Nutricion en Donantes Organos

Click here to load reader

  • date post

    23-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    323
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Nutricion en Donantes Organos

MONOGRAFA:NUTRICIN EN DONANTES-RECEPTORES DE ORGANOS-----------------------------------------------------------------------

1. ASPECTOS GENERALES 2 VALORACIN E INTERVENCIN NUTRICIONAL PREOPERATORIAS

3. TRATAMIENTO NUTRICIONAL EN EL POST OPERATORIO PRECOZ 3.1RECUPERACIONES METABLICAS POSTQUIRURGICAS 4 .SOPORTE NUTRICIONAL POSTOPERATORIO 4.1CASO CLINICO TRANSPLANTE HEPTICO 5. ALTERACIONES NUTRICIONALES TARDAS TRAS EL TRANSPLANTE HEPTICO 6. AYUDA NUTRICIONAL EN 6.1. PRE 6.2. POST 6.3. POST TRASPLANTE. TRASPLANTE INMEDIATO. TRASPLANTE TARDO. TRANSPLANTES

7. NUTRICIN EN PACIENTES RECEPTORES DE TRASPLANTE 8. CAUSAS DE DESNUTRICION EN PACIENTES CON TRANSPLANTES 9 FUNCIN DE LOS CIDOS GRASOS EN EL SISTEMA INMUNE 9.1LOS PUFAs Y SU MECANISMO DE ACCION. 10. NUTRICIN DESPUS DEL TRASPLANTE.

-----------------------------------------------------------------------------

1.ASPECTOS GENERALES:

El trasplante de rganos y tejidos es un tratamiento cada vez ms eficaz y frecuente. Los receptores de trasplantes comparten problemas nutricionales comunes, con independencia del tipo (alognico, autlogo, xenognico). El trasplante de rganos y tejidos se ha convertido en un tratamiento eficaz de enfermedades cardiacas, pulmonares y hematolgicas terminales. Estos pacientes presentan problemas nutricionales significativos. La intervencin nutricional antes del trasplante e inmediatamente despus el mismo incluye un monitoreo estrecho a corto, mediano y largo plazo que persigue: a. Reducir complicaciones. b. Evitar mortalidad. c. Reducir costos. d. Garantizar calidad sentida. e. Mejorar resultados. 2.Valoracin e intervencin nutricional pre-operatorias Son varios los factores que pueden ser causa de des nutricin en los pacientes con hepatopata avanzada candidatos a trasplante heptico2 (tabla I). De acuerdo con ello, la elevada prevalencia de malnutricin en estos pacientes ha sido constatada por varios autores3. La alteracin nutricional est relacionada tanto con la etiologa del fracaso heptico como con el grado de insuficiencia heptica, presentando criterios de desnutricin avanzada los pacientes con mayor nivel de disfuncin hepato-celular.

La frecuencia de desnutricin en los pacientes candidatos a trasplante ha sido estudiada de manera desigual en los diferentes tipos de trasplante. Los pacientes con enfermedad heptica crnica presentan de manera casi universal algn tipo de alteracin del estado nutricional. Los pacientes en lista de espera de trasplante heptico tienen una frecuencia de desnutricin leve comprendida entre el 20% y el 50% de los casos, en tanto que la desnutricin avanzada se aprecia con una frecuencia del 3% al 25%, segn las series publicadas. La diferente frecuencia est en relacin con la seleccin de candidatos a trasplante.

