contar con participacin financiera de los clubes u organizaciones de migrantes, de la Federacin, de la entidad federativa y de los municipios co-rrespondientes;

    c) Contribuir a resolver carencias en materia de in-fraestructura bsica, de servicios o generar fuentes de ocupacin e ingreso para la poblacin.

    Por la efectividad del programa, el Gobierno Fede-ral Mexicano lo transform en Plan Nacional con cobertura en 20 estados del pas (en el 2006-26 Es-tados).

    Sin embargo no se pueden desconocer las debi-lidades del programa, que tal como seala el experto en el programa, el Doctor Rodolfo Garcia Zamora, giran alrededor de:

    a) Un presupuesto nacional limitado frente a los recursos que envan los emigrantes;

    b) Debilidad organizativa de algunas comunidades;c) Fragilidad de comits de obras;d) Burocratismo, retraso en algunas operaciones fi-

    nancieras, limitada auto-sustentacin de proyectos y pugnas polticas entre alcaldes y partidos.

    Entre los retos del programa, sigue apuntando el Doctor Zamora, se encuentran:

    a) Institucionalizar el proceso social transnacional sin corporativismo;

    b) Mejorar la administracin y optimizacin del pro-grama 3x1 para las comunidades y los clubes;

    c) Fortalecimiento institucional de comunidades de origen y destino;

    d) Fortalecer la cultura de rendicin de cuentas y transparencia, y

    e) Avanzar hacia el desarrollo de proyectos producti-vos, valorando la posibilidad de un Programa 4X1 productivo, con apoyo de entidades como Western Union.

    . De regreso al pas de origen: Los Retornados

    Conforme los datos de la encuesta permanente de

    Cuadro 9Condicin migratoria en relacin a quintil de ingreso

    Fuente: Elaboracin propia con base a INE, EPHPM, Septiembre, 2006.

    Quintiles de Ingreso Residentes

    Indocumentado (No tiene visa)

    Amparado/a en el TPS

    1er quintil (menores ingresos)

    6 71.8 9.9

    2do quintil 8.8 70.1 8.2

    3er quintil 10.6 66.9 10.5

    4to quintil 10.9 65 11.8

    5to quintil 16.9 49 17.2

    Recuadro 7Qu puede hacer usted o que dara usted al pas?

    Para poder salir adelante nosotros tenemos que organizar-nos y que seamos conscientes de lo que estamos haciendo. Para seguir adelante, buscar el desarrollo desde la educa-cin, salud y el trabajo de nuestro pueblo.

    Yo creo que a medida que uno vaya trabajando y aportan-do al lugar donde uno trabaja, uno est donde si, y aporta para que el pas mejore verdad, porque depende de cmo uno trabaje, entonces yo creo que para mi en lo personal sera aportar trabajo.

    Fuente: Elaboracin propia en base a grupos focales para INDH, 2006.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Cuadro 10Extranjeros retornables clasificados por regin y pas de nacionalidad: ao fiscal 00

    Regin y pas de nacionalidad Numero

    REGION Total 0,Africa 3,039Asia 7,066Europa 2,766Oceanaa 169Norte Amrica 938,931Sur Amrica 8,672Desconocido 113PAIS Total 0,Mxico 854,261Cuba 4,932Guatemala 23,907Belize 113El Salvador 19,699Honduras 28,263Nicaragua 2,118Costa Rica 377Panama 112Repblica Dominicana 2,118Colombia 1,893Ecuador 1,771Per 944Venezuela 314Brazil 2,902Chile 135Argentina 227Bolivia 189Paraguay 21Uruguay 109Desconocido 113

    Fuente: Office of Immigration Statistics, 2007 Yearbook of Immigration Statistics. U.S. Departament of Homeland Security, Washington, D.C. p. 92.

    hogares para Propsitos Mltiples de septiembre del 2006, del total de emigrantes hondureos/as en el exterior, el 62.3% estn indocumentados (sin visa), 12.2% estn amparados al TPS y 11.9% son residentes.

    Al analizar la relacin entre la condicin migratoria y los quintiles de ingreso, se confirma que las per-sonas con los ingresos ms bajos se encuentran en condicin de indocumentados (71.8%) en relacin a los del quintil mayor de ingreso (49%). Lo mismo se refleja en el porcentaje de personas amparadas bajo el TPS, en donde el porcentaje de inscritas en el doble en el caso de las personas de mayor ingreso versus los de ingresos menores.

