Estosdías 183

of 52 /52
El semanario de Quintana Roo stos días e La cosa pública José Hugo Trejo www.estosdias.com.mx $ 25.00 No 183 Lunes 10 de enero de 2011

Embed Size (px)

description

Se sabe que toda obra pública que se concesiona en México tiene un costo adicional, por concepto de corrupción, que hace la obra en cuestión más cara y más mala. A menudo la tal obra social vale menos que lo que pagó el beneficiario de la concesión para conseguirla. A menudo los empresarios sólo son prestanombres de los funcionarios que concesionan las obras; el caso de Cosme Mares y de las carreteras que le dio para hacer el gobierno de Fox, entre muchos otros lamentables proyectos que hizo, es ejemplar. El caso de Oceanía y los hijastros de Fox en Pemex es otro ilustrativo ejemplo de ese saqueo intensivo del patrimonio nacional. El caso de la vivienda popular no tendría, por supuesto, porqué ser distinto. En la entidad, sin embargo, el negocio es desmesurado; tanto, como la dimensión de la demanda, que es del tamaño de la vorágine migratoria.

Transcript of Estosdías 183

  • El semanario de Quintana Roostos dase

    La cosa pblica Jos Hugo Trejo

    www.estosdias.com.mx

    $ 25

    .00

    N

    o 1

    83 L

    un

    es 1

    0 d

    e en

    ero d

    e 20

    11

  • eNuestra s mana

    3estosdas10/01/11

    Muy caras

    La NotaViv ienda............................................4

    Entre la crisis y la corrupcin inmobiliaria

    Javier Ugalde

    Observatorio.....................................9

    Signos.............................................11

    Salvador Montenegro

    Las vacas sagradas..........................14

    Jos Enrique Velasco

    La cosa pblica................................15

    Por Jos Hugo Trejo

    La loca semana...............................16

    Nicols Durn de la Sierra

    Cmo nos pinta la cuesta de

    enero?... Al parecer bien!..............17

    Marisol Huerta

    De portada......................................24

    Urbanismo especulativo y en crisis

    Hctor Sosa

    PRI...................................................32

    La red poltica obrera

    Nicols Durn de la Sierra

    Territorios........................................34

    Deportes.........................................43

    Orbital............................................46

    Espectculos....................................48

    Secciones

    Se sabe que toda obra pblica que se concesiona en Mxico tiene un costo adicional, por concepto de corrupcin, que hace la obra en cuestin ms cara y ms mala. A menudo la tal obra social vale menos que lo que pag el beneficiario de la concesin para conseguirla. A menudo los empresarios slo son prestanombres de los funcionarios que concesionan las obras; el caso de Cosme Mares y de las carreteras que le dio para hacer el gobierno de Fox, entre muchos otros lamentables proyectos que hizo, es ejemplar. El caso de Oceana y los hijastros de Fox en Pemex es otro ilustrativo ejemplo de ese saqueo intensivo del patrimonio nacional. El caso de la vivienda popular no tendra, por supuesto, porqu ser distinto. En la entidad, sin embargo, el negocio es desmesurado; tanto, como la dimensin de la demanda, que es del tamao de la vorgine migratoria. Las concesiones son para huevitos mnimos y masivos como se les conoce- que valen la mitad de lo que cuestan, porque la otra mitad es la ganancia del tropel de funcionarios que tienen que ver con el despliegue de las obras inmobiliarias. Por eso las casas son tan chafas, y todos los que tienen que ver con el negocio de las casas son tan ricos. Es esa misma perfidia pblica la que provoca la descomposicin urbana, la perversin de las ciudades, el caos en que se vive.

  • Vivienda

    4 estosdas10/01/11

    Javier Ugalde

    En El fraccionamiEnto Villas dEl Mar, al norte de Cancn, se con-jugan todas las malformaciones que tiene hoy al principal desti-

    no turstico de Mxico en una situacin crtica en materia ambiental, de desa-rrollo urbano, seguridad pblica, sanita-ria y de viabilidad econmica.

    Ubicado en la Regin 248, esta unidad habitacional aparece como la ms lumpen de la ciudad, con nu-merosas casas deshabitadas, muchas an sin poderse vender y otras ms

    sin quien se atreva a rentarlas, pues entre la inseguridad y los problemas sanitarios, son pocos los que corren el riesgo de vivir all.

    Las casas del fraccionamiento no se rentan ni en los 600 pesos mensua-les que muchos dueos desesperados ofertan; una cantidad mayor es impo-sible, pues adems tienen en contra la sobreoferta de vivienda que hay en la ciudad y por mil o mil 200 pesos es po-sible obtener una casa mejor ubicada y con menos problemas.

    As es que 500 600 pesos que pague algn valiente o urgido, son su-

    ficientes para que al menos haya algo que permita recuperar parte de la in-versin y evitar que la modesta propie-dad se deteriore por el abandono o sea invadida por vndalos o indigentes.

    Pensar en conseguir algn com-prador o alguien que quiera la vivienda en traspaso, es otra empresa compli-cada para quienes han cado en las garras de ese fraccionamiento promo-vido por CADU Inmobiliaria.

    Son casas literalmente apesta-das. El fraccionamiento se ubica a po-cos pasos del relleno sanitario emer-gente que se estableci para resolver

    SOBREOFERTA Y PARLISIS HABITACIONAL

    ENTRE LA CRISIS Y LA CORRUPCIN INMOBILIARIA

  • Vivienda

    5estosdas10/01/11

    SOBREOFERTA Y PARLISIS HABITACIONAL

    ENTRE LA CRISIS Y LA CORRUPCIN INMOBILIARIA

    Pero esta forma de entender y Promover el desarrollo de CanCn se extiende Por todos los rumbos de la Ciudad, y si se juntan todos los detallitos que hay Por doquier, el resultado es el Caos que ProPende a la inviabilidad y a la CanCelaCin del futuro, Porque adems de todo, los Planes que se han heCho Para lograr un desarrollo de largo alCanCe y ordenado se han ido a Pique, todos; Cuanta autoridad ha llegado se las ha ingeniado Para Pasrselos Por el arCo del triunfo Con la justifiCaCin de que el CreCimiento siemPre les gana.

  • 6 estosdas10/01/11

    Vivienda

  • 7estosdas10/01/11

    Vivienda

    de manera temporal el problema de la basura que genera Cancn. Los olores ftidos se esparcen por el rea y las enfermedades, gastrointestinales y de la piel, frecuentes sobre todo en nios y ancianos.

    As nadie las quiere, revelan algu-nos de los vecinos de Villas del Mar, quie-nes viven ah porque no tienen opciones, a pesar de que es una colonia insegura, maloliente, con casas muy pequeas y por ahora sin ningn valor comercial.

    Aunque no tiene la exclusividad de los problemas que acusa estn otros fraccionamientos y colonias vecinas, como Villas Otoch, Los H-roes, Azul Bonampak y las regiones 227, 228, 234 y 235, adems de va-rios asentamientos irregulares-, s se le puede considerar como la unidad habitacional emblemtica de Cancn por cuanto concentra todos los ma-les que ha generado el crecimiento malogrado de la principal ciudad de Quintana Roo, producto de la falta de polticas pblicas sustentables y res-petuosas del desarrollo urbano, y de decisiones y omisiones con sentido electorero o de negocio inmobiliario puro y simple, libre de todo compro-miso social.

    Pero esta forma de entender y promover el desarrollo de Cancn se extiende por todos los rumbos de la ciudad, y si se juntan todos los detalli-tos que hay por doquier, el resultado es el caos que propende a la inviabilidad y a la cancelacin del futuro, porque ade-ms de todo, los planes que se han he-cho para lograr un desarrollo de largo alcance y ordenado se han ido a pique, todos; cuanta autoridad ha llegado se las ha ingeniado para pasrselos por el arco del triunfo con la justificacin de que el crecimiento siempre les gana.

    La poltica del huevito masivo

    La inmobiliaria que promueve Villas del Mar, CADU, originaria de Aguascalientes, es tambin la pro-motora de un proyecto similar: Villas Otoch, ubicado tambin en las proxi-midades de la Parcela 1113 donde se ubica el relleno sanitario emergente.

    Entre ambos proyectos suman 10 mil 790 viviendas, de las cuales 4 mil 154 son de Villas del Mar y 6 mil 636 de Villas Otoch.

    en villas del mar, villas otoCh y las Colonias y asentamientos irregulares que se ubiCan en las Proximidades del tiradero de basura, los veCinos tienen Para rato PadeCer este Problema, al igual que otros que no son menores, Como la violenCia y la inseguridad, Pues son sitios en los que los Pandilleros oPeran Con soltura, y en sus reas verdes Colindantes se han enContrado narCofosas y Cadveres de Personas que han sido saCrifiCadas Por las nutridas y sanguinarias mafias que oPeran en la Ciudad.

    La inmobiliaria asegura que Vi-llas Otoch est vendido en su totali-dad mientras que en Villas del Mar ya est comercializada su primera etapa, de mil 812 casas, en tanto que de la segunda, de 2 mil 342, ya se ha ven-dido el 45 por ciento, equivalente a mil 54 unidades, por lo que restan por salir mil 288.

    En el caso de Villas del Mar, se trata de viviendas que tienen un costo de entre 260 mil y 350 mil pesos, que se pueden adquirir con el respaldo fi-nanciero de las diversas instituciones pblicas y privadas dedicadas a pro-mover este tipo de desarrollos habi-tacionales, como Infonavit, Cofinavit, Fovissste, Sofoles y bancos, adems de las pensiones y la Sociedad Hipote-caria Federal.

    Se encuentran entre las viviendas nuevas ms baratas del mercado, es-tablecidas en terrenos de 6 metros de frente por 15 y fraccin de fondo, en donde se levantan casas de entre 35 metros cuadrados, de una sola planta, y 85 metros cuadrados de construc-cin, en dos plantas, sobre un predio de 91.6 metros cuadrados.

    El presidente de la Cmara Na-cional para el Desarrollo de la Vivienda (Canadevi) en Quintana Roo, Leonardo Garrido Hurtado, admite que en Cancn la venta de viviendas est casi paraliza-da, y que el segmento de inters social o popular es el nico que ha registrado movimiento porque cuenta con el finan-ciamiento de las entidades pblicas.

    Pese a ello, reconoce que el frac-cionamiento Villas del Mar, que est en

    el segmento del mercado ms popular, se encuentra estancado, con una gran cantidad de viviendas a medio cons-truir y muchas otras terminadas que no se han podido vender.

    Seala que no es el nico fraccio-namiento en la ciudad en esas condi-ciones y que es una realidad que hay cientos de viviendas a medio construir por toda la ciudad y muchas ms ter-minadas pero deshabitadas.

    Dice que es una de las secuelas que les ha dejado la crisis de 2009, que sin embargo a los desarrollado-res de vivienda se les extendi has-ta 2010, con ventas muy lentas, que supone debern reponerse en el cur-so de 2011.

    Pese a ello, el dirigente empre-sarial precisa que durante el ao que acaba de terminar las proyecciones de la Canadevi se mantuvieron sin cam-bio en lo que se refiere a la colocacin de crditos, con un total de 19 mil 677 programados para la adquisicin de casas nuevas.

    Para finalizar 2010, afirma, se ejercieron recursos por un monto de 7 mil 128 millones de pesos, que co-rrespondieron a los crditos colocados durante el ao en la entidad.

