Revista circulo de lectura III JST

of 20/20
H. AYUNTAMIENTO MUNICIPAL CONSTITUCIONAL DE JOJUTLA, MOR. 2013-2015 GRUPO DE PARTICIPACIÓN SOCIAL JOJUTLA SOMOS TODOS EL REDACTOR CIUDADANO R EVISTA DEL C ÍRCULO DE L ECTURA Y R EDACCIÓN III UN CIUDADANO OBSERVADOR, CRÍTICO, PROPOSITIVO, PARTICIPATIVO, AMOROSO... NÚMERO TRES JOJUTLA, MOR., AGOSTO 2014 ENERO 2015 ¿QUÉ TENEMOS? ¿QUÉ NOS FALTA?
  • date post

    07-Apr-2016
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Textos producidos en el CLyRIII durante el periodo agosto 2014-enero 2015

Transcript of Revista circulo de lectura III JST

  • H. AYUNTAMIENTO MUNICIPAL CONSTITUCIONAL DE JOJUTLA, MOR.

    2013-2015

    GRUPO DE PARTICIPACIN SOCIAL JOJUTLA SOMOS TODOS

    EL REDACTOR CIUDADANO REVISTA DEL C RCULO DE LECTURA Y REDACCIN III

    UN CIUDADANO OBSERVADOR,

    CRTICO, PROPOSITIVO,

    PARTICIPATIVO, AMOROSO...

    NMERO TRES JOJUTLA, MOR., AGOSTO 2014ENERO 2015

    QU TENEMOS?

    QU NOS FALTA?

  • La promocin de la lectura nunca ha sido tarea sencilla para los maestros y mucho menos

    para otros actores sociales; sin embargo, estamos todos convencidos que sin este buen

    hbito poco podemos hacer para fomentar el desarrollo personal, para reducir las actitudes

    y actividades que avanzan en sentido contrario de la dignidad humana, para construir una

    sociedad mejor. Pese a todo, algunos soadores todava andan sueltos y persisten en su

    necedad de reunirse y hacer de los libros un banquete que los mueve a traspasar el diletan-

    tismo y plantearse algunas consideraciones sobre el mundo que nos ha tocado vivir. Lo

    mejor de todo es adems que se arriesgan a escribir sus elucubraciones, imagineras o re-

    flexiones. Este ha sido el escenario del Crculo de Lectura y Redaccin en su tercera etapa.

    El Grupo de Participacin Social JOJUTLA SOMOS TODOS, en acuerdo de colaboracin

    con el H. AYUNTAMIENTO MUNICIPAL 2013-2015, hace esta propuesta de promocin cul-

    tural abierta a [email protected] los [email protected], sin costo alguno y con la finalidad de proveernos de

    las herramientas del conocimiento y la expresin escrita para poder participar de mejor ma-

    nera en los distintos requerimientos de la vida social. Se intenta la vinculacin de la literatura

    con el desarrollo de ideas personales en torno a diferentes temas como la poltica, la histo-

    ria, el arte; en particular, nos interesa la expresin genuina de la subjetividad que nos es

    propia en tanto sujetos sociales e individuos abarrotados de sentimientos, emociones, ideas,

    sueos, preocupaciones, proyectos y todo tipo de inquietudes.

    Durante el periodo que hoy concluye se abordaron obras de Mario Benedetti, Julio Cortzar,

    Thiago De Mello, Khalil Gibrn, Jorge Ibargengoitia, Charles Bukowski, John Steinbeck,

    entre otros. Una parte del resultado se presenta en este nmero tres de la revista EL RE-

    DACTOR CIUDADANO y con gusto lo sometemos a la buena consideracin y examen de

    quienes decidan leernos. En esta oportunidad saludamos la colaboracin de Olimpia Badillo

    Iracheta, Amrica Nio Vidales, Fernando Luis Prez Poza, Miguel ngel Izquierdo Snchez

    destacados creativos en el campo de las letras y generosos promotores de la cultura por

    cada lugar donde pisan y pasan.

    Invitamos a todo pblico a la continuacin de este esfuerzo en el siguiente periodo del Crcu-

    lo de Lectura y Redaccin para poder disfrutar juntos una aventura ms por los laberintos de

    la lectura agradable, compartida y comentada que nos permita encontrarnos con la expre-

    sin de nuestras propias realidades y fantasas.

    JOS LUIS FIGUEROA GONZLEZ

    CRCULO DE LECTURA Y REDACCIN III

    GRUPO DE PARTICIPACIN SOCIAL JOJUTLA SOMOS TODOS

    31 DE ENERO DE 2015

    ELISA ALONSO MARTNEZ

    KAREN OLIVARES ROMN

    HAYDE CALDERN GALVN

    LUCERO DE LOS NGELES SANTIAGO V.

    CLARA ALICIA HERRERA CADENA

    ELVA MAGALI ESTRADA DE LA LUZ

    LETICIA VILLERAS ARCE

    NANCY SULEM MONTES ARVALO

    ANGLICA DAZ SALGADO

    MARA FLIX VIVANCO ROGEL

    LUIS RICARDO SALGADO SALGADO

    RAL PEGUEROS SERRANO

    MARCOS GARCA LVAREZ

    ALFREDO CRESPO CATALN

    COLABORADORES EN ESTA EDICIN:

    OLIMPIA BADILLO IRACHETA

    AMRICA NIO VIDALES

    ALBA CRISTINA BRITO BAHENA

    FERNANDO LUIS PREZ POZA

    MIGUEL NGEL IZQUIERDO SNCHEZ

    PRESENTACIN

    CRCULO DE LECTURA Y REDACCIN III

    Pgina 2 EL REDACTOR CIUDADANO

    C ON T E N I D O

    PRESENTACIN 2

    NUESTRA LARGA NOCHE DE AYOTZINAPA

    3

    MI PADRE HA MUERTO/ SOY/ A MI MUSA

    4

    CANCIN DE LA INFANCIA 5

    LA CANCIN DE LA ESPE-RANZA Y LA CANCIN DE LA DESILUSIN

    6

    HISTORIA, FBULA O CUENTO/HIPRBOLE/ SI-LENCIO DISIMULADO

    7

    EL ENCANTO DE UN CABA-LLERO/ EL ESPANTO DE LA

    8

    PARASO DEL SUR, SUEO 9

    OPERACIN PULQUE 10

    NUBE/ NUNCA MIRES ATRS 12

    SANDRA LE RESPONDE A BU-KOSKI/ EL AMOR ES UN DINO-

    13

    NOVIEMBRE 10 14

    VEN/ EN SILENCIO/ MUJER 16

    QU LE FALTA PRESIDENTE?/ 17

    AYOTZINAPA, DOLOR E IN-DIGNACIN/ AUSENCIA UNI-

    18

    EL ARTE DE GOBERNAR/ CO- 19

    CARTA DE ROSA A JUAN 20

  • EL REDACTOR CIUDADANO Pgina 3

    NUESTRA LARGA NOCHE DE AYOTZINAPA

    La oscuridad de la noche del 26 de septiembre de 2014 ya se ha prolon-gado por ms de cuatro meses y los das con lluvia de dolor han de se-guir mojando las hmedas conciencias y han de fatigar a los emprende-dores de la ignominia, con los gritos desesperados de la rabia desbor-dada y la negacin al olvido. Justicia claman los huesos triturados y es-parcidos, simulaciones desnudas no impedirn que la vorgine de pro-testas arrastre y condene a los autores. La certeza de tu muerte Alexan-der no desanima, se clava como estaca de fuego en los corazones de los padres y madres multiplicados por este pas y por el mundo, pero no destruye tu memoria; la deposita y la hace perpetua en todos los jve-nes, en todos los hombres y mujeres genuinos que ya amarran los cor-dones de sus voluntades para construir la barrera que le cortar el paso al contratiempo de injusticia y barbarie que pretende aprisionarnos de una vez y para siempre.

    Todos somos Ayotzinapa, menos uno y menos otros empequeecidos seores y seoras de poder y de copete. Sus armas oficiales blasfemaron en contra de los hijos de quienes les dan de comer, de quienes los enriquecen y de quienes juraron proteger. Ahora repre-sentan el atropello, el crimen, y la sangre que llevan en las manos es la mancha indeleble que los persigue y los marcar por siempre. No fueron solos los asesinos materiales, los acompaaron y protegieron la complicidad, la corrupcin, el entreguismo, de quienes gobiernan al servicio del in-ters supremo propio y extranjero, que devora nuestro sustento de cada da. La molesta presencia de unos muchachos desarrapados, de los hijos del pueblo que tanto agreden con la rebelda que esclarece el camino verdadero, es la causa final de la perversa accin de los mandamases y sus empistolados perros de caza. Este dolor no se supera porque lo diga el principal, ni siquiera los hechos contundentes traern la calma. Los pobres hemos perdido todo: la confianza, la ingenuidad, la man-sedumbre, y ya no nos representa quien ofende y asesina a nuestros hijos. Los 43 ahora tienen millones de padres y madres que los se-guirn buscando incluso en las ruinas del Estado fallido.

    En Mxico-Liliput gobiernan los enanos de la mente y el corazn enajenados. A los agentes de sus partidos polticos, negocios de personas fsicas inmorales, les urge calmar las aguas de la agitacin que enturbie su prxima rapia. Se encuentran asustados, no saben qu decir ni dnde meterse. Algunos tienen el descaro de solidarizarse con las vctimas desde sus poltronas de cuero, toman-do el vino de delicado bouquet que les financiamos e ideando leyes de represin al que se atreva a tomar las calles para gritar sus recla-mos. Esos son los que quieren seguir sirviendo a los miles de des-aparecidos, asesinados, empobrecidos, explotados, ignorados que ellos han producido. Con ellos es la cuenta pendiente que se est sumando; a ellos y a sus cmplices sicarios los alcanzar la justicia que este pueblo se dar a s mismo o no la dar nadie.

    5

  • An puedo sentirlo cerca de m. El da se torna triste, el sol no me quema. Camino tratando de encontrar sus huellas para seguir sus pasos. A lo lejos creo escuchar su voz. El miedo invade mi ser, no puedo evitarlo. Sin duda alguna quisiera contrselo, pero ya no est a mi lado. El viento suave toca mi rostro, seca mis lgrimas al recordar su partida. Mis ojos fueron testigos de una luna hermosa. Estaba cerca, tan cerca que poda alcanzarla. Las palabras estn de ms, hoy creo que es una seal de que siempre estar junto a m.

    ELVA MAGALI ESTRADA DE LA LUZ

    .

    Nac mujer como mi madre y la madre de ella y la de Dios mismo y la madre que sin parir es madre.

    II Nac mujer sin la cancin de cuna Porque no se oye bien decir: durmase mi nia que naci de quin sabe qu mal momento.

    III Nac mujer amo la tierra mojada con el agua uterina, ser porque es la tierra que cubre a mi madre y un da habr de cubrirnos a las dos

    OLIMPIA BADILLO IRACHETA SAN LUIS POTOS, MXICO

    A MI MUSA

    La msica de tus labios me mata,

    me encadena el alma,

    me encarcela los sentidos.

    Tus cejas son arcos triunfales,

    tus caricias son miel sobre hojuelas;

    tus manos son dos poemas,

    tus pies escuchan el sonido de la noche

    y tus olores se cristalizan en un instante.

    MARCOS GARCA LVAREZ

    MI PADRE HA MUERTO!

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 4

    SOY

  • NUESTRA LARGA NOCHE DE...

    Larga es la noche en Ayotzinapa y en todo Mxico, el amanecer no se anuncia pero la lucha social arreciar y la respuesta del Estado fallido y represor no se har esperar; ms no hay miedo, hay fuerza de indignacin y colaboracin inteligente. Es tiempo de apresurar el despabilamiento de la noche, mover los negros nubarrones de la tristeza y la pena que encadenan, soltar amarras a los globos de las esperanzas compartidas, permitir a la conciencia y a la voluntad que se peguen cuer-po a cuerpo. Ni soledad, ni egosmo caben en el trayecto que caminamos hacia la imposicin del ya basta al salvajismo y a la opresin. Ya no hay tiempo venidero, es ahora o ya no sabremos si nunca fue. Las opciones se agotaron y la nica posibilidad es agruparse o perecer.

    Alexander Mora Venancio, ya eres uno con tus compaeros cados en la desintegracin corporal que se volvi un solo y enorme cuerpo que habita en todas las latitudes y en todos los espacios, en las escuelas, en las iglesias, en las universidades, en los edificios pblicos, en las carreteras, en las

    montaas, en la simiente del futuro que ustedes sembraron. Te acompa-an los irredentos, los carentes de toda riqueza pero cargados de toda la dignidad. No quedar solo tu padre, como no quedar solo tu recuerdo. Es la hora decisiva de los comunes para aliarse en el cuidado de la se-guridad mutua, en la defensa y proteccin del patrimonio social y en par-ticular del rescate de la educacin pblica por la que se perdieron las vidas reclamadas.

    Para los que quisieran invocar a una fuerza superior que haga posible un mundo diferente y mejor, ya pueden invocar el ejemplo de los jvenes ayotzinapos que pasan a ser referencia histrica de lo ms valioso y dig-no de este vapuleado pueblo. Es larga la noche de Ayotzinapa, pero es ley que despus de la oscuridad vuelva el da. Vayamos a ayudar a des-correr el velo de lo nocturno porque nadie lo har por nosotros.

