Matriz de Insumo Producto 1975

of 107 /107
Presentación La Secretaría de Programación y Presupuesto, a través de la Dirección General de Estadística, dependiente de la Coordinación General de los Servicios Nacionales de Estadística, Geografía e Informática, presenta el Tomo VII del Sistema de Cuentas Nacionales de México. Este trabajo forma parte del programa de modernización de las cuentas nacionales emprendido en 1978 por la Secretaría de Programación y Presupuesto y el Banco de México, S.A., con la asesoría técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el respaldo de la CEPAL. Esta publicación consta de siete tomos, contenidos en ocho volúmenes: Tomo I Resumen General; Tomo II Cuentas de Producción: actividades primarias; Tomo III Cuentas de Producción: actividades secundarias (volúmenes 1 y 2); Tomo IV Cuentas de Producción: servicios; Tomo V Oferta y Utilización de Bienes y Servicios; Tomo VI Cuentas del Gobierno General; y Tomo VII Matriz de Insumo- Producto, año 1975. La Secretaría de Programación y Presupuesto agradecerá a los usuarios las sugerencias y comentarios que tengan a bien hacer sobre esta publicación.

Embed Size (px)

Transcript of Matriz de Insumo Producto 1975

Matriz de Insumo Producto 1975Presentación
La Secretaría de Programación y Presupuesto, a través de la Dirección General de
Estadística, dependiente de la Coordinación General de los Servicios Nacionales
de Estadística, Geografía e Informática, presenta el Tomo VII del Sistema de
Cuentas Nacionales de México.
Este trabajo forma parte del programa de modernización de las cuentas
nacionales emprendido en 1978 por la Secretaría de Programación y Presupuesto
y el Banco de México, S.A., con la asesoría técnica del Programa de las Naciones
Unidas para el Desarrollo y el respaldo de la CEPAL.
Esta publicación consta de siete tomos, contenidos en ocho volúmenes: Tomo I
Resumen General; Tomo II Cuentas de Producción: actividades primarias; Tomo
III Cuentas de Producción: actividades secundarias (volúmenes 1 y 2); Tomo IV
Cuentas de Producción: servicios; Tomo V Oferta y Utilización de Bienes y
Servicios; Tomo VI Cuentas del Gobierno General; y Tomo VII Matriz de Insumo-
Producto, año 1975.
La Secretaría de Programación y Presupuesto agradecerá a los usuarios las
sugerencias y comentarios que tengan a bien hacer sobre esta publicación.
Índice General Presentación Introducción
Índice de cuadros
Anexo A Actividades económicas empleadas en las cuentas nacionales y su
equivalencia con las clasificaciones de referencia general.
Anexo B Matriz de Insumo-Producto de 1970.
Introducción
La publicación de los resultados del nuevo sistema de cuentas nacionales de
México, su base conceptual y metodologías de cálculo complementados por la
matriz de insumo-producto para 1975, dan cumplimiento a una nueva etapa del
programa de investigación emprendido conjuntamente por la Secretaría de
Programación y Presupuesto y el Banco de México, S.A., con la asesoría técnica
del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, y el respaldo de la
CEPAL.
La abundante información elaborada que fue reunida y procesada gracias a la
amplia colaboración de empresas y organismos públicos y privados, así como la
diversidad de procedimientos de cálculo aplicados y las numerosas fuentes
consultadas, determinaron la necesidad de desarrollar la publicación en siete
tomos que contienen los aspectos más significativos de la labor realizada.
Cada uno de ellos comprende la descripción de las fuentes, cobertura y
procedimientos metodológicos aplicados, para calcular los diferentes agregados y
series que los componen. El clasificador de actividades económicas utilizado, que
se corresponde a nivel de rama con las matrices de insumo-producto de 1970 y
1975, se anexa a todos los tomos de la publicación.
El primer tomo incluye la descripción sintética del marco conceptual en el que se
basó la preparación de las “Cuentas Consolidadas de la Nación” a precios
corrientes, con especificación de los métodos de cálculo, definiciones y principales
tratamientos técnicos utilizados.
Contiene los resultados resumidos de toda la investigación para el periodo 1970-
1978, con particular énfasis en las series de producto interno bruto, a precios
corrientes y constantes de 1970, por rama de actividad económica y cuadros de la
oferta y utilización de bienes y servicios, según las grandes divisiones de la
clasificación C.I.I.U.
El tomo II se ha dedicado a las actividades primarias: agricultura, ganadería,
silvicultura, pesca y actividades mineras que incluyen la extracción de petróleo
crudo y gas natural. Se presentan cuentas de producción en valores corrientes, de
ocupación y salarios por ramas de actividad, y series a precios corrientes y
constantes del valor agregado y de producción, aún más desagregados; en todos
los casos se incluyen sus correspondientes notas metodológicas.
El tomo III incluye fundamentalmente una similar información para la industria
manufacturera, desagregada en sus 49 ramas componentes, complementadas por
datos detallados a nivel de grupo, de los valores de producción y producto, tanto a
precios corrientes como constantes. La información relativa a los sectores de
electricidad y construcción también forma parte de este tomo.
El tomo IV contiene datos relativos a los sectores de servicios, que comprenden
las ramas 62 a 73 de la clasificación utilizada. Incluye por lo tanto, al comercio,
restaurantes y hoteles, transporte, comunicaciones, establecimiento financieros,
bienes inmuebles y servicios sociales, personales y de administración pública y
defensa. El tipo de información, así como su forma de presentación y nivel de
desagregación son similares a los ya comentados para los dos tomos anteriores.
El tomo V proporciona los resultados obtenidos al medirse los componentes de la
oferta nacional e importada y de la utilización de bienes y servicios, clasificados
por 9 grandes divisiones de origen, a precios corrientes y constantes de 1970.
Particular énfasis se atribuyó a la medición de los componentes de la demanda,
por la gran utilidad que tienen para el análisis, procurándose niveles de detalle y
presentaciones que no reconocen precedente.
El tomo VI desglosa la actividad del gobierno general, tanto por nivel institucional
como por finalidades. Registra en forma de cuentas de producción anuales las
actividades del Gobierno Federal, el Departamento del Distrito Federal, los
estados, los municipios, los organismos descentralizados y las instituciones de
seguridad social.
Esta información se complementa con series de la ocupación por niveles de
gobierno, y de los impuestos indirectos clasificados por sectores económicos de
incidencia.
Finalmente, el contenido del presente tomo VII contiene la descripción de los
conceptos, métodos y fuentes utilizados en la elaboración de la matriz de insumo-
producto de 1975, cuyos datos se interrelacionan perfectamente con los valores
para dicho año, de todas las series incluidas en los tomos anteriores.
El esquema conceptual y los tratamientos técnicos especiales aplicados en su
cálculo se corresponden, en general, con los de la matriz de insumo-producto de
1970, para asegurar su adecuada comparabilidad y uso conjunto en el análisis de
la estructura del sistema productivo.
En algunas áreas, como la de producción industrial o de importaciones, se han
desarrollado nuevos procedimientos de sistematización de la información básica,
que se considera contribuyen a mejorar la calidad de los cálculos respectivos; su
explicación detallada puede consultarse en los capítulos correspondientes de este
documente.
La circunstancia de que este trabajo de insumo-producto forme parte de un
sistema de cuentas nacionales, calculado simultáneamente, beneficia a los
resultados de ambas elaboraciones con el proceso de iteración empleado, al dar
congruencia a los resultados de partidas equivalentes en el año de 1975.
Los resultados cuantitativos de la investigación se presentan en este tomo en
forma matricial, en 8 cuadros principales, de características similares a las de
1970, acompañados por un conjunto de submatrices que miden diversos aspectos
desagregados de los cálculos.
El primero, cuadro 1, tiene la forma ya conocida con la que se expresa el modelo
de insumo-producto como un cuadro de doble entrada, en donde cada sector
económico aparece como fila y columna.
En cada fila se registran las ventas de un sector, destinadas tanto al consumo
intermedio como a la utilización final.
Las columnas registran las respectivas estructuras de costos de la producción
bruta: compras de insumos, remuneraciones a los factores, impuestos indirectos
netos de subsidios y superávit bruto de explotación.
El total de la fila constituye el valor de la producción bruta, que debe ser
equivalente al total de la columna que representa igual concepto en cada sector.
Con el fin de obtener el total de cada fila es necesario que, ala utilización
intermedia de los sectores se le adicione los rubros componentes de la demanda
final: consumo privado, consumo del gobierno, formación bruta de capital fijo,
variación de existencias y exportaciones. Las importaciones se ubican en este
cuadro como una sola fila de transacciones, que luego se desagrega en el cuadro
número 5, para mostrar el detalle de orígenes y destinos.