La malnutricin incide de manera importante sobre la mortalidad, tanto en la lista de espera al trasplante como en el periodo postoperatorio: los pacientes con mayor desnutricin presentan tambin un incremento en las complicaciones postoperatorias y en la mortalidad6, 7. Algunos autores han referido resultados contrarios, en el sentido de indicar que la situacin nutricional previa al trasplante no se encuentra afectada de manera importante y que tampoco es un factor predictivo de la presencia de complicaciones tras el trasplante8-10. Las diferencias en la patologa del fallo heptico, as como el tiempo de evolucin y la situacin clnica, parecen ser la causa de las discrepancias en los resultados publicados. No obstante, la valoracin nutricional mediante los parmetros habituales presenta muchos problemas en estos pacientes, debido a la interferencia de las alteraciones propias del fallo heptico. La valoracin nutricional subjetiva, realizada por un experto en problemas nutricionales, ha sido aplicada a estos pacientes, con buenos resultados11. Otros autores han indicado tambin la superioridad de otras pruebas de valoracin nutricional, como la determinacin de la "fuerza del puo" (handgrip strength)12 en el seguimiento de la desnutricin y la estimacin de riesgo quirrgico en estos pacientes. Los estudios de composicin corporal realizados a pacientes cirrticos candidatos a trasplante13 han mostrado un patrn de descenso predominante en la masa muscular y la masa celular corporal, con preservacin de la masa grasa en el 50% de los casos. Los pacientes con perfil hipermetablico presentaban un mayor grado de desnutricin, sugiriendo la prdida de los mecanismos de regulacin necesarios para adaptar el gasto energtico a los cambios en la composicin corporal en estos casos. A pesar de las dificultades de la valoracin nutricional en los pacientes candidatos a trasplante heptico, sta debe formar parte del protocolo de estudio de los pacientes que se encuentran en lista de espera al trasplante14. La valoracin del grado de desnutricin y su control mediante soporte nutricional debe ser un objetivo prioritario en los candidatos a trasplante heptico15. La restriccin proteica, frecuentemente aconsejada con vistas a la prevencin de la encefalopata, parece inapropiada teniendo en cuenta que la degradacin de las protenas endgenas contribuye en mayor medida que el aporte diettico a la sobrecarga nitrogenada. Parece ms adecuado, por tanto, intentar revertir el hipercatabolismo mediante un aporte calrico correcto, en lugar de basar el tratamiento nutricional en la restriccin proteica. La utilizacin de soluciones enriquecidas en aminocidos ramificados (AARR) puede representar ventajas teraputicas al conseguir mayor aporte proteico limitando el riesgo de

encefalopata, aunque su papel en los pacientes con insuficiencia heptica sigue siendo motivo de discusin16. Si bien la efectividad del soporte nutricional se encuentra actualmente bien establecida en pacientes cirrticos con desnutricin avanzada17, 18, la incidencia del soporte nutricional preoperatorio sobre la evolucin de los pacientes trasplantados ha sido estudiada en limitadas ocasiones. LeCornu y cols.19, en el nico estudio prospectivo y randomizado publicado hasta la fecha sobre este tema, no consiguen aportar datos concluyentes; los suplementos nutricionales en el preoperatorio no se acompaaron de un aumento en el aporte nutricional ni modificaron la evolucin postoperatoria, lo que fue interpretado como indicativo de la necesidad de llevar a cabo un seguimiento diettico de manera simultnea antes de sugerir la ineficacia del soporte nutricional preoperatorio en estos pacientes.

En espera de datos concluyentes, parece lgico mantener la idea de que el soporte nutricional preoperatorio habr de acompaarse del descenso en la morbimortalidad de los pacientes transplantados. En la tabla II se recogen las recomendaciones nutricionales aplicables en la fase previa al trasplante20.

2.Tratamiento nutricional en el postoperatorio precoz

Repercusiones metablicas postquirrgicas Todos los injertos hepticos sufren algn grado de lesin morfolgica y alteracin funcional desde el momento del diagnstico de muerte cerebral en el donante hasta su implantacin en el receptor. Las caractersticas de esta "lesin de preservacin-reperfusin", cuya expresin clnica ms grave es el "fallo primario del injerto", han sido revisadas por varios autores21, destacando el hecho de que la situacin nutricional del donante es uno de los factores que contribuyen a esta lesin del injerto. Existen datos experimentales que indican que el soporte nutricional en el donante heptico puede disminuir la lesin de preservacin e incrementar la recuperacin metablica del injerto22-24. No obstante, los criterios de "nutricin optima" en el donante heptico humano no han sido establecidos. La respuesta metablica ante el estrs quirrgico de los pacientes trasplantados es, desde el punto de vista cualitativo, similar a la que presentan otro tipo de pacientes, si bien se encuentra ntimamente relacionada con la funcin del injerto.

