Cuentos Marisol extracto

Click here to load reader

  • date post

    14-Feb-2018
  • Category

    Documents

  • view

    225
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Cuentos Marisol extracto

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    1/26

    BUSCA CAMINO

    Resulta que en una montaa del sur viva un seor Chunchoal cual los otros pjaros llamaban Buscacamino. No creas tque lo llamaban as por sus grandes ojos, relucientes comoesos ocos que encienden por la noche los autos paraencontrar la ruta e!traviada. No. "e dieron ese sobrenombrea ra# de un gran servicio que les prestara. $ero antes deboadvertirte que hasta ese momento nadie quera al seorChuncho. %ste no haca otra cosa que augurar calamidades

    &&Usted se va a enfermar... Ya le haba dicho que chocaracontra ese rbol... Dse cuenta de que tiene el moquillo...

    Maana vendr el Peuco.

    Con estas rases nada alegres, desde que anocheca hasta elalba presagiaba desgracias. ' resultaba que nadie gustabade su compaa en la montaa, como (a te dije, ( como era

    l)gico.' aunque las seoras Cachaas son mu( amigas de lasociedad ( del comadreo ( a los seores $idenes lesencantan los corrillos, no queran tampoco relacionarse con elseor Chuncho, ( el pobre termin) por andar completamentesolo, mejor dicho, termin) por irse todas las noches a un altoroble que dominaba la montaa entera, quedndose all

    melanc)lica&mente, mu( correcto en su chaqu*, diciendo atoda vo# sus vaticinios para tener siquiera en el amable %coalguien que le respondiera.

    $ero resulta que una ve#, en una primavera mu( ra ( mu(llena de heladas ( de neblinas ( de lluvias, en una de esas

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    2/26

    primaveras en que parece que el invierno no quiere irse, lospobres pjaros, ateridos por el +iento que bajaba urioso de lacordillera, vieron un da que la neblina se espesaba en talorma que la poca lu# que dejaban pasar las nubes vestidas

    de luto se iba perdiendo ( que a media tarde se ormaba unanoche llena de miedos ( de sobresaltos, porque todos lospjaros andaban lejos de sus nidos, buscando algo quecomer. ' piaban desesperadamente, llamndose unos aotros, buscando los paps a las mams ( ambos a sus hijitos.' como nadie encontraba a nadie, s)lo se escuchaba en lamontaa un solo piar lloroso.

    ientras tanto, el seor Chuncho haba despertado (despu*s de dar varios boste#os, de estirar las alas ( derascarse un poco &&como es de rigor al salir de un buensueo&&, puso atenci)n a lo que los pjaros decan entredesolados sollo#os-

    --Periquito Periquito

    --!"as visto a mi #o $%ustn&

    --'es(s 'es(s

    --$qu $qu

    --$ll $ll

    %ra para volverse loco.

    $ero el seor Chuncho no se aligi) con tanto grito ni contanta conusi)n. e puso las botas ( el impermeable, ( con supaso de grave notario sali) de la casa, dejando la puerta biencerrada para evitar robos. /uard) la llave en el bolsillo deatrs del pantal)n ( reali#ado ese gesto precautorio se ue de

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    3/26

    un vuelo hasta 0el rbol de enrente0, donde una seora 1iucalloraba a mares llamando a su marido.

    Con los ojos bien abiertos ( bien brillantes en la obscuridad,

    el seor Chuncho le ue alumbrando el camino una ve# queaverigu) d)nde viva. "a dej) en su casa, arropada (tranquila, (*ndose en seguida a otro rbol, donde unaseorita Cachaa gritaba como si la estuvieran matando,rodeada de sus hermanas, que (a no gritaban, porque sehaban quedado roncas. ' las llev) a su casa, donde papChoro( ( mam Cachaa estaban re#ando una letana paraque an Crist)bal les trajera con bien a casa.