El cuadro 1, cuyas características generales se han mencionado, se expresa en
valores absolutos a precios corrientes de productor, referidos al año del estudio.
El cuadro No. 2 se presentan los coeficientes técnicos o de insumo producto, que
son el resultado de dividir los insumos primarios e intermedios –nacionales e
importados-, entre el valor bruto de la producción. Estos coeficientes expresan la
cantidad de los productos intermedios, propios y provenientes de otras ramas, así
como de los factores de producción requeridos para obtener una unidad de
producción, en cada una de las 72 ramas que componen la matriz.
El cuadro No. 3 contiene los coeficientes de requisitos directos e indirectos de
cada rama, necesarios para producir una unidad de demanda final nacional, que
se obtienen al invertir los coeficientes técnicos restados de una matriz unitaria.
Los coeficientes de esta tercera matriz tienen por objeto cuantificar las
repercusiones sucesivas que se producen en los sectores económicos, al haber
variaciones en la demanda final de cualquier rama de actividad, lo que determina
un movimiento similar en su valor bruto de producción y en consecuencia, una
modificación correspondiente en los insumos, cuantificados según los coeficientes
técnicos. Este primer efecto se denomina directo y es sucedido por repercusiones
indirectas en las demás ramas de actividad, como consecuencia de la
modificación registrada por los insumos de la rama que recibió en el efecto del
cambio.
En el valor de producción de las demás ramas se producen alteraciones, que a su
vez implican cambios en la producción de las ramas que las abastecen, dada la
interrelación existente entre los sectores económicos, con lo que entonces se
producen una serie de reacciones en cadena mediante un movimiento secuencial,
que tiene mayor importancia en sus comienzos, y luego va disminuyendo en
significación.
La matriz 4 contiene la composición de las demandas intermedia y final que
componen cada fila, y permite apreciar el destino del flujo de los productos
originados en cada rama de actividad.
Las importaciones de mercancías y servicios se consignan en la matriz principal,
representada en el cuadro No. 1 en una sola fila, en donde se totalizan las
correspondientes a cada rama de la actividad económica. En el cuadro No. 5 se
desagregan según la rama de origen en el exterior, con lo que se tiene el
componente importado que corresponde a cada celdilla de la primera matriz.
El cuadro No. 6 presenta los coeficientes técnicos de mercancías y servicios
importados, que se obtienen como relación entre cada uno de los insumos
importados y el valor de producción de cada rama de actividad. La suma de los
coeficientes de cada columna es igual al coeficiente técnico registrado en la fila de
insumos importados de la matriz 1, que los refleja agregadamente.
En las celdillas que componen las demandas intermedia y final de la matriz 7, se
totalizaron los insumos nacionales e importados, por lo que se incorporó al cuerpo
de la matriz la fila de importaciones que se registró en el cuadro No. 1, según la
desagregación que se presenta en el cuadro No. 5.
Finalmente, la matriz 8 registra los coeficientes técnicos derivados de la matriz
anterior.
La publicación se integra con un conjunto de submatrices que complementan y
desarrollan aspectos destacados correspondientes a la industria manufacturera,
cuadros 9.1 a 9.6, para la cual se han destallado las estructuras de costos de los
213 subgrupos de actividad que la componen.
En el cuadro 10 se consigna la desagregación de los servicios médicos y
educativos, públicos y privados, lo que permite usos alternativos del modelo.
Los restantes cuadros, 11 a 13, se refieren al desglose del gasto de consumo del
gobierno general por niveles de gobierno, de las importaciones por tipo de bienes
comprados y de los diferentes impuestos indirectos, según el nivel de gobierno
que los recauda y el sector económico de incidencia.
Esquema Conceptual
Aspectos Generales
Con el objeto de facilitar al máximo los estudios sobre la evolución de la estructura
productiva de la economía de México en la década de los setenta, al hacer el
cuadro de transacciones intersectoriales de 1975 se siguieron los esquemas
conceptuales que orientaron los trabajos de esta misma índole, relativos al año
1970. Tales lineamientos son totalmente congruentes con los aplicados al
elaborarse la serie de cuentas de producción incluidas en los otros tomos de esta
publicación. Esto obedece a que los trabajos de insumo-producto del país se
hacen de acuerdo con la idea de que no son independientes, sino que se insertan
en el esquema más amplio de la contabilidad nacional, como parte de un sistema
integral destinado a medir y describir la actividad económica.
A este respecto, una de las razones que más pesaron al tomar esa decisión fue
tratar de evitar confusiones a los usuarios, ya que el apartarse de las definiciones
y presentaciones con las cuales están familiarizados los obligaría a efectuar
trabajos adicionales, para efectos de analizar y comparar la evolución y estructura
de la economía en el periodo bajo examen. Ello no implica que no estén en
desarrollo una serie de trabajos complementarios, algunos de los cuales están en
una fase avanzada de ejecución, tendientes a pormenorizar aspectos que pueden
tener relevancia en cuanto a aportar mayores antecedentes sobre el
funcionamiento de la economía, tales son el desagregar el consumo privado según
objeto del gasto y tramo de ingreso; el descomponer el vector de formación del
capital, en función de los sectores de destino usuarios de los bienes; el profundizar
aspectos referentes a la generación de empleo, así como desagregar la actividad
minera en las fases de fundición y refinación de los minerales. Se trabaja también
en obtener estructuras de costo diferenciadas de las empresas públicas, en
aquellas ramas de actividad en que son importante.
Por las razones expuestas se mantuvieron los criterios de agregación, valoración
de las transacciones, consideración del gobierno general y tratamiento del
comercio exterior y del sector financiero, seguidos en ocasión del estudio de
insumo-producto 1970.
Lo anterior implicó que se adoptara un esquema de clasificación de las actividades
en 72 ramas, como representativo de la estructura productiva del país, aún cuando
en la mayoría de los casos se trabajó con una desagregación mucho mayor que la
que se publica.
Es importante señalar que esta decisión obligó a revisar y hacer compatibles las
coberturas de los Catálogos Mexicanos de Actividades Económicas utilizados en
los censos económicos de 1970 y 1975, debido a que el utilizado en el último de
estos años presenta cambios con respecto al anterior, que van desde la
modificación de los códigos de identificación hasta el redefinir la cobertura de los
grupos y clases de actividad económica.
El hacerlas compatibles permitió precisar la forma en que se debería reorganizar
la información censal disponible para fines de comparabilidad, así como evaluar
cuantitativamente la incidencia de las modificaciones ocurridas en el último de los
años censales.
Por otro lado, y con motivo de haberse revisado y hecho compatibles los
catálogos, se consideró necesario estructurar un esquema de grandes divisiones,
divisiones, ramas, grupos y subgrupos, que sirviera como codificador de
actividades en los cálculos de las cuentas económicas nacionales, en tanto se
actualiza el Catálogo Mexicano de Actividades Económicas, que se encuentra en
proceso de revisión. Con ese objeto también se aprovecharon las categorías más
agregadas de la Clasificación Internacional Industrial Uniforme (C.I.I.U.).
Los grupos de actividad pueden equivaler a clases censales relevantes y/o
documentadas por estadísticas continuas, o agrupaciones de clases con
características similares. El nivel de subgrupo coincide en cobertura con las clases
censales del año 1970.
Los trabajos realizados para adoptar un esquema igual al de 1970, garantizan que
se mantiene la homogeneidad delos flujos de productos, y por lo tanto, que para
fines de análisis la información es comparable.
El criterio de evaluación adoptado para las transacciones registradas en la matriz,
resulta comparable con el de 1970 y también con los utilizados en las matrices de
1950 y 1960; corresponde al de “precios de productor”, representativo de los
precios que obtienen los productores de bienes y servicios en la puesta de sus
establecimientos. Para ello fue necesario emprender una amplia investigación
sobre los márgenes de distribución, que se explica en el apartado
correspondiente.
En el mismo sentido se actuó respecto de los tratamientos especiales, como la
inclusión en los sectores productivos de los servicios médicos y educativos que
presta el gobierno; la imputación y registro en una columna virtual del valor de los
servicios financieros sin pago explícito; y la identificación y registro por separado
de los bienes y servicios de origen importado.
El primero de los tratamientos especiales implica que las funciones de producción
– columnas – de las ramas 69 “Servicios médicos” y 70 “Servicios de educación”,
incluyen tanto los servicios privados como los públicos; las filas respectivas
registran las ventas de servicios privados a los hogares y las de servicios públicos
al gobierno general, que los consume a nombre de la colectividad.
