Qué Es El Capitalismo _ Rolando Astarita

Click here to load reader

  • date post

    30-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    192
  • download

    4

Embed Size (px)

Transcript of Qué Es El Capitalismo _ Rolando Astarita

  • . . .1

    Qu es el capitalismo?Una introduccin a la crtica de la economa poltica

    Textos deRolando Astarita

    Prlogo, compilacin y edicin:Javier A. Riggio y Mariano A. Repossi

    Edicin autogestionada

    Ciudad Autnoma de Buenos AiresRepblica Argentina

    Otoo 2013

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.1

  • . . .2

    Prlogo

    Con El Capital bajo el brazo, por Javier A. Riggio y Mariano A.Repossi.......................................................................................4

    Primera parte:Introduccin a la crtica de la economa poltica

    Qu es el capitalismo?............................................................10La cuestin de la tica en Marx...............................................33

    Segunda partePoltica y sindicalismo

    Cuestiones sobre anlisis polticos de la izquierda sindical...44Mtodos de discusin en mbitos de izquierda.....................65Izquierda, indignados y accin poltica..................................70Divisin obrera, no miremos para otro lado..........................77Crtica al Programa de transicin.............................................83Apndice: Sobre las fuerzas productivas y su desarrollo......161Reflexiones sobre el peronismo de izquierda.......................181

    ndice

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.2

  • . . .3

    Tercera parteLey del valor-trabajo para todos y todas

    A) El mundo

    Crisis y mercado mundial.....................................................194Deudas y bancarrota del capitalismo....................................201

    B) Latinoamrica

    Crecimiento, catastrofismo y marxismo en Amrica Latina..206

    C) Argentina

    Profundizar el modelo despus de Kirchner....................217Fuga de capitales, dlar y modelo K.....................................228Economa argentina, coyuntura y largo plazo.....................236Asistencia social K, marxismo y Poulantzas.........................261Ajuste y represin K.............................................................266

    EplogoAtrvete a pensar

    El atrvete a pensar de Marx y el socialismo.....................274

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.3

  • . . .4

    1. Para qu

    En condiciones capitalistas, los seres humanos nos dividimos en dosclases sociales: los dueos de los medios de produccin (dueos detierras, fbricas, transportes, mquinas, el dinero, los bancos) y losque estamos obligados a vender nuestra fuerza de trabajo en elmercado (o sea, los que si no trabajamos por un salario nos morimosde hambre). Estas condiciones no son naturales ni divinas, sinohistricas: se trata de una relacin social mediante la cual unos sereshumanos viven del trabajo de otros seres humanos. Los explotadoresintegran la clase burguesa, los explotados integramos la clasetrabajadora.

    Entre los modos de defensa que los explotados hemos instituidoen los ltimos 150 aos se hallan los sindicatos. Garantizar la ventade fuerza de trabajo para los seres humanos es lo mnimo necesariopara que podamos vivir. Al menos, mientras exista el capitalismo.Pero no alcanza.

    Luchar por el salario, por el derecho a huelga, por el pago dehoras extra, por mejoras en las condiciones laborales, por coberturasocial, por una jubilacin, etc., resulta imprescindible para vivir. Perono es suficiente para vivir humanamente. Mientras existan sereshumanos que vivan de la explotacin de otros seres humanos, lasociedad no ser verdaderamente humana. Dicho por la negativa, hayque luchar sindicalmente (reducir la explotacin todo lo que podamos)y hay que combatir la lgica del capital (que impone la ganancia comoobjetivo fundamental para la vida). Esperamos que este libro sea unaporte a favor de esa lucha y de este combate. Y, dicho por la positiva,hay que construir, aqu y ahora, tanto como se pueda, lazos sociales desentido emancipatorio. Porque el capitalismo est en todos lados: enel trabajo, en la familia, en el barrio, en la escuela, en la universidad,en el hospital En fin, no se trata de esperar a que derrotemos elcapitalismo para, recin entonces, entregarnos a la tarea de comenzar

    PRLOGOCON EL CAPITAL BAJO EL BRAZO

    La emancipacin de los trabajadores ser obranicamente de los trabajadores.

    Estatuto de la Asociacin Internacionalde los Trabajadores (AIT), 1864.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.4

  • . . .5

    a construir esas otras relaciones sociales. Se trata de que, asumiendolos obvios lmites que nos impone el modo de vida capitalista,empecemos a tensarlos en sentido emancipatorio, sin miedo alguno aequivocarnos y sin esperanza alguna de tener xito.

    2. Quines

    Los textos que seleccionamos para armar este libro fueron escritospor Rolando Astarita. La mayora de ellos est a disposicin tanto ensu blog http://rolandoastarita.wordpress.com como en su pgina webwww.rolandoastarita.com. Otros fueron publicados en los aosnoventa en la revista Debate Marxista. Debemos decir que, ms all dela relacin personal que tenemos con Astarita, nos importa poco ynada la autora de los textos que estamos prologando y nos importapoco y nada que seamos nosotros dos quienes estemos editando estelibro. La crtica a la relacin social capitalista es una creacin de la clase trabajadora.Esto es lo fundamental para nosotros. Que ciertos nombres (RosaLuxemburg, Karl Marx, Vladimir Lenin, Ema Goldman,Len Trotsky,Anton Pannekoek, Alexandra Kollontai y otros miles) colaboren conla lucha por la emancipacin no debera hacernos perder de vista quelo ms importante es la emancipacin de la humanidad, no losnombres de autor (mucho menos los nombres de editor).

    Aclarado eso podemos explicitar que decidimos editar un librocon textos de Astarita por dos motivos. En primer lugar, porqueconsideramos que presentan, en general, la exposicin actualizada dela obra marxiana ms clara, didctica, crtica y rigurosa queconocemos. Esto no significa que acordemos con todo lo que dicen lostextos que compilamos; simplemente nos interesa que cada quienpiense por s mismo y consideramos que estos textos ayudan a pensar.En segundo lugar, porque su autor, si bien trabaja hace aos comoprofesor universitario, es, en primera instancia, un militanteautodidacta. Subrayamos estos aspectos de la vida de Astarita porqueafirmamos la absoluta importancia de la autoformacin para lamilitancia poltica anticapitalista. Si la emancipacin de lostrabajadores slo ser realizable como autoemancipacin colectiva,entonces la educacin emancipadora slo ser realizable comoautoeducacin colectiva. De manera que no hacemos este libro por Astaritao por Marx, sino que lo hacemos, en tanto somos trabajadores ymilitantes, por nuestra emancipacin y la de todos nuestroscompaeros del mundo.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.5

  • . . .6

    3. Por qu...

    un libro? Porque consideramos que es fundamental la tarea de conoceral enemigo contra el cual peleamos. Dijimos que la divisin en claseses esencial a la sociedad capitalista. Adems, notamos otro tipo dedivisin que favorece la reproduccin del sistema en el que somosexplotados. Nos referimos, puntualmente, a la divisin entre el trabajointelectual y el trabajo manual. Si bien esta divisin nunca se da demanera pura (no hay intelecto sin manos, ni hay manos sin intelecto),todo grupo social (pequeo o grande) en el que una minora toma lasdecisiones y una mayora las ejecuta se basa en la divisin manual/intelectual del trabajo, porque se supone que algunos saben pensary otros nicamente saben hacer. Esta divisin entre los que usanla cabeza y los que usan las manos es una relacin social y, entanto tal, se encuentra en todas las instituciones burguesas, en loslugares de trabajo y, mal que nos pese, en las organizaciones detrabajadores. Por eso queremos hacer hincapi en cmo aparece estadivisin en el problema de la formacin terica y poltica de lostrabajadores.

    Simplificando un poco, hay dos aspectos de un mismo problema:el contenido de la formacin (qu se estudia) y el modo en que realiza laformacin (cmo se estudia). Tambin podramos decir que el primeraspecto es de orden ideolgico y el segundo es de orden organizativo.

    Primer aspecto: el contenido(O el problema ideolgico)

    El objeto de estudio de la economa poltica es la produccin, ladistribucin y el consumo de la riqueza social. En la inmensa mayorade las producciones tericas que circulan y se consumen (en libros, enartculos de revistas, en los medios de comunicacin masiva, etc.)predominan el punto de vista liberal y el punto de vista populista. Losliberales centran sus explicaciones en el consumo de la riqueza social,por eso postulan terica y polticamente que hay que liberar alMercado para que la economa se desarrolle sin turbulencias: si ocurrealguna crisis se debe, segn el liberalismo, a la intromisin de unagente externo, que suele ser el Estado. Por ello un Estadointervencionista impide, segn los liberales, un desarrollo libre delconsumo. Los populistas, por su parte, centran sus explicaciones en ladistribucin de la riqueza social, por eso sostienen que slo un Estado

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.6

  • . . .7

    fuerte puede garantizar la armona de la sociedad: si ocurre algunacrisis se debe, segn el populismo, a la angurria irresponsable de losagentes del Mercado. Por ello un Mercado librado a su suerte impide,segn el populismo, una distribucin equitativa de la riqueza.

    A un lado, las odas al Mercado. Al otro, las odas al Estado.Liberales y populistas parecen adversarios, pero no lo son. Porquetanto unos como otros gambetean el problema de la produccin de lariqueza social. Dicho en pocas palabras, liberales y populistas ocultanla explotacin capitalista y la lucha de clases. La inmensa mayoradel saber econmico al que tenemos acceso pertenece a uno de estosdos puntos de vista que son, esencialmente, un mismo punto de vistaburgus. Es por eso que, desde la perspectiva de la clase trabajadora,afirmamos la importancia de estudiar la teora marxiana comoproducto terico propio de la clase trabajadora, como crtica de laeconoma poltica para comprender la lgica de la explotacincapitalista y la dinmica de la lucha de clases, para conocer el cmo dela produccin de la riqueza social, el por qu de su distribucin yconsumo y el cul de su carcter histrico.

    Segundo aspecto: el modo(O el problema organizativo)

    Pero recin llegamos a mitad de camino cuando afirmamos lanecesidad de formarnos con aquellas contribuciones tericas queexpliquen la realidad cotidiana y nos permitan luchar sin ilusin.Pues, como hemos dicho, no hay contenido sin forma, ni forma sincontenido. Por lo que es ineludible el problema de cmo nos formamos,de qu manera.

    En aquellas organizaciones que aceptan la importancia de laformacin, sta suele ir de la mano de la decisin de separar a ciertaspersonas (las ms capaces, las ms aptas, los cuadros) para que seespecialicen en determinados problemas, que se embeban de ciertastradiciones tericas. Luego, en el mejor de los casos, este conocimientoacumulado ser distribuido para la gran mayora de los integrantes(de base) de la organizacin en forma de charlas-relmpago,cursos, revistas y, por supuesto, el peridico. Remarcamos que estaprctica en la que una minora estudia y una mayora vende peridicoscorresponde a una decisin poltica.