    ' en esta orma, au!iliando a unos ( a otros, el seorChuncho loar poner orden en la montaa ( que cada cualllegara sano ( salvo a su domicilio. 2an atareado estaba queolvid) sus anuncios de calamidades.

    1esde entonces, los pjaros de la montaa tienen por elseor Chuncho un gran aecto ( le llaman cariosamente

    Buscacamino, (, aunque *l siga presagiando todos los males,lo o(en con gran cortesa ( hasta suelen contestarle conalgn monoslabo. Claro es que en la ma(ora de los casosestn pensando en otra cosa, pero como el seor Chunchono lo sabe, se considera el ms eli# de los habitantes de lamontaa.

    %sta es la historia del seor Chuncho, a quien sus

    compaeros llaman Buscacamino.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    4/26

    LA FLOR DEL COBRE

    Resulta que una ve# haba un matrimonio que viva en uncampito, cerca de un pueblo en el sur. "os dos eran viejos,reviejos. ' resulta que el marido era tan lojo que nunca habatrabajado en cosa alguna, ( en cuanto le hablaban de haceralgo, se quejaba a gritos de sus muchas enermedades ( seiba a la cama, diciendo que (a poco le iba altando paraentregar su nima al 2atita 1ios. ' resulta tambi*n que lapobre mujer, a pesar de sus aos, tena que seguir

    comidi*ndose para ella sola mantener el hogar.

    Con la terrible pere#a del marido, a quien llamaban don3uejumbre&No&4ace&Nada, el campito estaba hecho unamaraa de #ar#as ( la casa se caa a pesar de los puntalesque le haban arrimado algunos vecinos misericordiosos.$ero esto no era impedimento para que don 3uejumbre&No&4ace&Nada siguiera durmiendo o lamentndose de sus

    males. ' resulta que un da estaba doa ara oplillo &&queas se llamaba la mujer&urciendo los pantalones de don3uejumbre&No&4ace&Nada cuando sinti) que *ste llegabamu( contento del pueblo, donde haba ido en busca deremedios para las muelas.

    5penas la divis) le dijo-

    &&6igrese la suerte, vieja...

    &&7st* dir. 5unque sera mejor que diera antes las g8enastardes... &&/8enas tardes. $ero no interrumpa. 6igrese lasuerte... 5 la primera g8elta del camino me le encontr* conuna seora mu( encach, que me pregunt) pa9)nde iba. 'o le

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    5/26

    contest* que pa9l pueblo a mercar medicinas pa9l dolor demuelas. %ntonces ella me ice qu9es meica ( que me puededar un remedio no s)lo pa9 las muelas, sino que es pa9 toititoslos males conocos. ' vo( entonces (o ( le pregunto- 0:' qu*

    remedio es *se, isi;0 ' ella al tiro me contesta- 0%s la 6lordel Cobre0. 0No la cono#co, ni nunca la haba odo mentar0, lerespond. ' ella va ( me ice- 05qu tiene la semilla, v(asepara su campito ( la siembra, ( en cuanto lore#ca ver c)mose alivia de sus muchos achaques0.

    &&:' qu* le dio, vieja;

    &&%sta bolsita con semillas. ire. 5l tiro las vo( a sembrar.

    %ntonces doa ara oplillo se puso en pie, mu( contenta alver a su marido tan dispuesto ( alegre. ' le pregunt)-

    &&:1)nde las va9sembrar;

    &&5qu, no ms, en la huerta. $ero la isi me9ijo tami*n quetena que sembrarlas toas ( en tierra limpia ( bien barbech.

    $or suerte que no son muchas las semillas.

    ' don 3uejumbre&No&4ace&Nada se ue en busca de la pala,el a#ad)n ( el rastrillo, que estaban por ah, en un cuarto,todos llenos de telaraas ( moho.