El nuevo hgado deber manejar el incremento del "pool" de aminocidos circulantes que se le presenta, tanto para la va neoglucognica como para la sntesis de protenas de fase aguda. Por lo tanto, la funcin heptica es crtica en esta fase de estrs metablico; si sta es inadecuada se produce un dficit energtico que debe ser suplido con el incremento de la oxidacin de los aminocidos ramificados en la periferia. Por otro lado, la ineficacia de la funcin heptica dar lugar a un incremento de los niveles plasmticos de aminocidos no metabolizados, como los aminocidos aromticos (AAA) y la metionina, los cuales intervendrn en el desarrollo de la encefalopata. El manejo de los substratos exgenos por el injerto heptico est relacionado con la funcin del mismo. Por ello, se han propuesto diferentes mtodos de valoracin que indicarn no solo la eficacia metablica del injerto sino tambin, desde un punto de vista terico, las caractersticas del soporte metablico-nutricional en el postoperatorio inmediato. Entre los mtodos de valoracin metablica del injerto heptico se encuen tran el ndice de aminocidos ramificados/ aromticos25, los niveles totales de aminocidos en plasma26, el aclaramiento central de aminocidos27, los niveles de nucletidos de adenina en la biopsia intraoperatoria del injerto28, la calorimetra indirecta intraoperatoria29 o elndice plasmtico de cuerpos cetnicos30. No obstante, en la prctica rutinaria, donde es difcil disponer de los parmetros anteriores, la valoracin de la funcin del injerto debe realizarse mediante la evolucin clnica, las habituales determinaciones enzimticas que informan del grado de colestasis y citlisis y la evolucin de los datos de coagulacin sangunea.

3.Soporte nutricional postoperatorio

Gran parte de los pacientes sometidos a trasplante heptico pueden recibir alimentacin oral al 5 da postoperatorio. No obstante, los pacientes que no son tratados con soporte nutricional precoz muestran un incremento en la eliminacin urinaria de nitrgeno que puede originar una prdida acumulada prxima a los 200 g durante la primera semana31. Este grado de hipercatabolismo, junto con la desnutricin previa, indicaran la necesidad de iniciar un soporte nutricional precoz.

Clsicamente, la Nutricin Parenteral (NP) ha sido utilizada de forma restringida en estos pacientes a causa del elevado riesgo de infeccin derivado de la inmunosupresin, siendo aplicada slo tras comprobar la imposibilidad de Nutricin Enteral. Por el contrario, otros autores han sido partidarios del soporte nutricional parenteral en las primeras 24-48 horas postquirrgicas. Reilly y cols. publicaron un estudio prospectivo y randomizado en el que, en comparacin con la fluidoterapia convencional, apreciaban una mejora del balance nitrogenado en los pacientes trasplantados sometidos a NP, junto a un descenso en el tiempo de ventilacin mecnica y una disminucin significativa del tiempo de estancia en UCI. Estos resultados justificaron, durante un tiempo, la instauracin de NP en las primeras 24-48 horas (una vez conseguida la estabilidad hemodinmica) y su mantenimiento durante la primera semana post-trasplante. El papel de la Nutricin Enteral precoz en los pacientes trasplantados fue motivo de estudios posteriores. Wicks y cols.realizaron un estudio para comparar la eficacia y la tolerancia de la NP frente a la NE precoz (mediante sonda nasogastro-yeyunal de doble luz) en estos pacientes. En 24 casos estudiados no apreciaron diferencias en la eficacia nutricional de ambas tcnicas, concluyendo que ambas eran similares y que los problemas tericos planteados acerca de las dificultades para la insercin intraoperatoria de la sonda no estaban justificados. Los autores indicaban que la NE podra representar ventajas en trminos de aparicin de complicaciones y coste asociado al tratamiento. Hasse y cols., en un estudio prospectivo y randomizado, compararon los resultados de la NE precoz (con sonda yeyunal) frente a la fluidoterapia convencional hasta la tolerancia a la alimentacin oral. Apreciaron diferencia significativa en el aporte calrico en el grupo de NE y un efecto beneficioso sobre la disminucin de las complicaciones infecciosas (significativo para las infecciones vricas) en este grupo de pacientes. Weimann y cols llevaron a cabo una encuesta para conocer el estado del soporte nutricional en centros de trasplante europeos. Los datos indicaron que la mayora de los centros aplicaba soporte nutricional postoperatorio precoz a los pacientes sometidos a trasplante heptico, de manera similar al tipo de soporte realizado tras otros tipos de ciruga digestiva. La colocacin de sonda nasoyeyunal durante la intervencin se realizaba en la mayora de los centros que respondieron al cuestionario aunque la utilizacin de un tratamiento combinado NE + NP era la prctica habitual. Cabe destacar que el tipo de anastomosis

