Otra visión sobre Stalin.

download Otra visión sobre Stalin.

of 164

  • date post

    04-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    228
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Otra visión sobre Stalin.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    1/164

    http://www.pcoe.net

    1

    OOTTRRAA VVIISSIINN DDEE SSTTAALLIINN

    LLUUDDOO MMAARRTTEENNSS

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    2/164

    http://www.pcoe.net

    2

    ndice de materias

    Prefacio 3

    Introduccin 4

    Captulo I. El joven Stalin prepara sus armas 10

    Captulo II. La construccin del socialismo en un solo pas 21

    Captulo III. La industrializacin socialista 25

    Captulo IV. La colectivizacin 31

    Captulo V. La colectivizacin y el "Holocausto ucraniano" 57

    Captulo VI. La lucha contra el burocratismo 69

    Captulo VII. La Gran purga 73

    Captulo VIII. El papel de Trotski en vsperas de la II GuerraMundial 113

    Captulo IX. Stalin y la guerra antifascista 120

    Captulo X. De Stalin a Khruschev 140

    Notas 157

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    3/164

    http://www.pcoe.net

    3

    PREFACIO

    Que un clebre disidente sovitico, viviendo en la Alemania "reunificada", un hombre que es su

    juventud impulsaba el antistalinismo hasta la preparacin de un atentado terrorista contra Stalin, que hallenado libros enteros para decir todo lo mal que pensaba de la poltica staliniana, que tal hombre se veaobligado ahora, en su vejez, a rendir homenaje a Stalin, es algo que nos debe hacer pensar.

    Muchos hombres que se proclaman revolucionarios y comunistas no han dado nunca pruebas de talcoraje.

    Porque, hace falta mucho coraje si uno quiere elevar su dbil voz contra el huracn de lapropaganda antistalinista. Y una gran cantidad de comunistas se sienten incmodos sobre este terreno debatalla. Todo lo que los ms violentos enemigos del comunismo haban afirmado durante treinta y cincoaos, Khruschev vino a reafirmarlo en 1956. Desde entonces, la unanimidad vocinglera condenaba a Stalin-desde los nazis a los trotskistas, desde el tndem Kissinger-Brzezinski, al do Khruschev y Gorbachov-,parecan imponerlo "como prueba de la verdad". Defender la obra de Stalin y la del Partido Bolcheviquelleg a parecer impensable e inclusive anmalo. Y la intimidacin gan a la mayor parte de los hombres

    que se oponan sin equvocos a la anarqua monstruosa del capitalismo mundial.Hoy, en el caso de un hombre como Alexandre Zinoviev, la constatacin de la locura destructivaque se ha extendido a toda la ex-URSS, con su cortejo de hambre, paro, criminalidad, miseria, corrupcin yguerras intertnicas, le ha conducido a volver a ponerse en cuestin los prejuicios anclados en su almadesde la adolescencia.

    No hay ninguna duda de que, en el mundo entero, aquellos que quieren defender las ideas delsocialismo y del comunismo deberan, al menos, hacer lo mismo. Todas las organizaciones comunistas yrevolucionarias del mundo se vern obligadas -un da u otro- a reexaminar las opiniones y prejuicios que seformularon desde 1956 sobre la obra del camarada Stalin. Nadie puede escapar a esta evidencia: durante35 aos de denuncias virulentas del "stalinismo", Gorbachov "ha terminado realmente con todas lasrealizaciones de Stalin", haciendo constatar que Lenin, de la misma forma, haba llegado a ser "personanon grata" en la Unin sovitica. Muerto y sepultado el stalinismo, el leninismo haba dejado de existirsobre la tierra.

    Redescubrir la verdad revolucionaria del perodo de los pioneros del movimiento comunista soviticoe internacional es una tarea colectiva que incumbe a todos los comunistas del mundo. Las aportaciones quepuedan realizar los marxistas-leninistas soviticos y las de los que slo podemos llegar a travs de susfuentes y testimonios, ser una misin capital; pero, sin olvidar, que hoy, debemos trabajar en condicionesmucho ms difciles.

    Nuestros anlisis y reflexiones sobre este tema, las publicamos bajo el ttulo de Un autre regard surStaline. La clase cuyo inters fundamental consiste en mantener el sistema de explotacin y opresin, nosimpone cotidianamente "su" visin sobre Stalin. Adoptar otra visin sobre Stalin, es estudiar lapersonalidad histrica de Stalin a travs de los ojos de la clase opuesta, la de los explotados y oprimidos.

    Este libro no est concebido como una biografa de Stalin. Su intencin es abordar de frente losataques contra Stalin a los que estamos ms habituados: el "testamento de Lenin", "la colectivizacinimpuesta", "la burocracia sofocante", "el exterminio de la vieja guardia bolchevique", "las grandes purgas",

    "la industrializacin forzada", "el enfrentamiento de Stalin con Hitler", "su incompetencia en la guerra",etc., etc. Estamos dispuestos a denunciar estas falsas "grandes verdades" sobre Stalin, aquellas que se hanrepetido y resumido millares de veces en frases de los diarios, en los cursos de historia, en las interwius,en los libros y que han, por as decirlo, entrado en nuestro subconsciente.

    "Pero, cmo es posible", nos deca un amigo, "defender a un hombre como Stalin?"Haba sorpresa e indignacin en la pregunta. Me recordaba lo que me haba dicho, el otro da, un

    viejo obrero comunista, que me hablaba del ao 1956, cuando Khruschov ya haba ledo su famosoInforme Secreto. Esto provoc debates agitados en el seno del Partido Comunista. En el curso de estos,una anciana mujer comunista, nacida de una familia juda comunista, que haba perdido a dos hijos durantela guerra y cuya familia en Polonia haba sido exterminada, dijo gritando y encolerizada:

    "Pero, cmo podemos nosotros dejar de apoyar a Stalin, el que ha construido el socialismo, el quederrot al fascismo, el que ha encarnado todas nuestras esperanzas?"

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    4/164

    http://www.pcoe.net

    4

    En la tormenta ideolgica que se despliega sobre el mundo, all en donde otros haban retrocedido,esta mujer segua fiel a la revolucin. Y por esta razn, tena otra visin sobre Stalin. Una nuevageneracin de comunistas participan y participarn de su visin.

    INTRODUCCIN

    La actualidad de Stalin

    El 20 de agosto de 1991, el eco del extravagante golpe de Estado de Yannaiev ha resonado atravs del mundo como el preludio disonante de la liquidacin de los ltimos vestigios del comunismo en laUnin Sovitica. Las estatuas de Lenin fueron derribadas y sus ideas denunciadas. Este acontecimientoprovoc numerosos debates en el seno del movimiento comunista internacional.

    Algunos han llegado a decir que se ha producido de forma inesperada.En abril de 1991, publicamos el libro La URSS y la contrarrevolucin de terciopelo (EPO, Bruxelles-

    Anvers, 1991) que trataba esencialmente de la involucin poltico-ideolgica de la URSS y de la Europa delEste desde 1956. Despus del golpe de Estado profesional de Eltsin y su proclamacin vocinglera delrestablecimiento capitalista, no tenemos nada ms que aadir.

    En efecto, las ltimas, y confusas, escaramuzas entre Yannaiev, Gorbachov y Eltsin no han sido msque convulsiones y exteriorizaciones de las decisiones tomadas en el 28 Congreso de julio de 1990. "EsteCongreso -decamos en aquella la poca- afirma netamente la ruptura con la sociedad socialista y el paso ala economa capitalista" (La URSS, p.215). Un anlisis marxista de los trastornos producidos en la URSSnos haba conducido, ya en 1989, a la siguiente conclusin: "Gorbachov preconiza la involucin lenta,progresiva, pero sistemtica hacia la restauracin capitalista. Con la espalda en la pared, buscadesesperadamente apoyos, tanto polticos como econmicos del mundo imperialista. A cambio de dejar alos Occidentales hacer prcticamente todo lo que quieran en la Unin sovitica" (La URSS, p.186). Un aoms tarde, a finales de 1990, pudimos terminar el anlisis en estos trminos: "Desde 1985, huelga tras

    huelga, la derecha ha atacado y en cada nueva etapa, Gorbachov se ha ido desplazado ms y ms hacia laderecha. Ante una agresividad redoblada de los nacionalistas y de los fascistas, apoyados por Eltsin, no esimposible que Gorbachov escoja de nuevo la retirada. Lo que provocar, sin duda, el desmoronamientotanto del partido comunista, como de la Unin sovitica" (La URSS, p.253) "La balcanizacin de Africa y delmundo rabe, van asegurando ptimas condiciones para la dominacin imperialista. Las mentes msimaginativas del Occidente comienzan a soar en el ms all de la restauracin del capitalismo en laURSS, en su sumisin econmica y poltica" (La URSS, p.245).

    Es con este propsito que queremos recordar las conclusiones a las cuales los marxistas-leninistashabamos llegado entre 1989 y 1990. En efecto, la voladura de las estatuas de Lenin fue acompaado deun estallido propagandstico proclamando el fracaso del marxismo-leninismo. No obstante, se hademostrado que, el anlisis marxista es, en el fondo, el nico vlido, el nico que nos ha permitidodescubrir a las autnticas fuerzas sociales que queran terminar esa labor, bajo la consigna demaggica de

    "democracia y libertad", de "glasnost y perestroika".En 1965, cuando la sangrienta contrarrevolucin en Hungra, las estatuas de Stalin fuerondestruidas; treinta y cinco aos ms tarde, las estatuas de Lenin han sido reducida a polvo. El desmontajede las estatuas de Stalin y Lenin marcan los dos puntos de ruptura con el marxismo. En 1956, Khruschevdenigr la obra de Stalin para cambiar la lnea fundamental de la direccin del Partido comunista; ladegeneracin progresiva del sistema poltico y econmico que le sigui ha conducido a la ruptura definitivacon el socialismo, ruptura consumada en 1990 por Gorbachov.

    Est claro que, los medios nos van entreteniendo cada da con el fracaso definitivo del comunismoen el mundo. Pero nosotros, debemos recalcar y demostrar que, si ha habido fracaso en la Unin Sovitica,es el fracaso del revisionismo, introducido en la Unin Sovitica por Khruschev, hace 35 aos. Esterevisionismo ha conducido al fracaso poltico completo, a la capitulacin frente al imperialismo y a lacatstrofe econmica. El brote actual del capitalismo salvaje y del fascismo en la ex URSS muestran muy

    claramente a qu trmino nos lleva, en ltimo trmino, el rechazo de los principios revolucionarios delmarxismo-leninismo.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    5/164

    http://www.pcoe.net

    5

    Durante 35 aos, los revisionistas han luchado por demoler a Stalin. Una vez Stalin demolido, Leninha sido liquidado en un abrir y cerrar de ojos. Khruschev se encarniz contra Stalin. Gorbachov lo ha"rematado" llevando a cabo, en el curso de los cinco aos de su glasnost, una verdadera cruzada contra elstalinismo. Os habis dado cuenta de que, el desmontaje de las estatuas de Lenin no ha sido precedidapor una campaa poltica contra su obra? Bast con la campaa contra Stalin. Una vez todas las ideaspolticas de Stalin atacadas, denigradas, demolidas, se lleg a la constatacin de que, la campaa habaservido tambin para liquidar las ideas de Lenin.

