Estosdías 302

Click here to load reader

  • date post

    10-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    239
  • download

    15

Embed Size (px)

description

Y el caso es que, a diferencia de otras entidades, en el Quintana Roo no turístico la economía se mueve sólo si gira la rueda de los presupuestos públicos. El Estado caribe es el segundo más endeudado de los 32, se le ha recortado casi el 12 por ciento de sus ingresos federales, y tiene comprometido casi el 236 por ciento de esos ingresos para el pago de deuda; una deuda que representa más del 7 por ciento de su PIB.

Transcript of Estosdías 302

  • 1estosdas22/04/13

    EN EL CONGRESO DE LA UNIN LE COMPLICAN LA CUADRATURA AL CRCULO DEL SOBRE

    ENDEUDAMIENTO DE ESTADOS Y MUNICIPIOS, PORQUE ATORAN ESA URGENCIA EN POLITIQUERAS,

    FORMALISMOS Y VANIDADES PARLAMENTARIAS

    DEUDA PBLICA SIN SALIDA

    www.estosdias.com.mx

    La cosa pblica / Jos Hugo Trejo $

    25.0

    0 N

    o 3

    02 L

    un

    es 2

    2 d

    e ab

    ril d

    e 2013

  • 2 estosdas22/04/13

  • 3estosdas22/04/13 3estosdas22/04/13

    eNuestra s mana

    INFORMACIN

    REVISIONES

    24 De portadaCunto depende del desvo de recursos que

    las deudas se hagan tan impagables como las nminas del poder pblico?

    Hctor Sosa

    30 De portadaSin enmendar vicios y errores que los

    hundieron, no habr rescate de Estados y Municipios endeudados,

    dice Segrio Monroy, de la UqrooHctor Sosa

    34 TerritoriosSe atora en formalismos parlamentarios la

    ley de deuda de Estados y Municipios

    19 ObservatorioApoya Banco Mundial a Mxico enmedidas para impulsar crecimiento

    43 DeportesImpiden lesiones en Tigres de Quintana Rooestablecer orden al bate

    46 OrbitalS hay vida ms all de WhatsA pp

    48 EspectculosTatiana ya no ser la reina de los nios,decidi retomar su carrera comointrprete de pop

    Y el caso es que, a diferencia de otras entidades, en el Quintana Roo no turstico la economa se

    mueve slo si gira la rueda de los presupuestos pblicos. El Estado caribe es el segundo ms endeu-dado de los 32, se le ha recortado

    casi el 12 por ciento de sus in-gresos federales, y tiene compro-metido casi el 236 por ciento de

    esos ingresos para el pago de deu-da; una deuda que representa ms

    del 7 por ciento de su PIB.

    4 SignosCamino a BostonSalvador Montenegro

    12 AD-EPHESIOSVenezuela y derredoresJos Enrique Velasco

    13 A tiro de piedraIndependientes y dependientes electoralesJulin Santiesteban

    14 La loca semanaPanchito en MxicoNicols Durn de la Sierra

    15 La cosa pblicaJOS HUGO TREJO

    16 Perfiles DesaparecidosLilia Arellano

    No 302Lunes 22 de abril de 2013

    3estosdas22/04/13

  • 4 estosdas22/04/13

    DirectorioDirector GeneralJos Hugo Trejo

    Subdirector GeneralSalvador Montenegro

    Jefe de InformacinHctor Sosa

    EdicinArnaldo Blanco Leal

    Territorios Hctor Sosa

    Produccin Agustn Snchez

    CirculacinMirian Peraza

    WebmasterMauricio Moncivaez

    Coordinador de Ventas

    Francesco Zecchino

    Estosdas es una publicacin semanal con Reserva para uso exclusivo otorgada por la Direccin de Reservas del Instituto Nacional del Derecho $XWRUHQIDYRUGH*UXSR(GLWRULDO(VWRVGtDV6$&9EDMRHO1~PHUR&HUWLFDGRGHOLFLWXG\FRQWHQLGR1REditor responsable: Jos Hugo Trejo Figueroa.

    Av. Maxuxac, No. 471, entre Nizuc y Sacxn, Manzana 377, Lote 06, Fraccionamiento Proterritorio, Chetumal, Quintana Roo, Mxico. C.P. 77086(983) 118-4114, 118-4115, Cancn: (998) 253-1328, Cel: 998 195 5814E-mail: [email protected] www.estosdias.com.mx

    Camino a Boston

    P George W. Bush, presidente entonces de los Es-WDGRV8QLGRVRUGHQyHQPDU]RGHODLQYD-sin de Irak a partir de un complejo entramado de mentiras urdido por su vicepresidente, el tenebroso 'LFN&KHQH\\RSHUDGRSRUHOLQFRQGLFLRQDODVHVRUGH6HJXULGDGGHpVWH/HZLV6FRRWHU/LEE\VHJ~QHOFXDOel dictador iraqu tena en desarrollo un amplio progra-ma de armas de destruccin masiva.

  • 5estosdas22/04/13

    O Afganistn en los noventas, luego de que con ODD\XGDGHORV(VWDGRV8QLGRVORVIXQGDPHQ-talistas islmicos terminaran con la ocupacin VRYLpWLFD\ORVWDOLEDQHVHOJUXSRPXVXOPiQPiVUDGL-FDOGHWRGRVHOORVWRPDUDHOSRGHU\GHFODUDUDDVXSDtVDVXFXOWXUD\DVXUpJLPHQUHFDOFLWUDQWHHQHPLJRVGH2FFLGHQWH)XHFXDQGR2VDPD IXQGy$O4DHGD\ FRQHOUHVJXDUGRGHORVWDOLEDQHVDIJDQRV\SDTXLVWDQtHV\HOQDQFLDPLHQWRGH*RELHUQRV\RUJDQL]DFLRQHVH[WUH-mistas de todo el mundo, decidi atacar objetivos ame-ULFDQRV\GHVXVSULQFLSDOHVDOLDGRVVREUHWRGR,VUDHO\el Reino Unido, en los cinco continentes. En 1998 fueron destruidas con explosivos las embajadas de Washington HQ.HQLD\7DQ]DQLD\XQDxRDQWHVGHORVDWHQWDGRVVXLFLGDVFRQWUDHO:RUOG7UDGH&HQWHUGH1HZ

  • 6 estosdas22/04/13

    WDxDVGH7RUD%RUD\GHUUXPEDURQ ODEHULQWRV LQWHUPL-nables de cavernas prehistricas en sus inmediaciones, GHOPLVPRPRGRTXHHQMDPEUHVGHWURSDVHVSHFLDOHV\agentes de la CIA arrasaron aldeas completas, tortura-URQDSRVLEOHVLQIRUPDQWHV\WHMLHURQFRQVSLUDFLRQHV\HPERVFDGDVIDOOLGDVHQSXHEORV\YHUHGDVDOLDGRVFRQgrupos tribales emergentes que un da eran pagados SRUORVSHUVHJXLGRUHVGHOOtGHUWHUURULVWD\RWURGtDFRP-EDWtDQFRQWUDHOORV\OHFXEUtDQODUHWLUDGD0LOYHFHVHV-WXYLHURQDXQSDVRGHDWUDSDUORRGHPDWDUOR\PLOYHFHVse les hizo ojo de hormiga, echando a la basura mon-WRQHV GH SODQHV VHFUHWRV \ WRQHODGDV GH IRQGRV SDUDesas operaciones de captura o de exterminio, mientras l, Bin Laden, se videogrababa a sus anchas haciendo GHFODUDFLRQHVGHJXHUUD\VHQWHQFLDQGRDPXHUWHDORVdemonios occidentales para las televisoras del mundo HQWHUR \ FRQFHGtD XQD HQWUHYLVWD H[FOXVLYD SDUD XQDcadena de televisin de los Estados Unidos dentro de XQRGHVXVHVFRQGLWHVHQODVFXHYDVGHODVHQWUDxDVGHTora Bora. Y nada.