biliar era determinante para el empleo postoperatorio de la NE; en los casos de anastomosis sobre"asa en Y de Roux" se retrasaba la NE o la alimentacin oral hasta el final de la primera semana postoperatoria. De acuerdo con los resultados indicados, la nutricin enteral precoz debe ser recomendada en los pacientes con trasplante heptico. La rutina aconsejable sera la insercin de una sonda naso-yeyunal durante el acto operatorio, con el fin de aplicar NE precoz en el postoperatorio, aunque sta sea de corta duracin (2-3 das) en los pacientes con buena evolucin (que recuperarn la nutricin oral en ese periodo). Una ventaja aadida es el poder disponer de una va de acceso al tubo digestivo en los casos que presenten una evolucin desfavorable; de otro modo, este grupo de pacientes se vera obligado a NP o requerira una insercin de sonda digestiva en el postoperatorio. El papel de algunos sustratos en la pauta nutricional ha sido investigado por otros autores. Plank y cols. han realizado un estudio para valorar el efecto del aporte de una dieta enriquecida en frmaconutrientes tanto en el preoperatorio como en la fase postoperatoria; sus resultados indican que, en comparacin con una dieta estndar, los pacientes que recibieron la mezcla de frmaconutrientes presentaron mejor estado nutricional en el preoperatorio y una mejor evolucin postoperatoria, con descenso significativo en la frecuencia de complicaciones infecciosas. En otro estudio dirigido a investigar el efecto del aporte de una mezcla de prebiticos y probiticos, Rayes y cols. apreciaron tambin un descenso en las complicaciones infecciosas en pacientes con trasplante heptico. Ambos estudios coinciden en el efecto favorable de la utilizacin de frmaconutrientes o simbiticos durante el trasplante heptico, por lo que, a pesar de que los resultados son preliminares, podra considerarse su utilizacin en la clnica. Adems de lo indicado, hay que considerar que la pauta nutricional debe estar adaptada a la funcin del injerto heptico y a la presencia de otras complicaciones que pueden surgir en esta fase, como la infeccin o la disfuncin orgnica en los casos de mala evolucin. Los pacientes con mala evolucin pueden requerir, por tanto, modificaciones en la va de aporte de nutrientes y/o cambios en la composicin de la dieta con el fin de adaptar el tratamiento nutricional a las caractersticas del proceso patolgico. En la tabla III se indican las recomendaciones generales para el soporte nutricional en la fase postoperatoria del trasplante heptico.

4.CASO CLINICO TRANSPLANTE HEPTICO El trasplante heptico constituye una alternativa vlida de tratamiento para los pacientes con hepatopata en fase terminal, tanto por los resultados alcanzados con la tcnica como por el mejor conocimiento de sus indicaciones, contraindicaciones y problemas asociados. El trasplante heptico se considera en algunos pacientes con hepatopata crnica avanzada de diferente etiologa y en pacientes con insuficiencia heptica aguda grave no reversible con las medidas de tratamiento convencional. Las principales patologas que son motivo de trasplante heptico son: cirrosis heptica de diversa etiologa (59% de los pacientes trasplantados), tumores hepticos (21%), cuadros colestsicos (5%) e insuficiencia heptica aguda grave (3%). En la pgina web de la Organizacin Nacional de Trasplantes (ONT) puede encontrarse informacin amplia y actualizada sobre las indicaciones y resultados del trasplante heptico . Las alteraciones metablicas y nutricionales que tienen lugar en los pacientes trasplantados no se limitan a la fase del periodo post-trasplante inmediato, durante la estancia de los pacientes en el hospital. Por el contrario, se inician en el momento en que la enfermedad basal comienza a afectar al estado nutricional y se desarrollan posteriormente durante el ciclo del trasplante, como consecuencia de diversos mecanismos. El manejo nutricional de los pacientes sometidos a un trasplante heptico ha de estar, por lo tanto, basado en varias consideraciones.