    Desde su ptica, al margen de la crisis y de la falta de liquidez que se padeci durante el ao pasado, hubo un factor que ha sido determinante en la cada de las ventas de casas en Can-cn y Playa del Carmen, en especial en el caso de las casas de inters social: la cada en los ingresos y el turismo, padecida con un mayor impacto cada

  • 8 estosdas10/01/11

    ao, durante las temporadas bajas, en los meses de mayo y junio, y entre fi-nales de agosto y la primera quincena de diciembre.

    Afirma que el problema se com-plica cuando los hoteleros y empre-sarios tursticos se ven obligados a dar de baja del sistema de seguridad social a sus trabajadores o parte de ellos, por los problemas en la afluen-cia de visitantes durante los das de temporada baja, pues ello impacta de modo directo en la capacidad de compra y de pago de los crditos de los trabajadores.

    Casas apestadas

    Desde que se decidi cerrar el viejo relleno sanitario, por el rumbo de Rancho Viejo, en terrenos del ejido Isla Mujeres, en el ao de 2004, la serie de errticas decisiones, falta de planeacin y los excesos cometidos en la batalla poltica por el poder que sostuvieron en aquellos das el en-tonces gobernador Joaqun Hendricks

    Daz y el que entonces encabezaba la presidencia municipal de Benito Ju-rez, Juan Ignacio Garca Zalvidea, dejaron a Cancn sin un tiradero de basura adecuado.

    La urgencia y la necesidad se juntaron y dieron por resultado una decisin que desde su establecimien-to lamentan y padecen de manera co-tidiana miles de habitantes del norte de Cancn, entre ellos los de Villas del Mar y Villas Otoch, pues el tiradero de emergencia qued a unos cuantos me-tros de sus viviendas.

    Desde entonces las promesas de que el relleno sanitario ser movido del lugar han llovido, tanto desde au-toridades estatales como municipales; la semana pasada se registr la ms reciente de estas promesas, cuando en un recorrido por Villas Otoch el ac-tual alcalde, Jaime Hernndez Zarago-za, asegur que en breve el tiradero ser movido de ese sitio, lo cual carece de todo sustento, pues hasta ahora no existe ningn predio alterno para tal medida, tras el fracaso del lugar im-pulsado por el presidente municipal

    encarcelado, Gregorio Snchez Mart-nez, en las llamadas parcelas 89 y 90.

    En Villas del Mar, Villas Otoch y las colonias y asentamientos irregulares que se ubican en las proximidades del tira-dero de basura, los vecinos tienen para rato padecer este problema, al igual que otros que no son menores, como la vio-lencia y la inseguridad, pues son sitios en los que los pandilleros operan con soltu-ra, y en sus reas verdes colindantes se han encontrado narcofosas y cadveres de personas que han sido sacrificadas por las nutridas y sanguinarias mafias que operan en la ciudad.

    Con este coctel de condiciones, propias de las malformaciones del crecimiento sin rumbo de Cancn, no sorprende que en colonias sin ley como sas ocurra todo tipo de casos de violencia callejera y domstica, de suicidios, de un muladar de conflictos propios de la marginalidad constante y la indigencia peligrosa que producen la indolencia, la incompetencia y la co-rrupcin pblicas que parecen haber sellado para siempre el destino del Ca-ribe mexicano.

    Vivienda

    son Casas literalmente aPestadas. el fraCCionamiento se ubiCa a PoCos Pasos del relleno sanitario emergente que se estableCi Para resolver de manera temPoral el Problema de la basura que genera CanCn. los olores ftidos se esParCen Por el rea y las enfermedades, gastrointestinales y de la Piel, freCuentes sobre todo en nios y anCianos.

    de

  • Observatorio

    9estosdas10/01/11

    El sEcrEtario gEnEral dE la or-ganizacin para la Coopera-cin y el Desarrollo Econmi-co (OCDE), Jos ngel Gurra, advirti que en Mxico hay un rezago en la competitividad, una dbil distri-bucin del ingreso y altas tasas de des-empleo.

    Asegur que hay la posibilidad de tener otro Mxico, con un mejor siste-ma educativo, menor desigualdad y un buen sistema de justicia.

    Otro Mxico es posible, un Mxi-co mejor educado, con competencia en todos los sectores, con menor desigual-dad en ingresos y mejores oportunida-des, dijo al participar en el seminario Perspectivas Econmicas 2011 El reto del crecimiento econmico.

    Enfatiz que el pas requiere pro-gramas de gobierno que se financien

    Mxico, sin coMpetitividad y con alto deseMpleo: ocde

    en forma sana, as como flexibilidad en mercados y un sistema fiscal justo.

    Afirm que la guerra de divisas en el mundo se ha convertido en el nuevo proteccionismo mundial.

    Aadi que la crisis no ha sido su-perada, pero la realidad es que la activi-dad econmica no podr ser estipulada a billetazos.

    Al respecto, el secretario de Ha-cienda, Ernesto Cordero, coincidi en la preocupacin ante la apreciacin del peso, ya que ese es un factor para la competitividad exterior. El tema es la apreciacin de las monedas y s, evidentemente tambin nos preocupa, pero todo es relativo y hay que ver tam-bin cmo le ha ido a Mxico en la apre-ciacin en relacin con otros pases, enfatiz Cordero.

    Puntualiz que en Mxico la apre-ciacin del tipo de cambio es menor a la del real brasileo.

    En su exposicin en este semina-rio, Cordero mencion que en 2010, la economa creci ms de 5%.

    cuba y eu protagonizarn nueva confrontacin Meditica

    cuba y Estados unidos EscEnifi-carn esta semana una nue-va confrontacin en torno al tema del terrorismo, esta vez meditica, con el inicio del controver-tido juicio en Texas al anticastrista Luis Posada Carriles.

    La televisin cubana transmitir ese mismo da (lunes 10 de enero) es-cenas del juicio contra el salvadoreo Francisco Chvez Abarca, condenado a 30 aos en La Habana bajo cargos de organizar por orden del ex agente de la CIA atentados a hoteles en Cuba en 1997, anunciaron medios oficiales.

    El gobierno de Cuba ha expre-sado su decepcin porque la Fiscala slo imputa al anticastrista, que reside en Miami, cargos de mentir en trmites migratorios.

    Cuba y Venezuela lo acusan de es-tar involucrado en el derribo de un avin civil cubano en Barbados, en 1976, que cost la vida a 73 personas, y los bomba-zos en centros tursticos cubanos.

    El reportaje del juicio a Chvez Abarca, arrestado en julio de 2010 en Caracas y extraditado a La Habana, du-rar unos 40 minutos, indic la televiso-ra oficial.

    En pequeos adelantos del mate-rial flmico, la televisin local lo muestra admitiendo su culpabilidad durante el proceso judicial de dos das en la Sala de los Delitos contra la Seguridad del

    Estado del Tribunal Provincial Popular de Ciudad de La Habana

    Chvez Abarca reconoci que con-trat para poner las bombas a los tam-bin salvadoreos Otto Ren Rodrguez Llerena y Ernesto Cruz Len, a quienes a principios de diciembre pasado, el Tri-bunal Supremo de Cuba les conmut la pena de muerte por 30 aos de prisin.

    Posada Carriles tambin ha sido acusado por La Habana de preparar atentados contra el ex presidente cuba-no Fidel Castro, por lo cual fue apresado durante la Cumbre Iberoamericana de Panam en el ao 2000 pero indultado meses despus por la ex presidente Mi-reya Moscoso.

    El abogado del gobierno venezo-lano Jos Pertierra alega que su caso se ha manejado muy por encima del Departamento de Justicia, creo que es un caso que se ha manejado en los pa-sillos del poder de Washington, de la Casa Blanca, de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

    de

    de

  • Observatorio

    10 estosdas10/01/11

    Directorio

    Director generalJos Hugo Trejo

    Subdirector generalSalvador Montenegro

    Jefe de informacinHctor Sosa

    EdicinUlises Arroyo

    Asistente de edicin Emmanuel Martnez

    Coordinador CancnJavier Ugalde

    Produccin Agustn Snchez

    CirculacinMirian Peraza

    WebmasterMauricio Moncivaez

    PublicidadJeanine Palacio Sosa

    stosdaseEl semanario de Quintana Roo

    Av. Maxuxac, No. 471, entre Nizuc y Sacxn, Manzana 377, Lote 06,

    Fraccionamiento Proterritorio,Chetumal, Quintana Roo, Mxico.

    C.P. 77086(983) 118-4114, 118-4115

    Cancn: (998) 887-5413Nextel id: 52*1008250*3

    Cel: 9981342121 / 9981000456

    www.estosdias.com.mxE-mail: [email protected]

    Estosdas es una publicacin semanal con Reserva para uso exclusivo otorgada por la Direccin de Reservas del Instituto Nacional del Derecho Autor en favor de Grupo Editorial Estosdas, S.A. C.V. bajo el Nmero 04-2010-041313580100-102. Certificado de licitud y contenido en trmite.

    El fundador dE WikilEaks, Julian Assange, confirm que publi-car su primer libro, que ser realmente revelador, en Rei-no Unido en el prximo mes de abril.

    Assange firm un acuerdo con la casa editorial Canongate de Edimburgo por poco ms de un milln 500 mil dlares para escribir la historia de su propia vida y de su desafiante trabajo a favor de la transparencia, la democracia y el poder.

    Al anunciar el acuerdo, el fundador de WikiLeaks confi en que el libro se convertir en uno de los documentos unificadores de nuestra generacin, ya que en l explico nuestra lucha global para forzar una nueva relacin entre el pueblo y sus gobiernos.

    Desde finales del ao pasado, exis-tan fuertes rumores de que Assange y Canongate haban firmado ya el acuer-do sobre los derechos del libro, sin em-bargo el mismo australiano lo confirm el viernes 7 de enero.

    El libro saldr al mercado prime-ro en Reino Unido, pero tambin firm acuerdos con las editoriales Feltrinelli (Italia), Kiepenheuer y Witsch (Alema-nia), Laffont (Francia), Text (Australia), Random House/Mondadori (Espaa), De Geus (Holanda) y Objectiva (Portugal).

    As como a Font (Noruega), Nors-tedts (Suecia), Ara Llibres (Catalonia) y Companhia das Letras (Brasil), todas las cuales formarn parte de un lanzamien-to coordinado internacionalmente, de acuerdo con reportes del diario britni-co The Guardian.

    Un vocero de Canongate coment que WikiLeaks ha ayudado a redefinir nuestra idea de periodismo de investi-gacin y nuestra comprensin de cmo debera difundirse informacin.

    Assange, el creador visionario y la fuerza motriz detrs de este nuevo fe-nmeno editorial, tiene una perspectiva nica sobre la evolucin WikiLeaks en una de las organizaciones de noticias ms influyentes de la actualidad, agreg.

    publicar fundador de

    Wikileaks libro autobiogrfico

    de

  • 11estosdas10/01/11

    prfugos

    SignosSalvador Montenegro

    Entre el alud de malas noticias que hizo del ao pasado el ms negro (y el ms rojo) de la historia del pas, est la de la fuga en diciem-bre de ms de ciento cincuenta peligrossimos reos de la crcel de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Fueron ciento cincuenta y uno, para ser exactos. Salieron por la puerta grande y porque la autoridad del penal se los permiti, del mismo modo que en otros penales los narcos presos entran y salen de ellos a la hora que quieren, y otros que no estn presos van a esconder-se ah para que no los agarren, o se organizan dentro de sus instalaciones y con el personal responsable de la custodia para cumplir con las encomiendas de sangre de sus jefes, como ha ocurrido en Cancn y en Gmez Palacio. Ya en septiembre se haban escapado 85 internos de la penitenciara de Reynosa, en marzo se haban ido cincuenta y tres de otra en Zacatecas, y en mayo del ao antepasado huyeron cuarenta y

    uno en Matamoros; con los de Nuevo Laredo suman trescientos treinta.