El segundo de los tratamientos mencionados implica que la columna 72 a) registra
en la fila correspondiente al total de insumos nacionales e importados – fila 75 -, el
cargo que debe efectuarse al consumo intermedio total de la economía, por
concepto de los servicios financieros no pagados explícitamente; en tanto que en
la fila de valor agregado bruto – fila 76 – se incorpora el descuento equivalente
que debe efectuarse en el total de la economía, por concepto de los servicios
mencionados.
En resumen, el haber mantenido los mismos esquemas conceptuales de
clasificación de las actividades por rama, de valuación de las transacciones a
precios de productor, y de tratamientos especiales a los servicios médicos y
educativos públicos, los servicios financieros imputados, y las importaciones por
rama y sector de destino, garantiza la comparabilidad del análisis entre los años
1970 y 1975, y de las series de cuentas de producción, consumo y formación de
capital que se presentan en los demás tomos de esta obra.
Características Metodológicas Generales
El estudio de insumo-producto de 1975 muestra características especiales que lo
diferencian del esfuerzo realizado al elaborar la matriz de 1970, ya que se
desarrolló en forma simultánea con los trabajos programados, para establecer una
serie de cuentas nacionales a partir de este último año, con énfasis en las cuentas
de producción, consumo y acumulación, cuyo diseño metodológico se estructuró
de manera totalmente compatible con los criterios técnicos establecidos al
confeccionar ambas matrices.
Al igual que en la matriz de 1970, se efectuó un aprovechamiento exhaustivo de
las estadísticas básicas provenientes de los censos económicos, complementadas
con encuestas, registros administrativos e investigaciones especiales; en el caso
de la matriz de 1975, se contó en forma anticipada con estimaciones sectoriales
sobre el nivel y composición del valor bruto de la producción, del consumo
intermedio y del valor agregado bruto, correspondientes a una serie temporal, lo
que aseguró un mayor grado de confiabilidad en los niveles globales de las
estimaciones.
Por otro lado, dado que la integración de estas estimaciones sectoriales
preliminares requirió se realizaran investigaciones adicionales sobre aspectos
particulares de la producción de determinadas ramas, en el periodo 1975-1978, se
dispuso de una más abundante información alternativa de la de los censos
económicos, lo que permitió fundamentar con mayor propiedad su evaluación y los
trabajos posteriores de ajuste, para efectos de la elaboración de la matriz. Tanto
esa diferencia cualitativa tan importante y claramente ventajosa, del archivo de
información conformado a partir del estudio de 1970, como la mayor experiencia
del equipo de trabajo, permitieron plantear estrategias alternativas de
ordenamiento, análisis e integración de datos, que se reflejaron en una mayor
precisión y en un ahorro de tiempo considerable al hacer los cómputos relativos a
la estructura de insumos intermedios, y un menor nivel total y sectorial de
discrepancia entre filas y columnas, lo que facilitó la integración final de la matriz,
así como validar o ajustar los datos relativos a las estimaciones sectoriales
preliminares de las series temporales.
Finalmente, si bien los agregados relativos al costo de producción de las ramas y
grupos de actividad económica estuvieron vinculados coherentemente en las
series de tiempo, los trabajos de conformación de las submatrices de
transacciones interindustriales y de transacciones de demanda final, dos de las
tres áreas de información comprendidas en la matriz de insumo-producto, se
efectuaron con apoyo en formas de organización y evaluación de datos básicos,
semejantes a las utilizadas en 1970.
En otros términos, la configuración interior de la matriz de insumo-producto está
fundamentada en cuadros de doble entrada referentes al origen de los insumos
totales, nacionales e importados, a precios de usuarios y de productor, de las
ramas, grupos y subgrupos de actividad económica, así como en cuadros de
asignación de la producción por grandes sectores de destino, ya sea mediante
balances físicos y/o consumos aparentes de los principales productos. También se
apoya en el cálculo de márgenes de distribución de los principales bienes de
consumo intermedio, elaborados a partir de la detallada información censal de
1975, relativa a productos obtenidos y materias primas consumidas, por clase de
actividad; y en la clasificación de las importaciones por rama y clase censal de
origen y destino. Además se aprovecharon investigaciones especiales realizadas
con el fin de esclarecer conceptos censales heterogéneos, como envases y
empaques, propaganda y publicidad, reparación y mantenimiento, otros gastos, y
bienes consumidos en la prestación de servicios; estos últimos, respecto de las
principales actividades económicas del sector terciario de la economía.
Antes de entrar de lleno a describir los lineamientos metodológicos seguidos al
elaborar cada una de las columnas que integran la demanda intermedia del cuadro
de transacciones intersectoriales, es conveniente advertir una vez más la
compatibilidad total que existe entre las cuentas de producción correspondientes
al año 1975 y la respectiva matriz de insumo-producto.
En efecto, si bien la finalidad de ambos es cuantificar la actividad productiva, en el
caso de las cuentas de producción, consumo y acumulación los esfuerzos están
orientados a cuantificar los resultados finales de la actividad económica, y a
distinguir dentro de cada uno de sus aspectos la magnitud que alcanzan las
variables, en tanto que el propósito de la matriz de insumo-producto es destacar la
interdependencia que existe entre los sectores que participan en la producción,
que aparecen consolidados en las cuentas de producción, y además poner de
relieve la forma en que la demanda final se relaciona y se sustenta en la actividad
productiva.
Lo anterior implica que de ambas presentaciones es posible obtener informaciones
equivalentes, relativas a la magnitud de los principales agregados
macroeconómicos sujetos a cuantificación, como es el caso del producto interno
bruto, tanto en cuanto al total de la economía como a nivel de rama de origen, y
del destino de la producción final según sus principales componentes.
Con base en lo anteriormente expuesto y por las consideraciones en torno a lo
simultáneo de los trabajos sobre las cuentas de producción y de insumo-producto
para el año 1975, podría inferirse que los niveles determinados para el valor bruto
de la producción, en cuanto al primero de los esquemas, se establecieron como
parámetros del segundo. Por el contrario, el problema no se simplificó de esa
manera, sino que entre ambos trabajos hubo una interacción iterativa, ya que el
mecanismo de insumo-producto conlleva un equilibrio entre el origen y el destino
de la producción, que obliga a hacer un énfasis similar al determinar el valor bruto
de la producción de la columna y al asignar su destino a través de la fila. Este fue
un aspecto en el que se tuvo especial cuidado durante el desarrollo de los
cálculos, mediante un confrontación de la producción declarada por los sectores
de demanda intermedia, especialmente en el caso de los insumos provenientes de
los sectores primarios, con los niveles predeterminados en la columna de origen.
En ocasiones esto condujo a revisar estos últimos, toda vez que las
investigaciones se efectuaron no sólo en función del valor a nivel de rama, sino
que en muchos casos se trabajó con unidades físicas relativas a la producción, a
nivel de subgrupo, lo que hizo más confiables y precisas a las estimaciones.
En el tomo I, así como en los que presentan las cuentas de producción por ramas
de actividad económica, se abunda en forma exhaustiva sobre los límites de la
producción y las fuentes y métodos utilizados en las estimaciones, motivo por el
cual, para no caer en repeticiones innecesarias, las notas metodológicas relativas
a la descripción de los cálculos sectoriales se harán a nivel de gran división, sólo
se destacarán los aspectos más relevantes, directamente vinculados con la
elaboración del cuadro de insumo-producto de 1975.
Sectores Primarios
Sectores primarios
Gran división 2: Minería
Industria petrolera
SECTORES PRIMARIOS
En el presente capítulo se presentan los aspectos metodológicos más destacados
de la elaboración de las columnas del cuadro de transacciones relacionadas con
los sectores primarios de la economía, es decir, de aquellas ramas vinculadas con
la explotación de los recursos naturales renovables y no renovables, que
corresponden a la gran división 1 “Agropecuario, Silvicultura y Pesca” y la gran
división 2 “Minería”. Adicionalmente, se presentan en un acápite especial las
fuentes utilizadas y los métodos aplicados en los cálculos relativos a la explotación
del petróleo en todas sus fases, debido a la importancia estratégica que reviste en
la economía y a los trabajos especiales que hubo que realizar con el in de
desagregar cada una de las actividades que están integradas vertical y
horizontalmente en la empresa Petróleos Mexicanos.
Como ya se señaló, existe congruencia total entre los agregados del valor bruto de
producción, consumo intermedio y valor agregado, de las columnas 1 a 10 de la
matriz de insumo-producto de 1975, con los de las cuentas de producción
referentes a dichas ramas de actividad, que se incluyen en el tomo II.
La descripción de las metodologías correspondientes es también compatible, aún
cuando en el tomo mencionado se abunda en mayores detalles, ya que se
presentan a nivel de rama de actividad, mientas que en este capítulo su referencia
es más general a nivel de gran división.