En la fase preoperatoria, la situacin nutricional de los candidatos se encuentra, en la mayora de los casos, dentro del rango de desnutricin propio de la hepatopata avanzada. En la fase postoperatoria, la respuesta metablica al estrs puede estar condicionada por la eficacia de la funcin del injerto heptico o por la presencia de complicaciones de diversa ndole. Por otro lado, ha de considerarse la posibilidad de modulacin de la sobrecarga funcional del injerto y de la influencia sobre la regeneracin mediante el empleo de sustratos nutricionales especficos. De acuerdo con lo sealado, el tratamiento nutricional de los pacientes con trasplante heptico debera dirigirse a los siguientes objetivos: 1) Realizar una valoracin nutricional preoperatoria y, de acuerdo con ella, una intervencin nutricional destinada a mejorar la situacin de los pacientes antes de la ciruga. 2) Establecer una pauta de soporte nutricional postoperatorio adaptada a las caractersticas de la evolucin del paciente y a las particularidades del tratamiento inmunosupresor. 3) Analizar el papel de sustratos especficos sobre la evolucin del paciente y la del injerto heptico. 4) Prevenir las complicaciones metablicas y nutricionales que pueden aparecer de manera tarda.

5.Alteraciones nutricionales tardas tras el trasplante heptico Una vez realizado el trasplante heptico y tras ser dados de alta del hospital, los pacientes no quedan libres de riesgo nutricional. Ello es debido a la interferencia de varios factores, como los efectos secundarios del tratamiento inmunosupresor, y a la posibilidad de desarrollar alteraciones metablicas con influencia sobre el estado nutricional. 5.1Efectos secundarios de los frmacos inmunosupresores A pesar de los avances en el desarrollo de los inmunosupresores, este grupo de frmacos es capaz de producir varios efectos secundarios. Aunque el incremento del riesgo de complicaciones infecciosas es la principal complicacin asociada a la inmunosupresin, los efectos nutricionales pueden ser tambin de importancia debido a diferentes mecanismos (tabla IV). 5.2Alteraciones del metabolismo lipdico La hiperlipemia, y el consiguiente desarrollo de una forma acelerada de arteriosclerosis, ha sido descrita en receptores de diversos trasplantes, entre los que se encuentran los hepticos. Muoz y cols.42, describieron la presencia de hipercolesterolemia en el 43% de un grupo de pacientes trasplantados

estudiados a los 18 meses del trasplante, hipertrigliceridemia en el 38%, aumento de LDL en el 33% y descenso de HDL en el 52%. La aplicacin del ndice de riesgo coronario mostraba valores significativamente superiores a los obtenidos preoperatoriamente. La causa de hipercolesterolemia parece estar relacionada con la medicacin inmunosupresora, probablemente a travs de un descenso en la degradacin del colesterol o el incremento de su sntesis. Adems del seguimiento y el tratamiento diettico, la hiperlipemia puede requerir tratamiento farmacolgico, lo que puede introducir un nuevo factor de alteracin nutricional debido a los efectos adversos de los frmacos hipolipemiantes (alteraciones intestinales, deficiencia de vitaminas liposolubles y de cido flico, hiperglucemia o alteraciones hepticas, entre otros). 5.3Obesidad Aparece en un elevado porcentaje de pacientes trasplantados (entre el 60% y el 70%)43 a partir del segundo mes postrasplante. En su desarrollo, se discute la incidencia de factores dietticos y se especula sobre su relacin con los frmacos inmunosupresores aunque en la mayora de los casos puede detectarse una historia familiar de diabetes, hiperlipemia, hipertensin o cardiopata arteriosclertica. Junto con el resto de alteraciones metablicas tardas en los pacientes trasplantados, la obesidad incrementa de manera importante el riesgo cardiovascular44. 5.4Osteoporosis Se ha referido la presencia de osteoporosis en pacientes con trasplante heptico, al igual que en otros tipos de trasplante45. La patognesis es compleja y no completamente conocida. Algunos factores de riesgo ya estn presentes en la fase pre-trasplante, tales como la inactividad fsica, prdida de masa muscular, o la propia enfermedad heptica que origina con frecuencia una situacin de osteopenia/osteoporosis. La prdida de masa sea es ms acusada en los primeros 6 meses despus del trasplante, coincidiendo con la fase de mayor intensidad del tratamiento inmunosupresor. Adems de los inmunosupresores, otros medicamentos, a travs de un efecto nefrotxico que reduce la sntesis de 1,25dihidroxicolecalciferol, pueden contribuir a la aparicin de osteoporosis tras el trasplante.

