Gu­a de Miln

download Gu­a de Miln

of 6

  • date post

    07-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    218
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Guía de Milán

Transcript of Gu­a de Miln

  • 1Milnbperfect

    bconnected

    ReservacionesCENTRAL DE RESERVAS Tel + 34 902 306 106 Fax + 34 934 188 447 E-mail reservations@theperfecthotels.com

    NUMEROS LOCALES

    BERLIN + 34 902 306 106 ESTOCOLMO + 34 902 306 106 TOkIO + 34 902 306 106 LONDRES + 44 203 051 4664 OSLO + 34 934 188 447 SyDNEy + 34 934 188 447ROMA + 39 069 926 8272 NUEVA yORk + 1 212 796 5628 MONTREAL + 1 514 667 9588PARIS + 33 170 617 378 BRUSELAS + 32 280 80 929 ZURICh + 41 435 004 261DUBAI + PRAgA + 420246019267 AMSTERDAM + 31 202 629 673hELSINkI + 358942599745 IRLANDA + 353766060052 LUxEMBURgO + 35220203608

    INFORMACINProblemas en ciudades: Telfono + 34 931 842 761

    125789

    11

    MILANO: Arte y MOdA

    bknownApuntes Histricos

    baroundTransporte

    bdeliciousGastronoma y restaurantes

    bpartyEventos culturales

    bmovingPuntos de inters

    bfunEspectculos

    ndice

  • 1 iln ha demostrado, a lo largo de su historia, una gran capacidad para recon-struirse. Y es que, despus de ser fundada por tribus galas en el siglo IV a.C., la que es considerada la segunda ciudad ms importante de Italia ha resurgido de sus cenizas tras ser saqueada por los godos, por el ejrcito de Barbarroja y finalmente por los aliados en la II Guerra Mundial.

    2

    Aunque Roma ostente la capitalidad italia-na, Miln posee el motor de la economa del pas, sobre todo en lo que a industria y moda se refiere. Una ciudad no muy gran-de acoge una gran densidad de poblacin y de trfico, pero que permite a quien la visite disfrutar a la vez de los mejores es-caparates de la moda ms actual y de una vasto legado de iglesias, baslicas y pala-cios bien conservados y que datan de una poca en la que la ciudad se convirti en un referente en toda Europa. En muchas de sus calles se detecta el carcter van-guardista y empresarial del italiano ms moderno. Se hace imprescindible tomar un caf en cualquier esquina rodeado de milaneses elegantes, entrar en cualquier boutique del quadrilatero doro de la moda y visitar tanto la tercera iglesia ms grande del mundo (la primera entre las gticas), el Duomo, como uno de los iconos de la pe-

    Apuntes Histricos

    Para ms informacin, llame +34 931 842 761

    Miln, arte y moda

    Una gua prcticaSituada en medio del valle del ro Po, Miln acoge a ms de 1.300.000 habitantes (la segunda ciudad italiana ms poblada, como casi siempre por detrs de Roma).En esta gua alcanzamos a hacer un recorrido por los lugares de inters turstico ms destacados y ofrecemos una primera impresin de la ciudad lombarda. Seleccionamos lo fundamental para que disfrutes de una inol-vidable escapada de fin de semana o un puente de tres o cuatro das. Por eso en las siguientes pginas nos detenemos en determinados barrios, monumentos y museos, descartando otros elementos que requieren de una visita de mucho ms tiempo.

    La comuna de MilnA partir del ao 402, en el que pierde su condicin de capital, Miln entra en su primera fase de decadencia. Saqueada y conquistada por diferentes tribus e impe-rios, es completamente destruida tras una guerra entre griegos bizantinos y godos. El general bizantino Narses comienza a re-construirla en 568, aunque poco despus pasa a ser gobernada por los lombardos desde Pava. En el ao 774 pasa a manos de arzobis-pos francos, lo que supuso un renacimien-to de la economa y el nacimiento, ya en el siglo XI, de la comuna. El norte de Italia volva a girar en torno a Miln. Sin embar-go, con la invasin del ejrcito de Federico I Barbarroja en 1162, la ciudad volva a verse reducida a las ruinas.

    La hora del arteLa dinasta de los Visconti se hace con el poder de la ciudad. Llegan artistas reconocidos y es cuando se construyen el Castello y el Duomo. Tras los Visconti, en 1450 los Sforza aportaron paz y an ms dosis de arte. El Ospedale Maggiore o Ca Granda o Santa Maria delle Grazie, con la impresionante La ltima cena de Leonardo fueron creadas bajo la poderosa familia Sforza.Con la decadencia del Renacimiento, Miln tambin perdi fuelle, pasando a formar parte del Imperio de Carlos V. Bajo dominacin espaola se crearon ms murallas, an conocidas como las murallas espaolas, adems de obras barrocas y algunas reconstrucciones. Con la Guerra de Sucesin en Espaa, Miln pas a formar parte del Imperio Austrohngaro hasta 1859, con la excepcin de la poca

    ra, La Scala. Y, si queda tiempo, siempre es posible escaparse para conocer alguno de los lagos que estrechan la ciudad.