    $or la tarde se pas) arreglando un reta#o de tierra, sacandomale#a, arrancando races, arando ( rastrillando. Cuando

    lleg) la puesta del sol estaba el reta#o de huerta convertidoen una linde#a de barbecho. ' don 3uejumbre&No&4ace&Nada se ue a acostar completamente rendido, dispuesto alevantarse al alba para sembrar las semillas de la planta delcobre, cu(a lor haba de mejorarle la salud.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    6/26

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    7/26

    loa camellones no uera a salir de nuevo male#a, ( que haba,adems, que vigilar los caracoles ( los gorriones ( que, por lotanto, haba que seguir levantndose al alba ( trabajando elda entero.

    ' resulta que a don 3uejumbre&No&4ace&Nada se le habaolvidado quejarse ( ni una mala lipiria le daba. ' resultatambi*n que cuando ms crecan las plantas de la 6lor delCobre ms parecan matas de ma# ( al in don 3uejumbre&No&4ace&Nada tuvo que convencerse de que no haba tal 6lordel Cobre, sino unos choclos lindos que empe#aron a comerhechos ricas humitas por mano de doa ara oplillo,

    cuando no eran cocidos ( en unos pasteles con pino ( todo. 'como los choclos cada vea cundan ms, resolvieroncosecharlos ( venderlos en el pueblo. $ero eran tantos,tantos, que dejaron una parte en la casa para hacer chuchoca( otro poco para darles a las aves, ( el resto, en la carreta delcompadre ?uan $ablo Retamales, que se las prestara, lollevaron al mercado, sacando por *l un buen precio.

    %ntonces compraron ropa para el invierno, una olleta grande,una vaca ( un burro, tres gallinas, un gallo ( dos conejitosblancos con mancha rubias ) ojos negros. ' una pala ) unarado ( un rastrillo. ' muchas cosas para comer.

    ' aunque hicieron tanta compra, an le quedaba a don3uejumbre&No&4ace&Nada plata amarrada en una punta delpauelo de (erbas al volver a su campito.

    %ntonces le dijo a doa ara oplillo-

    &&5quella isi que me dio la semilla, g8en dar que me pit)...

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    8/26

    && i no hubiera so por ella, a estas horas seguira siendopobre ( enermo, g8eno pa9 na9. No sea mal agradeco&&contest) la vieja. &&

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    9/26

    GAZAPITO QUIERE COMER TORTA

    Resulta que una ve# haba un conejito blanco llamado/a#apito. ' resulta que era mu( goloso ( siempre estabarobndole a su mam, "argas @rejas, #anahorias (betarragas, que para los ga#apos es algo tan e!quisito comolos chocolates ( los caramelos para los Niitos&del&4ombre. 'aparte de los castigos que mam "argas @rejas le impona aldescubrir sus merodeos por la despensa, sura /a#apitounos tremendos dolores de est)mago, tan tremendos que a

    veces requeran la intervenci)n de doa Rata&abia&'erbatera.

    ' como a pesar de los castigos ( de los dolores noescarmentaba, pues result) que al in enerm) gravemente (hubo que ponerlo a r*gimen estricto de (u(itos tiernos (ag8ita de boldo.

    Bueno.Resulta que una tarde estaba mu( triste /a#apito pensandoen lo amarga que era la e!istencia sin un poquito de#anahoria o de betarraga que la endul#ara, ( dando suspiros( ms suspiros se qued) medio dormido debajo de una grancol, en la huerta de don $edro $*re#, que lindaba con elbosque. ' a poco despabil)se mu( asustado, o(endocercanas voces de nios.

    7na de las voces deca-

    &&3u* torta ms rica= %s de pura almendra... ' tiene huevomol...

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    10/26

    /a#apito saba que las tortas eran dulces, condimentadascon a#car que, segn doa Rata del Campo, era lo ms

    delicioso en la despensa del eor&4ombre. ' al pobregoloso de /a#apito se le haca la boca agua al ver que losnios de don $edro $*re# daban grandes mascadas a unastortas redondas ( blancas. $orque /a#apito, al oir hablar decomida ( de dulce, haba separado un poco las hojas de lacol ( asomaba un ojo curioso de mirarlo todo.

