Caprichosa, coqueta, seductora

Click here to load reader

  • date post

    30-Dec-2016
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Caprichosa, coqueta, seductora

  • Rodriguez de la Vega 1

    Hispanet Journal 4 (December 2011)

    Caprichosa, coqueta, seductora: la pluralidad de Ochn en las artes afrocubanas

    Vanessa Rodriguez de la Vega

    Texas Tech University

    Si por algo ha destacado la identidad cubana es por su importante pluralidad que recoge

    aspectos procedentes, bien sea de la religin, bien de la historia, para el forjamiento de la misma.

    A lo largo de la historia del pas, desde la llegada de los conquistadores a la isla, han ido

    confluyendo significativos elementos hasta conformar lo que hoy en da se puede entender como

    identidad cubana. Pero a lo largo de ese recorrido histrico, o de esas huellas que han

    impregnado la historia cubana, sera reseable recordar la aportacin de la esclavitud desde su

    llegada a la isla all por el siglo XVI, cuando comenzaron a entrar esclavos procedentes de la

    regin ms occidental de frica. Estas remesas de mano de obra no slo sirvieron para permitir

    el desarrollo econmico en la isla; tambin contribuyeron a echar races en la futura identidad

    cubana. Aquellas gentes despojadas de sus hbitats naturales trajeron consigo el culto a sus

    religiones nativas, mbito que poco a poco fue extendindose con el paso del tiempo. De este

    modo, las prcticas santeras han ocupado desde entonces un importante lugar en el pueblo

    cubano. Es tal el valor del culto a la santera que no puede entenderse lo cubano sin dicha

    prctica:

    Cuban ethos cannot be complete without an understanding of the formidable

    social force of this religion. Santeria is an active ingredient in the Cuban ethos

    that cannot be relegated to an alien element in need of Christianization and

    syncreticization in order to "whiten" its African foundation. (De la Torre 844)

    De la riqueza del panten yoruba, del cual se estima que est compuesto de 401 deidades

    originalmente, hoy en da en la isla caribea se conoce el culto de al menos 20 orishas. El culto a

  • Rodriguez de la Vega 2

    Hispanet Journal 4 (December 2011)

    muchas de esas deidades lucumes acab pereciendo debido a la prdida del territorio

    geogrfico real donde estos orishas eran adorados por comunidades independientes (Cmara

    Ochn: Metfora y metonimia 23). Sin embargo, algunos de estos orishas han sido permeados

    por el catolicismo, como es el caso con Chang, Ochn, Babal Ay. De cualquier manera, su

    esencia yoruba no ha desaparecido en absoluto.

    El propsito del consiguiente anlisis se centrar en la exploracin de la diosa orisha

    Ochn y sus diferentes representaciones en las artes afrocubanas, que varan desde su

    transformacin en la mulata de rumbo a su lado protector como patrona y protectora de todos sus

    hijos de Cuba. A lo largo de las prximas lneas se desglosar el significado de Ochn que viene

    dado a travs de sus leyendas o caminos; posteriormente se explorar el fenmeno de Oshn en

    varias obras literarias y cinematogrficas. Por ltimo, es reseable incidir en la consecuente

    importancia de Oshn para entender la identidad del pueblo cubano.

    En muchas de las manifestaciones artsticas se ha aprovechado el mito de Oshn para

    recrear bien sea un aspecto de la sociedad cubana o bien para estereotipar, como se da en el caso

    de la exuberante mulata sin rumbo en la literatura caribea del siglo XIX con Cecilia Valds

    (1839). De cualquier manera, para entender este uso de la Venus cubana sera conveniente

    entender quin es esta orisha y sus diferentes avatares que darn lugar a diferentes

    manifestaciones de la misma. Generalmente, a Ochn se le han atribuido aquellas dotes

    relacionadas con la sensualidad, la seduccin y la coquetera de tal manera que, a la hora de

    describir a la afrodita cubana, estos rasgos son los preferidos del pueblo cubano. Del mismo

    modo, Oshn es una deidad con bastante poder puesto que proporciona balance dentro de la

    creacin como elemento femenino que participa del mismo. Sin la feminidad que plantea esta

    diosa, el principio de creacin queda anulado, como se deduce de la siguiente cita de Diedre

  • Rodriguez de la Vega 3

    Hispanet Journal 4 (December 2011)

    Bdjo: As a woman she empowers other women with whom she shares that specifically

    female identity and responsibility. As a female deity, she possesses the power to withhold the

    life-force which activates humanity through the male principle (74).

