Venezuela Una Democracia Blindada

of 27/27
 1 Venezuela: Una democracia blindada Democracia” y dictadura”, las dos caras de un Estado fallido. “Los hombres han sido siempre, en política, víctimas necias del engaño ajeno y propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase. Los que abogan por reformas y mejoras se verán siempre burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institución vieja, por bárbara y podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de determinadas clases dominantes. Y para vencer la resistencia de esas clases, sólo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, las fuerzas que pueden -- y, por su situación social, deben -- constituir la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo, y educar y organizar a esas fuerzas para la lucha” 1 . I La izquierda venezolana, el hijo prodigo del Es tado “misericordioso” El artículo del Sr. Steven Levitsky “La izquierda y el desafío de Venezuela” 2 , es un buen motivo para analizar este nuevo “desafío para la izquierda“ en la defensa de la “democracia venezolana”, como propone el Sr. Levitsky, y a la vez nos permitirá hacer un p equeño recu ento histórico sobre el p apel de la izq uierda 3  dentro de su ya larga experiencia en las luchas políticas libradas en América Latina, luego de la II Guerra Mundial, especialmente el jugado por su “seccional venezolana” en los últimos 55 años.  En Venezuela la izquierda ha recorrido todo el espectro de las formas de luchas políticas: Desde los levantamientos armados cívico militares 4  y guerra de guerrilla urbana y rural hasta prominentes funcionarios del Estado venezolano y sus diversos gobiernos en todas las expresiones del mismo, incluyendo presidentes, ministros, embajadores, dirigentes del ejército 5 , poderes regionales y municipales. Igualmente se ha cobijado en sus alianzas y negociaciones baj o los más diversos “colores”, podríamos seña lar que esta capacidad para el mimetismo de la izquierda venez olana deja muy mal parado al camaleón 6 . Demás está decir, a esta izquierda, no le ha importado que el chofer del autobús a Miraflores sea un adeco redomado o recalcitrante como CAP, un “fascista clerical” como Caldera o un caudillo militar, a compañado por militares anticomunistas convictos y confesos. Total para el oportunismo político, el piloto del vehículo, es lo menos importante, por cuanto parafraseando al rey Borbón: Miraflores bien vale una misa 7 . Hoy la izquierda es gobierno en algunos países de la región 8 , una importante alternativa electoral, las actuales negociaciones entre las FARC, y el gobierno colombiano con la participación de los gobiernos de Cuba 1  Lenin, Tres fuente y tres partes integrantes del marxismo. http://www.marx2mao.com/M2M%28SP%29/Lenin%28SP%29/CPM13s.html. 2  http://www.larepublica.pe/columnistas/aproximaciones/la-izquierda-y-el-desafio-de-venezuela-01-03-2015. 3  Cuando nos referiremos a la izquierda objeto de esta reseña, nos referimos esencialmente a la llamada izquierda revolucionaria, en sus diversas modalidades de marxismo, marxismo-leninismo, stalinismo, trotskismo, Maoísmo., etc. En definitiva la que estratégicamente consideraba el socialismo y comunismo como objetivo últimos. No incluyo a la llamada izquierda democrática, aliada natural de la primera en aquella época de la lucha armada. Hay que dejar claro, que desde la socialdemocracia surgieron diversos partidos y movimientos de izquierda, unos que tendieron hacia el comunismo, otros que se mantuvieron en el terreno de la llamada democracia burguesa radical o reformista. Lo común a todos ellos es que el socialismo no estaba planteado como objetivo inmediato, al cual solo se accedería luego de una transición más o menos democrática a través de diversos tipos de gobiernos. De todos modos eso es objeto de otra historia. 4  No incluimos aquí la “revolución de octubre de 1945”, que en realidad fue el primero de los intentos violentos de la “izquierda socialdemócratapara la llamada toma del poder. La revo lución cubana es una variedad de esa izquierda democrática radical. Betancourt y AD al igual que Fidel Castro y el 26 de julio, eran partidos socialdemócratas, diferentes y si se quiere opuestos con la Izquierda que seguía la línea de Moscú. En este c aso nos referimos a los levantamientos de Carúpano y Puerto Cabello en 1962, donde confluyen estas dos tendencias.. 5  José Vicente Rangel, de la izquierda democrática oportunista fue el primer Ministro de la Defensa civil en la historia republicana venezolana.  En la creación del Sistema de Protección P opular para la Paz (SP3), un nuevo Estado Mayo r cívico-militar-policial para desarrollar un plan de operaciones contra la guerra económica y la corrupción, el presidente obrero nombro al “diputado obrer o Francisco Torrealba, como uno de los cuatro directores del Estado Mayor”.  http://cpnb.gob.ve/index.php/noticias/externas/739- presidente-nicolas-maduro-juramento-coordinadores-y-comisionados-del-sp3 . 6  El chiripero de Caldera con su arco iris como bandera y el Gran Pol o Patriótico con sus diversos color es agrupados alrededor del verde oliva son la culminación mimética de esta izquierda.  7  Aunque las verdaderas consignas “revolucionarias” de todo oportunismo polí tico en Venezuela se reducen a: ¡No me den, pónganme donde haiga! Y su grito de guerra preferido ¡ Cuanto hay pa’ eso! 8  Y no debemos olvidar a Eu ropa,  donde ha jugado un especial papel en la consolidación del capitalismo, luego de la II Guerra Mundial y hoy el capital le vuelve a echar mano a estos matafuegos en Gre cia y España.
  • date post

    05-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    5
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Sobre el papel de la izquierda y el ejercito en la construcción de un Estado fallido o democracia blindada en Venezuela

Transcript of Venezuela Una Democracia Blindada

  • 1

    Venezuela: Una democracia blindada

    Democracia y dictadura, las dos caras de un Estado fallido.

    Los hombres han sido siempre, en poltica, vctimas necias del engao ajeno y propio, y lo seguirn siendo

    mientras no aprendan a descubrir detrs de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas,

    polticas y sociales, los intereses de una u otra clase. Los que abogan por reformas y mejoras se vern siempre

    burlados por los defensores de lo viejo mientras no comprendan que toda institucin vieja, por brbara y

    podrida que parezca, se sostiene por la fuerza de determinadas clases dominantes. Y para vencer la resistencia

    de esas clases, slo hay un medio: encontrar en la misma sociedad que nos rodea, las fuerzas que pueden -- y,

    por su situacin social, deben -- constituir la fuerza capaz de barrer lo viejo y crear lo nuevo, y educar y

    organizar a esas fuerzas para la lucha1.

    I

    La izquierda venezolana, el hijo prodigo del Estado misericordioso

    El artculo del Sr. Steven Levitsky La izquierda y el desafo de Venezuela2, es un buen motivo para

    analizar este nuevo desafo para la izquierda en la defensa de la democracia venezolana, como propone el

    Sr. Levitsky, y a la vez nos permitir hacer un pequeo recuento histrico sobre el papel de la izquierda3

    dentro de su ya larga experiencia en las luchas polticas libradas en Amrica Latina, luego de la II Guerra

    Mundial, especialmente el jugado por su seccional venezolana en los ltimos 55 aos.

    En Venezuela la izquierda ha recorrido todo el espectro de las formas de luchas polticas: Desde los

    levantamientos armados cvico militares4 y guerra de guerrilla urbana y rural hasta prominentes funcionarios

    del Estado venezolano y sus diversos gobiernos en todas las expresiones del mismo, incluyendo presidentes,

    ministros, embajadores, dirigentes del ejrcito5, poderes regionales y municipales. Igualmente se ha cobijado

    en sus alianzas y negociaciones bajo los ms diversos colores, podramos sealar que esta capacidad para el

    mimetismo de la izquierda venezolana deja muy mal parado al camalen6. Dems est decir, a esta izquierda,

    no le ha importado que el chofer del autobs a Miraflores sea un adeco redomado o recalcitrante como CAP,

    un fascista clerical como Caldera o un caudillo militar, acompaado por militares anticomunistas convictos y

    confesos. Total para el oportunismo poltico, el piloto del vehculo, es lo menos importante, por cuanto

    parafraseando al rey Borbn: Miraflores bien vale una misa7.

    Hoy la izquierda es gobierno en algunos pases de la regin8, una importante alternativa electoral, las

    actuales negociaciones entre las FARC, y el gobierno colombiano con la participacin de los gobiernos de Cuba

    1 Lenin, Tres fuente y tres partes integrantes del marxismo.

    http://www.marx2mao.com/M2M%28SP%29/Lenin%28SP%29/CPM13s.html. 2 http://www.larepublica.pe/columnistas/aproximaciones/la-izquierda-y-el-desafio-de-venezuela-01-03-2015.

    3 Cuando nos referiremos a la izquierda objeto de esta resea, nos referimos esencialmente a la llamada izquierda revolucionaria, en

    sus diversas modalidades de marxismo, marxismo-leninismo, stalinismo, trotskismo, Maosmo., etc. En definitiva la que

    estratgicamente consideraba el socialismo y comunismo como objetivo ltimos. No incluyo a la llamada izquierda democrtica, aliada

    natural de la primera en aquella poca de la lucha armada. Hay que dejar claro, que desde la socialdemocracia surgieron diversos

    partidos y movimientos de izquierda, unos que tendieron hacia el comunismo, otros que se mantuvieron en el terreno de la llamada

    democracia burguesa radical o reformista. Lo comn a todos ellos es que el socialismo no estaba planteado como objetivo inmediato, al

    cual solo se accedera luego de una transicin ms o menos democrtica a travs de diversos tipos de gobiernos. De todos modos eso

    es objeto de otra historia. 4 No incluimos aqu la revolucin de octubre de 1945, que en realidad fue el primero de los intentos violentos de la izquierda

    socialdemcrata para la llamada toma del poder. La revolucin cubana es una variedad de esa izquierda democrtica radical. Betancourt y AD al igual que Fidel Castro y el 26 de julio, eran partidos socialdemcratas, diferentes y si se quiere opuestos con la Izquierda que segua la lnea de Mosc. En este caso nos referimos a los levantamientos de Carpano y Puerto Cabello en 1962, donde confluyen estas dos tendencias.. 5 Jos Vicente Rangel, de la izquierda democrtica oportunista fue el primer Ministro de la Defensa civil en la historia republicana venezolana. En la creacin del Sistema de Proteccin Popular para la Paz (SP3), un nuevo Estado Mayor cvico-militar-policial para desarrollar un plan de operaciones contra la guerra econmica y la corrupcin, el presidente obrero nombro al diputado obrero Francisco Torrealba, como uno de los cuatro directores del Estado Mayor. http://cpnb.gob.ve/index.php/noticias/externas/739-presidente-nicolas-maduro-juramento-coordinadores-y-comisionados-del-sp3. 6 El chiripero de Caldera con su arco iris como bandera y el Gran Polo Patritico con sus diversos colores agrupados alrededor del verde

    oliva son la culminacin mimtica de esta izquierda. 7 Aunque las verdaderas consignas revolucionarias de todo oportunismo poltico en Venezuela se reducen a: No me den, pnganme

    donde haiga! Y su grito de guerra preferido Cuanto hay pa eso! 8 Y no debemos olvidar a Europa, donde ha jugado un especial papel en la consolidacin del capitalismo, luego de la II Guerra Mundial

    y hoy el capital le vuelve a echar mano a estos matafuegos en Grecia y Espaa.

  • 2

    y EEUU9 evidentemente estn dirigidas a la incorporacin de dicho movimiento al llamado juego democrtico

    y si se quiere el restablecimiento de las relaciones de EEUU con Cuba10, forman parte de este nuevo ciclo de la

    izquierda en su papel de bomberos del capital.