    Imagine no slo lo que supone la restitucin de fuerzas para el narco y la reintegracin de criminales comunes a su oficio, los perjuicios agravados que eso entraa en una sociedad acosada por la violencia, el terror y la insignificancia de los mximos represen-tantes del Estado; calcule los recursos derrochados en trescientos treinta procesos penales perdidos y en los otros tantos que se perderan en la bsqueda intil de los fugitivos: el tiempo y la paga de poli-cas, agentes del ministerio pblico, mecangrafos, auxiliares, defensores, jueces y todo el personal que tiene que ver en cada uno de los treinta y tres de-cenas de casos, de expedientes, de consignaciones, de sentencias impartidas o en curso, para no hablar del papeleo y de los altos costos de la prisin que se cubren para que los delincuentes detenidos no sigan

  • 12 estosdas10/01/11

    haciendo dao y paguen aunque sea con su cautiverio un poco de lo que han hecho.

    Las noticias sobre los narcos que se evaden son tan aterradoras como la rutina de la opinin pblica con que se asumen. Ms, porque esas noticias se jun-tan con las de los capos que salen libres por la debi-lidad de los cargos en su contra o por la debilidad de los jueces que temen a los riesgos de sus condenas, y con las revelaciones de Wikileaks en el sentido de que las operaciones ms importantes contra las bandas proceden de la inteligencia antidrogas de Washington porque en Mxico la incompetencia, la desconfianza y la corrupcin impiden que las campaas contra el hampa organizada sean sistemticas, coordinadas y exitosas, y los golpes de las fuerzas del gobierno son ms producto del azar y de las denuncias de la gente que de su plan de guerra. Son comunes las filtracio-nes del Ejrcito a los medios sobre la imposibilidad de compartir informacin de inteligencia con las policas del pas por los nexos que hay en ellas con el narco, del mismo modo que han trascendido las quejas de la Embajada estadounidense en torno a la inconsis-tencia de las Fuerzas Armadas en una guerra donde adems no tienen la suficiente capacidad legal y donde

    son dependientes en buena medida de la informacin y la logstica con que las avitualla el Estado americano.

    Si el gobierno ni siquiera tiene control de cientos de matones que detiene, que imponen su ley en la mayora de los reclusorios a donde llegan, y de los que se escapan con la complicidad o el sometimiento de las autoridades penitenciarias, qu control puede tener sobre el terreno donde anidan y donde se despliega el poder de miles de sicarios a las rdenes de cientos de jefes de decenas de organizaciones que cuentan entre sus filas a uniformados, policas de todos los niveles y funcionarios de todos los gobiernos que responden ms a quien les paga o los intimida ms?

    Trescientos treinta prfugos incluyen una legin de locos homicidas entre los que menudean secuestra-dores, torturadores y sdicos carniceros que se rein-corporan a sus mafias para armarse de nuevo hasta los dientes, y suponen la nocin sobrecogedora de que aprehender a otros centenares como ellos, con todos los recursos que deben movilizarse para hacerlo, no slo no significa nada, sino que adems de poco sirve invertir tanto en la persecucin de peligrosos criminales si cuando no se les consigna de manera fallida se les deja moverse con entera libertad en los reclusorios o de

  • 13estosdas10/01/11

    plano se relaja la vigilancia en ellos para que se vayan.La corrupcin carcelaria es uno de los tantos es-

    labones podridos de la cadena rota de la campaa an-tinarco. El caso de Cancn es de lo ms elocuente. Es un punto estratgico de todo tipo de operaciones del hampa favorecido por la anarqua migratoria, la indigencia creciente, la corrupcin generalizada, el despliegue interminable de la delincuencia comn, el libertinaje fronterizo y la ineficacia institucional, lo que estimula el trfico internacional de estupefacientes, armas e indocumentados, el lavado de dinero, la trata de personas, la venta de drogas, la forja de sicarios, la compra de policas y dems servidores pblicos, y to-dos los negocios prohibidos. Es un paraso para el de-lito. Y la crcel de Cancn es un verdadero insulto a lo que pudiera definirse como una poltica penitenciaria; es un mamotreto enrejado, sin un rgimen carcelario, gobernado por las mafias, con autoridades y custo-dios improvisados y de la ms dudosa procedencia; un paraso, en fin, para que los reyes del crimen bailen sobre la justicia.

    De qu puede servir entonces que las patrullas de la Armada atrapen traficantes de drogas y de per-sonas en los mares mexicanos, si son ellos los que van a mandar en el invento de inservible y sobrepo-blado presidio donde se les va a recluir, donde van a arreglarse con los mafiosos que lo tienen bajo su cargo, y de donde van a salir el da que lo negocien con sus custodios?

    El gobierno federal seguir combatiendo con firmeza, decisin y determinacin a los cri-minales a fin de limpiar a la nacin de la delin-cuencia, la impunidad y la corrupcin, que se haban enraizado en las instituciones y la sociedad, dijo Caldern para abrir el ao en el torrente estril de su incontinencia discursiva. Y que con el coraje de los mexicanos habran de superarse como siempre todos los retos y que blablabl

    Mxico es el pas ms corrupto de Latinoamrica despus de Hait, revelan los estndares oficiales acer-ca de la transparencia pblica internacional, y sigue subiendo entre los ms sucios del mundo a medida que sus niveles educativos se hunden.

    Ms all de las atrocidades interminables reci-cladas con la reincorporacin de los presos peligrosos a sus bandas asesinas- el terror de nuestros das se documenta en la oquedad de las palabras de los lide-razgos, empezando por el presidencial. Esa orfandad es la fuente del poder del narco ms envilecido y san-guinario. Los gobernantes y los funcionarios hablan y hablan sin nada que decir, sin una sola novedad tangi-ble que se sobreponga al avance de los grupos crimi-nales sobre el poder del Estado.

    En Ciudad Mier, Tamaulipas, no hay seguridad p-

    blica, se ha dispersado la polica municipal. En Cancn el alcalde niega la corrupcin de sus cuerpos de segu-ridad, protagonistas a diario de todo tipo de sucesos aberrantes conocidos a los cuatro vientos, porque no hay denuncias formales en su contra. En Monterrey atacan con explosivos -a plena luz del da y sin que nadie responda el fuego- el conocido penal de Topo Chico, mientras los funcionarios del gobierno dan a conocer como informacin relevante que es que hay dos grupos rivales enfrentados en la regin y el gober-nador dice a los medios que hay otras cosas importan-tes de que hablar, como que su estado es el generador del diez por ciento de los empleos del pas y el flujo de inversiones no se ha detenido.

    Y en Nexos, la publicacin ms clebre de ensa-yos y estudios polticos y sociales, insisten en el de-bate intelectual sobre las tasas oficiales de homicidios como medida de la violencia real en el pas, sin que les preocupe la atmsfera de indefensin de pueblos enteros ante el dominio impune de los sicarios, ni nada tenga que ver con el ndice de asesinatos el horror de los secuestros y las torturas, los vejmenes cotidianos contra familias indefensas, el miedo de andar por las calles y de ser asaltado, golpeado y desaparecido en cualquiera de los incontables retenes de los delincuen-tes, y la impotencia de ser extorsionado y despojado de cuanto se tiene y de tener que guardar silencio por-que las instituciones de seguridad pblica y de justicia estn a su merced; esa violencia y la percepcin sobre la misma nada tiene que ver con el nmero de homici-dios, del mismo modo que muchsimas muertes dolo-sas no se contabilizan y los cuerpos desaparecen, que-mados o enterrados vivos, disueltos en cido, como saldos de ejecuciones extrajudiciales, desalojados de las morgues, perdidos en cualquier agujero sin dejar rastros estadsticos.

    Ms y ms palabras vacas. Nada de qu agarrar-se para creer en algo. Y el mismo ruido poltico sin alma que habr de reproducir las escenas de dolor y rabia, los liderazgos y la retrica sin fondo. Los terri-torios al margen de la ley. El Estado en repliegue. Y el bullicio noticioso de nombres y ms nombres que buscan el poder a sabiendas de que ya los gobernan-tes y sus funcionarios no gobiernan casi a nadie. De que esas noticias no le importan ms que a quienes ganan algo en el entorno cada vez ms reducido de esos nombres.

    Las palabras sin alicientes concretos, sin expecta-tivas, cada vez peor dichas, alarman en la dimensin de la parlisis que advierten y en la sensacin de so-ledad que causan. Los narcos seguirn entrando a la crcel y se seguirn yendo de ella a reciclar el dolor y la violencia. Y las palabras seguirn prfugas de la verdad, reciclando la desesperanza.

    [email protected]

    de

  • 14 estosdas10/01/11

    las vacas sagradasJos Enrique Velasco

    Aunque los presidentes se disfrAcen de hroes y pregonen la defensa de la clase media, el d-ficit fiscal crece y el pueblo norteamericano va a pagar el sueo americano.

    Las vacas sagradas que van a aterrorizar a los gringos (postmodernos vellocionios de oro) son sus desmedidos gastos en seguridad social, defensa mi-litar y las deducciones a los intereses hipotecarios .

    El seguro social que deberan tener todos los ciu-dadanos norteamericanos es caro, desigual y no llega a todos los mortales. Este sistema fue creado cuando el promedio de vida era ms corto. Los baby boo-mers, es decir la generacin que anda alrededor de los 60 aos de vida, insiste en prolongar su estancia en este mundo y de esta manera empujan un progra-ma de 703 mil millones de dlares.

    Este es el tipo de progama que les encanta a los demcratas defender. Pero los republicanos prefieren que la gente ponga su dinero en inversiones y generen ms riqueza antes que dicho programa se extienda a todos los trabajadores y empleados.

    Cerca de dos terceras partes de retirados cuentan con seguro social por ms de la mitad de lo que gana-ban, as los atragantados mercaderes del voto saben que ms de 53 millones de personas que tienen segu-ro social son los viejitos que s votan. Por eso piensan y repiensan antes de abrir la boca y se andan con mucho cuidadito.

    Mientras tanto, el pueblo ni sabe ni ayuda. Una encuesta Gallup de septiembre pasado mostr que el 77% crea que este programa causaba grandes pro-blemas econmicos por lo que el gobierno deba in-tervenir y cuando les preguntaron qu preferan entre cortar beneficios o subir impuestos, dijeron que ningu-no de los dos. Lo quieren todo, por nada.

    El sherif fabrica enemigos y se arma. El gasto militar llega a 664 mil millones lo que representa una amenaza mayor que los mismsimos talibanes. El pre-supuesto se mezcla de manera perversa con el voto, otra vez. Temores y discursos difieren: los demcratas no quieren ser tachados de dbiles antimilitaristas,

    particularmente despus de las Torres Gemelas del 11 de septiembre y los republicanos creen que la defen-sa es la funcin nodal del gobierno, por eso, nada de pichicateras ni tacaeces. Nuestros buenos soldados y veteranos se merecen lo que pidan. Sus deseos son rdenes, mi general.