    Frente a esta tradicional forma de asumir la tarea de formacin,en la que se asume acrticamente la escisin entre los que piensan y

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.7

  • . . .8

    los que hacen, afirmamos el carcter indelegable de la propiaformacin, es decir, apostamos a la autoformacin. Y el generar lascondiciones para estos procesos es tarea de la propia organizacin.

    La prctica de la autoformacin implica procesos de largoaliento, requiere constancia y paciencia. El inmediatismo de la luchapoltica, muchas veces, obstaculiza las condiciones para su ejercicio.Pero mientras concibamos y reconozcamos su importancia para lalucha contra el capital, mientras la inquietud por el propio conocerexista, esas condiciones, tarde o temprano, se irn generando. Elverdadero problema es no considerarlo, justamente, un problema.

    4. Cmo

    Hacemos este libro como trabajadores y como militantes. Junto acompaeras y compaeros de militancia, financiamos su impresincon dinero de nuestros bolsillos, es decir, con la venta de nuestrafuerza de trabajo en el mercado. El precio de venta de este libro equivaleal costo unitario de impresin, porque no nos interesa lucrar con estematerial sino que nos interesa que circule entre compaeras ycompaeros. De hecho, ya advertimos que los textos compilados seencuentran a disposicin de cualquiera que tenga acceso a internet, enel blog y en la pgina de Rolando Astarita. Si recreamos estos textosen forma de libro es porque nos interesa favorecer condiciones deacceso a estos materiales de autoformacin, no como manera dedifundir a un autor, sino como manera de propiciar que cada trabajadory trabajadora generemos nuestras propias opiniones y evaluemospor nuestros propios medios las razones, los problemas, los conceptosde la crtica de la economa poltica. Es decir, de la crtica contra elsistema que nos explota cotidianamente. Porque, si bien este libro esuna introduccin a la crtica de la relacin social capitalista, tambinnos da elementos para pensar y hacer poltica en sentidoemancipatorio.

    Dijimos al comienzo que hay que luchar sindicalmente y quehay que combatir al capital. Digamos que tambin es necesarioconstruir una alternativa comunista al modo de vida burgus. Peroeso hay que hacerlo y no se resolver solamente con un libro.

    Javier A. Riggio y Mariano A. Repossi,otoo de 2012.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.8

  • . . .9

    Primera parte

    Introduccin a la crticade la economa poltica

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.9

  • . . .10

    1. Introduccin

    Hace muchos aos un defensor del sistema capitalista, un seorllamado Mandeville, escribi un libro que en su momento fue famoso,La fbula de las abejas. Ah sostena que para contentar al puebloaun en su msera situacin, es necesario que la gran mayora siga siendotan ignorante como pobre. Mandeville pensaba que el conocimientopor parte del pueblo era peligroso porque ampla y multiplicanuestros deseos, y cuanto menos desea un hombre tanto ms fcilmentepueden satisfacerse sus necesidades.1 Y mucha gente sigue pensandoas; de hecho, incluso, hace poco en el diario La Nacin, de ampliacirculacin entre la clase pudiente, apareci un largo artculo, lleno deelogios a Mandeville y su La fbula de las abejas.

    Pues bien, el objetivo de este pequeo escrito es hacerexactamente lo opuesto de lo que quera Mandeville. O sea, vamos aexplicar, de la manera ms sencilla posible, qu es el sistema capitalista,por qu es un sistema que produce concentracin de la riqueza, por unlado, y al mismo tiempo genera miseria, desocupacin, y trabajos malpagos y agotadores. Queremos ayudar a ubicar en una perspectivaamplia las luchas sociales que el pueblo emprende diariamente. O sea,que los trabajadores, los desocupados, conozcan por qu el actualsistema econmico podra cambiarse, y la sociedad podra organizarsede manera que millones de personas no tengan que estar en unasituacin msera. Que se conozca por qu tenemos el derecho de conocerpara ampliar y multiplicar nuestros deseos, y para que algn datengamos un mundo libre de miserias y privaciones.

    Empecemos explicando las clases sociales.

    1 Esto lo tomamos de un libro que escribi Carlos Marx, El Capital, donde cita aMandeville.

    QU ES EL CAPITALISMO?

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.10

  • . . .11

    2. Las dos grandes clases sociales

    El sistema capitalista se caracteriza, en primer lugar, por el hecho deque las fbricas, los campos, los bancos, los comercios, es decir, losmedios para producir, comerciar y para el intercambio, son propiedadprivada de un grupo social, los capitalistas. Frente a ellos se encuentrauna inmensa mayora de personas que no son propietarias de ningnmedio para producir, y deben trabajar para los capitalistas por unsalario. Son los obreros.

    Ser obrero o capitalista no es algo que podamos elegir a voluntad,porque est determinado por la forma en que est organizada lasociedad. Para comprender este importante punto, supongamos dosnios, uno hijo de obreros, el otro de empresarios. El primero, cuandollegue a adulto, a lo sumo tendr como herencia la casa de sus padres;con eso no podr para mantenerse, y deber hacer lo mismo quehicieron sus padres: contratarse como empleado u obrero. Es decir,pertenece a la clase obrera desde su nacimiento, a la clase que no espropietaria de los medios para producir. Es una situacin que no elige,porque la conformacin de la sociedad lo destina a ese lugar. El segundo,en cambio, cuando llegue a adulto va a heredar la empresa de suspadres, y estar destinado socialmente a ser empresario. Comovemos, cada uno de estos nios pertenecer a grupos sociales distintos.Qu los distingue? El hecho de que uno de esos grupos es propietariode los medios de produccin, el otro no lo es. Los que no son propietariosestn obligados a trabajar bajo el mando de los que son propietarios.

    A los grupos de personas que se distinguen por la propiedad ono propiedad de los medios de produccin, se los llama CLASES SOCIALES.La clase capitalista es la clase o grupo de gente propietaria de los mediosde produccin. La clase obrera es el grupo que no es propietario de losmedios de produccin y debe trabajar por un salario, bajo el mando delos capitalistas. Un obrero puede ganar ms o menos dinero, peromientras no sea propietario de las herramientas y mquinas con lasque trabaja, y est obligado a emplearse por un salario bajo las rdenesdel empresario, seguir perteneciendo a la clase obrera.

    En esta sociedad existen dos grandes clases sociales, lospropietarios de los medios de produccin, que emplean obreros; y losno propietarios de los medios de produccin, que trabajan comoasalariados para los primeros.

    Entre estas dos grandes clases sociales existe otra clase, quellamaremos la pequea burguesa. Este grupo ocupa una posicin

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.11

  • . . .12

    intermedia entre la clase obrera y la clase capitalista, porque por logeneral tienen una propiedad (por ejemplo, un taxi, un pequeocomercio, son profesionales independientes), pero no emplean obreros,y viven de su trabajo.

    Tambin existen otros sectores, que son ms difciles de clasificar;por ejemplo, los ladrones, los mendigos. Pero lo importante es que nosconcentremos por ahora en las dos grandes clases, la capitalista y laobrera, para analizar qu relacin existe entre ambas. Esta relacinnos mostrar el secreto del funcionamiento de este sistema capitalista.

    Antes de terminar este punto, queremos refutar una idea quetratan de inculcar, y que viene a decir que es natural que los sereshumanos pertenezcan a clases diferentes. Segn este argumento,pareciera que la naturaleza ha dispuesto que algunos vengan a estemundo siendo propietarios de los medios para producir y comerciar,y otros no. En el mismo sentido, se nos quiere hacer creer que hacemuchos aos, hubo un grupo de gente que ahorraba y trabajaba mucho,y otro que haraganeaba todo el da. Entonces, el primer grupo se hizopropietario, y a partir de all sus hijos y todos sus descendientes ya notuvieron que trabajar. Mientras que los del segundo grupo, losholgazanes, se vieron obligados a trabajar como empleados, y todossus descendientes tambin, y ya no pudieron salir de esa situacin.

    Como se puede intuir, todos estos son cuentos para disimular elhecho de que esta sociedad est dividida en clases, que esta situacinha sido provocada por la evolucin de la historia humana, y por lotanto es modificable. Veamos ahora qu sucede cuando un obrerotrabaja para el patrn.

    3. La explotacin I: qu es el valor?

    Vamos a comenzar por una pregunta que est en la base de toda laeconoma: de dnde viene el precio de las cosas que compramos ovendemos. Aqu vamos a dar una explicacin muy sencilla, que nosservir para lo que sigue.

    Cuando hablamos de precio, nos referimos al valor econmicoque tiene una mercanca. Por ejemplo, si un reloj tiene un precio muyalto, decimos que tiene mucho valor; de un producto de mala calidad,decimos que vale muy poco. Entonces, Qu es lo que da valor a lascosas? Por qu algunas tienen mucho valor (son caras) y otras no?

    En el siglo pasado, varios economistas llegaron a la conclusin

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.12

  • . . .13

    de que lo que otorga valor a las mercancas (por lo menos, de todas lasque se hacen con vistas a la venta) es el trabajo humano empleadopara producirlas.

    Por ejemplo, si un mueble tiene una madera muy pulida, si tienemuchas manos de barniz, es decir, si tiene muchas horas de trabajoinvertidas en su fabricacin, tendr ms valor que otra mesa malterminada, mal pulida. Supongamos que en la primera se han empleado20 horas de trabajo, y en la segunda 10 horas. La primera tendr eldoble de valor que la segunda y eso se manifestar en el precio: podemossuponer que la primera costar el doble de dinero que la segunda. Porejemplo, si la primera vale 100 pesos y la segunda 50 pesos,2 esadiferencia expresar que en la primera se emple aproximadamente eldoble de tiempo de trabajo para producirla.

    La fuente de valor es el trabajo humano que se invierte enproducir, en modificar materias tomadas de la naturaleza, para crearlos bienes de uso que empleamos en nuestras vidas.

    Entonces el valor es una cualidad, una propiedad, de los bienesque compramos o vendemos, que tiene algo as como dos caras: porun lado, es el tiempo de trabajo que se emplea para producir ese bien;sta sera la cara oculta, la que no vemos a primera vista, cuandoestamos en el mercado. Por otro lado, ese tiempo de trabajo se nosmuestra en el precio, en el dinero que pagamos cuando lo compramoso que recibimos cuando lo vendemos; esta es la cara visible del valor,que hace que no nos demos cuenta de que, al comprar o vender cosas,estamos comprando o vendiendo tiempos de trabajo.

    Por eso, cuando decimos que un bien (una mesa, una camisa,etc.) vale tanto dinero, estamos diciendo en el fondo que se emple unacierta cantidad de trabajo para producirla. A pesar de que esto noaparece a la vista, los empresarios siempre estn calculando lostiempos de trabajo empleados. Por ejemplo, los empresarios del acerocalculan que en Argentina, para producir una tonelada de acero, hoyhacen falta 11 horas de trabajo, en Brasil 8 y en Mxico 12. Estasdiferencias pueden estar dadas por las diferentes tcnicas, o por otrosmotivos.