Gran División 1. Agropecuario, Silvicultura y Pesca
Los límites de la producción de esta gran división se definieron en concordancia
con los criterios de clasificación que, para efectos de comparabilidad internacional
recomienda las Naciones Unidas; se tomaron en cuenta las características
particulares del país, así como la disponibilidad de estadísticas básicas. En
general, se adoptó la cobertura propuesta por CIIU8 para la gran división 1, con un
reordenamiento de las actividades comprendidas que permite presentar por
separado las de producción de bienes y servicios agrícolas, correspondientes a la
rama 01 “Agricultura”; las relativas a la producción pecuaria, correspondientes a la
rama 02 “Ganadería”; las de extracción de manera y recolección de productos del
bosque, de la rama 03 “Silvicultura”, y las de caza comercial y de pesca, de la
rama 04 “Caza y Pesca”.
Las actividades de producción agrícola, plantación de cultivos permanentes,
construcción e instalaciones realizadas por cuenta propia, servicios de riego y
servicios de fumigación, comprendidas en la rama 01 “Agricultura”, fueron
cuantificadas de acuerdo con la información básica y derivada, que en general
resultó más abundante y de mejor calidad que la disponible para el año 1970.
Cabe señalar que la rama 01 “Agricultura”, comprende de manera implícita
actividades tales como los servicios de precosecha, empacado y envasado no
hermético, y de alquiler de maquinaria agrícola, debido a los métodos de cálculo
que se utilizaron al hacer el cómputo de los insumos.
La producción agrícola se calculó a partir de los datos del volumen cosechado en
los cultivos de ciclo corto y permanentes, durante el año agrícola 1974-1975, y de
los precios medios rurales correspondientes, para lo cual se consideró un total de
178 cultivos anuales y perennes, clasificados en seis subgrupos; ( i ) cereales; ( ii )
forrajes; ( iii ) cultivos industriales; ( iv ) hortalizas, legumbre y raíces feculentas;
(v) frutas; y ( vi ) flores, especias, plantas de ornato y medicinales.
La gran mayoría de los datos provinieron de las fuentes oficiales o especializadas
del sector, que se detallan en las notas pertinentes de esta rama, contenidas en el
tomo II.
8 Véase “Clasificación Industrial Internacional Uniforme de todas las Actividades Económicas”,
Serie M, No. 4, Rev. 2, Naciones Unidas, Nueva York, 1969.
Con el objeto de dar mayor solidez y confiabilidad a las estimaciones, al igual que
en el estudio de 1970, se acudió a la confección de hojas de balance físico de
oferta y utilización, para los principales productos agrícolas, tomando en cuenta
los niveles de producción estimados y las importaciones, en relación con la
absorción de los demás sectores y la demanda final de los productos.
El valor de la producción generado por las actividades de plantación de cultivos
permanentes, se estimó por métodos indirectos que consistieron en determinar el
número de árboles de desarrollo por hectáreas y el costo medio de su
mantenimiento.
Los principales insumos intermedios de las actividades de producción agrícola y
de plantación de cultivos permanentes, tienen la característica común de que en
general los abastecen las mismas ramas de actividad, por lo que pueden
efectuarse cálculos globales del consumo intermedio de ambas actividades a partir
de la oferta que reportan las ramas productoras. Asimismo, si las demandas se
calculan independientemente es posible sumarlas y confrontarlas con la oferta de
los sectores abastecedores.
Los insumos estimados con base en la disponibilidad de bienes y servicios, fueron
los relativos a abonos y fertilizantes, plaguicidas, electricidad, servicios de riego,
servicios de fumigación, seguros agrícolas y una parte de los combustibles y
lubricantes destinados a la maquinaria agrícola. Los que se estimaron a partir de
la demanda calculada para las actividades de la rama fueron los insumos de
semillas y material vegetativo, envases y empaques, combustibles y lubricantes,
refacciones y partes, y reparación y mantenimiento.
La valuación de estos insumos, a precios de productor, no presentó problemas en
términos generales gracias a la actualización de los estudios especiales sobre los
márgenes de distribución con que comúnmente se recargan los bienes comprados
a intermediarios, efectuadas en ocasión de la matriz de insumo-producto de 1970.
El valor agregado, obtenido por diferencia entre el valor bruto de la producción y el
consumo intermedio, se desagregó en remuneración al trabajo, que se calculó a
partir de la demanda estimada de mano de obra y los respectivos salarios medios;
en impuestos indirectos netos de subsidios, provenientes del estudio efectuado
sobre el gobierno general, en que se realizó un cálculo para determinar la
recaudación según los sectores de origen; y el superávit bruto de explotación,
calculado en forma residual.
La actividad de construcción por cuenta propia se estimó con datos indirectos, al
configurar un concepto que representara los gastos en mano de obra, materiales y
otros bienes y servicios, consumidos en la construcción de obras e instalaciones
internas por las unidades de producción agrícola.
En este caso, los gastos por concepto de mano de obra resultaron incluidos en las
remuneraciones totales estimadas para las actividades de producción agrícola y
de plantación de cultivos permanentes, debido a que por definición, sólo se
incluyen las que efectúa el mismo personal que participa en las labores agrícolas.
El valor de la producción y los insumos de los servicios agrícolas de riego y
fumigación, se estimó a partir de los datos proporcionados por la Dirección
General de Distritos de Riego de la SARH, la Dirección General de Aeronáutica
Civil, y los de una muestra de establecimientos fumigadores, censados en 1975,
relativos a los ingresos por el servicio y los costos de operación respectivos.
La rama 02 “Ganadería”, que comprende las unidades de producción dedicadas a
la cría y explotación de ganado y aves, se dividió en dos subgrupos de actividad
económica que son, 020/1 “Producción pecuaria” y 022 “Formación de Capital por
cuenta propia”.
Cabe señalar que el acotamiento dado a la actividad de la rama elimina todo valor
agregado por procesos de transformación industrial como la matanza, y la
fabricación de crema, queso y mantequilla.
El primero de los subgrupos, 020/1 “Producción Pecuaria”, fue subdividido a su
vez según la especie animal, lo que dio por resultado que se efectuaran
cuantificaciones separadas del valor bruto de la producción y de los insumos,
respecto del ganado bovino, equino, porcino, ovicaprino, la avicultura y la
apicultura.
El valor bruto de producción se determinó con base en un método de cálculo
indirecto que, en términos generales, resulta común a todas las especias, excepto
en el caso de la Apicultura, cuyo valor se corresponde plenamente con las cifras
de la Dirección General de Economía Agrícola.
El método, que sigue la misma línea que el adoptado al elaborar la matriz de
insumo-producto de 1970, consistió en establecer anualmente, y en particular para
1975, las poblaciones animales necesarias y suficientes para satisfacer la
demanda interna, de consumo directo e industrial, y las exportaciones en pie;
proporciona asimismo la estimación de las variaciones de existencias,
determinadas, por edad, sexo y tipo de animales.
El cálculo mencionado significó aplicar a cada especie un modelo de
comportamiento biológico, que toma en cuenta el propósito, las técnicas y
características predominantes en la explotación de los animales, además de
considerar la incidencia de las condiciones de anormalidad que se hubieran
presentado en los distintos años de la serie.
La información utilizada al efectuar el cálculo anteriormente mencionado combinó
los resultados de las encuestas nacionales de ingresos y gastos familiares
realizadas en 1963 y 1968 por el Banco de México, S.A., en 1975 por el Centro
Nacional de Información Estadística del Trabajo de la STPS, y en 1977 por la
Dirección General de Estadística, con los datos oficiales y de estudios particulares
de las Direcciones Generales de Ganadería, de Avicultura y Especies Menores, y
de Economía Agrícola, de la SARH; Instituto Nacional de la Leche; Fideicomiso de
Estudios para el Desarrollo Agropecuario del BANRURAL; Fondo de Garantía y
Fomento para la Agricultura, Ganadería y Avicultura del Banco de México, S.A., y
la Dirección General de Estadística de la Secretaría de Programación y
Presupuesto.
Una vez determinado el crecimiento anual de las poblaciones animales, se
procedió a estimar, por diferencia entre el dato anterior y la extracción para abasto
interno y exportación, el incremento neto que durante el año se observó en las
existencias animales; con esto se procedió a valorar cada componente según los
respectivos precios de productor vigentes en 1975. Similar procedimiento se aplicó
al estimar las producciones de leche, huevos y lana, que se establecieron una vez
determinada la población animal que las generan.
Los precios utilizados para el efecto, correspondieron tanto a los reportados como
precios medios rurales por la Dirección General de Economía Agrícola, como a las
estimaciones de éstos para el ganado bovino, a partir de los registros del comercio
exterior y de extrapolaciones de los precios medios existentes en el año de 1970,
efectuando controles generales con los precios de usuario correspondientes al
ganado en pie, leche, huevos y lana, reportados como materias primas por los
establecimientos industriales censados en 1975.