    Khruschev comenz su obra destructiva afirmando que criticaba los errores de Stalin con el fin de"restablecer el leninismo en su pureza original" y mejorar el sistema comunista. Gorbachov hizo las mismaspromesas demaggicas para desorientar a la fuerzas de izquierdas. Hoy, debemos rendirnos ante laevidencia: bajo el pretexto de "volver a Lenin", se ha hecho entrar al zarismo; bajo el pretexto de "mejorarel comunismo" se ha resucitado al capitalismo salvaje.

    No es por azar si encontramos en nuestro das, en casi todas las publicaciones burguesas ypequeo-burguesas "en boga", las calumnias y las mentiras a propsito de Stalin que encontrbamos en laprensa nazi durante la guerra. Es una seal de que la lucha de clases a nivel mundial lleva camino deconvertirse en ms dura de da en da y de que la gran burguesa moviliza a todas sus fuerzas paradefender, en todas las direcciones, a su "democracia". Durante algunas conferencias sobre el perodo deStalin, hemos ledo algunas veces un largo texto antistalinista y preguntbamos a las personas presentes lo

    que de l pensaban. Casi siempre, los que intervenan subrayaban que el texto, aunque violentamenteanticomunista, mostraba claramente el entusiasmo de los jvenes y de los pobres por el bolchevismo ascomo las realizaciones tcnicas de la URSS, pero que a pesar de esto, les dejaba bastante preocupados.Luego, revelbamos al auditorio que el texto que habamos ledo era un texto nazi, publicado en Signaln24 de 1943, en plena guerra... Las campaas antistalinistas llevadas a cabo por las "democracias"occidentales entre 1989-91 han sido a menudo mucho ms virulentas y calumniosas que las llevadas acabo en el curso de los aos 30 por los nazis: debido a que en nuestros das, ya no existen las grandesrealizaciones comunistas de los aos treinta para hacer de contrapeso a las calumnias, como tampocoexisten las fuerzas polticas significativas capaces de tomar la defensa de la experiencia sovitica bajoStalin.

    La mayor parte de los hombres de izquierdas han ledo algunas obras consagradas a las actividadesde la CIA y de los servicios secretos occidentales. Y han aprendido que la guerra psicolgica y poltica es

    una rama aparte y extremadamente importante de la guerra total moderna. La calumnia, la intoxicacin, laprovocacin, la explotacin de las divergencias, la exacerbacin de las contradicciones, la satanizacin deladversario, la acumulacin de crmenes cargados a las espaldas del adversario, son las tcticas habitualesrecurrentes de los servicios secretos occidentales en la guerra moderna.

    Ahora bien, las guerras que el imperialismo ha llevado a cabo con el mayor encarnizamiento y conlos medios ms colosales son las guerras anticomunistas. Guerras militares, guerras clandestinas, guerraspolticas y guerras psicolgicas. No es la evidencia misma, que la campaa contra Stalin se ha convertidoen el centro de todos los combates ideolgicos llevados a cabo contra el socialismo y el comunismo? Losportavoces oficiales de la mquina de guerra americana, Kissinger y Brzezinski, han elogiado las obras deSoljenitsin y de Conquest, que eran tambin, como por azar, dos autores en boga entre lossocialdemcratas, los trotskistas y los anarquistas. En cuanto a estos especialistas del anticomunismo nohubiese sido ms objetivo que en vez de "descubrir la verdad sobre Stalin", hubieran puesto al descubierto

    los hilos de la guerra psicolgica y poltica llevada a cabo por la CIA?Sobre los cinco continentes, todas las fuerzas de derechas y de la ultraderecha se han encarnizadotanto contra Stalin, utilizando los medios ms colosales y con tal frenes, que ningn autnticorevolucionarios ha podido escapar a realizar una nueva evaluacin sobre la obra de Stalin. Pues cada vezest ms claro que la derecha se ha enconado contra Stalin para poder formular de inmediato susconclusiones sobre la derrota histrica del comunismo y la quiebra ideolgica y poltica del marxismo-leninismo.

    En efecto, cuando la burguesa proclama el fracaso definitivo del comunismo, est utilizando lalamentable derrota del revisionismo para reafirmar su odio hacia la obra grandiosa realizada en el pasadopor Lenin y Stalin. Hacindolo, piensa ms en el porvenir que en pasado. La burguesa quiere hacer creerque el marxismo-leninismo est definitivamente enterrado, porque se da perfectamente cuenta de laactualidad y de la vitalidad del anlisis comunista. La burguesa dispone de una pltora de cuadros capacesde hacer evaluaciones "cientficas" y "del desarrollo del mundo". As como de prever mayores crisis,trastornos de una amplitud planetaria y guerras de todo gnero. Despus del restablecimiento del

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    6/164

    http://www.pcoe.net

    6

    capitalismo en la Europa del Este y en la Unin Sovitica, todas las contradicciones del sistema imperialistamundial se encuentran exacerbadas. De cara al abismo del paro, de la miseria, de la explotacin y de lasguerras que se abren ante las masas trabajadoras del mundo entero, slo el marxismo-leninismo es capazde mostrar la nica va de salida. Slo el marxismo-leninismo puede aportar a las masas trabajadoras delmundo capitalista y a los pueblos oprimidos del Tercer Mundo, las armas para su liberacin. Todo elalboroto sobre el fin del comunismo, lo que intenta es desarmar, con la visin puesta en las grandes luchasfuturas, a las masas oprimidas del mundo entero.

    La defensa de la obra de Stalin, que es por esencia la defensa del marxismo-leninismo, es una tareaactual y presente para hacer frente a la realidad de la lucha de clases bajo el Nuevo Orden Mundial.

    La obra de Stalin es de una actualidad candente tanto en los antiguos pases socialistas como en lospases que mantienen su orientacin socialista, en los pases del Tercer Mundo, como en los pasesimperialistas.

    Stalin est en el centro de la actualidad en los antiguos pases socialistas. Despus de larestauracin capitalista en la URSS, la obra de Stalin ha alcanzado una gran importancia para comprenderlos mecanismos de la lucha de clases bajo el socialismo.

    Existe una estrecha interrelacin entre la restauracin del capitalismo -a la que hemos asistido- y lavirulenta campaa contra Stalin que le precedi. Los estallidos de odio contra el hombre que muri en 1953pueden, a primera vista, parecer extraos y hasta incomprensibles. Durante los veinte aos que han

    precedido a la llegada de Gorbachev, Breznev ha encarnado a la burocracia, el estancamiento, la corrupciny el militarismo. Pero, ni en la Unin Sovitica ni en el mundo "libre", habamos asistido -ni contra Breznev-, a una campaa tan virulenta, cruel y rabiosa como la que ha caracterizado la cruzada anti-Stalin. Esevidente que en el curso de los ltimos aos, todos los fanticos del capitalismo y del imperialismo, paraacabar con lo que queda de socialismo en la URSS, han tomado a Stalin como diana.

    La desastrosa desviacin iniciada por Khruschev muestra, por oposicin, la pertinencia de la mayorparte de las ideas enunciadas por Stalin. Stalin afirmaba que la lucha de clases continuaba bajo elsocialismo, que las antiguas fuerzas feudales y burguesas no abandonan el combate por la restauracin yque los oportunistas en el seno del partido, los trotskistas, los bujarinistas y los nacionalistas burguesesayudaban a las clases y capas antisociales a reagrupar sus fuerzas. Khruschev declar que estas tesis eranaberrantes y conducan a la arbitrariedad. Pero, en 1992, la figura maciza del zar Boris se levanta como unmonumento testimoniando la justeza del anlisis de Stalin.

    Los adversarios de la dictadura del proletariado no han cesado de afirmar que Stalin encarnaba, noa la dictadura de los trabajadores, sino a su propia dictadura autocrtica. La palabra Gulag devino sinnimode "dictadura staliniana". Ahora bien, los que estaban en los Gulag del tiempo de Stalin forman parte hoyde la nueva burguesa en el poder. Demoler a Stalin, era hacer renacer la democracia socialista. Pero, unavez Stalin enterrado, Hitler ha salido de su tumba. Y se rehabilitan en Rusia, Ucrania, Rumania y enEslovaquia a todos los "hroes negros", los Vlassov, los Bandera, los Antonescu, los Tiso y otroscolaboradores de los nazis. La cada del muro de Berln marca la subida del neo-nazismo en Alemania. Hoy,confrontado el desarrollo del capitalismo y del fascismo en el Este, comprendemos mejor por qu Stalindefenda tan valerosamente al poder obrero.

    Stalin est en el centro de debate poltico en los pases que mantienen el socialismo. Los medios, nodejan de recordarnos regularmente que: "existen an, desgraciadamente, un ultimo cuadro de stalinistasen el planeta"; Fidel Castro se mantiene en su pequea isla como un dinosaurio stalinista. Kim Il Sumg

    sobrepasa a Stalin en el campo del culto a la personalidad. Los verdugos chinos de la plaza Tien An Menson dignos herederos de Stalin. Algunos dogmticos vietnamitas siempre fijan carteles de H Chi Minh y deStalin. En pocas palabras, los cuatro pases que mantienen la va socialista son excomulgados del mundo"civilizado" en nombre de Stalin. Este alboroto incesante apunta tambin a resucitar y reforzar a lascorrientes "antistalinistas", es decir, burguesas y pequeo-burguesas, en estos pases. En nuestros das, enel Tercer Mundo todas las fuerzas que se oponen, de una forma u otra, a la barbarie imperialista, sonacosadas y masacradas en nombre de la lucha contra el "stalinismo".

    As, el Partido Comunista de Filipinas acaba de ser "asido por el demonio stalinista de la purgas"segn los trminos del diario "Le Monde", (Patrice de Beer, Le Monde, 7 agosto 1991: La lente rossion).Segn un folleto del grupo Meisone, hay "stalinistas" del FRENTE POPULAR de LIBERACION de TIGRAY queacaban de tomar el poder en Addis Abeba. En el Per tambin, se escuchan an las tesis mao-stalinistas,"esta lengua de madera de otro anciano", segn dice el seor Marcel Niedergang en Le Monde. Vale la penael leer tambin que el Baath sirio dirige "una sociedad cerrada, casi staliniana"! (International HeraldTribune, 5 de nov. 1991, p.1). En plena guerra del Golfo, un peridico nos relataba informaciones de una

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    7/164

    http://www.pcoe.net

    7

    hoja sovitica en la que comparando una foto de Stalin y de Saddam Hussein, crea saber que Saddam eraun hijo ilegtimo del gran georgiano. Y los energmenos que han dado caza al valiente cura Arstide deHati, afirmaban seriamente que este ltimo haba instalado "una dictadura totalitaria"!

    La obra de Stalin es de una vital y abrasadora actualidad para todos los pueblos que han iniciado elcombate revolucionario para acabar con la bestial dominacin del imperialismo. Stalin representa, as comoLenin, la firmeza en la lucha de clases ms encarnizada, ms implacable. Stalin ha mostrado que en lassituaciones ms difciles, slo una actitud firme e inflexible hacia el enemigo de clase permite resolver losproblemas fundamentales de las masas trabajadoras. La actitud conciliadora, oportunista, derrotista ycapituladora conduce necesariamente a la catstrofe y a la revancha sanguinaria de las fuerzasreaccionarias.