    Conforme los datos del centro de atencin al mi-grante retornado, en el periodo 2006 Septiembre del 2008, la poblacin retornada va rea, desde Estados Unidos de Amrica, ascenda a 123,819 personas, de las cuales 108,098 son adultos va-rones, 13,547 son mujeres adultas, 1,757 varones menores de edad y 417 mujeres menores de edad. Lo anterior demuestra que las deportaciones han tenido mayor incidencia en los hombres (88% de las personas retornadas) en relacin a las mujeres (12%). Lo anterior podra explicarse al hecho que el mayor porcentaje de migrantes hondureos son hombres. Asimismo, el tipo de trabajos que rea-lizan los migrantes varones en la agricultura y la construccin frente al trabajo en labores domesti-cas que desarrollan las migrantes mujeres podran ser una de las razones de mayor exposicin a la deportacin.

    Al analizar los tramos de edades, el 42% de los re-tornados estn en el rango etario de 16 y 25 aos y el 37% se ubica entre los 26 y los 35 aos.

    La principal razn de las deportaciones de hondu-reos y hondureas es por estar indocumentados (82%). El 18% restante est vinculado al consumo y trfico de drogas, a casos de violencia domestica, infracciones de trnsito y delitos mayores.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Recuadro 8 Retornados/as: Un potencial para el desarrollo del pas de origen?

    Tres son los factores fundamentales que permiten que el fenmeno del retorno de migrantes al pas de origen se convierta en un elemento dinamizador para el desarrollo de su pas de origen: (i) los ahorros acumu-lados durante el proceso de emigracin, (ii) el capital humano acumulado: conocimiento y experiencia laboral, (iii) las polticas de rein-tegracin que permitan un aprovechamiento nacional del alto potencial de los migrantes.

    Diferencia entre retornado/a y deportado/a El retorno de un/a emigrante a su pas de origen es el producto de una libre decisin. En la historia del siglo pasado son mltiples los ejemplos en los cuales los/las retornados/as han activamente cooperado para el de-sarrollo econmico y social de sus pases al volver a sus tierras. La migracin de retorno es reconocida como una herramienta para el desarrollo gracias al uso de las competencias y de recursos financieros que pueden apor-tar los migrantes retornados a sus pases de origen.1

    El/la deportado/a se encuentra en una situa-cin de ilegalidad migratoria y es penado/a por eso con la expulsin coactiva por parte del pas de inmigracin. La deportacin es una decisin impuesta al/la migrante que frustra su objetivo migratorio.

    La deportacin se verifica en un contexto dis-tinto al retorno, no solo por esta caracterstica de coaccin desdibujada, sino porqu no se verifica dentro de un marco de cambio de las condiciones del pas de origen o socio-econ-mica del migrante. El deportado no siempre ha acumulado ahorros durante su periodo de emigracin. El pas de origen puede encon-trarse en condiciones econmicas y polticas similares a la del periodo de su emigracin (escasez de oferta laboral, regimenes polti-cos anti-democrticos, etc), en fin, el/la de-portado/a que no tenga en su plan de vida el

    restablecimiento en el pas de origen, puede privilegiar la opcin de volver a emigrar una vez reunida las condiciones suficientes para emprender nuevamente el viaje migratorio.

    Mientras el retorno es una decisin racional de la persona que busca un mejoramiento de sus condiciones de vida, la deportacin representa para los migrantes y sus familias un costo.2

    Algunos ejemplos de retornos

    Flujos importantes de retornos responden, a menudo, a un cambio en la situacin eco-nmica y social del pas de origen y de los migrantes. En el caso de la primera ola de emigracin italiana en los aos treinta, esta responda a una respuesta social frente a la explosin demogrfica del pas y a la pobreza endmica. Al volver a su pas de origen los/las emigrantes italianos/as han invertido sus aho-rros en la compra de tierra y han conformado, especialmente en las regiones meridionales, una clase media antes inexistente.3

    El caso de estudio sobre la migracin de re-torno en Pakistn4 de los pases del Oriente Medio, de los aos setenta y ochenta, con-firma que una emigracin orientada a la acumulacin de ahorros (migracin cortas de dos tres aos) ha permitido a los retor-nados cambiar de sector productivo e invertir su capital en negocios/comercios y pequeas propiedades agrcola, en el marco de una po-ltica gubernamental que fomentaba la op-cin del auto-empleo. Es importante resaltar que, como en el caso italiano, la emigracin pakistan en los pases de Oriente Medio no ha permitido a los/las emigrantes acumular capital humano y conocimientos,5 lo que ha limitado sus opciones de promocin a otros sectores econmicos que requeran un mayor grado de especializacin.