El valor de la producción pecuaria se completó con los datos relativos al valor de
la producción de la apicultura, obtenidos de la fuente antes citada.
A efecto de evaluar el grado de consistencia alcanzado en las estimaciones de los
principales componentes de la producción pecuaria, se elaboraron hojas de
balance físico de la producción animal transformada a carne y cueros, y de la
leche.
Una prueba adicional de consistencia de las estimaciones anteriores, se efectuó al
convertir a su valor proteínico los forrajes producidos por la agricultura y los
alimentos balanceados industriales, y al compararlos con los requerimientos
alimenticios que necesitan las poblaciones animales para su desarrollo normal.
El valor de la formación de capital por cuenta propia se refiere al costo de las
construcciones e instalaciones ganaderas, avícolas y apícolas que realizan los
productores por su cuenta y en las que utilizan al personal ocupado principalmente
en labores pecuarias. Su cálculo se efectuó con base en las estructuras de costos
obtenidas para el año 1970, debidamente actualizadas en función de la evolución
mostrada por la ganadería, la avicultura y la apicultura, así como la de los precios
de los materiales de construcción.
El nivel y composición del consumo intermedio y el valor agregado de la
producción pecuaria se determinaron a partir de la combinación de los datos sobre
costos de producción, provenientes de diversos estudios realizados por las
instituciones mencionadas anteriormente como fuentes, así como de la Dirección
de Extensión Agrícola de la Universidad de Chapingo, de la Unión Nacional de
avicultores y Purina, S.A.. Adicionalmente los cálculos fueron confrontados con las
estructuras de insumos debidamente actualizadas, correspondientes a la matriz de
insumo-producto de 1970.
Los principales componentes del consumo intermedio se refieren a alimentación,
control sanitario, reparación y mantenimiento, combustibles y lubricantes, energía
eléctrica, envases y otros gastos.
Con el propósito de comprobar las estimaciones anteriores se obtuvieron cálculos
alternativos por el lado de la oferta de insumos, en los que se tomaron en cuenta
la producción nacional y las importaciones de granos, alimentos balanceados,
pasturas, sales minerales y medicamentos veterinarios, entre otros.
El valor agregado bruto se desglosó en remuneraciones al trabajo, impuestos
indirectos netos de subsidios y superávit bruto de explotación.
Las remuneraciones al trabajo se estimaron a partir del cálculo del personal
ocupado remunerado que trabaja en las explotaciones de ganado bovino, porcino
y avícolas, y sus correspondientes salarios medios anuales, debido a que se
supuso que las demás actividades pecuarias estaban atendidas principalmente
por el propietario y sus familiares.
El cálculo se cotejó con los resultados arrojados por las estructuras de costos
disponibles, ya expandidas, sin haberse observado discrepancias significativas.
Los impuestos indirectos netos de subsidios fueron tomados de un estudio
especial que realizó, para todos los sectores, el grupo de gobierno general. El
superávit bruto de explotación, como en los casos anteriores, se obtuvo como
residuo.
Las ramas 03 “Silvicultura”, y 04 “Caza y Pesca”, están documentadas
estadísticamente por la Subsecretaría Forestal y de la Fauna de la SARH, y el
Departamento de Pesca, respectivamente.
La información disponible sobre la producción y costos de las actividades
consideradas en la rama 03 se ordenó en los subgrupos 030 “Producción
maderable” y 031 “Productos de recolección” y otros; en atención a las diferencias
en los procesos que emplean las distintas unidades de producción, si bien por
definición se excluyen el aserrío, y en su caso, el beneficio de los productos de
recolección. Dicha información provino de las Direcciones Generales de
Información y Sistemas Forestales, y de Desarrollo Forestal de la citada
dependencia, así como de una muestra de 35 empresas forestales de las que se
obtuvieron los costos promedio, por meto cúbico de madera en rollo.
Los datos relativos al volumen de la producción maderable y los principales
productos de recolección, se cotejaron con los reportados como materias primas
consumidas por las distintas clases del X Censo Industrial y con la demanda
estimada de leña para combustible en 1975; se observaron las discrepancias más
significativas en la absorción-producción de aserraderos y la demanda
interindustrial que éstos debían satisfacer, por lo que se efectuaron los ajustes
correspondientes a la producción maderable. En el caso de los productos de
recolección y otros, se efectuaron ajustes principalmente en la producción de leña
para combustible, ya que la demanda estimada incluye la destinada al
autoconsumo.
Las estructuras de los costos medios por metro cúbico de madera en rollo,
obtenidas de las empresas forestales, facilitaron el cálculo del consumo intermedio
y del valor agregado bruto; permitieron además controlar y/o estimar los precios de
productor aplicados, y los de usuario captados por el censo.
Cabe señalar que algunos de los conceptos de las estructuras de costos debieron
depurarse, pues contenían una mezcla de elementos de consumo intermedio y de
valor agregado.
En el caso de la rama 04 “Caza y Pesca”, la información recopilada para
determinar su producción bruta, consumo intermedio y valor agregado, se
organizó en los subgrupos de actividad 0401 “Caza”, 0411 “Especies comestibles”,
0412 “Especies industriales”, y 0413 “Otros productos”, tomando en consideración
las principales formas en que se realizan estas actividades.
Los datos para cuantificar el valor bruto de la producción pesquera provinieron de
la Dirección de Planeación, Informática y Estadística del Departamento de pesca,
y se refieren a la pesca y captura que reportan, en puerto, las embarcaciones
nacionales.
El volumen físico de producción de las principales especies se comparó con los
datos disponibles de exportación y de industrialización, a fin de evaluar su
consistencia; no se introdujeron modificaciones de importancia, excepto la de
asimilar una parte del ajuste a la producción que el Departamento de Pesca
efectuó mediante un estudio especial realizado en 1978.
El consumo intermedio y el valor agregado se obtuvieron a partir de la expansión
de las estructuras de costos de las principales especies, que se recabaron de las
cooperativas y empresas pesqueras.
La producción de la “Caza” se estimó de la misma forma que en 1970; o sea, a
partir de los datos sobre la exportación de aves canoras y de ornato, pieles de
lagarto y otros animales. No se efectuó imputación por concepto de insumos
intermedios, por lo que el valor bruto de la producción es equivalente al valor
agregado bruto. Esto supone que se trata de una actividad realizada
principalmente por trabajadores por cuenta propia.
Gran División 2. Minería
Las actividades económicas consideradas internacionalmente dentro de esta gran
división, se refieren a la extracción y beneficio de minerales metálicos y no
metálicos, y a la extracción de petróleo crudo y gas natural. En general, se
excluyen todas las actividades de industrialización que van más allá del beneficio
de los minerales en bruto que facilitan su comercialización.
En cuanto al esquema de clasificación de actividades económicas, adoptado para
fines de insumo-producto, esta gran división comprende desde la rama 05 a la 10,
que son las siguientes:
Rama 05. “Extracción y beneficio de carbón y grafito, y fabricación de sus
derivados”.
Rama 08. “Extracción, beneficio, fundición y refinación de minerales metálicos
no ferrosos”.
Rama 09. “Explotación de canteras y extracción de arena, grava y arcilla”.
Rama 10. “Extracción y beneficio de otros minerales no metálicos”.
Sin embargo, cabe señalar que en el caso de la rama 05, “Extracción y beneficio
de carbón y grafito, y fabricación de sus derivados”, y en el de la rama 08,
“Extracción y beneficio de minerales metálicos no ferrosos”, se han hecho
excepciones a la delimitación internacional9, al integrar verticalmente las
actividades mineras con las industriales, en función de la disponibilidad de las
estadísticas no censales que proporcionan los niveles de producción física más
confiables.
Las fuentes estadísticas y los métodos de cálculo utilizados en las ramas
referidas, en general son comunes a todas ellas, a excepción de los
correspondientes a la rama 06. “Extracción de petróleo crudo y gas natural”, la
cual se documentó y calculó con base en información directa de Petróleos
Mexicanos.
Los datos utilizados provinieron del X Censo Industrial 1975 y de la Estadística
Minero-Metalúrgica, de la Dirección General de Estadística, así como de la
Comisión de Fomento Minero, el Consejo de Recursos Minerales, la Dirección
General de Industrias de SPAFIN, y de informaciones directas proporcionadas por
algunas de las principales empresas del ramo.