  • 7estosdas22/04/13

    YBin Laden a los americanos durante la celebra-FLyQGHOp[LWRGHYDVWDGRUGHVXVPiUWLUHV\ORdej como herencia para el mundo musulmn HQQRPEUHGH$Oi\GHODVHQVHxDQ]DVGH0DKRPD\DQRSRGUiQGRUPLUHQSD]ORVHQHPLJRVGHO LVODPLVPRjams podrn dormir tranquilos.

    George W. Bush puso entonces en marcha el per-YHUVRSODQGH&KHQH\TXHKDEtDVLGRVHFUHWDULRGHOD

    GHOD8QLyQ$PHULFDQD\ODpOLWHFRPDQGDGDSRU%XVKpadre a la que pertenecen prominentes representan-tes globales del poder econmico judo- una de las ms GXUDGHUDV

    Se trataba de canalizar la venganza americana, tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, me-GLDQWH XQ SODQ GH GREOH OR DVRFLDU D $O 4DHGD \ D%LQ/DGHQFRQ6DGGDP+XVVHLQ\XQDYH]DVHVLQDGRVDPERVUHFREUDUORVFRQWUDWRVSHWUROHURV\ORVXMRVGHcrudo hacia Estados Unidos a travs del Golfo Prsico, que se haban interrumpido cuando Irak invadi Kuwait HQHOQRYHQWD\TXHVHKDEtDQQHJRFLDGRVFRQ6DGGDPFXDQGR (VWDGRV 8QLGRV FRQ %XVK SDGUH HQ OD &,$ \5XPVIHOGHQHO3HQWiJRQRUHVSDOGDEDFRQ,QWHOLJHQFLD\FRQWHFQRORJtDEpOLFDDODVIXHU]DVVXQtHVODLFDV\SURoccidentales de Irak, contra los chitas fundamentalis-WDV\V~EGLWRVGHODEVROXWLVPRUHOLJLRVRGHOD5HS~EOLFD,VOiPLFDGH,UiQHVDFUXHQWDJXHUUDGHRFKRDxRVTXHQRJDQyQDGLH\FRPHQ]yFRQODGpFDGDPLVPDGHORVochenta, durante la Presidencia americana del clebre republicano del Consenso de Washington, del derrumbe VRYLpWLFR\GHODJOREDOL]DFLyQ5RQDOG:LOVRQ5HDJDQ

    integrismo religioso de Bin Laden con la laica UHOLJLRVLGDGGH6DGGDP\GHVXUpJLPHQGH(V-tado para atacarlos a ambos dentro de la mis-PDFDXVDEtEOLFDGHO(MHGHO2GLRHOORV\VXVDOLDGRVreales o presuntos: las naciones que no suscribieran la FDPSDxDFRQWUDHOWHUURULVPRJOREDOEDMRODVSUHVLRQHVGHO 'HSDUWDPHQWR GH (VWDGR \ GHO &RQVHMR GH 6HJX-ULGDGGH1DFLRQHV8QLGDV FDXVDTXH WHUPLQyVLHQGREDXWL]DGDSDUDHIHFWRVGLSORPiWLFRVRFLDOHV\GHSUR-paganda, con un nombre igual de intimidante aunque PHQRVWHUURUtFRHO(MHGHO0DO

    Washington tambin optaba por radicalizar las de-vociones democrticas extraterritoriales de su Estado de Derecho. De modo que el extremismo brbaro de los imperialistas ultramodernos, poseedores del Silicon 9DOOH\ GHO WHOHVFRSLR HVSDFLDO +XEEOH \ GH OD -XVWLFLDFRQVWLWXFLRQDOPiVFRPSOHMD\DYDQ]DGDGHODKLVWRULDiba tras el extremismo brbaro de los enajenados ms UXSHVWUHVGHODIH6yORTXHHOWHUURUGHO'HVWLQR0DQL-HVWRGHORVSULPHURVDVRFLDEDFRQORVVHJXQGRVDXQtercero en discordia que, si bien era un dspota impla-cable contra sus enemigos, no era un fundamentalista, como lo era Osama. Y tan no lo era, que se haba meti-GRHQXQDJXHUUDHQFDUQL]DGDGHRFKRODUJRVDxRVTXHKDEtDHQVDQJUHQWDGRORVSUHGLRVGHODDQWLJXD0HVRSR-tamia como en los peores episodios de sus de veinte VLJORV GH FRQIURQWDFLRQHV EpOLFDV DQWHV \ GHVSXpV GHla cada del esplendor civilizatorio de Bizancio en las lanzas otomanas en la vspera inmediata del descu-brimiento de las Indias Occidentales, que ocurri justo SRUHOFLHUUHGHHVHDFFHVRHQKDFLD ODV,QGLDVOrientales-, contra uno de los Estados musulmanes ms recalcitrantes e intransigentes en la defensa cerrada del

    Defensa en el Gobierno de George Bush padre, a princi-pios de los noventa, cuando la primera guerra del Golfo tras la invasin de Saddam Hussein a Kuwait apenas terminada su guerra con Irn, en la cual Bush padre, FRPRGLUHFWRUGHOD&,$TXHHUDEULQGyDSR\RWiFWLFRD6DGGDPFRPRORKL]RHOHQWRQFHVPX\MRYHQMHIHGHO3HQWiJRQR'RQDOG5XPVIHOG\OXHJRSUHVLGHQWHGHODvasta petrolera Halliburton, con decenas de contratos HQ,UDNDGHPiVGHKDEHUVLGRYLFHSUHVLGHQWH\VRFLRGH%XVKKLMRHQ$UEXVWR([SORUDWLRQ&RPSDQ\GRQGHparticip el hermano de Osama, Salim, del mismo modo TXHHOSDGUHGHHVWRVGRVHOMHTXH0RKDPPDGELQ/D-den, fue socio de Bush padre en la Arabian-American 2LO&RPSDQ\HVGHFLU&KHQH\IXHVLHPSUHHPSOHDGRGH*HRUJH%XVKSDGUHTXLHQDWUDYpVGHpOGH&KHQH\controlaba desde la trastienda el Gobierno de su hijo, GRQGHLQFUXVWySHUVRQDMHVGHOPD\RUSRGHUGHGHFLVLyQcomo el que fuera por segunda vez secretario de De-IHQVD'RQDOG5XPVIHOG\TXLHQGLULJLyODVHVWUDWHJLDVUHSXEOLFDQDV\GHOD&DVD%ODQFDHQFLUFXQVWDQFLDVFUt-ticas, como la defensa del voto durante el empate tc-nico con el demcrata Al Gore en la primera eleccin SUHVLGHQFLDOGH%XVKKLMR\ODUHFRQVWUXFFLyQSROtWLFDGH,UDNFXDQGRVHWDPEDOHDEDODFDPSDxDGHRFXSDFLyQJames Baker, jefe de Estado durante la Presidencia de %XVKSDGUHSRUHVRVHGLFH+RXVWRQ7H[DVKDVLGRSRUPXFKRWLHPSRODVHGHGHOSRGHUUHDOPiVLQX\HQWH

  • 8 estosdas22/04/13

    Islam, de las interpretaciones del Corn, de sus ritos VDJUDGRVGHVXVHQFRPLHQGDVPiVUHWDUGDWDULDV\IH-URFHV\GH ORVGHUHFKRVPiVHOHPHQWDOHVGH ORV FLX-dadanos: Irn, donde las mujeres siguen siendo lapi-GDGDV\SULYDGDVHQORSRVLEOHFRQODVPiVVDOYDMHVHinhumanas torturas, del placer del sexo. En esa guerra contra los chitas del entonces imn Jomeini donde los gobernantes civiles son meros mandaderos de los D\DWRODVFRPR ORHVKR\GtDHOSUHVLGHQWH0DKPRXG$KPDGLQH\DGGHOSDWULDUFD$Ot -DPHQHL+XVVHLQHUDDOLDGRGHOSHRUHQHPLJRGH%LQ/DGHQGHO7DOLEiQ\GHsus muls: Estados Unidos.