    Hoy, las masas trabajadoras del Tercer mundo se encuentran en una situacin de las ms difciles,aparentemente sin salida, que se parece a las condiciones de la Unin Sovitica entre 1920-33. Todapoltica conciliadora, oportunista, derrotista y capituladora conduce necesariamente a la catstrofe y a larevancha sangrienta por parte de las fuerzas reaccionarias. En Mozambique, las fuerzas ms retrgradas dela sociedad han sido utilizadas por la CIA y por los servicios sudafricanos para masacrar a 900.000mozambiqueos. Los fundamentalistas hindes, protegidos desde hace tiempo por el Congreso y apoyadospor una parte de la gran burguesa india, hunden a la India en el terror. En Colombia, la colusin-rivalidadentre el ejrcito y la polica reaccionaria, la CIA y los traficantes de droga, provoca baos de sangre entre

    las masas trabajadoras. En Irak, en donde la agresin criminal hizo 200.000 muertos, el embargo impuestopor los grandes "defensores de los derechos del hombre", continan matando poco a poco a decenas demillares de nios.

    En todas estas situaciones extremas, el ejemplo de Stalin muestra cmo movilizar a las masas parael combate despiadado y victorioso contra unos enemigos prestos a todo.

    Pero, en ciertos partidos revolucionarios del tercer mundo, lanzados en la lucha encarnizada contrael imperialismo, estn derivando hacia el derrotismo y la capitulacin y este proceso degenerativo casisiempre se ha iniciado con ataques contra Stalin. La evolucin reciente de los partidos que constituyen elFMNL en el Salvador es un ejemplo de ello.

    El revisionismo de la mayor parte de los PPCC del mundo rabe tiene una gran responsabilidad en elhecho de que las masas ms oprimidas hayan hecho un giro hacia el fundamentalismo fascista para poderexpresar el rechazo a su miseria.

    En el seno del Partido Comunista de Filipinas se desarrolla, al menos desde 1985, una tendenciaoportunista de derechas que quiere poner fin a la guerra popular y entrar en un proceso de "reconciliacinnacional". Partidarios de Gorbachov o defensores de esta lnea, atacan con ensaamiento a Stalin. Esteoportunismo es, as mismo, expresado bajo forma "izquierdista": queriendo llegar rpidamente al poder,ciertos de entre ellos, han propuesto una lnea militarista y una poltica de insurreccin urbana. Algunosresponsables de esta tendencia han organizado una depuracin del partido y de las filas de sussimpatizantes en Mindanao, aparentando poner fin a las infiltraciones policacas: han ejecutado a varioscentenares de personas en condiciones contrarias a todas las reglas del partido. Pero, cuando el ComitCentral ha decidido iniciar una campaa de rectificacin ideolgica y poltica, todos estos oportunistas sehan unido contra "la purga staliniana"! Jos Mara Sisn escribe: "Los que se oponen ms duramente almovimiento de rectificacin, son los portavoces de la tendencia militarista, que luchan por una importantereduccin de nuestra base de masas, por la "caza de brujas" que ha tomado proporciones monstruosas y

    por su degeneracin al gangsterismo. Estn comprometidos, desde hace tiempo, en campaas de intrigas ycalumnias. Estos renegados se han unido, de hecho, a los agentes secretos y a los especialistas de laguerra psicolgica del rgimen USA-Ramos en su intencin de impedir al Partido Comunista de Filipinas elpoder reforzarse ideolgica, poltica y organizativamente." (Statemen, 8 diciembre 1992)

    El diario Democratic Palestina del Frente Popular por la Liberacin de Palestina, ha abierto unadiscusin sobre Stalin. "Los aspectos negativos de la poca de Stalin que han sido denunciados en su dacomprenden: la colectivizacin forzada: el ultracentralismo en las tomas de decisiones por el partido, elEstado sovitico y el movimiento comunista internacional". (Democratic Palestine, julio-sep. 1992, p.31).Todas estas pretendidas "crticas" a Stalin no son otra cosa que la reanudacin, tal cual, de las viejascrticas anticomunistas de la socialdemocracia. Tomar este camino y seguirlo hasta el fin significa, al final,la muerte del FPLP como organizacin revolucionaria. El recorrido de todos los que han tomado esta ruta enel pasado no deja ninguna duda sobre ello.

    La evolucin reciente del Frente Sandinista de Liberacin Nacional es instructiva al respecto. En suentrevista con Fidel Castro, Toms Borge se expres con trminos muy duros contra el "stalinismo" (?): es

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    8/164

    http://www.pcoe.net

    8

    bajo este camuflaje como se ha llevado a cabo la transformacin del FSLN en formacin socialdemcrataburguesa.

    La obra revolucionaria de Stalin toma tambin una nueva significacin en la situacin creada enEuropa despus de la restauracin del capitalismo en el Este.

    La guerra civil en Yugoslavia nos muestra en que clase de carnicera podra nuevamente zozobrar elconjunto del continente europeo, si las rivalidades crecientes entre potencias imperialistas llega a provocaruna nueva gran guerra. Una tal eventualidad, no puede ser excluida. Las cartas de la baraja mundial dehoy, muestra grandes semejanzas con las de 1900 y 1914, cuando las potencias imperialistas rivalizabanpor el dominio econmico mundial. Hoy, las relaciones entre los seis centros imperialistas, EE.UU., GranBretaa, Japn, Alemania, Rusia y Francia, se estn convirtiendo en muy inestables; estamos entrando enun perodo en donde las alianzas se hacen y deshacen y en donde las batallas por el dominio econmico ycomercial se llevan a cabo con un vigor creciente. La formacin de nuevos bloques imperialistas, que seenfrentaran tambin con las armas, entra en el terreno de las posibilidades. Una guerra entre grandespotencias imperialistas hara de toda Europa una gigantesca Yugoslavia. En vista de una tal eventualidad, laobra de Stalin merece un nuevo estudio. En los PP.CC. de una parte del mundo, la lucha ideolgicaalrededor de la cuestin de Stalin presenta numerosas caractersticas comunes. En todos los pasescapitalistas, la presin econmica, poltica e ideolgica ejercida por la burguesa sobre los comunistas fueextremadamente fuerte. Convirtindose en una fuente degenerativa, de traiciones, de deslizamiento lento

    hacia el otro campo. Pero, toda traicin necesita una justificacin ideolgica a los ojos de los mismos que lahan cometido. En general, un revolucionario que se ha deslizado por la pendiente inclinada deloportunismo, curiosamente "descubre la verdad sobre el stalinismo", y "retoma", tal cual, la versinburguesa y anticomunista de la historia del movimiento revolucionario bajo Stalin. De hecho, los renegadosno hacen ningn descubrimiento, copian simplemente a la burguesa. Por qu tantos renegados han"descubierto la verdad sobre Stalin" (por mejorar al movimiento comunista, seguro?) pero, por quninguno de ellos no ha intentado "descubrir la verdad sobre Churchill"? Descubrimiento que seramuchsimo ms importante para "mejorar" el combate antiimperialista! Teniendo en su activo un mediosiglo de crmenes al servicio del Imperio britnico (guerra en Africa del Sur, terror en la India, PrimeraGuerra Mundial interimperialista seguida de la intervencin militar contra la joven Repblica sovitica, laguerra contra el Irak, el terror en Kenia, el estallido de la guerra fra, la agresin contra Grecia antifascista,etc. etc.), Churchill es sin duda el nico poltico burgus de este siglo que no slo ha igualado, sino que ha

    superado a Hitler. En muchos casos, cuando algunos revolucionarios "descubren", de golpe, "los graveserrores y crmenes" de Stalin, hay en todos ellos una cosa chocante: su ignorancia de las realidades de lalucha de clases tal como se han desarrollado en la Unin Sovitica. Ya que la mayora de estas "crticas" aStalin provienen de las mismas fuentes: retoman simplemente las calumnias y las versiones burguesas dela historia de la lucha de clases, presentada durante 50 aos por la derecha, la socialdemocracia y eltrotskismo.

    Todo escrito poltico e histrico est marcado por la posicin de clase de su autor. Desde los aos20 hasta 1953, la mayora de las publicaciones occidentales sobre la URSS estaban al servicio del combatede la burguesa y de la pequea burguesa contra el socialismo sovitico. Los escritos de los miembros delos partidos comunistas y de intelectuales de izquierdas que defendan la experiencia sovitica constituanuna dbil contracorriente de defensa de la verdad sobre la URSS. Pero, a partir de 1953-56, Khruschev y elPCUS reeditaron por su cuenta, prrafo a prrafo, toda la historiografa burguesa sobre el perodo de Stalin.

    Desde entonces, todos los revolucionarios del mundo occidental sufrieron una presin ideolgicaterrible e incesante, concerniente a los perodos cruciales del impulso del desarrollo del movimientocomunista, sobre todo en el perodo de Stalin. Si Lenin dirigi la Revolucin de Octubre y traz las grandesorientaciones para la construccin del socialismo, es Stalin quien ha realizado la edificacin socialistadurante un perodo de treinta aos. Todo el odio de la burguesa se ha concentrado sobre el trabajo titnicocumplido bajo la direccin de Stalin. Un comunista que no adopte posiciones de clase bien firmes, vis-a-vis,a la informacin orientada, unilateral, trucada o falseada que difunde constantemente la burguesa, seperder irremediablemente. Por ningn otro tema de la historia reciente, la burguesa tiene tan gran intersen ennegrecer y denigrar a sus adversarios como en el caso de Stalin. Todo comunista debe adoptar unaactitud de desconfianza sistemtica hacia toda "informacin" que le d la burguesa (y los khruschevianos)sobre el perodo de Stalin. Y, por el contrario, debe ponerse a estudiar las teoras bsicas para descubrir lasescasas fuentes de informacin alternativas, de aquellos que objetivamente estudien la obra revolucionariade Stalin.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    9/164

    http://www.pcoe.net

    9

    Los oportunistas en los diferentes partidos no se atreven a hacer frente a la ofensiva ideolgica anti-Stalin ya que el objetivo es evidente. Y plegndose ante la presin, dicen "s a la crtica a Stalin", peropretendiendo criticarlo desde la "izquierda". Hoy, podemos hacer el balance de 70 aos de "crticasizquierdistas" formuladas contra la experiencia revolucionaria del Partido bolchevique en tiempos de Stalin.Disponemos de centenares de obras escritas por socialdemcratas, trokskistas, bujarinistas e intelectualesde izquierdas "independientes". Sus puntos de vista han sido tomados y desarrollados por loskhruschevianos y los titistas. Podemos comprender mejor hoy el verdadero sentido de clase de todas estasobras. Acaso todas estas crticas han creado prcticas revolucionarias ms consecuentes que aquellas queplanteaba Stalin en su obra? Las teoras son juzgadas, a fin de cuentas, por la prctica social que soncapaces de suscitar. La prctica revolucionaria del movimiento comunista mundial bajo Stalin trastroc almundo entero imprimiendo una nueva orientacin a la historia de la humanidad. En el curso de los aos1985-90, principalmente, hemos podido ver como todas las pretendidas "crticas desde la izquierda" contraStalin, tan innumerables como arroyos, han fluido en el gran ro del anticomunismo. Socialdemcratas,trotskistas, anarquistas, bujarinistas, titistas, ecologistas se han reencontrado en el movimiento "por lalibertad, la democracia y los derechos del hombre" que ha liquidado lo que quedaba de socialismo en laEuropa del Este y en la URSS. Todas estas "crticas de izquierdas" a Stalin han podido llegar hasta susconsecuencias finales en cuanto a sus posiciones polticas y todas han contribuido a la restauracin de uncapitalismo salvaje, a la instauracin de una dictadura burguesa despiadada, a la destruccin de las

    conquistas sociales, polticas y culturales de las masas trabajadoras y, en muchos casos, al resurgimientodel fascismo y de las guerras civiles reaccionarias. Entre los comunistas que en 1956 resistieron alrevisionismo y tomaron la defensa de Stalin, las campaas antistalinistas se han hecho sentir en su seno,de una manera muy particular.

