Nº 56 • JUNIO 2015 SAFA/Familia SAFA 56 · PDF file Por el misterio pascual de...

Click here to load reader

  • date post

    15-Apr-2020
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Nº 56 • JUNIO 2015 SAFA/Familia SAFA 56 · PDF file Por el misterio pascual de...

  • Nº 56 • JUNIO 2015

  • EDITORIAL HAY TIEMPO PARA TODO

    Queridos [email protected] de la Familia Sa-Fa.

    Dentro de muy poco tiempo vamos a comenzar el descanso estival. Es muy probable que en este tiempo ya estemos dado muchas vueltas al cómo y dónde iremos de vacaciones. Seguramente habéis consultado a agencias turísticas itinerarios, alojamientos, precios y otras circunstancias. Pensar en ello es importante, pero lo es mucho más pensar qué vamos a hacer, cómo vamos a distribuir nuestro tiempo y qué frutos queremos sacar de estos días de descanso.

    No faltan quienes planifican unas vacaciones frenéticas y agotadoras, experi- mentando las mismas prisas, los mismos ruidos y tensiones que nos acucian a lo largo del año. De esta forma, retornan a sus ocupaciones habituales más cansados que cuando marcharon. Para descansar y reponer fuerzas, para comenzar un nuevo curso escolar, pastoral o laboral, necesitamos desconectar de las ocupaciones ordinarias e, incluso, de los lugares de nuestra residencia habitual o trabajo. Para un cristiano, sin embargo, las vacaciones no deben ser un tiempo perdido, ni un paréntesis en nuestro camino de maduración humana y cristiana. Son más bien un período necesario para el reposo físico, psicológico y espiritual y un derecho que todos deberíamos poder disfrutar.

    Las vacaciones nos ofrecen la oportunidad de crecer, de formarnos, de reconstruir- nos por dentro, de recuperar la serenidad y la paz que nos roban las prisas acuciantes de la vida ordinaria. Las vacaciones no pueden ser una pura evasión ni una dimisión de los sanos criterios morales o una huida de uno mismo o del servicio a nuestros hermanos. Cada año son más los jóvenes, y también algunos adultos, que aprovechan las vacaciones para hacer una experiencia de servicio a los más pobres en el Tercer Mundo o incluso una experiencia misionera (CARUMANDA). Otros muchos jóvenes participaréis como monitores en los campamentos con niños y jóvenes de nuestra Pastoral; modos todos ellos magníficos de vivir unas vacacio- nes provechosas y enriquecedoras en el apostolado o en el servicio fraterno.

    Las vacaciones tampoco pueden ser un abandono de nuestras obligaciones religiosas, una hibernación de nuestras relaciones con Dios o una huida de Aquél en el que encontramos el verdadero y auténtico descanso. En nuestra relación con Dios no puede haber vacaciones. Todo lo contrario. Al disponer de más tiempo libre, hemos de buscar espacios para la interioridad, el silencio, la reflexión, la oración y el trato sereno, largo y relajado con el Amigo que nunca falla. Las vacaciones, también, son un tiempo propicio para realizar, al menos, unos días de retiro, buscando el silencio y el rumor de Dios que sólo habla en

    el silencio y al que podemos encontrar también contemplando las maravillas de la naturaleza. El mar, la montaña, los ríos, el amanecer y la puesta del sol, las noches estrelladas, los animales y las plantas nos hablan de Dios y pregonan las obras de sus manos (Sal 18,1-7).

    A todos, la Comisión de Vocaciones y Formación os deseamos unas felices, fecundas y cristianas vacaciones. Como en el caso de los discípulos de Emaús, el Señor nos acompañará siempre en nuestro camino (Lc 24, 13-15). Que lo descubramos a nuestro lado en la playa, en la montaña o en nuestros lugares de origen, a los que muchos retornaremos a la búsqueda de nuestras raíces. Que Dios nos bendiga, proteja y nos acompañe con su amor. Ojalá todos volvamos con más ganas de trabajar y de ser mejores.

    Para todos, un saludo fraterno en Jesús, María y José.

    Queridos [email protected] de la Familia Sa-Fa.

    Dentro de muy poco tiempo vamos a comenzar el descanso estival. Es muy probable que en este tiempo ya estemos dado muchas vueltas al cómo y dónde iremos de vacaciones. Seguramente habéis consultado a agencias turísticas itinerarios, alojamientos, precios y otras circunstancias. Pensar en ello es importante, pero lo es mucho más pensar qué vamos a hacer, cómo vamos a distribuir nuestro tiempo y qué frutos queremos sacar de estos días de descanso.

    No faltan quienes planifican unas vacaciones frenéticas y agotadoras, experi- mentando las mismas prisas, los mismos ruidos y tensiones que nos acucian a lo largo del año. De esta forma, retornan a sus ocupaciones habituales más cansados que cuando marcharon. Para descansar y reponer fuerzas, para comenzar un nuevo curso escolar, pastoral o laboral, necesitamos desconectar de las ocupaciones ordinarias e, incluso, de los lugares de nuestra residencia habitual o trabajo. Para un cristiano, sin embargo, las vacaciones no deben ser un tiempo perdido, ni un paréntesis en nuestro camino de maduración humana y cristiana. Son más bien un período necesario para el reposo físico, psicológico y espiritual y un derecho que todos deberíamos poder disfrutar.