    Por qu entonces asociar la persecucin contra Bin Laden con el derrocamiento de Saddam? Para qu el argumento de invadir Irak con el propsito de res-WDEOHFHU ODGHPRFUDFLDDKt\DFDEDU FRQ ODSURWHFFLyQbrindada por el Estado al lder de Al Qaeda? La codicia del grupo de poder al frente de la Casa Blanca, con los PD\RUHVLQWHUHVHVHQODLQGXVWULDSHWUROHUDPiVJUDQGHdel mundo, multiplic los peligros de la guerra santa FRQWUDHO7tR6DP3RUTXH ODGHVWUXFFLyQGH ,UDN\HO

    caos consecuente favorecieron el extremismo de los ira-QtHV\DKRUDVtHOGHVSOLHJXHGHOWHUURULVPRLVOiPLFRHQHOWHUULWRULRTXHFRQWURODUD6DGGDP\GRQGHPDQWH-QtDDUD\DDORVUDGLFDOHVFKLtWDVSURLUDQtHV\DOLDGRVGH$O4DHGDHQFRQWUyODPHMRUGHODVFREHUWXUDVSRVLEOHVODTXHQXQFDKXELHVHQFRQFHELGRORVDUWtFHVGHODHP-boscada area con kamikazes rabes contra el corazn GHO'HVWLQR0DQLHVWR/DPRYLOL]DFLyQGHODVWURSDVRF-cidentales en territorio iraqu sera un dique cada vez menos slido a medida que las tcticas de la guerra WHUURULVWDVHIXHVHQDQDQGRVHJ~QODVGHOHQHPLJRVHIXHVHQKDFLHQGRPiVHYLGHQWHV\YXOQHUDEOHVHQHOWH-UUHQR\DPHGLGDTXHODSURSDJDQGDDQWLHVWDGRXQLGHQ-VH IXHVH OHJLWLPDQGRSRSXODUL]DQGR\H[SDQGLHQGR ODOXFKDQHFHVDULDGHOLVODPLVPRYLROHQWR\TXHHODFWLYLV-PRGHOD\LKDGIXHVHUHFOXWDQGRFDGDYH]PiVPXVXO-manes fanticos, que fuese fanatizando a cada vez ms PXVXOPDQHVPRGHUDGRV\TXHIXHVHKDFLHQGRGHHOORVcolaboradores invisibles para el enemigo: informantes GHORVPRYLPLHQWRV\ORVFRODERUDGRUHVGHOHQHPLJR\HOHPHQWRVFDSLWDOHV\GHOWRGRGLVFUHWRVSRUODIXHU]Dde la conviccin- para la logstica de las conspiraciones.

    Ycomo el ms peligroso de los poderes detrs de %LQ/DGHQ\FRPRODSHRUDPHQD]DGHXQMHIHGH(VWDGRFRQWUDORVDPHULFDQRV\VXVDOLDGRVmerced al desarrollo en curso de su programa de armas estratgicas. Desde la Casa Blanca de los petroleros de Houston se movieron todos los dispositivos de la pro-SDJDQGDFRQWUDODSRWHQFLDOJXHUUDQXFOHDU\EDFWHULR-lgica de Saddam Hussein. Desde Nigeria le estaran llegando incontables cargamentos de uranio a sus en-claves en el desierto. Colin Powell, el secretario de Esta-do de entonces, fue al Consejo de Seguridad de la ONU a exhibir, a los ojos del mundo entero, las fotos areas tomadas desde aviones no tripulados de los presuntos DUVHQDOHVQXFOHDUHV\ORVPLVLOHVEDOtVWLFRVTXHREOLJD-ban a los aliados de Washington a reaccionar cuanto DQWHV \ D WRPDU UHSUHVDOLDV LQPHGLDWDV \ D DSXUDU ODLQYDVLyQ\ODRFXSDFLyQGHOWHUULWRULRLUDTXtSDUDLPSHGLU

  • 9estosdas22/04/13

    una guerra nuclear, para derrocar al enemigo del mun-do libre, para atrapar a sus protegidos de Al Qaeda, SDUDDFDEDUFRQ ODDPHQD]DGHO WHUURULVPRPXQGLDO\SDUDGHPRFUDWL]DUD,UDN\DORVSXHEORVSDUWLGDULRVGHOLQWHJULVPRYLROHQWRHQHO0HGLR2ULHQWH&XDQGRWRGRHOFLUFRTXHGyDOGHVFXELHUWR\6DGGDPHVWDEDPXHUWR\HQWHUUDGRH,UDNHUDXQLQFHQGLRLQQLWR\XQLQHUQRGHPXHUWRV\GHHVFRPEURV&ROLQ3RZHOOXQJHQHUDOGLVWLQJXLGRFRPRXQJUDQVROGDGR\FRPRXQKRPEUHdecente entre la tropa, que haba sido el jefe del Estado 0D\RU&RQMXQWRGXUDQWHODSULPHUD*XHUUDGHO*ROIRGHBush padre, lament el ridculo que, dijo, los halcones de la guerra de la Casa Blanca le haban hecho pasar en la ONU. Al terminar la administracin se convirti en uno de los principales acusadores de las mentiras sobre las que se perpetr la devastacin de Irak con el SUHWH[WRFULPLQDOGHFRPEDWLUODDPHQD]DWHUURULVWD\al trmino de la administracin de Bush hijo se convirti HQDFWLYLVWDGH ODFDPSDxDSUHVLGHQFLDOGHPyFUDWDGH%DUDFN2EDPDDIURDPHULFDQRFRPRpVWH3RZHOOKDEtDdeclinado la candidatura que George W. Bush asumi \FRQODTXHJDQyDOGHPyFUDWD$O*RUHPHGLDQWHXQempate tcnico que termin por resolverse en su favor \TXHLQFOX\yXQOLWLJLRHQOD6XSUHPD&RUWH

    /D SUHQVD DPHULFDQD \ +ROO\ZRRG 7KH *UHHQ=RQHSRUHMHPSOR ODSHOtFXODSURWDJRQL]DGDSRU0DWW'DPRQ GRFXPHQWDURQ TXH OD FRQVSLUDFLyQ LQYDVRUDGH ORV SHWUROHURV GH OD &DVD %ODQFD LQFOX\y QR SRFRVatentados contra personajes iraques vinculados con la cpula militar de Saddam Hussein, a quienes haban acudido los emisarios de la reducida lite del Gobier-no americano que montaban la empresa invasora para FHUFLRUDUVHGHVLKDEtDHQHIHFWRXQSUR\HFWRDUPDPHQ-tista a gran escala del dictador. Les habran prometido LQPXQLGDG\SRQHUORVDVDOYRIXHUDGH,UDNDFDPELRGHLQIRUPDFLyQ\GHWHVWLFDUHQFRQWUDGHOUpJLPHQFDtGR\HQIDYRUGHODJHVWDGHORVOLEHUWDGRUHVXQDYH]FRQ-sumada la ocupacin. Pero los habran asesinado luego, cuando revelaron a sus contactos la verdad de que no haba arsenales de destruccin masiva de ninguna es-

    pecie, para no correr el riesgo de que fueran a conver-tirse en fuentes de propagacin de la verdad de que el bombardeo de tierra arrasada que vendra nada tena TXHYHUFRQDPHQD]DQXFOHDUQLQJXQD\TXHGHORTXHse trataba en realidad era de apoderarse del pas para RWUDFRVD\QRSDUDVDOYDUDOPXQGRGHODORFXUDDWyPLFDde Hussein ni para combatir el terrorismo porque su rgimen totalitario no slo no era cmplice sino que era HQHPLJRGHORVLQWHJULVWDV\pOWHQtDSOHQRFRQWUROVREUHsu territorio- ni para nada de eso. De modo que segn HVDVYHUVLRQHVGHSUHQVD\ODSHOtFXODGH0DWW'DPRQsobre el asunto, para ocultar la trama del invento de las armas de destruccin masiva como pretexto de la invasin, los orquestadores de la misma habran orde-QDGRVXSULPLUDORVLQIRUPDQWHVLUDTXtHV\DFDVRKDVWDalgunos de sus contactos con esos perpetradores del entorno de la Sala Oval.