    Por supuesto, un trabajo ms complejo, ms difcil, agrega msvalor. Daremos un ejemplo. Supongamos que un campesino leador

    2 Esto siempre es aproximado, porque la primera mercanca puede tener un preciode 101, 102, 99, etc., y lo mismo sucede con la segunda: puede costar 48, 51, 49,53, etc. Es decir, los precios oscilan alrededor de un promedio.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.13

  • . . .14

    va a un bosque y corta un rbol, y lo transporta hasta el pueblo, dondevende la madera, y que toda esa operacin le lleva 10 horas de trabajo;supongamos que en cada hora de trabajo los hacheros generan 5 pesosde valor. Por lo tanto, este campesino podr vender la madera en 50pesos (10 horas de trabajo x 5 pesos = 50 pesos). Pero quien compraahora la madera es un artesano, tallador experto, que saca de ella unbonito adorno. Supongamos que este artesano emplea otras 10 horasde trabajo, pero esta vez, como su trabajo es ms complejo, ms difcil,en cada hora de trabajo agrega 15 pesos de valor, en lugar de los 5 quegeneraba el leador. Por lo tanto, habr sumado a la madera un valorde 150 pesos (10 horas de trabajo x 15 pesos = 150 pesos). El adorno, deconjunto, valdr 200 pesos = 50 pesos (valor creado por el leador) +150 pesos (valor creado por el tallador). Estos 200 pesos representarn10 horas de trabajo simple, del leador, y 10 horas de trabajocomplejo, del artesano tallador. Tambin podramos reducir todo ahoras de trabajo simple, por ejemplo, decir que los 200 pesos que valeel adorno representan 40 horas de un trabajo tan simple como el querealiz el leador.

    4. La explotacin II: qu es el plusvalor?

    Conociendo qu es el valor, podemos saber cmo surge la ganancia delempresario. Veamos qu sucede cuando el obrero trabaja en una fbricapor un salario.

    Supongamos que en una empresa el obrero utiliza un telar, ehila algodn. El algodn que emplea diariamente para hacer el hiladotiene un valor de 100 pesos. Supongamos tambin que el obrero haceun trabajo simple, durante 10 horas, y crea un nuevo valor, de 50pesos. Por otra parte, por el desgaste del telar, los gastos de luz, agua,y otros, hay que agregar otros 10 pesos de valor. La cuenta es:

    100 pesos que vale el algodn que emplea+ 50 pesos que agrega el obrero con su trabajo diario de 10 horas+ 10 pesos de gastos del telar, y otros gastosTotal: 160 pesos que vale el hilado.

    Dnde est la ganancia del dueo de la empresa? De dnde puedesalir? Esta era la gran pregunta que se hacan los economistas en elsiglo pasado, y no acertaban a responder. La respuesta que dio Carlos

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.14

  • . . .15

    Marx es la siguiente: el obrero agreg con su trabajo 50 pesos de valoral hilado. Pero el dueo de la empresa no le devuelve ese valor queprodujo, porque slo le paga de acuerdo a lo que necesita paramantenerse l y su familia, que ser menos que los 50 pesos de valorque ha creado. Por ejemplo, si el obrero necesita en promedio 25pesos por da para comer, vestirse, pagar el alquiler, mantener a sushijos (aunque sea a nivel mnimo), el dueo de la empresa procurarpagarle slo esos 25 pesos, que representan 5 horas de trabajo. De estamanera, el obrero habr empleado 5 horas en producir un valor iguala su salario, de 25 pesos. Y otras 5 horas habr trabajado gratis,produciendo un PLUSVALOR o PLUSVALA de 25 pesos, que se los apropia elcapitalista.

    En algunos casos los obreros, con sus luchas, consiguenaumentos, por ejemplo, llevar la paga a 27 pesos; en otros casos, eldueo de la empresa lograr bajar el salario, por ejemplo a 23 pesos.Pero siempre existir ese plusvalor en favor del capital. Hagamos ahoralas cuentas totales:

    El dueo de la empresa invirti: 100 pesos en comprar algodn; invirtiantes en las instalaciones y las mquinas, y esto se lo va cobrandopoco a poco, cargando 10 pesos por da en sus costos3; adems, pag 25pesos al obrero: Por lo tanto el costo del hilado para l es de 125 pesos.Pero como el obrero cre un nuevo valor extra por 25 pesos, podrvender el hilado en 150 pesos. Le quedan 25 pesos de ganancia. Ahora,en cuentas:

    100 pesos de algodn+ 10 pesos de desgastes de la mquina+ 25 pesos de salario del obrero+ 25 pesos de plusvalaTotal: 160 pesos

    Observemos entonces que el capitalista le paga al obrero no deacuerdo al valor que produjo, sino de acuerdo al valor de los alimentos,de la ropa, de la vivienda, que necesita para vivir. Por eso Marx diceque el dueo de la empresa le paga al obrero el valor de su fuerza detrabajo. El valor de la fuerza de trabajo es el valor de la canasta de

    3 Calcula que al cabo de determinado tiempo habr recuperado esa inversin paracomprar de nuevo mquinas y la fbrica.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.15

  • . . .16

    bienes que consume el obrero para vivir y reproducirse.De esta manera el dueo de la empresa dispone de una forma de

    generar ganancias sin tener que trabajar; o a lo sumo, trabaja en lavigilancia de los trabajadores, en cuidar que stos produzcan lo debido.Pero cuando es poderoso, contrata a los capataces y supervisores paraesa tarea. A esto le llamamos explotacin, porque el obrero producems valor que el que recibe a cambio.

    Por qu el capitalista pudo hacer esto? Recordemos lo bsico:porque es el dueo de los medios de produccin, es decir, de los mediospara crear lo que necesitan los seres humanos para vivir. Sinherramientas, sin materias primas, sin dinero para mantenersemientras produce, el obrero no puede vivir. Por eso est obligado avender su fuerza de trabajo al empresario, y a producir plusvala paraste. Recordemos lo que decamos al comienzo: desde su cuna losobreros estn destinados a ir a trabajar por un salario, porque nodisponen de los medios para producir. Y si carecemos de herramientasy de las materias primas, si tampoco tenemos un pedazo de naturalezapara proveernos, es imposible alimentarnos, vestirnos, tener vivienda.Estar carente de propiedad es como estar encadenado al capital; elobrero es libre slo en apariencia.

    5. Qu es capital?

    Ahora estamos en condiciones de definir qu es capital: es el dinero, losmedios de produccin, y las mercancas, que son propiedad de losempresarios y se utilizan en la extraccin de plusvala. Veamos estocon detenimiento.

    Cuando el empresario decide invertir su dinero, ese dinero es laforma que toma su capital. Con ese dinero compra el algodn, el telar,el edificio de la fbrica; por lo tanto, en esta segunda etapa, su capitalest compuesto por algodn, telar, edificio de la fbrica; o sea, el capitaldel empresario cambia de forma: antes era dinero, ahora se transformen medios de produccin.

    Pero adems, nuestro empresario contrata obreros, y por lo tantouna parte de su dinero se transforma en el trabajo humano que generala plusvala. As, otra parte de su capital que tena la forma dinero,ahora, mientras trabaja el obrero, se ha transformado en trabajo, queest creando valor.

    Posteriormente, aparece el hilado terminado, que se destinar a

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.16

  • . . .17

    la venta. Por consiguiente, ahora el capital tom la forma de hilado,existe como hilado; nuevamente el capital cambi de forma. Por ltimo,cuando el empresario vende el hilado, habr obtenido dinero, es decir,su capital ha vuelto a la forma de dinero.

    Si lo analizamos desde el punto de vista del valor, podemos verque, por ejemplo, haba un valor igual a 1.000 pesos, que estaba enbilletes; luego ese valor se transform en medios de produccin(algodn, telar, etc.), y en trabajo de los obreros; al salir del proceso deproduccin, los 1.000 pesos de valor se haban transfor-mado en hilado,y adems se haba engendrado una plusvala, supongamos de otros 50pesos. Por lo tanto, el valor originario, de 1000 pesos, se haincrementado; decimos que el valor se ha valorizado, gracias al trabajodel obrero.

    En vista de esto, podemos decir que el capital es valor enmovimiento y transformacin: primero aparece bajo la forma dedinero, luego de medios de produccin y trabajo, luego de mercanca,y por ltimo de nuevo como dinero. Capital es entonces valor quegenera ms valor sustentado por la explotacin de los obreros. El telares capital porque est dentro de este movimiento; lo mismo podemosdecir del algodn, de la fbrica, o del dinero.

    Observemos que si el capitalista comprara el algodn y el telar,y contra-tara al obrero para que le hiciera un hilado para su usopersonal, el dinero gastado, el algodn, el telar o el trabajo no serancapital. En este caso, el capitalista probablemente estara mejor vestido,pero no habra incrementado el valor del dinero que posea; por elcontrario, lo habra gastado. Slo hay capital cuando se invierte convistas a obtener una ganancia.

    6. La acumulacin de capital

    Una vez puesto en funcionamiento un capital, es decir, una vez que uncapitalista inici el proceso de comprar medios de produccin y fuerzade trabajo, para producir plusvalor, puede seguir acrecentando sucapital.

    Supongamos que un capitalista tiene 10.000 pesos iniciales,invertidos en mquinas y materia prima, con los cuales explota a unobrero. Supongamos que este obrero gana 200 pesos mensuales, yproduce otros 200 pesos de plusvala por mes. Supongamos tambinque el capitalista tiene ahorrado dinero, de manera que puede vivir

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.17

  • . . .18

    como vive el obrero, durante varios meses. Si hace trabajar al obrerodurante varios meses, y ahorra la plusvala, al cabo de 50 meses habrreunido un fondo de 10.000 pesos (200 de plusvala por mes x 50 meses).Con este dinero ahora podr comprar otra maquinaria y contratar unsegundo obrero, al que le pagar tambin 200 pesos y del cual sacarotros 200 pesos de plusvalor. Con dos obreros bajo su mando, nuestrocapitalista podr utilizar 200 pesos de plusvala para consumir yahorrar otros 200 pesos de plusvala por mes. O sea, ya no necesitavivir de su fondo de reserva; ahora vive de la plusvala.

    As, al cabo de otros 50 meses tendr otros 10.000 pesos, con losque podr contratar a un tercer obrero. Si todo sigue igual, ahoraobtendr otros 200 pesos de plusvala. Ahora podr consumir un pocoms, por ejemplo, vivir con 250 pesos, y le quedarn 350 para ahorrar.Ahora podr contratar a un cuarto obrero en poco ms de 28 meses. Silo hace, y continan las ventas de sus productos, y los salarios siguenal mismo nivel, su plusvala pasar a 800 pesos por mes. Y despus devarios ciclos tendr necesidad de ampliar su establecimiento, paracontratar ms obreros, que le darn ms plusvala. Por supuesto, yano tendr ninguna necesidad de vivir estrechamente. Y dispondr deun capital de varias decenas de miles de dlares.