Enfoque Global. Depender de: RECEPTOR. DONANTE. ORGANO. 6.1FASES DE LA INTERVENCIN ALIMENTARIO-NUTRIMENTAL 6.1.1FASE PRETRASPLANTE

MECANISMOS DE LA DESNUTRICIN ENERGTICA-NUTRIMENTAL (DEN) EN EL PACIENTE RECEPTOR Ingesta oral inadecuada: anorexia, nuseas, vmitos, saciedad precoz, disgeusia, saliva espesa, disnea, ascitis. Iatrognicos: restricciones dietticas por la enfermedad. Aumento de prdida de nutrientes: diarrea, malabsorcin, vmitos, dilisis. Hipercatabolia: hipoxia, aumento del trabajo cardiaco y respiratorio. Efectos colaterales de la medicacin. Caquexia cardiaca. Se ha sugerido que la intervencin nutricional peritrasplante contribuir a reducir complicaciones, muertes y mejorar los resultados. OBJETIVOS Aportar cantidades adecuadas de energa, protenas y otros nutrimentos. Frenar o reducir la hipercatabolia. Promover anabolismo y cicatrizacin. Evitar la hiperalimentacin o hipernutricin. Modular la respuesta inmune. 6.1.2TRASPLANTE DE CORAZON-PULMON Es esencial una seleccin adecuada del paciente. La evaluacin nutricional es una etapa importante para estimar la probabilidad de xito del trasplante. Se debe tener siempre en cuenta: Historia clnica Historia diettica. Antropometra. Indicadores bioqumicos. Tiempo de espera para el trasplante. puede

6.1.3FASE POSTRASPLANTE INMEDIATO Estado hipercatablico importante. Incremento de la necesidades energticas y nutrimentales. Monitoreo metablico estrecho: calorimetra, N2 ureico urinario, albmina, prealbmina, linfocitos. Evaluar funcin ventilatoria. Conocer la medicacin concomitante. Reiniciar ingesta oral precozmente. Evaluar indicacin de dieta de bajo contenido microbiano. Si existe ingesta inadecuada, considerar suplementos industriales (enteral, parenteral, mixta). Los pacientes con Nutricin Parenteral Total deben recibir los lpidos con precaucin Infusiones > 5 mg/kg/min (pueden disminuir la contractilidad miocrdica y la hematosis alveolar). 6.1.4FASE POSTRASPLANTE TARDA Aterosclerosis del injerto. o Fenmeno de base inmunolgica. o Hipercolesterolemia. o Hipertrigliceridemia. o Hipertensin arterial. o Obesidad. Osteoporosis por uso de esteroides. o Obesidad. o Diabetes. Ciclosporina. o Hipertensin arterial. o Hiperpotasemia. o Hipomagnesemia. o Nefrotoxicidad.

