Toro m©rida, julin poder pol­tico y conflictos sociales en la espa±a de la primera...

download Toro m©rida, julin  poder pol­tico y conflictos sociales en la espa±a de la primera repblica. la dictadura del general serrano

of 371

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Toro m©rida, julin poder pol­tico y conflictos sociales en la espa±a de la primera...

  • 1. PODER POLTICO Y CONFLICTOS SOCIALES EN LA ESPAA DE LA PRIMERA REPUBLICA: LA DICTADURA DEL GENERAL SERRANO. Autor: Julin TORO MRIDA. Director: Dr. D. Juan Sisinio PREZ GARZN (C.S.I.C.>. Departamento de Historia Contempornea. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. 1997.
  • 2. INDICE.- INTRODUCCIN .1 1.- EL GOLPE DEL 3 DE ENERO Y LAS CORTES REPUBLICANAS 24 1.- La ltima sesin de las Cortes Constituyentes de la proclamada Repblica Federal 24 -Crnica de un golpe anunciado 24 -Castelar se justifica ante la Cmara 31 -Las intervenciones y rplicas de las distintas fracciones de la Cmara. El discurso de Salmeron 34 -Castelar cierra el tiempo de los discursos. . . 41 -La votacin y la interpretacin de los resultados 43 -Castelardimite. Los momentos decisivas y finales 56 2.- Retrospeccin de las Cortes Constituyentes 60 -Los perodos de la repblica 60 -Una aproximacin a las elecciones a Cortes Constituyentes 63 -El inicio de las sesiones y el cambio de gobierno 70 -Las primeras medidas parlamentarias 74 2
  • 3. -Federalismo versus unitarismo 76 -El cantonalismo se hace presente. Fin del gobierno de Pi 79 -Las Constituyentes durante el gobierno Salmern 82 -El proyecto constitucional no prospera. Hacia la suspensin de sesiones . 89 -J-a caida de Salmern Castelar. presidente 91 -Castelar gobierna sin Cortes 94 3.- A vueltas con el acto del 3 de enero 101 -Pava se justifica ante las primeras Cortes de la Restauracion 103 -Los preparativos inmediatos del golpe 107 -La formacin de un gobierno de salvacin nacional 110. -La rplica de Sagasta y Castelar 114 -La posicin de Cnovas 117 II - EL PRIMER GOBIERNO SERRANO 120 1.-Los avatares de la formacin del gobierno 120 -La respuesta institucional y social 131 2.-Desarme y resistencia 136 Galca. .. 137 *AsturIas 138 *Aragn . 138 *Catalua 141 *CastilIa y Len 146 *La Rioja 147 *CastillaLa Mancha 148 *E>ctremadura 149 Andaluca 150 Canarias 153 -La urgencia de un nuevo reclutamiento 153 3
  • 4. 3.-El 8 de enero: el manifiesto del gobierno y los argumentos para disolver las Cortes 156 4.-El control de la informacin: los vrtices de un conflicto 163 -La nueva repblica persigue a algunos antiguos republ- canos. La disolucin de la Internacional 172 5.-La nueva Milicia y los nuevos ayuntamientos 178 6.-Echegaray: el ministerio de la racionalidad 188 7.-eReforma o contrarreforma juridica9 200 8.-Las relaciones exteriores: en busca de apoyos exteriores 205 9,-La urgencia de la guerra 212 -El difcil escollo de la fortaleza carlista del norte 226 10.-El proyecto de plebiscito: el orden como catalizador de las propuestas polticas 231 -Serrano, Presidente de la Repblica, y Zavala, primer ministro 240 III.- ACERCA DEL CANTON 245 1.- La cada de Cartagena y sus consecuencias 245 -Los ltimos das del sitio 245 -Entre la represin y la clemencia 249 -Un caso de prevalencia de la fuerza del poder militar sobre el poder judicial 253 -La hora de la reconstruccin 257 2.- El exilio argelino 259 -Un capitulo novedoso en las relaciones internacionales: la extradiccin y los presidiarios de Orn 259 -Los antiguos presos del penal de Cartagena 263 -Los refugiados polticos 268 4
  • 5. IV - EL GOBIERNO DEL SITIO DE BILBAO 274 1.- El pas se vuelca 276 -Los mensajes 279 -La solidaridad de las fuerzas sociales y polticas 280 -El apoyo econmico 285 n metlico 288 *En especie 298 -La Presidencia de la Repblica y el homenaje a los liberales ilustres.304 2.- La continuidad del proceso de racionalizacin economca 307 3.- La educacin, os maestros y la cultura 313 4.- La nueva jurisdiccin estatal: Registros, Ordenes Militares y Amnista 32o 5.- Las precauciones lgicas de Gobernacin 327 -Las comunicaciones: el telgrafo 327 -Conflictos con el poder militar 330 -El Tribunal Supremo y los delitos polticos 331 -Presos polticos: deportacin y crcel 338 -Los presos de la repblica en la Restauracin 340 6.- El gran desafo de acabar con la guerra 345 7.- Los refuerzos del ejercito del Norte y el ataque final 354 -La euforia de la victoria 356 -Recompensas y celebraciones 381 -La resolucin de la crisis gubernamental 364 V.- EL GOBIERNO DEL RECONOCIMIENTO QIPLOMATICO: UN EQUIPO CONSERVADOR Y HOMOGENEO 369 1.- La polmica del Manf;esto a la Nacin y los apoyos del nuevo gobierno 369 2.- Sagasta controla Gobernacin 375 -El problema de las quintas 375 5