    JOS LUIS FIGUEROA GONZLEZ

    EL REDACTOR CIUDADANO Pgina 5

    CANCIN DE LA INFANCIA

    Ayer, decid echar un vistazo al pozo de los recuerdos

    y mis odos se encontraron con esa vieja cancin

    que yaca sumergida, callada, quieta, casi inerte;

    y su tono melanclico nuevamente me cant.

    Me dijo que haba esperado ansiosa por mi regreso,

    que se qued congelada desde el da en que part,

    que se qued sin mi risa y mis juegos de nia;

    sin mi mirada inocente, sin mis sueos y utopas.

    Que se volvi melanclica y que perdi su alegra

    porque ya no la entonaba, porque olvid que exista.

    Que guard los mil recuerdos de mi infancia tan querida,

    mis amigos, mis muecas, la bruja a quien le tema;

    aquel cristalino ro que me ba con caricias,

    y el jbilo de vivir bajo un cielo tan azul.

    Pude ver aquella choza que cobij mi pobreza,

    derrumbndose a pedazos, se alegr por mi presencia.

    Mis ojos al ver su canto no pudieron resistir,

    brillaron gotas de llanto de mi infancia tan feliz.

    Hoy todo ha quedado atrs, en esta triste cancin,

    que no encontr en aquel pozo,

    porque est en mi corazn.

    LUCERO DE LOS NGELES SANTIAGO VELSQUEZ

  • LA CANCIN DE LA ESPERANZA Y LA CANCIN DE LA DESILUSIN

    Hace tiempo que no escucho la Cancin de la esperanza, la escuch muchas veces cuando era jo-

    ven, quizs porque no pona mucha atencin en lo que pasaba a mi alrededor y tal vez la vida no

    era tan bella como yo la senta; pero en aquel tiempo todo lo que pasaba me haca feliz. Y o mu-

    chas veces el canto de la esperanza, como cuando vino el presidente de la repblica Don Adolfo

    Lpez Mateos a inaugurar los Seguros Sociales de la regin: el de Zacatepec, Jojutla, Tlaquiltenan-

    go, Tlaltizapn y Cuautla. Parece que fue en Cuautla cuando le avisaron del asesinato del presiden-

    te John F. Kennedy y que se tuvo que retirar para asistir a su funeral. Todo esto pas el 23 de no-

    viembre de 1963. Y fue cuando escuch la Cancin de la esperanza.

    En ese da escuch la Cancin de la esperanza porque

    los trabajadores y sus familias tendran la atencin

    mdica necesaria; y es que en aquel tiempo era buena,

    no excelente, pero s buena; no como la de ahora que

    es nefasta y es cuando he odo cantar a cada rato la

    Cancin de la desilusin, porque ahora la atencin es

    mala, debido a muchos factores: como la falta de per-

    sonal, medicamentos y todo lo que falta en los hospita-

    les; como el amor al prjimo para atender bien a los pa-

    cientes ya que todo el personal esta tan estresado por

    el exceso de trabajo que trata muy mal al derecho-

    habiente y otras veces con mucha indiferencia, cuando

    por su calidad de enfermo necesita mucha atencin y

    amor, pues cuando se le trata mal su nimo decae y en

    vez de mejorar se enferma ms. Y todo esto pasa porque los dirigentes de esta institucin quieren

    ahorrar dinero a costa del derechohabiente, y los desvan a sus cuentas personales. Quizs si al-

    guien de ellos me escucha, me dir que se los compruebe; pero como deca "El valedor": Son pillos

    no tontos, y jams se les podr comprobar, y por eso no tienen miedo de ir a la crcel, porque siem-

    pre saldrn inocentes. Y ah es cuando escucho constantemente la Cancin de la desilusin.

    ELISA ALONSO MARTNEZ

    PGINA 6 EL REDACTOR CIUDADANO

  • HISTORIA, FBULA O CUENTO

    Esta es una historia rara, sin comienzo ni final.

    Resulta que eran dos extraos que soaban sin soar,

    Cada uno en su lugar, con sus respectivas vidas

    en sitios muy, muy distantes y distintos por igual;

    sin saber de su existencia todo pareca normal.

    Hasta que un da sus caminos se vieron intervenidos

    por un famoso seor, dijo llamarse destino.

    Y con ellos juguete.

    Ella, incrdula y sagazmente a Don Destino ignor.

    l, escptico como siempre, ni en cuenta lo tom;

    subestimaron la presencia de tan mentado destino

    y hoy se toman de la mano, con un amor clandestino,

    pues no estaban reservados para vivir un delirio.

    A destiempo y contratiempo, escriben su propia historia,

    no es fbula ni novela, es un episodio de gloria.

    Complicado y hasta incierto, no se sabe su final,

    ni el comienzo fue planeado, ni estrategia que plantear.

    Lo cierto es que hoy de la mano no han podido caminar.

    LUCERO DE LOS NGELES SANTIAGO VELSQUEZ

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 7

    HIPRBOLE

    Tus cabellos son tan largos, pero tan largos y bellos, que compiten

    con los rayos del sol.

    Tus ojos son tan grandes como dos lunas.

    Tus manos abarcan el universo.

    Tu voz rebasa la velocidad del sonido, pero suavemente.

    MARCOS GARCA LVAREZ

    SILENCIO DISIMULADO

    Silencio ya no lo grites ms. Silencio, no lo menciones ms. Silencio dame la respuesta ideal. Silencio dime si he fallado. Silencio: Basta ya! No lastimes ms. Silencio Detente ya!

    MARA FLIX VIVANCO ROGEL

  • EL ENCANTO DE UN CABALLERO

    Mgicas luces brillantes,

    a lo lejos el trovador;

    silenciaba el viento helor

    entre las copas galantes.

    Un caminar lento y fino,

    elegante el caballero;

    se agacha y baja el sombrero,

    a un costado deja el vino.

    Su aroma es fro, imponente

    de vestimenta impecable;

    mirada dulce y amable

    races largas y fuertes.

    Tiene dbiles sus ojos

    contrastan sus recios brazos;

    pero de esos rojos labios

    brotan miles de chispazos.

    El caballero se acerca,

    de la mano el dorso cogi

    inclinado un beso le dio

    a sta doncella terca.

    Por qu rechazar su anhelo?

    si es ms que consentidor;

    lo acepto sin un temor,

    vamos levantando vuelo.

    Espectculo fastuoso

    los suspiros brincotearon,

    las sonrisas me besaron,

    vi un amanecer hermoso.