    Sin embargo estos nuevos cantos de sirenas al estilo del Sr. Levitsky, entonados para que la izquierda

    en Venezuela asuma un papel en la defensa de la democracia a secas, tiene mucho que ver con la estrategia

    para Amrica Latina de capital financiero de Washington y Europa, cuando varios de esos gobiernos de

    izquierda y progresistas muestran signos de agotamiento como auxiliares del sistema, pero tambin ante la

    realidad del Nuevo Orden Mundial, que aceleradamente este capital impone en el planeta y que lo conduce a

    implantar diversas formas y modelos de Estado, que combinen la ilusin democrtica electoral, el populismo y

    la adecuada mano dura11.

    Para el capitalismo, no se trata solo de un problema poltico y del necesario control social sobre la

    mayora de la poblacin como principal papel de todo Estado y gobierno, sino tambin una cuestin de costos

    de produccin. Poltica y econmicamente siempre sern ms reducidos los gastos de dominacin y mayores

    los beneficios de la explotacin bajo el dominio democrtico que bajo un estado de guerra permanente o una

    intervencin militar. Es cierto que hoy la guerra es un buen negocio y un instrumento del neomaltusianismo del

    capital, pero no debemos olvidar que el capitalismo se fundamenta en la produccin y la ganancia, para ello lo

    primero que debe garantizar todo gobierno a su servicio son el orden, la paz y seguridad a los negocios12.

    Esta divisin poltica entre izquierda y derecha data de la revolucin francesa de 1789 y fue durante la

    Guerra Fra un disfraz muy eficaz, para ocultar la lucha de clases y sobre todo para que los partidos comunistas

    difusores del stalinismo colocaran al movimiento de los trabajadores a la cola del liberalismo, l nacionalismo,

    antimperialismo y el capitalismo de Estado como banderas de la revolucin democrtico burguesa planteada

    para ese entonces en Amrica Latina segn las lneas trazadas por la III Internacional Comunista desde

    Mosc.13. Desde esa poca, que se remonta a la poltica de los Frentes Populares, el termino de izquierda paso

    a significar al movimiento que una a los comunistas con el llamado campo democrtico, especialmente del

    liberalismo burgus, que se oponen a las tendencias dictatoriales, autoritarias o fascista que asume en

    determinados momentos el dominio del capital.14

    Hoy, de nuevo se trata de resucitar el cadver y se agita el fantasma de la Guerra Fra. La amenaza

    comunista ha sido sustituida por un nuevo enemigo: El terrorismo. Sin embargo, en Venezuela, se da el

    original experimento donde los payasos y testaferros del capital de izquierda y derecha, agitan ante sus

    respectivas masas fanatizadas, las tres ms grandes amenazas difundidas por el capital como enemigos de

    toda sociedad: Comunismo, fascismo y terrorismo, son parte del discurso diario de los bandos en aparente

    pugna.

    9 http://www.europapress.es/internacional/noticia-gobierno-farc-reanudan-conversaciones-paz-habana-20150225175932.html.

    10 Todo el cuento y los entretelones de las verdaderas relaciones entre EEUU y Cuba, en especial el papel de la burocracia cubana

    dentro de la Guerra Fra desde la crisis de los cohetes en 1962, incluyendo del papel del CFR de Washington en la actual transicin poltica que se lleva a cabo en la isla, est hoy bastante documentada. http://wgbhnews.org/post/secret-talks-and-back-channels-pervaded-us-relationship-cuba. . http://www.democracynow.org/blog/2014/10/1/thursday_back_channel_to_cuba_exposes. Sobre el tema: El mito del socialismo cubano y los nuevos mujiquitas venezolanos. http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7081.htm. . . .Venezuela: Transicin al socialismo o consolidacin del capitalismo? II. http://www.soberania.org/Archivos/. 11 Recomendamos. Para qu le sirve la izquierda a Washington en Amrica Latina. Cmo funciona la construccin de "presidentes progresistas"http://www.iarnoticias.com/secciones_2006/latinoamerica/0011_la_izquierda_imperial_02feb05.html.

    El "mundo nico": La falsa guerra de la "izquierda" contra la "derecha. El Imperio sin enemigo estratgico. http://iarnoticias.com/2013/secciones/contrainformacion/0028_izq_der_11jun2013.html. 12

    La cuestin del Neomaltusianismo como uno de los pilares fundamentales de la poltica del capital en las actuales condiciones, es un tema que escapa a este anlisis, pero que no debe ser olvidado, por cuanto la reorganizacin que se lleva adelante en la economa mundial, est ntimamente ligado a reorganizar la produccin en funcin del llamado mercado de consumo, donde para el capital, no tiene cabida las partes de la humanidad que viven con un ingreso diario de tres dlares o menos. Esta masa es para el capitalismo una masa sobrante, innecesaria por cuanto no produce plusvala, ni consume los artculos principales del mercado de consumo para el capital, tales como vehculos, viviendas, equipos electrnicos, turismo, viajes, etc. La poblacin sobrante en el mundo, segn las diversas fuentes del neomaltusianismo oscilan entre 2000 a 4500 millones de personas. 13

    Esta divisin entre izquierda y derecha en el seno de los socialistas y comunistas (conocidos como socialdemcratas para la poca) se

    puede rastrear su origen en la Conferencia de Zimmerwald (septiembre de 1915), donde se produce la divisin entre la socialdemocracia de izquierda encabezada por Lenin (comunistas internacionalistas, contrario a la guerra) y la socialdemocracia de derecha (socialistas, nacionalista aliados a la burguesa durante la guerra). Los congresos V y VI realizados en 1924 y 1928 bajo la direccin de Stalin marcan el establecimiento de una nueva lnea poltica, que virtualmente marco el accionar de todo el movimiento comunista mundial prcticamente hasta el fin de la Guerra Fra y aun hoy en el siglo XXI, su influencia perdura 14 Marx en El dieciocho Brumario, explica a partir del golpe de estado de Luis Bonaparte el papel que juega el bonapartismo dentro de las formas de gobierno del estado capitalista. https://www.marxists.org/espanol/m-e/1850s/brumaire/brum1.htm.

  • 3

    El gobierno acusa de terrorismo y fascismo a la llamada oposicin. Por su parte esta acusa al gobierno

    de castro-comunista y de desarrollar el terrorismo de estado. Y lo ms cmico es que ambos bandos, se

    renen y negocian con el mismo amo: El capital. La oposicin, en su papel de candidatos para una transicin

    por cualquier va, no deja de viajar a Washington y el gobierno, se rene con la banca de Wall Street, los judos

    y no haya forma ni manera de mandarle mensajes a Obama15 para renegociar la deuda, garantizar el mercado

    petrolero y evitar la quiebra que pueda provocar su cada y el fin de los privilegios.16.

    El capital agonizante al que se le anuncio su derrumbe final, como el ave fnix ha demostrado una

    capacidad de adaptacin, solo comparable a la iglesia catlica, con ms de 1500 aos de adecuacin a todos los

    sistemas de explotacin conocidos. El capitalismo luego de dos guerras mundiales, ms una Fra y varias

    crisis, hoy goza de muy buena salud. Mientras los sepultureros del capital, literalmente son los que se

    encuentran sumergidos, debilitados y divididos y a cada momento, especialmente en Amrica Latina se aferran

    a cualquier aventurero, caudillo militar o ex guerrillero que con sus discursos y verborrea electorales sobre

    socialismo, antimperialismo y soberana les recuerden pasadas glorias de juventud.

    Los primeras golpes que les asestan los gobierno de Betancourt-Leoni a la lucha armada entre 1962 y

    comienzos de 1964, provocan las primeras deserciones y abandonos de lderes y militantes de esta izquierda,

    inicindose ya desde aquel entonces una rauda retirada -como buenos hijos prdigos- al hogar de la

    democracia burguesa, luego de la derrota sufrida cuando pretendimos17 establecer un gobierno de liberacin

    nacional por la va revolucionaria de las armas, copiando el camino cubano18.

    Desde lderes radicales como Gumersindo Rodrguez o el propio Domingo Alberto Rangel, hasta hoy

    con los Maduro, Ali Rodrguez, Elas Jaua Soto Rojas, Julio Escalona en el gobierno, Puerta Aponte en la

    oposicin o Amrico Martin, Teodoro Petkoff, Pompeyo Mrquez, los Garca Ponce, en un pasado,

    prcticamente toda esa direccin de la llamada izquierda ha vuelto al bando que siempre pertenecieron: El de

    la socialdemocracia de izquierda o de derecha segn la juventud o vejez de cada uno, o la situacin histrica

    concreta19.

    Esta larga marcha o mejor dicho su huida con armas y bagajes al bando del enemigo que en su

    juventud combatieron, es una pelcula melodramtica que los trabajadores, asalariados y pobres de este pas,

    han presenciado a lo largo de ms de medio siglo.

    Todos sin excepcin han terminado siendo gobierno o parte del Estado, partes del poder ejecutivo o

    como opositores legislativo, solo ha sido cuestin de tiempo y oportunidad, para que uno a uno hayan vuelto al

    redil democrtico y al servicio del Estado, que no pocas veces ha sabido recompensar con creces su rendicin

    incondicional.

    Y debemos dejar asentado que incluimos en este ejrcito en retirada, a los eternos aventureros

    profesionales de las conspiraciones cvico-militaresreligiosas de izquierda y derecha que, pese a salir

    15

    El ltimo mensaje de Maduro a Obama forma parte del nuevo espectculo de la intervencin militar Ver www.eluniversal.com/nacional-y-politica/150314/maduro-tiende-la-mano-a-obama-para-una-solucion. 16

    La posibilidad de una cada estrepitosa del gobierno es un problema de vida o muerte para sus principales dirigentes. Acusados por

    el imperio, no solo de narcotrfico, sino de corrupcin, una cada los colocara en la situacin adonde ir a disfrutar las riquezas mal

    habidas y evitar la persecucin judicial. De ah la radicalizacin del gobierno como moneda de negociacin y los anlisis y

    declaraciones de sectores democrticos y de izquierda sobre la necesidad de que la transicin se debe hacer con el chavismo, vale

    decir con la camarilla militar-poltica dirigente en Venezuela. En resumida quienes pueden ser los chinitos de RECADI, es una

    preocupacin evidente que ronda en la cabeza de muchos lderes oficiales. Ver: Ante la crisis: Ilusiones democrticas o Legtima

    defensa, . https://www.academia.edu/10414043.

    17 El quien esto escribe se incluye por cuanto formo parte de ese proceso.

    18 En aquel entonces tanto el PCV como el MIR enarbolaron los ms diversos programas polticos y formas de gobiernos, todos inscritos

    dentro de la democracia burguesa. Gobierno popular, democrtico y nacionalista, gobierno de paz democrtica, nuevo gobierno ya,

    gobierno de reconstruccin nacional, democracia popular, etc, etc. En ningn momento se plante como objetivo inmediato el

    socialismo, por cuanto este era una reivindicacin exclusiva de los comunistas marxista-leninista, y segn Mosc y el librito, la lucha era

    por la liberacin nacional aliados al llamado campo democrtico de la inexistente burguesa nacional, pero expresin de la abundante

    pequea burguesa urbana, que diriga dicho proceso. 19

    Un ejemplo clsico del renegado, es el del comandante Concepcin Alcal, o Rafael Elino Martnez, al terminar joven su trajinar guerrillero, escribe Aqu todo el mundo, esta Alzao como un tributo a la lucha armada. 40 aos despus reniega de toda su experiencia y demuestra las malas intenciones de Fidel Castro contra Venezuela, a partir precisamente de sus conversaciones y

    accionar con Cuba en aquella poca.