    El presupuesto de defensa es igual al del resto de todas las otras naciones del orbe, representa 1 de cada 5 dlares del gasto gubernamental y en diez aos ha crecido 80% en juguetes tales como un barquito de combate de 600 millones o todo un aparato de veh-culos anfibios de 13 mil millones, mientras que todo el equipo antiterrorista solamente cuesta 10 milloncitos. S, ley usted bien, solo 10 millones de dlares. Cul lucha antiterrorista, pues?

    El legajo presupuestal de aquel pas parece ser un cdigo curioso. Va desde crditos para traer cha-macos al mundo hasta exencin de impuestos para comprar un coche marca Prius. Pero las deducciones a los intereses hipotecarios sobre bienes races es uno de los presupuestos ms caros y no son ninguna cu-riosidad, al contrario, 131 mil millones hacen palidecer hasta al morenazo Obama.

    Este es uno de los presupuestos consentidos de las grandes masas ya que la compra de casas est subsidiada: los compradores pueden deducir intere-ses que pagan en hipotecas que estn por encima del milln de dlares. Entonces? La clase media puede comprar casas a la orilla del mar o un chalet para el retiro que le represente estos beneficios? No, no puede.

    No obstante, aqu juegan varios actores. Los sue-os de la clase media de llegar a ser ricos y famosos -la vieja regla sociolgica del grupo de pertenencia y el grupo de referencia- y los discursos inflamados de los polticos. Quiero que sepan que voy a preservar esa parte del Sueo Americano que simboliza la de-duccin de intereses a los crditos hipotecarios para sus casas. 1984, Ronald Reagan.

    [email protected]

    de

  • 15estosdas10/01/11

    La cosa pblica Por Jos Hugo Trejo

    la incertiduMbre de las sucesiones en Quintana roo: breve recuento de su historia

    hAce seis Aos, cuAndo el gober-nador Flix Gonzlez Canto era el candidato del Partido Revo-lucionario Institucional, PRI, a

    la gubernatura, no se tena una idea de quienes se disputaran esa posicin cuan-do culminara su periodo.

    No se tena en claro tampoco, quie-nes seran los polticos de su partido que estuvieran en competencia por las candi-daturas a las senaduras y a las diputacio-nes federales.

    La confrontacin electoral por la gu-bernatura, principalmente, estaba en pleno auge entre Gonzlez Canto, el expresiden-te municipal de Benito Jurez, Juan Ignacio Garca Zalvidea y la exsenadora y exdipu-tada federal, Addy Joaqun Coldwell.

    Sin embargo, Gonzlez Canto triun-f sin mayores problemas en la contienda por la gubernatura, no obstante que su partido perdi la mayora de los diputa-dos locales y por ende el control del Con-greso del Estado.

    Con Gonzlez Canto en la guber-natura, en Quintana Roo se inici as, de golpe y porrazo, un cambio generacional en la clase poltica quintanarroense que ha derivado ya en el arribo de Roberto Borge Angulo como gobernador electo para sucederlo en tres meses ms.

    Gonzlez Canto propici ese cambio generacional, primero reviviendo viejas fi-guras de la poltica quintanarroense, como el exgobernador Pedro Joaqun Coldwell, al meterlo como candidato a senador en 2006, cargo que todava ocupa, junto con algunos jvenes de su generacin y otros polticos de no muy aeja trayectoria pero con experiencia de gobierno: en la eleccin federal de 2006 proyect a Sara Latife Ruiz Chvez y a Eduardo Espinosa Abuxapqui como diputados priistas y a Lu-divina Menchaca Arias como senadora del Partido Verde Ecologista de Mxico; en la de 2009 hizo lo mismo con Carlos Joaqun Gonzlez, expresidente municipal de Soli-daridad, con Rosario Ortz Yeladaqui y con Roberto Borge Angulo, para llevarlos a la Cmara de Diputados.

    De esa manera, las dos elecciones federales que le tocaron como goberna-dor, le sirvieron a Gonzlez Canto para cernir a la clase poltica estatal y darle paso a la nueva generacin que haba anunciado desde el arranque de su sexe-nio y a la que algunos polticos viejos no le daban ms futuro ni mayor trascen-dencia que la del sexenio de su impulsor.

    Sin embargo esa nueva genera-cin de polticos pristas ya est ms que cuajada, pues va por su segundo sexenio y entre los integrantes de la vieja guardia

    no se observa a ninguno que tenga po-sibilidades de hacerle competencia; aun-que no son pocos los que la estn arro-pando para no perder vigencia ni salir del presupuesto.

    Con la nueva generacin del poder poltico en Quintana Roo y el caos que a ni-vel nacional se vive en ese rengln, es mu-cho mayor que antes la incertidumbre sobre quienes sern los principales protagonistas de la cosa pblica en el futuro mediato.

    De la fundacin del estado, en 1974, a la sucesin de Maro Villanueva Madrid, en 1999, se saba de antemano entre quienes poda quedar la gubernatura si-guiente con un nivel de error mnimo, casi inexistente.

    As por ejemplo, cuando Jess Mar-tnez Ross lleg a la primer gubernatura electa por los quintanarroenses, desde los primeros das se saba que Pedro Joa-qun Coldwell sera su sucesor y se meta en la disputa por cualquier cosa que pu-diera ocurrir a Hernn Pastrana Pastrana, a Felipe Amaro Santana, presidentes mu-nicipales entonces de Othn P. Blanco y de Benito Jurez, respectivamente.

    Con Pedro Joaqun, no se saba a ciencia cierta quien sera su delfn, pero se conoca a los integrantes del grupo del cual saldra: Miguel Borge Martn, Mario Villanueva Madrid, Mara Cristina Sangri Aguilar y Joaqun Gonzlez Castro; el pri-mero fue el triunfador.

    Con Borge Martn siempre se supo que el contendiente ms fuerte era Villa-nueva Madrid, quien tena en Gonzlez Canto a su adversario ms serio en cuan-to a capacidad, experiencia y contactos con el poder central desde donde se de-cidan las gubernaturas en esos tiempos del presidencialismo priista. A nivel local se meti a la competencia a Arturo Con-treras Castillo, considerado en ese enton-ces como del delfn del Gobernador.

    Villanueva Madrid alent desde un principio a Jorge Polanco Zapata como su posible sucesor; sin embargo propici la incursin poltica de su comadre Addy Joaqun Coldwell, quien se convirti en la principal adversaria de su proyecto suce-sorio, desbancando a polticos con mayor trayectoria y capacidad como Gonzlez Castro y Esteban Maqueo Coral. La co-yuntura de una sucesin estatal colap-sada para el villanuevismo propici que Joaqun Hendricks Daz, un poltico hecho en el sexenio del doctor Borge Martn, se quedara con la gubernatura.

    Con Hendriks Daz al principio no se tena certidumbre sobre quin era su delfn. Este se fue configurando en la medida que transcurri el sexenio: pri-

    mero se crey que dejara a su compa-dre Eduardo Ovando Martnez como su sucesor, pues lo impuls a la presidencia municipal de Othn P. Blanco en 1999 y en la eleccin federal de 2000 lo hizo lle-gar al Senado de la Repblica. Muy pocos vieron en el ingeniero Victor Alcrreca Snchez al delfn del Gobernador; eso le cost la postulacin y su reemplazo por el joven dirigente estatal del PRI, Gonz-lez Canto, que ya haba sido un excelente presidente municipal de Cozumel, por lo que lo impulsaron a la diputacin federal y luego a la gubernatura.

    Hasta mediados del sexenio de Gon-zlez Canto, la incertidumbre sobre su sucesor era muy obvia.

    En la lista de los corrillos se manej a Sara Latife Ruiz Chvez, quien tuvo una fulgurante trayectoria pblica que se inici en la Secretara de Planeacin y Desarro-llo Regional, luego como diputada federal, en donde se destac ampliamente hasta llegar a ser candidata a secretaria gene-ral del Comit Ejecutivo Nacional, CEN, del PRI, con el respaldo del gobernador quintanarroense, que luego la llam a ser titular de la Secretara Estatal de Turismo.

    Eduardo Espinosa Abuxapqui y Car-los Joaqun Gonzlez, fueron tambin dos aspirantes fuertes a la candidatura priis-ta; sin embargo desde la eleccin federal de 2009, la decisin de Gonzlez Canto para elegir sucesor se inclin por Roberto Borge Angulo, a quien impuls como di-putado federal para luego hacerlo candi-dato y gobernador de Quintana Roo.

    La sucesin de Gonzlez Canto no dej cepas de proyecto para el futuro. Se tienen que formar desde el arranque del sexenio que encabezar Borge Angulo a partir del 5 de abril que viene. Su forma-cin y consolidacin depender de lo que ocurra con el PRI a nivel nacional a partir de la sucesin presidencial de 2012.

    Y si a nivel nacional Humberto Mo-reira ya es prcticamente el sucesor de Beatriz Paredes Rangel en la dirigencia nacional del PRI, en tanto que Enrique Pea Nieto se conduce como el candi-dato presidencial del tricolor para 2012, en Quintana Roo los apuntados para ser protagonistas en la disputa de las can-didaturas a diputados federales y sena-dores son Cora Amalia Castilla Madrid, el propio gobernador Flix Gonzlez Canto, Andrs Ruiz Morcillo y Carlos Mario Villa-nueva Tenorio entre otros. Sin embargo la moneda est en el aire para todos y mucho tendr que decir al respecto el nuevo gobernador Borge Angulo desde la misma conformacin del gabinete con el que iniciar gobernando de

  • Nicols Durn de la Sierra

    La loca semana

    16 estosdas10/01/11

    el MinotAuro, unos dAs hA, djose A s MisMo: este ao, nobilsimo astado -se quiere mucho-, debes ser ms tolerante con las pifias pblicas y no to-marlas por rojo capote imn de embestidas; debes

    ser ms po y, sobre todo, en loor de los adictos a esta co-lumna, dejar de lado el culteranismo de tu lxico y escribir en cristiano, con palabras de a centavo.

    Lo segundo es mucho ms fcil que lo primero, ni duda cabe. Son tantas las tcitas invitaciones al sarcasmo, que no slo para esta mtica figura sino para cualquier burel que se precie de su linaje, resulta difcil resistirse al ataque. Vase por ejemplo el caso de don Alejandro Cardona Be-ntez, el secretario de Seguridad Pblica de Benito Jurez.

    El funcionario, sin duda, ya le tom gust a aparecer en La Loca Semana. Segn l, en bre-ve, los poco ms de mil cien policas que hay en Cancn sern sometidos a exmenes de control de confianza (?) nada menos que por la afamadsima empresa Agrupacin de Profe-sionistas Independientes Unidos por la Libertad Intelectual A. C.

    S, as se llama y qu. Si se dio una movi-lizacin popular por liberar a Willy, porqu no habra de crearse una empresa parapolicial que busque la libertad intelectual aja-; ms an, tienen el mismo derecho a existir que la recin formada Red de Sacerdotes Efebfilos El Sacristn Va Primero, sede en la Avenida Marcial Maciel LC de la Ciudad de Mxico.

    La tal empresa fue aprobada por el Sistema Nacional de Seguridad Pblica, segn el parte oficial. Si el nombre anima recelos de que bien puede tratarse de un negocito al vapor teji-do a la sombra de Genaro Garca Luna, el hecho de que la aplicacin del polgrafo a policas ser en Cancn, pero est por definirse la sede especfica, confirma las sospechas

    En contraste y sin tanto alarde, las pruebas de valenta policial que ha apli-cado Alicia Ricalde Magaa, la alcalde-sa de Isla Mujeres, dignas son de tomar-se en cuenta: el pasado martes invit a una taquiza a los uniformados con motivo del Da del Polica y ninguno de ellos sali corriendo, ni siquiera al bao. Eso s, no quisieron pur de papa y salmonela.

