Shakespeare Sonoro

Click here to load reader

  • date post

    15-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    222
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Literatura universal

Transcript of Shakespeare Sonoro

  • Resumen: El odo es una puerta de acceso a la obra de Shakespeare, no slo por el usoconstante de canciones e instrumentos, que aparecen como elementos escenogrficos en suobra dramtica, sino tambin por las constantes referencias textuales a fenmenos sonoros,instrumentos, teora, accesorios y utensilios de uso habitual entre msicos, danzas y a ele-mentos de la tradicin provenientes de la antigua Grecia, todo ello puesto en boca de sus per-sonajes. Shakespeare conoci de lleno la realidad musical de su tiempo y supo plasmarla alo largo y ancho de su obra dramtica y potica. El presente trabajo nos acerca a la realidadmusical inglesa de la poca de Shakespeare durante los ltimos aos del reinado de Isabel Iy los del acceso al trono de Jacobo I, cuando de la mano de emigrantes italianos la msicaprocedente de all hubo hecho irrupcin en Inglaterra y sus mejores msicos trataban deadaptar la influencia meridional a las maneras inglesas. Thomas Morley, John Dowland,Tobias Hume y otros msicos coetneos fueron directa o indirectamente trasladados a losdramas y comedias de Shakespeare, mientras el escenario se nutra de instrumentos de cuer-da y viento, y de voces, enriqueciendo la puesta en escena de los dramaturgos.

    Palabras clave: Shakespeare, Thomas Morley, teatro y msica, literatura, organologa.

    Abstract: The ear is a gateway to Shakespeares work, not only due to the constant useof songs and instruments, which appear as scenographic elements in his stage works, butalso due to the constant textual references to sonorous phenomena, instruments, theory,commonly used accessories and utensils among musicians, dances and elements of the tra-dition originating from ancient Greece, all of which are placed in the mouths of his charac-ters. Shakespeare was fully aware of the musical reality of his time and was able to expressit throughout the length and breadth of his stage works and poems. This study takes uscloser to the English music reality of Shakespeares time during the last years of the reignof Elizabeth I and the years of access to the throne of James I. This was a time the arrivalof Italian immigrants and their music irrupted in England and their best musicians tried toadapt the southern influence to English manners. Thomas Morley, John Dowland, TobiasHume and other contemporary musicians were directly or indirectly transferred to Sha-kespeares dramas and comedies, whilst the stage made use of string and wind instrumentsand voices, enriching the staging of the playwrights.

    Key words: Shakespeare, Thomas Morley, theatre and music, literature, organology.

    NASSARRE, 27, 2011, pp. 131-160. ISSN: 0213-7305

    NASSARRE, 272011, pp. 131-160ISSN: 0213-7305

    Shakespeare sonoro: una lectura de Shakespeare con los ojos cerrados

    PERE ROS VILANOVA

  • Si en el teatro es crucial una buena disposicin acstica, no sera posi-ble recrear el del gran dramaturgo ingls William Shakespeare (1564-1616) sin otorgar un merecido lugar de honor a la realidad sonora quellena sus pginas. Y ello no slo porque se mueve con paso seguro por loscaladeros de la polidrica realidad musical de su poca, reflejada magis-tralmente en sus textos dramticos, a los que alia con toda suerte deespecias tanto sonoras como especficamente musicales, sino que ademssugiere, invita e incluso impone al lector/pblico con frecuencia unareceptividad que favorezca la percepcin de infinidad de estmulos sono-ros que la Naturaleza nos brinda a cada instante.

    Para la realizacin del presente trabajo no me ha sido posible acer-carme a toda la obra dramtica de Shakespeare. Guiado por mis lecturasdispersas a lo largo de los aos, desde que me adentr en este vasto oc-ano con la lectura de Otelo1, estoy no obstante en deuda con algunasobras como Ricardo II, Enrique VIII, Venus y Adonis, La violacin deLucrecia, o bien Enrique VI. Otras obras escasamente citadas puede queparezcan irrelevantes para este trabajo; lejos de ello, son ms bien vcti-mas de la voluntad de no sobrecargar el presente itinerario, algo que, porejemplo, con una enumeracin detallada de los momentos sonoros de Latempestad, que en su totalidad es un homenaje al sentido del odo, nohabra podido evitar. Otras como Machbeth, La comedia de los errores, Losdos caballeros de Verona, A buen fin no hay mal principio o bien Medidapor medida, son menos relevantes en cuanto a la presencia de la msicaen sus textos, que no en su escenografa, tal y como se ver ms adelan-te. Y pasar de puntillas por El rey Lear, donde la msica es requeridacomo elixir de vida, anlogamente a la escena de Pericles que referir.

    En mi acercamiento a los textos de Shakespeare he tenido que reco-rrer muchos meandros, a merced de las numerosas traducciones que desu obra existen a idiomas tales como castellano, cataln o alemn. Lascitas de los textos son en castellano, aadiendo en alguna ocasin entrecorchetes la forma inglesa original de los trminos dudosos. Las notas apie de pgina recogen la referencia bibliogrfica de las traducciones; losescasos textos traducidos faltos de mencin al traductor/a son fruto delautor de estas lneas. La dificultad intrnseca del lenguaje musical supe-ra a veces a los traductores quienes, faltos de familiaridad con la nomen-clatura tcnica de la msica, no siempre aciertan a reflejar en sus versio-nes lo que Shakespeare expres realmente. En tales casos se aade a lacita o bien a las notas a pie de pgina el pasaje o el trmino dudosos enla lengua original.