  • 4

    siempre con las tablas en la cabeza en cada intento golpista20, no cejan en su empeo de llegar a ser parte del

    Estado venezolano, bien como presidentes o ministros o al menos como diputados o concejales. Su gris papel

    se reduce a permanecer en la cresta de la ola, reunindose con militares patriotas y figurar en los medios de

    comunicacin.

    Hoy a la luz del resultado final de un siglo de luchas mundiales entre el capital y el trabajo, es hora de

    despojarnos de esa pesada herencia que por 100 aos condujo a la derrota de los trabajadores y sacar las

    debidas lecciones y experiencia. Y esta experiencia necesariamente pasa por la necesaria reivindicacin del uso

    de la violencia revolucionaria y de la combinacin de los diversas formas de lucha y organizacin, totalmente

    legtimas y necesarias en manos de los trabajadores y asalariados del mundo, contra el capitalismo mundial.

    En un momento como el actual, cuando el capital financiero mundial construye su Nuevo Orden

    Mundial, apoyado en el ms grande aparato militar y de violencia conocido por la humanidad, cuando

    abiertamente predican y construyen un gobierno mundial, defender la no violencia, el pacifismo, la pasividad o

    la resignacin entre los trabajadores, asalariados y pobres del mundo, puede ser una loable virtud religiosa,

    una honesta posicin poltica, pero de hecho es sencillamente una defensa del orden del capital, donde una

    minora propietaria21, vive a costa de la miseria y pobreza de por los menos 5000 millones de seres humanos.

    Hoy, el desarrollo del capitalismo mundial prueba con meridiana claridad la genial visin de Charles

    Fourier hace 200 aos: En la civilizacin la pobreza y miseria, nace de la misma abundancia. Un mundo de

    igualdad econmica, poltica y social, es hoy plena y materialmente posible, el problema de construirlo en

    beneficio de los trabajadores y asalariados se reduce en definitiva a un problema de tener o no poder para

    derrotar al poder del capital y poner la riqueza social a la disposicin de quienes en definitiva la han creado:

    LOS TRABAJADORES Y ASALARIADOS DEL MUNDO.

    EL REGRESO DE LOS HIJOS PRODIGOS AL HOGAR DEL PADRE MISERICORDIOSO

    LA LARGA MARCHA DE LA IZQUIERDA MARXISTA LENINISTA PARA REGRESAR AL HOGAR

    En la foto deariba la izquierda el 4 de febrero 2012: Desfile Militar en honor a Hugo Chavez. Fernando Soto Rojas encabeza

    el desfile de los exguerrilleros en dicho homenaje. Arriba a la derecha en la misma foto los comandante del ejercito lideres del

    desfile.22

    En la foto de la izquierda, Gabriel Puerta Aponte, al lado de la oposicion democratica y un afiche en apoyo a Capriles,

    durante la campaa electoral. Conclusion: Tanto nadar para morir en la orilla..23

    20

    La mxima expresin de esta tendencia la encontramos en el comandante Douglas Bravo. la entrevista a Las Verdades de Miguel en febrero del 2011, es una pieza histrica, que resume el papel de este sector de la izquierda a la cola de los llamados sectores militares patriotas. El ttulo de la entrevista El 4F Chvez le neg las armas al pueblo, resume toda una concepcin conspirativa de esta izquierda, que muy poco tiene que ver con una revolucin. http://www.soberania.org/Articulos/articulo_6123.htm. 21

    En resumida, 773 corporaciones o titulares en todo el mundo son en definitiva quienes deciden sobre el destino, la vida y la muerte de los casi siete mil millones de seres humanos que habitan hoy el planeta. Estas corporaciones son a su vez controladas por un reducido nmero de bancos y fondos de inversin. Quienes son las familias reales y plebeyas que son dueas de esos bancos, ah es donde est la verdadera burguesa, todos los dems que salen en televisin y nos gobiernan son simples empleados de esa minora. El verdadero Poder nico Mundial http://www.soberania.org/Articulos/articulo_6996.htm. 22

    Sobre la participacin de los exguerrilleros en ese desfile ver: http://www.msn.com/es-xl/video/watch/ex-guerrilleros-venezolanos-

    marchan-junto-a-militares/vi-. 23

    Sobre esta historia de la Venezuela contempornea, bajo el presente gobierno se han escrito ros de memorias, historias cuentos y

    fabula, sin que hasta ahora se haya hecho el debido balance histrico de dicho periodo. El enorme y encomiable esfuerzo de Agustn

    Blanco Muoz por conservar la memoria de los principales protagonistas, debe ser un buen punto de partida para dicho balance. Las

    innumerables tesis de grado sobre la Lucha Armada publicadas por la ULA y otras universidades, es otra fuente no menos importante

    para dicho anlisis. En esta labor, hay que tener presente en todo momento, que el proceso histrico venezolano ha sido una parte

  • 5

    II

    La democracia segn el Sr. Levitsky

    El corto artculo del Sr. Levitsky es un anlisis del ms puro liberalismo burgus, disfrazado

    convenientemente como un anlisis de izquierda. Y en verdad, es un anlisis de izquierda, de la

    socialdemocracia de izquierda del capital, que aun sobrevive y que el Sr Levitsky, pretende levantar como un

    Lzaro, a ms 25 aos de su cristiana sepultura, cuando el cadver sigue esparciendo sus olores mortuorios

    entre sus herederos y seguidores.

    El Sr Levitsky, no dice nada nuevo a lo que ya es conocido en Venezuela desde la poca de la polmica

    Betancourt - Pio Tamayo,24 trayendo de nuevo al tapete los viejos temas de la discusin. La necesidad de la

    defensa de la democracia en general, sin contenido de clases, algo as como todos somos demcratas. Se

    confunde intencionadamente Estado como organizacin de la sociedad de acuerdo a los intereses y privilegios

    de las clases minoritarias dominante con las formas de gobierno que estas adoptan para ejercer el poder y el

    control social. Y como era de esperarse, del anlisis desaparece la lucha de clases, las inevitables desigualdades

    sociales y econmicas fundamento de toda la superestructura poltica, jurdica e ideolgica. Una vez ms el

    anlisis es sustituido por el maniqueo esquema de izquierda y derecha, propio de la Guerra Fra.

    En el caso de Venezuela se pasa por alto, la esencia de la situacin histrica concreta del pas, como es

    el nuevo modelo de Estado, basado en una parodia de capitalismo de Estado decadente, establecido por el

    partido militar en funcin de los objetivos del capital petrolero y financiero internacional y donde los

    intereses y aspiraciones del camarilla de militares anticomunistas, convictos y confesos que lo dirigen

    hegemnicamente, son gratamente recompensados, engendrado una vez ms desde el gobierno y a partir de

    la Renta Petrolera un nuevo sector de burguesa corrupta y parasitaria.

    En esa funcin el partido militar ha tenido como comparsa y tteres no solo restos de la izquierda

    venezolana, sino de la misma derecha de la mal llamada IV Republica. De estos nuevos sociolistos, los militares,

    en especial Chavez tomaron el viejo discurso de la socialdemocracia, en un mundo donde el capitalismo

    domina en todo el planeta y precisamente con su desarrollo cientfico tecnolgico, productivo echa las ms

    firmes bases materiales para el establecimiento de una comunidad universal de seres humanos libres y sin

    fronteras, como en ninguna poca del pasado25. Hoy paradjicamente el comunismo es materialmente ms

    posible y sin embargo, cada vez poltica e ideolgicamente parece ms lejano26.

    Seala el Sr. Levitsky que El autoritarismo de los aos setenta transform en demcratas a una

    generacin de izquierdistas latinoamericanos27. Primer cuento. El autoritarismo est ligado a toda poltica de

    los partidos burgueses y pequeo burgueses y de los lderes que provienen de esas clases sociales. Esa

    tendencia est presente en la derecha y en la izquierda, en AD y COPEY, como en los llamados partidos de

    izquierda, incluyendo los marxista leninistas, cuyo centralismo democrtico termina en el Buro poltico,

    sustituido luego por el secretario del partido y finalmente en el lder supremo, comandante guerrillero o el

    indisoluble de la expansin mundial del capitalismo y los diversos intentos de los trabajadores, campesinos y pequea burguesa, por

    lograr en el sus reivindicaciones histricas, en medio de esa lucha entre el capital y el trabajo. 24

    En resumida este es el eterno debate de todo proceso revolucionario burgus o socialista, desde el siglo XVIII, en torno al camino de

    las transformaciones sociales. Es la polmica entre va pacfica o no pacifica, entre reforma o revolucin, entre lucha de clases o

    conciliacin con el orden establecido. El proceso de independencia vivi ese mismo debate y divisin entre los mantuanos dirigentes de

    dicho proceso. 25

    Cuando nos referimos a esta posibilidad partimos del hecho real que la capacidad productiva creada por el capitalismo produce hoy bienes y servicios por encima de las necesidades de los 7500 millones de seres humanos que habitan al planeta. Por lo que una vez ms se comprueba que el problema de la satisfaccin de las necesidades de la humanidad, no es un problema de produccin, sino de distribucin y esto lo causa la organizacin de la produccin sobre la base de la propiedad capitalista y el afn de ganancia como objetivo de la misma 26

    Para comprender la profundidad de la derrota sufrida por los trabajadores a nivel mundial en la Guerra Fra, basta con ver y

    reflexionar como el islamismo, la religin, los nacionalismos y los enemigos de paja, se han convertido en las supuestas amenazas y

    peligros al capital,. Pinsese solamente e en Venezuela luego de casi un siglo de luchas por la democracia burguesa, los programas

    actuales entre los cuales se debate las masas trabajadoras, son los defendidos por una camarilla de lumpen poltico y militar en el

    gobierno y un grupo no menos reaccionario en la oposicin, que de no ser por los medios de comunicacin y la crisis que azota a la

    sociedad, ya hubiesen desaparecido de la escena poltica. Y precisamente son la alternativa visible. 27

    Levitsky, http://www.larepublica.pe/columnistas/aproximaciones/la-izquierda-y-el-desafio-de-venezuela-01-03-2015.

  • 6

    General. En ese sentido el caudillismo autoritario es una cualidad de la pequea burguesa como clase y no se

    agota en el hecho de autoproclamarse de derecha o de izquierda28.

    Pero en el caso venezolano el Sr Levitsky confunde una situacin. La experiencia de Brasil, El Salvador,

    Nicaragua, Uruguay, donde ex guerrilleros han llegado al gobierno como partido o como personalidad, puede

    explicar su hiptesis, pero en el caso venezolano la situacin es otra. En Venezuela no son los guerrilleros, ni la

    izquierda la que llega al gobierno por la va electoral29. Aqu quien triunfa es un militar, apoyado bsicamente

    por otros militares y con un buen y generoso apoyo de sectores de la burguesa venezolana30.

    Chavez y el partido militar us y abus de los restos de la socialdemocracia de izquierda y de derecha

    para darle una careta y lenguaje seudo-socialista, nacionalista, socialista, antimperialista y anti oligrquico a

    su campaa electoral, segn el auditrium donde se encontraba. Una vez en el gobierno, sigui el guion de

    todos los demagogos y populistas y a la luz de los hechos y los resultados finales de su gestin, cumpli con

    creces en Venezuela el programa de la globalizacin y el neoliberalismo en pleno siglo XXI, coronando la

    apertura petrolera y la Reforma del Estado, iniciada en los aos 80` del siglo pasado: Quebrar, endeudar y

    privatizar al yacimiento petrolero ms grande del mundo, es una hazaa pocas veces vista en la historia.