    PVDEH DKRUD HV TXH OD &,$ LQIRUPy FRQ SHORV \VHxDOHVDORVHQWXVLDVWDVGHODLQYDVLyQGHOHTXL-po presidencial ms ntimo de Bush, cuando Colin Powell daba a conocer en la ONU las evidencias inequ-vocas del poder de exterminio masivo de Saddam, que no slo no exista ni una sola evidencia inequvoca de ese poder, sino ni una evidencia, por equvoca que fue-ra. Supo la CIA que ni un solo gramo de uranio sali de Nigeria rumbo a Irak, como sostenan ante el mundo los KDOFRQHVGHODJXHUUD\TXHHOGHUUXPEHGHOSDtViUD-be que haba sido socio de los americanos contra Irak, nada tena que ver con la caza de terroristas anunciada por la Casa Blanca.

    Y cuando Saddam fue sacado de la ratonera donde VHHVFRQGtDEDMRODWLHUUD\IXHFRQGHQDGRDPXHUWHSRUel tribunal democrtico que le form para ese efecto la democracia imperial estadounidense, en una entrevista con un agente del FBI de origen rabe -grabada sin que +XVVHLQ OR VXSLHVH \ WUDQVPLWLGD GHQWUR GH XQ GRFX-mental por algunos medios de la televisin alternativa luego del espectculo de su ahorcamiento-, el desvalido prisionero, ahora en piltrafas, responde, cuando su en-trevistador le pregunta sobre la naturaleza de sus rela-ciones con Osama, que l no conoca al lder de Al Qae-da ni menos poda ser partidario de su lucha, porque esa lucha era la lucha tambin de los iranes, que en EXHQDPHGLGDODQDQFLDEDQFRQORVTXHVXSDtVQXQFDKDEtDGHMDGRGHHVWDUHQJXHUUD\FRQWUDORVTXHORVHV-tadounidenses cometieron el error de dejarlo solo a l, dijo, puesto que los iranes eran un peligro para ambos. Los verdaderos terroristas islmicos son los iranes, dijo 6DGGDP DO )%, \ DWDFiQGRPH DPt \ GHVWUX\HQGR D,UDNVRQHOORV\$O4DHGDORVSULQFLSDOHVEHQHFLDULRV

    As que George W. Bush, en ejercicio del plan de &KHQH\\6RRWHU/LEE\SDUDGHVWUXLUODVDOLDQ]DVHQ-WUH+XVVHLQ\%LQ/DGHQ\GHYROYHUD(VWDGRV8QLGRVHOSHWUyOHR\ORVFRQWUDWRVSHWUROHURVTXHDQWHVJDQDEDHQIrak, destroz Irak, ampli el espacio de operaciones de

  • 10 estosdas22/04/13

    Al Qaeda, reforz el vnculo antiestadounidense entre ORV IXQGDPHQWDOLVWDV WDOLEDQHVH LUDTXtHV\GHELOLWy ODfuerza de los sunes laicos que contrarrestaban la fuerza creciente del integrismo suicida.

    Y se multiplicaron los bombazos contra intereses GH (VWDGRV 8QLGRV HQ HOPXQGR \ FRQWUD DOJXQRV GHVXVDOLDGRVHQ$IJDQLVWiQH,UDNFRPR,QJODWHUUD\(V-SDxD(OGHPDU]RGHIXHYRODGRXQWUHQHQODHVWDFLyQGH$WRFKDHQ0DGULG\HOGHMXOLRGHexplot una mochila con explosivos en una estacin del PHWURHQ/RQGUHV3HURDPHQRVGHXQDxRGHOGHUUXP-be de las Torres Gemelas en New York estall un camin FRQERPEDVHQDEULOGHHQ7~QH](Q0RPEDVD\Nairobi, Kenia, siguieron explotando artefactos ese mis-PRDxR/RPLVPRTXHHQ%DOLHQ,QGRQHVLD

  • 11estosdas22/04/13

    MyYHQHVDPERVDxRVHOTXHPXULy\HOTXHVHpudo de momento dar a la fuga. Y, al parecer, como ca-ba esperar, extremistas musulmanes. Pero, operaban VRORV" QR VHUtDQ LQWHJUDQWHV GH XQD FpOXOD GH XQDred? No ocurri otro desajuste en la Inteligencia an-titerrorista estadounidense? No haba, como se cree, antecedentes de militancia blica de ninguno de ellos? Se revisaron bien sus antecedentes durante el trmite de visado, sobre todo por cuanto se trataba de un caso especial de inmigrantes refugiados? Qu pas enton-ces con la gestin migratoria del caso?

    GRQGHPXULHURQPiVQLxRVHQXQDPDVDFUHGHFDVLPXHUWRV\GHVDSDUHFLGRV

  • 12 estosdas22/04/13

    AD-EPHESIOS

    Jos Enrique Velasco

    Venezuela y derredores

    EN FRANCA Y SOSPECHOSA IDENTIFICA-FLyQFRQDTXHOORVSURFHVRV\DU-WLPDxDVHOHFWRUDOHVODFDQFLOOHUtDmexicana se apront a reconocer

    D 1LFROiV 0DGXUR FRPR OHJtWLPR SUHVL-dente de Venezuela. No as los Gobier-QRVGH(VSDxD\(VWDGRV8QLGRVGHUH-chas ms, derechas menos- pintan su UD\D \ SUHILHUHQ HVSHUDU 'LSORPDFLDsensible, inteligente, madura?

    La situacin, harto complicada, sin duda va a empeorar en las prximas se-manas debido a que el pas est partido D ODPLWDG \ KD\PLOHV GH TXHMDV LQWHU-nas sobre irregularidades en los comicios TXH OHGLHURQHO WULXQIRD0DGXURSRUXQmargen de 200 mil escasos votos. Slo OOHYDPRV RFKR GtDV \ SXGLHUD VHU TXH HODGHODQWRWDQORFXD]VLQDQiOLVLV\PX\DODmexicana, le machuquen los dedos a EPN si se da un portazo que cambie la cosa poltica en las tierras de Bolvar.

    Capriles, a quien las derechas mun-diales lo miran como a un manso cachorro, solicit un reconteo de los sufragios apo-\DGRSRUODRWUDPLWDGGHOSDtVUHVSXHVWDDSODXGLGDSRU2EDPD\DGKHUHQWHVSODQH-tarios. Y ni siquiera estamos planteando los peligros supuestos de que los enormes XMRVGHSHWUyOHRTXHYLDMDQGH9HQH]XHODhasta los imperios estadounidenses pue-GDQGHMDUGHXLU1RYHUERUUHDGHLQWHUH-ses mata carita poltica.

    0DGXURHOELVRxRVDFDODVJDUULWDVGHODPLWDGTXHORFRELMD\GHFLGHHQGXUHFHUsu postura, tal vez est pensando en que la santa trinidad chavista, el pajarito chi-DGRURHOFRQVHMHURGHGLRV\DVXSLPRVque Chvez le habl al odo a diosito santo para interceder por un Papa latinoameri-FDQROHYDQDHFKDUXQDPDQLWDSDUDTXHgobierne en paz sin una oposicin moles-WDFDOODGLWDPLUDQGR\DGPLUDQGRDOQXH-vo prcer. Loas, por favor.

    O bien le apuesta a perseguir, re-SULPLU\VXSULPLUOLEHUWDGHVSDUDDGRSWDUe imponer un rgimen a la cubana. Se rumora en las esquinas que a Capriles le

    espera la mazmorra tras los incidentes sangrientos del pasado lunes. En tanto, los Castro cuelgan sus esperanzas, las ~OWLPDV GH TXH 1LFROiV VLJD \ SURVLJDcon las instrucciones paternas a pie jun-tillas, de dar petrleo en intercambio por GRFWRUHVPDHVWURV\RWURVHVSHFLDOLVWDVque al salir de la isla se convierten en vlvulas de escape a las presiones eco-QyPLFDV\SROtWLFDVTXHYLYH&XEDHQVXVHQWUDxDV\DOPLVPRWLHPSRVRQHPEDMD-dores de la revolucin. Aunque el pue-blo venezolano empobrezca.