    En 1956, el Partido Comunista chino tuvo el coraje revolucionario de defender la obra de Stalin. Sudocumento De nuevo a propsito de la experiencia de la dictadura del proletariado aport una ayudaconsiderable a los marxistas-leninistas del mundo entero. Sobre la base de su propia experiencia, loscomunistas chinos, tambin han emitido crticas sobre ciertos aspectos de la obra de Stalin. Esto es deltodo normal y hasta necesario en una discusin entre comunistas.

    Pero, con el paso del tiempo, vemos que muchas de sus crticas fueron formuladas bajo formasdemasiado generalizadas. Esto ha influido negativamente en muchos comunistas que a partir de ellas, handado cierta credibilidad a toda suerte de crticas oportunistas.

    Por ejemplo, los camaradas chinos dijeron que a veces, Stalin no distingua netamente los dos tiposde contradicciones, aquellas que existen en el seno del pueblo, que pueden ser resueltas por la educacin yla lucha, y las existentes entre el pueblo y el enemigo de clase, que necesitan de formas de luchaadecuadas. De esta crtica general, algunos han llegado a la conclusin de que Stalin no supo tratar suscontradicciones con Bujarin y han acabado por abrazar la lnea poltica socialdemcrata bujarinista.

    Los camaradas chinos han dicho tambin que Stalin se ingera demasiado en los asuntos de losotros partidos y negaba su independencia. De esta crtica general, algunos han llegado a la conclusin deque Stalin haba errado al condenar la poltica de Tito y han terminado por aceptar el titismo como una "laforma especfica yugoslava del marxismo-leninismo". Los acontecimientos recientes en Yugoslavia hacenque comprendamos como Tito, despus de su ruptura con el Partido bolchevique, ha seguido una polticanacional-burguesa y se ha sometido al capitalismo americano.

    Las vacilaciones y los errores ideolgicos relativos a la cuestin de Stalin, que acabamos de evocar,

    se han producido dentro de casi todos los partidos marxistas-leninistas.De todo ello podemos sacar una conclusin de alcance general. A nuestro juicio: de todos losepisodios del perodo 1923-53, hay que esforzarse por conocer en toda su integridad la lnea y la polticadefendidos por el Partido bolchevique y por Stalin. No podemos suscribir ninguna crtica de la obra de Stalinsin haber verificado los datos sobre la cuestin que se debata y sin conocer a fondo la versin dada por ladireccin bolchevique.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    10/164

    http://www.pcoe.net

    10

    CAPITULO I

    El joven Stalin forja sus armasSi queremos comprender la lucha por la edificacin socialista bajo la direccin de Lenin y Stalin y los

    ataques virulentos de que fueron vctimas desde el primer da, es necesario que recordemos, en qucondiciones histricas dio comienzo la revolucin. Dos palabras, pues, sobre la revolucin democrtica defebrero de 1917 y sobre la socialista de octubre del mismo ao.

    A principios del siglo, el rgimen zarista era el rgimen ms retrgrado y ms opresivo de Europa.Se trataba de un poder feudal, medieval, absoluto, reinando sobre una poblacin esencialmente campesinay analfabeta. El campesinado ruso viva en el oscurantismo y la miseria ms negra, en un estado dehambre crnica. De tiempo en tiempo haban grandes hambrunas y estallaban revueltas debidas a la ello.

    Entre 1800 y 1854, el pas conoci treinta y cinco aos de penuria; entre 1891 y 1910, hubo treceaos de malas cosechas y tres aos de hambre. El campesino trabajaba pequeas parcelas que,redistribuidas a intervalos regulares, disminuan de ao en ao. A menudo, se trataba de bandas estrechasseparadas las unas de las otras por distancias importantes. Una tercera parte de los hogares no tenanarados de hierro, una cuarta parte no tenan ni caballos, ni bueyes para trabajar la tierra. Las viviendaseran simples chozas. Comparado con Francia o Blgica, la mayora de los campesinos rusos vivan, en1900, como en el siglo XIV. (Sydney and Beatrice Webb, Soviet Communism: a New Civilisation?Longmans, Green and Co, Edition National Union of General and Municipal Workers, 1935, p.236).

    En el curso de los 5 primeros aos de este siglo, hubo en la parte europea de Rusia, centenares derevueltas campesinas, siendo quemados muchos castillos y construcciones y asesinados sus hacendadospropietarios. Estas luchas eran siempre locales y la polica y el ejrcito las aplastaban sin piedad. En 1902,se produjeron en Jarkov y en Poltava, luchas de envergadura prximas a la insurreccin. Ciento ochentapueblos participaron en el movimiento, 80 haciendas seoriales fueron atacadas. Comentando estassublevaciones en Sratov y Balashov, el comandante militar de la regin escribi: "Con una violencia

    asombrosa, los campesinos han quemado y destruido todo; ni un ladrillo ha quedo intacto. Todo ha sidorobado -el trigo, los almacenes, el mobiliario, los utensilios de las casas, los animales, las placas dehierro de los tejados- en una palabra, todo aquello que se podan llevar; y lo que qued lo incendiaron"(Webb, p.531).

    Este campesinado miserable y crdulo fue lanzado a la Primer Guerra Mundial, en el curso de la cualel zar -siempre adorado como un semidis por una mayora de los campesinos- intentaba conquistarnuevos territorios, sobre todo en direccin al Mediterrneo. En Rusia, la Primera Guerra Mundial caus2.500.000 muertos, sobre todo entre los campesinos encuadrados en el ejrcito. Sobre este fondo demiseria permanente, hay que aadirle las destrucciones causadas por la guerra y sus innumerablesmuertos.

    Pero, en esta Rusia feudal, nuevas fuerzas productivas se iban implantando de finales del siglo XIX.Grandes empresas, ferrocarriles y bancos pertenecientes en lo esencial al capital extranjero. Explotados de

    forma feroz, fuertemente concentrada, esta clase obrera, bajo el impulso del Partido bolchevique, se fueconvirtiendo en la fuerza dirigente en el combate anti-zarista.A principios de 1917, la reivindicacin principal de todas las fuerzas revolucionarias era el cese de la

    guerra criminal. Los bolcheviques lanzaron dos consignas de cara a los campesinos: la paz inmediata y ladistribucin de las tierras. El viejo sistema retrgrado zarista, completamente minado, se hundi en febrerode 1917, y los partidos que predicaban un rgimen burgus ms moderno se hicieron con las riendas delpoder. Sus dirigentes estaban aliados a las burguesas inglesa y francesa que a su vez dominaban lacoalicin anti-alemana.

    Desde que el gobierno burgus tomo posesin, los representantes de diferentes partidos"socializantes" entraron unos despus de otros a formar parte de l. El 27 de febrero de 1917, Kerenski erael nico "socialista" entre los once ministros del nuevo rgimen (Kerenski Alexandre: Rusia en el virajehistrico Ed. Plon, 1967, p.296). El 29 de abril, los socialistas-revolucionarios, los mencheviques, los

    socialistas-populistas y los trabajadores votaron contra el Gobierno (Kerenski, p.330). Estas cuatroformaciones pertenecan, a grosso modo, al movimiento socialdemcrata europeo. El 5 de mayo, Kerenski

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    11/164

    http://www.pcoe.net

    11

    fue nombrado ministro de la Guerra y de la Marina... En sus Memorias, resume as el programa de todossus amigos "socialistas": "Ningn Ejrcito del mundo puede permitirse el lujo de interrogarse sobre elobjetivo del combate. Debemos decir la simple verdad: 'Debis sacrificaros por el bien de la Patria'"(Kerenski, p.366).

    Y efectivamente, los "socialistas" llevaron otra vez a los campesinos y obreros a la matanza, asacrificar sus vidas por el capitalismo. De nuevo, centenares de miles de hombres fueron segados por lametralla.

    En este contexto, los bolcheviques polarizaron las aspiraciones ms profundas de las masas obrerasy campesinas organizando la insurreccin del 25 de Octubre bajo las consignas de "la tierra para loscampesinos", "paz inmediata" y "la nacionalizacin de la banca y de las grandes empresas". La GranRevolucin de Octubre, la primera revolucin socialista, triunf.

    Las actividades de Stalin entre 1890-1917

    Sobre este fondo histrico, queremos referir brevemente ciertos episodios de la vida del joven Stalinentre 1900 y 1917. Lo que nos permitir comprender mejor el papel que jug a continuacin.

    Recogemos algunos elementos de la vida de Stalin de la obra "Stalin: Man of History" escrito por IanGrey y que es, a nuestro entender, la mejor biografa escrita por un no-comunista (6).

    Josef Vissarionovich Dzhugashvili, naci el 12 de diciembre de 1879 en Gori, Georgia. Su padre,Vissarion, de oficio zapatero, vena de una familia de campesinos-siervos. Su madre, Ekaterina GeorgievnaGeladze, era tambin hija de siervos. Los parientes de Stalin, pobres y analfabetos, pertenecan a la plebe.Stalin fue uno de los escasos dirigentes bolcheviques que provenan de orgenes modestos. Toda su vida,se esforz por escribir y hablar de forma que pudiera ser comprendido por los sencillos trabajadores.

    Durante sus 5 aos de escuela primaria en Gori, Josef Dzhaugashvili se destac por su inteligencia ysu memoria excepcionales. Cuando termin la primaria, en 1894 fue recomendado como el "mejor alumno"para entrar en el Seminario de Tiflis, la ms importante institucin de educacin superior en Georgia... a lavez que centro de oposicin al zarismo. En 1893, Ketskhoveli haba dirigido una huelga y 87 estudiantesfueron expulsados (7)

    Stalin a los 15 aos y en el segundo ao del seminario, entr en contacto con los crculos demarxistas clandestinos. Frecuentaba una librera, llevada por un tal Chelidze, en donde los jvenes

    radicales iban a leer obras progresistas. En 1897, el asistente superior escribi una nota diciendo que habaatrapado a Dzhugashvili mientras lea "La evolucin literaria de las naciones" de Letourneau, que saba quehaba ledo "Los trabajadores del mar", despus del "Quatre-ving-treize" de Victor Hugo, en total 13 vecescon libros prohibidos. (8)

    En 1897, a la edad de 18 aos, Dzuhugashvili fue introducido en la primer organizacin socialista deGeorgia, dirigida por Zhordania, Tchekeidze y Tserelli que acabaron siendo tres mencheviquesrenombrados. El ao siguiente, Stalin diriga el crculo de estudios obreros. En este momento, Stalin leyya las obras de Plejnov y los primeros escritos de Lenin.

    En 1899, fue expulsado del Seminario. As comenz su carrera de revolucionario profesional (9).En su juventud, Stalin daba pruebas de una gran inteligencia y su memoria era remarcable; por sus

    propios esfuerzos haba adquirido conocimientos polticos muy amplios leyendo mucho.Para denigrar su obra, casi todos los autores burgueses retoman las payasadas de Trotski que

    escribi: "La capacidad de visin poltica de Stalin es extremadamente limitada. Su nivel terico estotalmente primitivo. Por su formacin espiritual, es un emprico obstinado y falto de imaginacin creativa"(10).

