REVISTA de MUSICOLOGÍA

Click here to load reader

  • date post

    12-Feb-2017
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of REVISTA de MUSICOLOGÍA

  • REVISTAde MUSICOLOGA

    Vol. XXXII No 2 2009 MadridISSN: 0210-1459

    Colabora:

    Centro deDocumentacinMusicalde Andaluca

    S E P A R ATAde la

  • MIO CID COMO CANTAR.ALGUNAS CONSIDERACIONES DE NDOLE

    MUSICOLGICA

    Revista de Musicologa, XXXII, 2 (2009) Arturo TELLO RUIZ-PREZUniversidad Complutense de Madrid

    Resumen: En un escenario determinado en buena medida por la oralidad, en cuanto acreacin / re-creacin, intrprete / pblico, memoria / transmisin, voz / escrito, etc., estacomunicacin tiene como objeto arrojar luz sobre determinados aspectos del cantar de gestaa partir de una perspectiva musicolgica (no disociada de la Filologa y otras disciplinas)que atienda, de modo especial, a lo que se ha venido a llamar nueva visin histrica en latransmisin del canto (H. Hucke).

    As, dado que no ha llegado ningn vestigio musical del Cantar de Mio Cid (algo, porotro lado, comprensible dada su necesaria simplicidad), y tomando como gua las directri-ces marcadas en el De Musica de Johannes Grocheio, es en la confrontacin con las estruc-turas y procedimientos empleados en los cantos hagiogrficos y en determinadas categorasde cancin litrgica como las epstolas farcidas, y de modo muy esclarecedor las que estncompuestas en romance donde puede encontrarse un buen caldo de cultivo para el propsi-to aqu planteado.

    Palabras clave: msica medieval, cantar de gesta, cancin litrgica, oralidad yescritura.

    MIO CID AS EPIC POETRY. SOME MUSICOLOGICAL CONSIDERATIONS

    Abstract: In a field of study largely determined by orality, in regard to creation /recreation, performer / audience, memory / transmission, voice / notation, etc., thispaper aims to shed light on aspects of epic poetry from a musicological perspective

  • 22 ARTURO TELLO RUIZ-PREZ

    (although not dissociated from Philology and other disciplines), paying particularattention to what has been called the new historical view of chant transmission(H. Hucke).

    Thus, given that no traces of music from the Cantar de Mio Cid have come downto us (which is understandable given its necessary simplicity), and using the gui-delines outlined in Johannes Grocheios De Musica, a good breeding ground for theobjectives raised here can be found by comparing the forms and processes involvedin hagiographic chant and in certain types of liturgical song (such as farsed epistlesand particularly those in Spanish).

    Keywords: medieval music, epic poetry, liturgical song, orality and notation.

    Esta comunicacin no alberga la pretensin de ser una novedad enel mbito particular de la materia cidiana y, por extensin, en el corres-pondiente al cantar de gesta. De hecho, muchas de las ideas aqu expues-tas se han ido convirtiendo, como problemtica, en una especie de hu-mus familiar para buena parte de la crtica filolgica y musicolgicadurante un nmero considerable de aos. Mi propsito, entonces, tieneque ver ms con el ahondamiento y la demostracin que con el plantea-miento de nuevas hiptesis. Tan importante, por supuesto, es lo uno comolo otro, mxime cuando parto desde un punto de vista musicolgico que,como sucede casi siempre en la Edad Media, no puede derogar en vacolos hallazgos y perspectivas de la filologa y de otras ciencias relaciona-das. De este modo, la hoja de ruta que voy a seguir se circunscribe aaspectos tales como: 1) el esclarecimiento de la constitucin del Cantarde Mio Cid, ya sea desde la oralidad (o, si se prefiere, vocalidad, en con-cordancia con las propuestas de Zumthor1) o desde la escritura; 2) lanaturaleza misma de su difusin (lectura, canto, cantilacin o recitado);y 3) el influjo y reflejo recproco entre ciertas prcticas litrgicas de esenciahagiogrfica y el cantar de gesta.

    La necesidad de planteamiento de la primera cuestin, la referente ala constitucin oral o escrita de la obra, es tan evidente como pertinen-te. Su evidencia queda constatada por una cadena de dudas en las queinsoslayablemente hay que tomar partido: autor individual y culto uorigen colectivo y tradicional de la obra; relaciones genricas con otros

    1. Vid. por ejemplo ZUMTHOR, Paul. La letra y la voz de la literatura medieval. Madrid, C-tedra, 1989, pp. 41-64 e ID. La poesa y la voz en la civilizacin medieval. Madrid, Abada Editores,2006, pp. 9-37. Es significativa a este respecto la asercin de que lo sonoro no es lo oral enMESCHONNIC, Henri. Critique du rythme. Lagrasse, Verdier, 1980, p. 280.

  • 23MIO CID COMO CANTAR. ALGUNAS CONSIDERACIONES...

    contextos lingsticos y culturales como el latino, el rabe, el doc y el dol,o bien una manifestacin autctona; o meramente, si con propiedad MioCid puede ser considerado un cantar de gesta o no, con todas las mar-cas caractersticas del gnero. Por su parte, la pertinencia de esta cues-tin en torno a la oralidad o escritura encuentra su justificacin al en-troncar continuamente con el problema de la mtrica textual en el Cantar y, claroest, en el verso pico medieval en general. Y justo aqu aparece el granproblema del cantar de gesta: ms all de un par de citas indirectas enotro tipo de composiciones, susceptibles adems de recibir toda clase dematizaciones2, lo nico con lo que hoy se cuenta fehaciente y directamentees con el texto, sin su msica. De este modo, el investigador se ve remi-tido al plano ms puro de la especulacin, sea cual sea su disciplina, porquedar mancada esa unidad orgnica que constituyeron palabra y m-sica durante gran parte de la Edad Media. Con todo, no creo tampocoque sea una labor balda el intentar un acercamiento as, desde la musi-cologa, pues quiz ste permita abrir nuevos cauces de comprensin enel cantar de gesta y en otros repertorios afines.