    Este ejemplo es imaginario, pero en lneas generales se reproduceen la vida real. Muchos capitalistas en sus orgenes vivieronpobremente. De all que muchos empresa-rios nos digan que ellos, osus padres, o sus abuelos empezaron desde cero. Pero esto no escierto, porque tuvieron la posibilidad de tener un pequeo capitalinicial, y adems tuvieron la suerte de que nada interrumpiera laacumulacin. Si se dieron esas condiciones, a partir de la explotacindel obrero el capitalista pudo acumular la plusvala, acrecentandoms y ms su capital. Esto se llama la ACUMULACIN DE CAPITAL.

    Por otra parte, los obreros, condenados a vivir con 200 pesosmensuales el valor de su fuerza de trabajo no pueden acumular.Despus de varios aos habrn perdido su salud trabajando, y estarntan pobres como cuando empezaron. En el otro polo, el capitalistahabr acumulado riqueza. El hijo del obrero estar condenado, contoda probabilidad, a repetir la historia de su padre. El hijo delcapitalista estar destinado a otra historia, porque iniciar su carrerasobre la base de la riqueza acumulada.

    Volvemos en cierto sentido al principio, pero ahora viendo cmoeste movimiento del capital reproduce en un polo a los obreros y en elotro a los capitalistas, es decir, reproduce las clases sociales. Y no slo

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.18

  • . . .19

    las reproduce, sino que las reproduce de forma ampliada, porque elcapitalista cada vez contrata ms obreros, al tiempo que concentrams capital.

    Si los capitalistas se enriquecen cada vez ms, si con elloaumentan las fuerzas de la produccin y la riqueza, y si los trabajadoressiguen ganando lo mismo, entonces, en propor-cin, los trabajadoresson cada vez ms pobres. Incluso los obreros pueden aumentar elconsumo de bienes, pero no por ello dejan de ser pobres, porque lapobreza o la riqueza estn en relacin con la situacin de la sociedad yel desarrollo de la produccin. Por ejemplo, en el siglo XIX prcticamen-teningn trabajador tena reloj; el reloj era para los ricos y nadie seconsideraba extremada-mente pobre si no tena reloj. En las fbricashacan sonar unas sirenas para despertar a los obreros a las maanasy anunciar la hora de entrada al trabajo. Sin embargo hoy, en Argentinaun obrero que no tenga dinero para comprar un reloj (aunque sea unodescartable) es considerado extremadamente pobre. Con relacin ala riqueza producida por las modernas fuerzas productivas, podemosdecir que los obreros y las masas oprimidas son hoy tan o ms pobresque lo eran hace cien aos.

    7. La lucha entre el capital y el trabajo y el ejrcito dedesocupados

    Pero a medida que ha ido creciendo el nmero de obreros agrupadosbajo el mando de los capitales, se fueron organizando para luchar poruna parte de esa riqueza. Los sindicatos, los partidos obreros y otrasformas de organizacin surgieron al calor de este movimiento de lostrabajadores. Los obreros pelearon por aumentos del salario, para quese les pagara mejor el valor de lo nico que pueden vender, su fuerza detrabajo. Esta es una manifestacin de la lucha de clases en la sociedadcapitalista, es decir, de la lucha en defensa de los intereses de clase,unos por aumentar la explotacin, otros por ir en el sentido contrario.Todas las mejoras de los trabajadores se consiguieron gracias a esapresin, a las huelgas, manifestaciones, incluso revoluciones contra elsistema explotador. Las mejoras de vida de la clase obrera no fueron elresultado de la bondad de los empresarios, sino conquistas que searrancaron con pelea, es decir, con la lucha de la clase obrera. Lospolticos de la burguesa, as como la iglesia y otros idelogos, tratan

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.19

  • . . .20

    de frenar y desviar la lucha de clases, predicando la conciliacin entreobreros y patronos. Los actuales dirigentes de los sindicatos, que hanpasado al lado de la patronal, hacen lo mismo. Los revolucionarios, encambio, mostramos la raz de la explotacin para fortalecer laconciencia de clase obrera, para demostrar que la lucha entre el capitaly el trabajo es inevitable y necesaria, y el nico camino para acabarcon la explotacin.

    A pesar de las gigantescas luchas obreras dentro del sistemacapitalista, los empresarios lograron, a lo largo de la historia, mantenera raya los salarios; los trabajadores muchas veces obligaron a ceder,pero nunca pudieron hacer desaparecer la plusvala con la luchasindical. Tomemos el ejemplo anterior, en donde al obrero le pagaban25 pesos diarios por su fuerza de trabajo, y produca 25 de plusvala.Dijimos que las luchas obreras podan arrancar aumentos de salario ydisminuir la plusvala. Por ejemplo llevar el salario a 27 pesos y laplusvala a 23 pesos. Tal vez a 30 de salario y 20 de plusvala; incluso sila lucha obrera fuera muy fuerte, y los capitalistas estuvieran muynecesitados de trabajo, los salarios podran llegar a 35 pesos por da yla plusvala bajar a 15. Puede seguirse as hasta acabar con la plusvalay la explotacin?

    La experiencia nos muestra que no, que esta lucha econmicatiene un lmite. Llegado un punto los capitalistas aceleran lasinnovaciones, introducen maquinarias que reemplazan la mano deobra y despiden obreros. Marx cuenta un caso de una zona de Inglaterraen que faltaban cosechadores, y los trabajadores conseguan ms yms aumentos salariales. Pero lleg un momento en que a losempresarios les convino comprar mquinas cosechadoras, en lugar decontratar obreros. Al poco tiempo haba enormes masas dedesocupados, que peleaban por un puesto de trabajo, y los salarios sedesplomaban. Hoy en todos lados los capitalistas reemplazan a losobreros por mquinas; en las fbricas automotrices, por ejemplo, enmuchas lneas de montaje los robots hacen el trabajo de varios obreros.

    As se generan ms y ms desocupados, es decir, se crea un EJRCITODE DESOCUPADOS, que es la principal arma que tiene el capital para derrotarlas luchas sindicales. Por eso Marx deca que la maquinaria se hatransformado en un arma poderosa contra la clase obrera. Lamaquinaria debera ser un instrumento para liberar al ser humano delas penalidades del trabajo manual, pero bajo el dominio del capital seconvierte en un instrumento para esclavizar ms al obrero; porquecrea desocupados, pero tambin porque los que conservan el empleo

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.20

  • . . .21

    son sometidos a mayores ritmos de produccin, a peores salarios.Pero existe otra va por la cual se crea desocupacin. Cuando los

    capitalistas ven que las ganancias estn disminuyendo, comienzan ainterrumpir sus inversiones. Por ejemplo, el empresario que vende elhilado, en lugar de contratar de nuevo a los obreros, guarda el dineroa la espera de que mejoren las condiciones para sus negocios. Cuandomuchos capitalistas hacen lo mismo, hablamos de una crisis, y portodos lados aparecen obreros sin trabajo. En estos perodos se creanenormes masas de desocupados.

    En el mundo capitalista desde hace por lo menos 20 aos que haestado creciendo la masa de desocupados, porque se frenaron lasinversiones y porque se introducen maquinarias que desplazan a losobreros. Cuando se habla de la cantidad de robos que existenactualmente, de que no hay seguridad en las calles, de que las crcelesestn llenas, se pasa por alto la raz del fenmeno: la explotacincapitalista y las leyes de la acumulacin. Estos desocupados ymarginados por el sistema presionan hacia abajo los salarios; y loscapitalistas chantajean a los que tienen trabajo con la amenaza demandarlos a la miseria si no se someten a sus exigencias.

    El capitalismo crea constantemente una masa de marginados,de pobres absolutos, que son utilizados como arma de dominacincontra la clase obrera.

    Tomar conciencia de los lmites de las luchas por lasreivindicaciones econmicas es fundamental para que la clase obrerano siga atada a los polticos de la burguesa y para empezar a forjar suindependencia de clase, esto es, sus propias organizaciones, con unprograma y una estrategia que apunten contra la explotacin delcapital.

    8. Hablan defensores del sistema capitalista

    Hace aos, cuando el sistema capitalista estaba surgiendo, losdefensores del sistema capitalista eran bastante conscientes de lo queestaba sucediendo.

    Para verlo, volvamos un momento al seor Mandeville, quienescriba:4 La nica cosa que puede hacer diligente al hombre quetrabaja es un salario moderado: si fuera demasiado pequeo lo

    4 Todas las citas las tomamos de El Capital, de Marx.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.21

  • . . .22

    desanimara o, segn su temperamento, lo empujara a ladesesperacin; si fuera demasiado grande se volvera insolente yperezoso. Observemos en esto tan importante: hay que mantener a lagente de manera que est siempre a raya; si los salarios son altos, losobreros son insolentes, o sea pueden desafiar al patrn. Mandevillecontina: en una nacin libre, donde no se permite tener esclavos, lariqueza ms segura consiste en una multitud de pobres laboriososEfectivamente, pobres laboriosos, esto es, gente que trabaja y es pobre.Vean ms abajo cmo ste es un rasgo tpico del sistema capitalistaactual.

    Otro autor defensor del sistema capitalista, llamado MortonEden, escriba: Las personas de posicin independiente deben sufortuna casi exclusivamente al trabajo de otros, no a su capacidadpersonal, que en absoluto es mejor que la de los dems. Es (...) el poderde disponer del trabajo lo que distingue a los ricos de los pobres.Morton Eden tambin deca que lo que convena a los pobres no erauna situacin abyecta o servil, sino una relacin de dependenciaaliviada y liberal. Esto para que estn ms entusiasmados por trabajar.Pero que nunca ganen lo suficiente como para liberarse del capitalismo.

    Otro terico, llamado Storch, escriba: El progreso de la riquezasocial engendra esa clase til de la sociedad que ejerce las ocupacionesms fastidiosas, viles y repugnantes, que echa sobre sus hombros todolo que la vida tiene de desagradable y de esclavizante, proporcionandoas a las otras clases el tiempo libre, la serenidad de espritu y ladignidad convencional del carcter.

    Una clase hace las tareas ms fastidiosas, para que la otraclase tenga tiempo libre para disfrutar sus countries, Punta del Este,recreaciones de todo tipo y puedan, adems, cultivar sus exquisitosespritus.

    Un reverendo, llamado Towsend, agregaba: el hambre no sloconstituye una presin pacfica, silenciosa e incesante, sino que adems(...) provoca los esfuerzos ms intensos Este seor la tena muyclara, como se dice hoy: la amenaza del hambre es una presinsilenciosa que hace trabajar intensamente. Qu trabajador no sesiente reflejado en estas palabras?

