Estudio 48: La Presencia Sanadora de Dios (Ezequiel 41.1 a 48.35) 8 de diciembre de 2009 Estudio 48:...

download Estudio 48: La Presencia Sanadora de Dios (Ezequiel 41.1 a 48.35) 8 de diciembre de 2009 Estudio 48: La Presencia Sanadora de Dios (Ezequiel 41.1 a 48.35)

of 32

  • date post

    24-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    218
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Estudio 48: La Presencia Sanadora de Dios (Ezequiel 41.1 a 48.35) 8 de diciembre de 2009 Estudio 48:...

  • Iglesia Bblica Bautista de AguadillaLa Biblia Libro por Libro, CBP

  • *ContextoEzequiel41.1 a 48.35

  • *Versculo Clave:"Y junto al ro, en la ribera, a uno y otro lado, crecer toda clase de rboles frutales; sus hojas nunca caern, ni faltar su fruto. A su tiempo madurar, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto ser para comer, y su hoja para medicina." (Ezequiel 47.12, RVR60)

  • Verdad CentralLa esperanza cumplida de la nueva vida dad por Dios se ver en sus acciones de justicia, en su mensaje sanador y en su presencia constante con su pueblo.*

  • *Que el alumno demuestre: Conocimiento de la maneras en que Dios, por su presencia sanadora, trae salud a su pueblo.Actitud de afirmar la presencia sanadora de Dios en su propia vida y de compartir este mensaje con otros.

  • Oracin*

  • TrasfondoEl gran clmax, tanto de la historia de Israel como del libro, llegar cuando Dios restaure a su pueblo y establezca de nuevo la comunin con l. Las evidencias principales del cambio sern la edificacin del templo, la venida del Mesas y la presencia de la gloria de Jehov. Estos grandes eventos ocurrirn en el reino milenial. *

  • Visin del templo restaurado (Ezequiel 40-42)*

  • Visin del templo restaurado (Ezequiel 40-42)La descripcin del milenio empieza con una visin del templo restaurado. Esta promesa de la reedificacin del santuario consolara a quienes haban visto la destruccin del templo antiguo.El nuevo templo ser totalmente diferente al que haban conocido y a cualquier otro construido hasta el da de hoy. Sus caractersticas no corresponden al que edificaron al regresar del cautiverio. Este templo se construir con el fin de facilitar la adoracin milenial.*

  • Visin del templo restaurado (Ezequiel 40-42)Al final, el varn mide la totalidad del rea del templo (el muro que lo rodea): Quinientas caas de ancho por quinientas de largo! Estas medidas equivalen a un conjunto arquitectnico de aproximadamente mil quinientos metros (1 milla) por lado. As que no se trata de un templo semejante a ninguno conocido; ser hecho por Dios mismo. Los abundantes detalles que se dan indican que al Seor le gusta el orden y la belleza.*

  • Visin del templo restaurado (Ezequiel 40-42)Las dimensiones del santuario presentan un problema. En todo Israel, como se conoce, no cabe un edificio semejante. Esto puede resolverse por medio de los cambios topogrficos que habr cuando venga el Mesas (Isaas 40:45; Zacaras 14:49). As, la descripcin llega a ser una confirmacin de su naturaleza milenial.*

  • Visin del templo restaurado (Ezequiel 40-42)"Todo valle sea alzado, y bjese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo spero se allane. Y se manifestar la gloria de Jehov, y toda carne juntamente la ver; porque la boca de Jehov ha hablado." (Isaas 40.4-5, RVR60)*

  • Regreso de la gloria de Jehov (Ezequiel 43.1-12)Al estar listo el templo para la venida del rey, se realizar el evento ms significativo: La gloria de Dios regresar a l. Esto haba sido esperado desde el momento en que lo haba abandonado como menciona el libro al principio.Ezequiel vuelve a ver la gloria de Jehov tal como la vio cuando dej el templo a causa de las abominaciones del pueblo. El profeta queda tan impresionado con la grandeza de Dios esta vez como al principio, y se postra ante l de nuevo.*

  • Bosquejo de EstudioLa presencia de Dios vista en actos de justicia (Ezequiel 45:8-10)La presencia de Dios vista en el ro que sale del templo(Ezequiel 47.1-6) La presencia de Dios vista en la tierra sanada(Ezequiel 47.7-12)La presencia de Dios vista en el nuevo nombre para Jerusaln(Ezequiel 48.35)

    *

  • La presencia de Dios vista en actos de justicia (Ezequiel 45:8-10)**

  • La presencia de Dios vista en actos de justicia (Ezequiel 45:8-10)"Esta tierra tendr por posesin en Israel, y nunca ms mis prncipes oprimirn a mi pueblo; y darn la tierra a la casa de Israel conforme a sus tribus. As ha dicho Jehov el Seor: Basta ya, oh prncipes de Israel! Dejad la violencia y la rapia. Haced juicio y justicia; quitad vuestras imposiciones de sobre mi pueblo, dice Jehov el Seor. Balanzas justas, efa justo, y bato justo tendris." (Ezequiel 45.8-10, RVR60)**