    El 1 de Mayo de 1900, Stalin tom la palabra frente a una asamblea ilegal de 500 trabajadores,reunidos en las montaas de los alrededores de Tiflis. Bajo los retratos de Marx y Engels, escucharondiscursos en georgiano, en ruso y en armenio. En el curso de los siguientes tres meses, estallaron huelgasen las fbricas y en los ferrocarriles de Tiflis y Stalin fue uno de los principales organizadores. A principiosde 1901, Stalin difundi el primer nmero del peridico clandestino ISKRA, publicado por Lenin en Leipzig.El 1 de Mayo de 1901, 10.000 obreros organizaron, por primera vez, una manifestacin abierta en Tiflis endonde la polica intervino violentamente. Lenin escribi en ISKRA que este acontecimiento contena "unaimportancia histrica para todo el Cucaso" (11). En el curso del mismo ao, Stalin, Ketskhoveli y Krassinedirigan el ala radical de la socialdemocracia en Georgia. Se hicieron con una prensa que reimprima ISKRA

    y sacaron el primer peridico clandestino georgiano, BRDZOLA (La Lucha). En su primer nmero,

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    12/164

    http://www.pcoe.net

    12

    defendan la unidad supranacional del Partido y atacaban a los "moderados", partidarios de un partidogeorgiano independiente, asociado al partido ruso. (12)

    En noviembre de 1901, Stalin fue elegido para el primer Comit del Partido obrero socialdemcrataruso y enviado a Batum, ciudad en donde la mitad de la poblacin es turca. En febrero de 1902, ya habaorganizado 11 crculos clandestinos en las principales empresas de la ciudad. El 27 de febrero, 6.000obreros de la refinera de petrleo participaban en una marcha por la ciudad. El ejrcito abri fuego,matando a quince manifestantes. Hubo 500 detenidos (13). Un mes ms tarde fue detenido y encarceladohasta abril de 1903, despus condenado a tres aos en Siberia. Se escap y volvi a Tiflis en febrero de1904 (14).

    Durante su estancia en Siberia, Stalin escribi a un amigo de Leipzig para pedirle copias de la Cartaa un camarada sobre nuestras tareas de organizacin y para expresar su apoyo a las posiciones de Lenin.Despus del Congreso de agosto de 1903, el Partido socialdemcrata se dividi entre bolcheviques ymencheviques y los delegados georgianos se aliaron con los mencheviques. Stalin que haba ledo Quhacer?, apoy a los bolcheviques sin vacilar. "Era una decisin que exiga conviccin y coraje. Lenin y losbolcheviques tenan muy pocos partidarios en Trascaucasia" escribe Ian Grey (15). En 1905, el jefe de losmencheviques georgianos, Zhordania, public una crtica de las tesis bolcheviques defendidas por Stalin, loque destaca la importancia que Stalin ocupar en lo sucesivo en el movimiento revolucionario georgiano.En el curso del mismo ao, en La revolucin armada y nuestra tctica, Stalin defiende, contra los

    mencheviques, la necesidad de la lucha armada para derribar al zarismo (16).Stalin tiene 26 aos cuando se encuentra con Lenin por primera vez en Finlandia. Fue en diciembre

    de 1905, con ocasin de la Conferencia bolchevique (17).Entre 1905 y 1908, el Cucaso es teatro de una intensa actividad revolucionaria: durante este

    perodo, la polica denuncia 1.150 "actos terroristas". Stalin juega un gran papel. En 1907-08, Stalin dirige,con Ordzonikidze y Vorochilov, secretario del sindicato del petrleo, una lucha legal de gran envergaduraentre los 50.000 trabajadores de la industria petrolera de Bak. Arrancaron el derecho a elegirrepresentantes de los trabajadores que reunidos en una Conferencia discutieron unas reivindicacionescolectivas sobre los salarios y las condiciones de trabajo. Lenin salud esta lucha que se produca en elmomento en que en la mayor parte de las clulas revolucionarias de Rusia haban cesado toda actividad(18).

    En marzo de 1908, Stalin fue detenido por segunda vez y condenado a dos aos de exilio. Pero, en

    junio de 1909, se escap y volvi a Bak en donde encuentra al Partido en crisis y con que el peridicohaba desaparecido.Tres semanas despus de su regreso, Stalin relanza la publicacin y critica en un artculo a los

    rganos publicados en el extranjero, alejados de la realidad rusa, que no son capaces de unificar el trabajodel Partido" Stalin defiende el mantenimiento del partido clandestino, pide la creacin de un comit decoordinacin en el interior de Rusia y la publicacin de un peridico nacional, redactado en el pas, parainformar, estimular y restablecer el contenido del Partido. Representando el nuevo impulso del movimientoobrero, repiti estas propuestas a principios de 1910 (19).

    Pero, en marzo de 1910, en plena preparacin de una huelga general de la industria petrolera, esdetenido por 3 vez y vuelto a enviar a Siberia desterrado por 5 aos. En febrero de 1912 se escapa denuevo y regresa a Bak (20).

    Stalin se entera de que en la Conferencia de Praga, los bolcheviques han creado su propio partido

    independiente y que un Bur ruso haba sido puesto en funcionamiento, del cual l mismo formaba parte.El 22 de abril de 1912, Stalin publica la primer edicin del diario bolchevique PRAVDA.El mismo da, es vuelto a detener por 4 vez, con el secretario de redaccin, Molotov. Haban sido

    denunciados por Malinovski, un agente provocador elegido al Comit Central! Chernomatov, quereemplaza a Molotov como secretario, es tambin un agente de la polica... Desterrado por 3 aos enSiberia, Stalin se escapa de nuevo y retoma la direccin de PRAVDA.

    Convencido de la necesidad de una ruptura con los mencheviques, su opinin sobre la tctica aseguir difiere de la de Lenin. Es necesario, segn l, defender la lnea bolchevique sin atacar de frente a losmencheviques, porque los obreros aspiran a la unidad. Bajo su direccin, PRAVDA llega pronto a la cifrarcord de 80.000 ejemplares (21).

    A fines de 1912, Lenin llama a Stalin y a otros responsables a reunirse con l en Varsovia paraconvencerlos de su lnea de ruptura inmediata con los mencheviques, despus envi a Stalin a Viena paraescribir el folleto El Marxismo y la Cuestin Nacional. Stalin ataca la "autonoma cultural-nacional" en elseno del partido, que denuncia como va del separatismo y de la subordinacin del socialismo al

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    13/164

    http://www.pcoe.net

    13

    nacionalismo. Defiende la unidad de las diferentes nacionalidades en el seno de un slo partidocentralizado.

    De regreso a San Petersburgo, Malinovski lo hace detener por 5 vez. Y es desterrado a las regionesms inaccesibles de Siberia en donde tuvo que residir durante cinco aos (22).

    Slo despus de la revolucin de febrero de 1917, Stalin pudo regresar a San Petersburgo en dondees elegido para el Presdium del Bur ruso y retoma la direccin de PRAVDA. En abril de 1917, en laConferencia del Partido, ocupa la tercera posicin en cuanto al nmero de votos para el Comit Central. En

    julio, mientras PRAVDA es cerrada por los gobernantes provisionales y muchos dirigentes bolcheviquesfueron detenidos, Lenin ha de esconderse en Finlandia y Stalin dirige el Partido. En agosto, hizo el informedel VI Congreso, en nombre del Comit Central; la lnea poltica fue aprobada por unanimidad de los 267delegados, menos cuatro abstenciones. Stalin declar: "No se puede excluir la posibilidad de que Rusia seael pas que abra la va hacia socialismo. Es necesario abandonar la vieja idea de que slo Europa puedemostrarnos el camino" (23).

    En el momento de la insurreccin del 25 de Octubre, Stalin forma parte del Centro RevolucionarioMilitar compuesto de cinco miembros del Comit Central. Kamenev y Zinoviev se opusieron pblicamente ala toma del poder por parte del Partido bolchevique; Rikov, Nogin, Lunacharski y Milyuntin los apoyaron.Pero, es Stalin quien rechaz las propuestas de Lenin de expulsar del Partido a Kamenev y Zinoviev.Despus de la Revolucin, los mismos "bolcheviques de derechas" exigan un gobierno de coalicin con los

    mencheviques y los social-revolucionarios. Amenazados de nuevo con la expulsin, retiraron la propuesta.(24)

    Stalin fue el primer Comisario del Pueblo para los Asuntos de las Nacionalidades. Captando muyrpidamente que la burguesa internacional se apoyara en las burguesas locales de las minorasnacionales, Stalin escribe: "El derecho a la autodeterminacin es un derecho, no para la burguesa sinopara las masas trabajadoras de una nacin dada. El principio de autodeterminacin debe ser utilizado comoun medio de lucha por el socialismo, y debe subordinarse a los principios del socialismo" (25).

    Es as como podemos llegar a la conclusin de que entre 1901 y 1917, desde los orgenes delPartido bolchevique hasta la victoria de la Revolucin de Octubre, Stalin ha sido un partidario consecuentede la lnea elaborada por Lenin. Ningn otro dirigente bolchevique puede jactarse de una actividad tanconstante y variada. Stalin sigui a Lenin desde el principio, incluso en los momentos que este ltimo nocontaba ms que con un nmero limitado de partidarios entre los intelectuales socialistas. Contrariamente

    a la mayor parte de los otros dirigentes bolcheviques, Stalin haba estado conscientemente en contacto conla realidad rusa y con los militantes del interior. Conoca a estos militantes por haberlos tratado durante lalucha abierta y en la clandestinidad, en las crceles y en Siberia. Stalin tena competencias muy amplias,habiendo dirigido la lucha armada en el Cucaso as como las luchas clandestinas; haba organizado luchassindicales, editado peridicos clandestinos y legales, dirigido el trabajo legal y el parlamentario y conocamuy bien tanto a las minoras nacionales como al pueblo ruso.

    Trotski se ha esforzado en denigrar sistemticamente el pasado revolucionario de Stalin y casi todoslos autores burgueses han seguido sus "argu-maledicencias". Trotski declar: "Stalin es la ms eminentemediocridad del Partido" (26).

    Cuando Trotski habla de "nuestro Partido", es pura estafa: nunca ha pertenecido a ese partido, alpartido bolchevique que Lenin, Zinoviev, Stalin, Sverdlov y otros han forjado entre 1903 y 1917. Trotskientr en ese partido en julio de 1917. Trotski escribe tambin: "Para los asuntos corrientes, Lenin se

    remita a Stalin, a Zinoviev a Kamenev. Yo no vala para hacer recados. Lenin tena necesidad, en laprctica, de adjuntos dciles; en ese papel, yo no le serva". (27)Todo esto no dice verdaderamente nada sobre Stalin, pero lo dice todo sobre Trotski: prestaba a

    Lenin su propia concepcin aristocrtica y bonapartista del Partido, a un jefe rodeado de adjuntos dcilesque llevan los asuntos corrientes!

    Los "socialistas" y la revolucin

    La revolucin tuvo lugar el 25 de Octubre de 1917. Pero, al da siguiente, los "socialistas" hicieronvotar por los Soviets de diputados campesinos una mocin que fue el primer llamamiento a lacontrarrevolucin. "Camaradas campesinos, todas las libertades ganadas al precio de la sangre de vuestroshijos corre actualmente un grave peligro. Un nuevo golpe mortal se abate sobre nuestro ejrcito, que

    defiende la patria y la Revolucin contra la derrota exterior. (Los bolcheviques) dividen a las fuerzastrabajadoras. El golpe asestado contra el ejrcito es el primer y peor de los crmenes cometidos por el

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    14/164

    http://www.pcoe.net

    14

    Partido bolchevique. En segundo lugar, este partido ha desencadenado la guerra civil y se ha hecho con elpoder por la violencia. (Los bolcheviques) no nos traern la paz, sino la esclavitud". (28)

    As que, al da siguiente de la revolucin de Octubre, los "socialistas" se pronunciaban por elseguimiento de la guerra imperialista y ya, acusaban a los bolcheviques de provocar la guerra civil y deser portadores de la violencia y de la esclavitud!