    KAREN OLIVARES ROMN

    EL ESPANTO DE LA BURRA BICICLETA

    Cuenta Don Ju-lio Morn, veci-no de Aju-chitln, que a su primo her-mano, hermano de leche, pues sus paps se lo haban regalado a su madre siendo beb, travieso como era, le encarg Doa Julia lle-varle su comida a su to Don Amadeo, quien trabajaba en el campo. -S mam, se la llevo -, contest muy solcito.

    Se subi a la bicicleta, como le llamaban a la gran burra en que hacan sus encargos, que se haba ganado el mote por los sonoros rechinidos que silbaban por todas sus coyunturas y ah va por el campo en busca de pap Amadeo.

    Baj de la bicicleta y entreg el bulto con la co-mida. Don Amadeo se extra del magro envo: slo caldo de res, sin la carnita y tortillas que acostumbraba enviarle Doa Julia. Le coment al chamaco: se me hace raro que slo haya en-viado caldo, sin nada de carne ni tortillas.

    El sobrino entenado prontito le contest: -Por el camino se espant la bicicleta con un pjaro, me tir con todo y mandado y lo nico que alcanc a recoger fue el caldito

    MIGUEL NGEL IZQUIERDO SNCHEZ CUERNAVACA, MOR., MXICO

    PGINA 8 EL REDACTOR CIUDADANO

  • PARASO DEL SUR,

    SUEO IMPOSIBLE

    Gobierno democrtico, cumplidor, respetuoso de la ley, comenzando por su Presidenta, primera mujer que gobierna este municipio en su historia. Gobierno que toma muy en cuenta la opinin de todos los ciudadanos, sin excepcin. Municipio de avanzada progre-

    sista, congruente cumplidor de su palabra desde que estaba en campaa; primer aspiran-te en firmar el Declogo del Futuro Gobernante, el cual ha sido cumplido ntegramente al pie de la letra haciendo honor a su firma, y fue la primera en hacerlo pblico por inter-net. A un ao que termine su gestin, los jojutlenses quisieran que este tipo de gobiernos, fueran perpetuos, por el gran desempeo que han mostrado. El pueblo est feliz, todos

    los comentarios son favorables, no hay queja alguna sobre todo para la Polica Municipal y Trnsito, que son tan amables y profesionales con el pueblo y quien ha puesto el ejem-

    plo; en especial la Presidenta y su cabildo.

    El pueblo est pensando muy seriamente en no permitir que se vayan y est por enviar una iniciativa al Congreso para que se queden a perpetuidad. Ya que tienen miedo de que este sueo no se vuelva a repetir, pues sera una lstima no aprovechar esta suerte que a

    los jojutlenses hoy les toca vivir. Sobre todo es de hacer notar que se bajaron el sueldo a la mitad, que no aumentaron los impuestos, que se demand a la administracin anterior

    por no haber entregado correctamente las cuentas, por haber informado de las utilidades de las Ferias de Ao Nuevo con mucha claridad, por esa apertura al dilogo con los ms vulnerables, por esa gran austeridad en los gastos para que los dineros alcanzaran para

    pagar puntualmente a todos los trabajadores del municipio; en fin por hacer realidad la promesa hecha al tomar posesin del cargo: Cumplir y hacer cumplir la Constitucin Poltica de los Estados Unidos Mexicanos, la particular del estado de Morelos, las leyes que de una y otra emanen y desempear leal y patriticamente el cargo de

    Presidenta Municipal que el pueblo le confiri y velar en todo por el bienestar de los jojutlenses y de no hacerlo as que el Pueblo se lo demande.

    Todo esto hasta hoy se ha cumplido.

    FELICIDADES JOJUTLENSES!

    MARCOS GARCA ALVAREZ

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 9

  • OPERACIN PULQUE

    Hay muchas personas, cuando les hablo de Mxico, que me dicen: Yo conozco Mxico! Y entonces les pregunto: -Dnde has estado?- y me responden: -En Cancn- y entonces yo me planteo si tumbarse como un lagarto al sol en una playa, ponindose ciego de daiquiris durante una semana, a golpe del "todo includo" de las agencias de viajes, es conocer realmente un pas. No, para m, conocer un pas es otra cosa muy diferente. Es compartir la vida de sus habitantes, el da a da, sus penas y sus alegras. Comer lo mismo que ellos comen, beber lo mismo que ellos beben, respirar el mismo aire que respiran. Tal vez por eso, este fin de se-mana ha sido para m tan espe-cial. He conocido un Mxico dis-tinto al de las grandes ciudades, el Mxico rural, que todava con-serva casi intactas las tradicio-nes, el puro Mxico del ahorita, el oral y el hijol, en el que hay que afinar el odo para entender lo que se habla. A 45 minutos en coche de San Luis Potos se encuentra Ahua-lulco, cuya etimologa proviene del azteca y sig-nifica Rodeo Grande, una pequea poblacin donde se respira la ms pura esencia del rural mexicano, cuna de Julin Carrillo, un compositor, director de orquesta, violinista y cientfico mexi-cano que con sus investigaciones sobre el micro-tonalismo desarroll la teora del Sonido 13, un sonido que segn cuenta la leyenda es capaz de matar a todos los pjaros que lo escuchan. All los domingos se monta un tianguis, que es cmo se denominan aqu a los rastrillos o merca-dos callejeros. Las calles principales, desde muy temprano, aparecen salpicadas de multitud de puestos donde se puede encontrar de todo, des-de frutas y verduras, a bebidas y licores caseros, ropa usada, sombreros, comidas, etc. Un festival visual de color que empacha las retinas. Cuando llegamos, sentado en una silla sobre la acera, nos esperaba Sergio, el to de la Dulce Potosina. Haba colocado dos cubetas en la calle

    para reservarnos el sitio de aparcamiento, lo cual representa el sistema ms amable de hacerlo, pues existe otro en el que, adems de las cube-tas, se muestra tambin un letrero que pone: "Se ponchan llantas gratis al que aparque aqu", con ese humor e irona que se estila en estos territo-rios y que tanto me gusta. Tras un breve dilogo en la sala de estar de la casa nos fuimos a recorrer el tianguis. Se podra hacer un nuevo diccionario de la lengua espao-la tan slo con los nombres de los objetos y pro-ductos que se ofrecen en los puestos. La primera parada fue para probar el "quiote" , que es el ta-

    llo comestible de la flor del maquey, la planta de la que se extrae el Tequila y el Mescal. La apariencia no es muy tentadora, pues se trata como del tronco pelado de un rbol, cortado en rebanadas, que se mastica en trozos para extraerle el jugo, escupiendo despus los restos que a modo de serrn y hebras se queda en el pala-dar. Junto al quiote vendan tambin co-lonche, un licor hecho a partir del jugo de la tuna, el fruto del nopal. Ensegui-da me pusieron un vaso de plstico en la mano, con una pajita, para que

    lo degustara. Era de color rojo, aunque lo hay tambin de color verde, en funcin de que para su elaboracin se utilicen tunas rojas o verdes (fruto parecido a lo que nosotros en Espaa lla-mamos higos chumbos). La vendedora nos in-dic que en su elaboracin haban utilizado un poco de pulque, una de las bebidas ms renom-bradas de Mxico, que apenas de conoce fuera de este pas, porque su conservacin para ser transportado todava no la han conseguido ni los chinos, pese a que lo han intentado en reiteradas ocasiones. La palabra pulque encendi mi imaginacin. Des-de hace tiempo que mi amigo Pepe el abuelo me habl de esa bebida y, en reiteradas ocasiones, me pidi que en alguno de mis viajes a Mxico lo comprara y se lo llevara, cuestin que ahora s que ser imposible, por ese problema en la con-servacin. El pulque fermenta muy rpido y se estropea.