    Cunto habr de costar al Municipio Benito Jurez los sesudos servicios de esta disque empresa de profesionistas?

    Cancn s que est ahto de bandidos; y no lo plan-teo en tono de descubrimiento, sino con el acento reflexivo propio de los inicios de ao. Aqu hay pillos de toda laya, ya en cargos pblicos o en oficinas hoteleras y aun entre la variopinta fauna del empresariado socialmente responsa-

    ble. Hay para exportarlos hasta a Chetumal, donde se dice que casi no hay.

    Ms todava: si llenramos con ellos un gran cinema, de seguro se pierde la taquilla, roban los asientos, y la ven-ta de dulces se la queda algn vivales con el pretexto de que es para alguna suerte de teletn. Pero de entre todos ellos hay una calaa difcil de soportar, que es aquella que aunque se le diga que no, insiste en sus afanes rapaces.

    Reiniciaron las quejas de Carlos Constandse Madra-zo, jefe del patronato del Ecopark Cancn, contra ediles de Benito Jurez, porque el proyecto est detenido por la condicin que impone el cabildo de que el dinero que aporte el empresariado debe pasar primero por la tesorera y luego

    ser canalizado a las obras, en caso de reconsiderarse el tendido del parque.

    A fines del 2009, como se recordar, el exe-dil Gregorio Snchez Martnez, junto con una treintena de empresarios locales, pretendi ha-cerse de las 107 hectreas que el Comit Tcnico del Fonatur haba donado a la alcalda con la ex-cusa de tender en ellas un parque ecolgico que colindara con el Malecn Cancn, entonces al alcance de sus pulcras manos.

    El predio se comunica con el mar a travs de la Laguna Nichupt y est poblado de man-gles, una especie protegida por la Semarnat; es decir que no es compatible con ningn tipo de

    desarrollo urbano, suburbano o turstico de baja densidad, ni aun con la bendicin de Pedro Pablo Elizondo el probo, patrono del Ombligo Verde.

    Con todo Constandse Madrazo porfa y amenaza con ir a platicar con Julin Ricalde Magaa para avanzar en el tema. Lo dicho: insiste en sus afanes rapaces. Sin embargo, acaso vctima de simptica rabieta, acu para la posteridad: Y si no quieren que se haga un parque en beneficio de toda la comu-nidad, pues no se hace y ya.

    Quin sabe qu parte del No en espa-ol le resulta difcil y ante ello el Minotauro hace gala de prodigalidad y ayuda a la ciu-dad sirvindole de traductor. Va en ruso: Niet; en portugus: No; en maya: Ma; en

    nhuatl: mo; y en arameo: Oo`la Quiz ahora, con tantas traducciones no habituales, haya en-tendido el sutil mensaje.

    En su ms reciente mensaje a la nacin, Felipillo ol-vid considerar algunos datos: Segn informes de la Se-cretara de Hacienda la deuda externa del pas se elev ms de 101 mil millones de dlares, que equivale a un billn 270 mil millones de pesos. Esto significa un incre-mento de ms del cien por ciento en los ltimos cuatro aos de este gobierno. de

    xxxxxxxxxx

  • 17estosdas10/01/11

    cMo nos pinta la cuesta de enero?... al parecer bien!

    Marisol Huerta

    finAlMente estAMos yA en el 2011, un Ao en el que deseamos prosperidad, abundan-cia, salud y amor, pero que como siempre tiene que iniciar con algn pero, y nuestro

    primer pero tiene que ver con la resaca que nos da mirar nuestras cuentas bancarias y concen-trarnos en la expectativa de que llegue el pago de nuestra nueva quincena cuando no lleva ni unos das la anterior.

    se es en realidad el inicio que tenemos la gran mayora de los mexicanos. Pero si sirve de consuelo, les comento que no slo nosotros sufri-mos por esta situacin, los grandes empresarios tambin, o al menos eso dicen sus nmeros. De la misma manera que el ltimo trimestre del ao suele ser el ms activo para las empresas comer-ciales, el primer trimestre suele ser el ms dbil, entre un 15 y u 20% de las ventas se realizan en este periodo. De hecho enero es el mes en que las empresas registran un menor dinamismo en las ventas derivado de los gastos excesivos que reali-z el consumidor durante diciembre, as como de los incrementos en precios de algunos artculos y los niveles de desocupacin que se registran a fin de ao (concluyen los contratos laborales anuales y termina buena parte de los empleos temporales de la poca navidea). As llegamos a la denomi-nada y temida cuesta de enero.

    La sorpresa en esta ocasin es que para los expertos la cuesta de enero no ser tan cuesta arriba, luego de que al menos en este inicio de ao la parte de alza de precios se ve menor que la ob-servada en el primer trimestre de 2010, cuando se registraron mayores impuestos en cerveza, tele-comunicaciones y gasolina, entre los ms relevan-tes. Este ao, salvo por el tabaco, no hay cambios importantes en impuestos al consumo. De hecho

    para los economistas las expectativas con respecto a la inflacin para el primer trimestre del ao se ubican en 2.25%, que sera menor al 4.97% que se registr en el mismo periodo de 2010.

    Adicionalmente, los indicadores macro dan seales de recuperacin de la economa para los primeros meses del ao. Datos de confianza del consumidor, crdito al consumo y mayor dinamis-mo en la economa validan la expectativa.

    En la parte de recuperacin del crdito des-taca por ejemplo el avance que ha venido obser-vando el dato de crdito al consumo y en l las ventas que se han generado en bienes durables, un fenmeno que se da cuando los consumidores al percibir los inicios de la recuperacin econmica tienden a expandir su gasto en este tipo de bie-nes. Por otra parte es favorecedora la expectati-va de recuperacin en los niveles de empleo para este ao. De acuerdo a informacin difundida hace unos das, en 2010 se generaron 730 mil empleos, y para 2011 el gobierno estima la creacin de 810 mil plazas de trabajo adicionales.

    Las reas de economa esperan que el consu-mo privado crezca de forma interanual 4.7%, que es una tasa ms alta con respecto al 3.0% que re-gistr en el mismo mes del ao anterior. En cuanto al PIB en el 1T11 la estimacin es de un crecimien-to de 3.3% de forma interanual, mejorando la ca-da de -2.5% que registr la economa en el mismo periodo de 2010.

    En conclusin, para los economistas el esce-nario de inicio de ao es de recuperacin. La cues-ta de enero no pinta mal, aspecto que est por verse ya que falta ver qu dicen nuestros bolsillos al fin de mes.

    [email protected]

    de

  • 18 estosdas10/01/11

    PRI

    Algunos de los tcnicos del Ac-tual gabinete estatal voltea-ron la cara hacia la poltica para seguir un rumbo dife-

    rente; uno de ellos es Jos Alberto Alonso Ovando, diputado electo por el PRI para el II Distrito y que se incorpo-rar a la XIII Legislatura en marzo de 2011. Desde la administracin anterior ha desfilado por varios puestos pbli-cos como cercano colaborador del an-terior y el actual ejecutivo del Estado; siendo el ms reciente la titularidad de la Secretara de Planeacin y Desarro-llo Regional, (Seplader). Estosdas lo entrevist sobre su nueva encomienda y la lnea que seguir en ella.

    Tiene usted la visin clara de lo que ser una diputacin y planes para llevar a la XIII Legislatura?

    Tengo y llevar a la prxima le-gislatura una serie de propuestas, que incluyen la creacin, reforma, y actualizacin de varias leyes. Una de mis prioridades en la vida pblica, pri-mero como colaborador del gabinete estatal ocupando diversos cargos en la Secretara de Turismo, la de Desarro-llo Econmico, la Seplader y otros de menor rango, ha sido el trabajo arduo y el cumplimiento con pasin de las tareas que se me han encomendado. Al igual que mis dems compaeros diputados tengo la intencin de darle

    un giro total a la prxima legislatura, hacer un buen papel.

    Pareciera que est descali-ficando las tareas de la actual legislatura...

    Para nada, no quiero ni de ca-sualidad que se malinterprete mi opinin; los diputados de la XII Le-gislatura han hecho bien lo que les corresponda hacer, pero siempre hay que mejorar las cosas. La mayora de las leyes, por ejemplo, deben actua-lizarse constantemente sobre todo en estados como Quintana Roo donde la mayora de las actividades econmi-cas se someten a un mayor dinamis-mo que en otras partes del pas, el crecimiento poblacional es incesante y la violencia acapara las primeras planas de los diarios del estado.

    Respecto a la violencia, un tema ahora sensible para los quin-tanarroenses, cul ser su lnea de accin?

    La seguridad pblica es un tema toral que tendremos que abordar casi de inmediato luego de la integracin de la XIII Legislatura, pues se ha con-vertido en la principal preocupacin de los quintanarroenses, y hacer ms efi-ciente el combate a la delincuencia fue una de mis propuestas de campaa.

    Debemos preguntarnos qu se

    est haciendo por mejorar la seguri-dad pblica y disminuir la delincuen-cia, y para ello tenemos que partir desde varios parmetros: el 95 por ciento de los delitos que se cometen en la entidad son en contra del pa-trimonio familiar, es decir, el robo a casas particulares y negocios, y esto significa que la mayora de los ladro-nes no buscan hacer una fortuna con la comisin de ese delito sino conse-guir algo de dinero para sobrevivir. Entonces una de las causas de este problema es el desempleo y, por tan-to, debemos atacar este mal social. No podemos cometer el mismo error del Gobierno federal, que ataca al cri-men organizado con violencia, sino que debemos otorgarle a la poblacin opciones de desarrollo para que no sean tentados a caer en las redes de la delincuencia.

    Otro inconveniente es que las corporaciones policiales, las encar-gadas de combatir al crimen, carecen de buen armamento, equipo y prepa-racin; entonces debemos enfocarnos en otorgarles las herramientas nece-sarias para que ejerzan de manera efi-ciente su oficio.

    Pero tiene usted algn obje-tivo especfico dentro de su pro-puesta de reformar las leyes?

    Claro, Quintana Roo necesita

    Debemos Dejar atrs las improvisaciones en las

    polticas pblicasJos Alberto Alonso Ovando

  • 19estosdas10/01/11

    PRI

  • 20 estosdas10/01/11

    PRI

    recobrar mayor competitividad que, por lgica, deber traer mayores in-versiones tanto del interior del pas como extranjeras, y no slo en in-fraestructura turstica, que debe ser cada da ms competitiva y de mejor calidad, sino en otras actividades, como la industria, que en la entidad se ha enfrentado a mltiples obst-culos para progresar.

    Para hacer ms competitivo al estado se requiere que el gobierno invierta una mayor cantidad de re-cursos pblicos en diferentes rubros, como el educativo. Tambin es cierto que es una premisa que el Gobierno por s solo no crea empresas, ni diver-sifica la actividades econmica y, por supuesto, tampoco genera las ofertas de trabajo; para esto se necesita de la iniciativa privada y, por tanto, debern facilitarse las condiciones legales.

    Esto requiere, por naturaleza, de crear o reformar varias leyes. As como Quintana Roo, sobre todo la par-te norte, es un gran cliente de mer-cancas nacionales y del extranjero, tambin debe ser exportador y no slo de servicios tursticos sino tambin de bienes que puedan elaborarse en la entidad. sta no es una tarea fcil; la prxima legislatura intentar que se faciliten las condiciones para producir y vender pero, con la produccin debe asegurarse la comercialializacin.