    Inmediatamente, las fuerzas burguesas, las antiguas fuerzas zaristas, todas las fuerzasreaccionarias buscaron cmo reagruparse y reorganizarse, detrs de la "vanguardia" socialista... Desde1918 las insurrecciones anti-bolcheviques se iniciaron. A principios de 1918, Plejanov, jefe eminente delPartido menchevique, form "la Unin por la resurreccin de Rusia", con socialistas-revolucionarios ysocialistas-populistas, as como con jefes del partido burgus de los Cadetes. Kerensky escribi: "Ellosconsideraban que deba formarse un gobierno nacional, basado bajo los principios democrticos msamplios, y que era necesario reconstituir un frente contra Alemania, en cooperacin con los aliadosoccidentales de Rusia" (29).

    El 20 de junio de 1918, Kerensky hizo su aparicin en Londres en nombre de la Unin, para negociarcon los Aliados. Ante el primer ministro, Lloyd George, declar: "El objetivo del gobierno en formacin es elde proseguir la guerra al lado de los Aliados, de liberar a Rusia de la tirana bolchevique y de restaurar elsistema democrtico" .

    As es, como hace ms de setenta aos, la burguesa belicosa rusa utilizaba ya el trmino

    "democracia" para encubrir su brbara dominacin. En nombre de la Unin, Kerensky pidi una"intervencin" de los Aliados en Rusia. Poco despus, un Directorio se instal en Siberia, comprendiendo asocialistas-revolucionarios, socialistas-populistas, el partido burgus de los Cadetes y los generales zaristasAlexeiev y Boldyrev. Los gobiernos ingls y francs no quisieron reconocerlo como a gobierno legal antesde decidirse a jugar la carta del general zarista Koltchak. (30). As fue como se reagruparon las fuerzas quedefendan a la reaccin zarista y a la burguesa durante la guerra civil en Rusia: las tropas zaristas y todaslas fuerzas burguesas -desde los Cadetes a los socialistas- aliados a las tropas intervencionistasextranjeras.

    En 1918, la guerra civil era un hecho consumado por todo el territorio. Incluso en Petrogrado yMosc, la seguridad de las personas y de las propiedades no estaban aseguradas. La flota inglesa mantenaun bloqueo con el apoyo de los otros pases imperialistas, impidiendo la entrada de comida, ropas,medicamentos y anestsicos. Los ejrcitos ingls, francs, japons, italiano y americano desembarcaron en

    Murmansk y Arkangelsk por el Norte, en Vladisvostok en Extremo Oriente, en Batun y Odesa por el sur.Apoyaban a las tropas zarista de Denikine, Koltchak, Judenitke y de Wrangel que operaban sobre elconjunto del territorio. Las tropas de antiguos prisioneros checoslovacos controlaban la mayor parte deSiberia. Los ejrcitos alemanes y polacos asolaban la parte occidental y ocupaban Ucrania.

    Desde 1918 a 1921, esta guerra civil cost 9 millones de muertos, esencialmente vctimas delhambre. Estos 9 millones de muertos fueron debidos a las intervencionistas occidentales. Pero,prfidamente, la derecha los clasific bajo la rbrica de "vctimas del bolchevismo".

    Parece como un milagro que el Partido bolchevique -que slo contaba con 33.000 miembros en1917- haya conseguido movilizar a fuerzas populares de una amplitud tal que consiguieron derrotar a lasfuerzas coligadas de la burguesa, del antiguo rgimen zarista, apoyados por los "socialistas" y reforzadospor los ejrcitos intervencionistas extranjeros. Es decir que sin una movilizacin exhaustiva de las masascampesinas y obreras y sin su tenacidad y su voluntad feroz de libertad, los bolcheviques jams hubiesen

    conseguido la victoria final.Hay que subrayar que desde el principio de la guerra civil, los mencheviques denunciaron a la"dictadura bolchevique", al "rgimen arbitrario y terrorista", a la "nueva aristocracia" bolchevique.Estamos hablando de 1918 y an no hay "stalinismo" en el aire!, "la dictadura de una nueva aristocracia":es en estos trminos como la socialdemocracia calific, desde el principio, al rgimen socialista que Leninacababa de instaurar. Plejnov desarroll la base terica que sostena esta acusacin, afirmando que losbolcheviques han puesto en obra una poltica "objetivamente reaccionaria", marchando contra la historia,una utopa reaccionaria consistente en introducir el socialismo en un pas que no estaba maduro. Plejnovhablaba del "anarquismo campesino" tradicional. Pero, cuando la intervencin extranjera se desarroll,Plejnov fue uno de los pocos dirigentes mencheviques que se opusieron a ella. (32)

    La conjuncin de los dirigentes socialistas con la burguesa se basada en dos argumentos. Elprimero: es imposible "imponer" el socialismo en un pas atrasado. El segundo: ya que los bolcheviquesquieren, a pesar de esto, imponer por la "fuerza" el socialismo, traern la tirana y la dictadura yconstituirn una nueva aristocracia por encima de las masas.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    15/164

    http://www.pcoe.net

    15

    Estos ltimos "anlisis" hechos por los contrarrevolucionarios socialdemcratas, luchando con lasarmas en la mano contra el socialismo, vale la pena que los desarrollemos: pues, estos ataquescalumniosos contra el leninismo sern ms tarde simplemente aplicados... contra el "stalinismo".

    Stalin durante la guerra civil

    Estudiemos un instante el papel jugado por Stalin en el curso de la guerra civil. Numerosaspublicaciones burguesas colocan a Trotski, como el "creador y organizador del Ejrcito Rojo", en pie deigualdad con Lenin, como los dos artesanos de la victoria militar de los bolcheviques. La aportacin deStalin al combate contra los ejrcitos blancos, es muy a menudo olvidada. Y no obstante, en el curso de losaos 1918-20, Stalin dirigi personalmente el combate militar sobre muchos frentes decisivos. Laintervencin de Zinoviev, de Kamenev o de Bujarin fue nula respecto al terreno militar.

    En noviembre de 1917, el Comit Central cre un comit restringido para los asuntos urgentescompuesto por Lenin, Stalin, Sverlov y Trotski. Pestovski, el adjunto de Stalin, escribi: "En el curso de la

    jornada, Lenin llamaba a Stalin muchas veces. Stalin pasaba la mayor parte de la jornada con Lenin." (37)Cuando las negociaciones de paz con Alemania, en diciembre de 1917, Lenin y Stalin, con el fin de

    salvar, costara lo que costara al poder sovitico, insistan en aceptar las condiciones humillantespropuestas por los alemanes. Estimaban que el ejrcito ruso, de todas las formas, era incapaz de luchar.Bujarin y Trotski queran rehusar las condiciones y declarar la "guerra revolucionaria". Para Lenin, esto eracaer en la trampa de la burguesa que predicaba el ultra-nacionalismo con el fin de hacer caer al poderbolchevique. Durante las negociaciones con los alemanes, Trotski declar: "Nos retiramos de la guerra,pero nos negamos a firmar el tratado de paz...."

    Stalin afirmaba que no haban ninguna seal de una revolucin inminente en Alemania y que elgesto espectacular de Trotski no era poltico. Los alemanes reiniciaron efectivamente la ofensiva y losbolcheviques no tuvieron mas remedio que firmar otras condiciones de paz an peores. En este asunto, elPartido haba rozado la catstrofe. (34)

    En enero de 1918, el general zarista Alexeiev levant un ejrcito de voluntarios en Ucrania y en laregin del Don. En febrero, el ejrcito alemn ocup Ucrania para "garantizar su independencia". En mayode 1918, 30.000 soldados checoslovacos ocuparon una gran parte de Siberia. En el curso del verano, bajoel impulso de Winston Churchill, Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Italia y Japn intervinieron

    militarmente contra los bolcheviques. Desde marzo de 1918, Trotski era Comisario del Pueblo para laDefensa. Su tarea era la de formar un nuevo ejrcito de obreros y campesinos, encuadrada por 40.000oficiales del antiguo rgimen zarista. (35)

    En junio de 1918, el Cucaso Norte, nica regin cerealista importante en manos de losbolcheviques, fue amenazada por el ejrcito de Krasnov. Stalin fue enviado Tsaristin, la futura Stalingrado,para asegurar el avituallamiento de cereales y se encontr con un caos general. "Yo mismo, sinformalismos, tuve que dar caza a estos comandantes del ejrcito y a sus comisarios que estn a punto dearruinar la situacin", escribi a Lenin reclamndole la autoridad militar sobre la regin.

    El 19 de julio, Stalin fue nombrado presidente del Consejo de Guerra del Frente Sur. Ms tarde,Stalin entr en conflicto con el antiguo general de artillera zarista Sytin, que Trotski haba nombradocomandante del Frente Sur y con el comandante en jefe Vatsetis (antiguo coronel zarista). Tsaristin fuedefendida con xito (36). Lenin consider las medidas de Stalin en Tsaristin como un modelo a seguir (37).

    En Octubre de 1918, Stalin fue nombrado miembro del Consejo Militar de Ucrania que tena comotarea el derrotar al rgimen de Sporopadsky, instalado por los alemanes.En diciembre, la situacin se deterior gravemente en los Urales a causa del avance de las tropas

    reaccionarias de Koltchak. Stalin fue enviado con plenos poderes para poner fin al estado catastrfico delTercer Ejrcito y para depurarlo de los comisarios incapaces. En su encuesta en el mismo lugar, Stalincritic la poltica de Trotski y de Vatsetis. En el VIII Congreso en marzo de 1919, Trotski fue criticado pormuchos delegados por sus "actitudes dictatoriales", su "adoracin por los especialistas militares" y sus"torrentes de telegramas mal concebidos". (38)

    En mayo de 1919, Stalin fue de nuevo enviado con plenos poderes para organizar la defensa dePetrogrado contra el ejrcito de Judenitch. El 4 de junio, Stalin envi un telegrama a Lenin, en el queafirmaba -sobre la base de documentos recogidos- que numerosos oficiales superiores del Ejrcito Rojo,trabajaban en secreto para los ejrcitos blancos (39).

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    16/164

    http://www.pcoe.net

    16

    Sobre el Frente del Este, un grave conflicto estall entre su comandante, S. Kamenev y elcomandante en jefe, Vatsetis. El Comit Central apoy finalmente al primero y Trotski entreg su dimisin,que fue rechazada. Vatsetis fue detenido para investigarlo. (40)

    En agosto de 1919, el ejrcito blanco de Denikin avanz sobre el Don, en Ucrania y en Rusia delSur, progresando en direccin a Mosc. Desde octubre de 1919 a marzo de 1920, Stalin dirigi el frenteSur y par en seco a Denikin. (41)

    En mayo de 1920, Stalin fue enviado al frente sur-oeste, en donde los ejrcitos polacos amenazabanla ciudad de Lvov en Ucrania, y las tropas de Wrangel la Crimea. Los polacos haban ocupado una granparte de Ucrania, incluido Kiev. Sobre el frente occidental, Tujachevski contraataca, haciendo retroceder alos agresores y los persigui hasta cerca de Varsovia. Lenin esperaba ganar la guerra contra la Poloniareaccionaria y fue formado un gobierno sovitico polaco provisional. Stalin puso en guardia sobre estaoperacin: "Los conflictos de clase no han alcanzado an la fuerza para romper el sentido de la unidadnacional polaca" (42).