    Algo as como ocupar un pas y saquearlo, sin disparar un tiro31 y encima de eso, ser enterrado como un

    hroe libertador32.

    Hoy los hechos y las cifras han demostrado que en Venezuela no existe un gobierno ni de izquierda, ni

    socialista, ni revolucionario; existe un gobierno de militares, que lleg al poder por la va electoral, que sent su

    bonapartismo populista, en la poca de mayor entrada de ingresos provenientes del petrleo en cien aos de

    explotacin33. Y esto es vlido an bajo el mandato del Sr Maduro, promocionado como gobierno obrero y

    revolucionario. Calificar a este gobierno de civil o demcrata equivale a creer que Victorino Mrquez Bustillos

    era quien tena el poder del Estado, o sea las armas en Venezuela, cuando el Congreso gomecista lo eligi

    presidente y ejerca el cargo desde Miraflores.

    Lo que llama la atencin es que el anterior cuento lo repiten los voceros del gobierno, pero tambin es

    exactamente la cantaleta de la oposicin, al calificar a este gobierno de Castro-comunista.

    El segundo cuento del Sr. Levitsky, es el supuesto triunfo del pueblo cuando un Chvez o un Mujica

    gana las elecciones y la necesidad de garantizar la democracia burguesa como una cuestin de principios para

    la izquierda y el pueblo. Y aqu el alegato de este seor en defensa de la democracia burguesa, es muy propio

    de todos los idelogos del orden establecido y de la minora dominante:

    Pero la izquierda necesita la democracia. Como los pobres no tienen recursos econmicos, dependen

    de sus nmeros para influir sobre la poltica. Los nmeros pueden convertirse en poder en las urnas

    (elecciones) o en la calle (la protesta). Por eso, los sectores populares dependen de las instituciones

    28

    Sobre el autoritarismo y otras caractersticas del llamado ser humano promedio bajo esta sociedad, mejor conocido como ciudadano modelo es interesante leer el folleto de Wilhelm Reich, Escucha Hombrecito. http://argentina.indymedia.org/uploads/2011/01/escucha_peque_o_hombrecito.pdf. 29

    Desde las elecciones de 1968 y con la pacificacin se inici este retorno a la democracia de estos exguerrilleros. A partir de aquel

    momento, muchos de ellos pasaron a formar parte de los diversos gobiernos de la IV Repblica o miembros del Estado como

    congresistas o concejales. Bajo el segundo mandato de Caldera, luego de fallido golpe de Chavez la izquierda fue si se quiere una parte

    importante del clebre chiripero. En todo caso el acceso de los exguerrilleros al Estado venezolano siempre ha sido la cola de la

    socialdemocracia o del ltimo caudillo militar. 30

    Las referencias y casos del apoyo recibido por Chavez de la burguesa venezolana a travs de los Boulton, Cisneros, Banco Provincial y

    sectores del empresariado venezolano, abundan en las noticias de la poca. No se olvide que Luis Miquilena considerado por Chavez

    como un padre, fue uno de los artfices econmicos y financieros de su candidatura. 31 Hace ms de 2500 aos, Sun Tzu, el mtico estratega chino resumi el arte militar en dos principios elementales: Primero, el Arte de la Guerra se basa en el engao. Y segundo el objetivo de la guerra como continuacin de la poltica es someter al enemigo sin luchar.

    someter al enemigo sin luchar es la suprema excelencia. http://www.gorinkai.com/textos/suntzu4.htm. En ese sentido, es innegable que Chavez fue un verdadero maestro en el arte del engao. Como enemigo de paja, ha sido una ficha invalorable para el capitalismo mundial, a tal punto que luego de su muerte, aun le sigue brindado beneficio a su poltica. Chavez fue tan gran actor, que pareca un enemigo de verdad para el imperialismo. En ese arte escnico, la experiencia de Fidel Castro fue innegable. 32 Dos artculos sobre el papel de Chavez, escrito el primero en octubre de 1999. Chvez: el ltimo fraude poltico del siglo XX. http://www.soberania.org/Articulos/articulo_1616.htm. y el segundo 4-F: Un golpe permitido escrito en julio del 2009 http://www.soberania.org/Articulos/articulo_5075.htm y luego ampliado en diciembre del 2012 . http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7989.htm. Resumen nuestra posicin sobre el papel de Chavez y el partido militar al servicio del capital financiero mundial y su poltica de globalizacin. Chavez corono la Reforma del Estado iniciada con la nacionalizacin del petrleo y el Nuevo Orden Mundial, que comienza a salir de las cenizas de la Guerra Fria y de la grandes derrotas de los trabajadores en todo el mundo. 33

    Sobre el legado de Chavez ver http://www.soberania.org/2013/05/11/no-olvidamos-el-legado-de-hugo-chavez/.

  • 7

    democrticas: ms que nadie, necesitan elecciones y libertades bsicas (como las de asociacin y

    protesta) para defenderse. Cuando desaparecen las garantas democrticas, tarde o temprano, son

    los pobres los que sufren. Los sectores populares siempre han sido las principales vctimas de la

    violacin de los derechos humanos en Amrica Latina.34.

    El Sr Levitsky, recurre al manoseado guion, llamando a luchar contra el autoritarismo y represin de

    Maduro en defensa de la democracia en general, porque segn esta nada original teora, en ella los pobres

    encontraran su oxigeno poltico y -como buen liberal- considera que el pueblo debe luchar por defender los

    derechos civiles y polticos de todos y de todas35, incluyendo los derechos de la minora dominante y que

    precisamente le cercena y viola a travs de su Estado los derechos y libertades democrticas, reconocidas

    formalmente en un papel, llamado Constitucin.

    A parecer el Sr Levitsky olvida no solo los 40 aos de democracia burguesa en el pas, sino en Amrica

    Latina desde el siglo XX y sobre todo como han terminado en nuestra regin los experimentos democrticos

    que han intentado una mayor participacin popular. Pero el seor Levitsky pasa por alto no solo el resultado

    final a nivel mundial, de la implantacin de la democracia y el mercado para las cuatro quintas parte de la

    humanidad, sino que en pleno siglo XXI la estrategia de las guerras preventivas para llevar la libertad, la

    democracia y el libre mercado al Medio Oriente y Asia Central han terminado en sangrientas dictaduras y

    gobiernos autoritarios.

    Por lo tanto, hay que ponerle apellido a la democracia de la que nos habla el seor Levitsky y sobre

    todo, responder a las preguntas elementales:

    Democracia para que clases? y Dictadura contra quienes? Ms adelante volveremos sobre el punto.

    Debemos reconocer que el Sr Levitsky, es un sincero hombre de izquierda y sin ningn tapujo

    descubre su clara posicin de clase, la democracia que defiende y sobre todo el papel que se espera de los

    pobres dentro de ella:

    Es hora, entonces, de salir a defender los derechos democrticos de Leopoldo Lpez, Mara Corina

    Machado, Antonio Ledezma y otros lderes antichavistas que estn siendo perseguidos. Que quede

    claro: no me gustan Lpez, Machado, y Ledezma. Me caen mal. No comparto sus ideas. Cuando hay

    elecciones libres y justas, espero que pierdan. Pero hay que defender sus derechos36.

    Aqu la puerca torci el rabo. Y como dicen en derecho, a confesin de parte, relevo de prueba. El Sr

    Levitsky nos muestra a cuerpo entero su disfraz de izquierda, muy ajustado a la clsica postura del

    liberalismo burgus.

    Esta revelacin de un liberal, que osa llamar a los pobres a salvaguardar la democracia burguesa,

    defendiendo los derechos democrticos de Leopoldo Lpez, Mara Corina Machado, Antonio Ledezma y

    otros lderes antichavistas que estn siendo perseguidos, trae como consecuencia inevitable y previsible en

    un pas polarizado entre izquierda y derecha, que salten al ruedo un adalid del bando contrario y refute

    tamao agravio37.

    En ese sentido hace su aparicin el acrrimo defensor del comandante eterno y su revolucin, como

    es el Sr. Roland Denis, y en una carga de caballera arremete contra la posicin pro imperialista de Levitsky,

    34 dem, Levitsky. Sobre estos argumentos lase https://elobservatoriodeltiempo.wordpress.com/2013/04/27/para-que-sirve-el-voto-popular-los-politicos-como-empleados-corruptos-del-poder-economico/. 35

    Sobre la cuestin la relacin entre democracia y la dictadura y la diferencia entre democracia burguesa y democracia de los trabajadores le dedicaremos un prximo artculo. 36

    dem, Levitsky. Se trata de introducir el viejo principio del liberalismo burgus, segn el cual todos somos iguales ante la ley. Parece que 200 aos de desigualdades y guerras de dominio mundial de la burguesa, son insuficiente para el Sr Levitsky, de que la democracia, tiene un contenido de clase y varia con la poca histrica de dominio de una determinada minora propietaria y que la democracia para la mayora, es el inicio del fin de la democracia con la plena igualdad econmica y poltica. Hasta ahora, histricamente la democracia ha sido solo para la minora que tiene el poder para ejercerla y disfrutarla, pero ha sido una utopa y una ilusin desde la poca de los esclavos hasta hoy en el mundo del salario. Tienen democracia los que tienen capital, no los que viven de un salario. 37

    Es justo reconocerlo el escrito del Sr Levitsky fue muy bien recibido en sectores polticos del pas que saludaron y se identificaron con dicho escrito. Claro est dentro del ms puro espritu del liberalismo democrtico que nos habla del concepto de hombre o ser humano al margen de las clases sociales.

  • 8

    sealando que si bien este gobierno hace cosas muy estpidas, pretender hacer ver a Venezuela como la

    nueva dictadura de Amrica, a lo hechos es una ridiculez38.

    Y aqu estamos nuevamente en un verdadero juego de malabarismo verbal entre los contrincantes y la

    discusin es llevada al falso dilema entre dictadura y democracia. Igual a los sabios de Bizancio, que con el

    enemigo en la puerta debatan sobre el sexo de los ngeles y el ombligo de Adn, estos ilustrados debaten

    sobre la democracia en el preciso momento que la inmensa mayora de asalariados y trabajadores del pas

    viven y padecen la ms profunda crisis econmico-social de su historia y est a las puertas de que la camarilla

    militar gobernante le otorgue al Sr Maduro una nueva ley habilitante, esa forma legal y democrtica con que

    la burguesa le confiere al poder ejecutivo para ejercer la dictadura, sin necesidad de la consulta, ni el respeto a

    la fulana autonoma de poderes39.

    En vista de que izquierda y la derecha, hablan de dictadura o democracia, de pueblo y derechos

    humanos, de un gobierno con errores pero democrtico o de una oposicin reprimida salvajemente por las

    fuerzas del orden instituido, es conveniente ir a los hechos para constatar si es verdad que este gobierno es

    democrtico con errores como dice la izquierda, o la democracia es la panacea y el oxgeno que necesitan los

    pobres ante un gobierno castro comunista como dice la derecha. O es ahora, luego de la muerte de Chavez,

    cuando sale a relucir el autoritarismo de Maduro

    Trataremos de demostrar en que consiste este nuevo modelo de Estado establecido por el capital y la

    burguesa a travs de su partido militar, donde se combinan armoniosamente, democracia y dictadura,

    gobierno autoritario y oposicin democrtica, rgimen comunista con capitalismo, violencia militar y policial

    con ilusiones electorales, aumento del gasto social con la mayor fuga de capital y ganancias de la banca. En

    sntesis, como se ha forjado este indito Estado paralelo construido a lo largo de 15 aos.