    Wahba J 2003, analizando los procesos de re-torno en Egipto, destaca la importancia para el desarrollo de los pases rabes del retor-

    no de lo/las migrantes citando dos factores fundamentales: el flujo financiero de ahorros acumulados durante el proceso migratorio y las habilidades y conocimientos acumulados y transferidos en el pas de origen.6

    El potencial de los retornados

    En su trabajo Wahba J. muestra como la emi-gracin, tambin de periodos relativamente cortos de uno a tres aos, facilitan la acumu-lacin de capital en un grado de otra manera imposible, y la acumulacin de otras capaci-dades que fomentan el emprendedurismo al momento del retorno.7 El estudio sugiere que los/las migrantes retornados/as tienen mayor actitud a la creacin de empresas for-males y puestos de trabajo.

    Conclusiones similares presentan Piracha/Va-dean 2009, analizando la migracin de retor-no en Albania.8 Estos autores muestran que, a un ao de su retorno en el pas de origen, lo/las migrantes con mayor nivel educativo tienen una alta propensin a crear nuevas empresas y crear puestos de trabajo, mien-tras los/las con menores estudios se integran antes en puestos de trabajo independientes9 (own account workers) para convertirse suce-sivamente en asalariados. Eso parece indicar que los/las migrantes que logran aprovechar ms de su experiencia migratoria, una vez re-tornados en su pas de origen, son los que han alcanzado niveles educativos ms altos y han acumulado ahorros que les permiten inversiones productivas.

    Buenas prcticas: programas de retorno voluntario

    Si los flujos de migracin de retorno ha de-mostrado tener un efecto positivo sobre el desarrollo econmico de los pases de origen, una estrategia coherente de co-desarrollo norte-sur, debera prever mecanismo y facili-taciones para fomentar y incrementar los ren-dimientos de los retornos, a travs de: (i)

    Fuente: Giuman, Gianluca, UNV Honduras, Asistente Tcnico del Programa de Investigacin Cientfica.

  • Cuadernos de Desarrollo Humano No.3 MIGRACIN, DESARROLLO HUMANO Y CIUDADANA GLENDA GALLARDO

    Recuadro 8 Retornados/as: Un potencial para el desarrollo del pas de origen? continuacin

    polticas de ayuda al retorno, por parte del pas de inmigracin y (ii) polticas de apoyo a la reintegracin de los migrantes retornados en los pases de origen.

    En 2008, Espaa10 y Francia11 han promo-vido programas de retorno voluntario como iniciativas de co-desarrollo. Estos Gobiernos han creado paquetes de ayudas compuestos de: ayuda previa a la salida del territorio na-cional, apoyo en el pas de retorno, ayudas especiales por razones humanitarias y progra-mas de ayuda a la reinstalacin, orientados a minimizar los costos del retorno para el/la migrante y mejorar su capacidad de insertar-se en el tejido econmico del pas de origen. Los retornos, impulsados por el Gobierno, permiten paralelamente: desminuir la presin migratoria y, a travs de una ayuda econmi-ca, fomentar la creacin de micro y pequeas empresas en los pases de origen.

    Estos programas, aunque representen iniciati-

    vas valiosas, no contemplan un enfoque inte-gral a la problemtica de la reintegracin del migrante en su pas de origen y se limitan a dar estmulos econmicos que hacen ms atracti-va la opcin del retorno para los migrantes.

    Dificultades, desafos comunes y efectos de la deportacin

    En diciembre 2008, el Consejo Europeo apro-b una Directiva para solicitar a los Estados miembros de expulsar/retornar los migran-tes no pertenecientes a la UE a sus pases de origen o legalizar su estatus.12 La iniciativa unilateral podra, segn algunos analistas,13 aumentar la intolerancia contra los inmigran-tes, tener efectos negativos sobre los flujos de remesas y, de consecuencia, inhibir el de-sarrollo de los pases de origen.

    Las remesas de los migrantes son utilizadas generalmente p