    Mal coordinadas, recibiendo rdenes contradictorias, las tropas de Tujachevski sufrieron un contra-ataque polaco sobre el flanco no protegido y fueron derrotados. En el mismo momento, Stalin tuvo queconcentrar el grueso de sus fuerzas contra Wrangel que haba ocupado los territorios del norte del mar deAzov y amenazaba con unirse con los anticomunistas del Don (43). Los ejrcitos blancos de Wrangel fueronexterminados antes de fines del ao 1920. (44)

    En noviembre de 1919, Stalin y Trotski recibieron por sus xitos militares la Orden de la BanderaRoja, una distincin recin creada. Lenin y el Comit Central estim que los mritos de Stalin, en ladireccin de la lucha armada en los puestos ms difciles, igualaba a los de Trotski que haba organizado ydirigido el Ejrcito Rojo a nivel central. Pero, para hacer destacar mejor su propia grandeza, Trotskiescribi: "Durante toda la duracin de la guerra civil, Stalin qued como una figura de tercer orden". (45)McNeal, que a menudo toma partido contra Stalin, escribi sobre esta nota de Trotsky: "Stalin habaemergido como un jefe poltico y militar cuya contribucin a la victoria roja no era inferior a la de Trotsky.Stalin haba jugado un papel menor que su rival en la organizacin general del Ejrcito Rojo, pero, habasido ms importante dirigiendo los frentes cruciales. Si su reputacin como hroe estaba bastante detrsde la de Trotsky, no era en razn del mrito objetivo de este ltimo, sino a la falta de auto-publicidad delpropio Stalin." (47)

    El individualismo a ultranza de Trotsky, su menosprecio ostentoso por todos los cuadros

    bolcheviques, su estilo de direccin autoritario y su gusto por la disciplina militar espantaban a muchoscuadros del Partido. Pues estimaban que Trotsky podra jugar el papel de Napolen Bonaparte, realizar unGolpe de Estado e instaurar un rgimen autoritario contrarrevolucionario.

    El "testamento" de Lenin

    Si Trotsky haba conocido su breve hora de gloria en 1919 en el curso de la guerra civil, esincontestable que entre 1921-1923 Stalin era ya la segunda personalidad del Partido, despus de Lenin.

    Desde el VIII Congreso en 1919, Stalin era miembro del Bur Poltico, al lado de Lenin, Kamenev,

    Trotsky y Krestinski. Esta composicin sigui hasta 1921. Stalin fue igualmente miembro del Bur deorganizacin, compuesto tambin por cinco miembros del Comit Central (48). Desde que en el XICongreso, en 1922, Preobrazenski criticara el hecho de que Stalin dirigiera al mismo tiempo el Comisariadode las Nacionalidades y la Inspeccin Obrera y Campesina (encargada del controlar a todo el aparato delEstado), Lenin le respondi: "Nos hace falta un hombre que no importa que representante de lasnacionalidades pueda ir a encontrarlo para razonar en detalle lo que pasa. Preobrazenski no podraproponer a otra candidatura mejor que la de Stalin. Y pasa la mismo sobre la Inspeccin Obrera yCampesina. Es un trabajo gigantesco. Y hace falta la cabeza de hombre que tenga autoridad, de locontrario vamos a meternos en un atolladero" (49).

    El 23 de abril de 1922, sobre la propuesta de Lenin, Stalin fue nombrado jefe del Secretariado ySecretario General (50). Stalin fue el nico dirigente que formaba parte al mismo tiempo del ComitCentral, del Bur Poltico, del Bur de Organizacin y del Secretariado del Partido bolchevique.

    Lenin haba sufrido un primer ataque de parlisis en mayo de 1922. El 16 de diciembre de 1922,tuvo un nuevo ataque grave. Los mdicos saban que no volvera a recuperarse.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    17/164

    http://www.pcoe.net

    17

    El 24 de diciembre, los mdicos les dijeron a Stalin, Kamanev y Bujarin, representantes del Burpoltico, que toda controversia poltica podra provocar un nuevo ataque, fatal esta vez. Decidieron queLenin "tena derecho a dictar cada da durante de 5 a 10 minutos. No poda recibir a visitantes polticos.Sus amigos y los que le rodeaban no podan informarle de los asuntos polticos". (51)

    El Bur poltico haba encargado a Stalin de las relaciones con Lenin y con sus mdicos. Era unatarea ingrata ya que Lenin no poda dejar de sentirse frustrado al ms alto grado en razn de su parlisis yde su alejamiento de los asuntos polticos. Su irritacin deba necesariamente recaer contra el hombreencargado de tener los contactos con l. Ian Gray escribe: "En el diario redactado por las secretarias deLenin han tomado nota, desde el 21 de noviembre al 6 de marzo de 1924, da tras da, de los detalles de sutrabajo, de las visitas, de la salud y, despus del 13 de diciembre, las menores acciones. Lenin, con lapierna y el brazo paralizados, tena que quedarse en cama, alejado de los asuntos gubernamentales y, dehecho, del mundo exterior. Los mdicos prohibieron que se le molestara. Incapaz de renunciar a suscostumbres del poder, Lenin luchaba por obtener los informes que quera. Se apoyaba para ello en suesposa, Krupskaa, su hermana Mara Ilyichna y en sus tres o cuatro secretarias." (52)

    Habituado a dirigir todos los aspectos esenciales de la vida del Partido y del Estado, Lenin intentdesesperadamente intervenir en los debates en los que fsicamente, no poda ya controlar todos loselementos. Los mdicos le prohibieron todo trabajo poltico, lo que le irritaba muchsimo. Sintiendo su finprximo, Lenin quiso poner al da las cuestiones que juzgaba esenciales pero que ya no poda dominar. El

    Bur Poltico le prohibi todo trabajo poltico, pero su mujer se esforzaba por procurarse los documentosque l le peda. Todo mdico conocedor de tales condiciones dir que en estas situaciones se producenconflictos psicolgicos y personales, muy penosos e inevitables.

    Hacia fines de diciembre de 1922, Krupskaa haba escrito una carta que Lenin le dict. Stalin larega por telfono, y ella se fue a quejar a Lenin y a Kamanev. "Se mejor que los mdicos lo que se lepuede decir o no decir a Ilych, porque se lo que le trastorna y lo que no lo trastorna y de todas formas, lose mejor que Stalin" (53).

    A propsito de este perodo, Trotski escribe: "A mitad de diciembre de 1922, la salud de Leninempeor de nuevo. Stalin actu enseguida para sacar provecho de la situacin ocultando a Lenin una granparte de las informaciones centralizadas del secretariado del Partido. Se esforzaba por aislarlo. Krupskaahaca todo lo posible por defender al enfermo contra sus maniobras hostiles". (54)

    Son palabras incalificables, dignas de un intrigante. Los mdicos haban prohibido que Lenin

    recibiese informes y he aqu que Trotsky acusa a Stalin de realizar "maniobras hostiles" contra Lenin y de"esconderle informaciones"!Fue en estas circunstancias cuando, del 23 a 25 de diciembre de 1922, fue dictado, lo que los

    enemigos del comunismo llaman Testamento de Lenin. Notas seguidas de un post-scriptum fechado el 5de enero de 1923. Los autores burgueses le dan una gran importancia a este pretendido "testamento"acompaado de elogios hacia Trotsky. Henri Bernard, profesor emrito de la Escuela Real Militar de Blgica,escribe: "Trotsky deba suceder normalmente a Lenin. Lenin pensaba en l como su sucesor, porque Stalinera demasiado brutal." (55)

    El trotskista americano Max Eastman public en 1925 el "testamento" acompaado de sus propioselogios para con Trotsky. En esta poca, Trotsky se vi obligado a publicar una puesta a punto en la revistaBOLCHEVIKen donde deca: "Eastman afirma que el Comit Central ha ocultado el pretendido "testamento"al Partido; slo se le puede llamar a esto una calumnia contra el Comit Central de nuestro Partido. (...)

    Vladimir Ilich no ha dejado ningn "testamento" y el propio carcter de sus relaciones con el Partido, ascomo el carcter del Partido en s mismo, excluye toda idea de "testamento". Generalmente, la prensa delos emigrados, junto a la extranjera burguesa y menchevique le designan todos con ese nombre,deformndolas hasta el punto de dejar irreconocibles, unas cartas de Vladimir Ilyich que contienen consejosde orden organizacional. El XIII Congreso del Partido las ha tratado con la mayor atencin. Todo elchismorreo segn el cual se ha ocultado o rechazado un Testamento son invenciones malvolas". (56)

    Algunos aos ms tarde, este mismo Trotsky, en su autobiografa, lanzar gritos de indignacin apropsito del Testamento de Lenin que se le ha ocultado al Partido! (57)

    Volvamos sobre las famosas notas que Lenin dict entre el 23 de diciembre de 1922 al 5 de enerode 1923. Lenin propone ampliar el Comit Central "hasta un centenar de miembros": "Es necesario paraacrecentar la autoridad del Comit Central y para mejorar seriamente nuestro aparato, as como paraimpedir que los conflictos de ciertos pequeos grupos del Comit Central logren alcanzar mayorimportancia. Nuestro Partido puede pedirle perfectamente un Comit Central de 50 a 100 miembros, a laclase obrera." Se trata de "medidas a tomar contra la escisin": "El punto esencial en el problema de la

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    18/164

    http://www.pcoe.net

    18

    cohesin, es la existencia de miembros del Comit Central como Stalin y Trotsky. Las relaciones entre ellosconstituyen, segn mi parecer, el principal peligro de escisin."

    He aqu la parte "terica": este texto es de una inconsistencia asombrosa, manifiestamente dictadapor un hombre enfermo y disminuido por ello. Porqu 50 o 100 obreros aadidos al Comit Centralpueden "acrecentar su autoridad" o disminuir el peligro de escisin? No hablando nada sobre susconcepciones polticas, ni de las del Partido, sobre Stalin y Trotsky, Lenin afirma que slo losenfrentamientos personales entre los dos dirigentes es lo que amenaza la unidad. Despus Lenin emite"juicios" sobre los cinco dirigentes principales del Partido. Citemos esto ntegramente: "El camarada Stalin,cuando ha llegado a ser secretario general, ha concentrado entre sus manos un poder inmenso y no estoyseguro de que siempre sepa utilizarlo con demasiada prudencia. Por otra parte, el camarada Trotski, comolo ha demostrado su lucha contra el Comit Central en las cuestiones del Comisariado del pueblo de las vasde comunicacin, no se ha distinguido nicamente por sus dotes relevantes. Puede ser el hombre mscapaz del actual Comit Central, pero es muy engredo y se deja llevar demasiado por un apasionamientoexagerado por el lado puramente administrativo de las cosas. Estas dos cualidades de los dos jefeseminentes del actual Comit Central actual, pueden conducir incidentalmente a la divisin (...)"

    "Recordar slo que el episodio de Octubre de Zinoviev y Kamenev no fue naturalmente unacasualidad, pero de eso se les puede culpar personalmente tanto como a Trotski de no ser bolcheviques.

    Bujarin no es slo un valiossimo y notable terico del partido, sino que, adems, se le considera

    legtimamente el favorito de todo el Partido; pero sus concepciones tericas slo pueden calificarse denetamente marxistas, con muchas dudas, pues hay en l algo de escolstico (jams ha estudiado y creoque jams ha comprendido la dialctica)."