    Entonces las leyes vigentes son obsoletas?

    Algunas, no todas, como ya men-cion la creacin de leyes se debe su-jetar a la dinmica propia de las ac-tividades econmicas que se practican en Quintana Roo, que todos se incor-poren al desarrollo del estado y que saquen ganancias de ello.

    Tal como lo han hecho nuestros antecesores, los diputados de la XIII Legislatura revisaremos las leyes y crearemos otras, de tal manera que haya certeza en todas las inversiones y actividades econmicas que ya se practican y nuevas; que ningn inver-sionista se complique la vida pero que todos laboren dentro del marco legal.

    Podra mencionar algunas leyes que deban crearse o mo-dificarse?

    Por ejemplo, se necesita refor-mar la Ley de Pesca para que se fo-mente la acuacultura y se castigue

    con mayor severidad la pesca furtiva, sobre todo de especies reservadas. Ya es tiempo de fijar castigos ms se-veros y rgidos en contra de quienes capturen de manera ilegal el caracol blanco, adems de otras especies protegidas o sujetas a veda.

    La pesca y produccin controlada de escama y otras especies marinas es un filn de riqueza que no se ha ex-plotado de manera efectiva; debemos crear leyes o modificar las vigentes para fomentar esas actividades. Otra que espero impulsar es la Ley Artesa-nal; hay en el estado unos mil artesa-nos laborando casi a la deriva y esa actividad va aparejada al turismo.

    Qu ha impedido que algu-nas actividades econmicas, de las que usted menciona no se ha-yan concretado?

    Puede atribuirse a varias causas, pero la principal se debe a las defi-ciencias de la Ley de Desarrollo Urba-no. Se debe delimitar de una vez por todas las reas que deban destinar-se a cada actividad, turismo, vivien-da, industria, reas verdes, parques y dems, para tener un crecimiento urbano ordenado, un tema que no ha sido tomado en cuenta de manera se-ria por las autoridades.

    El desarrollo de Quintana Roo debe hacerse en base a una mejor planeacin. Si alguna vez se improvi-saron las cosas ya no podemos seguir hacindolo. Por la experiencia que he adquirido en los puestos pblicos que he ocupado, no slo debemos crear ms empleos sino que stos sean cada vez mejor pagados; nos falta mejorar la calidad y especializacin de la mano de obra y, a las instituciones de educa-cin superior que hay en el estado, les debemos sugerir que ofrezcan educa-cin acadmica que pueda desempe-arse en la entidad.

    Pero para concretarse sus propuestas legislativas se requeri-r cada vez de ms recursos, tan-to oficiales como de la iniciativa privada...

    Por supuesto, y para ello deben actualizarse las leyes hacendarias locales, opino que no es prudente crear ms impuestos pero s ampliar la base tributaria.

    Y es que todava se practica en Quintana Roo, en porcentajes muy

    altos, la llamada economa subterr-nea, es decir, la prctica de alguna ac-tividad econmica sin pagar impues-tos, lo que genera una competencia desleal para quienes estn al da en el pago de sus tributos. Entonces el pro-blema no es que los impuestos sean bajos o insuficientes, sino que son muy pocos los ciudadanos que cum-plen con esta obligacin.

    Como ejemplo tenemos a Benito Jurez, que posee un alto nivel de en-deudamiento pero tambin un margen muy bajo de recaudacin. Y no habla-mos de un municipio pobre, sino que se trata de uno de los ms importan-tes del pas por la cantidad de divisas que genera. Si esta es su realidad, Por qu tiene problemas econmi-cos y de recaudacin? la respuesta es simple: no todos pagan. Nuestra res-ponsabilidad como legisladores enton-ces es proporcionar a los municipios las herramientas necesarias para que combatan a los morosos.

    Y su relacin con los dems diputados electos? incluyendo a los de los otros partidos polticos

    Es buena. Ya hemos dialogado to-dos tanto en reuniones formales como informales, y puedo decirte que tengo la impresin de que los prximos le-gisladores tienen la suficiente madu-rez y preparacin poltica para hacer un buen papel. Tenemos la obligacin de hacer equipo, de pugnar por un mejor futuro a fuerza de crear mejo-res leyes, no porque las actuales sean obsoletas, sino porque las cosas deben ser cada vez mejores. Quintana Roo es un estado joven, pero por eso mismo todos debemos hacer mejor las tares que nos corresponden.

    Por ltimo, cul ser su fu-turo poltico una vez que conclu-ya su gestin de legislador? algu-nas versiones no oficiales sugie-ren que se inscribir en seis aos como candidato a la gubernatura

    No deben adelantarse las co-sas. Yo no creo que los funcionarios y polticos deban promoverse antes de tiempo y menos desde un puesto pblico; no quise aprovecharme de mi posicin en la Secretara de Planeacin y Desarrollo Regional para obtener mi curul, por lo que no tengo anteceden-tes de ser un chapuln. El futuro se lo debemos dejar al futuro. de

  • 21estosdas10/01/11

    xxx

  • 22 estosdas10/01/11

    Porque somos un proyecto serio

    Chetumal: (983) 118-4114, 118-4115 Cancn: (998) 887-5413

    www.estosdias.com.mx

    Seis meses: $500Un ao: $900

    Suscrbase

  • 23estosdas10/01/11

    Hctor Sosa

    Hoy en Quintana Roo los ni-os y las nias representan el futuro de esperanza, como lo han sido durante lo que va de

    la actual administracin, lo que obliga a redoblar esfuerzos a favor de ellos, destac el Gobernador del Estado, F-lix Gonzlez Canto, antes de cortar la tradicional rosca de reyes, durante el festejo realizado en la Explanada de la Bandera.

    Acompaado de la primera traba-jadora social de Quintana Roo, Narce-dalia Martn de Gonzlez y sus hijos Flix Lenn y Victoria Patricia Gonzlez Martn, el Gobernador reiter el valor de la familia y la de estar unidos, ya que es la forma de vivir pacficamente, por tal motivo, exhort a la ciudadana

    a continuar por ste sendero.Al dirigirse al pblico infantil, Gon-

    zlez Canto dijo que las fiestas de Na-vidad, Fin de Ao y Reyes, representan un gran valor para la familia son tiem-pos de unidad y una gran convivencia que motiva a todos a ser mejores.

    Los nios representan el gran te-soro de Quintana Roo y merecen este tipo de festivales, que coinciden con la conclusin de una de las temporadas ms bonitas del ao, como lo es el da de Reyes, apunt.

    Por su parte, Ruiz Morcillo felicit al Sistema DIF Estatal y a su titular, Narcedalia Martn de Gonzlez, por la emotiva fiesta que prepararon para los cientos de nios que acudieron a la Explanada y dijo: Se nota que donde hay corazn siempre habr alegra.

    Enseguida, felicit a todos los ni-

    os y los conmin a observar el espec-tculo de corte internacional.

    Gonzlez Canto, al igual que el presidente municipal de Othn P. Blanco, Andrs Ruiz Morcillo, tuvieron la suerte de ganarse un mueco en la rosca y, posteriormente, repartieron decenas de balones al pblico, para darle paso a la presentacin de la ar-tista internacional Danna Paola.

    Fueron ms de ocho mil ciudada-nos quienes corearon por ms de una hora el espectculo de la joven artista, quien levant al pblico al interpretar el tema Mundo de Caramelo y Las Divinas, que la hicieran famosa.

    Al evento asistieron la presidenta del DIF Municipal, Mara Antonia Her-nndez de Ruiz y sus hijos; la direc-tora del DIF Estatal, Lizbeth Loy Song Encalada, entre otros invitados.

    Los nios son eL futuro de Quintana roo: fLix GonzLez

    de

  • De portada

    24 estosdas10/01/11

    URBANISMO ESPECULATIVO

    Y EN CRISIS

  • 25estosdas10/01/11

    Vivienda y ciudad

    La perversin en la construccin y venta de vivienda de inters social en Quintana Roo ha significado, adems de un buen negocio para autoridades, empresas financieras y constructoras, un ciclo especulativo que eleva el precio de los inmuebles y atenta contra los pobres. La gente de bajos ingresos paga de entrada un sobreprecio del 40 por ciento por las cajas de concreto que adquiere. se es el porcentaje que se destina para comisiones, gastos financieros y mochadas, y duplica el precio de las precarsimas moradas, las que se construyen con los materiales ms baratos y con un regateo de costos que las hace vulnerables y a menudo invivibles, en un medio de altas presiones climticas que demanda obras inmobiliarias de alto compromiso institucional.

    URBANISMO ESPECULATIVO

    Y EN CRISIS

  • De portada

    26 estosdas10/01/11

    Hctor Sosa

    En Quintana roo no sE constru-yen viviendas de inters so-cial, se edifican cajas de con-creto sobre tapetes urbanos

    mal planeados y nada sustentables que esconden debajo millonarios ne-gocios fraudulentos entre funcionarios de todos los niveles de gobierno y em-presarios constructores. La asociacin entre ambos constituye el soporte del

    urbanismo especulativo que afecta a los habitantes ms pobres, que tienen que pagar casi el doble por viviendas psimas y nada funcionales.

    En los ltimos tres aos la enti-dad ha despuntado en la edificacin de vivienda de inters social, casi se han construido 20 mil nuevas casas. Sin embargo el 40 por ciento del precio de las unidades no forma parte del costo de produccin, sino que se destina al pago de prebendas, mochadas, gastos

    financieros y comisiones, dice el arqui-tecto Juan Carral OGorman, autor del estudio Vivienda y ciudad. Reflexiones para una mejor construccin de nues-tro entorno, y amplio conocedor del tema inmobiliario y del urbanismo en Quintana Roo.

    El costo de produccin de una vivienda de inters social que actual-mente se est vendiendo en 220 mil pesos, en realidad es de cuando ms unos 132 mil pesos; es decir, 88 mil

    Los programas de vivienda son negocios bajo la mesa que atentan contra los pobres, y las ciudades son cada vez ms enemigas

    de la convivencia y el humanismo.

  • Vivienda y ciudad

    27estosdas10/01/11

    el Costo de ProduCCin de una vivienda de inters soCial que aCtualmente se est vendiendo en 220 mil Pesos, en realidad es de Cuando ms unos 132 mil Pesos; es deCir, 88 mil Pesos menos. esos Casi 90 mil Pesos extra Por unidad es lo que se distribuye entre Cuotas disCreCionales bajo la mesa o moChadas Para las autoridades que intervienen en la asignaCin, el desarrollo y la suPervisin de las obras, desde funCionarios muniCiPales que regulan los usos de suelo, autoridades estatales que intervienen Con inCentivos Para fomentar la edifiCaCin, funCionarios federales que emiten las manifestaCiones de imPaCto ambiental, emPresas finanCieras que aPortan los Crditos y hasta las ConstruCtoras que edifiCan las viviendas. es un negoCio que en los ltimos tres aos y slo en quintana roo ha registrado gananCias de, Cuando menos, 2 mil millones de Pesos.

    pesos menos. Esos casi 90 mil pesos extra por unidad es lo que se distri-buye entre cuotas discrecionales bajo la mesa o mochadas para las auto-ridades que intervienen en la asigna-cin, el desarrollo y la supervisin de las obras, desde funcionarios munici-pales que regulan los usos de suelo, autoridades estatales que intervienen con incentivos para fomentar la edi-ficacin, funcionarios federales que emiten las manifestaciones de impacto ambiental, empresas financieras que aportan los crditos y hasta las cons-tructoras que edifican las viviendas. Es un negocio que en los ltimos tres aos y slo en Quintana Roo ha regis-trado ganancias de, cuando menos, 2 mil millones de pesos.