    PGINA 10 EL REDACTOR CIUDADANO

    11

  • OPERACIN

    Fue entonces, ante el inters que mostr por ese bebedizo, cuando Sergio me ofreci acudir a una degustacin del mismo. As que cuando terminamos el paseo por el tianguis, provistos de una jarra y unos vasos de plstico, montamos en el coche y nos fuimos a un descampado a varios kilmetros de Alhualulco. All, un montn de parroquianos, cada cual ms singular y pintoresco, se concentra-ba en torno una camioneta cargada de garrafas llenas de un lquido de color blanco, como la leche. Unos se sentaban en las piedras, otros en troncos de rboles que, estratgicamente, se hallaban situados en las inmediaciones. Cada uno de los que estaban all portaba en la mano un vaso de un litro. Unos pelaban un pltano y se lo aadan al lquido, otros una guayaba, lo que yo inmediatamente bautic como pulque con tro-pezones, pero lo que ms me gust fue el ambiente, absolutamente familiar y fraternal, con dilo-gos plagados de irona, humor y chispa mexicana, lo que hizo que me sintiera un ser absolutamente privile-giado. Muy pocos extranjeros tienen oportunidad de compartir una experiencia as. ramos cuatro los que habamos acudido en el mismo coche a la operacin pulque y nos repartimos la jarra de litro que compramos por algo menos de un euro. Al en-terarse de que yo era extranjero, el gestor del improvi-sado negocio nos regal otro litro y nos explic deteni-damente el proceso de elaboracin. - Hay quien lo fer-menta con excrementos- nos dijo- pero yo lo fabrico con purita miel de la mejor calidad. La verdad es que yo esperaba una bebida potente, muy fuerte, y result como beber leche desnatada, lo cual no es incompatible con que si abusas un poco del brebaje te deje en un estado de elevacin espiritual chamnico. No en vano le llaman "el agua de los dioses" desde los tiempos ms remotos, cuestin que no quisimos com-probar a pesar de que todos los presentes insistieron en que repitiramos. La jornada se sald con una gorditas, una especie de tortas rellenas de queso, pasadas por la sartn, que habamos comprado en un puesto de comidas del tianguis. Cuando iniciamos el regreso a San Luis Potos, donde al cabo de un par de horas presentaba la re-vista Orbipoemia en la Feria del Libro Infantil y Juvenil, mis retinas estaban empachadas de todo aquel festival de color con que se viste el rural mexicano los domingos. En mi bolsa viajaba dos sombreros tpicos de ranchero, uno que haba comprado y otro que me regal Sergio, persona que me sorprendi por su gran calidad humana, compromiso social y generosidad. Tambin una daga preciosa, en su correspondiente funda de cuero que l sac de un bal y que me obsequi. En el tianquis se quedaron unas botas altas de piel de vbora, preciosas, de esas que aqu llaman "con las que nunca te vers descalzo", pues hechas de artesana, duran toda la vida. Costaban 1500 pesos, alrededor de unos 90 euros, y no llevaba tanto efectivo en el bolsillo, pero espero re-gresar algn da a Ahualulco y cumplir con el antojo, adems de repetir la operacin pulque, el cual segn me dijeron es bueno para la diabetes y para limpiar a conciencia los riones, aunque yo creo que eso es tan slo una leyenda popular.

    Octubre 2014Fernando Luis Prez Poza San Luis Potos, Mxico.

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 11

  • PGINA 12 EL REDACTOR CIUDADANO

    NUBE

    Y ah estaba; Tan callada, tan ufana, tan sensible y no hablaba. Slo estaba ah arriba, solitaria y olvidada. No rea, no lloraba, rostro afable y abnegada. Era ella del conjunto la ms tierna, la ms bella. De entre todas la perfecta. Su figura ordenada. Su sonrisa: deleitaba. Su mirada: cautivaba. Su semblante:

    dominaba, que al hablarme yo temblaba. Y sus manos tan delgadas, vulnerables, custodiadas. Y su sombra me abrazaba, cuando el viento me tocaba. No te vayas nube, dama, hacia el cielo que te aclama. Mejor vente a mi lado, nube esbelta, nube amada.

    LUIS RICARDO SALGADO SALGADO

    NUNCA MIRES ATRS

    Nunca mires atrs! Qu clase de frase es esa?!

    Quien sea que la haya inventado

    me condena por no saber perdonar,

    pero no quiero mi vida entera olvidar.

    Por qu ser mal agradecida con un buen recuerdo?

    O peor an, por qu olvidar injusticias y maldad?

    No hablo de auto flagelarse aorando,

    es cierto que la melancola es traicionera,

    pero con mi conciencia cuentas quiero ajustar.

    No hablo de perder la cabeza y estallar.

    Yo lo que quiero es aprender a recordar,

    de lo bueno formar cimientos, y no insistir en errar.

    Slo as sabr, mirar adelante sin frivolidad.

    ALBA CRISTINA BRITO BAHENA

  • SANDRA LE RESPONDE A BUKOWSKI

    Quisiera comenzar por decirte que mi nombre verdadero es Rebeca, Sandra es mi nombre nocturno. Tambin djame compartirte que las pastillas que tomo son para quitarme el dolor que personas nauseabundas como t me provocan. Las cervezas son por puro gusto; as como t disfrutas de ellas yo hago lo mismo. El cigarrillo es para que, si te atreves a besarme, cuando menos no me quede el sabor amargo y repugnante de tu asquerosa boca.

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 13

    Ahora bien, si t vienes en busca de mujeres jvenes de 32 aos como yo, para pasar un buen rato, por qu no puedo hacer lo mismo? Aqu los dos somos iguales, tanto t por pagar como yo por ofertar. Y como ltimo detalle: yo s tengo a muchos hombres, y t cuntas mujeres tienes?

    Tu querida Sandra.

