El Cerrajero Profesional

Click here to load reader

  • date post

    21-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    151
  • download

    7

Embed Size (px)

description

Revista dedicada al campo de la cerrajeria profecional

Transcript of El Cerrajero Profesional

  • M.L. VIRGINIA PONCE FLORES Fundadora

    LIC. SERGIO IGLESIAS REYNELLDirector General

    LIC. MYRNA IGLESIASDireccin Mercadotecnia y Ventas

    MNK IGLESIASArte y Diseo

    M. en C CESAR IGLESIAS GRAJALESCoordinador Editorial

    NORMA ESTRADACorreccin de Estilo

    MOISES MORALES OTERODistribucin, logstica y ventas

    Ricardo Anaya

    M. en C. Csar OnofreLic. Janeth Romero

    Raquel JimenezM. en C. Marisela CruzJesus Espinoza Prez

    Claudia Iris Iglesias PonceHeberto Iglesias Reynell

    Lic. Ricardo Espinosa PrezCarlos Gpe. Padilla Villalobos

    Patricio BouzaThomas W. Strucker

    Roberto DazJorge Urrutia

    Reporteros, colaboradores y publicistas

    EL CERRAJERO PROFESIONAL es una revista editada por Profesionales DP y CP S. de R. L. de C. V. es una publicacin mensual. Editor Responsable: Lic. Sergio Iglesias Reynel. Nmero de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 000596/96. Nmero de Certificado de Licitud de Ttulo. 14727. Nmero de Certificado de Licitud de Contenido. 12300. Domicilio de la publicacin y distribucin: Medelln 279 A., Col. Roma Sur, C.P. 06760, Mxico D.F. Imprenta: Sistemas Grficos Integrados, Mxico D.F. Tel. 5425 5561, Mxico D.F. Distribucin controlada a travs del Servicio Postal Mexicano segn registro PP09-1769. Autorizado por SEPOMEX. Precio por ejemplares

    atrasados $50.00, previa verificacin de existencias. TIRAJE CERTIFICADO: 6,000 EJEMPLARES MENSUALESTELFONOS DE LA REDACCIN:(01 55) 55 64 83 56, 55 64 22 39, 55 74 61 88. DIGA NO A LA PIRATERA. Prohibida la reproduccin total o parcial de cualquiera de los materiales publicados en esta edicin.E-mail: [email protected]@yahoo.com

    ContenidoEDITORIAL

    TEMAS PARA REFLEXIONAREditorial 1

    QUIN ES QUINGuillErmo Navarro riNcN 2

    LA LLAVE DE LA INFORMACINcoN xito sE llEva a cabo

    la 4 coNvENciN cErrajEra

    mEtropolitaNa 4

    sE rENE acprm morElos

    coN caNdidato a GobErNatura

    lic. Graco ramrEz 10

    EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIAcoNsEjos dE FidEl

    para la vida diaria 12

    TIPS, TIPS, TIPSHErmaNaciN dE modulos

    jEtta 2002-12 18

    mEGaNE ii proGramaciN dE tarjEta

    coN EQuipo GENrico E iNtErFacE 24

    CP EN LA RED 30

    NUESTROS ANUNCIANTES... SUS PROVEEDORES 32

    En estos das que tanto se habla sobre poltica, que las cosas tienen que cambiar, que es necesario cambiar el rumbo, y que debe de existir mayor participacin ciu-dadana, es claro que muchas veces ese ir y venir de spots que inundan la pantalla chica no nos deja pensar realmente qu significan esas palabras.Hoy quiero hacer una reflexin en ese sentido: para nosotros y para ti como cerrajero profesional la participacin ciudadana tiene que ser ante todo parte de este honorable oficio, y es que en estos momentos la seguridad es lo primordial, la clave est en apoyar en todos los sentidos a que la ciudadana se sienta protegida siempre, haciendo trabajos de calidad y con la honradez que identifica a todo profesional.Consiste en dar un servicio de calidad, por que mientras las cosas no cambien con nosotros, no podr cambiar para la sociedad en su conjunto, hay que establecer un servicio de calidad, comprometido con la confianza que nos brindan las amas de casa, los empresarios, o nuestros propios vecinos. Es indispensable que de nosotros salgan los consejos y detalles para ofrecer a todos nuestros clientes siempre los productos de primera calidad, hacerle ver al usuario que precio no siempre significa seguridad, y que a veces es necesario invertir en la tranquilidad.Como ciudadanos responsables, nosotros que todo el da estamos en la colonia o vecindario debemos de actuar en consecuencia, retribuyendo todo lo que la gente de esa regin nos da; debemos asegurarnos que en nosotros existe una persona en la cual pueden contar en los momentos de inseguridad, siempre al pendiente de las cosas extraas o raras que puedan suceder en la vida cotidiana, y dando parte a las autoridades correspondientes.Erigirnos como nuestros propios lderes, y despus buscar en algn proyecto de nacin nuestra participacin, nuestras asociaciones tienen que estar al pendiente de las necesidades del pueblo, tienen que ser portavoz de un mejor mensaje, de ayudar a Mxico en lo que se necesita, por que este gran pas nos ha dado y nos sigue dando satisfacciones.Cuando las asociaciones forman parte ntegra dentro de la sociedad, es importante recordar que entonces el granito de arena empez en nuestro negocio, y que se expandi a tal punto que el maana ser posible gracias a nuestras acciones del ahora.