    %ntonces a /a#apito le dio verdadero antojo por comer torta

    redonda ( blanca, con almendra ( huevo mol.

    ' tan preocupado se qued) que esa noche no pudo dormir, (en su inquietud daba vueltas ( ms vueltas en su cama desuave musgo, ( al in, pasito, sali) de la cueva en que vivacon mam "argas @rejas ( sus hermanos /a#apillo (/a#apeta. %n cuanto a pap, @jo Colorado, haba muerto enun accidente de ca#a.

    01o haba que hablar de esto delante de mam +ar%as

    2re3as 4orque

    le daban ataques de 4ena ) a%itaba las manitas

    deses4eradamente lo mismo que si tocara el tambor.5

    Resulta que /a#apito se intern) esa noche en el bosque,moviendo las orejas a cada ruido que le traa el +iento,

    arriscando la naricilla, desa#onado por cada olordesconocido, representndosele en cada cosa aquella tortablanca ( redonda con almendra ( huevo mol...

    ' en esto...

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    11/26

    nada menos que una torta blanca ( redonda, que tena queser de almendra con huevo mol ( todo.

    ' dando un brinco-

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    12/26

    &&

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    13/26

    mojar la bata de piel blanca. $ues bien resulta que al ver conclaridad lo que haba en el ho(o, se dio cuenta /a#apito deque era aquello una po#a, vivienda de misi Rana +ieja, ( deah sus protestas. ' que lo que cre(era una torta no era otra

    cosa que la seora "una "lena relejada en el agua, ( queesta agua en que se empinaba no era eso terrible que *lcre() que le haba pasado con el susto al caerse...

    'a con ms bros ( sin ninguna verg8en#a, /a#apito sedispuso a salir del ho(o, pero no alcan#aba a saltar hastaauera. %ntonces pas) una cosa maravillosa, que tesorprender- pues nada menos que las races de un gran

    auce "lor)n que por all asomaban, se ueron moviendolenta&mente hasta tomarse de la mano unas con otras,ormando una escalera, por donde gil ( reto#)n subi)/a#apito.

    ' resulta que al poner *ste pie auera, 6alena se pos) en sumejilla, con la intenci)n tal ve# de darle un beso, pero el casoue que /a#apito sinti) un cosquilleo en la nari#, dando un

    estornudo ormidable-

    &&

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    14/26

    YO SI... YO NO

    Resulta que hace miles de aos viva un matrimonio deapos que se queran mucho ( que lo pasaban mu( bien aorillas de una charca. "a casa en que vivan era de dos pisos,con terra#a ( todo, ( en el verano salan de e!cursi)n en unabarca hecha con un pedacito de pelln ( una vela que lestejiera una 5raa amiga. e mostraban mu( elegantes consus trajes de seda verde ( sus plastrones blancos. ' no erannada de, eos, con sus grandes bocas ( sus ojos de chaquira

    negra.

    $or la nica cosa que a veces peleaban era porque al seorapo le gustaba quedarse conversando con sus amigos de laciudad 5nibia ( llegaba tarde a almor#ar ( entonces la seoraapa se enojaba mucho ( discutan mucho ms an ( aveces las cosas llegaban a un punto mu( des agradable.

    ' resulta que un da lleg) el seor apo con las manosmetidas en los bolsillos del chaleco, canturreando unacanci)n de moda, mu( contento. ' resulta tambi*n que (ahaban dado las tres de la tarde.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    15/26

    alrededores. $ero por ninguna parte hallaba a su mujercitavestida de verde.

    1e repente, el seor apo vio en una mesa del sal)n un

    papel que decir-

    5"@RC ' 5". [email protected] % %$%R% %N [email protected] "5 25R1%.