    LUIS RICARDO SALGADO SALGADO

    EL AMOR ES UN DINOSARIO

    Lo que se come el tiempo es mi felicidad, mientras que el amor es

    la mitologa que me atrapa en una burbuja de arena y me lleva al

    infinito. Despus de un rato me entretiene con sus historias de dino-

    saurios para abandonarme en el extrao pas de los unicornios.

    Luego despierto y me doy cuenta que la burbuja de arena, los dino-

    saurios y los unicornios no existen, y mis ilusiones se quedan congeladas en el sol de mi esperan-

    za.

    MARA FLIX VIVANCO ROGEL

    AS ME TIENES Que tus caricias a m no me falten y que tus desprecios nunca me sobren, mas que t cario a mi alma lo encobre y que mis manos a tu cuerpo exalten. De tu persona yo estoy cautivado y de tus besos soy un prisionero; por poseer los labios ms sinceros que hasta hoy en da mi boca han besado. Nia, mi amada, mi dulce tesoro de la joyera, la predilecta. Nia, mi amada, mi dama perfecta, morir a tu lado es lo que yo aoro.

    LUIS RICARDO SALGADO SALGADO

  • NOVIEMBRE 10

    Despus de hacerme varios estudios de rutina, el doctor me cit para una serie de nuevos exmenes sin darme alguna razn, simplemente dijo que no estaba conforme con el resultado de los ya practicados, pero solicit algu-nos estudios especializados que no haba pedido en la orden anterior, dato que me hizo reflexionar un poco acerca de lo que podra estar sucediendo. Poco tiempo despus el doctor me entregaba el resultado final de di-chos estudios. Cuando llegu al consultorio me pregunt:

    -Viene acompaada de algn familiar?

    -Sola - le contest.

    -Bien, le sugiero que vuelva con algn familiar, hay algu-nas cosas que debo explicarles.

    Inmediatamente record lo que haba sospechado, que la segunda serie de estudios no era por un mal resultado, ni tampoco una casualidad.

    -Doctor, le ofrezco una disculpa y tambin le agradezco la intencin, pero sola o acompaada supongo que me dar el mismo resultado de los estudios, as que por favor le pido me diga de una vez qu es lo que sucede conmi-

    go.

    Un tanto desconcer-tado por mi respues-ta, el doctor agreg:

    -Esto suele ser un tanto difcil para quien recibe la noti-cia.

    Entonces, le sonre y volv a hablar...

    -Doctor, no tome esto como una alta-nera, pues de cual-quier manera todos nos vamos a morir. as que si es mi caso y me queda poco o mucho tiempo de vida quiero saberlo lo ms pronto posi-

    ble.

    El doctor me miraba fijamente, quiz buscaba un signo de tristeza o desesperacin; pero creo que no lo encontr y entonces me dio la informacin.

    Guard silencio por unos instantes recordando un poema del maestro Amado Nervo que es uno de mis predilectos y tambin una filosofa para mi vida. Aqu me atrevo a compartirlo con ustedes...

    EN PAZ

    Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,

    porque nunca me diste ni esperanza fallida,

    ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

    porque veo al final de mi rudo camino

    que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

    que si extraje la miel o la hiel de las cosas,

    fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

    cuando plant rosales, cosech siempre rosas.

    ...Cierto, a mis lozanas va a seguir el invierno:

    mas t no me dijiste que mayo fuese eterno!

    Hall sin duda largas noches de mis penas;

    mas no me prometiste t slo noches buenas;

    y en cambio tuve algunas santamente serenas...

    Am, fui amado, el sol acarici mi faz.

    Vida, nada me debes! Vida, estamos en paz!

    Ante mi silencio, el doctor -que seguramente fue un tan-to incmodo para l- dijo:

    -Seora, se encuentra bien? Todo est bien? Por eso le dije que es preferible acompaarse de alguien...

    Sonre nuevamente.

    -Todo bien doctor, gracias, ahora lo nico que necesito es que me informe el camino a seguir, las recomendaciones, los medicamentos y los cuidados para morir con digni-dad.

    -Bueno, no es una enfermedad contagiosa, pero si necesi-ta tratamientos muy especiales y tediosos; no sabemos que tanto se deban prolongar, son tratamientos en s ms molestos que la misma enfermedad. Estamos apenas en la primera fase y habernos dado cuenta ahora nos da muchas ventajas.

    Hizo un pequeo silencio, me miraba fijamente y an con su aire de desconcierto, finalmente expres:

    -Sabe? A muy pocas personas he visto recibir este tipo de noticias con tanta tranquilidad, las menos impactadas dejan escapar sus lgrimas y usted... Usted, segura de que todo est bien? Parece tan tranquila, como si ya hubiera sabido a lo que vena.

    Sonre.

    PGINA 14 EL REDACTOR CIUDADANO

    15

  • NOVIEMBRE ...

    -No, no saba a qu vena, pero lo que s s es que todo tiene un principio y un final y que como todo ser vivo tenemos que cumplir un ciclo y si el mo se est cerrando, lo nico que debo hacer es concentrarme en disfrutar el tiempo que me quede de vida. Le extend la mano con una sonrisa y sal del consultorio.

    Esto ocurri hace dos aos, el 10 de noviembre, justo seis das antes de mi cum-pleaos cuando recib la noticia que cambiara mi vida y la de mi familia. El comienzo de una enfermedad degenerativa, ese ao cumplira 48 aos de edad. El viernes siguiente sera mi cumpleaos.

    Los das siguientes estuve preguntando a diferentes personas lo que haran si repentinamente se les dijera que padecan una enfermedad grave, una enfer-medad mortal y si se lo diran a sus familiares. Las respuestas fueron muy dife-rentes, pero todas coincidan en algo...

    -"Uf, ahorita estara en un mar de llanto, tendra mucho miedo y se los dira porque voy a necesitar de muchos cuidados".

    -"Ah, estara buscando otras opiniones pues no creo que una sola opinin sea definitiva. Estara asustada y pues se los tengo que decir para que estn aten-tos a lo que me pudiera suceder".

    -"Estara muy desesperada, de hecho no lo aceptara porque le temo a la muerte; pero s se lo dira a mi familia, para que por s o por no, me apapa-charan mucho".

    Todas las voces coincidan egostamente en que necesitaran el amor y la atencin de sus familiares y en el temor a la muerte; estos detalles que me llevaron a considerar lo siguiente:

    Una enfermedad de esta naturaleza, no afecta solo a quien la padece, seguramente afecta ms a los familiares en el aspecto afectivo y emocional, puesto que se debe sentir impotencia por no poder auxiliar a un ser querido en los momentos de dolor, de angustia o de ansiedad. Entonces... Por qu no comunicrselos para enterarlos?; y en lugar de esperar recibir afecto, atencin y amor, por qu no lo ofrecerlo? Por qu esperar la conmiseracin de los familia-res? Porqu caer en la degradante autocompasin? Con todas estas reflexiones esperaba el da de mi cumpleaos para informar a mi familia.