DIRECTRICES CUIDADOS NUTRIMENTALES PACIENTES TRASPLANTE

DE EN CON DE

POST INMEDIATO

TARDO

CORAZN-PULMN PRETRASPLANTE Energa Protenas Grasas Glcidos Colesterol Sodio Calcio Lquidos Estril Cafena GMB + 20-30% 0.8 g/kg/d 1.2 GMB + 20% 1.2 g/kg/d 1.5 GMB + 20% 0.8-1.5 * Idem 50-60% energa 200-300 mg/d 90-180 mEq/d 1200-1500 mg/d No restriccin * Excepcin No si arritmia

< 30% energa Segn demanda 200-300 mg/d 60-90 mEq/d 800-1200 mg/d 1 3 L/d

Limitar grasa saturada Segn demanda 200-300 mg/d 90-135 mEq/d 800-1200 mg/d 1-3 L/d 90 das No si arritmia

No procede No si arritmia

7.NUTRICIN EN PACIENTES RECEPTORES DE TRASPLANTE El trasplante de rganos hoy en da se esta llevando a cabo con mas frecuencia para casos en los que los pacientes presentan una enfermedad crnica en algn rgano y este necesariamente tendr que ser reemplazado por otro; por lo tanto el estudio de la nutricin en los pacientes receptores de esos rganos es de vital importancia. Por que gracias a su alimentacin (nutricin) su organismo empezara a regenerarse y unindose con el rgano trasplantado, para que este proceso se lleve a cabo correctamente nuestros sistemas y aparatos deben estar perfectamente funcionales, para esto necesitaremos de energa y estos los obtendremos de nuestros alimentos debidamente balanceados de acuerdo al requerimiento de cada paciente. En la mayora de los casos se a encontrado que los pacientes no tienen una nutricin que pueda ayudar a su fcil recuperacin, enmarcando el valor que la nutricin tiene frente a estos casos.

Tenemos que tener en cuenta:

Realizar una valoracin nutricional preoperatoria, depende de este diagnostico se decidir que dieta nutricional recibir el paciente para ayudar a la mejora de nuestro paciente. Lograr que la dieta brinde soporte nutricional en cada paciente, con las particularidades que el tratamiento debe tener (inmunosupresor). Realizar un anlisis del paciente, su evolucin en los tejidos de los rganos recibidos y/o injertos. Ayudar a la prevencin de complicaciones metablicas y nutricionales que pueda presentarse en los pacientes.

8.Causas de desnutricin en pacientes con trasplantes: Medicamentos que pueden causar anorexia y disgeusia. Nauseas, vmitos, saciedad temprana (congestin heptica, ascitis) y diarrea; por aspectos emocionales o medicamentosos. Mala absorcin

de los alimentos (patologas hepticas).

Una interaccin de alimento-frmaco, frmaco alimento, frmaco-frmaco; estos pueden inhibirse o potenciar su efecto sobre el organismo del paciente. Pacientes que presenten disfuncin, hipertriglicemia, dficit proteico, alergias e intolerancias, insuficiencias cardiacas. Insuficiencia pulmonar, fibrosis qustica, metablica elevada (esfuerzo respiratorio).

distencin

torcica,

tasa

Inflamaciones intestinales que requerirn alimentacin parenteral.

9 FUNCIN DE LOS CIDOS GRASOS EN EL SISTEMA INMUNE Como tenemos de conocimiento nuestro sistema inmune acta frente a las diferentes patologas, infecciones, alergias, cncer, etc.es por eso que tambin reaccionaran contra los tejidos nuevos (rganos tejidos trasplantados),en este caso lo que debemos hacer es reducir la respuesta del sistema inmune, para obtener esos resultados se recomienda el consumo de suplementos(aceite de pescado) en las comidas de los pacientes, por la presencia de cidos grasos poliinsaturados (PUFAs) que ayudaran a disminuir las complicaciones durante el proceso. El Aceite De Pescado estn compuestos de 40% de cidos grasos, principalmente el acido eicosapentanoico logrando una menor incidencia de enfermedades autoinmunes e inflamatorias. En estudios realizados en animales alimentados con aceite de pescado se a encontrado una estimulacin (mitgenos) menor de los linfocitos B