    5l seor apo le pareci) p*sima la noticia, (a que no tendraqui*n le sirviera el almuer#o. e ue entonces a la cocina,pero vio que todas las ollas estaban vacas, limpias (colgando de sus respectivos soportes. e ue al

    repostero ) encontr) todos los cajones ) armarios cerradoscon llave.

    %l seor apo comprendi) que todo aquello lo haba hecho laseora apa para darle una lecci)n. ' sin ma(oresaspavientos se ue donde la seora Rana, que tena undespacho cerca del sauce de la esquina, a comprarle unpeda#o de arrollado ( unos pequenes para matar el hambre.

    $ero como este seor apo era mu( poriado ( no entendalecciones, en ve# de llegar esa noche a comer a las nueve,como era lo habitual, lleg) nada menos que pasadas las die#.

    "a seora apa estaba tejiendo en el sal)n> (, sin saludarlosiquiera, le dijo de mal modo-

    --1o ha) comida.

    &en%o hambre &&contest) el seor apo, con igual malhumor.

    --Yo no.

    --Yo s.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    16/26

    ' como si uno era poriado, el otro lo era ms, ( ninguno deellos quera dejar con la ltima palabra al otro, pues amedianoche todava estaban repitiendo-

    --Yo no.

    --Yo s.

    ' cuando apareci) el sol sobre la cordillera, el matrimoniosegua empecinado en sus rases-

    --Yo s.

    --Yo no.

    ' resulta que esto pasaba poco tiempo despu*s del diluvio,cuando No* reci*n haba sacado los animales del 5rca. 'resulta tambi*n que ese da No* haba salido mu( tempranopara ir a darles un vista#o a sus viedos, ( al pasar cerca dela charca, o() la discusi)n ( movi) la cabe#adesaprobatoriamente, porque no le gustaba que los animales

    del Buen 1ios se pelearan. ' cuando por la tarde pas) denuevo, de regreso a su casa, llegaron a sus odos las mismaspalabras-

    --Yo s.

    --Yo no.

    "e dio un poco de astidio a No*, (, acercndose a la puertade la casa de los apos,

    les dijo-

    &&:3uieren hacer el avor de callarse;

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    17/26

    $ero los seores apos, sin orlo, siguieron diciendoobstinadamente-

    &&Yo s.

    --Yo no.

    %ntonces a No* le dio astidio de veras ( grit) enojado-

    &&:e quieren callar los bochincheros;

    ' an $edro &&que estaba asomado a una de las ventanas delcielo, tomando el resco&& le dijo a No*, enojado a su ve#

    porque hasta all arriba llegaban las voces de los poriadosdiscutidores-

    &&"os vamos a castigar, ( desde ahora, cuando quieranhablar, s)lo podrn decir esas dos palabras estpidas.

    ' (a sabes ahora, ari&ol de mi alma, por qu* todos losapos de t)das las charcas del mundo dicen a toda hora ( a

    prop)sito de toda cosa- &&'o s.--Yo no.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    18/26

    MAM CONDORINA Y MAM SUAVES-LANAS

    Resulta que una ve# el seor C)ndor andaba buscando algoque llevarle de almuer#o a su amilia, que viva en un altorisco cordillerano. Con las alas abiertas movi*ndose apenas,se mantena como suspendido en el aire, tan alto que desdela tierra era invisible. u ojo de mirada prodigiosa vigilabadesde esa distancia un rebao de Corderos triscando por elvalle, con el $astor cerca ( el $erro dando vueltasdesconiadas alrededor.