    En cuanto al asunto del miedo a la muerte puedo decir que a los doce aos de edad fue en realidad la primera vez que estuve a punto de perder la vida; entonces comprend que se teme a la muerte por no haber sido feliz, por dejar cosas inconclusas, o por haber afectado intencionalmente a terceras personas y por estar llenos de envidias o resenti-mientos tontos que solo nos hacen dao a nosotros mismos y nos amargan la existencia.

    No me siento la octava maravilla del mundo, ni tampoco poseo los parmetros universales de la verdad y la concien-cia, pero creo que he vivido al mximo, que no he dejado nada para maana, que no desist; nunca tuve ataduras, nunca at a nadie, que me hace ms feliz el amor que doy que el que recibo.

    Hoy, seis das antes de mi cumpleaos, me siento satisfecha, pues he cumplido todas las metas que me haba trazado. Hoy, solo espero que la transicin no sea dolorosa porque cuando algunos predicadores de conocida religin me dije-ron que con su iglesia encontrara la salud les hice saber que me senta bien con la fe que profeso. Ante tal respuesta me preguntaron, que si no tena miedo de morir; les contest que no... En su terquedad, ellos dijeron: "Y entonces, por qu vas al doctor si no tienes miedo de morir? Yo les habl con mi verdad dicindoles: No voy para no morir, voy por el egosmo natural de no querer sufrir; respuesta que ellos obviamente no aceptaron, pero es realmente una verdad, le temo al dolor no a la muerte.

    Te agradezco a ti lector que te has tomado el tiempo para leer esta historia, que para nada pretendo sea una histo-ria triste, tampoco un ejemplo de vida; ms bien, se trat solamente de compartir contigo un pasaje de mi vida.

    Saludos

    CLARA ALICIA HERRERA CADENA

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 15

  • VEN

    A Fernando Luis Prez Poza

    Ven Canto de gaita sagrada desenreda esta soledad que sabe a olvido, exorciza esta maldicin milenaria de vivir en el aire buscndote.

    Ven Ambrosa dulce que mis labios necesitan para probar la vida nueva que nace en tu pecho; templo de mis pecados, adoracin de mi naciente deseo.

    Ven Lluviafuego, encindeme, mjame, hazme frtil, rigame con tus ideas cada amanecer, frtame con palabras al ritmo tuyo.

    Ven Te espero con las manos desbordantes de sueos, decorando con caricias nuestra casa a la espera de tu arribo. Soy manantial tuyo en este desierto de poesa.

    Ven Recorreremos las calles enlazados en suspiros amapola.

    AMRICA NIO VIDALES

    SAN LUIS POTOS, MXICO

    EN SILENCIO...

    En silencio,

    camino con desconfianza,

    solo me acuerdo de tu sonrisa,

    de tus besos sabor a mentira,

    de tus abrazos insensatos.

    Y cerca de m,

    el abrigo de tu orgullo,

    estigma imborrable de zozobra y turbacin.

    Vuelve a mi pensamiento

    tu mirada torva,

    que desanima, desmorona y derrite.

    En silencio, detrs de m:

    el orgullo,

    la intransigencia.

    Solo y en silencio

    camino, en la vereda de mis sueos. RAL PEGUEROS SERRANO

    PGINA 16 EL REDACTOR CIUDADANO

    MUJER

    Mujer hermosa, entregada, virtuosa. Esplendorosa!

    MARA FLIX VIVANCO ROGEL

  • QU LE FALTA PRESIDENTE?

    Qu le falta presidente

    si ya todo lo gan?;

    tiene escoltas y sirvientes

    en su casa de a milln.

    Tiene encuentros en lugares

    selectos de la regin,

    tiene muchas amistades

    que le alaban su labor.

    Tiene al mando ste suelo

    de mi bello Puente de Ixtla,

    Buen amigo es del clero

    por ser muy puntual en misa.

    Tiene amigos gobernantes

    que en usted confan mucho,

    tiene cosas elegantes

    que en su vida, jams tuvo.

    Qu le falta presidente

    si ya todo lo gan?,

    tiene comprada a la gente

    la que por usted vot.

    A un cabildo muy atento

    cuando de cobrar se trata,

    y a un Espndola sincero

    y a un Wences que me lo abraza.

    Tiene gastos a su antojo

    con dinero del ixtleco,

    tiene status victorioso,

    pero no por mucho tiempo.

    Tiene en su poder al pueblo

    aunque no a sus habitantes,

    tiene usted ganado el cielo

    con todos sus contrincantes.

    Qu le falta presidente

    si ya todo lo ha ganado?,

    no se burle de la gente

    ni presuma lo robado.

    LUIS RICARDO SALGADO SALGADO

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 17

    INGENUO PENSAMIENTO

    Has pensado en ese lugar, donde estar despierto es estar com-pletamente dormido? Donde el viento es la almohada de tus sue-os, y alcanzas la luna con solo dirigir tu mano al cielo. Ese lugar en el que te olvidas de sumergir tu cabeza en una cubeta, un lu-gar donde las estrellas te sostienen, mientras te meces suave-mente en el columpio del silencio. Aquel lugar donde al trmino de la noche tomas lentamente cada una de tus pertenencias, ca-minas sobre nubes, el universo se regocija, te expulsa rpida-mente, y vuelves otra vez con el caos de la vida en tus cabellos.

    ELVA MAGALI ESTRADA DE LA LUZ

  • AYOTZINAPA, DOLOR E INDIGNACIN El 26 de septiembre de 2014 desaparecieron varios cantos de pjaros que iban en pleno vuelo; jve-nes que fueron vctimas en un pas de corrupcin y angustias. Pas hbilmente degradado por un reducido sector que tiene el poder del dinero, un verdadero monopolio, que sin exagerar, est po-drido desde las races polticas. Estas desapariciones representan un encarnizado acto de violencia en contra de la sociedad. El pue-blo mexicano y muchas naciones se han pronunciado en rechazo a estos indignantes y degradantes hechos a pesar los intentos de manipulacin y mordaza para acallar a los familiares de las vctimas. En este contexto existen muchas interrogantes acerca de la desaparicin de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural Ral Isidro Burgos de Ayotzinapa; los familiares de los desaparecidos exigen al gobierno mexicano -especficamente al presidente de la republica- resultados concretos, pero so-bre todo exigen regresarlos con vida, porque as se los llevaron. Sin embargo persiste la tendencia a la impunidad alrededor de este lamentable suceso.