9 Ibid
El método general de cálculo consistió en comparar primeramente los niveles
físicos de producción por producto, reportados por las diversas fuentes, con los
niveles de absorción industrial y la exportación, a fin de determinar el dato más
adecuado. Para ello fue necesario reorganizar la información censal, de manera
tal que los volúmenes físicos de la producción y de las materias primas reportadas
estuvieran expresados en forma homogénea. Asimismo, en la rama 08
“Extracción, beneficio, fundición y refinación de minerales metálicos no ferrosos”,
una de las que se integraron verticalmente, hubo necesidad de reclasificar a los
establecimientos industriales y de consolidar sus datos, tanto al evaluar los niveles
físicos de absorción, como al conformar una nueva estructura de insumos de las
actividades.
Los volúmenes de producción que determinaron los cálculos, se valuaron
generalmente de acuerdo con los precios medios de venta censales, controlados
con los reportados directamente por las empresas del ramo. También se usaron
extrapolaciones de los precios medios utilizados en 1970 y los precios medios de
compra del censo, calculados a partir de la información relativa al detalle de
materias primas consumidas.
El valor de los productos obtenidos en cada actividad, calculado en la forma
descrita, más los valores depurados de los conceptos censales de variación de
existencias de productos en proceso, construcción de activo fijo por cuenta propia,
ingresos por maquila, ingresos por reparación y mantenimiento, margen bruto por
compra-venta de mercancías e ingresos brutos por otros conceptos, configuró el
valor bruto de producción total de cada actividad.
A partir de los valores brutos de producción por rama, se procedió a calcular los
niveles y la composición del consumo intermedio y el valor agregado bruto, con
base en las estructuras de costos censales, previamente analizadas, consolidadas
y ajustadas.
El consumo intermedio y el valor agregado de las actividades tuvieron como
componentes originales a los conceptos censales. El primero comprendió los
relativos al valor del consumo de materias primas; combustibles y lubricantes;
energía eléctrica comprada; envases y empaques; propaganda y publicidad;
accesorios, refacciones y herramientas; comisiones sobre ventas; servicios de
maquila; alquiler de maquinaria y equipo; otros alquileres; y otros bienes y
servicios consumidos. El segundo, solamente los relativos a las remuneraciones al
trabajo, y a un “resto del valor agregado”.
Los componentes del consumo intermedio, que hasta ese momento estaba
expresados a precios de usuario y no distinguían si los bienes eran de
procedencia nacional o importada, tuvieron que someterse a diversos procesos de
ajuste, al efectuarse la revisión preliminar de las funciones de producción –
columnas- de cada rama, que se integrarían en la matriz de insumo-producto.
Los procedimientos seguidos consistieron en clasificar los gastos en bienes y
servicios de uso intermedio, principalmente el de materias primas y auxiliares, de
acuerdo con la rama de actividad económica que los produjo; en calcular y
descontar de los valores registrados para el consumo de bienes realizado por las
actividades, los márgenes de distribución implícitos en los precios de compra, con
el registro del total de estos descuentos como una compra a los sectores de
comercio y de transportes, y en identificar y descontar el contenido importado de
los diversos gastos de consumo intermedio, con el registro del total de estos
descuentos como una importación global de bienes y servicios.
En lo relativo al valor agregado bruto, el residuo denominado “resto del valor
agregado” se efectuó al deducírsele el monto correspondiente a impuestos
indirectos menos subsidios, que fue determinado de acuerdo con un estudio
especial sobre tributación, realizado por el equipo del gobierno general.
Industria petrolera
La descripción de las fuentes de información y los métodos de cálculo utilizados
para esta industria, se presentan por separado de los correspondientes al resto de
los sectores económicos debido a que, por estar integrada vertical y
horizontalmente en el organismo descentralizado Petróleos Mexicanos, la
identificación y cuantificación de las actividades ahí comprendidas requirieron de
tratamientos particulares.
identificar conjuntos diferenciados de unidades productivas que realizan
actividades típicas y no típicas de la industria, y por tanto, permite cuantificar y
clasificar seis actividades económicas que constituyen o forman parte de las
diversas ramas consideradas para efectos de insumo-producto.
Las actividades típicas de la industria fueron acotadas de la siguiente forma:
Rama 06. “Extracción de petróleo crudo y gas natural”
Está constituida por las unidades dedicadas a la extracción de petróleo crudo y
gas natural, y las que se ocupan de la prospección, sondeo y exploración
petrolíferas. En esa rama quedaron también comprendidas las unidades
dedicadas a la operación de oleoductos y gasoductos que, en caso de haber sido
factible su desagregación, hubieran pasado a formar parte de la rama 64.
“Transporte”.
Comprende los establecimientos dedicados a la obtención de gasolinas,
kerosinas, lubricantes y otros productos derivados de la refinación del petróleo
crudo. Cabe señalar que también se han incluido establecimientos, de escasa
importancia, propiedad de particulares, dedicados a la fabricación de aceites y
gasas lubricantes, compuestos y mezclas, preparadas con materias primas
compradas, así como los dedicados a fabricar materiales para pavimentación y
techado a base de asfalto, con el fin de caracterizar a la rama en una forma más
completa.
Rama 34. “Petroquímica básica”
Incluye a los establecimientos dedicados a la producción de sustancias químicas
básicas derivadas del petróleo y el gas natural, tales como los hidrocarburos
acíclicos, cíclicos y alicíclicos.
Por otro lado, las actividades que se identificaron y cuantificaron como no típicas
de la industria, y que por tanto, se asignaron a aquellas ramas donde sí lo son,
fueron las relativas a servicios de transportación marítima, servicios médicos y
construcción por cuenta propia, que son realizadas por diversas unidades, con
personal del mismo organismo.
Al cuantificar los niveles y establecer la composición del valor bruto de producción,
consumo intermedio y valor agregado bruto de las actividades mencionadas, se
aprovechó la abundante información contable disponible; también se realizaron
una serie de consultas directas a diversas unidades técnico-administrativas del
organismo, que facilitaron la interpretación y tratamiento de los datos.
A continuación se reseñan los diversos métodos de cálculo utilizados en la
investigación.
i) Determinación del nivel y destino del valor bruto de producción.
El valor bruto de producción de las actividades típicas se determinó con multiplicar
los volúmenes obtenidos para cada uno de sus productos, por los
correspondientes precios de venta o de autoconsumo.
Con ese fin fue necesario primeramente, evaluar la consistencia de los niveles
físicos de producción, venta, existencias y autoconsumo de los diversos
productos, así como estimar los precios unitarios de productos intermedios o de
autoconsumo.
Los precios de venta equivalen a los precios medios reportados, para las ventas
interiores y de exportación; los que se utilizaron al valorar el petróleo crudo, gas
natural y demás productos autoconsumidos, se obtuvieron al ponderar los precios
que les asignó la empresa para calcular los costos unitarios de los productos de
refinación y petroquímica.
Es importante señalar que los precios de venta de los productos refinados y
petroquímicos están referidos a un nivel de comercialización equivalente al de las
agencias de distribución de PEMEX, debido a que no se consideró conveniente
efectuar estimaciones de estos precios que los aproximara a los precios de
productor. Por esta misma razón, los costos de operación de las gerencias de
ventas, interiores y de exportación, están prorrateados entre las actividades típicas
de la industria, de acuerdo con la participación que tuvieron las ramas en cada
caso.
El análisis de consistencia general de los niveles físicos de oferta y utilización de
productos, complementado con datos de los “mecanizados de venta” de la
empresa, del consumo reportado directamente por organismos y empresas
públicas, la Comisión Federal de Electricidad y Ferrocarriles Nacionales de
México, así como los antecedentes obtenidos para 1970, facilitaron el control de
las estimaciones sectoriales sobre consumo de combustibles y lubricantes y de
productos petroquímicos y finalmente, permitieron determinar el destino sectorial
de la producción típica.
El valor bruto de producción imputado a la actividad de construcción por cuenta
propia, se determinó al identificar las erogaciones realizadas en la exploración y
desarrollo de pozos productivos, y en la construcción de obras, no realizadas por
contrato.
Lo anterior se logró deduciendo del total de la erogaciones realizadas dentro del
programa de inversiones de PEMEX, una estimación de las que fueron ejecutadas
por contrato, y al asociar la diferencia resultante con la construcción por cuenta de
la empresa. El cálculo mencionado se apoyó en el análisis de los estados
financieros y anexos, los cuadernos de gastos de origen, y los controles de la
inversión pública federal ejercida por PEMEX.
Una vez efectuados los ajustes y deducciones respectivas en las actividades
correspondientes, el valor bruto de producción se asignó a la rama 60
“Construcción”.
La producción bruta imputada a los servicios de transporte marítimos se obtuvo a
través de los costos de operación en que incurrió la gerencia de marina. El valor
resultante se asignó a la rama 64 “Transporte”; como esta industria es su único
usuario, el destino de la producción quedó asimilado como insumo intermedio de
sus ramas de producción típica.