    De antemano, no haremos un anlisis econmico, poltico o social en profundidad de dicho gobierno,

    en otros escritos, desde hace unos cuantos aos hemos analizado este nuevo modelo de Estado,

    especialmente a raz de la derrotada Reforma Constitucional del 2007 y el inicio de la transicin al socialismo

    que marca el inicio de las transformaciones profundas hacia este modelo.40

    III EL GOBIERNO DE MADURO- CABELLO DEMOCRACIA O DICTADURA?

    Un gobierno terrorista o una sociedad de gente aterrorizada.

    Tal vez el aspecto ms importante sobre el cual gira este debate entre los contrincantes, tiene que ver

    con la defensa de la democracia y la constitucin, y en especial el respeto o no a los DDHH, por parte del

    gobierno y la represin desatada por este contra la oposicin. En ese sentido, es bueno recordarle a dichos

    actores, que esta poltica autoritaria no arranco con Maduro, sino que ha sido una caracterstica del gobierno

    militar por lo menos a lo largo de los ltimos 6 aos, solo que ahora es cuando la oposicin descubre junto al

    Sr Levitsky que el gobierno reprime, asesina y persigue. Por lo tanto hagamos un poco de historia y vayamos a

    los hechos y a las cifras y dejemos a un lado la teora y los anlisis vacos y abstractos sobre democracia, DDHH

    y libertades.

    De antemano sealamos que solo analizaremos el accionar de la violencia y la represin por parte del

    Estado venezolano, sus funcionarios y sus aliados41 sobre la mayora de la poblacin trabajadora y asalariada,

    para la cual la inseguridad, el crimen y la violencia es el clima diario en su entorno inmediato. Veamos el

    balance de la democracia bolivariana y el papel del gobierno en defensa de los DDHH y la democracia,

    analizando la situacin de las vctimas a lo largo de estos 15 aos y como la ha afectado eso que

    38

    Opinin de Roland Denis, al artculo de Levitsky, en el foro Que hacer, en Internet. 39

    La ley Habilitante ha sido aprobada y tenemos una hbil y habilitada dictadura bicfala hasta el 31 de diciembre. 40 Venezuela: Transicin al socialismo o consolidacin del capitalismo? I http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7560.htm. Venezuela: Transicin al socialismo o consolidacin del capitalismo? II http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7913.htm Impunidad y Violencia Policial en Venezuela 2000-2009. http://www.soberania.org/Articulos/articulo_6149.htm. 41

    Sobre el accionar de Mafias y sindicatos bolivarianos al servicio de los gobierno, tal como han sido denunciados en los estados Bolvar y Barinas, el uso de los colectivos armados al servicio de la represin, las alianza y participacin creciente de policas y militares dentro de las bandas delictivas, el papel de los PRANES en las crceles que cuentan con el decidido apoyo de la Ministro del ramo hasta el uso de las instalaciones policiales y militares del Estado para perpetrar crmenes y secuestros como han sido denunciados e investigados por el propio gobierno, no se incluyen en este anlisis.

  • 9

    eufemsticamente llaman la inseguridad y que en este caso solo estar referida al derecho a la vida, el primer y

    ms preciado derecho civil de la democracia42.

    En el 2010 el gobierno a travs de la Vicepresidencia de la Republica y el Ministerio del Interior los

    resultados de la Encuesta Nacional de Victimizacin y Percepcin Ciudadana, mayo 201043. Dicha encuesta es

    justo reconocerlo, ha sido uno de los esfuerzos ms serios hechos por el gobierno, para investigar a fondo el

    problema de la inseguridad y violencia en el pas. Los resultados de ella, causaron tales consecuencias, que

    condujo al gobierno prcticamente a ocultar ms la informacin sobre este problema y sencillamente a

    incrementar la falsificacin y maquillaje de las estadsticas sobre la violencia.44

    Veamos el cuadro DIFERENCIA PORCENTUAL ENTRE FRECUENCIA GLOBAL DE VICTIMIZACION Y FRECUENCIA

    DEL DELITO MS RECIENTE Y OTROS DELITOS REGISTRADOS CON DETALLE EN LA ENCUESTA

    El anterior cuadro es uno de los ms importantes de dicha encuesta, resume globalmente el problema

    de la inseguridad y violencia en Venezuela, con la inclusin de las llamadas cifras negras definidas esta como

    Cantidad de incidencias no denunciadas ante un ente pblico y su relacin con las efectivamente

    denunciadas45. El gobierno para el 2009 reconoci que en el pas se ejecutaban unas dos millones trescientas

    sesenta y cuatro mil acciones delictivas; nosotros las llamamos acciones militares perpetradas por ese

    verdadero ejrcito emergente de intervencin de delincuentes, militares y policas contra la poblacin y no solo

    contra la oposicin. Diferenciando que mientras la oposicin es reprimida solo cuando protesta46, la violencia

    contra la poblacin de este ejrcito de intervencin, es parte de su vida rutinaria y normal las 24 horas del da,

    y atacada en todos los frentes: Hogar, barrio, trabajo, transporte, etc.

    Las conclusiones ms importantes que los propios funcionarios del gobierno realizan y analizan de la encuesta son de por si demostrativa de la realidad de la violencia que vive a diario la mayora de la poblacin venezolana, en especial sus zonas ms humildes.

    El robo y hurto representan el 67,8% de las ocurrencias victmales, con tasas muy superiores a las registradas oficialmente.

    Los homicidios aunque no tiene mucha diferencia con la oficial, sin embargo, una parte de los mismos no son reportados o sencillamente son incluidos en otros indicadores47.

    42

    Las violaciones de los derechos y libertades democrticas en el terreno laboral o de las reivindicaciones populares. La criminalizacin de la protesta, la resolucin 8610, la doctrina del enemigo interno, el sometimiento a juicio y prdida de derechos y libertades para los manifestantes, etc., etc., dara para escribir libros sobre la realidad de la vigencia de la democracia, los DDHH y las libertades democrticas para la mayora asalariada y trabajadora. 43

    http://infovenezuela.org/encuesta-INE-inseguridad.pdf 44

    En marzo del 2010, hicimos un balance de esta nueva guerra de independencia. Carta de Chvez a los amos del mundo, http://www.soberania.org/Articulos/articulo_5937.htm.. 45

    Pg. 67 http://infovenezuela.org/encuesta-INE-inseguridad.pdf 46

    Hay que tener presente, que las banderas de protesta de la oposicin son bsicamente: libertad para los presos polticos, la libertad de prensa y garantas electorales. En las cinco mil protestas anuales de trabajadores y poblacin, los lderes y partidos de la oposicin brillan por su ausencia. 47 Por ejemplo el Ministerio de salud en el 2010, en su informe sobre la PRINCIPALES CAUSAS DE MUERTE DIAGNOSTICADA en VENEZUELA reconoca 9.817 homicidios, incluyendo en esta categora 775 suicidios. Y en otra inexplicable categora denominada Otras muertes violentas reconocan 8312 vctimas. En ese ao ocurrieron unos 17.600 homicidios. Fuente: Min Salud, Anuario de Mortalidad 2010, paginas 10-12, CARACAS VENEZUELA, SEPTIEMBRE 2012

  • 10

    La corrupcin de funcionarios pblicos policiales y militares denunciada por las vctimas en la encuesta es muy superior a las estadsticas oficiales

    Solo un 30% de los delitos son denunciados

    Vctimas y victimario son en la mayora de los casos, jvenes menores de 25 aos. La victima en los casos de violencia interpersonal generalmente conoce al victimario.

    Los funcionarios policiales o Guardias Nacionales representan casi una octava parte de los autores de los diversos delitos, y una proporcin considerable en los delitos de corrupcin, privacin de la libertad y extorsin.

    Los delitos son cometidos mayoritariamente dentro del rea residencial de las vctimas48.

    El informe del 2014 presentado por la Fiscala General de la Republica ante la Asamblea Nacional, en

    gran medida corrobora las cifras proyectadas por la investigacin hecha por el gobierno en el 2010. Veamos el

    cuadro resumen de la fiscala general para el 201449:

    Cuadro MP - 02. Casos ingresados por denuncia, querella, flagrancia y de oficio, segn direccin de adscripcin. Ao 2014

    Direccin de adscripcin Casos ingresados

    %

    Direccin de Delitos Comunes 351.321 61,23

    Direccin para la Defensa de la Mujer 70.763 12,33

    Direccin de Proteccin Integral de la Familia 53.465 9,32

    Direccin de Fiscalas Superiores (UDIC) 34.794 6,06

    Direccin de Fiscalas Superiores (Fiscalas Municipales) 16.374 2,85

    Direccin Contra las Drogas 15.337 2,67

    Direccin Contra la Corrupcin 12.319 2,15

    Direccin de Defensa Integral del Ambiente y Delito Ambiental 9.653 1,68

    Direccin de Proteccin de Derechos Fundamentales 8.049 1,40

    Direccin Contra Legitimacin de Capitales, Delitos Financieros y Econmicos

    1.061 0,18

    Direccin Contra la Extorsin y el Secuestro 599 0,10

    Direccin General Contra la Delincuencia Organizada 15 0,00

    Total 573.750 100,0

    Que refleja el informe anterior.

    Si los 573.750 Casos ingresados al Ministerio Pblico por denuncia, querella, flagrancia y de oficio

    lo multiplicamos por 3,33, tomando en consideracin que solo el 30% de los delitos son denunciados, la cifra

    de delitos cometidos en el 2014 incluyendo las cifras negras sumarian 1.912.500 delitos, que concuerda con el

    clculo y proyecciones a partir de la investigacin del 201050.

    Llama la atencin en ese informe de la fiscal, los casos denunciados en relacin a la defensa de la

    mujer, estos ocupan el primer lugar individual de los delitos denunciados. Es perfectamente conocido que en

    estos casos la violencia de gnero en todas sus manifestaciones, ocupa el lugar principal. Este reconocimiento

    es una demostracin contundente de todo el cuento sobre la defensa de la mujer y sus derechos hecha por el

    actual gobierno. Las reiteradas denuncias que las diferentes organizaciones de defensa de los derechos de la

    mujer han hecho a lo largo de todos estos aos, tiene aqu la prueba ms evidente51. Se comprueba algo ya

    conocido a nivel mundial, pero oculto y subregistrado por todos los gobiernos y Estados: La violencia y delitos

    contra la mujer es el primero a nivel mundial, convenientemente invisibilizado en los diferentes medios de

    comunicacin y oficinas estadsticas, pero, pero demasiado grande para ser desconocido.

    48

    Pag.15-16 http://infovenezuela.org/encuesta-INE-inseguridad.pdf. 49

    http://www.mp.gob.ve/c/document_library/get_file?uuid=84bd8560-3906-455f-8b23-495b94b5c1bd&groupId=10136.