    Remarquemos en primer lugar que el primer dirigente en ser nombrado por Lenin fue Stalin, "eseemprico destinado a jugar papeles de segundo y tercer orden", como le llamaba Trotski. (58) Trotski dirde l mismo que: "El sentido del Testamento es la creacin de condiciones que me habran dado laposibilidad de reemplazar a Lenin, de ser su sucesor" (59).

    No obstante, nada de eso figura en las notas de Lenin, Grey dice con justeza: "Stalin emerga con lamayor claridad. No haba hecho nada por ensuciar su papel poltico. El nico punto interrogante era: Podrdar pruebas de buen juicio en el ejercicio de sus amplios poderes concentrados en sus manos?". (60)

    En lo que concierne a Trotsky, Lenin anota cuatro grandes defectos: tiene tendencias norevolucionarias, como demostr en la lucha contra el Comit Central en el asunto de la "militarizacin del

    sindicato"; tiene un engreimiento exagerado de s mismo; aborda los problemas de forma burocrtica y suanti-bolchevismo no es un hecho accidental.Sobre Zinoviev y Kamenev, la nica cosa que Lenin retiene es su traicin en el momento en que la

    insurreccin no era ya una casualidad.Bujarin es un gran terico... pero, sus ideas no son claramente marxistas, sino ms bien

    escolsticas y no dialcticas!Lenin dict estas notas con la intencin de evitar una escisin en la direccin. No obstante, sus

    propsitos al dirigirse a estos dirigentes, ms bien dan la sensacin de ser hechos para minar sus prestigiosy para desavenirlos.

    Mientras dictaba estas notas, "Lenin se senta mal", escribi Foteva, su secretaria "y los mdicos seopusieron a las entrevistas de Lenin con su estengrafa". (61) Diez das ms tarde, Lenin dict un"complemento" que haca referencia a la reprimenda que Stalin haba dado a Krupskaa doce das antes:

    "Stalin es demasiado brutal y este defecto perfectamente tolerable en nuestro medios y entre nuestrasrelaciones, como comunistas, no puede serlo ya en su funcin de secretario general. Propongo pues, a loscamaradas el estudiar un mtodo para destituir a Stalin de su responsabilidad y nombrar en su puesto aotra persona que aventaje en una sola cosa al camarada Stalin, la de ser ms tolerante, ms leal, mscorts, y ms atento hacia los camaradas, de humor menos caprichoso, etc. Estos rasgos pueden parecerun slo y nfimo detalle. Pero, a mi parecer, para preservarnos de la escisin y teniendo en cuenta lo queya os he escrito ms arriba sobre los roces de Stalin y Trotski, no es un simple detalle, o bien es uno quepuede tomar una importancia decisiva."

    Gravemente enfermo, medio paralizado, Lenin dependa cada vez ms de su mujer. Algunaspalabras demasiado rudas de Stalin a Krupskaa la llevaron a pedir la dimisin del secretario general. parareemplazarlo por quin? Por un hombre que tenga todas las cualidades de Stalin y "un sola ventaja" dems: ser ms tolerante, amable y atento! Sale claramente del texto el que Lenin no pensaba ni muchomenos en Trotski. En quin entonces? En nadie...

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    19/164

    http://www.pcoe.net

    19

    La "brutalidad" de Stalin es "perfectamente tolerable entre comunistas"... pero no lo es "en susfunciones de secretario general". No obstante, en la poca, el secretario general se ocupaba esencialmentede las cuestiones de organizacin interna del Partido!

    En febrero de 1923, "el estado de Lenin haba empeorado, sufriendo fuertes dolores de cabeza. Losmdicos le haba prohibido categricamente la lectura de los diarios, las visitas y las informacionespolticas. Vladimir Iliyich peda que le rindieran cuentas del X Congreso de los Soviets. No se las pasaron yesto le produjo un gran disgusto." (62) Al parecer Krupskaa intent hacerse con los documentos que Leninpeda. Dimitrievsky aporta un nuevo incidente entre ella y Stalin. "Como Krupskaa le telefone otra vezpara obtener de l algunas informaciones, Stalin le respondi en un lenguaje ultrajante. Krupskaa,llorando, fue inmediatamente a quejarse a Lenin. Y ste, cuyos nervios estaban tendidos hasta el ms altogrado, no se pudo contener ms." (63)

    El 5 de marzo, Lenin dict otra nota: "Respetado camarada Stalin: Ha tenido usted la rudeza dellamar a mi mujer para reprenderla. No tengo la intencin de olvidar tan rpidamente lo que ha hechocontra m, y es intil el subrayar que considero lo que ha hecho contra mi mujer como hecho contra m. Poresta razn, pido que pensis seriamente si aceptis el retirar lo que habis dicho y presentarle vuestrasexcusas, o si lo que queris es que rompemos las relaciones entre nosotros. LENIN" (64).

    Es muy penoso el leer esta carta privada de un hombre que est fsicamente en su final. Krupskaamisma pidi a la secretaria el no trasmitir esta nota contra Stalin. (65) No obstante estas fueron las ltimas

    lneas que Lenin pudo dictar: al da siguiente, tuvo una agravacin de su enfermedad y ya no fue capaz derealizar ningn trabajo en el resto de su vida. (66)

    Que Trotski se vea necesitado de explotar las palabras de un enfermo al borde de la parlisis total,muestra bien la fisonoma moral de este individuo. En efecto, fue un verdadero falsario. Trotski presenteste texto como la prueba final de que Lenin lo haba elegido a l como su sucesor! Y tambin escribi:"Esta nota, el ltimo texto de Lenin, es al mismo tiempo la ruptura definitiva de sus relaciones con Stalin."(67)

    Aos ms tarde, en 1927, la oposicin unificada de Trotski, Zinoviev y Kamenev intent nuevamenteutilizar el "testamento" contra la direccin del Partido. En una declaracin pblica, Stalin, pudo decirentonces esto: "Los oponentes han levantado aqu un clamor y han pretendido que el Comit Central delPartido ha "ocultado" el Testamento de Lenin. Esta cuestin ha sido tratada muchas veces en los ltimosplenos del Comit Central y de la Comisin Central de control (una voz: "Millares de veces!"). Ha sido

    probado y otra vez probado que nadie lo ha ocultado, que este "testamento" de Lenin fue mandado al XIIICongreso, que este Testamento fue ledo en el Congreso (Una voz "Absolutamente!) y que el Partidodecidi por unanimidad el no publicarlo, entre otras cosas porque el mismo Lenin ni lo pidi, ni lo dese.""Se dice que en este "Testamento" Lenin propuso que se discuta, en vista de lo "grosero" de Stalin, si no sepodra reemplazar, como secretario general, por otro camarada. Esto es del todo exacto. S, camaradas,soy grosero hacia aquellos que rompen o dividen al Partido de forma grosera y traidora. Ya, desde laprimera sesin del pleno del Comit Central, despus del XIII Congreso, peda que el pleno me descargarade la funcin de secretario general. El propio Congreso haba tratado esta cuestin. Cada delegacin tratla cuestin y todas las delegaciones, entre ellas las delegaciones de Trotski, Zinoviev y Kamenev obligarona Stalin a quedarse en su puesto. Un ao ms tarde, dirig otra peticin al pleno para desmarcarme de mifuncin, pero se me oblig de nuevo a quedarme en mi puesto." (68)

    Como si todas estas intrigas sobre el "testamento" no fueran suficientes, Trotski no dud, al fin de

    su vida, en acusar a Stalin de haber asesinado a Lenin! Para apuntalar esta revelacin incalificable, avanzun solo y nico argumento "su firme conviccin"! En su libro "Stalin", Trotski escribe: "Cual fue el papelreal de Stalin en el tiempo de la enfermedad de Lenin? el "discpulo" no hizo nada para adelantar lamuerte de su "maestro"? (...) "Slo la muerte de Lenin podra dejar la va libre para Stalin. (...) Estoyfirmemente convencido de que no poda esperarse, ya que su destino estaba en juego" (69)

    Seguro que Trotski no nos puede dar ninguna prueba para apoyar esta acusacin, pero no obstante,nos seala cmo esta idea le ha llegado... "A fines de febrero del 1923, en una reunin del Bur poltico,Stalin nos inform que Lenin le haba pedido a menudo que le llevara veneno. Pues consideraba su estadodesesperado, prevea un nuevo ataque, no tena confianza en sus mdicos. Sus sufrimientos eranintolerables."

    En esta poca, escuchando estos comunicados de Stalin, Trotski consigue desenmascarar al futuroasesino de Lenin! Y escribe: "La expresin de la cara de Stalin me pareci extraordinariamente enigmtica.Una sonrisa malsana errante sobre su cara como sobre una mscara." Sigamos pues al Clouseau-Trotski ensus pesquisas. Nos enteramos de esto: "Por qu Lenin, que ya en este momento desconfiaba

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    20/164

    http://www.pcoe.net

    20

    extremadamente de Stalin, se dirigi a l para una tal demanda? Lenin vea en Stalin al nico hombrecapaz de entregarle el veneno porque tena un inters directo para hacerlo. Conoca los sentimientos realesde Stalin respecto a l." (70)

    Intentad escribir, con este gnero de argumentos, un libro acusando al prncipe Alberto de haberenvenenado al rey Baldouin de Blgica: "Tena un inters directo en hacerlo". Y seris condenado a lacrcel. Trotski, l si que puede permitirse bajezas incalificables para calumniar al principal jefe comunista, ytoda la burguesa lo felicita por "su lucha implacable contra Stalin"! (71)

    Mientras tanto prosigamos con el punto de rgano de las pesquisas criminales del sabueso, deldetective Trotski: "Imagino que las cosas pararon poco ms o menos as. Lenin le pide el veneno a fines defebrero de 1923. Hacia el invierno, el estado de Lenin comenz a mejorarse lentamente. El uso de lapalabra le vuelve. Stalin quera el poder. El final estaba prximo, pero el peligro emanado de Lenin estabams prximo an. Stalin duda si tomar la resolucin que era imperativa de hacer sin esperar. Si Stalin leenvi el veneno a Lenin despus de que los mdicos haban dejado entender a media voz que no habaesperanzas, o si l tena otros recursos o medios ms directos, lo ignoro." (72)

    Hasta las mentiras de Trotski estn mal concebidas: pues, si no haba ninguna esperanza, por quStalin tena que "envenenar" a Lenin?

    Del 6 de marzo de 1923 hasta su muerte, Lenin estuvo prcticamente paraltico y privado de lapalabra. Su mujer, su hermana y sus secretarias estaban a su cabecera constantemente. Lenin no poda

    tomarse ningn veneno sin que ellas lo supiesen. Los boletines mdicos de este perodo explicanperfectamente que la muerte de Lenin era inexorable.

    La forma con que Trotski ha fabricado sus acusaciones contra "el asesino Stalin", as como lamanera con que utiliza el pretendido "testamento" desacreditan completamente toda su convulsin contraStalin.

  • 7/30/2019 Otra visin sobre Stalin.

    21/164

    http://www.pcoe.net

    21

    CAPITULO II

    La construccin del

    socialismo en un solo pasEntre los perodos de Lenin y de Stalin, se situ el gran debate sobre la construccin del socialismo

    en la URSS. Despus de la derrota de los intervencionistas extranjeros y de los ejrcitos reaccionarios, elpoder de la clase obrera, apoyndose en los campesinos pobres y medios, estaba firmemente establecido.

    La dictadura del proletariado venci poltica y militarmente a sus adversarios. Pero, sera capaz deconstruir el socialismo? El pas estaba "maduro" para el socialismo? El socialismo es posible en un pasretrasado y arruinado?

    Lenin subray que despus de la victoria de