    $TXHOORVRWURVTXHDSR\DEDQ ODRGL-sea chavista por petrleo o por apegos GHRWUDtQGROHKR\VHYHQHQXQHVFHQD-ULR HQWUDPSDGR SRU FHJXHUDV LQWULJDV \QHFHGDGHV(YR0RUDOHV WLHQH VXFLHQWHVSUREOHPDV FRQ OD MXVWD UHLYLQGLFDFLyQ \HPDQFLSDFLyQ LQGtJHQD EROLYLDQD OD EUD-VLOHxD5RXVVHIDQGDVXPDPHQWHDWDUHDGDcon la ola de negocios chinos e inmigran-WHV HXURSHRV TXH VH OH YLHQHQ HQFLPDlas atmicas preocupaciones iranes estn HQIRFDGDVKDFLDGLIHUHQWHVODWLWXGHV\'D-nielito Ortega en su natal Nicaragua debe andar con el Jess en la boca.

    Especial preocupacin le represen-ta a Colombia que ha trabajado exitosos caminos en su rspida relacin con Ve-nezuela. Estn obligados a seguir man-WHQLHQGRHVDLQWHOLJHQWHSROtWLFDGLVHxD-GDSDUDDKRQGDU\PDQWHQHUODVEXHQDVvecindades, ms all de quin se quede HQHO3DODFLRGH0LUDIORUHV

    El Tribunal Supremo de Justicia de 9HQH]XHOD\DGLMRTXHQRHVSRVLEOHUH-contar los votos a mano. La UNASUR, Unin de Naciones Sudamericanas, se UHXQLyVLQOOHJDUDDFXHUGRVFRQFUHWRV\por si esto no bastara la situacin puede incendiar al pas a travs del radicalismo \ODVPHQWLUDVTXHVHPDQHMDQHQODVUH-GHVVRFLDOHV

  • 13estosdas22/04/13

    A tiro de piedra

    Julin Santiesteban

    Independientes y dependientes electorales

    SI ALGUNA PERSPECTIVA CLARA PUEDE TENERSE A UN MES de iniciado el proceso electoral en Quintana Roo, es que los actores polti-FRVTXHFRQX\HQOOHJDQPiVGHELOLWDGRV

    que nunca, tanto por factores atribuibles a su GHVHPSHxRFRPRSRUFRQGLFLRQHVTXHOHVKDLP-puesto el entorno poltico en el que se renovarn ODVGLSXWDFLRQHVORFDOHV\ODV3UHVLGHQFLDV0XQLFLSDOHVGHODHQWLGDG

    Las candidaturas independientes, la fuga GHPLOLWDQWHVSRU ODV LQFRQIRUPLGDGHVPDQLHV-WDV HQ ORV SDUWLGRV SROtWLFRV \ KDVWD HO PDSDgeoelectoral que ser aplicado en esta contien-da, colocan a varios partidos en franca incapaci-GDGSDUDFRPSHWLUSRUVtPLVPRV\FRPRPHURVpescadores en un ro revuelto donde los ms EHQHFLDGRV VL OR GHVHDQ SXHGHQ VHU ORV FLX-dadanos sin partido que participen activamente FRPRFDQGLGDWRVHQORVFRPLFLRVGHOSUy[LPRde julio.

    0LUHXVWHG\DQRHVQRYHGDGTXHHO3DUWL-GR9HUGH(FRORJLVWDGH0p[LFRVHFRDOLJXHFRQHORevolucionario Institucional para existir apenas FRPRDFWRUSROtWLFRSHURTXpWDOODRUIDQGDGHQla que se encuentra el Partido Nueva Alianza a UDt]GHOHQFDUFHODPLHQWRGHVXFUHDGRUD\H[Ot-der del Sindicato Nacional de Trabajadores de la (GXFDFLyQ (OED (VWKHU *RUGLOOR 0RUDOHV" (Q ODentidad ni siquiera se han dejado ver los dirigen-WHV\H[GLULJHQWHVPDJLVWHULDOHVTXHFRQ LQFHQ-diarios argumentos condicionaban las coaliciones \DPHQD]DEDQLQFOXVRFRQLUVRORVRDOLDUVHDRWUDVIXHU]DVSROtWLFDV$KRUDDQGDQPX\GHYD-OXDGRV \ EDVWDQWH GHSHQGLHQWHV GHO WULFRORU HVque se observan.

    $GHPiV OXHJRGHTXH(QULTXH3HxD1LHWRregresara el PRI a Los Pinos, el Partido Accin Nacional en Quintana Roo perdi el 80 por ciento GHVXVPLOLWDQWHVDXQTXHDSHVDUGHHOORHOGLV-curso de sus dirigentes sea el de salir victoriosos en las elecciones locales, aferrados a un Partido GHOD5HYROXFLyQ'HPRFUiWLFDFX\DVWULEXVVHHQ-FXHQWUDQHQIUHQWDGDVFRPRVLHPSUH\TXHLQFOX-

    so han impugnado el intento de alianza que el Instituto Electoral de Quintana Roo les aprobara en das pasados.

    (O3DUWLGRGHO7UDEDMR\HO0RYLPLHQWR&LX-dadano no contienden en esta ocasin coaliga-dos con el PRD, ante lo cual el resultado para HOORVHVLQFLHUWRWHQGLHQGRDPHQRVSHURDHVWDVGHSHQGHQFLDV\FRGHSHQGHQFLDVSDUWLGLVWDVVHsuma un factor indito en la historia poltica de 4XLQWDQD5RRODSDUWLFLSDFLyQGHPiVGHDV-pirantes a candidatos independientes para dipu-WDGRV\SUHVLGHQWHVPXQLFLSDOHVORTXHUHGXFLUiaun ms la cantidad de votos que algunos par-tidos obtenan de ciudadanos que los daban en FDVWLJRDORVSDUWLGRVFRQPD\RUHVSUHIHUHQFLDV

  • 14 estosdas22/04/1314estosdas22/0/ 4/13/

    Panchito en Mxico

    Nicols Durn de la Sierra

    Panchito, hermano,ya eres mexicano

    Nueva porra sacristana

    Antes de acudir a la mesa y admirar como Lculo, el nico comensal, da cuen-ta del cuarto plato de la

    FHQD\DTXHHOUHVWRGHORVFRQ-vidados estn hartos de comer, \ WDPELpQSDUDHYLWDUFDHU WDQDplomo en el feo pecado de la gula \QRGLJDPRV\DHQHOGHODOXMXULDJos- que con Marilyn\El Mi-notauro no se sabe, se avisa que en esta columna se tocar antes un tema de jaez es-SLULWXDOODYLVLWDD0p[LFRGHJorge Mario Bergoglio.

    Para los que busquen la risa fcil, se aclara que aqu no se dar puerta a blasfemas versiones como las que di-cen que el Papa, antes de optar por Francisco, quiso lla-marse Jess II. No se dar pase a tales gracejos porque, SULPHURVHH[DFHUEDUtD OD IDWXLGDGTXHVHDWULEX\HD ORVSRUWHxRVGH%XHQRV$LUHV\OXHJRLPSRUWDQWHSRUTXHORVFKDVFDUULOORVRFXSDUtDQGHPDVLDGRVSiUUDIRV\ORGHODFR-milona demanda espacio.

    As pues, con mstico respeto se aplaude la iniciativa GHODQDGDIUDQFLVFDQD&RQIHUHQFLDGHO(SLVFRSDGR0H[LFD-no que, en voz del cardenal Jos Francisco Robles Or-tega, su presidente, se luci al invitar de manera formal al 3DSDSDUDTXH YLVLWH0p[LFRFXDQGR ORFRQVLGHUHFRQYH-niente. No antes. La cortesa primero que nada, pues eso de andar correteando a la gente para que venga, puede ser considerado hasta majadero.