    Sin embargo, para entender la polifona semntica de Oshn sera provechoso revisar sus

    caminos o viajes por los que pasa y que dentro de la tradicin yoruba, en el caso de Oshn, se

    reconocen oficialmente cinco.1 De esta manera, Castellanos alude a los siguientes caminos como

    los ms destacables en Ochn: Ochn Ib Kol, Ochn Ibu Akuaro, Ochn Ololod, Ochn

    Yum y Ochn Yey Mor o Yey Kari.2 Oshn Ib Kol, a su vez conocida como Akal-Kal,

    Kol-kol, Ikol, Bankol, viene a ser como una especie de bruja que va ligada a las aves

    carroeras como el buitre. Suele esconderse en grandes tinas y est rodeada de todo lo

    pordiosero. El nombre de Oshn Ib Yum viene a ser una representacin madura de Oshn que

    vive en las profundidades de los ros. Oshn Ib Akuaro es una Oshn ligada a la codorniz,

    joven, muy trabajadora y de suma belleza. Vive donde confluye el ro y el mar y es esposa de

    Erinle. Oshn Ololod es bastante diestra en el arte de la adivinacin y, en este camino, est

    casada con Ornmila. Oshn Yey Mor o Yey Kar representa la coquetera y constantemente

    le gusta ver su imagen en los espejos. Le encanta la parranda y demostrar su vala en la danza; es

    alegre y de bellos atributos. Tambin disfruta coqueteando con los hombres.

    Otro de los elementos que permiten explorar la variedad semntica de Oshn son los

    pataks o leyendas sobre las deidades yoruba que bien podran definirse como una especie de

    1 Isabel Castellanos, en su artculo A River of Many Turns, reconoce cinco caminos principales en el caso de la

    orisha Ochn. Sin embargo, dentro de la creencia yoruba se prescriben varios caminos ms por los que pasa esta

    deidad femenina, como indica Mariela Gutirrez quien, adems, seala el camino de Yey Kari aber yin lado mor

    ot (Gutierrez El monte y las aguas 211), el preferido de los seguidores.

    2 A continuacin se ofrece una lista de otros caminos por los que pasa Oshn: Ochn Kayod, Ochn Aa, Ochn

    Fumik, Ochn Sekes, etc. Estos caminos aparecen recogidos en Yemay y Ochn (1980) de Lydia Cabrera, segn

    Mariela Gutierrez ( Gutierrez Lydia 207).

  • Rodriguez de la Vega 4

    Hispanet Journal 4 (December 2011)

    mitos donde se relatan las hazaas de los dioses del panten yoruba. Castellanos, en su artculo

    A River of Many Turns, viene a hacer una sntesis de los pataks donde Oshn brinda al lector

    sus experiencias. El primer patak que describe la crtica del artculo recrea las aventuras donde

    Oshn consigue su riqueza a costa de la lucha por un palacio entre Ido y dos gemelos. El

    segundo patak narra la perspicacia de Oshn para convencer a Olofi que devolviese la vida a

    Babal Ay. Lo interesante de este patak es que la orisha utiliza una de sus conocidas ofrendas

    como es la miel, smbolo de su dulzura y sensualidad, para seducir a Olofi. En el tercer patak de

    nuevo la autora describe sus artes seductoras para embelesar al ermitao Oggn que habita de

    manera huraa en los bosques. En el cuarto patak se nos presenta a Oshn como caprichosa

    puesto que su determinacin por conseguir a Chang le lleva a engaar a Ob, quien se cercena

    su oreja en su intento por mantener a Chang. Finalmente, la autora relata un quinto patak donde

    se transforma en un ave carroera que intentar salvar al mundo. Este patak alude al camino de

    Ochn como Ara Kol y que, a pesar de su aspecto horripilante, ser la encargada de llevar el

    eb al cielo.3

    A travs de estos pataks, el lector puede intuir una serie de elementos primordiales en

    Oshn como son su caridad, la seduccin, la coquetera, el carcter caprichoso de la deidad, su

    riqueza, su inters en mediar y ayudar a las personasrecurdese el patak sobre Babal Ay,

    etc. Isabel Castellanos, en el mismo artculo, presenta una imagen de Oshn como una deidad

    que debe proseguir sus diferentes caminos para hacer su trabajo: In order to perform her works,

    she must displace herself. Reaching a purpose is tantamount to arriving at a destination (39). En

    cierto modo, esta idea del viaje puede hacer pensar al lector en el fluir del ro que ha de seguir su

    curso para completar su fin o propsito.

    3 Para una lectura ms detallada de los pataks presentados por Castellanos, remtase al captulo A River of Many Turns (37-39) del libro Oun across the Waters.

  • Rodriguez de la Vega 5

    Hispanet Journal 4 (December 2011)

    De cualquier manera, hoy en da, el conocimiento de los atributos y caminos del panten

    yoruba no se hubiese dado a conocer de no ser por autores de la talla de Lydia Cabrera o

    Fernando Ortiz, entre otros, quienes, a comienzos del siglo XX, se decantaron por integrar las

    prcticas de procedencia cubana como un ingrediente ms para crear lo que hoy en da es el

    ajiaco de identidad cubana. Cabrera, gracias a su labor como etngrafa, comenz a compilar las

    tradiciones y experiencias afrocubanas a travs de informantes que le permitan la

    documentacin de dichas prcticas. Es importante recordar la oralidad