    50 No se incluyen 58.426 de casos ingresados como Asuntos ingresados al Ministerio Pblico a travs de las direcciones de Apoyo

    Jurdico, en lo Constitucional y Contencioso Administrativo y Proteccin Integral de la Familia (materia Civil, Instituciones Familiares y

    Proteccin) y que se incluyen en los 632.176 casos ingresado en el 2014 al Ministerio Publico, segn el citado informe de la Fiscal

    General. 51 cada 10 das muere una mujer por violencia de gnero en Caracas. El Cuerpo de Investigaciones Cientficas, Penales y Criminalsticas reporta aproximadamente 3.000 casos anuales de violencia sexual, cifra que representa un porcentaje limitado de la realidad si se toma en cuenta que slo un 10% de los casos son denunciados. Durante el ao 2005 se atendieron 39.051 casos de violencia en el pas por organizaciones especializadas pblicas y privadas. Boletn en cifras: Violencia contra las mujeres. Las cifras del 2005, elaborado por AVESA, FUNDAMUJER y CEM-UCV

  • 11

    Tambin cabe destacar, que la Fiscal general como parte de su informe de gestin del 2014 declara

    fueron agarrados por las policas 200.489 homicidas, atracadores, estafadores, secuestradores, traficantes

    de droga, agresores de mujeres y corruptos a lo largo de 201452. Sin embargo el informe no detalla cuantas

    de esas 200 mil personas quedaron efectivamente detenidas. Y en esto es bueno hacer hincapi, por cuanto

    como anota el periodista: En su informe del ao 2010 fue la ltima vez que public este dato y all admiti

    que solamente el 6% de los casos de delitos comunes termin llevndolos a los tribunales de la Repblica53.

    Por ultimo son llamativos los 8.049 casos ingresados a la Direccin de Proteccin de Derechos

    Fundamentales54, organismo encargado entre otros casos de las violaciones a los DDHH, incluyendo las

    ejecuciones que cometen los cuerpos policiales y militares. De esas 8049 (100%) casos ingresados por violacin

    de DDHH, solo se abrieron 1.501 (18%) juicios, se imputaron fiscalmente a 789 funcionarios, mientras que

    1086 funcionarios le fueron concedidas medidas revocatoria de frmulas alternativas de cumplimiento de

    pena (864) revocatoria de suspensin condicional de la ejecucin de la pena (208) y revocatoria por

    redencin de la pena por estudio y/o trabajo notificadas (14). En otras palabras quedaron en libertad y

    continuaron operando.

    La proteccin y amparo a los funcionarios que violan los DDHH, sigue siendo una regla de oro aplicada

    con especial celo por la Fiscal General, tal como ella la justificara en el 2009, Quienes hablan de los riesgos

    destacan que si se despide a 100 agentes de dudosa conducta se estn colocando en la calle, sin el relativo

    control de la institucin, a 100 potenciales delincuentes con experiencia en el uso de armas y conocedores de

    las tcticas que utilizan los cuerpos de seguridad contra el delito55 En palabras ms sencillas, para el Estado

    es mejor tener 100 delincuentes a su servicio que someterlos a juicio. A confesin de parte, relevo de

    prueba56.

    Las bajas ocasionadas en la segunda independencia

    Sin embargo el problema de los homicidios, el temor a morir en cualquier momento y lugar sigue

    siendo la principal preocupacin para los habitantes del pas. El cuadro que a continuacin presentamos es un

    resumen del balance de la guerra civil que desarrollaron los nuevos herederos de Bolvar para conquistar la

    llamada segunda independencia y preservar la soberana, en una frrea y tenaz lucha antimperialista

    exactamente en el bicentenario de la primera.

    52

    http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/150315/en-2014-fueron-detenidos-16-mas-criminales-in-fraganti. 53 dem, Y aade el periodista Ortega Daz, en su informe, anunci que por tercer ao consecutivo resolvi ms casos de los que recibi, pues aunque ingresaron 632.176 solucion 908.710, de casos. No obstante, como en los ltimos tres aos, tambin el

    Ministerio Pblico no precis cmo lo hizo, es decir no inform cuntos archiv por falta de pruebas, cuntos sobresey por

    considerar que no eran delitos o que los sealamientos hechos estaban infundados; y cuntos terminaron en manos de un

    juez.Estas cifras han sido esgrimidas por distintas organizaciones civiles y por la oposicin venezolana para sealar que en el pas la

    impunidad supera el 90%. 54 Segn la pgina del Ministerio Publico La Direccin de Proteccin de Derechos Fundamentales,ejerce el control para garantizar el respeto a los derechos y garantas constitucionales, para preservar el Estado democrtico, social y de justicia, investiga y persigue aquellos delitos contra las personas que hayan sido cometidos por funcionarios pblicos, especialmente los pertenecientes a los rganos de seguridad del Estado. Entre estos delitos se cuentan homicidios, lesiones, privacin ilegtima de libertad, tortura, abuso de autoridad y desapariciones forzadas. Tambin, vela por los derechos humanos y el debido proceso de las partes y personas que intervienen en las causas penales. http://www.mp.gob.ve/web/guest/162. Ms adelante volveremos sobre el tema. 55

    http://noticias.terra.es/mundo/2009/0523/actualidad/la-fiscalia-de-venezuela-recibe-755-casos-de-policias-implicados-en-homicidios.aspx. 56

    Nicols Maduro como Presidente de la Asamblea Nacional, Instalo una Mesa Nacional contra el Crimen y la Violencia, pero fue

    precisamente Nicols Maduro quien engavet el Informe de las Violaciones de los Derechos Humanos en el Estado Gurico, y la

    Asamblea Nacional absolvi al gobernador E. Manuit y a sus policas asesinos de la Brigada de Intervencin y Apoyo (BIA) de la Polica de

    Gurico, que haban ejecutado a ms de 150 personas, segn informes de los comit de derechs humanos del estado Guarico

  • 12

    Este cuadro elaborado a partir de las informaciones de las principales organizaciones que llevan

    adelante las estadsticas sobre la violencia en Venezuela, incluyendo las oficiales, cuando se ha tenido acceso la

    a ellas, demuestra la realidad del derecho a la vida, el ms importante que la democracia protagnica y

    participativa le debe garantizar a todo ser humano que viva en Venezuela:

    Se han producido ms bajas entre la poblacin que en la Guerra de Independencia y tal vez abarca

    tambin a las producidas en la Guerra Federal. En ese sentido Venezuela se tio de rojo, rojito, pero de la

    sangre de un milln de vctimas en esta conquista de la segunda independencia.

    La Tasa de Homicidios de Venezuela es la segunda ms alta del mundo, y es el pas con ms homicidios

    en cifras absolutas de Amrica Latina.

    Caracas es una de las primeras ciudades ms violenta del mundo.

    La relacin de los crmenes en Venezuela en relacin a la guerra en Siria y con respecto a pases que

    han sufrido desastres naturales recientemente no puede ser ms preocupante. El cuadro siguiente habla por s

    solo57

    Pero si por cada asesinado hay 4,4 familiares afectados, esas 228.425 vctimas en el periodo 1999-

    2014, implican a UN MILLON de personas afectadas directamente por la violencia, la mayora de ellas mujeres

    que sufren las consecuencias de esta violencia. Si a esto le unimos los hurfanos que dejan las vctimas,

    estamos en presencia de un grave problema de salud pblica que crece cada da, afectando principalmente a

    los trabajadores y asalariados, sin distingo de color o simpata poltica.

    Quines son las victimas principales de esta violencia?

    Lo conocido por todos: La juventud, especialmente entre los 15 y 34 aos de las zonas en las que se

    asientan los estratos ms pobres de la poblacin, donde conviven con la violencia y la inseguridad como un

    estado normal y diario.

    57

    Anabella Abadi, http://prodavinci.com/sistema/wp-content/uploads/2014/01/Grafico_3.png.

  • 13

    En la batalla de Carabobo, el promedio de los que murieron, no llegaba a los 30 aos. Hoy, 80 de cada

    100 ajusticiados por los cuerpos policiales son menores de 30 aos. Los 250.000 muertos de la Independencia,

    los 150.000 de la Guerra de Federacin procedan de las familias y hogares ms pobres del pas. Hoy 93 de

    cada 100 asesinados vienen de los hogares ms humildes del pas.

    El Estado ha logrado que los pobres se adapten a la inseguridad, y esta funciona como un efectivo

    mecanismo de control social que refuerza y justifica ms la represin por parte del Estado. S a esto le unimos

    criminalizacin de la protesta, el sicariato poltico y laboral, la represin indiscriminada contra las

    manifestaciones populares, ahora coronada con la resolucin 8610, vemos que el control y sometimiento social

    es casi total.

    Por qu las vctimas no denuncian?

    Un aspecto a destacar en la Encuesta de Victimizacin es la resistencia de la victimas a formular la

    denuncia. Por qu la poblacin no denuncia? Muy sencillo, entre otras razones58:

    Los organismos encargados no toman o no hacen nada con la denuncia.

    Miedo a relacionarse con la polica.

    Las policas estn involucradas en el delito.

    Fiscala o polica desalientan la denuncia.

    Miedo a represalia por los autores del hecho.

    Por ejemplo la razn para denunciar por que la fiscala o polica desalientan la denuncia, tiene una

    slida base en la realidad de las vctimas que buscan que se haga justicia.

    Uno de los principales problemas que favorece la impunidad es que en su mayora los policas que

    hacen el levantamiento del cadver y la investigacin, son los involucrados en el caso, por lo que la

    criminalizacin de las vctimas se hace inmediata y es notoria la solidaridad automtica de los organismos

    policiales59.

    Que los policas o colegas del mismo cuerpo o de otros organismos policiales estn involucrados en el

    delito que se denuncian, es algo conocido por las mltiples denuncias que se han hecho. Entre esas denuncias

    se destacan:

    Incriminacin de las vctimas (siembra de armas y de droga, d delito)

    La institucin policial protege a los funcionarios implicados

    Los funcionarios no se presentan a declarar.

    Intimidan a los testigos.

    Los funcionarios acusados tienen un trato preferencial al ser detenidos.

    Complicidad por parte de los compaeros para negar la violacin.

    Retardo en la investigacin inicial

    Retardo en la realizacin de pruebas solicitadas por el fiscal

    Los propios organismos policiales investigan a sus funcionarios delincuentes.

    Poca o ninguna diligencia en la captura de funcionarios

    Acta segn ordenes polticas

    Por cada uniformado que cae en enfrentamiento fueron asesinados 49 civiles.60

    Si a la anterior actuacin policial le unimos la complicidad y negligencia de los fiscales, ms la

    impunidad de los jueces, este accionar contra las victimas la rematan luego los medios de comunicacin

    oficiales y de oposicin que a toda pgina despliegan su artillera final: criminalizando sin pruebas a las

    vctimas, justificacin de la accin policial ante el problema de la inseguridad por lo que las vctimas caen por

    ajuste de cuenta, resistir a la autoridad y como Jess en la cruz, le colocan la inexorable sentencia de muerte:

    58

    Pg. 68. http://infovenezuela.org/encuesta-INE-inseguridad.pdf. 59

    Ultimas Noticias, 2 de febrero, 2004 60

    Informe PROVEA. 2004-2005. citado por ULTIMAS NOTICIAS. 07/8/05. Pp.43

  • 14

    La victima tenia antecedente. En esas condiciones denunciar un delito es un autntico va crucis, donde la

    victima termina siendo criminalizada61.

    b.- Para las vctimas, el Estado venezolano sencillamente no existe.

    La propia encuesta comprob que el Estado a travs de las instituciones del Estado encargados de

    atencin y apoyo a las vctimas, vale decir, las policas, CICPC, militares y Guardia Nacional Bolivariana, SEBIN,

    la Fiscala General de la Republica, los tribunales de la Injusticia, los fiscales del terror, el Tribunal Supremo

    de Justicia y la propia Presidencia, en promedio recibieron un 20% del apoyo. En pocas palabras el Estado

    fomenta la impunidad y protegen a sus funcionarios que violan los DDHH y al delincuente.