    Lic. Sergio Iglesias ReynelDirector General

  • QUN ES QUIN

    2

    GuillermoNavarro Rincn

    Csar Arturo Iglesias Grajales

    TUXTLA GUTIRREZ, Chiapas.- Nos abri las puertas de su negocio y de su casa, nos trat como viejos amigos, con hospitalidad genuina y amabilidad que sorprende, nos cont parte de su historia, porque tambin nos dio la opor-tunidad de recorrer con l la memoria que atesora.Vendedor de material y equipo elctrico, camionero, msico, militar, y guar-daespaldas, han sido algunas de las etiquetas que ha portado, pero en esta ocasin la que nos importa y la que ms orgullo le genera es la de Cerrajero Profesional.Se llama Guillermo Navarro Rincn, tiene 49 aos, originario de Los Reyes, Michoacn, es el propietario de Cerrajera y Elctrica Len, y ha sido uno de los crticos que ms ha aportado a la revista El Cerrajero Profesional desde sus inicios, hace 16 aos.Ha construido a lo largo de los aos, una de las hemerotecas ms importantes sobre cerrajera profesional en Mxico, tiene digitalizados los tips ms impor-tantes que en su opinin, se han publicado en este medio.Cuando uno lo conoce se percata de lo que distingue a este hombre, son dos cosas: el buen trato y la disciplina. Es un cerrajero de las buenas formas, con una presentacin intachable y un servicio que sobresale de los dems. Ha sido lder de su asociacin, precisamente por su responsabilidad y la manera en que se dirige a los dems.No hered el oficio, las circunstancias de la vida lo pusieron en l, una seora hace 24 aos afuera de su negocio le pregunt si no haca llaves, y ah empez una historia que transit por la calle de Corregidora, precisamente en Ferretera El guila, donde se anim a comprar su primera mquina de hacer llaves sin saber hacerla funcionar, apenas pudo ver cmo se haca el duplicado de una llave de un

    solo corte, la mquina la haba calibrado un cerrajero que con anterioridad haba llegado al local a comprarla pero que no lo haba podido lograr.La cerrajera se le atraves en la vida, y supo ir consiguiendo poco a poco los requerimientos tcnicos necesarios, an recuerda cuando coloc afuera del local una llave de madera que llevaba la leyenda Se hacen llaves.La mquina la compr a crdito, al llegar el primer mes no tuvo clientes, el sueo que haba visto en el exhibidor naranja se vena abajo, decidi empacar las 2 mil llaves de 40 modelos diferentes que no haban resultado para l como negocio, y justo cuando estaba poniendo el signo de pesos a la mquina de motor Siemens -de aquellas que hacan tanto ruido-, lleg un taxista solicitando la elaboracin de una llave de un Datsun, el problema era que la llave llevaba dos cortes. Con la honestidad que le caracteriza le coment que nunca haba hecho una llave de ese tipo, de hecho no haba hecho ninguna llave en su vida, pero como bien dice el dicho omitir no es mentir. Con ese taxista empez la aventura pero no par ah, una seora tiempo despus lleg con una cerradura para que le hiciera la llave; al no ver la llave pregunt por ella, a lo que la seora respondi que vena para que se la hiciera, l trat de explicar que poda duplicar pero no hacer lo que la seora deseaba, entonces la seora le hizo ver el error de su anuncio, ah no se hacan llaves, se duplicaban.Quiso aprender el oficio pero nadie le abri las puertas, hubo quienes le co-braban 3 millones de pesos, otros que le enseaban pero como chaln; nadie le extendi la mano.Un da, a la puerta de su negocio un joven de 16 aos le pregunt si necesi-taba cerrajero, a lo que l creyendo que preguntaba por un cerrajero le con-

  • 3CERRAJERO PROFESIONAL

    3

    test que ah solo se duplicaban llaves; el joven desafiante le pregunt que si quera aprender cerrajera, l le enseaba. Francisco era su nombre, y por circunstancias del destino, solo peda techo y alimentos, a cambio, l se encargara de que en dos semanas quien le tendiese la mano aprendera cerrajera. Pareca irreal, algo no creble por lo que pidi que le demostrase que s era cerrajero. El joven pidi pinzas, lima, martillo, clavo y un gancho para el pelo, rpidamente convirti los materiales en lo que hoy se conoce como ganza y empez a abrir candados que tena exhibidos, luego pidi un gancho para ropa y abri un Volkswagen.A final de cuentas las clases empezaban a las nueve de la maana y acaban a las ocho de la noche, con este desconocido que lleg por obra de la casualidad a ensearle a alguien que necesitaba del conocimiento. Con lpiz en la mano y un cuaderno, Don Guillermo Navarro iba apuntando y dibujando cada explicacin que el joven iba indicndole. As hasta que finalmente de la misma manera en que apareci enfrente del negocio, se march.Lo bsico ya lo haba aprendido, y es as como conoci a Don Jos Luis Mar-tnez Ponce, un reconocido proveedor de llaves de la regin, con el que entabl una amistad muy slida debido a que no slo se preocupaba por venderle llaves, sino tambin por ayudarlo a que aprendiera las cosas, l mismo se pona a explicarle y haca que al final de cada explicacin, repitiera el proceso. Gracias a que se encontr con personas sin envidia logr ir saliendo adelante,

    Don Jos Luis se volvi parte fundamental de su capacitacin ya que le abri el mundo de la cerrajera, y a partir de ah nunca se ha detenido.Los hijos de Don Jos Luis Martnez Ponce, Oscar, Adrin y Laura, de