    M La antigua Mediolanum (en medio de la llanura) pas a formar parte del Imperio Romano en el ao 222 a.C. Rpidamente se convirti en una floreciente ciudad com-ercial, alcanzando la independencia polti-ca y administrativa. Su crecimiento fue tal que en el ao 286 d.C. pas a convertirse en la capital del Imperio Romano de Occidente, adems de residencia del em-

    perador Maximino. Siempre a la sombra de Roma, tambin se erigi en punto de referencia del cristianismo. Son los aos de San Ambrosio, la primera gran figura de renombre de la historia de Miln. Gracias a su influencia se construyen hasta cuatro baslicas, San Simpliciano, SantAmbrogio, San Lorenzo y San Nzaro.

    napolenica. Es cuando la ciudad renace a nivel econmico y cultural. El arquitecto Giuseppe Piermarini disea el Teatro alla Scala y reconstruye el Palazzo Reale, dotando a la ciudad de una vida cultural de gran calidad. Bonaparte es derrotado y Miln se convierte en un icono del Ro-manticismo, adems de todo un referente en la lucha por la independencia italiana. Con la ayuda de las peras de Verdi, los milaneses expulsan al ejrcito austrohn-garo... aunque vuelven a ser ocupados por la potencia centroeuropea.

    Capital econmica del pasTras la unificacin de Italia, Miln sigui sin ser la capital poltica de la nacin. Pero s se eriga en capital econmica y cultural, cualidad que parece no haber perdido hasta el da de hoy. La industria y las infraestructuras creadas por los austrohngaros dieron sus frutos. Miln vio cmo aumentaba su poblacin de manera considerable, lo que conllev algunas consecuencias sociales, como la creacin de algunos sindicatos, se produjeron las primeras huelgas y manifestaciones y se produjo una gran protesta en 1898 que acab con numerosos incidentes. Poco despus se originaba el Futurismo, que se identificaba con las ideas artsticas, culturales e incluso polticas de la poca. Con la llegada de la Segunda Guerra Mun-dial, Miln resisti y fue la ltima gran ciu-dad italiana en permanecer bajo el control de los fascistas. El 26 de abril de 1945, la ciudad lombarda vio cmo se exhiban los cadveres del Duce y de algunos de sus ms fieles oficiales en el Piazzale Loreto, el

    mismo lugar donde das antes se haban producido una serie de fusilamientos por rdenes de Mussolini.

    La ltima reconstruccinEn 1946, con la reapertura del Teatro alla Scala (que haba sido bombardeado durante la guerra), Miln volva a renacer de entre sus cenizas. Ya entre los aos 60 y 80 Miln se puso al frente de un importante desarrollo industrial, en el que tambin participaban Gnova y Turn. Hoy en da vive ciertos problemas de integracin de la poblacin inmigrante y de trfico, con un gran trfico rodado que colapsa el centro muy frecuentemente. En todo caso, las luces de las principales marcas de la moda y la recuperacin de alguna de sus joyas de arte clsico la han vuelto a colocar en el grupo de las principales ciudades europeas. Un lugar poblado de elegantes negociadores natos que se encomiendan a la tradicin, la sofisticacin y la ambicin a partes iguales. Que pueden otorgar la misma pasin du-rante una pera en La Scala, observando las acciones de la bolsa de la ciudad o durante un partido de ftbol en el Estadio de San Siro.

  • 3Disfrute de esta gua en su ipod www.theperfecthotels.com4

    La moderna Miln se rige por el mismo horario que toda la Europa Occidental, es decir, GMT +1 hora. El clima es relativa-mente bueno, con bajas temperaturas en invierno (1 C de media en enero) y normales en verano (con temperaturas un tanto ms bajas que otras ciudades italianas, espaolas o francesas, con 28C grados de media en julio). No hay, en todo caso, temperaturas extremas en casi ningn mes del ao. La poca ms propi-cia y que recomendamos para visitar la capital lombarda es la primavera, cuando las brisas aclaran el aire y la ciudad adqui-ere colores diferentes. Los precios suelen subir ligeramente en verano, cuando ms turistas visitan la ciudad.A la hora de moverse por Miln, hay unas cuantas zonas peatonales, pero bien es cierto que es una ciudad con mucho tr-fico y muchas motos, a veces se ignoran los pasos de cebras y se aparca en las aceras, por lo que recomendamos que aquellas personas que viajen con nios presten atencin en algunas calles. Por tanto, se desaconseja alquilar un coche para moverse por sus calles. Hay com-paas que alquilan bicicletas y motos, aunque la opcin tambin es relativamente arriesgada.La ciudad se ubica en medio de una maraa de canales, que constituan una fuente de riego para las llanuras de Lom-barda a la vez que enlazaban el norte con el sur y que fueron perdiendo importancia a medida que creca el sector industrial, hasta llegar al punto de soterrar muchos de ellos. An quedan algunos canales en el barrio de los Navigli, cerca de la univer-sidad de Bocconi, un barrio con mucha

    Consejos tilesactividad nocturna. Para recorrer la ciudad a pie, las zonas ms tranquilas son Brera, el casco histri-co o el barrio de los Navigli. La zona de la moda (il quadrilatero doro) invita tambin a pasear tranquilamente y detenerse en los innumerables escaparates. Hoy en da el centro se encuentra al noroeste, alrededor de la estacin central de Mussolini, y est dominado por el rascacielos Pirelli, que data de 1956. En cuanto al transporte pblico, uno puede optar por el tranva, el metro, los trolebuses y los autobuses, adems del passante ferroviario, un servicio a medio camino entre el tren y el m