Manual de doctrina conjunta de las ffaa

download Manual de doctrina conjunta de las ffaa

of 354

  • date post

    04-Jul-2015
  • Category

    Science

  • view

    754
  • download

    12

Embed Size (px)

description

Ciencias militares

Transcript of Manual de doctrina conjunta de las ffaa

  • 1. 1 REFORMA Y MODERNIZACIN DE LAS FUERZAS ARMADAS I LAS FUERZAS ARMADAS DOMINICANAS L as Fuerzas Armadas dominicanas nacen con la De- claracin de Independencia Nacional constituyn- dose en un resultado inequvoco de nuestras luchas emancipadoras. En efecto, la primera Constitucin domini- cana, promulgada el 6 de noviembre de 1844, a unos meses del nacimiento de la Repblica, estableca en su Ttulo VIII, que la fuerza armada es la defensora del Estado, tanto contra las agresiones externas, como contra las conmo- ciones internas, y la custodia de las libertades pblicas, lo cual deja claramente establecido que desde el principio, el le- gislador concibi la creacin de una fuerza armada con misio- nes y responsabilidades definidas, compuesta por un Ejrcito de tierra, unaArmada Nacional y la Guardia Cvica. Desde entonces qued establecido que la Fuerza Armada es esencialmente obediente y pasiva y que ningn cuer- po de la misma, poda deliberar.

