Simulacro de Examen de Unicartagena

download Simulacro de Examen de Unicartagena

of 21

  • date post

    09-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    775
  • download

    4

Embed Size (px)

Transcript of Simulacro de Examen de Unicartagena

Puntos: 1

Enunciado J3-41-51. Haca pocos aos que haba terminado la guerra de Espaa y la cruz y la espada reinaban sobre las ruinas de la Repblica. Uno de los vencidos, un obrero anarquista, recin salido de la crcel buscaba trabajo. En vano revolva cielo y tierra. No haba trabajo para un rojo. Todos le ponan mala cara, se encogan de hombros o le daban la espalda. Con nadie se entenda, nadie lo escuchaba. El vino era el nico amigo que le quedaba. Por las noches, ante los platos vacos, soportaba sin decir nada los reproches de su esposa beata, mujer de misa diaria, mientras el hijo, un nio pequeo, le recitaba el catecismo. Mucho tiempo despus, Josep Verdura, el hijo de aquel obrero maldito, me lo cont. Me lo cont en Barcelona, cuando yo llegu al exilio. Me lo cont: l era un nio desesperado que quera salvar a su padre de la condenacin eterna y el muy ateo, el muy tozudo, no entenda razones. -Pero pap -le dijo Josep, llorando-. Si Dios no existe, quin hizo el mundo? -Tonto dijo el obrero, cabizbajo, casi en secreto-. Tonto. Al mundo lo hicimos nosotros, los albailes. Pregunta: J3-45. Nadie escuchaba al hombre porque: Seleccione una respuesta. a. Era del partido opuesto al de los vencedores

b. Era un bebedor de vino empedernido c. Tena mal aliento de tanto beber vino d. Era del mismo partido de los vencedores pero le gustaba el color rojo

Question2Puntos: 1

Enunciado J2-41-63. La actual Yabayl, en la costa oriental mediterrnea y alnorte de Beirut, es la ciudad habitada ms antigua del mundo; es la heredera dela milenaria Gubla de los textos ugarticos, la denostada Gebal de los escritosbblicos y la mercantil Byblos de los griegos. Al parecer, su origen se remonta al milenio V a.C., cuandouna comunidad de pescadores, de la que quedan algunos vestigios de susviviendas y la imagen ltica de una divinidad, eligi este lugar para instalarun pequeo puerto. Los semitas cananeos, que se establecieron en el pas haciael 3500 a.C.,cambiaron las costumbres locales, tal como se aprecia en la necrpolis de lapoca, en la que se han hallado los cadveres encorvados y acompaados debienes y recipientes con alimentos. A principios del milenio III a.C., se estableci en el pasde Canan el pueblo fenicio, de oscuro origen, que potenci el comercio deBiblos. Los fenicios, que haban destruido la primitiva ciudad cananea,reconstruyeron Biblos rodendola de murallas. Dentro del recinto amurallado seestableci un plano urbano a partir de una estrecha calle principal, quedescenda hasta el puerto y en la cual confluan numerosas calles secundarias flanqueadasde casas y templos. Entre estos ltimos se construyeron, hacia el 2800 a.C., el consagrado aBaalat Gebal, diosa tutelar de Biblos, y otro en forma de L a una divinidadmasculina, que posiblemente fue Baal, dios principal del panten fenicio heredadode la cultura cananea. Biblos, al igual que las otras ciudades fenicias, como Tiro,Sidn, Trpoli y Akka, entre otras, alcanz una gran prosperidad econmica,hecho del que dan fe los tesoros acumulados en las tumbas de los grandesseores. Sin embargo, los fenicios no articularon sus dominios en unaorganizacin poltica y administrativa y cada ciudad mantuvo su autonoma y unaaguda rivalidad con las dems. Esta circunstancia facilit su sometimiento avasallaje por parte de los egipcios a partir del milenio II a.C., pero noimpidi las relaciones con los egeos. Seran precisamente los pueblos del marquienes liberaran a las ciudades fenicias de la tutela faranica hacia el 1200 a.C. Asirios, babilonios, persas y finalmente helenos ocuparon elpas fenicio en el curso de los siglos y afectaron gravemente su economa. Enel 333 a.C.,Alejandro el Magno, tras la batalla de Issos, arrebat Biblos a los persas y laheleniz. Tras el dominio griego y un perodo anrquico, los romanosincorporaron Biblos, en el 64 a.C.,a la provincia de Siria, y construyeron numerosos templos y edificios pblicos. Pregunta: J2-56. El texto permite afirmar que: Seleccione una respuesta.

1

a. La Biblos fenicia fue la mercantil Byblos de los griegos

b. Gubla, Gebal y Beirut son la misma ciudad c. Tiro, Sidn, Trpoli y Akka eran parte de Biblos d. Egipto, Asiria, Babilonia, Persia, Grecia y Roma eran los pueblos del mar