    Una invitacin tan ambigua, posee una gran virtud: carece de perentoriedad. Esto dar al colegio de ensota-nados el tiempo necesario para planear la visita del jerarca catlico con ms tino que el que se tuvo con don Joseph Ratzinger, al que se les hizo fcil llevar a Silao, Guanajua-WRGLVTXHSRUTXHDOOtKD\XQ&ULVWRJUDQGH\ERQLWR'LJRel ex santo varn vena de un sitio donde abundan los cris-WRVJUDQGHVERQLWRV\GHUHPDWHPLODJURVRV

    'HEHFRQVLGHUDUVHDODFLXGDGGH0RQWHUUH\FRPRsede de la visita del nuevo Papa, ms afn a las urbes que a los rurales paisaje de Guanajuato. La feligresa LUiGRQGHYD\DHOREMHWRGHVXDGRUDFLyQFRQORTXHHOqurum est garantizado. Adems, all se encuentra HODIDPDGRUHVWDXUDQWH(O5H\GHO&DEULWRFX\DHVSH-cialidad es guisarlo al pastor. Qu mejor que darle al Pastor este cabrito!

    A diferencia del otro, el argentino es un real beefeater, HVGHFLUXQFRPHGRUGHFDUQH\QRVHFRQWHQWDUiFRPRHODOHPiQFRQWDQVyORVDOFKLFKDV\chucrut, por ms que la FROHVWpPX\IUHVFD6HDFRQVHMDTXHHOLQYLWDGRSHUQRFWHHQXQKRWHO\QRHQFDVDSDUURTXLDODOJXQD6HUHQDWDVRPDxDQLWDVFRQPDULDFKLRUHGRYDTXHGDQYHWDGDVHQSURdel reposo del jovenazoGHFDVLDxRV6LSLGHKLHUEDVHUHHUHDOPDWHQRDODRWUD

    Cree el lector que esta divagacin respecto de los posi-EOHVGHOHLWHVTXHSRGUtDQRIUHFHUVHDGRQ-RUJH0DULRHVXQDsuerte de tardo prlogo que da paso a la cena en el laberinto? 1RORHV&XDOVHGLMRORVLQYLWDGRVHVWiQDKtWRV\SRUDxDGL-GXUDODEHOOD0DULO\QIXHDORVVHUYLFLRV TXHHVHXIHPLVPRSRUEDxR TXHDVXYH]HVHXIHPLVPRSRUHQQTXHSRUdeferencia al mutis de la ninfa, antes se tocarn dos temas.

    Uno. Carlos Vzquez lvarez, el virtual rector del campus3OD\DGHO&DUPHQGHOD8TURRDQGDIHOL]SXHVSDUDel prximo agosto no slo abrir sus puertas la bibliote-

    ca del centro de estudios, sino que tambin se inaugurar una nueva FDUUHUD OD GH /H\HV 6H XWLOL]y ODformula virtual rector debido a que, por cuestiones de mera burocracia, el cargo que ste ocupa es el de coordinador de la unidad acadmi-FD TXHORPLQLPL]D

    Dos. La candidatura de don Eduardo Espinosa Abuxapqui a la alcalda de Chetumal, ha tenido tan buena respuesta que, antes que los otros aspirantes, el pri-mer sorprendido ha sido el propio favorecido. No es que ignore que atender a la comunidad deja divi-dendos polticos, dice, pero se

    han sumado a mi favor grupos que, incluso, no militan en PLSDUWLGR\HVRHVLQXVLWDGRVREUHWRGRKR\TXHH[LVWHuna efectiva competencia electoral.

    En realidad, el buen nimo que tiene entre sus co-terrneos no es sorprendente si se considera que, entre HO\HOIXHDOFDOGHGH&KHWXPDOKHKL]REXHQSDSHO$QGDSRUODVFDOOHV\ODJHQWHORVDOXGDFRQDIHFWR\eso s que resulta inusual. Por lo general, como en el caso de los ex ediles Andrs Ruz Morcillo o Gregorio Sn-chez Martnez, antes que saludarlos la gente se pregunta cmo es que an estn libres.

    Se acepta que el rol de ex alcaldes en esta si-tuacin puede ser ms largo, pero se opt por ellos no con afn de importunar, no, desde luego que no, sino slo para dar un contraste de tipo didctico la HGXFDFLyQHVPX\LPSRUWDQWH\SRUTXHORVGRVHQHOpasado inmediato, se sirvieron bien, hasta con magnifi-cencia, de sus respectivas alcaldas. Bien, pero el caso HVTXH(GXDUGR(VSLQRVDHVWiHPSHxDGRHQHOUHVFDWHde Othn P. Blanco.

    El ex presidente de la Gran Comisin del Congreso estatal sostiene que el xito en este rescate se basar HQ XQD IyUPXOD VLPSOH ODPLWDG JHVWLyQ SROtWLFD \ ORdems, administracin. Qu cmo administrar lo que QRH[LVWH"6tKD\VLVHVDEHEXVFDU $QWHVTXHQDGDbrilla su optimismo. Se ver en el futuro si la frmula da resultado, pero por lo pronto se trata de un hombre bien LQWHQFLRQDGRORTXH\DHVPXFKR

    /DFHQDVHYDDHQIULDULa voz de Lculo hace que el escriba retorne al ddalo.

    No se puede ser descorts con quien dispusiera el banque-te, que el Grande del Egeo desde un principio dijo que l QRPRYHUtDQLXQGHGR/DVtOGHFXEDQDVHHQFXHQWUDGHQXHYRDODPHVD\HODVXFRVWXPEUHWLHQHGHVFRQFHUWD-dos a los cocineros, quienes no atinan a entender cmo es que puede beberse un color. Una taza de caf? Por qu no una taza de verde?

    Ha de saber el lector que sta ahora comn bebida no lleg a Europa sino hasta mediados del siglo XVI, por lo que los de la cocina no tenan idea de qu les hablaba la DQWLOODQD3DUDPtTXHHVWiHPSDFKDGD\QRVDEHORTXHpide, as que srvanle una copa de anisum de Babilonia con vino, dijo el patricio, listo para dar cuenta de un plato de DPHQFRDVDGRDODPHQWDPX\GHODJUDGRGHPetronio, segn cita de El satiricn.

    Si bien Lculo va por el cuarto plato, La loca semana \DHVWiDORVSRVWUHVDVtTXHODJORVDGHOIHVWtQVHGDUiGHV-SXpV$JXLVDGHDGLyV\FRQGHGLFDWRULDSDUDDon Cafeto, YDODUHFHWDURPDQDRULJLQDOGHODPHQFRVHSHODHODYHVHODYD\DVDFRQHQHOGR\YLQDJUH3RQHUHQXQPRUWHURSLPLHQWDFRPLQRVUXGDPHQWD\GiWLOHVPDFKDFDUORWRGRFRQPLHOYLQR\DFHLWH5RFLDUODPH]FODVREUHHODYH\VHU-vir. Saludos a la Semarnat.

    14 estosdas22/04/13

    de

  • 15estosdas22/04/13

    Las simulaciones de los procesos electorales: las leyes lo restringen todo y los partidos

    y sus candidatos no respetan nada

    SI BIEN EL PROCESO ELECTORAL ARRANC desde mediados del mes de marzo SDVDGR\ORVSDUWLGRVSROtWLFRV\DKDQGHQLGRHQVXPD\RUtDDTXLHQHVORV

    representarn como candidatos en la con-WLHQGD SRU ORV *RELHUQRV PXQLFLSDOHV \ ODVdiputaciones, an la parte lgida de la lucha SROtWLFDQRLQLFLD\KD\IHFKDVIDWDOHVTXHQLsiquiera se han cumplido.

