Retiro Espiritual de Adviento - Centro de Espiritualidad ...centrodees · PDF fileRETIRO...

Click here to load reader

  • date post

    06-Jun-2018
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Retiro Espiritual de Adviento - Centro de Espiritualidad ...centrodees · PDF fileRETIRO...

  • Retiro Espiritual de Adviento

  • RETIRO ESPIRITUAL DE ADVIENTO

    DAR RAZN DE LA ESPERANZA

    Glorifiquen en sus corazones a Cristo, el Seor. Estn siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razn de

    la esperanza que ustedes tienen. (1Pe 3,15)

    SPTIMO DA: MARTES 20 DE DICIEMBRE 2011

    ESPERAR DESDE LA PRCTICA DESDE LA MISERICORDIA

    1. Adviento-Navidad, Tiempos de MISERICORDIA HUMANIZANTE Esta primera y segunda parte de este da de retiro implican un esfuerzo de una lectura espiritual, con carcter de estudio y reflexin. Se invita a formular un llamado concreto.

    PARA UNA RELECTURA DE LAS OBRAS DE MISERICORDIA, ACTUALICEMOS LA CARIDAD. Lee atentamente estos textos de la Primera Carta del Apstol San Juan

    1 Jn 3, 10-18

    10 Los hijos de Dios y los hijos del demonio se manifiestan en esto: el que no practica la justicia no es de Dios, ni tampoco el que no ama a su hermano.

    11 La noticia que oyeron desde el principio es esta: que nos amemos los unos a los otros.

    12 No hagamos como Can, que era del Maligno y mat a su hermano. Y por qu lo mat? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano, en cambio, eran justas.

    13 No se extraen, hermanos, si el mundo los aborrece.

    14 Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la Vida, porque

  • amamos a nuestros hermanos. El que no ama permanece en la muerte.

    15 El que odia a su hermano es un homicida, y ustedes saben que ningn homicida posee la Vida eterna.

    16 En esto hemos conocido el amor: en que l entreg su vida por nosotros. Por eso, tambin nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos.

    17 Si alguien vive en la abundancia, y viendo a su hermano en la necesidad, le cierra su corazn, cmo permanecer en l el amor de Dios?

    18 Hijitos mos, no amemos solamente con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad.

    1 Jn 4, 7-12

    7 Queridos mos, ammonos los unos a los otros, porque el amor procede de Dios, y el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.

    8 El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

    9 As Dios nos manifest su amor: envi a su Hijo nico al mundo, para que tuviramos Vida por medio de l.

    10 Y este amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que l nos am primero, y envi a su Hijo como vctima propiciatoria por nuestros pecados.

    11 Queridos mos, si Dios nos am tanto, tambin nosotros debemos amarnos los unos a los otros.

    12 Nadie ha visto nunca a Dios: si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y el amor de Dios ha llegado a su plenitud en nosotros.

    Puntos de Meditacin a partir de los Textos Lee con atencin y en espritu de apertura a Dios las siguientes consideraciones:

    La caridad se da siempre al interno de las relaciones humanas

    concretas: relaciones interpersonales, sociales, polticas. La caridad cristiana si creemos en el Dios que envi a su Hijo al mundo y se hizo hombre- sucede en la historia cotidiana, en un espacio y en un tiempo precisos.

    La caridad suscitada por la accin del Espritu de Jess es

    expresin irrenunciable del seguimiento de Jess; los cristianos tenemos la responsabilidad histrica de esta narracin de la

  • caridad; estamos llamados a ser manifestacin de la caridad encarnada de Dios en el hoy de la historia.

    Jess nos ha narrado la caridad de Dios vivindola en su cuerpo,

    en su existencia, hacindola en sus relaciones.

    Tiempos de Crisis de la Caridad

    Vivimos tiempos en donde hay maldad. Podramos decir: Das malvados. Se trata de das en los que no slo existe mucha maldad y atroz, sino que sta no slo no es motivo de vergenza, sino que se le abandera y hasta se le exalta en palabras insensatas de personas que hacen perversos estos das con su irresponsabilidad. Basta mirar las noticias todos los das acerca de la criminalidad, del hambre en frica, de la justificacin de las guerras y las destrucciones de los pueblos; basta abrir los ojos a lo que viven los migrantes y desplazados, por mencionar slo unos ejemplos.

    Esta situacin urge hoy a los discpulos del Evangelio de la Caridad:

    No tomen como modelo a este mundo. Por el contrario, transfrmense

    interiormente renovando su mentalidad, a fin de que puedan discernir cul es la voluntad de Dios: lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto. (Rm 12,2)

    Esto significa que es preciso poner en el hoy la caridad y la bondad ante la maldad; la justicia ante tanta injusticia; la humanidad ante la deshumanizacin y la barbarie; el perdn ante tanta discordia, resentimiento y odio.