Question3Puntos: 1

Enunciado J3-66-80. La ciudad de feso, situada algo al norte de Mileto, en la misma costa de Asia Menor, es la patria de Herclito, la personalidad ms interesante de los presocrticos. Su nacimiento tuvo lugar hacia el ao 544 a. C. Sabemos que perteneca a una familia importante, aunque no parece haber aceptado los principios de la aristocracia que le circundaba. Sabemos tambin que escribi en prosa un libro que, segn Digenes Laercio, llevaba el tan usual ttulo deSobre la naturaleza. De este Libro nos quedan 126 breves fragmentos recogidos en la edicin de Diels. Poco ms de un par de pginas, pero lo suficientemente intensas y brillantes como para ocupar un lugar privilegiado en la larga historia de la filosofa europea. El lenguaje en el que se expresa la intuicin fundamental del cambio, del proceso incesante de las cosas, de la tensin, la lucha y sntesis de todas las contradicciones, es de un vigor y de una originalidad inconfundibles. A diferencia de los milesios, no sabemos de Herclito que ayudase a vadear ros, o que dibujase mapas para sus conciudadanos navegantes. Pero su mirada, como la de Tales y Anaximandro, estuvo tambin clavada en la vida. A pesar del aire misterioso del trmino logos que encontramos en el primer fragmento, nada hay en su prosa que no proceda de la experiencia inmediata de la vida, de las realidades ms prximas a los ojos de los griegos. La guerra, el agua, el sueo, la libertad, la luz, la justicia, el fuego, la juventud, el camino, la muerte, el pueblo, el hambre, la enfermedad, se aproximan a nosotros, en su ropaje ms directo, en continua tensin y oposicin. La mirada sobre el mundo ms prximo y sobre el lenguaje en el que aqul se descubre, le lleva a un peculiar y profundo relativismo: El mar es el agua ms pura y ms podrida; es potable y saludable para los peces; en cambio, para los hombres es impotable y perniciosa (frg. 61). Es lo mismo la vida que la muerte, velar que dormir, la juventud que la vejez, nos dice en el fragmento 88. Dado que el camino que sube y que baja es el mismo (frg. 60), la realidad no presenta un perspectiva nica y homognea, sino que es ms bien el resultado de una una armona tensa, como la del arco y la lira (frg. 51). Entre todas las intuiciones de Herclito, ninguna tan famosa como la del fluir perpetuo de las cosas, expresada en ese ro cuyas aguas fluyen siempre distintas para los que se baan en ellas (frg. 12). La metfora del ro apunta hacia el discurrir incesante del mundo al que no hizo ningn dios, ni ningn hombre, sino que es, fue y ser siempre fuego eterno que se enciende y se extingue segn un determinado ritmo (frg. 30). A los ojos de Herclito no poda tampoco escapar la visin continua de las conquistas saqueos y destrucciones que sufrieron, sin cesar, los griegos de aquellos siglos. Una imagen absolutamente falsa de Grecia nos ha hecho olvidar que este pueblo se desarroll entre violencias, muertes y caprichos de crueles tiranos. Su prodigiosa historia es un caminar incesante hacia la luz, hacia la coherencia, pero a travs de un prolongado combate. Por ello, Herclito dej plasmada esta continua vivencia griega en el ms impresionante y melanclico de sus fragmentos: La guerra es el padre de todas las cosas, el rey de todo; a unos los deja aparecer como dioses, a otros como hombres, a unos los hace esclavos, a otros libres (fgr. 53). Pregunta: J3-80. Segn el autor del texto, Herclito: Seleccione una respuesta. a. Ocupa un lugar menor dentro de la filosofa europea

b. Es uno de los filsofos ms importantes de Europa c. Es de un vigor y de una originalidad inconfundibles d. A pesar de su aire original, nos presenta una imagen falseada de Grecia

Question4Puntos: 1

Enunciado J1-41-61. Texto 1 1 Como un signo + cuartean la ciudad la carrera Carabobo y la calle de Ayacucho; aquella del Norte al Medioda; sta de Oriente a Ocaso. Ni una ni otra enmarcan la plaza principal, cual si quisieran valer por sus mritos propios. La carrera le pasa a una cuadra, por el Occidente; la calle a una cuadra, por el Sur, para formarle aledaos medio regulares, siquiera por dos lados, ya que la calle y la carrera opuestas rompen el paralelismo del trazado, con su desvo la carrera;la calle con unos quingos fementidos y afrentosos. []

2

2 Carabobo y Ayacucho son las vas ms largas de la ciudad progresista. La carrera la parte muy gentil de banda a banda; la calle arranca de la propia ribera del Aburra (hoy, ro Medelln) y se trepa glorificada hasta las alturas de Miraflores. A medida que se alejan de las estrecheces peninsulares, se ensanchan, se dilatan, se embellecen, bien as como las colonias de Espaa se emanciparon. Por algo tienen nombres libertadores. Ni se sabe cuntas cuadras miden; pues esto de cortes en las vas pblicas es aqu como la tica: cambia segn el lugar y el tiempo. Tiradas acordel ofreceran una perspectiva admirable, divisaranse confundidas en un punto oscuro, all donde lo visual termina. 3 Bien se ve que los hijos de Pelayo, tan godos y tradicionalistas, quisieron imitar, en estas sus posesiones andinas, las calles irregulares y angostas de sus villejas castellanas. Tampoco era la poca, ni menos ellos, para fundaciones por planos. [] 4 Estos recintos, cerrados por casas, que llaman manzanas, y que suponen cien varas en cuadro, son aqu muy irregulares en s mismos y harto desiguales entre s por forma y por medida. Pocas tienen sus ngulos rectos y (son) contadas las delados iguales. 5 Con frecuencia se pierde la recta en las demarcaciones murales, ya en lnea quebrada, ya en lnea ondulada, ya hacia adentro, ya hacia fuera de la calle.Hay manzanas en trapecios, en trapezoides y hasta en rombos; las hay combinadas, en rectas y curvas; las hay