    Al indagar sobre el apoyo que reciben las victimas por parte de las instituciones del Estado62 de

    acuerdo al delito denunciado, las cifras no pueden ser ms ilustrativas. Veamos, algunas:

    EL APOYO DEL ESTADO A LAS

    VICTIMAS (%)

    DELITO SI NO

    HOMICIDIO 45 55

    AMENAZAS 31 69

    ROBO 19 81

    SECUESTRO 42 58

    EXTORSION 17 83

    CORRUPCION 1,4 98,6

    HURTO 11 89

    APOYO DEL

    ESTADO

    19 81

    La extorsin, conocida en alguna de sus modalidades como siembra de delitos, es una de las

    violaciones ms frecuentes cometidas por los funcionarios policiales y militares, calculada para el 2010 en ms

    de 20.000 al ao63. En su libro Y salimos a Matar Gente, una investigacin sobre el delincuente venezolano

    violento de origen popular, el sacerdote Alejandro Moreno testimonia las alianzas entre policas y delincuentes,

    y el uso de estos ltimos como cajeros humanos de los funcionarios para hacerse de dinero.

    Por otra parte, las victimas sealando el papel del gobierno y sus instituciones ante el problema de la

    inseguridad opinaba:

    El 82% de las vctimas no reciben apoyo del Estado.

    El 80% opina que la presencia del Estado es dbil o muy dbil

    Ese mismo 82% opina que el Estado le da un apoyo poco o nada apropiado

    El 69% opina que la polica proporciona un servicio malo o muy malo.

    Uno de cada cuatro venezolano opina que la polica no puede enfrentar la inseguridad porque es

    corrupta

    El 20 % no confa en el sistema judicial venezolano.

    En definitiva, en este aspecto, la conclusin ms importante que rebate las posturas de la izquierda y

    derecha sobre democracia o dictadura, en especial como la experimenta la mayora de la poblacin

    venezolana, ante el fulano papel del Estado venezolano, como garante y defensor de la Constitucin

    Bolivariana, llamado a salvaguardar sus derechos humanos y libertades democrticas, es que el 81% de la

    poblacin no sabe cmo se come eso, o que como dice la cancin en su caso no conocen a tan importante

    seor.

    61

    La anterior resea sobre el va crucis de las vctimas es un resumen de la investigacin de la actuacin del Comit de Victimas contra la Impunidad del estado Lara (COVICIL), integrado por vctimas y familiares, principalmente mujeres, que mantuvo a lo largo de 8 aos una denuncia sistemtica y contundente contra el gobierno del Teniente Coronel Luis Reyes Reyes y sus militares que sembraron el terror por varios aos en la entidad. Fruto de esa experiencia, publicaron un libro donde recogieron el accionar de los cuerpos represivos en la regin. El libro Impunidad y Poder Historia de violacin a los DDHH en Lara, con la investigacin se puede bajar en: http://www.soberania.org/Articulos/articulo_7540. 62

    Pag.75. http://infovenezuela.org/encuesta-INE-inseguridad.pdf. 63 La siembra de delitos, COVICIL-Lara 12/08/11. http://www.soberania.org/Articulos/articulo_6581.htm.

  • 15

    Y no puede ser de otra manera. La funcin de un Estado y su gobierno no es proteger a los

    trabajadores, asalariado y pobres, sino garantizar el orden, la paz y la seguridad de los negocios y privilegios de

    la minora. Para el gobierno, los DDHH existen para violarlos al pendejo y garantizarlos a la minora

    propietaria.64 El papel lo aguanta todo y para la mayora de la poblacin, la validez de los derechos y libertades

    no va ms all del papel donde estn escritas. Total, el papel el aguanta todo, y al Estado, gobierno y sus

    instituciones democrticas no le interesa la vida, seguridad o tranquilidad de la poblacin trabajadora y

    asalariada, todo lo contrario, hace lo indecible por auspiciar, proteger y amparar al delincuente de uniforme o

    civil, de arriba y de abajo.

    Hoy cuando la oposicin es afectada por los cuerpos de represin y se queja de los mismo, se le olvida

    que a lo largo de 15 aos este accionar del Estado y la delincuencia contra la poblacin, fue solo preocupacin

    para las organizaciones de DDHH que le hacen seguimiento a este problema y de los comit que crearon las

    propias vctimas y familiares para enfrentarlo65, pero conto con muy poco o ningn apoyo efectivo de los

    partidos y dirigentes de la llamada oposicin.

    El Estado se ha vuelto innecesario y es muchos casos se ha convertido en el principal enemigo para la

    mayora de la poblacin. Tal como reza un escrito popular: la inseguridad es la polica en la calle

    A mayor violencia e inseguridad, ms policas, militares y planes de seguridad

    Segn la encuesta arriba citada, la poblacin consideraba que la octava parte de los funcionarios

    policiales y Guardia Nacional cometan la octava parte de los delitos, sin embargo reconocan, entre otras

    razones, que no denunciaban el delito por miedo a relacionarse con la polica o porque consideraba que las

    mismas polica estaban implicadas en el delito. Y no era para menos.

    En el momento que se hacia la anterior encuesta, El propio Tarek el Alsalmi a la sazn Ministro del

    Interior declar 20% de los delitos son cometidos por funcionarios policiales, sobre todo los delitos que

    comportan ms violencia: homicidio y secuestro66.

    De igual forma la Fiscal General Ortega Daz para ahondar en el tema manifest estar preocupada

    por los elevados ndices de criminalidad dentro de los cuerpos policiales lo cual, segn dijo, incide en la

    inseguridad ciudadana, la impunidad y las violaciones a los derechos humanos agregando adems

    queAl fenmeno delictivo dentro de los cuerpos policiales tambin hay encubrimiento de los efectivos a las

    bandas armadas. Es comn or que los autores de los delitos graves como secuestro, extorsin, robo o

    narcotrfico son miembros de algn cuerpo policial, hecho que lamentablemente constituye una realidad67.

    As mismo, en el 2010 los diputados ngel Landaeta y Reinaldo Garca del PSUV, integrantes de la

    Comisin de Poltica Interior de la Asamblea Nacional denunciaron la vinculacin de jefes policiales con

    secuestros. Entre sus denuncias destacaban: bandas enquistadas en los cuerpos de seguridad del Estado,

    dirigidas por funcionarios de alto nivel, estn detrs de la ola de secuestros que sacude el pas. Landaeta

    (PSUV-Gurico) acus a elementos de las policas de Gurico y Anzotegui, del Cuerpo de Investigaciones

    64

    Y decimos minora propietaria y no testaferros polticos o servidores pblicos o privados de la misma, que a menudo terminan recibiendo todo el peso de la ley, en defensa del patrono. 65

    Ejemplo el Comit de Victimas contra la Impunidad (COVICIL), en el estado Lara arriba citado. 66

    http://www.eluniversal.com/2009/06/02/pol_ava_el-aissami:-20-de-l_02A2361455. 67

    Fuente: LAS POLICAS ENCUBREN A LAS BANDAS ARMADAS, El Nacional - Ciudadanos Pg. 16 19.02.2009, Vanessa Gmez Quiroz Y Javier Ignacio Mayorca

  • 16

    Cientficas, Penales y Criminalsticas (Cicpc) y de la Guardia Nacional de orquestar los raptos. Los cuerpos de

    investigacin estn infiltrados por el hampa y no hacen su trabajo bien para que los secuestradores salgan

    libres",

    Por su parte, Garca (PSUV-Caracas), jefe de la subcomisin de Derechos Humanos, agregaba que

    entreg al ministro de Interior, Tarek El Aissami, un informe detallado que mostraba las irregularidades

    cometidas por funcionarios policiales. "Sin embargo, muchos de ellos han pasado a la Polica Nacional

    porque se limpian expedientes", agregando la corrupcin ha generado malestar entre los agentes honestos,

    dando pie a "crisis" en esas instituciones. "Estn cansados de las extorsiones, mientras hay funcionarios que

    tienen camionetotas, apartamentos playeros, lanchas y motos de agua", y remato su intervencin con esta

    lapidaria acusacin "estas mafias policiales" intimidan y hasta asesinan a quienes los delatan. Al final,

    admiti: "no se ve una solucin real al problema. Si no le damos un parado a esto, el miedo va a sobrepasar

    la situacin"68.

    Pese a los anteriores reconocimientos de la situacin de violencia e inseguridad por parte de altos

    funcionarios del gobierno relacionados directamente con el problema, el ilustre Britto Garca, sostena en el

    2013, cuando los homicidios se haban incrementado, que la inseguridad es una campaa falsa y tendenciosa

    de la oposicin, basada en una encuesta del gobierno, donde no se puede demostrar la realidad sino la

    percepcin de la misma. Y en un alarde de manipulacin, se paga y se da el vuelto, sentenciando Y las

    cifras reales de homicidios? se preguntar el lector. Intilmente consultar los informes de la Fiscala:

    presentan slo cifras totales de delitos, como si fueran lo mismo asesinatos que amenazas o arrebatones69.

    Y esto lo declara cuestionando precisamente un estudio, que trato de especificar los diferentes tipos de

    delitos, su ocurrencia y sector social. El momento que escogi el Sr Britto para cuestionar la investigacin del

    gobierno, que defiende con tanta tenacidad y sobre todo desintere$, no pudo ser ms infeliz. La realidad de

    los homicidio luego de realizada la encuesta y cuando la militarizacin del pas se hizo permanente en las calles,

    los homicidios se incrementaron tal como lo resumes el siguiente cuadro70

    Venezuela: Homicidios 2010-2014

    Luis Britto pone en duda este incremento de los homicidios, que est a la vista de todos. Ducho en

    argumentaciones, documentado de todo cuanto escribe, Britto no da una puntada sin dedal y como buen

    68

    http://www.eluniversal.com/2010/05/13/imp_pol_art_diputados-vinculan-a_1897200. 69

    En el mismo artculo, el seor Luis Britto Garca dedicado a desvirtuar los resultados de la citada encuesta, en un esfuerzo propio de

    un mercenario de la pluma, terminan su infeliz anlisis con esta perla: Percepcin no es lo mismo que victimizacin. Y esa percepcin

    no refleja los consistentes esfuerzos del gobierno bolivariano en pro de la seguridad: abrupta disminucin de los niveles de pobreza,

    creacin de la Polica Nacional, instauracin de una Universidad Nacional de la Seguridad, incremento de la dotacin y del personal

    de los cuerpos de orden pblico, campaas de eliminacin de armas de fuego. Compilemos las cifras verdaderas, obremos en

    consecuencia y divulguemos eficazmente las medidas tomadas para garantizar la paz y la vida. Encuestas certeras no aseguran la

    eleccin correcta, pero falsas encuestas pueden favorecer una eleccin equivocada. http://www.aporrea.org/ddhh/a164729.html. En

    pocas palabras el escritor a sueldo concluye que la inseguridad y violencia es solo una percepcin, alimentada por los medios de

    comunicacin opositores. Vaya cinismo y objetividad de este intelectual favorito ayer de la IV repblica, hoy un hroe gubernamental. 70

    .http://transparencia.org.ve/venezuela-en-el-podio-de-la-violencia/.

  • 17

    propagandista oficial repite el viejo cuento de la inseguridad como una sensacin que puso de moda

    Gabriela Ramrez, Defensora del Puesto.