La estadística de servicios médicos que la empresa proporciona a la Dirección
General de Estadística, permitió obtener, a través de los gastos incurridos al
prestarlos, el equivalente al valor bruto de producción de esta actividad. La
estructura de costos, representada por conceptos tales como remuneraciones al
personal ocupado en las unidades de servicios médicos, alimentos, ropa y otros
insumos, se descontó, a su vez, de los gastos de operación registrados en las
distintas gerencias, con el objeto de evitar duplicaciones. La producción de este
servicio se agregó en la rama 70 “Servicios médicos”, y se destinó como consumo
intermedio de las diversas actividades típicas y no típicas de la industria.
Es importante señalar que los servicios de administración se trataron en forma
parecida a los de comercialización; se efectuó un prorrateo de los mismo según el
personal ocupado que reportaron las distintas actividades identificadas como
típicas y no típicas.
ii) Determinación del nivel y composición del consumo intermedio y el valor
agregado bruto.
Las fuentes básicas de información al cuantificar el consumo intermedio y el valor
agregado bruto de cada una de las actividades identificadas, las constituyeron los
anexos de los estados financieros que contienen los gastos de operación de las
distintas gerencias, bajo las cuales se agrupan los conjuntos diferenciados de
unidades de producción a los que se hizo referencia al comienzo de este acápite,
así como los cuadernos de gastos de origen, que son documentos
complementarios de dichos anexos que permiten identificar en buena medida las
presuntas ramas proveedoras de los bienes y servicios consumidos en los
procesos productivos de cada actividad.
De acuerdo con el criterio mencionado, y con los datos contables disponibles en
los documentos de referencia, se procedió a realizar los ajustes correspondientes
al costo de operación de cada actividad por concepto de servicios de
administración; en igual forma se procedió en el caso de las actividades típicas,
con objeto de que absorbieran las respectivas proporciones de costo de los
servicios de comercialización.
Las estructuras de costos obtenidos en la forma señalada, se complementaron
con los datos correspondientes a depreciaciones y amortizaciones, así como con
los relativos a los impuestos indirectos que gravan la extracción de petróleo crudo,
su exportación, y la producción y venta de productos refinados y petroquímicos.
Con este fin, se utilizaron como referencia los anexos correspondientes a las
distribuciones que efectúa la empresa por estos conceptos, lo que permitió
mantener congruencia con los resultados financieros.
El último ajuste a las estructuras generales de costos se efectuó por concepto de
los productos autoconsumidos por PEMEX en sus operaciones de extracción de
petróleo crudo y gas natural, refinación de petróleo y obtención de derivados, y en
la fabricación de productos petroquímicos básicos. Los volúmenes y precios
aplicados en cada caso resultaron del análisis efectuado, para determinar el valor
bruto de producción de las actividades mencionadas.
Finalmente, y a efecto de integrar las funciones de producción –columnas-
requeridas para cada actividad, se procedió a descontar los márgenes de
distribución cargados a los bienes consumidos comprados a terceros, así como a
deducir en cada caso los componentes importados.
El valor agregado bruto se obtuvo por diferencia entre el valor bruto de producción
de cada actividad y su correspondiente consumo intermedio. Las remuneraciones
al trabajo se conformaron con los datos de cada actividad, más los
correspondientes a las asignaciones por servicios de administración y de
comercialización. Por otro lado, los impuestos indirectos se asignaron
exclusivamente a las actividades típicas, y el superávit bruto de explotación se
obtuvo en forma residual, al deducir del valor bruto de producción los insumos
intermedios, las remuneraciones al trabajo y los impuestos indirectos.
Sectores Secundarios
Sectores secundarios
Gran división 4: Construcción
Gran división 5: Electricidad
SECTORES SECUNDARIOS
Se describen en este capítulo, las metodologías de cálculo seguidas al integrar las
columnas de la gran división 3. “Industria Manufacturera”, de la gran división 4.
“Construcción” y de la gran división 5: “Electricidad”, que conforman el sector
secundario de la economía. Al igual que en el caso de los sectores primarios, las
variables referentes al valor bruto de la producción, al consumo intermedio y al
valor agregado, guardan una total correspondencia con el nivel y magnitud que
registran en las respectivas cuentas de producción del año de 1975, incluidas en
el Tomo III de esta publicación, en el que se proporciona, además un detalle
exhaustivo de las principales fuentes y métodos de cálculo, puesto que el
tratamiento está referido a nivel de cada una de las 49 ramas de actividad que
comprende la industria manufacturera, e incluso se abunda sobre los aspectos
más relevantes de las estimaciones correspondientes a los grupos y subgrupos
que incluye cada una de esas ramas.
Por otra parte, en relación con la industria manufacturera la presente publicación
incluye un juego de seis submatrices que muestran el origen de los insumos, para
cada rama y subgrupo de actividad industrial, las cuales permiten analizar
detalladamente la composición de las estructuras de costos de las diversas
industrias o ramas, a la vez que proporcionan una idea del desglose con que se
manejó la información y del tipo de archivos que se han generado como sustento
de los cálculos.
Según las convenciones internacionales10, la industria manufacturera está
compuesta por todos los establecimientos o unidades de producción que dedican
principalmente a elaborar productos nuevos, mediante la transformación física o
química de sustancias orgánicas o inorgánicas, independientemente de que se
10
Ibid
efectúe con maquinaria o en forma manual, en establecimientos fabriles o en
casas habitación, o que los productos se vendan al mayoreo o al menudeo.
También la componen los establecimientos dedicado al montaje de partes y
piezas, las unidades auxiliares u oficinas administrativas, bodegas, talleres de
reparación y similares, que producen bienes y servicios en forma exclusiva para
las entidades industriales a las que pertenecen.
Con fines del estudio de insumo-producto, la industria manufacturera comprende
cuarenta y nueve de las setenta y dos ramas en que se dividió la economía
nacional, las que se configuran con la información de doscientos catorce
subgrupos de actividad económica, correspondientes a las doscientas treinta y
nueve clases del X Censo Industrial 1975.
Al realizar los cálculos de la industria manufacturera, se tuvo como principales
fuentes de información básica al X Censo Industrial de 1975, y a la Estadística
Industrial Anual, de la Dirección General de Estadística. Asimismo, en forma
complementaria, se utilizaron los datos de diversos anuarios, informes y estudios
de dependencias públicas, asociaciones industriales y empresas privadas,
industriales, así como los recabados por el propio equipo a través de
investigaciones directas destinadas al cálculo de la serie 1970-1978, o para
conocer el tipo y la naturaleza de bienes y servicios comprendidos en conceptos
censales tales como envases y empaques, propaganda y publicidad, y otros
gastos.
Por otro lado, las estimaciones preliminares de las cuentas de producción de la
serie 1970-1978, y los datos del archivo de la matriz de insumo-producto de 1970,
jugaron un papel de fundamental importancia como elementos de referencia y
control, de las magnitudes en que se situaron los agregados de la nueva matriz, ya
que la mayoría de la información básica de que se dispuso facilitaba
principalmente la conformación de estructuras de costos (columnas) para cada
actividad.
Con el fin describir la secuencia de los cálculos efectuados para la industria
manufacturera, se reseñan a continuación las principales formas de organización,
evaluación, ajuste e integración de los datos disponibles:
i) Caracterización de las actividades económicas.
En la primera parte de este capítulo, al hacer referencia al marco conceptual
adoptado al elaborarse la matriz de insumo-producto de 1975, se mencionó que se
corresponde con el utilizado en la de 1970.
Fue necesario, para lograr lo anterior, identificar primeramente aquellas clases
industriales en las que se hubiere modificado la cobertura o definición de la
actividad en 1975, en relación con la que tenían en 1970, tomando como base las
tablas de equivalencias para estos dos años, anexas a la publicación del X Censo
Industrial.
A continuación se confeccionaron dos tipos diferentes de cuadros, para evaluar la
incidencia de estos cambios. Uno se refería al detalle de los productos obtenidos
en las clases en cuestión y el otro al número de establecimientos mayores, de los
dedicados principalmente a la maquila, reparación o transformación, así como sus
respectivos valores de producción bruta, consumo intermedio y valor agregado
censal, según cada clase de actividad económica.
Con esta información, se estuvo en posibilidad de determinar si el cambio en la
cobertura o definición de la clase se manifestaba cuantitativamente en forma
constante y/o destacada, a través de cambios en el número de establecimientos
y/o la composición del producto; también fue posible formarse una idea sobre el
modo más conveniente de interpretar y reorganizar la información disponible, para
efectos de tratamiento y de mantener la comparabilidad.