    Pero adems, estas viejas ideas, se siguen defendiendo hoy? Larespuesta es que s, que se siguen defendiendo. Por ejemplo, a losalumnos de Ciencias Econmicas se les ensea, en los cursos que dictanlos docentes que adhieren a la doctrina oficial, que:

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.22

  • . . .23

    a) Debe existir un nivel de desempleo, que ellos llaman natural,para que la economa funcione de mil maravillas.

    b) Que por lo tanto el gobierno no debe intentar bajar esa tasanatural; lo nico que puede hacer es deteriorar ms lascondiciones de trabajo y bajar salarios.

    c) Que el que est desocupado es porque quiere, porque no aceptatrabajar por el salario que se le ofrece. Hace algunos aos, en2001, un alto funcionario del Ministerio de Economa dijo que ladesocupacin en Argentina era voluntaria. Lo dijo cuandomillones de seres humanos estaban desesperados buscando untrabajo.

    Estas teoras justifican entonces la desocupacin y los bajos salarios,porque de lo que se trata es de mantener sobre los obreros esa presinpacfica, silenciosa e incesante para que hagan los esfuerzos msintensos, de manera que siga aumentando la acumulacin de riquezay el goce de la clase propietaria de los medios de produccin.

    9. El racismo, la discriminacin, la xenofobia, ayudan alcapital

    El capitalismo no slo ha dominado a travs de la desocupacin y laamenaza del hambre. O de la represin abierta de los trabajadorescuando stos quisieron cuestionar seriamente el sistema (aunque esteaspecto del problema no lo vamos a tocar en este curso).

    El sistema capitalista tambin ha dominado con las divisionesque se producen entre los trabajadores a partir de la discriminacin.De mltiples maneras en la sociedad se inculca la idea de que, porejemplo, los negros son inferiores. Expresiones como negro villeroson comunes, y meten la idea de que una persona de piel oscura puedeser sometida a las peores condiciones de trabajo porque es un serinferior.

    De la misma manera las mujeres son discriminadassistemticamente. Por ejemplo, est comprobado que en promedio, ypor igual trabajo, una mujer gana un 30% menos de salario que elhombre.

    Otro ejemplo es lo que sucede con nuestros hermanos

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.23

  • . . .24

    paraguayos, bolivianos, peruanos. Constantemente en los medios selos presenta como sucios, ladrones, incluso como no ciudadanos.Hace un tiempo el diario Crnica titul una noticia: Mueren tresciudadanos y dos bolivianos en un accidente de trnsito. De estamanera tambin a ellos se los presiona para que acepten las peorescondiciones de trabajo.

    Todo luchador social debera combatir por todos los mediosestas formas de discriminacin, que dividen al pueblo. Toda divisindel pueblo trabajador slo favorece el dominio del capital. Y no habrliberacin de los trabajadores de la explotacin del capital en tanto nosuperemos estas lacras.

    10. La competencia y la concentracin de la riqueza

    Si bien los capitalistas estn unidos cuando se trata de mantener laexplotacin, entre ellos existe la ms feroz competencia. Cadaempresario trata de vender ms que sus competidores, sacarle clientes.Para eso, cada uno busca aumentar la explotacin de sus obreros ytecnificarse. Si un capitalista descubre una tcnica mejor para producir,procura que la competencia no la conozca, con la esperanza de bajarlos precios y arruinar a los otros. Los capitalistas que no logran seguirel ritmo de la renovacin tecnolgica, se arruinan y son absorbidospor la competencia o van a la quiebra.

    Por eso Marx deca que la competencia es como un ltigo, queobliga a cada empresario a ir hasta el fondo en la explotacin de susobreros. Esta es una ley de hierro en la sociedad actual. Por esta raznla explotacin no tiene que ver con la buena o mala voluntad de algunosempresarios individuales. Puede haber dueos de empresas queconsideren inhumanas las condiciones en que viven los trabajadores,pero seguirn manteniendo los salarios bajos y exigiendo ms y msritmo de trabajo, argumentando que si no lo hacemos la competencianos va a arruinar. Por eso no hay que esperar que los capitalistascomprendan las necesidades de los trabajadores y modifiquenvoluntariamente sus comportamientos.

    Hoy este impulso del sistema capitalista se ve multiplicado porla competencia internacional. Los capitalistas de todos los pases estnlanzados a una carrera desesperada por bajar los costos, por aumentarla explotacin, para sobrevivir en el Mercosur y en otros mercadosmundializados. Los empresarios hacen un chantaje a los trabajadores

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.24

  • . . .25

    porque dicen: si no aceptan todas las condiciones de trabajo queimpongo, voy a invertir en otro pas.

    Esta lucha entre los capitalistas por aumentar la explotacinpara sobrevivir es la razn principal por la cual en el capitalismoexiste un impulso permanente a aumentar la explotacin.

    En la lucha entre los capitales, inevitablemente muchos caen, yson comidos por los ms fuertes. Como dice el dicho popular, el pezgordo se come al pez chico. Todos los das se fusionan capitales, hayempresarios que compran fbricas en quiebra, hay comercios y bancosque caen en problemas y no pueden sobrevivir. Millones decuentapropistas, de pequeos campesinos, aun de pequeosempresarios, se funden, y van a la pobreza absoluta o a trabajar deobreros. Un ejemplo es lo que sucedi con la entrada de loshipermercados. Miles y miles de almaceneros, panaderos, carniceros,se arruinaron y ellos, o sus hijos, tuvieron que emplearse comoasalariados, muchas veces en los mismos supermercados que loshundieron.

    As los capitales cada vez ms se concentran en pocas manos.Hoy, las 200 corporaciones ms grandes del planeta tienen ventasequivalentes al 28% de la actividad econmica del mundo. En cadapas podemos ver cmo un puado de 300 o 400 empresas tiene unpeso descomunal en la economa; algunas compaas transnacionalestienen ventas anuales por sumas que superan largamente lospresupuestos de la mayora de los pases. En manos de algunas decenasde miles de grandes capitalistas se concentra el poder de dar trabajo ono a cientos de millones de desposedos.

    11. Qu es el capitalismo hoy?

    Lo que explicamos tericamente tiene su reflejo en la realidad delmundo. El sistema capitalista impulsa a aumentar la explotacin.Tengamos entonces una visin global.

    En todos los pases se procura que cada producto contenga elmximo posible de trabajo impago y para eso todo capitalista buscaacelerar los ritmos de trabajo y reducir el valor de la fuerza de trabajo.Se desarrolla as un hambre incesante por el plusvalor, por el tiempode trabajo excedente. Por qu puede el capital imponer esto?

    Una razn es la amenaza de mudar plantas o de no invertir si lafuerza laboral no se allana a las exigencias del capital. Los empresarios

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.25

  • . . .26

    muchas veces dicen: si los sindicatos de este pas no aceptan tal o cualcondicin laboral, o tal o cual salario, nos vamos a otro pas. O sea, esel chantaje de la llamada huelga de inversiones. Si no se allanan a loque pido, no invierto. Tambin est la presin de las importaciones.Es que hay empresarios que dicen: si no se aceptan estos salarios ycondiciones de trabajo, cierro la empresa porque me conviene importarms barato desde otro pas.

    En segundo lugar, como hemos dicho, por la presin que ejercenel ejrcito de desocupados. Segn la Organizacin Internacional delTrabajo, en 2004 haba unos 188 millones de desocupados en el mundo.En Argentina la desocupacin, a pesar de que baj en los ltimos aos,sigue siendo muy alta.

    A esto se suman las corrientes migratorias de mano de obra,especialmente hacia los pases adelantados. Y la incorporacin a lafuerza laboral de mujeres, nios, inmigrantes y minoras que en sumayora tiene bajos ndices de sindicalizacin.

    De esta manera reaparecen formas de explotacin que nosretrotraen a las escenas de Inglaterra de los siglos XVIII y XIX en losorgenes del capitalismo industrial. Por ejemplo, en las fbricas decomputadoras de China se imponen condiciones que pueden calificarsedirectamente de carcelarias; en muchas empresas los trabajadoreso trabajadoras no pueden hablar, no pueden levantarse para ir a tomaragua o al bao; existen regmenes de castigo dursimos por faltas leveso distracciones, con jornadas de trabajo que pueden prolongarse hasta16 horas. En muchas fbricas las trabajadoras duermen en lasempresas, en condiciones extremadamente precarias. El desgaste fsicoy nervioso es tan grande que a veces son viejas con apenas 30 aos;adems hay problemas auditivos y visuales, debido a las largas horasque pasan probando monitores y equipos. Sobre los salarios,escuchemos este testimonio de C., trabajadora en una empresa chinade productos electrnicos: He estado en la fbrica desde hace dosaos y medio y lo ms que he ganado ha sido un poco ms de 60 dlares(por mes). Eso fue lo que obtuve despus de haber trabajado ms de100 horas extra. Cmo puede ser eso suficiente para nosotros? Unotiene que comprar por lo menos las provisiones diarias y si me comproalgo de ropa se me termina el sueldo. Es incluso peor en la temporadabaja, cuando no tenemos horas extra. Cuando nos obligan a tomar unda porque no hay pedidos y no tenemos trabajo que hacer, nos lodeducen del sueldo.

    En muchos sectores y pases se repiten estas situaciones. El

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.26

  • . . .27

    siguiente es un testimonio de K., un trabajador del vestido deBangladesh: No he tenido descanso en dos meses y trabajo desde las8 de la maana hasta las 9 o 10 de la noche; algunas veces incluso todala noche. Por eso estoy enfermo. Tengo fiebres y no tengo energa. Nopagan las horas extras, dicen que he trabajado 30 o 40 horas en un mescuando en realidad he hecho 150. No hay registro, de manera quepueden decir lo que quieren.

    Y el siguiente es el testimonio de Helena, ex trabajadoranicaragense de una maquila: Los malos tratos eran permanentes.Cualquiera puede cometer un error: si te equivocabas, te golpeaban enlas manos, en la cabeza, te trataban de burra, de animal. Si parabas unsegundo para tomar un vaso de agua, aullaban. El salario de base erade 22 dlares por semana. Yo llegaba a las 7 de la maana y sala, engeneral, a las 9 de la noche; haca cuatro horas extras, pero me pagabandos.

    Seguramente cada uno de ustedes puede encontrar testimoniossemejantes en Argentina. Indaguemos cmo se trabaja en talleres, encomercios, en empresas del transporte. Ausencia de derechos sindicales,falta de respeto a cualquier norma de seguridad o higiene,desconocimiento de francos y licencias por enfermedad, salarios quemuchas veces no alcanzan siquiera para mantenerse con el mnimo desubsistencia.

    Por otra parte se calcula (datos de 2000) que en el mundo trabajanunos 186 millones de nios y nias de entre cinco y 14 aos; de ellos,5,7 millones realizan trabajos forzados; 1,8 millones estn en laprostitucin y 0,3 millones en conflictos armados.