    $ero resulta que era (a la hora sin sombra del medioda ( el$astor sac) de sus alorjas el pan ( el charqui majado queeran su almuer#o, ( el $erro vino a sentarse a su lado mu(discretamente, como esos nios buenos que esperan sinalboroto que la mam les sirva su raci)n. ' entonces losCorderos aprovecharon para jugar entre ellos, dndosetopadas, haciendo corvetas ( lan#ando balidos de contento. '

    resulta que entonces el seor C)ndor &&que estaba arribaesperando el momento de atacar&&se dej) caer como unapiedra a plomo sobre mam uaves&"anas. ' con ella entrelas garras se elev) vertiginosamente hasta gran altura.

    ' es claro que el $astor ( el $erro se pusieron en tren dedeender el rebao. %l primero tom) su honda ( empe#) alan#ar piedras al que hua. %l otro ladraba con renes,

    mordiendo entre ladrido ( ladrido las patitas traseras delrebao espantado ( disperso, hasta lograr reunirlo ( tranqui&li#arlo.

    $ero si el $erro al in logr) *!ito, el $astor s)lo dabapedradas en el aire.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    19/26

    ientras tanto, el seor C)ndor iba acercndose a su casa.3uedaba *sta en la saliente de un risco, as es que tena unapreciosa terra#a, donde lo esperaban mam Condorina ( sustres polluelos- Condorito, Condorrillo ( Condorica. ' como

    todos estaban con grande apetito, apenas divisaron al seorC)ndor con su presa, para demostrar su contento empe#aronuna dan#a guerrera algo parecida al baile del pavo.

    "leno de majestad el seor C)ndor hi#o un vuelo planeado (aterri#) en su aer)dromo particular, depositando a los pies desu seora la ca#a para el almuer#o.

    "a pobrecita uaves&"anas vena medio muerta de miedo (llena, adems, de dolorosas heridas, porque las garras durasdel seor C)ndor se le clavaron en las carnes. $ero :qu* eratodo eso comparado con su espanto al verse cerca de lamuerte ( pensar que su hijito Copito&de&Nieve quedabaabandonado en la tierra, sin mamita que lo cuidara ( le dierade comer; "os ojos redondos de mam uaves&"anas sellenaron de lgrimas pensando en el destino de su pobre hijito

    huachito...

    am Condorina dijo entonces-

    &&

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    20/26

    tierno ni qui*n le d* sus sopitas de leche....

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    21/26

    &&+o( a llamar al seor C)ndor para que va(a a dejarla a sucasa. No es posible que su hijito se quede sin mamita que locuide...

    ' como era bastante mandona, se puso a llamar a grandesvoces al seor C)ndor, que estaba descansando de su largoviaje matinal.

    &&'a le he dicho que no me traiga mamitas para la comida.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    22/26

    $astor s)lo alcan#) a lan#ar una piedra, que silb) intilmentesu uria, ( el $erro no alcan#) tan siquiera a dar un ladrido.

    %l $astor ( el $erro se dieron cuenta, entonces, de que el

    seor&C)ndor devolva a mam uaves&"anas. 5l $astor sele abri) tamaa boca de asombro, ( en cuanto al $erro, conla impresi)n pas) dos das sin poder menear el rabo.

    ' resulta que todo el rebao vino a saludar a mam uaves&"anas ( la rodeaban ( le daban topetoncitos llenos de aecto( balaban con gran contento, porque (a todos la daban pormuerta ( verla all, viva les pareca cosa de milagro. ' ella les

    contaba lo que haba pasado en casa d* mam Condorina (todos movan la cabe#a, en seal de maravilla, parque lo queiba diciendo era verdaderamente prodigioso.

    ' el ms contento era Copito&de&Nieve, que haba lloradomucho buscando a su mamita ( que, luego del momento dealboro#o al hallarla, s* puso a tomar, su papa bien apurado.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    23/26

    LA TERRIBLE AVENTURA DE DON GATO-GLOTON

    Resulta que una ve# haba un seor don /ato&/lot)n, negro( reluciente, con ojos de lentejuelas ( grandes bigotes depaco de otros tiempos. ' por eso le llamaban $aquito. $ero t( (o le llamaremos don /ato&/lot)n.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    24/26

    %n aquella casa haba un gran parque, ( en la galera queabra sobre sus prados, en una alta mesa con bandeja ( aro,el.$apaga(o&2ornasol daba vueltas majestuosas diciendotodas las palabras de su gran repertorio. aba versos. aba

    elielito lindo ) hasta saba reranes. ' unas palabras eas,mu( eas, que no se saba qui*n le haba enseado.