    Desde hace unos 10 aos se viene denunciando la falsificacin y manipulacin de las estadsticas sobre

    homicidios, por parte de las fuentes oficiales, especialmente, desde el 2005 cuando Jessie Chacn como

    Ministro del Interior y Justicia invento el enfrentamiento entre bandas como primera causa de los homicidios y

    excluyo de las estadsticas a los que caan abatido por resistencia a la autoridad71. Un reciente artculo ilustra

    los comienzos de esta poltica oficial, de la cual se hace eco el Sr. Britto:

    Hasta 2012, los documentos de Memoria y Cuenta del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y

    Paz daban totales de homicidios menores que los divulgados por el OVV. La razn es que desde 2005,

    cuando el pas se sumergi en una espiral de violencia criminal, el Gobierno alter progresivamente

    los parmetros para la clasificacin de las muertes violentas. El homicidio es un delito difcil de

    ocultar. Como se dice popularmente, no se puede esconder a los muertos. Lo que s puede hacerse es

    modificar la manera de entender y catalogar las causas de esas muertes. Por ejemplo, en la

    estadstica oficial sobre homicidios no figuran las muertes ocasionadas por resistencia a la

    autoridad, es decir, enfrentamientos entre agentes policiales o militares y supuestos delincuentes72.

    Y en efecto, en los aos 2005-06, ocurren una ola de crmenes y asesinatos, la inseguridad se

    convierte en el problema principal para los venezolanos, esta crisis es aprovechada por el gobierno para

    prometer y aplicar una nueva poltica de seguridad declarando una vez ms la reorganizacin de la polica y

    establecer nuevos planes para combatir la violencia e inseguridad. Y precisamente desde esa poca se observa

    un incremento de los homicidios en Venezuela que an no cesa.

    Ante la ola de homicidios, delitos y violencia desatada que ahoga a la poblacin, el Estado venezolano a

    travs del gobierno socialista bolivariano ha sabido vender y aplicar su oferta policiaca y represiva.

    Una de las manipulaciones y engaos favoritos del fallecido presidente, fue el uso y abuso del cuento

    de la Constitucin y el sagrado respeto de ella por parte del ejecutivo. Es famosa su frase: Dentro de la

    constitucin todo, fuera de la constitucin nada. Cuantas veces no repiti y ley para sus miles de seguidores:

    El derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podr establecer la pena de muerte, ni autoridad alguna

    aplicarla. El Estado proteger la vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad, prestando el

    servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en cualquier otra forma73. Esta prctica es un ritual

    repetido por todos los dirigentes de este gobierno, cuando hablan del tema y prometen combatir la impunidad.

    El ao El 2006 termina con homicidios 12.250, siete aos despus, el ao pasado los homicidios

    alcanzaron los 25.000. En pocas palabras bastaron 7 aos para duplicar los asesinatos en Venezuela.

    Recientemente a raz de los homicidios cometidos en Venezuela el ao pasado el Observatorio

    Venezolano de Violencia declaraba Venezuela est ubicado como el segundo pas con la ms alta tasa de

    homicidios del mundo, slo superado en su magnitud por Honduras (con una tasa de 104 por 100mil/hab.),

    quien ocupa el primer lugar. En Venezuela se cometen muchos ms asesinatos que en pases considerados

    tradicionalmente violentos como Jamaica (con una tasa de 45 por 100mil/hab.), El Salvador (con 44 por

    100mil/hab. ), Colombia (44 por 100mil/hab. ) y con una tasa mucho ms elevada que la de Brasil (32 por

    100mil/hab.) o Mxico (22 por 100mil/hab.)74

    71

    Los ajustes de cuenta no son homicidios, Marcos Chavez Abril, 2007, en Caracas. Afirm que en este perodo slo se registraron

    169 muertes violentas en la capital, de la manera siguiente: 4 fallecidos en ria, 114 muertos por ajustes de cuenta, 12 por robo, 1

    pasional y 38 homicidios El Nacional./ 08 de mayo de 2007. http://venezuelareal.zoomblog.com/index-1642.html. 72

    dem. 73

    Artculo 43 de la CRBV. 74

    http://observatoriodeviolencia.org.ve/ws/ovv-informe-2014-venezuela-termina-el-ano-2014-como-el-segundo-pais-con-mas-

    homicidios-en-el-mundo/.

  • 18

    El incremento de la inseguridad y el crimen origina la nica solucin oficial al problema: Creacin de

    ms cuerpos represivos y ms cursos de Derechos Humanos a los policas.

    En 1990 existan en Venezuela 28 cuerpos policiales, para el 2003 se haban elevado a 95 y para el 2011

    en plena transicin al socialismo llegaban a 13475. A esto se le une que en 14 aos han sido desplegados ms

    de 25 planes de seguridad. Adems creci el presupuesto para la defensa, represin y la justicia, aumentaron

    los tribunales y fiscalas, se construyeron nuevas crceles, se han modificados las leyes aparentemente para

    reprimir el delito a una velocidad nunca vista en Venezuela- aumentaron las compaas de vigilancia privada, y

    algunas organizaciones de DDHH de Venezuela, en especial la llamada Red de Apoyo, particip activamente en

    la primera secretaria de la Comisin para la reorganizacin policial tendiente a conformar el nuevo modelo

    policial humanista y socialista, a la par que se incrementaron cursos, diplomados y talleres sobre DDHH.

    Y cules han sido los resultados de todos estos planes de seguridad, creacin de ms cuerpos de

    polica, cursos de DDHH en relacin a los homicidios y violacin de DDHH.76:

    El cuadro anterior77, data hasta el 2009. Sin embargo la situacin lejos de mejorar, ha empeorado: En

    marzo de 2013 expertos en DDHH precisaron que apenas un 2% de los homicidios registrados en Venezuela

    entre 1999 y 2012 haban sido resueltos por el Ministerio Pblico. An ms: entre 1998 y 2011, la tasa de

    detenciones cay de 110 a 11 detenidos por cada 100 homicidios segn las cifras oficiales (segn el OVV cay

    a 8). Es decir, suponiendo que se detuviera a un sospechoso por cada homicidio, en 2011 al menos 89% de los

    asesinatos quedaron impunes78

    Esta conducta, que no puede ser calificada sino de manipulacin ha sido una constante en todos los

    ministros del Interior y jefes policiales, desde el 2005-06. En la medida que los homicidios y la inseguridad

    aumentan, las cifras e informaciones oficiales informan todo lo contrario y segn los diversos ministros del

    interior, la tendencia es hacia un idlico pas donde impera la mxima felicidad posible, con pleno empleo,

    comiendo cuatro veces al da, con dos personas empleadas por cada hogar venezolano, con el salario mnimo

    ms alto de Amrica Latina y sobre todo con la paz y tranquilidad y tan solo hay una sensacin de inseguridad,

    tal como vienen repitiendo desde hace algunos aos.79 Una visin del incremento de los homicidios,

    precisamente a partir del 2005 y 2006, cuando Jessie Chacn, en el Ministerio de Interior y Justicia comienza

    con la poltica de manipular y disfrazar las cifras sobre el homicidio lo observamos en el siguiente cuadro

    75

    No se incluyen los cuerpos paramilitares y parapoliciales, como milicias, reservas, patriotas cooperante, unidades de batalla, colectivos, mafias sindicales y otros cuerpos tambin organizados militarmente al servicio del gobierno. 76

    La Encuesta Nacional de Victimizacin y Percepcin Ciudadana de mayo 2010, que citamos anteriormente da una visin del resultado de esa poltica a los tres aos de establecida. 77

    Tomado del Observatorio venezolano de violencia 78

    Muertes por violencia en Venezuela comparadas con el mundo, por Anabella Abadi, 11/01/ 2014. http://prodavinci.com/blogs/las-muertes-por-violencia-en-venezuela-comparadas-con-el-mundo-por-anabella-abadi-m-numeralia/. . 79

    Todas estas aseveraciones no son ironas de nuestra parte, consta en los diferentes informes de los diversos organismos y voceros

    oficiales, en especial del INE, BCV y dirigentes del gobierno.

  • 19

    Venezuela Tasa de homicidios 1990-2013.80

    En ese sentido, el gobierno y sus voceros son consecuentes con el carcter esencialmente meditico y

    ficticio de la llamada revolucin Bolivariana, esta existe solo en sus mentes y alucinaciones, en la misma

    forma que en sus cerebros los homicidios han disminuido. Al parecer el famoso misil que envi el exministro

    Charderton es de los llamados cabezas mltiples y atraviesa con facilidad varios objetivos y no solo a los de la

    oposicin.

    La impunidad policial y militar.

    El incremento de los homicidios, es de hecho un indicador de la crisis y el deterioro en la calidad de

    vida de la poblacin como fruto del incremento de la violencia criminal del Estado y la delincuencia. Sin

    embargo esta situacin no se queda solo en las anteriores cifras. La violacin sistemtica de los DDHH por

    parte del gobierno sus instituciones y funcionarios, corre paralela a ese clima de violencia y borra de un

    plumazo todo el cuento de un gobierno respetuoso de los DDHH y que combate la inseguridad y la

    delincuencia81, pero tambin la posicin hipcrita de la oposicin que hoy descubre que este gobierno reprime

    y viola los DDHH.

    Los siguientes cuadros, elaborado a partir de las estadsticas de la Fiscala General de la Republica hasta

    el momento que las hizo pblica, habla por s solo no solo de las anteriores denuncias de los propios

    funcionarios oficialistas, sino el carcter represivo y violador sistemtico de los DDHH del actual gobierno:

    80

    dem, Anabella Abad 81

    Como ha respondido al crimen, veamos esta noticia: Segn los estudios del Observatorio Venezolano de Violencia, en 1998 haba ms delincuentes presos por asesinato que asesinatos cometidos. Impunidad en negativo. Al ao siguiente, primero del gobierno revolucionario, la impunidad salta hasta el 19% y comienza una subida que no se detiene. En 2008 est ya en el 80% y en 2014 llega a 91%. De repente el inefable ministro del Interior, sin que se le mueva un msculo de la cara y sin aportar prueba de estudio alguno, nos espeta: Hemos reducido la impunidad en los homicidios; no llega a los dos dgitos los homicidios (la concordancia y la sintaxis son peculiares de estos gobernantes) que quedan sin ser totalmente esclarecidos. No llega al 10%, est entre 8% y 9 % los homicidios que se complican y no llegan a su esclarecimiento total. http://observatoriodeviolencia.org.ve/ws/impunidad-cero/.

  • 20

    Hasta noviembre del 2007, la Fiscala General informa de 33.259 violaciones a los DDHH cometidas

    entre el ao 2000 y noviembre del 2007, por 29.266 funcionarios involucrados, de los cuales se identifican a

    18.313. Sin embargo 13.644 son sencillamente dejados libres. 1351 son imputados fiscalmente, pero solo 32

    son detenidos. Hay que aclarar que en el anterior cuadro, no se incluyen las ejecuciones cometidas por los

    cuerpos policiales y militares, investigadas por las diversas fiscalas82.

    16 meses despus, de las anteriores estadsticas la situacin se agrava. La Fiscal General declara:

    recibimos 755 casos de policas implicados en homicidios solodurante 2008 y el primer trimestre de 2009.

    De ese total, 10.103 casos corresponden a delitos como lesiones, abuso de autoridad, violacin de domicilio,

    privacin ilegtima de libertad, tortura, desaparicin forzada, acoso u hostigamiento83

    Al unir estas informaciones a las anteriores estadsticas, incluyendo las ejecuciones que hasta ese

    momento reportaban los informes de la