Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos

Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos
Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos
Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos
Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos
download Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos

of 4

  • date post

    29-Jun-2015
  • Category

    Education

  • view

    949
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Artículo publicado en Lex Nova · La Revista

Transcript of Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos

  • 1. 20 I N F O R M E n LEX NOVA l a r e v i s t a ellos), la LO 15/2003 instaur defini- tivamente la acusacin particular y abri el camino al endurecimiento de las penas aplicables a los menores in- fractores, camino que ha continuado la LO 8/2006. As, seala la disposi- cin adicional sexta de la LORPM que ... el Gobierno proceder a impulsar las medidas orientadas a sancionar con ms firmeza y eficacia los hechos delictivos cometidos por personas que, aun siendo menores, revistan especial gravedad, tales como los previstos en los artculos 138, 139, 179 y 180 del C- digo Penal . A tal fin, se establecer la posibili- dad de prolongar el tiempo de inter- namiento, su cumplimiento en centros en los que se refuercen las medidas de seguridad impuestas y la posibilidad de su cumplimiento a partir de la ma- yora de edad en centros penitencia- rios. Por eso, la reforma ha querido inci- dir en dos aspectos principalmente: 1. La mayor atencin y reconoci- miento de los derechos de las vc- timas y perjudicados. 2. Y la proporcionalidad entre la respuesta sancionadora y la gra- vedad del hecho cometido. Responsabilidad penal de los menores: Derechos para todos Impunidad. sta es la sensacin que para una parte importante de la sociedad espaola ha provocado la Ley de responsabilidad penal de los menores, y es que el inters superior del menor se ha convertido en muchas ocasiones en algo incompatible con los derechos de las vctimas. Para solucionar sta y otras cuestiones, el pa- sado 5 de diciembre se public la Ley Orgnica 8/2006, que modifica ampliamente la Ley Orgnica 5/2000, de Responsabilidad Penal de los Menores Almudena Domnguez Martn Segn parece, las estadsticas revelan un aumento importante de los delitos cometidos por menores, principal- mente en el mbito patrimonial. Si buscamosrespuestasaestecrecimien- to delictivo, las teoras son variadas, pero una de ellas irrumpe con fuerza: las medidas impuestas a los menores infractores, basadas fundamental- mente en la educacin y el inters del menor, ha provocado tal indefensin en las vctimas que ha pervertido el proceso educativo que pretenda lle- varse a cabo con los menores. En el proyecto de LORPM la vctima quedaba incorporada al sistema a tra- vs de dos mecanismos: mediante el procedimiento de reparacin y con- ciliacin, y a travs de la apertura de una pieza separada donde se ventila- ra la responsabilidad civil. Durante su paso por el Senado, el Proyecto fue modificado para dar cabida a la figura del coadyuvante del Fiscal para los ca- sos de delitos violentos cometidos por jvenes de 16 y 17 aos. Sin embargo, y a raz del fuerte im- pacto meditico que provoc el caso de Sandra Palo (recordemos su brutal asesinato, por el que el Juzgado de Me- nores nmero 5 de Madrid conden a dos de los menores participantes a ocho aos de internamiento y cinco de libertad vigilada, a la vez que im- puso cuatro aos de internamiento y tres de libertad vigilada a otro de