    Lo que s se exhibe, sin embargo, es la proclividad que tienen los dirigentes de los partidos polticos a buscar los resquicios que deja la legislacin electoral para intentar sacar ventaja sobre sus rivales, a lo que se SUHVWDQODVLQDFDEDGDVOH\HVFRQODVTXHGHmanera por dems contradictoria se preten-GH UHJODPHQWDU WRGR \ WRGRV HQFXHQWUDQ ODmanera de transgredirlas sin ser objeto de sancin alguna.

    'HDKtSXHVTXHHQHOMXHJRHOHFWRUDO\en la lucha poltica que se libra en torno al mismo, lo que ms prevalece es la simulacin \ODIDOWDGHpWLFD3RUHVRORTXHPHQRVVRQnuestros procesos democrticos son contien-das honorables.

    En el tiempo transcurrido previo al inicio del proceso electoral, hemos observado como SDUWLGRV \ DVSLUDQWHV OR PLVPR UHFXUUHQ DWUHWDVPX\FRQRFLGDVSDUDGLIXQGLUVXLPDJHQen espectaculares, que simulan contiendas internas de seleccin de candidatos, cuando \D ORV TXH VRQ HVWiQ GHFLGLGRV VyOR FRQ HOSURSyVLWRGHWHQHUPiVWLHPSR\HVSDFLRSDUDel proselitismo ante una sociedad que prcti-FDPHQWH\DHVWiGHFLGLGDHQVXPD\RUSDUWHa no votar por nadie el da de las elecciones.

    Tambin se aprob la participacin de los candidatos independientes, pero sta tiene ms trabas que la que tiene la de los partidos SROtWLFRV \ FDUHFH GH ORV LQFHQWLYRVPtQLPRVpara motivar a los ciudadanos a recurrir a esta DOWHUQDWLYD SDUD GLVSXWDU D ODVPDDV SDUWL-distas los espacios de representacin pblica.

    Sin embargo, las candidaturas indepen-GLHQWHV\DHVWiQDSUREDGDVDXQTXHHOFXP-plimiento cabal de la apertura a la participa-cin de los ciudadanos de manera alterna a ODGHORVSDUWLGRVSROtWLFRVWRGDYtDHVWiPX\OHMDQDGDGDVODVFRQGLFLRQHV\ODVUHVWULFFLR-nes legales bajo las que est sujeta esta op-cin en la actualidad.

    Ahora bien, aun cuando los partidos SROtWLFRV\DOJXQRVFDQGLGDWRVGLVIUD]DGRVGHDVSLUDQWHV\DDUUDQFDURQVXVFDPSDxDVde difusin proselitista, la fecha formal HVWi HVWDEOHFLGD HQ OD OH\ SDUD HO GHPD\ROXHJRGHTXHORVFDQGLGDWRVDLQWH-JUDUORVD\XQWDPLHQWRVVHUHJLVWUHQHOGtDGHPD\R\TXHVXUHJLVWURVHDDSUREDGRHOGHOPLVPRPHV

    (Q HVD PLVPD IHFKD GHO GH PD\Rdebe ser suspendida toda la propaganda gu-bernamental para dejarle el campo abierto a ORVSDUWLGRV\FDQGLGDWRVTXHWHQGUiQKDVWDHOGHMXOLRFRPROtPLWHSDUDVDWXUDUDODRSL-QLyQS~EOLFDFRQVXVPHQVDMHV\SURSXHVWDVde oferta poltica electorera.

    6LQHPEDUJRSRUHVDVFRVDVGHODVOH\HV\ODVGHFLHQFLDVTXHDSURSyVLWRVHGHMDQHQlas mismas, la propaganda electoral arranc GHVGHKDFHPHVHV\ WRGRV ORVSDUWLGRV VLQexcepcin, la han desplegado conforme a sus UHFXUVRV\FDSDFLGDGHV

    /DVLPXODFLyQHOHFWRUDOFDPSHD\QRHVGHDKRUD7RGRVORVDFWRUHVORVDEHQ\EXVFDQsacar provecho de lo mismo que acusan a sus contrincantes. Nadie quiere una contienda HOHFWRUDOHTXLWDWLYD\WUDQVSDUHQWH

  • 16 estosdas22/04/13

    Desaparecidos

    Nada para evitarlo

    No hay reglas mnimas de autoridad contra la trata

    El trfico de nios sigue viento en popa

    ES ADMIRABLE LA FORMA EN LA QUE LAS MADRES resisten la prdida de sus vstagos. El dolor es tan grande que ni siquiera tiene un nombre. A quien pierde a sus proge-

    nitores se le llama hurfano, si la esposa fallece se es viudo, pero ante la prdida de un hijo no existe ni siquiera una forma de llamar al padre, a la madre, al hermano. Sin embargo, dentro de ese inmenso dolor existe un consuelo: el te-ner un lugar en donde poder ir a llorar esa par-tida, o a recordar todos los ratos amables, los IHOLFHVVHKDFHQOOHJDUDODPHQWHDQpFGRWDVWUDYHVXUDVUHJDxRVSHOHDVH[SXOVLRQHVGHODVHVFXHODVHQQVHWLHQHXQOXJDUSDUDUHFRUGDU\HVRHV\DXQSHTXHxRDOLYLRXQRFRQHOTXHno cuentan aquellos a quienes los hijos les son arrebatados en vida, los que se pierden, de los que se desconoce paradero, rumbo, la si-tuacin en la que se encuentran. Y cuando uno se percata de todo lo que existe en torno a esas desapariciones el terror se apodera de las fami-OLDV\HVpVWDRWUDGHHVDVVLWXDFLRQHVLQHQDUUD-bles en las que tampoco podemos explicarnos RGHQLUTXpFODVHGHPDGHUDHVFRQODTXHVH

    KDFHDODVPDGUHVTXHVHVREUHSRQHQ\HPSLH-zan a deambular por calles, avenidas, ciudades, HQEXVFDGHORVVHUHVTXH\DQRODVDFRPSDxDQ

    /DOLVWDGHQLxRVGHVDSDUHFLGRVVXPDPL-OHV\ODVDXWRULGDGHVQRPXHYHQXQGHGRSDUDHQFRQWUDUORV([LVWHXQDEDUUHUD\ ODDWHQFLyQVHFHQWUDHQODVPDDVHQODSURVWLWXFLyQHQODGHOLQFXHQFLDFRP~QSHUR\HVDVIDPLOLDVDlas que al parecer nadie escucha? Se dedican KRUDV\KRUDVHQORVPHGLRVHOHFWUyQLFRVGHFR-PXQLFDFLyQSDUDODH[KLELFLyQGHQLPLHGDGHV\hasta de estupideces que no slo se hablan sino TXHVHPXHVWUDQ\VLQHPEDUJRQRKD\XQVRORFDQDOTXHGHGLTXHSRUORPHQRVPLQXWRVDdar todos los datos que se requieren para la localizacin de los infantes.

    (OFDVRGHODQLxDTXHFRQHQJDxRVVHOOH-YDURQGH7H[FRFR\TXHDSDUHFLyHQ(O6DOYDGRU\GHORTXHGHOFDVRVHFRQRFHGDOXJDUDTXHVHemprenda de inmediato una serie de acciones \ VH OH Gp MXVWR YDORU D HVH DQXQFLR VREUH HOGHVFRQRFLPLHQWRGHVXSDUDGHURFRQWRGR\IR-WRJUDItDTXHIXHORTXHOOHYyDVXLGHQWLFDFLyQ\D OD OODPDGDGHXQWHUFHURTXHQDOPHQWH

  • 17estosdas22/04/13

    DYLVyDODSROLFtD\VLJXLHURQHOUXPERSRUWRGRVFRQR-FLGR(VGHFHOHEUDUVHTXHHVDQLxD\DHVWpFRQVXVSD-GUHV\TXHFRQHVHUHWRUQRVHVLHPEUHQHVSHUDQ]DVHQDTXHOORVTXHWLHQHQDxRV\DxRVEXVFDQGRDORVVX\RV

    Es absurdo que teniendo tantos antecedentes so-EUH ORTXH OOHJDDVXFHGHUFRQ ORVPHQRUHV\DGROHV-centes en las terminales areas no se pida un solo do-cumento en los mostradores de las lneas de aviacin. %DVWDFRQFXDOTXLHUFUHGHQFLDOVLHOQLxRYDDODHVFXHODSHURVLHODGXOWRFRQHOTXHYLDMDWLHQHFDUDFRQDEOHQLsiquiera ese documento exigen, cuando deberan pedir la cartilla de vacunacin, el acta de nacimiento, el CURP, HQQ WRGRDTXHOORTXHSHUPLWDJDUDQWL]DUTXHYLDMDQcon sus padres o con sus familiares. Les preocupa ms que tengan la edad que dicen tener cuando se paga un precio menor por el boleto que todo lo que encierra la posibilidad de que estn siendo robados.