    132 PERE ROS VILANOVA

    NASSARRE, 27, 2011, pp. 131-160. ISSN: 0213-7305

    1. Precedi a esta lectura inicitica el presenciar una coreografa de Otelo firmada porJohn Neumeyer, en el teatro de la pera de Hamburgo.

  • En otro orden de cosas, debo advertir que los ttulos de las obras de Sha-kespeare en castellano se han unificado: en The Taming of the Shrew mehe inclinado por La fierecilla domada, aunque La doma de la bravaparecera una solucin ms fiel al original. Twelfth Night; or, What YouWill se cita como Noche de Reyes. Siguiendo el criterio de los traducto-res, la grafa de algunos nombres propios se ha castellanizado (Otelo porOthello, Julieta por Juliet y en general los nombres de la realeza) aun-que se ha mantenido en la medida de lo posible la forma original de per-sonajes en lengua inglesa (por ejemplo: Touchstone, Guildestern).

    EL ODO

    Al mundo de Shakespeare puede accederse por varias puertas. Una deellas es el odo. A travs de l nos llega la gran riqueza de rumores queyace dentro de sus pginas. De ellas emana una enorme cantidad demsicas que expresan y condicionan la sensibilidad de los personajes,muchos de ellos buenos aficionados melmanos. Unos hay que cantan,bailan y se acompaan, piden que se cante, baile o suene, hablan en tr-minos musicales, y otros comparan cualquier situacin a uno u otro ins-trumento o bien la matizan utilizando trminos tcnicos provenientes dellenguaje iniciado. A sus lectores, Shakespeare les apremia para que atien-dan a los sonidos que vienen y se van; anima al pblico para que agudiceel odo junto a los actores, y perciba el fugaz instante que pasa:

    Haciendo que el goce fuese momentneo como el sonido, rpido como lasombra, breve como un corto sueo y fugaz como el relmpago2.

    SHAKESPEARE SONORO: UNA LECTURA DE SHAKESPEARE ... 133

    NASSARRE, 27, 2011, pp. 131-160. ISSN: 0213-7305

    2. El sueo de una noche de verano; I, 1 (Traduccin de Jos Arnaldo Mrquez. Madrid,Edaf, 1997).

    Fig. 1. Vista actual del teatro The Globe durante el prlogo a Medida por medida (Foto de Nik Milner).

  • Y de entre los ruidos de la Naturaleza, la gran sinfona de los ecos esla que evoca con mayor cario, en escenas de caza en medio del campo ydel monte. Veamos un par de ejemplos: despus de haber tenido que pre-senciar el sacrificio de su hijo primognito a manos de los hijos del ven-cedor Tito Andrnico, la reina Tamora urde una venganza cruel contra laestirpe del general romano durante una jornada de caza. Solazndosejunto a su amante dentro de la espesura del bosque, a su alrededor elruido de la caza va dando tumbos por el espacio acstico y se convierteen juguete del eco:

    Sentmonos, Aarn, bajo su dulce sombra y, mientras el balbuciente ecose burla de los lebreles, replicando chillonamente a los bien templadoscuernos, como si se oyera a la vez una doble cacera, sentmonos a escu-char su estrpito de ladridos...3.

    El mismo escenario reaparecer dos aos ms tarde en la comediaSueo de una noche de verano. El rey Teseo, para celebrar el feliz reen-cuentro de las parejas que durante la noche se haban extraviado en unbosque cercano a Atenas, invita a su amada a presenciar una sinfona deecos:

    Iremos, hermosa reina ma, a la cumbre de la montaa y nos recrearemoscon el musical estruendo de los ladridos de los lebreles y de los ecos leja-nos4.

    Para el poderoso Julio Csar, en cambio, es digno de admiracin todoaquel que se muestre insensible a la msica. De su adversario Casio afir-ma con respeto que no es dado a escuchar msica, mientras confiesa alamigo Antonio que se est volviendo algo sordo:

    Lee mucho, es gran observador y penetra perfectamente las acciones delos hombres. No es amigo de juegos como t, Antonio, ni oye msica. Raravez sonre, (...) Ven a mi derecha, pues no puedo or por esa oreja, y dimeverazmente lo que piensas de l ...5.

    El orificio del odo es una puerta muy valiosa para segn qu objeti-vos trgicos. En Hamlet, el padre del protagonista sufre, mientras duer-me, el vertido en el odo de un veneno que le provoca la muerte. Ms ade-lante una compaa de actores ambulantes escenificar este acto ante el

    134 PERE ROS VILANOVA

    NASSARRE, 27, 2011, pp. 131-160. ISSN: 0213-7305

    3. Tito Andrnico; II, 3 (Traduccin de Luis Astrana Marn. Madrid, Espasa-Calpe, 1971).

    4. El sueo de una noche de verano; IV, 1 (Traduccin de Jos M Valverde. Barcelona,Planeta, 1967).

    5. La tragedia de Julio Cesar; I, 2 (Trad