    ' resulta que una ve# el /ato&in&Nombre9se encontr) en eltejado con don /ato&/lot)n, que andaba por all de paseo. 'desde lejos dijo, mu( suavemente, casi sin dirigirse a *l,como si hablara para s mismo-

    --7u bella 4iel tiene Paquito DRecordars que s)lo paranosotras dos se llamaba don /ato&/lot)n.E

    ' prosigui) diciendo, como si siempre hablara solo-

    &&8sel ms hermoso %ato que mis o3os han visto. 9ien seconoce que s/lo se alimenta de aves. 8ra de creer que le

    haban dado 4a4a%a)os que son el alimento que 4roduce

    ma)or belle:a.

    Claro que don /ato&/lot)n estaba mu( atento a lo que el/ato&in&Nombre deca (, como era un gran vanidoso, lepareci) mu( bien el elogio que aquellas palabras encerraban.%l otro sigui) diciendo-

    --9ien hace doa #ato en alimentarlo con 4a4a%a)os

    tornasoles... 7u 4iel... 7u seda ... 7u tercio4elo ...

    1o es mila%ro que se va)a a casar con la ;ata Morisca queanda 4or los te3ados.. .

    %n este momento don /ato&/lot)n, como si no hubiera odonada, sigui) andando, porque, justamente, las palabras del/ato&in&Nombre le recordaron que su novia lo esperaba.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    25/26

    $ero su vanidad ( su glotonera hicieron el eecto que el mu(ladino del /ata&in&Nombre aguardaba.

    5l da siguiente, don /ato&/lot)n se mostr) completamente

    displicente con cuanta golosina le presentaran, para grandesesperaci)n de doa 2ato. ' por la tarde se ue a colocarcerca de la alta mesa con bandeja ( aro en que el $apaga(o&2ornasol daba sus vueltas ( ms vueltas. ' don /ato&/lot)n,por ms que miraba en todas direcciones, no atinaba aaveriguar qui*n hablaba por esos lados.

    ' sin saber c)mo, pas) el accidente. 1on /ato&/lot)n dio un

    salto ( agarr) al $apaga(o&2ornasol de las plumas del cuello,saliendo con *l a la rastra como una lecha, parque adentro.%l $apaga(o&2ornasol se asust) tremendamente al principio,pero despu*s recobr) el habla ( empe#) a dar los msterribles chillidos, diciendo en tropel todas sus palabras, que(a sabes que eran muchas ( algunas mu( eas, de esas queno se deben decir.

    ' resulta que don /ato&/lot)n casi se muri) de susto cuandosinti) que el $apaga(o&2ornasol hablaba, porque *l crea queeso s)lo lo podan hacer los eores&4ombres. ' ue tal suespanto, que solt) su presa ( se qued) mirndola, eri#adostodos los pelos, que eran su orgullo, mu( abiertos ( redondoslos ojos.

    ' aqu cambi) la escena, porque el $apaga(o&2ornasol,

    enurecido, se le ue encima ( de cada picota#o que le dabaeran mechones de pelo pe le iba quitando. %sto, entreveradocon palabras ( palabrotas.

  • 7/23/2019 Cuentos Marisol extracto

    26/26

    4asta que lleg) doa 2ato ( con su escoba, que tan bienmanejaba, pudo separarlos ( librar a don /ato&/lot)n delms e!traordinario de los peluqueros.

    ' mientras esto pasaba, /ato&in&Nombre se reasilenciosamente de su pequea vengan#a.