    Las vacaciones nos ofrecen la oportunidad de crecer, de formarnos, de reconstruir- nos por dentro, de recuperar la serenidad y la paz que nos roban las prisas acuciantes de la vida ordinaria. Las vacaciones no pueden ser una pura evasión ni una dimisión de los sanos criterios morales o una huida de uno mismo o del servicio a nuestros hermanos. Cada año son más los jóvenes, y también algunos adultos, que aprovechan las vacaciones para hacer una experiencia de servicio a los más pobres en el Tercer Mundo o incluso una experiencia misionera (CARUMANDA). Otros muchos jóvenes participaréis como monitores en los campamentos con niños y jóvenes de nuestra Pastoral; modos todos ellos magníficos de vivir unas vacacio- nes provechosas y enriquecedoras en el apostolado o en el servicio fraterno.

    Las vacaciones tampoco pueden ser un abandono de nuestras obligaciones religiosas, una hibernación de nuestras relaciones con Dios o una huida de Aquél en el que encontramos el verdadero y auténtico descanso. En nuestra relación con Dios no puede haber vacaciones. Todo lo contrario. Al disponer de más tiempo libre, hemos de buscar espacios para la interioridad, el silencio, la reflexión, la oración y el trato sereno, largo y relajado con el Amigo que nunca falla. Las vacaciones, también, son un tiempo propicio para realizar, al menos, unos días de retiro, buscando el silencio y el rumor de Dios que sólo habla en

    el silencio y al que podemos encontrar también contemplando las maravillas de la naturaleza. El mar, la montaña, los ríos, el amanecer y la puesta del sol, las noches estrelladas, los animales y las plantas nos hablan de Dios y pregonan las obras de sus manos (Sal 18,1-7).

    A todos, la Comisión de Vocaciones y Formación os deseamos unas felices, fecundas y cristianas vacaciones. Como en el caso de los discípulos de Emaús, el Señor nos acompañará siempre en nuestro camino (Lc 24, 13-15). Que lo descubramos a nuestro lado en la playa, en la montaña o en nuestros lugares de origen, a los que muchos retornaremos a la búsqueda de nuestras raíces. Que Dios nos bendiga, proteja y nos acompañe con su amor. Ojalá todos volvamos con más ganas de trabajar y de ser mejores.

    Para todos, un saludo fraterno en Jesús, María y José.

    Familia Sa-FA: Suplemento del Boletín Nazaret. Divulgación cultural interna. N.º 56, Junio 2015 Coordinación: HH. Óscar Parro, Ricard Gómez, D.ª Ana Marta Sanz y D. Manuel Albarrán.

    Editan: Hermanos de la Sagrada Familia. Apdo. Correos 2124. 47080 – Valladolid. Depósito Legal: Bu-69-1997. Imprime: Imprenta Manolete, S.L.

    SUMARIO Editorial: Hay tiempo para todo . . 2

    Primeras Profesiones en la India . . . . . . . . . . . . 3

    Pascua: celebrar la vida . . 4

    Pascua: fiesta de familia . . . . . . . 5

    Madrid 75 Aniversario . . 6

    Encuentro Vocacional: ¡Da el paso! . . . . . . . . . . 8

    En el Año de la Vida Consagrada, Misión de los Hermanos: despertad el mundo . . . .10

    Entrevista a Belén, Irene, Laura y Minu . . . . . . . . . . . . . . .12

    Seguimos en contacto en verano . . . . . . . . . . . .14

    Noticias Sa-Fa . . . . . . . . .15

    Os presentamos la Comunidad de Palma de Mallorca . . . . .16

  • Como se repite cada año, parece que fuera ya algo “normal”.Otro mes de abril, rico en vocaciones de Hermanos. ¡Cuánto tenemos que dar gracias a Dios por estos regalos!

    Fue el pasado 18 de abril, cuando 6 nuevos jóvenes de la India daban su “sí” al Dios de la Vida, a través de la emisión de sus

    votos de pobreza, castidad y obediencia. Atrás quedaban las etapas previas del aspirantado en Madurai o Eluru. Se cerraba la fuerte experiencia de los 2 años de forma- ción entre Postulantado y Noviciado.

    La capilla de la casa de Eluru lucía un aire festivo digno de las ocasiones solemnes. Preside el Sr. Obispo de Eluru, Mons. Jaya Rao Polimera, al que acompaña el Obispo emé- rito, Mons. Mathew Cheriankunnel. Con ellos el H. Justo Rubio y unos 15 sacerdotes amigos de la Comunidad.

    La capilla está repleta: acompañan varios Hermanos de la Delegación, familiares de los profesos, los novicios y los aspirantes.

    La ceremonia se desarrolla con la solemnidad habitual en esta cultura india. El incienso, los cantos, las aclama- ciones y los cuidados gestos hacen que la ceremonia se desarrolle con una dignidad y cuidado destacados.

    Llegado el momento de la profesión, los nuevos profesos leen sus compromisos ante la asamblea, los firman sobre el altar y los entregan al H. David Rasero, Superior Provincial. Este les recibe en el Instituto con el tradicional abrazo de bienvenida.

    La fiesta continúa con una deliciosa comida en la que vuelven a reinar la fraternidad y la alegría por el crecimiento de la Familia Sa-Fa en l