    Lo que aqu nos congrega es la solidaridad, el sentido de pertenencia a un pas devastado y adolorido que une sus voces y su pesar en un solo canto que no se puede detener; es un canto de toda la sociedad, compaeros estu-diantes, nios, jvenes, obreros, profesionis-tas, amas de casas, intelectuales, artistas uni-dos en un canto que exige justicia. No se puede permanecer indiferentes ante esta cul-tura de violencia que se est heredando a

    nuestros nios y jvenes, que sin deber nada recogen los frutos de una violencia cclica parecida a la evolucin de las borrascas en espiral que van descargando toda la intensidad de su furia en forma peridica sin que las nubes desaparezcan, a lo mucho se ve filtrar un rayo de sol bajo el cielo amena-zador y gris. Mxico es un pas angustiado y entristecido y aunque ya pasaron varios meses de este trgico acontecimiento, es importante nunca olvidarlo y observarlo con serenidad y no slo con la rabia de la impotencia de los primeros das. No perder de vista el espritu humano y clido que fi-nalmente tenemos los mexicanos, y que prevalecer a pesar de todo.

    HAYDE CALDERN GALVN

    PGINA 18 EL REDACTOR CIUDADANO

    AUSENCIA UNIDA

    Son tus grotescos labios, tan tibios como la nieve y tu caliente voz que me envenena el alma, como el aroma de tu mstica piel que turba mis sentidos y mi afligido aliento. La armoniosa msica de tu lengua oprime la humedad de mi pasin, cual si fuera oscuridad de la noche: Instinto aislado, ausente algunas veces, pero pervertido que tranquiliza mis sentidos.

    MARA FLIX VIVANCO ROGEL

  • EL ARTE DE GOBERNAR

    Para ser funcionario pblico

    se necesita un poco de gracia,

    se necesita un poco de audacia

    adems del discurso impdico.

    Los que dicen amar al pueblo

    aunque carezcan de

    races

    porque no asoman ni las narices

    si no es para cambiarle su arreglo.

    Un buen sueldo se deber gozar

    por ser el alcalde de la ciudad,

    con voz fuerte para saber mandar.

    Que no se note la falsa bondad,

    hacia los ixtlecos por querer ayudar,

    velando a ciegas la inseguridad.

    Todo para el orden y progreso;

    recitemos: contigo adelante,

    para los que buscan ganar un hueso.

    Esto de gobernar es un arte.

    KAREN OLIVARES ROMN

    COBARDA

    Te vi correr sin rumbo fijo, como si trataras de alguien huir, como si alguien te persiguiera, o como queriendo huir de ti. Al correr t, yo te gritaba: Para tu huida vulvete atrs! Enfrenta todo, s animosa, nunca claudiques, vuelve a luchar. La vida es siempre constante lucha, mas los cobardes se escondern, si no lo enfrentas nunca sabrs si lo lograste solucionar. por eso detn ya tu carrera: Porque huyendo no lo sabrs!

    ELISA ALONSO MARTNEZ

    EL REDACTOR CIUDADANO PGINA 19

    NADA QUEDA

    Tu amor me va consumiendo

    cmo el mar consume al sol en un atardecer.

    Nada queda si juegas con mis sentimientos

    cmo una ola juega con los peces que arroja a la playa

    y luego los toma y los arrastra a su antojo

    Hoy te digo nada queda.

    MARA FLIX VIVANCO ROGEL

  • CARTA DE ROSA A JUAN

    Querido Juan:

    An puedo recordar aquella tarde, como pintada por la mano de Dios, pues a pesar de ser tiempo de sequa, y cosa muy extraa durante este periodo en Zacatepec las calles lucan como recin la-vadas, las hojas de los ficus en las aceras parecan esmeraldas que orgullosas, mostraban a los transentes toda su belleza. La tar-de en s era resplandeciente y como una bella aparicin, con ese aire de conquistador empedernido, estabas ah frente a m; tu cuer-po atltico de piel color canela me impeda el paso, mirndome fija-mente con esos ojos de inquisitiva mirada y destellos de un azul muy particular. Te sonre nerviosa y te ped me permitieras seguir mi camino, tu dijiste que la nica condicin para hacerlo sera que aceptara ser tu mujer o de otro modo te encontraras en la penosa necesidad de raptarme. Sonre ms nerviosa an y te dije que na-die se atrevera a robarme con tres chiquillos a mi lado; con un ges-to inesperado de decepcin y respeto en el rostro, te hiciste a un lado y preguntaste: entonces, ests casada?. Re con sonora carcajada, pues eso me hizo comprender que tu inters en m era genuino y te dije que no, que viva sola con mis pequeos. Inmediatamente propusiste cuidar de ellos como si fueras su propio padre y as lo has hecho durante tres aos, tal como lo

    prometiste.

    Pero los laberintos del destino a veces nos conducen por los lugares ms errticos y nos dejan confundidos; yo recorra estos caminos cuando apareciste en nuestras vidas y fuiste en ese enton-ces para m, la puerta de salida . En los ltimos dos meses, me he dado cuenta de que me enga, de que actu de manera impulsiva y me aferr a algo que no exista, ms bien que nunca existi... Mis hijos te aman como no lo hacen con quien nos dej a la deriva, les has proporcionado el calor de un hogar, les has prodigado el amor de un verdadero padre y los has guiado por el sendero que todo padre quiere que caminen sus hijos. Por todo esto s que estarn mejor contigo. Te escribo esta carta, para decirte, que al fin encontr la verdadera salida a mi laberinto... Un amor que lleg a m sin buscarlo, sin afn de hacer dao ni a mis hijos ni a ti, que fuiste un ngel en medio de aquel infierno... Aoro el momento en que ese peculiar destello azul ilumin mi rostro y me reflej en tus ojos por vez primera, pero no puedo, no debo y no quiero mentirte y menos an caer en los mismos engaos que me hiciste t; debo aclararte tambin que no he tenido contacto fsico y que

    te lo digo hasta hoy que me marcho, para no ponerte en la tarea de luchar contra quien no puedes competir ya que no es ningn amigo mo o tuyo. Es ms bien una de tus tantas amigas, con quienes com-partas nuestra cama al llegar de tus mltiples viajes cuando bien sabas que llegara tarde a casa por mi trabajo. Acaso creas que no lo saba solo porque nunca de mi boca escuchaste algn reproche?. No, no era amor lo que por ti senta y ahora debo seguir mi camino, s que no es un amor convencional pero la vida es as, siempre un laberinto, intrincada e inmisericorde... tratando de satisfacerse solo a s misma y juega con nosotros. Ahora slo espero algn da recibir

    tu perdn.

    Con cario y gratitud:

    Rosa

    CLARA ALICIA HERRERA CADENA

    PGINA 20 EL REDACTOR CIUDADANO