2. 2 MANUAL DE DOCTRINA CONJUNTA DE LAS FUERZAS ARMADAS Para apuntalar este texto constitucional, el 29 de noviembre de ese ao, el Poder Ejecutivo emiti el Decreto No. 23, en el que se estableca que la Fuerza Armada Nacional estaba compuesta por la totalidad de los dominicanos que fueren llamados a conformar el Ejrcito Permanente, en virtud de dicho decreto. 1.1. EL EJRCITO NACIONAL El Ejrcito Nacional es denominado como tal a partir de la Ley No. 928, del 17 de mayo de 1928, Sin embargo, ese componente terrestre, definido como Ejrcito de Tierra en la Constitucin de 1844, naci prcticamente con la Rep- blica, reflejado en las acciones militares desarrolladas por los patriotas la noche memorable del 27 de febrero, enca- bezados por el trabucazo del prcer Matas Ramn Mella. Los integrantes de ese primer ejrcito provenan de las unidades haitianas conocidas como los Regimientos 31, 32 y 33, que funcionaban en Santo Domingo, los dos primeros, y en Santiago, el tercero y que estaban com- puestos en su gran mayora por dominicanos, as como de las diferentes dotaciones de la Guardia Cvica, que funcionaban en las provincias, en cuyo cuerpo ingres e hizo carrera el Patricio Juan Pablo Duarte y Diez. Por estas razones de peso, al Ejrcito Nacional se le consi- dera como precursor de las actuales Fuerzas Armadas, pues como ya se ha establecido, naci con el proceso prodigioso que dio como fruto la Independencia Nacio- 3. 3 REFORMA Y MODERNIZACIN DE LAS FUERZAS ARMADAS nal y la consolidacin de la Repblica Dominicana en Estado libre, independiente y soberano. La respuesta blica protagonizada por nuestro pueblo en armas desde el ao 1844 al 1856, no es el resultado de un hecho aislado ni mucho menos improvisado. Es la expre- sin cualitativa de ms de 300 aos defendiendo el suelo patrio de las agresiones extranjeras. Del valor viril de Las Cincuentenas; de la sangre redentora de La Limonade; de la esplendente victoria criolla en Palo Hincado y de la sacrosanta jornada patritica que culmina con la expulsin del invasor haitiano, nuestras tropas se corporizan con uni- dad de mando y conciencia de su protagonismo histrico, militar y social. De ah vemos cmo se va conformando una aptitud guerre- ra muy propia de nuestras realidades geogrficas, sociales y econmicas, que ya para la Primera Repblica se puede resumir en los rudimentos de una tcnica militar criolla, que va a constituir por sus caractersticas, la zapata de una doc- trina militar defensiva que con el tiempo va a sobrepasar nuestras fronteras, para imponerse como instrumento id- neo de libertadores, como lo denuncia la aparicin y aplica- cin de la tctica del machete en el rea caribea y centro- americana, donde el caso cubano es de por si extremadamente elocuente. Los resonantes triunfos de Azua y Santiago, los das 19 y 30 de Marzo de 1844 respectivamente, fueron pues un re- flejo de la aptitud y capacidad militar de los dominicanos, 4. 4 MANUAL DE DOCTRINA CONJUNTA DE LAS FUERZAS ARMADAS quienes contaron con la asesora de militares expertos de otras nacionalidades, principalmente de Francia, los que pre- firieron acogerse al manto de la nueva nacin, antes que verse sometidos al yugo de sus antiguos esclavos. No obstante la afanosa actividad militar posterior a la pro- clamacin de la Independencia Nacional, se ha acogido el 29 de noviembre para celebrar el aniversario del Ejrcito Nacional, a propsito de la emisin del Decreto No. 23 de esa fecha de 1844, citado anteriormente. El 14 de diciembre del mismo ao se formaron el 1ro. y 2do. Regimientos Dominicanos, compuestos de veteranos de la recin finalizada campaa, cuyas fuerzas actuaran en forma rotativa para sustituir las tropas del Ejrcito Expedi- cionario del Sur, bajo el mando del General de Brigada An- tonio Duverg y el de las fronteras del Norte, comandado por el General de Divisin Francisco A. Salcedo. Se crearon adems varias unidades distribuidas en diferen- tes partes del pas: El Batalln Ocoa, en Ban, integrado por veteranos de la regin y compuesto por dos Compa- as de Fusileros, una de Cazadores y otra de Granaderos; el Batalln Nigua, en San Cristbal; el Regimiento Seibano, formado con las tropas de El Seibo, de Hato Mayor y un Batalln con asiento en Higey. Para el ao 1845, los regimientos de Santo Domingo son denominados: No. 1, Dominicano y No. 2, Ozama; en San- 5. 5 REFORMA Y MODERNIZACIN DE LAS FUERZAS ARMADAS tiago de los Caballeros se crea el 3er. Regimiento; en Azua, el BatallnAzuano; en San Juan de la Maguana, el San Juan y la Compaa de Los Llanos; en la Vega, un Regimiento de Infantera, una Brigada menor de Artillera y un Escuadrn de Caballera; Brigadas de Artillera en Santiago, la Capital y Puerto Plata. Mediante el Decreto No. 61 de fecha 15 de julio de 1845, se establece una especie de primera Ley Orgnica, que conta- ba de 43 artculos y derogaba el Decreto No. 23. En el mismo se estableca la composicin, el uso de uniformes, banderas y estandartes; disposicin sobre el empleo y ma- nejo de los armamentos (instruccin del can para los arti- lleros, fusil y sable para la infantera y lanza para la caballe- ra), tanto del Ejrcito Permanente como de la Guardia Cvica Nacional. La infantera estaba organizada en regimientos, compues- tos por dos batallones y estos a su vez, por seis compa- as, con un efectivo de 63 hombres; el estado mayor del regimiento estaba compuesto por 8 hombres y el del bata- lln, de 4 hombres. La artillera estaba organizada en briga- das y medias brigadas, compuestas por cuatro y dos com- paas respectivamente, con un efectivo de 53 hombres; el estado mayor de la brigada estaba integrado por 8 hombres y el de la media brigada, por 4 hombres. La caballera esta- ba organizada en escuadrones, compuestos por compa- as, con un efectivo de 53 hombres; el estado mayor del escuadrn estaba compuesto por 3 hombres. 6. 6 MANUAL DE DOCTRINA CONJUNTA DE LAS FUERZAS ARMADAS Durante la Primera Repblica, perodo que abarca desde el ao 1844 al 1861, el Ejrcito Dominicano lleg a alcanzar niveles de organizacin y eficiencia de estimable notorie- dad. Como ejemplo de ello bastara resear el hecho de la consecucin y preservacin de la independencia nacional, con la victoria dominicana sobre reiteradas invasiones mili- tares haitianas en el perodo de 12 aos que sigui a la proclamacin de la independencia. Cuatro campaas militares y ms de 15 batallas victoriosas, le dieron a la llamada Guerra de la Separacin los entornos de una gran epopeya nacional, donde las armas dominica- nas slo vieron nublarse momentneamente el sol del triun- fo en las primeras acciones de la campaa de 1849, que sirvieron para que la gloria brillara con resplandor renovado en la monumental Batalla de Las Carreras. El Ejrcito Dominicano posea, adems, una estructura logstica fundamentada en la prioridad blica de la na- cin y una reglamentacin militar eficaz extremadamen- te elaborada. Adems dispona de una burocracia efec- tiva, estructuras de instruccin bsica operativa y una justicia militar rigurosa. En esta organizacin encontra- mos notorias influencias espaolas, aunque en el arma- mento tendramos una diversidad de orgenes, donde por circunstancias histricas predominaban el francs, el espaol y hasta el norteamericano hacia finales de la guerra. 7. 7 REFORMA Y MODERNIZACIN DE LAS FUERZAS ARMADAS La extraccin social de este Ejrcito fue predominantemen- te campesina y ello constituy en principio un grave proble- ma, ya que durante las campaas, la agricultura y la ganade- ra dominicanas quedaron despojadas de mano de obra, llevando la produccin nacional a momentos casi de inacti- vidad total, por lo que en base a una sabia organizacin se dispuso un mtodo de rotacin en la conscripcin, que dejaba fuerzas humanas en la retaguardia para tales fines. En virtud del Decreto No. 664, del 24 de agosto de 1860, se crea la primera academia militar, con capacidad para cin- cuenta alumnos, y sus estudios tendran una duracin de dos aos, distribuidos en seis trimestres. Sin embargo esta iniciativa se vio truncada por la decisin poltica de anexar el pas a Espaa. La Anexin a Espaa en principio, y la Guerra de la Restauracin, posteriormente, produjo una grave ruptura en la organizacin del Ejrcito Dominicano, pero no as en el aspecto doctrinal. La desaparicin de la Repblica y la ocupacin espaola habra de producir tam- bin el desmembramiento del ejrcito para constituirse en una reserva local del Ejrcito Espaol, tras una rigurosa y esme- rada depuracin, en la que no cupieron ni fueron reconoci- dos como tales muchos de los ofciales y soldados del an- tiguo Ejrcito Dominicano, como se le llamara entonces. Sin embargo, en la Guerra de la Restauracin, ante la impo- sibilidad de las fuerzas espaolas de controlar a los insurrectos, habra de operarse en doble sentido la vigen- cia de la doctrina del desaparecido Ejrcito Dominicano, ya 8. 8 MANUAL DE DOCTRINA CONJUNTA DE LAS FUERZAS ARMADAS que por un lado se hizo preciso activar las reservas para defender el Estado espaol y por otro lado, ofciales de ese antiguo cue