    Quintana Roo es un estado lder en la construccin de casas de inte-rs social y se ve reflejado en cifras porque la pobreza patrimonial ha dis-minuido. Sin embargo la estructura del financiamiento sobre la que son otorgados los crditos para la adqui-sicin de vivienda genera incentivos perversos. Adems de que el costo de las viviendas es del doble del que

    debera ser se estn otorgando crdi-tos a gente que no tiene capacidad de pago, lo cual repercute en dficit p-blico porque los terrenos cuestan y los subsidios a la construccin tambin.

    Fraccionamientos tumba

    Otro punto por el cual el seg-mento de construccin de vivienda de inters social es muy rentable se debe a que la entidad tambin es l-der en la recepcin de inmigrantes pobres. Ese tipo de colonizacin es la que proporciona enormes ganancias porque es el principal sector al que est dirigida la oferta.

    El especialista en economa finan-ciera y monetaria y profesor-investi-gador de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), Alfredo Castillo Polan-co, asegura que el sector de la cons-truccin de vivienda se encuentra en riesgo, debido a la manera en que los crditos son otorgados a familias que no pueden cubrir los pagos de sus hi-potecas, incentivos que estaran en-

    caminando al colapso al sector y a la economa (Estosdas 173).

    Carral dice que una vivienda de inters social de 38 metros cuadrados cuesta 220 mil pesos, de los cuales el 40 por ciento no es un costo directo de produccin, mientras que si se compra un departamento o una casa en Puerto Cancn, que cuesta un milln de dla-res, no se aplican comisiones, gastos financieros ni honorarios exorbitantes. Pero una vivienda de inters social tie-ne una cantidad de costos que no se aplican directo al material.

    Sostiene que se debe redefinir el esquema de construccin de vivien-das. En la actualidad se ofrecen en el mercado viviendas de 2.30 metros de alto, sin ventilacin adecuada ni espa-cios pblicos, y con muros de concreto de siete centmetros. En las tempora-das de calor hay tres grados ms de calor adentro que afuera.

    Dice que estamos creando tum-bas para la gente, y que a pesar de que las casas se venden a precios muy elevados stos no suben con el tiempo, por lo que el valor del patri-monio de las familias no aumenta.

  • De portada

    28 estosdas10/01/11

    en CanCn no hay ms de dos Calles Peatonales, insiste. mientras que en esPaa los urbanizadores estn derrumbando los Puentes a desnivel Para haCer Calles Peatonales, aqu el Progreso son los Puentes de ese tiPo. hay que Preguntarnos el Costo de esa infraestruCtura y del modelo de urbanismo. las Ciudades en quintana roo no son soCial ni ambientalmente sustentables, sentenCia.

    No dudo que haya desarrollos que s logren que las familias que compren vean aumentar el valor de su patri-monio. Sin embargo la mayora de la vivienda econmica no tiene la plus-vala esperada. Si las cosas no cam-bian la poltica de crecimiento en vi-vienda social seguir siendo estadsti-cas, nmeros, negocios y crditos. No ser convivencia, comunidad, plusva-la, cohesin social, espacio pblico y oportunidad de trabajo.

    Pobreza social, pobreza urbana

    En su estudio Juan Carral sostie-ne que la edificacin indiscriminada de vivienda mal planeada genera baja calidad de vida y pobre conectividad urbana. Y analiza el caso de Cancn, una ciudad 100 por ciento planeada y que hoy no tiene identidad local, es-pacios para caminar, parques, arqui-

    tectura patrimonial, sus habitantes no tienen memoria. Aqu la selva, man-glares y reas naturales han sido re-emplazados por pavimento, colonias sin servicios adecuados y mal conec-tadas entre s.

    Es una ciudad polarizada por sectores muy definidos en base al nivel econmico y con una imagen urbana basada en el consumo; los fraccionamientos cerrados que pro-meten plusvala y seguridad florecen

    Carral

  • 29estosdas10/01/11

    por doquier. Ante la falta de vida urbana y espacio pblico se opta por fraccionamientos con seguridad, guetos, exclusin.

    En la pgina 44 de su trabajo elabora una radiografa de Cancn. En color amarillo se encuentra la par-te ms antigua de la ciudad, que tie-ne un promedio de vida de entre 20 y 30 aos. All hay supermanzanas, un gran mercado como corazn de la ciudad, calles curvas fluidas, la vivien-da aqu, los comercios ac, glorietas con smbolos acuticos y esculturas, vivienda construida a un ritmo muy rpido, vivienda multifamiliar mezcla-da con la unifamiliar, camellones con arboles, calles con nombres propios locales: Uxmal, Chichn, Yaxchiln, Tulum, Cob

    Esta zona no ha generado ri-queza ni sustentabilidad. Las calles, el cableado, las aceras y las edifica-

    ciones han envejecido de manera no-toria y el mercado ha buscado otras opciones, por lo que la mayor parte de la oferta inmobiliaria tiene que ver con lo privado, con la caseta de se-guridad en los accesos, con los po-licas que se quedan dormidos en la noche, con pagos de mantenimiento del condominio. Es una segmenta-cin de los habitantes y la negacin total de una ciudad que se camina, que se vive sin el coche, que goza de una vida urbana variada.

    En azul enmarca la zona ms po-bre y donde habita la clase trabaja-dora de menor nivel social, educativo y econmico. La nomenclatura de las calles tiene nmeros infinitos, trazado de retcula. Muchas de estas colonias primero fueron invasiones, con casas de uno y dos niveles mximo. Abunda la pobreza visual y de equipamientos, no hay vegetacin o es muy escasa.

    Predomina la autoconstruccin, den-sidad y poca altura de edificaciones. La conectividad formal con la ciudad a travs del transporte es precaria. A esta zona se le llama las Regiones, que van de la 60 a la 250.

    Carral identifica en naranja la zona mixta entre planeacin, espe-culacin privada y mezcla de usos de suelo. El rea es la ms demandada actualmente porque se encuentra cer-ca del centro de la ciudad.

    En Cancn no hay ms de dos ca-lles peatonales, insiste. Mientras que en Espaa los urbanizadores estn derrumbando los puentes a desnivel para hacer calles peatonales, aqu el progreso son los puentes de ese tipo. Hay que preguntarnos el costo de esa infraestructura y del modelo de urba-nismo. Las ciudades en Quintana Roo no son social ni ambientalmente sus-tentables, sentencia.

    esta zona no ha generado riqueza ni sustentabilidad. las Calles, el Cableado, las aCeras y las edifiCaCiones han envejeCido de manera notoria y el merCado ha busCado otras oPCiones, Por lo que la mayor Parte de la oferta inmobiliaria tiene que ver Con lo Privado, Con la Caseta de seguridad en los aCCesos, Con los PoliCas que se quedan dormidos en la noChe, Con Pagos de mantenimiento del Condominio. es una segmentaCin de los habitantes y la negaCin total de una Ciudad que se Camina, que se vive sin el CoChe, que goza de una vida urbana variada.

  • 30 estosdas10/01/11

    Objetivo: atentar contra los habitantes

    En su trabajo Planeacin y modelo urbano: el caso de Cancn, Quintana Roo, los investigadores de la Universi-dad Autnoma del Estado de Mxico, Juan Caldern y Mara Orozco, sostie-nen que histricamente la base del pro-ceso de urbanizacin turstica en Quin-tana Roo y en Cancn ha sido el consu-mo de espacios naturales y paisaje, lo cual ha conformado un sistema lineal de ciudades costeras ubicadas en la franja litoral que concentran el 74 por ciento de la poblacin de la entidad.

    Su emplazamiento a lo largo de la lnea de costa, dicen, contrasta con la existencia de numerosas localida-des dispersas con caractersticas ru-

    ral-urbanas y rurales acentuadas. No obstante que la importancia de Can-cn estriba en el nmero de visitantes que recibe cada ao y en la derrama econmica que aporta a la economa estatal y nacional, su vertiginoso cre-cimiento turstico no corresponde con la construccin y mejora de la infraes-tructura urbana.

    Mencionan que el modelo urba-no de la ciudad turstica de Cancn es producto de cuarenta aos de in-tervencin pblica y privada, pero se presenta hoy como un modelo desar-ticulado cuya dualidad expone la opu-lencia de la zona turstica frente a la precariedad de las regiones. La duali-dad urbana se aprecia como resultado de la inoperancia de los mecanismos de intervencin y planeacin urbana, los cuales fueron slo considerados

    en funcin de las necesidades del sec-tor turstico, el cual se ha consolidado como rector del proceso de urbaniza-cin de toda la entidad.

    Las consecuencias del cre-cimiento urbano desordenado y anrquico de Cancn se aprecian en la proliferacin y alto flujo de vehculos en la Zona Hotelera, en el deterioro ambiental, as como en la falta de infraestructura y abastecimiento de servicios p-blicos, lo que no permite que la ciudad tenga una movilidad p-tima. Estos aspectos evidencian que el modelo se encuentra en crisis, e incluso nos atrevemos a decir en declive, lo que limita cada vez ms el desarrollo urba-no integral en beneficio de sus habitantes.

    De portada

    de

  • 31estosdas10/01/11

    xxx

  • 32 estosdas10/01/11

    Una entrevista con Isidro Santamara Casanova.

    La presencia del Sector Obrero en Quintana Roo, con slo cuatro regidores, no es esperanzadora. Por el contrario, su perfil junto con el del PRI se desdibuja en el escenario poltico estatal. Ante ello se gesta una red poltica que pretende, como primer paso, innovar la forma de seleccin de candidatos del PRI. Ms all de los intereses de cada sindicato, debemos buscar coincidencias y formar un frente slido ante el capitalismo salvaje de la derecha, dice en esta conversacin Isidro Santamara Casanova, el lder estatal de la CTM.

    LA RED POLTICA OBRERA

    Nicols Durn de la Sierra

    pArA isidro sAntAMArA cAsA-nova, dirigente estatal de la Confederacin de Trabaja-dores de Mxico, la realidad

    poltica del Sector Obrero del PRI en Quintana Roo no puede ser peor: pese a representar a poco ms de 100 mil agremiados, apenas si goza de repre-sentacin pblica. Junto con la CROC, la otra central obrera, alcanzan slo cuatro regiduras.

    Este fenmeno, adems, no es exclusivo del estado. En el mbito na-cional el sector obrero tambin ha ido a la baja, al grado que, en el Congre-so federal, tenemos apenas ocho de

    500 diputaciones y en el Senado de la Repblica alcanzamos slo dos de los 128 escaos. Estamos en retroceso y ello pone riesgo mucho de lo avanzado en Mxico en materia laboral.

    Se presentar un escenario es-tatal difcil en lo inmediato si no lo-gramos, junto con la CROC y otros grandes sindicatos en el estado como los de burcratas, telefonistas y traba-jadores del Seguro Social, crear una red poltica obrera que pueda incluso presentar candidatos comunes para el proceso electoral del ao prximo.

    Buscaramos una frmula median-te la cual, de manera inversa a la habi-tual, sea la red obrera la que presente candidatos al Revolucionario Institucio-

    nal para que el partido los abandere. Con ello, adems, se apoyara la re-generacin del PRI, una regeneracin que es urgente, pues en las pasadas elecciones perdimos cinco municipios.