    Pero si se toman los que trabajan en forma intermitente, la cifrase eleva a entre 365 y 409 millones, y si se agrega el trabajo nocontabilizado de las nias en su mayora hogareo la cifra oscilaentre 425 y 477 millones. Los nios y nias realizan trabajos tandiversos como agricultura, confeccin, fabricacin de ladrillos,actividades mineras, armado de cigarros, cosido de pelotas de bisbolo pulido de piedras preciosas, entre otros. Casi por regla general estnsometidos a condiciones infrahumanas, son prcticamente esclavosprivados de su niez y, por supuesto, de todo acceso a la educacin; enlos pases subdesarrollados uno de cada siete nios o nias en edadescolar no concurre a la escuela. Dicen dos economistas del BancoMundial: En los noventa, luego de la Convencin de los Derechos delNio (1989) y una confluencia de factores desde la globalizacin a larecoleccin sistemtica de estadsticas por la Organizacin

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.27

  • . . .28

    Internacional del Trabajo, el Banco Mundial y diversos pases, el mundose hizo consciente de que desde una perspectiva global la situacin deltrabajo infantil no era mucho mejor de lo que haba sido durante laRevolucin Industrial.

    Aclaremos que durante al Revolucin Industrial, ocurrida enInglaterra a fines del siglo XVII, se registraban abusos terribles deexplotacin del trabajo infantil. Desde entonces se nos ha dicho queaquellas pocas haban quedado definitivamente en el pasado, que enel capitalismo moderno ya no sucedan. Pero vemos que no es as, quesiguen sucediendo y a una escala mayor, porque ahora se trata delcapitalismo en todo el mundo.

    Incluso en pases desarrollados como Gran Bretaa, Francia oEstados Unidos muchos menores en edad escolar estn trabajando. EnGran Bretaa algunos estudios consideran que en los ltimos 35 aosentre un tercio y dos tercios de los nios en edad escolar estuvieron entrabajos remunerados; si se toma en cuenta a quienes alguna veztrabajaron (en lugar de a quienes estn trabajando en el momento dela encuesta) la cifra se eleva a entre el 63 y 77%.

    En la Unin Europea de conjunto en los noventaaproximadamente un 7% de los nios de entre 13 y 17 aos trabajaba.

    En lo que respecta a las mujeres, en promedio reciben un salarioequivalente a las dos terceras partes de lo que reciben los hombres,muchas veces carecen de proteccin frente a malos tratos y abusos; ysufren ms agudamente la precarizacin laboral que los hombres,adems de estar obligadas a realizar trabajos por los que no reciben enabsoluto remuneracin alguna.

    En los pases desarrollados tambin se registra la tendencia alaumento de la explotacin de la clase obrera en su conjunto. Por ejemploen Gran Bretaa en los ltimos aos se facilit y abarat el despido detrabajadores, se estableci que los chicos de 13 o 14 aos pueden serempleados hasta 17 horas semanales, se extendi el contratotemporario, se redujeron las licencias, se suprimi el salario mnimo,se extendieron los perodos de prueba (hasta 24 meses), se suprimiel lmite a la jornada de trabajo (incluso para los jvenes de 16 a 18aos) y se dio plena libertad para trabajar los domingos. En algunossectores los salarios apenas permiten reproducir el valor de la fuerzade trabajo. Un obrero tpico de la industria de la confeccin deBirmingham, con 17 aos de antigedad, a mediados de la dcada de1990 deba destinar dos terceras partes de su salario a pagar elalojamiento y las facturas de electricidad. En la industria del vestido

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.28

  • . . .29

    son normales jornadas de 12 horas por da de lunes a viernes y 8horas los sbados, y es comn encontrar empresas que no pagan lashoras extras ni los das de ausencia por enfermedad. Como resultadode la cada general de los ingresos de los trabajadores y de ladesocupacin de largo plazo, a mediados de la dcada se constatabaque el nmero de gente sin hogar se haba duplicado, que el 26% de losnios dependa de la ayuda social para vivir, que 13,7 millones depersonas vivan en la pobreza, que haba 1,1 millones menos de empleosa tiempo completo que en 1990, que 300 mil personas ganaban menosde 1,5 libras por hora y aproximadamente 1,2 millones menos de 2,5libras por hora.

    En lo que respecta a Estados Unidos, a mediados de la dcada de1990, sobre los 38 millones de estadounidenses que vivan por debajode la lnea de la pobreza, 22 millones tenan un empleo o estaban ligadosa una familia en la cual uno de sus miembros trabajaba; esto dio origena la expresin hacerse pobre trabajando. Adems, y obligados acompensar los bajos salarios, casi 8 millones de personas tenan dobleempleo. Por otro lado la duracin media anual del trabajo aument elequivalente de un mes desde la dcada de 1970; en algunas empresasdel automvil haba asalariados que trabajaban hasta 84 horas porsemana.

    En lo que hace a los procesos de trabajo, a partir 1988 se extenditoyotismo. Con esta forma de organizacin de organizacin laboral ladireccin de la empresa fomenta la competencia entre los trabajadoresy debilita la solidaridad sindical; introduce la multiplicidad de tareas;reduce las calificaciones y aumenta la inter-cambiabilidad de lospuestos; disminuye la importancia de la antigedad o incluso laabandona o modifica; descarga en los obreros una mayorresponsabilidad por el cumplimiento de las tareas, sin compensacinsalarial y sin darles mayor autoridad; y fomenta el sindicalismo deempresa en detrimento de la unin a nivel de rama. El resultado es eltrabajo sper intensivo: Mientras en las plantas manufacturerastradicionales el proceso de trabajo ocupa al obrero con experienciaaproximadamente 45 segundos por minuto, en las plantas deproduccin flexible la cifra es de 57 segundos. Los trabajadores deproduccin en las lneas de ensamblaje de Toyota en Japn hacen 20movimientos cada 18 segundos, o un total de 20.600 movimientos porda (tomado de un estudio sobre el toyotismo).

    El ataque a las condiciones laborales abarca tambin a pasescon fuerte tradicin sindical y de izquierda. En algunos lugares la

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.29

  • . . .30

    ofensiva del capital comenz por los trabajadores inmigrantes,aprovechando la inseguridad jurdica a la que estn sometidos.

    En Francia, por ejemplo, el trabajo en negro y la contratacin atiempo parcial de inmigrantes estn extendidos en la construccin(pblica o privada), limpieza, hotelera, gastronoma, confeccin deropa y agricultura, entre otras actividades. Los salarios de estostrabajadores son inferiores hasta un 50% a la media y carecen deorganizacin.

    En Alemania el capital y el gobierno estn empeados, desdehace aos, en una campaa por reducir salarios sociales y prolongarla jornada laboral. Adems, se atacan los salarios sociales, los sistemasde jubilacin y salud. Italia, Alemania y Suecia son representativas dela tendencia. Y en todos lados se tiende al disciplinamiento de la fuerzalaboral mediante el desempleo y a la precarizacin laboral.

    Como resultado de estos procesos en la mayora de los pasesaument la desigualdad. Segn la OIT, que realiz un estudio (publicadoen 2004) de 73 pases, en 12 desarrollados, 15 atrasados y 21 pases coneconomas en transicin, aument la desigualdad entre el deceniode 1960 y el decenio de 1990; estos 48 pases comprenden el 59% de lapoblacin total de los pases bajo estudio. En tres pases desarrollados,12 atrasados y uno con economa en transicin, que de conjuntorepresentan el 35% de la poblacin bajo estudio, la distribucin semantuvo estable. Por ltimo, slo en dos pases desarrollados y sieteatrasados (y ninguna economa en transicin) mejor el ingreso.

    12. Desarrollo cada vez ms desigual y carencias ypadecimientos sociales

    Una de las teoras que se han planteado muchas veces es que a medidaque el capitalismo se desarrolla, y se hace ms mundial, los ingresosentre los pases tienden a igualarse. Pero la realidad es otra. Segn lasNaciones Unidas (Informes sobre el desarrollo humano) si la diferencia entreel ingreso de los pases ms ricos y los ms pobres era de alrededor detres a uno en 1820, haba pasado a 35 a 1 en 1950, a 44 a 1 en 1973 y a 72a 1 en 1992; y a comienzos del nuevo siglo llegaba a 77 a 1.

    Por otra parte, se puede ver la desigualdad de riqueza e ingresosque se genera en este sistema. Los datos, tambin de las NacionesUnidas y otros organismos internacionales, nos dicen que el 20% delos seres humanos que vive en los pases ms ricos participa del 86%

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.30

  • . . .31

    del consumo privado total; utiliza el 58% de la energa mundial y el84% del papel; tiene el 87% de los vehculos; representa el 91% de losusuarios de Internet y tiene el 74% de las lneas telefnicas totales.

    En el otro polo, el 20% de la poblacin que vive en los pases mspobres participa con slo el 1% del consumo total; utiliza el 4% de laenerga, el 1,1% del papel, tiene menos del 1% de los vehculos y el 1,5%de las lneas telefnicas.

    En Argentina tambin se ha producido una gran polarizacinsocial. As, en 2006, el 10% ms rico de la poblacin tiene ingresos 31veces ms altos que el 10% ms pobre. Esto significa que en el 10% msrico cada persona gana, en promedio, $2012, mientras que en el 10%ms pobre cada persona gana slo $64. En el 10% ms pobre que siguea este estrato, cada persona gana slo $143. Esta situacin se hamantenido desde los aos noventa, ms o menos estable.

    Ms en general, agreguemos que de los 4.400 millones dehabitantes que estn en los pases llamados en desarrollo, casi tresquintas partes no tienen las infraestructuras sanitarias bsicas, casiun tercio no tiene acceso al agua potable, una quinta parte no tieneacceso a servicios modernos de salud; un tercio de los nios menoresde cinco aos sufren malnutricin, 30 mil mueren por da por causasprevenibles y uno de cada siete nios en edad de escuela primaria noasiste a la escuela.

    A comienzos del nuevo siglo haba 840 millones de personas entodo el mundo desnutridas, lo que representaba el 14% de la poblacinmundial. Recordemos que en 1980 vivan en condiciones severas dedesnutricin 435 millones de personas, que representaban el 9,6% deltotal mundial.

    De los 840 millones de personas que hoy estn desnutridas, 10millones se encuentran en los pa-ses adelantados, 34 millones en losex pases socialistas en transicin al capitalismo y 798 millones en lospases atrasados.

    En Repblica del Congo, Somalia, Burundi y Afganistn, msdel 70% de la poblacin est desnutrida. Segn la OrganizacinMundial de la Salud, las posibilidades de vida de un recin nacido enun pas avanzado son 12 veces mayores que las de un recin nacido enun pas atrasado; si ste nace en frica subsahariana es 23 veces mayor.

    En Argentina, un pas granero del mundo, que puede alimentara 300 millones de personas, hay hambre crnica, millones que noalcanzan al mnimo calrico diario vital.

    La Agencia Catlica para el Desarrollo seala una cifra que en s

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.31

  • . . .32

    misma constituye todo un smbolo de la desigualdad: la vaca promedioeuropea recibe un subsidio de 2,2 dlares por da, ms que el ingresodiario que recibe la mitad de la poblacin mundial.

    13. Conclusin

    Hemos visto por qu y cmo el sistema capitalista tiende a generar enun polo una riqueza creciente, y cada vez ms concentrada, y en el otropolo masas de gente que est obligada a hacer trabajos montonos,repetitivos, o con salarios bajos y condiciones laborales precarias,sometidos a presin constante. Y tambin por qu se regeneran,peridicamente, grandes ejrcitos de desocupados.