  • 6. -El control de la prensa .378 -De nuevo, la lucha por la propiedad 380 -La administracin estatal y su proceso de modernizacin 385 3.- Medidas de Hacienda 388 -El presupuesto 391 -La especulacin, la bolsa y el apoyo de los Urquijo ,. 404 -La situacin crtica de las clases pasivas 405 -Otros cometidos de Hacienda 407 4.- Fomento, nodriza de futuros ministerios 410 -El encauzamiento de la libertad de enseanza 410 -La preocupacin por el estado de la agricultura 417 5.- Los 100 das de Alonso Martnez 421 -El acercamiento a la Iglesia 424 6.- La muerte del marqus del Duero y la guerra del verano 426 -Las medidas contra el carlismo 428 -Las dificultades del nuevo reclutamiento. Los motines 440 -Otros avatares: La heroicidad de Teruel 453 -El retardo del reconocimiento diplomtico 455 VI.- EL GOBIERNO SAGASTINO Y EL FINAL DE LA REPUBLICA 468 -La normalizacin diplomtica 468 -Sigue el estado de sitio. El papel decisivo del ejrcito 473 -Nuevas acciones blicas. . 480 -La amnista poltica de Sagasta.. 484 -Aviso contra conspiradores 486 VII,- LOS ALFONSINOS, LA CONSPIRACION Y LOS INICIOS DE LA RESTAURACION 491 1.- La prensa, ariete del alfonsismo 491 -La creciente conspiracin alfonsina 496 e
  • 7. -En el mundo todos son obreros: la estrategia populista de los alfonsinos 500 -El gobierno toma precauciones. La reaccin alfonsina 503 2.- La conspiracin del otoo 509 -El presidente de la repblica, de nuevo al frente 511 -El golpe alfonsino 514 3.- Los inicios de la Restauracin 519 -Las primeras actuaciones de Cnovas 519 -La ruptura de la continuidad revolucionaria 530 -Sagunto, desde las Cortes de la Restauracin 537 -La trayectoria de Primo de Rivera 543 VII.-CONCLUSIONES 549 IX.- FUENTES Y BIBLIOGRAFA 562 X.-APENDICE DOCUMENTAL 578 1.- Posicin de Castelar ante su periodo de dictadura 578 2.- Telegramas enviados por el general Pava el 3 de enero de 1874 579 3.- Dimisin del general Pava como capitn general de Castilla la Nueva 580 4.- Correspondencia entre Castelar y el general Lpez Dominguez 581 5.- Carta de protesta del Secretario General del ministerio de Ultramar al Ministro de Ultramar 583 6.- Antologa de editoriales de la prensa de Madrid sobre el 3 de enero 583 7.- Declaracin programtica del Poder Ejecutivo de la Repblica: A la Nacin 591 8.- Repartimiento por provincias del emprstito nacional de 175 millones de pesetas, en proporcin a su cupo por contribucin territorial y cuotas por- la industrial 596 9.- Circular de Sagasta a los representantes de Espaa en el extranjero 598 7
  • 8. 10-Decreto por el que se instituye a Serrano como Presidente del Poder Ejecutivo de la Repblica 603 11.-Informe de Arbazuza, embajador en Pars, al ministro de Estado, Sagasta, sobre las gestiones para la devolucin de la fragata Numancia 606 12.-La capitulacin de Cartagena 607 13.-El Gobierno francs considera refugiados polticos a los miembros de la Junta cantonalista 608 14.- Manifiesto del Nuevo Gobierno 609 15.- Circular del Ministro de Estado, Augusto Ulloa 611 16.- Circular del ministro de la Gobernacin a los gobernadores civiles 615 17.- Smbolos de la cabecera de la GACETA DE MADRID del 30 y 31 de diciembre de 1874 619 8
  • 9. INTRODUCCION Es muy significativo que 1874 sea una fecha obviada por muchos historiadores. Cuando se clasifican los perodos histricos, en ocasiones se hace comenzar el de la Restauracin en 1874, siendo el 31 de diciembre de ese ao el nico da del peridico oficial del Estado -Gaceta de Madrid-, en que se manifiesta el triunfo del golpe de Sagunto por la promulgacin de los primeros decretos del ministerio-regencia. Lo mismo ocurre cuando se reduce a bienios. trienios, dcadas o sexenios la clasificacin de los perodos histricos: nunca lo son con exactitud matemtica. La revolucin de 1868 se produce ya en el inicio del otoo, y si entendemos que el Sexenio democrtico termina en la medianoche deI 30 al 31 de diciembre de 1874, hay todo un trimestre de ms y. por tanto, transcurre a lo argo de siete calendarios. S observamos los libros de texto de historia de Espaa de primaria y secundaria, primer vehculo: y en ocasiones nico, de conocimiento histrico de la totalidad de los ciudadanos, nos encontramos con frecuencia que 1874 es un ao ignorado y sin vida propia desde el punto de vista polti- Co; se considera que 1873 es el perodo de la 1 Repblica, y que 1874 o 1875 es el inicio del perodo de la Restauracin. Por tanto, qu pasa 9