Los principales aspectos observados y decisiones adoptadas, fueron los
siguientes:
-Debido a la imposibilidad de reclasificar los establecimientos comprendidos en las
diversas clases de actividad que configuraron la matriz de 1970, de modo que
fueran equivalentes a las de 1975, en todos los casos en que las clases censales
de 1975 al ser redefinidas constituyeran una parte o reagrupamiento de las de
1970, se optó por conformar subgrupos de actividad mediante la agregación de las
clases de uno u otro año que resultaran comparables.
-La mayor cobertura con que en 1975 se definieron ciertas clases industriales
productoras de bienes duraderos y de capital, a efecto de que incluyeran los
establecimientos dedicados a la reparación, si bien incrementó el número de los
establecimientos en cada clase, no afectó significativamente ni los niveles ni la
composición de los agregados censales, debido a que casi en su totalidad se trató
de establecimientos con producciones inferiores al millón de pesos.
-Asimismo como en los establecimientos menores no se hizo el análisis de los
productos obtenidos y las materias primas consumidas, salvo con algunas
excepciones, el que se incorporaran los establecimientos de reparación no se
reflejaban en las respectivas estructuras obtenidas para 1970 y 1975, lo que
eliminó el riesgo de introducir distorsiones en los flujos matriciales.
-En los casos en que se observaron modificaciones significativas en las
estructuras de producción e insumos, imputables a cambios en los criterios
aplicados al clasificar los establecimientos, más que por haberse redefinido la
cobertura de las actividades, se optó por efectuar las reclasificaciones de
establecimientos que se juzgaron pertinentes.
ii) Organización y tratamiento de la información básica
La investigación realizada para 1975 presenta una característica particularmente
importante, que la diferencia de los trabajos emprendidos con referencia al año de
1970.
Esta diferencia consistió en que se dispuso de un archivo de datos e información
sobre las características económicas tecnológicas de la industria manufacturera
en 1970, que se utilizó como referencia al analizar la información y al interpretar
los resultados preliminares de los valores brutos de producción, consumo
intermedio y valor agregado para el año 1975.
Por esta razón, algunas de las labores de organización y tratamiento de la
información básica que se describen en seguida, cumplieron un objetivo tanto en
la investigación de la matriz, como en la elaboración de las series mencionadas.
iii) Consolidación de costos de la producción para la actividad.
La información que recaban los censos industriales está referida a dos tipos de
unidad de observación que, en su conjunto, explican la organización que adoptan
las entidades industriales con fines de producción; una de estas unidades es el
establecimientos industrial o de producción típica (fábrica, planta o similar) que
debe de llenar una serie de requisitos, para que se le registre de manera
independiente al establecimiento industrial.
Aún cuando los requisitos se cumplan y se haga el registro por separado, la
tradición censal y la necesidad de presentar cifras por entidades federativas ha
hecho que la información sobre estas unidades se integre de tal manera que no es
posible obtener directamente de las publicaciones el costo total de producción y
por componentes, para cada una de las actividades económicas desarrolladas en
la industria.
En consecuencia, al igual que para el año de 1970, la información censal de los
establecimientos industriales y unidades auxiliares, se procesó con el fin de
obtener los conceptos de consumo intermedio, valor agregado y personal
ocupado, incluidos los datos consolidados de ambos tipos de unidad de
observación, por clase de actividad económica.
En esta forma se dispuso de estructuras globales y completas de los costos de
producción y el personal ocupado, para fines del insumo-producto y la elaboración
de series de tiempo.
iv) Concentración y clasificación del detalle de productos y materias primas
censales.
La información que ha sido captada en los últimos censos industriales comprende
entre otros temas, los de producción, ventas y materias primas consumidas, en los
cuales se registran el nombre, las cantidades y valores de los principales artículos
de cada establecimiento industrial.
El aprovechamiento de la información anterior permite identificar los sectores de
destino de la producción y la ventas, las presuntas actividades productoras de las
materias primas consumidas, y los precios medios de productor y de usuario de
cada artículo; por tanto, su organización resulta de suma importancia, no sólo en
cuanto a la industria manufacturera, sino también para las submatrices de
transacciones interindustriales y de demanda final.
Los datos disponibles para 1975 se organizaron de acuerdo con los mismos
criterios que los de 1970; es decir, sólo se consideró la información de
establecimientos mayores (producción superior a un millón de pesos), la que se
ordenó, en una primera etapa, de acuerdo con las listas de los artículos genéricos
correspondientes a 1970, y se dejaron bajo el rubro de “otros” a los artículos que
por razones de cualquier tipo no se sujetaron al esquema de 1970, con el fin de
proceder a su análisis y tratamiento posterior.
El procesamiento de la información según el esquema anterior permitió disponer
de listados que contenían los datos resumidos de los artículos genéricos, así como
los correspondientes a subgrupos y artículos específicos; en estos últimos, se
identificaron la entidad federativa y la clave del establecimiento informante, con el
fin de dispones de elementos adicionales para el análisis o la consulta posterior.
v) Tratamientos especiales a conceptos componentes del valor bruto de
producción, consumo intermedio y valor agregado.
La mayor precisión al definir los conceptos censales de 1975 elimina, al menos en
un plano conceptual, las preocupaciones que se tuvieron en 1970 por la distorsión
que pudieran tener las cifras de “otros ingreso” y “otros gastos”, los que podían
registrar transacciones financieras que no guardaran relación con la producción de
bienes y servicios.
Sin embargo, dichos conceptos censales estuvieron entre los que recibieron un
tratamiento especial, debido a la heterogeneidad de los bienes y servicios que
pudieran estar registrados en ellos y a la imposibilidad de identificar las
actividades industriales o de servicios que los produjeran (origen) o los
absorbieran (destino), junto con los ingresos y gastos que se identificaron como
envases y empaques, propaganda y publicidad, y reparación y mantenimiento.
Estos cuatro conceptos de ingresos y de gastos, se manejaron como “cuentas
auxiliares” y se distribuyeron con base en los resultados de investigaciones
directas para determinar su contenido, así como también función de los saldos
resultantes entre oferta y utilización de las ramas.
vi) Determinación del nivel y destino de la producción
El valor bruto de la producción de cualquier actividad industrial equivale al valor, a
precio de venta del productor, de todos los bienes y servicios producidos durante
al año por los establecimientos.
Los conceptos que censalmente lo componen son: valor de los productos
elaborados durante al año; valor de la variación de existencias de productos en
proceso; valor del activo fijo construido por cuenta propia; ingresos por servicios
de reparación y mantenimiento prestados a terceros; e ingresos por otros
conceptos.
Al determinarse el nivel y composición de la producción se tomaron como punto de
partida los antecedentes del trabajo realizado para 1970, así como los elementos
que proporcionaron los procedimientos descritos en los párrafos anteriores, con el
fin de identificar y dar prioridad al tratamiento de aquellas clases censales en las
cuales se presentara subcaptación censal o que deberían someterse a un
reordenamiento de información, con fines de comparabilidad.
En este sentido, se elaboraron una serie de cuadros comparativos de los datos
censales y las estadísticas continuas, para los años de 1970 y 1975, en los cuales
también se consignaron los datos del número de establecimientos, el personal
ocupado y el monto e incidencia de los ajustes efectuados en el primero de los
años, para fines de integración de la matriz de insumo-producto.
Con el análisis de estos elementos, y con apoyo en los indicadores de producción
y precios disponibles, se determinaron en forma preliminar el nivel y la
composición general del valor bruto de producción de cada actividad, habiéndose
ajustado de manera importante poco más del 10% de las clases censales, y en
menor grado 15% adicional.
Seguidamente, se cotejó el nivel de cobertura que tenía, en términos de valor, la
correspondiente lista de los productos obtenidos, elaborada únicamente para los
establecimientos mayores. Asimismo, se revisó si existía algún producto nuevo
que por su naturaleza y relevancia mereciera un tratamiento diferente al aplicado a
los demás.
Lo anterior, unido a la abundante información disponible sobre la producción y las
materias primas, posibilitó el análisis de congruencia entre producción y materia
prima, al aplicar coeficientes de transformación, especialmente en aquellas
actividades integradas verticalmente, o con un proceso de transformación simple.
Esto mismo se complementó con la elaboración de balances físicos y
estimaciones del consumo aparente de los principales bienes, aprovechando el
mecanismo de insumo-producto.
A ese respecto es interesante destacar el análisis de consistencia efectuado
respecto de las producciones agrícola, pecuaria, forestal, pesquera y minera, con
las correspondientes cifras de absorción industrial, lo que permitió efectuar una
serie de ajustes en los niveles de producción, tanto en los sectores proveedores,
como en el de los consumidores. Asimismo y en función del detalle sobre la
producción y las materias