    Todo esto nos obliga a ubicar las luchas reivindicativas, pormejoras laborales, por seguros de desempleo, por salud y educacin,en una perspectiva correcta. Esto es, peleamos por mejorar en todo loposible dentro del sistema; necesitamos defender reformas que haganms llevadera la vida bajo el sistema capitalista. Pero al mismo tiempohay que tomar conciencia de que estas mejoras tienen un lmite. Comodeca una gran socialista europea de principios del siglo XX, llamadaRosa Luxemburgo, en tanto no se acabe este sistema de explotacin lossindicatos y los trabajadores estarn obligados a recomenzar siempresus luchas, porque el hambre por el plusvalor del capital es insaciable.Lo cual plantea la necesidad de tomar conciencia de que existe unproblema de fondo, que es social, y a l tenemos que apuntar.

    Publicado en la pgina web, febrero 2008.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.32

  • . . .33

    Presento aqu una versin algo resumida de un texto que escrib enfebrero de 2009, acerca de la tica en Marx. El mismo tiene relacincon debates acerca del rol que juegan demandas democrtico-burguesas en un programa socialista.

    Este escrito se inspira en el artculo de Stefano PetruccianiMarx and Morality. El debate anglosajn sobre Marx, la tica y lajusticia, publicado en Doxa N 15, en 1996. All Petrucciani pasarevista a las respuestas que se han dado a la cuestin de si existe unatica en Marx y cules seran los presupuestos normativos que guanla crtica marxiana del capitalismo. Presenta las dos interpretacionesms importantes, la de quienes niegan que en Marx haya unaperspectiva tica y la de quienes afirman, incluido el propioPetrucciani, que s es posible encontrar, aunque con matices, uncontenido tico en la crtica de Marx al capitalismo. Compartiendo enlo esencial esta ltima idea, nuestro propsito aqu es proponer unarespuesta que difiere en algunos matices de la dada por Petrucciani ala pregunta de si existe un contenido moral en la crtica marxiana delcapitalismo. Comenzamos sintetizando las posturas sobre la tica enMarx, tal como las presenta Petrucciani.

    Las dos posiciones en disputa

    Los autores que, como Allen Wood y Richard Miller, niegan que en elmarxismo haya una perspectiva tica sostienen que Marx plante deforma explcita, y repetidas veces, que los comunistas no apelan aningn principio de justicia o de igualdad, ni a las leyes de la moral,en su crtica al capitalismo. Afirman que Marx negaba que se pudieradefinir como injusto el cambio entre el capital y el trabajo, yconsideraba que era intil criticar al capitalismo en base a una

    LA CUESTIN DE LA TICA EN MARX

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.33

  • . . .34

    pretendida justicia distributiva. Wood y Miller plantean que esto sedebe a que, segn las tesis fundamentales del materialismo histrico,las ideologas morales expresan los intereses de las clases dominantes.Otros autores aaden que toda teora tica debe ser generalizable ytener un carcter universal, o sea, debe proponer normas vlidas paratoda sociedad y todo contexto, que puedan ser aceptadas por todapersona que reflexione imparcialmente sobre ellas. Pero la teora declase, contina el argumento, no puede satisfacer estas condiciones,ya que la lucha de clases es incompatible con el respeto igual a cadauno y el materialismo histrico es incompatible con la idea de normasmorales vlidas con independencia de los contextos dados. Adems,si bien la crtica de Marx hace referencia a bienes deseables que no sepueden realizar en la sociedad capitalista, esto no quiere decir queapele a valores morales o presuponga su validez. Se tratara de bienesde tipo no moral, que no encierran evaluacin tica alguna. Por ltimo,si bien a veces Marx demuestra la estima en que tiene el sacrificio delos intereses personales en beneficio de los intereses de la clasetrabajadora, esto tampoco tendra significacin moral. Quien seidentifica con una clase social acta en consecuencia, haciendoabstraccin de consideraciones de tipo moral.

    Si bien Petrucciani reconoce que estos argumentos sonvalederos, y que Marx rechaz una crtica moral del capitalismo,recuerda sin embargo que tambin Marx era filsofo y que en sujuventud haba hecho suyo el imperativo categrico de subvertir todaslas relaciones en las que el hombre es degradado y avasallado, ysostiene que en esencia nunca habra abandonado del todo estaperspectiva.

    Planteada as la cuestin, sigue Petrucciani, se abriran dosalternativas. La primera, planteada por Geras, sostiene que habrauna contradiccin entre el Marx explcito y el Marx implcito. Esto es,si bien el Marx maduro explcitamente rechazaba el recurso aprincipios ticos en su crtica del capitalismo, esto no negara que enla misma subyaciera, implcita, una concepcin tica. Por ejemplo, enla afirmacin de Marx sobre que en el cambio entre el capital y eltrabajo se encierra una relacin de explotacin, hay implcita unavaloracin tica del capitalismo. Aunque Marx no afirme que laexplotacin es injusta, la idea de injusticia est contenidaanalticamente en el concepto de explotacin. Hay aqu uncomponente normativo. Petrucciani parece acercarse a estainterpretacin.

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.34

  • . . .35

    La segunda interpretacin, de Steven Lukes, dice que si bienMarx rechaza la tica fundada en valores tradicionales, lo hace noporque fuera inmoralista, sino porque defenda otra tica, una ticade la libertad y de la emancipacin. Desde esta perspectiva, porsupuesto, tambin condenara la explotacin. En cualquiera de loscasos entonces habra entonces en Marx una valoracin tica delcapitalismo, y una remisin a valores normativos de carcteruniversal: la libertad de todos, la auto-realizacin de los individuos,el rechazo de la explotacin y los privilegios (Petrucciani, 1996, p.35). Aunque la interpretacin que sostiene que en Marx no habaningn principio tico tendra su parte de verdad en el hecho de queMarx no predicaba la lucha por la liberacin de la clase obrera comoun deber ser moral, sino como derivada de la situacin social objetivay en inters de la mayora de la sociedad. De manera que, segn Gerasy Petrucciani comparte el argumento Marx rechazaba la tica,aunque su crtica presupona una tica. Se trata de una posicincontradictoria, en cierta medida.

    Por ltimo destacamos que Petrucciani considera que la ideanormativa central presente en Marx es la libertad y la autorealizacinhumana. En este respecto Marx habra seguido el mtodo que mstarde teoriz la Escuela de Frankfurt en su primer perodo, que consisteen adoptar el valor de la libertad del pensamiento liberalrevolucionario burgus para mostrar cmo es traicionado y pisoteadoen la sociedad capitalista. De manera que la verdadera libertad slopuede realizarse en una sociedad en la que el individuo puedadesplegar todas sus capacidades; lo que implica suprimir la propiedadprivada del capital, subvertir la sociedad actual.

    tica y concepcin materialista

    Empecemos con la tesis, de Wood y Miller, de que Marx habra carecidode moral o principios ticos en su crtica al capitalismo. Esta idea est,en principio, en contra de la concepcin materialista de la historiaelaborada por el propio Marx. Es que para el materialismo histricolas ideologas, y por lo tanto las concepciones morales, constituyenrealidades histricas y sociales de las que no podemos abstraernos entanto somos seres sociales. Si bien las nociones morales han cambiadoa lo largo de la historia, de alguna manera todos tenemos una idea dequ est bien y qu est mal. Como seala Engels en el Anti-Dhring, lamoral pertenece a la historia humana y ha evolucionado con ella; los

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.35

  • . . .36

    principios morales inevitablemente estn presentes en los individuos.Y Marx admite que la moral permea las relaciones econmicas, y estosucede porque, insistimos en ello, se trata de un hecho social objetivo.Por ejemplo, cuando trata sobre la determinacin del valor de la fuerzade trabajo, considera que existe un componente histrico-moral.

    A su vez, decir que la moral es un producto social significa, enprimer lugar, que la moral no deriva de alguna ley de la naturaleza.Un partidario de Hobbes, por ejemplo, podra decir que el primerprincipio moral es evitar la muerte, y que el mismo deriva de latendencia natural de los seres humanos a entrar en conflicto y luchar.Pero esto implica suponer que el ser humano es originariamenteasocial. En la concepcin de Marx, en cambio, el ser humano es social.El estado primitivo formado por Robinsones aislados no existe. Estacrtica tambin se puede extender a los utilitaristas, estos es, a aquellosque piensan que el principio moral es conseguir el mximo de felicidadpersonal para cada uno, y que el bien consiste en defender de maneraegosta los propios intereses.

    Lo anterior se relaciona, por otra parte, con la crtica a que lamoral pueda analizarse desde el punto de vista individual. Tanto enHegel, como en la concepcin materialista de la historia, encontramosla idea de que la respuesta a la pregunta de qu est bien, o mal, no seresuelve en el mbito del individuo aislado. El Yo aislado no puederesponder de manera coherente a la cuestin de qu es una obligacinmoral, qu no lo es, ya que si el individuo aislado pudiera decidir quest bien y qu est mal, lo hara inevitablemente de maneracontingente. Sera una forma de subjetivismo extremo. Y en este caso,cmo podramos entender a las acciones de los otros, y cmo losotros podran entender nuestras acciones? No habra manera objetivade decidir qu est bien o qu est mal, a no ser que se buscara algnprincipio trascendente universal, que anidara en el Yo, pero fueracomn a todos los Yo. Esta ltima fue la solucin que ensay Kant.Kant apel a un principio trascendente que pudiera satisfacer lasexigencias de racionalidad y universalidad. () A partir de estaconcepcin, Kant pensaba que las leyes de la moral eran eternas yahistricas. Observemos que se trata de una moral externa a lasociedad; o sea, no es inmanente a ella.

    Pues bien, las crticas de Marx a la moral, citadas por Wood,Miller y otros, se refieren a este tipo de moral natural, ahistrica,trascendente, estructurada en mximas como las que propone Kant.

    Resumiendo lo planteado hasta aqu, digamos que desde el

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.36

  • . . .37

    punto de vista del materialismo histrico la moral no puede surgir dela subjetividad aislada, ni provenir de algn principio trascendente,o natural, ubicado ms all del mundo social y su historia. Enconsecuencia las leyes morales predominantes pueden y deben serexplicadas histrica y socialmente; debe existir una razn por la cualtales o cuales pautas morales se han impuesto. No pueden serproducto de la arbitrariedad, de la contingencia. Pero por esta razntambin la crtica y la superacin de esa moral no pueden realizarsepor simples decretos. No se puede abolir la moral, negndola en lacrtica del capitalismo. Ni se puede imponer otra moral desde unaposicin pretendidamente externa a la sociedad.