y T, que en aquellos con dieta de manteca de cerdo, aceite de maz, coco, azafrn, etc. Tambin se a encontrado que una alimentacin rica en lpidos (hiperlipidica) la actividad de las clulas asesinas naturales disminuye, pasa lo contrario en una dieta hipolipidica. Es necesario tomar en cuenta una dieta que presente PUFAs para modificar la actividad de neutrfilos, disminuir la capacidad de quimiotaxis y la presencia de derivados del acido araquidnico (estimulante-actividad inflamatoria). El aporte rico de n-3 PUFAs en la dieta de los pacientes ayuda a mejorar los parmetros inmunolgicos, bioqumicos y la rigidez de las articulaciones tienen menor incidencia. Los PUFAs influyen en las interacciones entre clulas del sistema inmune en la sntesis de sus mediadores qumicos y en su contacto directo. Nuestro sistema inmune esta regulado por eicosanoides, prostaglandinas, leucotrienos que influyen en la fiebre, vasodilatacin, dolor, edema, etc. Entonces los PUFAs actan con las citoquinas que ayudaran a disminuir las respuestas de nuestro sistema; ejemplo, los leucocitos necesitan para su movimiento fuera o dentro de los rganos linfoides molculas de adhesin (vinculado con procesos agudo crnicos en enfermedades inflamatorias), si hablamos de los macrfagos (mediadores CD11a CD18) que se cultivan en medios con n-3 PUFAs su adhesin a superficies disminuye, se puede decir que el n-3 PUFAs inhibe la sntesis de de uno o de los 2 mediadores de los macrfagos, no solo en estas clulas sino tambin en linfocitos, monocitos y clulas endoteliales influye en sus movimientos. 9.1 LOS PUFAs Y SU MECANISMO DE ACCION Como ya se a mencionado estos PUFAs van a tener una importante influencia en el movimiento de nuestro sistema inmune alterando la produccin de mediadores de adhesin, este mecanismo se da por la reaccin de los PUFAs sobre los eicosanoides, pero tambin se puede decir que existe otro mecanismo que es por regulacin de genes relacionados con las clulas que pertenecen al sistema inmune; sobre todo a los que intervienen con el metabolismo de las lipoprotenas que se encuentran en el hgado, con los que de diferenciacin y el desarrollo de adipocitos. Los n-3 PUFAs actan en la proliferacin de paroxisomas cidos grasos y en la formacin de lipoprotenas. hepticos, oxidacin de

10.NUTRICIN DESPUS DEL TRASPLANTE Recomendaciones generales: Debe consumir una cantidad de agua adecuada para un buen funcionamiento en su organismo.

Deber tener en cuenta su peso constantemente, porque tendr una tendencia a engordar (no es conveniente para su salud el sobrepesoobesidad). Su dieta debe ser solo la necesaria, esta se calculara en base al peso, talla y gasto energtico que nuestro paciente realice. Tener en cuenta en sus alimentos la abundancia de fibra para evitar el estreimiento y subir de peso. Su dieta debe contener frutas, vegetales, menestras, cereales; tener cuidado con la sal, dulces y productos industrializados. En caso de los huevos (2 o 3 por semana), carnes, pescados, moluscos, leche (pasteurizada); deben ser consumidos con una adecuada coccin e higiene. El consumo de de embutidos, conservas y platos precocinados deber ser moderado, por la cantidad de sal que poseen. En algunos casos: diabetes, colesterol alto, potasio alto; debern seguir estrictamente su dieta ya prescrita (instrucciones especificas). El consumo de caf o bebidas con cafena depender de su estado de presin arterial. Tener cuidado con el consumo de alcohol y queda estrictamente prohibido fumar (tabaco). En caso de viajes es indispensable no olvidar sus medicamentos (horarios) y no evadir su dieta. Tambin debe informarse del hospital en ese lugar y llevar su historia medica (ultimo informe). Deber tener en cuenta la conservacin de sus medicamentos, para evitar complicaciones. Para su alimentacin deber de asegurarse que estn preparados con la higiene e indicaciones indicadas.

Evitar el consumo vegetales,agua).

de

alimentos

crudos

(vegetales,

carnes,

huevos,

FUENTE: NUTRICIN EN SITUACIONES ESPECIALES: TRASPLANTE DE ORGANOS Dr. Jess Barreto Peni. MsC Nutricin en Salud Pblica. Jefe del Grupo de Apoyo Nutricional. Hospital Hermanos Ameijeiras.