    Santamara no esconde su moles-tia por lo que llama un descalabro anun-ciado. En las elecciones del 2010 el que gan fue el gobernador Flix Gonzlez Canto. Ganaron sus candidatos, no los del PRI. Fue un pleito poltico simulado y eso lo sabemos todos. El sector obrero del estado no tuvo el apoyo necesario para lograr cargos de eleccin popular.

    Perdimos, repito, cinco municipios; y si despus de esto el partido no nos brinda el apoyo que merecemos, bien puede darse un nuevo descalabro; ms,

  • PRI

    33estosdas10/01/11

    todava: se dar de seguro. El sector obrero, la CTM, da su apoyo a los can-didatos del PRI por conviccin, es cier-to, pero tambin por conveniencia, y en este tema no hemos visto claro.

    La red

    La posibilidad de la creacin de la Red Poltica Obrera, no obstante, se antoja difcil dados los intereses parti-culares de los grandes sindicatos, los que de modo tradicional han estado por encima de los acuerdos. No dije que fuera a ser fcil, pero la red es ms necesaria que nunca si queremos, como sector, recuperar los espacios polticos perdidos.

    Hoy ni la CTM ni la CROC tenemos la estatura suficiente para exigir cuentas al Congreso o al propio gobernador, pero juntos s que podemos hacerlo y esto es aplicable tambin para el partido, al que hemos permitido que nos haga a un lado. Nos necesitamos y creo que hemos aprendido esto de la manera ms cruda, es decir, perdiendo elecciones.

    En estos momentos la red en crea-cin no tiene nombres, pero es obvio que una diputacin obrera beneficia a todas las centrales, pues hablamos el mismo idioma. Antes tenamos un acuerdo tcito de respeto mutuo, pero no de colaboracin, y ahora en lo que toca a la unidad del sector, tratamos de ser congruentes con lo que predicamos.

    El dirigente gremial explica que en este sentido se han dado avances sustanciales, como la celebracin de reuniones de trabajadores sobre cam-bio climtico en la pasada COP 16 rea-lizada en Cancn, o las jornadas con-tra las adicciones en el sector obrero u otras acciones similares en lo que respecta a la salud pblica.

    La red que estamos integrando en Quintana Roo bien puede servir de ejemplo para otros estados y aun

    En las elecciones del 2010 el que gan fue el gobernador Flix Gonzlez Canto. Ganaron sus candidatos, no los del PRI. Fue un pleito poltico simulado y eso lo sabemos todos. El sector obrero del estado no tuvo el apoyo necesario para lograr cargos de eleccin popular. Perdimos, repito, cinco municipios; y si despus de esto el partido no nos brinda el apoyo que merecemos, bien puede darse un nuevo descalabro; ms, todava: se dar de seguro. El sector obrero, la CTM, da su apoyo a los candidatos del PRI por conviccin, es cierto, pero tambin por conveniencia, y en este tema no hemos visto claro.

    Este caso, el de las outsourcing, es muestra clara de los efectos del retroceso de la participacin legislativa de los trabajadores en el Congreso. Nuestros diputados se han opuesto una y otra vez a la expansin de estos negocios con razones slidas, vlidas, pero sus voces no son suficientes para imponer sus puntos de vista.

    para las centrales nacionales. Un sec-tor obrero unido podra enfrentar los embates del gobierno federal por pul-verizar al sector. Nos hablamos, cier-to, pero no nos entendemos. Un frente obrero slido es lo mejor que le puede pasar a la sociedad mexicana.

    Las nefastas outsourcing

    De entre los temas pendientes del sector obrero, destaca con urgen-cia el dar un nuevo marco legal a las empresas outsourcing (negocios ter-ceristas dedicados a la contratacin de empleados sin que stos gocen de garantas sindicales), las que en una gran cantidad de casos lesionan los derechos de los trabajadores.

    Hasta hace poco, por ejemplo,

    este tipo de negocios se encargaban de contratos de por lo menos 500 em-pleados, pero hoy las encuentras has-ta en pequeos establecimientos de cuatro o cinco trabajadores. La caren-cia de una regulacin justa de estas empresas no slo, como dije, vulnera a los trabajadores, sino tambin a las empresas que los contratan.

    Este caso, el de las outsourcing, es muestra clara de los efectos del re-troceso de la participacin legislativa de los trabajadores en el Congreso. Nuestros diputados se han opuesto una y otra vez a la expansin de estos negocios con razones slidas, vlidas, pero sus voces no son suficientes para imponer sus puntos de vista.

    De muy poco sirve la calidad de nuestras voces frente a los embates empresariales de Accin Nacional. Re-querimos de ms diputados y sena-dores. De hecho, muchsimos de los legisladores pristas, y aun perredistas y petistas, pueden ser inscritos en las filas de la derecha, pues se encuentran muy lejos de los intereses de las ma-yoras nacionales.

    Aqu en Quintana Roo la situacin es similar en lo que toca a la orienta-cin de los cuatro diputados por Can-cn; sin excepcin, todos ellos tienen intereses empresariales y esos mis-mos intereses tienen voto en el Con-greso del Estado. La legislatura por entrar est en situacin semejante, lo que no augura un futuro promisorio para los trabajadores.

    Sin duda, finaliza, la red pol-tica obrera que se gesta en Quintana Roo servir, antes que nada, para la defensa de los derechos laborales de toda la poblacin, no slo de los afilia-dos a algn sindicato. No se trata slo de atajar a las empresas outsourcing, sino de hacer un frente poltico a una verdadera embestida de un liberalismo econmico salvaje. de

  • Territorios

    34 estosdas10/01/11

  • Economa

    EL DISCURSO ECONMICO

    PRESIDENCIAL, DISCURSO ES

    En su primer mensaje del ao, el presidente Felipe Caldern afirm que en el 2011 la nacin mexicana dejar atrs las secuelas de la crisis econmica que inici en el 2008. Pero analistas econmicos y directivos de asociaciones de empresarios concuerdan en que la economa mexicana seguir perdiendo dinamismo en el ao que inicia y su caracterstica principal ser la de un elevado desempleo, como resultado de la desaceleracin externa, la limitada capacidad productiva interna y el poco margen de maniobra poltica del pas.

    Alfredo coutio, director de anlisis para Amrica Latina de Moodys Analytic, decla-r a El Universal el pasado 4

    de enero que se prev un escenario de menor crecimiento para el 2011, debi-do a factores endgenos como la dbil inversin en maquinaria y construccin y la mala situacin del empleo y los salarios, que limitarn la capacidad de

    compra en el pas. En cuanto a los fac-tores externos, la desaceleracin de la economa estadounidense y la crisis de la Zona Euro, que traer como conse-cuencia un ajuste estructural en Euro-pa, permiten vaticinar que la burbuja de oxgeno para el desempeo de las exportaciones mexicanas se encuentra en su ltima fase.

    Jos Luis de la Cruz Gallegos, di-

    35estosdas10/01/11

  • Territorios

    36 estosdas10/01/11

    rector del Centro de Investigacin en Economa y Negocios (CIEN) del Insti-tuto Tecnolgico de Monterrey, seal en su ya tradicional pronstico anual de la economa que no puede pen-sarse que el mundo podr mantener un desempeo econmico similar al de 2010, particularmente en aquellos pases y regiones que han apostado su salud econmica al comercio exterior al mismo tiempo que sacrificaron su mercado interno, como es el caso de Mxico, que centr sus esperanzas de crecimiento en un solo pas, Estados Unidos, cuya economa no se recupe-rar sino hasta 2014.

    En el caso mexicano al contex-to descrito se le debe agregar que los mecanismos internos que deberan compensar la desaceleracin fornea no se han ni siquiera puesto a revi-sin. Errneamente se piensa que el gasto del gobierno ser capaz de in-centivar el crecimiento, situacin que no ocurrir por el hecho de que las necesidades de productividad, com-petitividad, creacin de empleo y alza de los salarios no son cubiertas por el gasto pblico, al menos en la forma que se ejerce.

    Como ejemplo se puede plantear a los salarios: nada en las erogacio-nes del sector pblico evitar que los salarios mnimos se incrementen ni-camente en los dos raquticos pesos diarios que les concedi una comisin que una vez ms ha mostrado su ino-perancia. Ese incremento ha sido re-basado antes de entrar en vigor por el aumento en la leche y la tortilla, o en lo prospectado para la gasolina, el consumo de agua y el transporte p-blico, declar De la Cruz Gallegos el pasado 3 de enero en rueda de prensa en Monterrey.

    De acuerdo con datos del INEGI, cerca de 6 millones de mexicanos reciben como pago a su trabajo un salario mnimo o menos, y otros 10 millones perciben cuando mucho dos salarios mnimos. El aumento de dos pesos que aprobaron los legisla-dores no significar mucha ayuda en un ao en que la desaceleracin ex-terna volver a tomar mal parada a una economa mexicana sumida en el letargo de la falta de una planeacin productiva con contenido social, dijo Jos de la Cruz, quien aadi que du-rante 2011 el pas no podr evitar la tradicional desaceleracin econmica

    que suele presentarse el ao previo al proceso de elecciones presidencia-les (julio de 2012).

    Las Mipymes, como siempre, abandonadas

    En el que fue su primer discurso oficial del 2011, Caldern asegur que su gobierno apoyar los proyectos de los mexicanos, mediante el financia-miento para emprendedores de micro, pequeas y medianas empresas, lo que incentivar el crecimiento econ-mico y la generacin de empleos.

    Y es que, segn datos del INEGI, de las 4 millones de empresas que existen en el pas, 99 por ciento son Mipymes, cuyas operaciones se clasifi-can principalmente en tres campos de accin: comercio, industria y servicios. En este tipo de empresas se concentra el 72 por ciento de la fuerza laboral y se genera el 52 por ciento del Producto Interno Bruto.

    Pero de acuerdo con especialistas en Mxico este sector de la economa es ineficiente por la gran volatilidad en su generacin y crecimiento. Ericka Castillo, gerente encargada del Pro-grama de Desarrollo PyME, de Adec-co (compaa internacional de recur-sos humanos), inform en un informe publicado el pasado 2 de enero en la pgina web www.adecco.com.mx, que en el pas las probabilidades de xito de estos tipos de empresas en el mer-cado laboral es de 25 por ciento, muy por debajo de la media mundial que es de alrededor de 40 por ciento.

    Las Mipymes en Mxico en-frentan serios obstculos, les falta capacidad de innovacin y asesora empresarial; no son competitivas ms all del mercado local ya que desconocen los preceptos bsicos de la eficiencia administrativa. La Secretara de Hacienda, en su lti-mo informe anual correspondiente al 2010, asegur que destin a estas clulas econmicas un 40 por ciento ms de recursos respecto al 2009. Pero lo que no mencionaron es que el 97 por ciento de estos fondos fueron dirigidos a las Mipymes de autoem-pleo, por ejemplo, la tiendita de la esquina, lo que resta competitividad al pas, seal Ericka Castillo.

    Y es que mientras los permisos para instalar una changarro cues-

    tan en promedio 10 mil pesos, para arrancar una empresa pequea o me-diana especializada el desembolso para cubrir con todas las normas y re-quisitos que solicita el gobierno puede ir desde 50 mil hasta 200 mil pesos, segn datos otorgados por Ren Or-tiz, directivo de Canacintra, el pasado 16 de diciembre.

    Ortiz mencion adems que para cubrir los trmites laborales de regis-tro ante la Secretara del Trabajo se tardan hasta seis meses, mientras que otros pases como Estados Unidos ofrecen el servici