    Desde hace ya algunos aos, los fillogos Guillermo Fernndez y Claradel Bro, haciendo acopio y fundamento sensato de todo lo dicho ysabido hasta la fecha sobre el verso pico, se han embarcado en unainvestigacin de envergadura sobre el problema de la mtrica en el Cantarde Mio Cid3. Una de las primeras distinciones fundamentales que esta-

    2. Concretamente se trata de: a) la cita de la frmula meldica de un laisse que hace, conun tono pardico, Gautier en Le jeu de Robin et de Marion de Adam de la Halle; b) la misterio-sa frmula recogida bajo la sucesin de la slaba in en la Bataille dAnnecin de Thomas deBailleul; y c) el ejemplo annimo de chante-fable titulado Aucassin et Nicolette. Vid. Le Jeu de Robinet Marion. Suivi du Jeu du Plerin. Les Classiques Franais du Moyen ge 36. Ernest Langlois(ed). Pars, Librairie Honor Champion, 1992, vv. 743-746; Adam de la Halle: Le jeu de Robin etde Marion. Musikwissenschaftliche Studienbibliothek 20, Friedrich Gennrich (ed.). Frankfurt,el autor, 1962; CHAILLEY, Jacques. Du Tu autem de Horn la musique des chansons de ges-te. La Chanson de geste et le mythe carolingien, Mlanges Ren Louis, I. Saint-Pere-sous-Vezelay,Musee archeologique regional, 1982, pp. 26-29; GENNRICH, Friedrich Chanson de Geste. DieMusik in Geschichte und Gegenwart. Kassel-Basel, Barenreiter, 1949-1979, II, col. 1082; GROLD,Thodor. La Musique au moyen ge. Les Classiques Franais du Moyen ge 73. Pars, ditionsdu Seuil, 1932 (1983), p. 82; LANGLOIS, Ernest Une mlodie de chanson de geste. Zeitschriftfr Romanische Philologie, 34 (1910), pp. 349-351; Aucassin et Nicolette, chantefable du XIIIe sicle.Les Classiques Franais du Moyen ge 41. Mario Roques (ed.). Pars, Librairie Honor Cham-pion, 1975, vv. 1-15; GENNRICH, Friedrich. Grundriss einer Formenlehre des mittelalterlichen Lie-des als Grundlage einer musikalischen Formenlehre des Liedes. Halle, M. Niemeyer, 1932, p. 43.

    3. El resultado de sus investigaciones se recoge en FERNNDEZ RODRGUEZ-ESCALONA,Guillermo y BRO CARRETERO, Clara del. Sobre la mtrica del Cantar de Mio Cid. Deslindesprevios. Lemir: Revista de Literatura Espaola Medieval y del Renacimiento, 7 (2003), 19 pp.; ID.Sobre la mtrica del Cantar de Mio Cid. Msica y pica: La cantilacin de las gestas. Lemir:

  • 24 ARTURO TELLO RUIZ-PREZ

    blecen a la hora de abordar la materia es entre ritmo de creacin y rit-mo de recepcin o, lo que es lo mismo, hasta qu punto los escritos quenos han conservado los cantares de gesta son fieles al esquema rtmicocon que pudieron concebirlos sus respectivos autores, o bien reflejan enmayor medida el esquema rtmico con que eran divulgados oralmente4.Por ritmo de creacin, pues, se entiende el patrn rtmico con el que laobra fue concebida por parte del autor, y por ritmo de recepcin, aquelpatrn con el que la percibe el destinatario u oyente. A mi modo de ver,de lo ms interesante de esta perspectiva en ciertos sentidos ya delimi-tada por Bowra como pica oral improvisada y pica literaria5 es el hechode aunar bajo un mismo prisma relacional los dos primeros aspectos queplanteaba al principio, es decir, el relativo a la constitucin de la obra yel que atae a su difusin.

    Precisamente en cuanto a la difusin, ya en este punto, casi sera con-veniente eliminar las alternativas de que pudiera ser una lectura indivi-dual o colectiva de la obra (perdidos los versos prologales, slo habraque citar el hecho auto-referencial como cantar en el final de la segundaseccin)6 o, por otro lado, un canto completo de la misma. Y ello se fun-damenta, por ejemplo, en virtud de la mediacin del ejecutante-juglar,cuyas huellas quedan recogidas en las intervenciones dialgicas7 o per-formativas (del tipo Mala cueta es, seores, aver mingua de pan, v. 1178,f. 24v) o de la extensin misma del poema, que con una esencia mtricaanisosilbica hara prcticamente imposible la memorizacin de unameloda lo suficientemente larga y compleja como para abarcar todas lasirregularidades del texto.

    Pues bien, con un desarrollo exhaustivo de estas premisas y entrecru-zando un ramillete de posibilidades lgicas, en las que entre otras cosasse parangona el Cantar de Mio Cid con otros cantares de gesta franceses,el razonamiento de Fernndez y del Bro desemboca en tres opciones:a) que la