    Relativismo y crtica en la sociedad clasista

    Si las leyes morales son un producto social, en las sociedades divididasen clases la moral tambin estar atravesada por la cuestin de clases.Se trata de una tesis fundamental del materialismo histrico. En unsentido ms amplio, las ideas dominantes corresponden a las ideas dela clase dominante. La clase (o las clases) explotada y oprimida notiene manera de hacer prevalecer sus ideas. La explicacin ltima delporqu de esto se encuentra en el poder econmico y poltico de laclase dominante, en la naturaleza del Estado y de los aparatosideolgicos; y posiblemente tambin en la cuestin del fetichismo, enla sociedad capitalista. Como deca Engels, la moral de la clasedominante siempre justific el dominio y los intereses de esa clasedominante.

    Pero si la moral individual se moldea de acuerdo a los valoresculturales y ticos predominantes en la sociedad, cmo es posibletrascender esa moral y esa sociedad? No caemos en el relativismomoral? Si toda moral es propia de su tiempo, pareciera que no haycrtica moral posible a determinada sociedad. Si aceptamos estavisin, caemos en el conservadurismo. Cmo criticar la relacincapital-trabajo desde algn principio moral, si esa relacin es aceptadapor la moral dominante? Adems, si los criterios morales de Marx, ode cualquier otro individuo, estn formados por su entorno social, ysi esos criterios morales avalan ese contexto social, cmo puede surgiruna crtica moral de la sociedad? Se ubicara por fuera de la sociedadde su tiempo?

    Una respuesta puede ser que de todas maneras algunosindividuos tienen la capacidad de criticar a la sociedad en que viven

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.37

  • . . .38

    desde una moral futura y alternativa, aunque sea vislumbrada odbilmente elaborada. sta parece ser la posicin de Lukes. Marxhabra criticado a la sociedad capitalista desde el punto de vista deotra moral, superadora de la actual. Por lo tanto habra que plantearla posibilidad de establecer una moral (y una tica) por encima y porfuera de los condicionamientos sociales en los que estamos inmersos.Los socialistas utpicos criticaban a la sociedad capitalista desde elpunto de vista de una moral universal. No sera un camino?

    El problema es que de nuevo caeramos en lo contingente yarbitrario. Es que cualquier idea es posible en el terreno de laensoacin; cualquier moral futura y superadora sera posible, porqueno estara anclada en lo real. Y precisamente lo que busc elmaterialismo es hacer una crtica del capitalismo que partiera de loreal, de las contradicciones realmente existentes en la sociedad declases. ste es uno de los objetivos centrales de El Capital, si no es elcentral. Subrayamos que superar lo contingente y arbitrario, esto es,lo meramente subjetivo, tiene una importancia poltica difcil deexagerar. A lo largo del siglo XX hubo muchos proyectos socialistasque pretendan establecer sociedades modelos, haciendo abstraccinde las condiciones reales que hubieran posibilitado su desarrollo.Alguna direccin poltica, algn Comit Central esclarecido, pretendaestablecer no slo las nuevas relaciones sociales, sino tambin dictabalas pautas culturales, ideolgicas y morales a implantarse desdearriba, haciendo abstraccin de las condiciones reales existentes. Elexperimento de los Khmers rojos en Camboya fue un caso extremo dehasta dnde se puede llegar por esa va. Una variante de la anteriorsolucin al problema de la moral sera que, tratndose de la sociedadde clases, se podra criticar la moral dominante desde el punto devista de la moral de la clase oprimida. En algunos pasajes del Anti-Dhring Engels parece apuntar en esta direccin, ya que afirma que lamoral reinante es la moral de la burguesa, y la moral opuesta es ladel proletariado. Aunque Engels no pone esto en consonancia con laidea, que tambin sostuvo, de que las ideas dominantes son las de laclase dominante. Tal vez estuviera pensando en una moral proletariaencarnada en alguna pequea vanguardia esclarecida. Lo cual tambindeja planteada la pregunta de cmo se forma esa moral proletaria aun si se trata de una vanguardia esclarecida si las ideasdominantes en materia de moral son las ideas de la clase dominante.Cmo puede hacer el proletariado (o sus idelogos) para superar loslmites de la moral burguesa en la que todos nos hemos educado?

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.38

  • . . .39

    Parece que estamos condenados a no salir de la jaula ideolgica ymoral en que nos encerr la clase dominante, a no ser que formemosotra moral, completamente nueva, desde una posicin externa a lasociedad.

    Otra salida sera decir no tenemos ninguna moral, y nohacemos ninguna crtica desde el punto de vista de la moral. Pero yahemos discutido por qu no es posible no tener ideas morales. Aunquesea de forma implcita, todos poseemos algn criterio de qu est bien,y qu est mal.

    Tenemos entonces que por un lado las ideas morales estncondicionadas por la sociedad en que vivimos. Lo cual nos puede llevaral relativismo moral. Por otra parte adoptamos una posicin crticafrente a la sociedad capitalista, sabiendo que no podemos renunciar atener ideas morales; y siendo conscientes, adems, de que esas ideasmorales deben tener asidero en lo real existente.

    La crtica inmanente

    Pensamos que la salida a las cuestiones planteadas pasa por la crticainmanente, propia del mtodo dialctico de Hegel. Una crticainmanente es una crtica que no se hace desde algn principio opostura que est por fuera de lo que estamos criticando; en otraspalabras, no es una crtica externa. Aplicado este criterio a la sociedadcapitalista, la crtica inmanente surge de la misma sociedadcapitalista, incluidas la ideologa y la moral que operan en ella. Perocmo es posible entonces superar el relativismo y el conservadurismo?Es posible porque existen contradicciones en la sociedad capitalistaque permiten avanzar al pensamiento crtico, y a la crtica prctica.Apliquemos esto a la cuestin de la explotacin.

    En primer lugar, es un hecho que en la sociedad capitalista elintercambio de equivalentes no es inmoral; est de acuerdo con susprincipios ticos fundamentales. Marx demuestra que cuando el capitalcompra la fuerza de trabajo en el mercado se produce un intercambiode equivalentes. Moralmente, en principio, no parece haberproblemas. Sin embargo, cuando penetramos en la esfera de laproduccin, comprobamos que el intercambio de equivalentes se hatransformado en un intercambio de no equivalentes, de ms trabajopor menos trabajo. Marx lo seala cuando explica la plusvala, y loenfatiza en el captulo 22 del tomo 1 de El Capital. Aparece entonces laexplotacin. Pero la categora de la explotacin, como seala

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.39

  • . . .40

    Petrucciani, contiene una carga de crtica moral. Desde qu moral?Petrucciani no lo aclara, pero es evidente que tiene esa carga crticadesde el punto de vista de la propia moral burguesa, ya que sta afirmaque ningn ser humano debe ser explotado. Cualquier socilogo oeconomista burgus admite que el campesino feudal que est obligadoa trabajar gratuitamente, por ejemplo, tres das a la semana en latierra del seor, es explotado. La sustancia del problema la extraccinde excedente no cambia cuando ese mismo campesino recibe unsalario por trabajar seis das a la semana en la tierra, de los cualestres das de trabajo se plasman en plusvala. Sin embargo la forma delintercambio de equivalentes oculta ese contenido de explotacin, y elsocilogo o el economista burgus no ven ningn problema moral enel trabajo asalariado. Ms en general, todos los esfuerzos de la economaburguesa estn puestos en disimular la realidad de la explotacincapitalista, y en encontrar algn tipo de justificacin de la ganancia.

    La crtica de Marx, en cambio, pone en evidencia que el trabajoasalariado es explotado por el capitalista. Este hecho est encontradiccin con la ley moral que el propio capitalismo haproclamado. La demostracin cientfica de la generacin de la plusvalapor el trabajo, y su apropiacin por el capital, implica entonces en smisma una crtica tambin moral al modo de produccin capitalista.Pero es una crtica inmanente, derivada de la propia lgica del sistema,y de los principios que ha proclamado; en particular, de que lo morales que haya intercambio de equivalentes. Ese principio moral se apoyaen la forma que reina en el mercado pero est en contradiccin conel contenido.

    Lo mismo podemos decir de otros principios morales queproclama el capitalismo. Por ejemplo, la igualdad de oportunidades(qu igualdad de oportunidades hay entre los hijos de los capitalistasy los hijos de los trabajadores o de los desocupados?); la libertad (elobrero slo tiene la libertad de morirse de hambre si no acepta serexplotado); el pleno desarrollo de las capacidades humanas (qudesarrollo de capacidad humana tiene el individuo que est atado depor vida a una cadena de montaje, realizando trabajos repetitivos?Qu desarrollo tiene una persona que queda desocupada a los 40aos y no es aceptada por vieja en ninguna empresa?); etc. Igualdadde oportunidades, libertad, desarrollo pleno de las capacidadeshumanas, no son principios trados desde otro mundo, sino surgidosdel seno del mundo ideolgico generado por la burguesa. Algo similarpuede decirse de la democracia. Los idelogos del capitalismo en

    RoloBook-vfff.pmd 14/06/2013, 09:47 p.m.40

  • . . .41

    ascenso (Locke, Rousseau, entre otros) admitan que no poda haberdemocracia real si no haba una cierta igualdad de la riqueza y delos ingresos. De hecho, la democracia en la que pensaban era unademocracia de pequeos productores. Pero si el sistema capitalistagenera una creciente polarizacin social; si cada vez ms la riqueza seconcentra en algunas manos, qu posibilidades existen de que hayauna democracia como la que proclama el liberalismo burgus? Larespuesta es: ninguna. Actualmente las grandes corporaciones, losintereses econmicos concentrados, deciden en los hechos las polticaseconmicas de los Estados, simplemente por el peso econmico quetienen. La democracia por eso es formal, vaca de contenido. Y esto sepuede afirmar no desde algn principio abstracto, elaborado por fuerade la sociedad, sino desde los principios proclamados por la sociedadburguesa.

    Lo importante entonces es que Marx puede hacer una crticamoral, no desde el punto de vista de una moral ahistrica, o natural,sino desde el punto de vista de los propios principios morales y ticosque proclam el liberalismo progresista burgus. Un argumento deeste tipo nos parece encontrar en Engels cuando trata de la consignade igualdad que enarbola el proletariado. La misma tiene una doblesignificacin, ya que por un lado es una reaccin contra las grandesdesigualdades sociales de la sociedad de clases; y por otra parte esuna reaccin contra la exigencia burguesa de igualdad. Engels apuntaque en este caso el proletariado infiere de la exigencia burguesa deigualdad ulteriores consecuencias ms o menos rectamente y sirvecomo medio de agitacin para mover a los trabajadores con las propiasafirmaciones de los capitalista. Lo interesante es que el principiotico no est sacado de otro mundo, sino del propio mundo burgus ysus contradicciones. Particularmente de la contradiccin entre laigualdad formalmente proclamada como principio, y el contenido real,la sociedad dividida en clase sociales.

    Conclusin

    La respuesta a la cuestin de la tica en Marx est en consonancia conla idea que han destacado los autores de Frankfurt, acerca de queMarx critica al capitalismo porque ste no puede llevar a la prcticalos principios de la igualdad, fraternidad, libertad, abolicin de laexplotacin, pleno desarr