  • La presencia de Dios vista en el ro que sale del templo (Ezequiel 47.1-6) **

  • La presencia de Dios vista en el ro que sale del templo (Ezequiel 47.1-6) "Me hizo volver luego a la entrada de la casa; y he aqu aguas que salan de debajo del umbral de la casa hacia el oriente; porque la fachada de la casa estaba al oriente, y las aguas descendan de debajo, hacia el lado derecho de la casa, al sur del altar. Y me sac por el camino de la puerta del norte, y me hizo dar la vuelta por el camino exterior, fuera de la puerta, al camino de la que mira al oriente; y vi que las aguas salan del lado derecho. Y sali el varn hacia el oriente, llevando un cordel en su mano; y midi mil codos, y me hizo pasar por las aguas hasta los tobillos. Midi otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta las rodillas. Midi luego otros mil, y me hizo pasar por las aguas hasta los lomos. Midi otros mil, y era ya un ro que yo no poda pasar, porque las aguas haban crecido de manera que el ro no se poda pasar sino a nado. Y me dijo: Has visto, hijo de hombre? Despus me llev, y me hizo volver por la ribera del ro." (Ezequiel 47.1-6, RVR60)**

  • La presencia de Dios vista en la tierra sanada (Ezequiel 47.7-12)*

  • La presencia de Dios vista en la tierra sanada (Ezequiel 47.7-12)"Y volviendo yo, vi que en la ribera del ro haba muchsimos rboles a uno y otro lado. Y me dijo: Estas aguas salen a la regin del oriente, y descendern al Arab, y entrarn en el mar; y entradas en el mar, recibirn sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ros, vivir; y habr muchsimos peces por haber entrado all estas aguas, y recibirn sanidad; y vivir todo lo que entrare en este ro. Y junto a l estarn los pescadores, y desde En-gadi hasta En-eglaim ser su tendedero de redes; y por sus especies sern los peces tan numerosos como los peces del Mar Grande. Sus pantanos y sus lagunas no se sanearn; quedarn para salinas. Y junto al ro, en la ribera, a uno y otro lado, crecer toda clase de rboles frutales; sus hojas nunca caern, ni faltar su fruto. A su tiempo madurar, porque sus aguas salen del santuario; y su fruto ser para comer, y su hoja para medicina." (Ezequiel 47.7-12, RVR60)*

  • La presencia de Dios vista en el nuevo nombre para Jerusaln(Ezequiel 48.35)*

  • La presencia de Dios vista en el nuevo nombre para Jerusaln(Ezequiel 48.35)"En derredor tendr dieciocho mil caas. Y el nombre de la ciudad desde aquel da ser Jehov-sama." (Ezequiel 48.35, RVR60)*

  • La presencia de Dios vista en el nuevo nombre para Jerusaln(Ezequiel 48.35)Finalmente, se le pone un nombre a la ciudad, la nueva ciudad se llamar Jehov-sama. Este nombre quiere decir Jehov est all, que corresponde a Emmanuel (Dios con nosotros).El nombre asignado representa la caracterstica ms significativa de la ciudad. Lo que faltaba a lo largo del libro llega a ser lo ms importante: La presencia de Jehov.*

  • AplicacionesEl sacerdote tena que mantenerse santo, conforme a las elevadas normas de purificacin y santidad. En el Nuevo Testamento, todo creyente recibe el ministerio del sacerdocio, para dirigir la adoracin a Dios. (1 Pedro 2:9; Apocalipsis 1:56).Exige Dios las mismas normas de santidad y pureza de parte de los creyentes hoy? Cules son las implicaciones de esta verdad para nuestra vida?*

  • AplicacionesHabiendo conocido la justicia de Dios para castigar, podemos tambin apreciar su grandeza para restaurar. El mismo que orden el juicio es quien manda la restauracin.Dios nos trata a nosotros en la misma manera hoy que cuando corrigi y bendijo a Israel. Cuando no le creemos y somos desobedientes, nos disciplina. Pero cuando confiamos en l y obedecemos su palabra, nos bendice.Qu podemos aprender del ejemplo de Israel? Cmo debemos responder al trato de Dios para con nosotros? Trate de repasar los eventos principales del libro de Ezequiel. Cmo debemos responder a cada una de nuestras circunstancias para gozar lo mejor que el Seor quiere darnos?*

  • AplicacionesSe ha notado que el principal problema de Israel era que haba olvidado la grandeza y gloria de Dios. Haca falta recordarles quin es Jehov. El regreso de la gloria del Seor para morar en medio de ellos, les ayudar a recordarle y seguirle.Nosotros debemos vivir conscientes tambin de la grandeza y gloria de nuestro Dios. Para lograrlo, tenemos que pasar tiempo en su presencia, para llegar a conocerlo mejor. Cunto tiempo pasa usted en la presencia del Padre celestial cada da? Lo importante no es la cantidad de tiempo; sino conocerle personalmente para satisfacer la sed espiritual y recordar quin es l.*

  • AplicacionesDecida apartar un tiempo diario para estar en la presencia del Seor. De esa manera, puede asegurarse de no olvidarlo y de vivir consciente de su gloria. El reconocimiento de la naturaleza de Dios transformar su vida. *

  • AplicacionesEl concepto de Dios como amigo cercano puede dar lugar a ser presuntuosos en nuestra relacin con l.Pero el Seor es ms que un amigo. Es nuestro Rey. Al reconocer su gloria y poder, debemos arrodillarnos delante de l de todo corazn. Esta actitud de adoracin verdadera transformar nuestra vida. Si no reconocemos su grandeza, es posible que, tal como lo hizo con Israel, el Padre celestial tenga que ensearnos a nosotros quin es l. Esperamos que Dios nunca tenga que decir de nosotros: Y sabrn que yo soy Jehov, por motivo de alguna disciplina divina.*

  • AplicacionesAntes de terminar este estudio, tome un momento para evaluar su relacin con el Seor. Lo conoce personalment