2. I N F O R M E 21 n LEX NOVA l a r e v i s t a Derechos de las vctimas La atencin a vctimas y perjudicados se enmarca dentro de varios mbitos. Uno de ellos es el del derecho a la in- formacin. En este sentido, se esta- blece la instruccin inmediata a las vctimas y perjudicados de las medi- das de asistencia que prev la legisla- cin vigente. Adems, el secretario ju- dicial les comunicar (tanto si se han personado como si no) todas aquellas resoluciones que adopte el Ministerio Fiscal o el Juez de Menores y que pue- dan afectar a sus intereses. Hay que hacer especial mencin al desistimiento de la incoacin del ex- pediente por parte del Ministerio Fis- cal cuando los hechos denunciados constituyan delitos menos graves, sin violencia o intimidacin, o faltas. En este caso, y en virtud de la nueva re- daccin del artculo 18 de la LORPM, se establece la obligacin, hasta ahora inexistente, de comunicar a los ofendi- dos o perjudicados tal desistimiento. Adems, debemos mencionar la obligacin del secretario de notificar por escrito la sentencia a las vctimas, aunque no hayan tomado parte en el expediente. Otro de los aspectos de los que cabe hablar cuando de derechos de las vc- timas se trata, es el de la acusacin particular. El artculo 4 de la LORPM seala que las vctimas y perjudicados tendrn derecho a personarse y ser parte en el expediente que se incoe al efecto. El secretario deber instruirles de su derecho a nombrar abogado y les informar de que, en caso de no perso- narse y no hacer renuncia ni reserva de sus acciones civiles, el Ministerio Fiscal las ejercitar si corresponde. En el mbito de las medidas cautela- res, as como en el de las penas suscep- tibles de ser impuestas a los menores, nos encontramos con una nueva posi- bilidad: que el Juez de Menores pueda imponer medidas de alejamiento. Se tratara de una prohibicin de aproxi- macin o comunicacin con la vctima (o con aquellos de sus familiares que el Juez determine) que impedira al me- nor acercarse a ellos, as como a su do- micilio, a su centro docente, a sus cen- tros de trabajo o a cualquier otro lugar por ellos frecuentado. La prohibicin de comunicacin abarcara cualquier tipo de contacto verbal, visual o escrito, incluyendo los medios informticos o telemticos. Por ltimo, debemos referirnos a la modificacin de la pieza de responsa- bilidad civil, que se tramitar conjunta y simultneamente con el expediente principal, con lo cual se simplifica en gran medida el complicado proceso pre- visto hasta ahora en el artculo 64 de la LORPM: ... Una vez personados los pre- suntos perjudicados y responsables civi- les, el Juez de Menores resolver sobre su condicin de partes, continundose el procedimiento por las reglas generales. 3. 22 I N F O R M E n LEX NOVA l a r e v i s t a La intervencin en el proceso a los efectos de exigencia de responsabili- dad civil se realizar en las condicio- nes que el Juez de Menores seale con el fin de preservar la intimidad del menor y que el conocimiento de los documentos obrantes en los autos se refiera exclusivamente a aquellos que tengan una conexin directa con la ac- cin ejercitada por los mismos. Proporcionalidad entre infraccin y sancin La Ley de Responsabilidad Penal de los Menores tiene una naturaleza formal- mente penal, pero materialmente san- cionadora-educativa, en la que prima el inters del menor. Parte de un princi- pio de responsabilidad, pero se trata de una responsabilidad distinta de la del adulto y que, por tanto, conlleva unas consecuencias jurdicas diferentes. Es por esto por lo que el endurecimiento de la respuesta penal a los delitos co- metidos por los menores supone una reduccin del tratamiento especial, y puede llegar a parecer que se est per- diendo la finalidad educativa de la Ley. Sin embargo, el legislador ha entendi- do que el inters superior del menor es perfectamente compatible con el obje- tivo de pretender una mayor propor- cionalidad entre la respuesta sanciona- dora y la gravedad del hecho cometido. As, en primer lugar, hemos de sea- lar la ampliacin de los supuestos en los que se pueden imponer medidas de internamiento en rgimen cerrado a los menores. Adems de aplicarse en los delitos graves o menos graves cuan- 4. I N F O R M E 23 n LEX NOVA l a r e v i s t a do en su ejecucin se haya empleado violencia o intimidacin, ahora tam- bin puede imponerse cuando los he- chos tipificados como delito hayan sido cometidos en grupo o el menor perte- nezca a una banda. Por lo que se refiere a la duracin de las medidas impuestas, la regla general es que la duracin de tales medidas no podr exceder de dos aos (computn- dose a estos efectos el tiempo ya cum- plido por el menor en medida cautelar), ni de 100 horas cuando se trate de pres- taciones en beneficio de la comunidad, ni de ocho fines de semana cuando se trate de permanencia de fin de semana. Sin embargo, la reforma de la Ley inclu- ye una regulacin especial de la aplica- cin y duracin de las medidas (artculo 10 de la LORPM), segn la cual, cuando se trate de medidas de internamiento en rgimen cerrado, la duracin de las penas podr alcanzar los tres o cuatro aos de duracin, segn que el menor, al tiempo de cometer el delito, est en la franja de edad de los 14 a los 15 aos o de los 16 a los 17 aos, respectivamen- te. En este ltimo supuesto, cuando el hecho revista extrema gravedad, el Juez deber imponer una medida de internamiento en rgimen cerrado de uno a seis aos complementada, suce- sivamente, con otra medida de libertad vigilada con asistencia educativa hasta un mximo de cinco aos. Cuando el hecho sea constitutivo de uno de estos delitos: homicidio, asesi- nato, violacin o terrorismo, la pena a imponer ser de uno a cinco aos si el menor tiene entre 14 y 15 aos y de uno a ocho aos si el menor tiene entre 16 y 17 aos, complementada por otra medi- da de libertad vigilada de hasta tres o cinco aos, respectivamente. Otra de las cuestiones sobre las que incide la reforma normativa es la apli- cacin de la LORPM a los jvenes entre 18 y 21 aos, suprimindose definitiva- mente tal posibilidad. El artculo 1 de la Ley regula su mbito de aplicacin, y en l se recoga, antes de la reforma, que ... tambin se aplicar lo dispues- to en esta Ley para los menores, a las personas mayores de dieciocho aos y menores de veintiuno, en los trminos establecidos en el artculo 4. Este art- culo 4 sealaba que ... 1. De conformi- dad con lo establecido en el artculo 69 de la Ley Orgnica 10/1995, de 23 de no- viembre, del Cdigo Penal, la presente Ley se aplicar a las personas mayores de dieciocho aos y menores de veintiu- no imputadas en la comisin de hechos delictivos, cuando el Juez de Instruccin competente, odos el Ministerio Fiscal, el letrado del imputado y el equipo tcnico a que se refiere el artculo 27 de esta Ley, as lo declare expresamente mediante auto. 2. Sern condiciones necesarias para la aplicacin de lo dispuesto en el apar- tado anterior las siguientes: 1. Que el imputado hubiere cometido una falta, o un delito menos grave sin violencia o intimidacin en las p