    15 Cuiden mucho su conducta y no procedan como necios, sino como personas sensatas

    16 que saben aprovechar bien el momento presente, porque estos tiempos son malos. ( Ef 5, 15-16).

    La caridad social, de la que habla el Catecismo de la Iglesia Catlica, y la relacin estrecha entre justicia y caridad evocada en la Encclica Deus Caritas est, de Benedicto XVI, buscan que hagamos propia la idea de que, si la caridad es el amor al hermano, la justicia es el amor a los derechos del hermano.

    Por una Caridad Crtica

    Atencin a la criminalizacin de los pobres: Hemos de aprender hoy, desde la caridad crtica, que se hacen de los pobres, sean migrantes, vagabundos, adictos a las drogas, etc. potenciales delincuentes. Hay un

  • estigma que atribuye a los pobres un status sub-humano, se les atribuye una humanidad inferior. Los discpulos de Jess no podemos hacernos cmplices de esto.

    Atencin a pensar que la pobreza es un problema residual de algunos

    pases, de algunos sectores de la poblacin. La Caridad Crtica nos debe hacer comprender que asistimos a una etapa de empobrecimiento y de crisis global de todo un sistema que afecta a millones de seres humanos.

    Atencin a mirar a los pobres desde sentimientos de que ellos nos dan

    miedo, nos provocan vergenza o suscitan en nosotros un falso redentorsmo.

    Por una Caridad Auto-Crtica

    Por amor a Sin no me callar, por amor a Jerusaln no descansar, hasta que irrumpa su justicia como una luz radiante y su salvacin, como una

    antorcha encendida (Is 62,1).

    Un trabajo caritativo que no trabaje por hacer salir al pobre de la exclusin, se hace cmplice de la marginalizacin de los pobres y de su instrumentalizacin.

    El Evangelio de la Caridad es tambin inspiracin de palabras profticas que prestan voz a la causa de los pobres y desestimados de este mundo; traduce el escndalo que Dios ve frente a la injusticia y ante la dignidad humana pisoteada.

    No hemos todava dado pasos firmes para comprender que la prctica

    de la caridad ha de ser organizada no slo a travs de las expresiones de la comunidad cristiana: Critas, sino a travs de las tantas iniciativas laicas que a Dios gracias existen; lo anterior, no puede contraponerse a la necesidad de una prctica de la caridad de cada cristiano en su propia vida cotidiana.

    2. La Tradicin Cristiana de las Obras de

    Misericordia, puede ser vigente y actual.

    Lc 6, 35-38

    35 Amen a sus enemigos, hagan el bien y presten sin esperar nada en cambio. Entonces la recompensa de ustedes ser grande y sern hijos del Altsimo, porque l es bueno con los desagradecidos y los malos.

    36 Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.

  • 37 No juzguen y no sern juzgados; no condenen y no sern condenados; perdonen y sern perdonados.

    38 Den, y se les dar. Les volcarn sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan tambin se usar para ustedes.

    Mt 5, 7

    Felices los misericordiosos, porque obtendrn misericordia

    Antes de ser un mandamiento, la misericordia en palabras de Jess-

    son la posibilidad que tenemos de participar del ser mismo de Dios, o de lo que es lo mismo, de dar vida, de mostrar ternura y amor, de ser gratuitos hacia los dems sin clculos, trampas y esperando recompensas, de con-sufrir con quien sufre, de perdonar de corazn, de soportar pacientemente las torpezas y errores de los dems.

    La misericordia de Jess no es un sentimentalismo, nace como aguda

    resonancia en m, del sufrir del otro, pero madura como una tica, prctica concreta, actitud y virtud caritativa. No es terica, es algo que se hace: has t lo mismo (Lc 10,37).

    El Evangelio nos presenta en la pgina de Mateo del juicio universal,

    siete gestos de caridad, hechos a un pobre, a un pequeo. En realidad se hacen a Cristo mismo. CRISTO SE ENCARNA EN LOS LTIMOS, EN LOS QUE SUFREN, EN LOS DESPRECIADOS Y DESESTIMADOS ESTA ES LA GRAN ESPERANZA DE LA HUMANIDAD:

    Mt 25, 31-46

    31 Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ngeles, se sentar en su trono glorioso.

    32 Todas las naciones sern reunidas en su presencia, y l separar a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos,

    33 y pondr a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda.

    34 Entonces el Rey dir a los que tenga a su derecha: "Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo

    del mundo,

    35 porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron;

  • 36 desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver".

    37 Los justos le respondern: "Seor, cundo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber?

    38 Cundo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos?

    39 Cundo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?".

    40 Y el Rey les responder: "Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el ms pequeo de mis herma