    Y una situacin similar o peor sucede en las termi-nales de autobuses. Ningn documento. Se escucha el JULWRSDUDDERUGDU\VHOHVLQGLFDDWRGRVORVTXHYLDMDQFRQQLxRVTXHVHDSUHVXUHQSDUDTXHRFXSHQOXJDUHVHQlos cuales se encuentren cercanos, pero eso de pedirles un solo documento que compruebe que son consangu-neos o familiares el nombre de los abuelos aparece en el acta de nacimiento- o una carta que autorice al DGXOWRDYLDMDUFRQHOPHQRUFRQXQDUPDTXHSXHGDser comparada con la que aparece en la credencial de HOHFWRUGHOUPDQWHTXHGHEHVHUHOSDGUHRODPDGUHFX\RVQRPEUHVWDPELpQVHFKHFDQHQHOGRFXPHQWRTXHUHJLVWUDHOQDFLPLHQWRGHHVRQDGD+D\TXHDERUGDUGHprisa porque todos tienen el tiempo contado.

    /DVDXWRULGDGHVGH0LJUDFLyQ\DGHEHUtDQWHQHUORVresultados de una investigacin que permita conocer FyPRVDFDURQDODQLxDGHOSDtVFyPRFUX]yODIURQWHUDcmo pudo ingresar a El Salvador sin documentacin. El silencio reina por parte de la autoridad, la indolen-cia tambin. Sabido es que estos traslados no slo son KDFLDHO6XUVLQRWDPELpQKDFLDHO1RUWH\KDEUtDTXHpreguntarse hasta dnde se extienden esas redes que les permiten llevar de un pas a otro a esos menores sin que exista un solo documento autntico para poder REWHQHUXQDYLVD\ORVSHUPLVRVGHVDOLGD\HQWUDGDFR-rrespondientes.

    6H LQVWDODQ UHWHQHV HQ ODV FDUUHWHUDV \ OD RUGHQes revisar, buscar hasta encontrar que no se transpor-WH GURJDV R DUPDV \ ORV QLxRV" (V LQH[SOLFDEOH TXHcuando viajan uno o dos adultos con un solo menor no se pida ninguna documentacin, no se interrogue a los menores para medir su grado de nerviosismo, su fami-

    liaridad con quienes van con ellos. Segn nos narraron azafatas de lneas areas, no han sido pocas las ocasio-nes en las que se percatan de la intranquilidad de los PHQRUHV\GHODIDOWDGHFRQWUROGHORVDGXOWRVTXHORVllevan sobre lo que es necesario para que se calmen, SDUDTXHYD\DQFRQWHQWRV$QWHHVWDVLWXDFLyQGDQDYL-so en tierra a las autoridades para que se encarguen GH LQYHVWLJDU ORTXHSXHGHHVWDUVXFHGLHQGR\GHHVDmanera han logrado evitar que se los roben, aunque desconocen el destino de quien cometi esa infamia. Y de esos casos no se sabe porque las aerolneas cuidan el no hacer fama de transportar a estos delincuentes.

    &DPSDxDVYDQ\YLHQHQTXHKDEODQGHODQHFHVL-GDGGHQXWULUDORVQLxRVGHTXHDVLVWDQDODHVFXHODGHTXHFXHQWHQFRQXQPHMRUIXWXURRWUDVEXVFDQODVDOXG\HVDWUDYpVGHPHGLFLQDSUHYHQWLYD\FXLGDQ-do que no caigan en deshidratacin que se centran los esfuerzos, casi en la misma dimensin con la que se OOHYDQDFDERODVFDPSDxDVGHYDFXQDFLyQ6HOHJLVOyVREUH ORV GHUHFKRV GH ORV QLxRV XQD \ RWUD YH] VHUHSLWHTXHGHEHQDOHMDUVHGHODVGURJDV\VHHQVD\DQRSHUDWLYRVPRFKLOD\RWUDVDFFLRQHVSDUDHYLWDUTXHSXHGDQ OOHYDUODV ODV HVFXHODV R TXH GHVGHPX\ SH-TXHxRVVHDQXWLOL]DGRVSDUDYHQGHUODV7RGRHVRHVWiELHQSHURQXQFDVHKDEODGHWRGRVORVQLxRVTXHKDQsido robados, de los desaparecidos, de la venta que KDFHQGHHOORV\GHVXVyUJDQRVGHOHVWDEOHFLPLHQWRGH PHGLGDV SDUD HYLWDU HVWDV VLWXDFLRQHV \ PHQRVan se reportan cercos que impidan que puedan salir GHOSDtVVLQ ODGRFXPHQWDFLyQRFLDO\HQHVWHGHV-cuido que ms bien parece importamadrismo estn inmersas todas las autoridades federales.

    El viejo del costal no ha desaparecido. Alumnos \GHVFHQGLHQWHVGHHVWHSHUVRQDMHVHKDQPXOWLSOLFDGR\GHQXHYRDSDUHFHODFRPSODFHQFLDGHODVDXWRULGDGHVsu indolencia, su mejor socia. Hasta cuando?...

    Lo invitamos a visitar nuestra pgina www.liliaa-rellano.com en donde podr escuchar los programas radiofnicos de Estado de los Estados, que se trans-PLWHQSRU5DGLRGHOD&DGHQD5DVDDVtFRPRSUH-senciar los programas televisivos peninsulares Estado GHORV(VWDGRV\)XHJR&UX]DGR TXHVHWUDQVPLWHQSRUFDQDOGH&DQF~Q\HQFDMDGLJLWDO FDQDOGH0pULGD\HQFDMDGLJLWDO\FDQDOGH&DP-peche del sistema de cable. Esperamos tambin sus comentarios en el correo OLOLDBDUHOODQR#\DKRRFRPDVtWDPELpQHQ)DFHERRNFRQ/[email protected]_arellano1.

    de

  • 18 estosdas22/04/1318estosdas22/04/1318estosdas22/04/13

    Hctor Sosa

    LA XIII LEGISLATURA DEL CONGRESO DEL ESTADO APROB UHIRUPDVDOD/H\GH3URWHFFLyQ&LYLO\DOD/H\GHORV0XQLFLSLRV WHQGLHQWHVDGLVPLQXLU\SUHYHQLUlos riesgos de trabajo, al permitir que las direc-

    ciones municipales de Proteccin Civil puedan dar parte DOD6HFUHWDUtDGHO7UDEDMR\3UHYLVLyQ6RFLDO6736GHSRVLEOHVLQFXPSOLPLHQWRVGHODVQRUPDVGHVHJXULGDG\salud en los centros de trabajo.

    &RQODVPRGLFDFLRQHVSURSXHVWDVSRUODGLSXWDGDLeslie Berenice Baeza Soto, presidenta de la Comisin GHO7UDEDMR\3UHYLVLyQ6RFLDOVHEXVFDTXHODVDXWRUL-GDGHVPXQLFLSDOHVFRDG\XYHQFRQODVLQVWDQFLDVHVWDWD-les para vigilar de manera estricta el cumplimiento de la normatividad laboral.

    La legisladora explic que, como a la Secretara del 7UDEDMR\3UHYLVLyQ6RFLDO OHFRUUHVSRQGH ODDSOLFDFLyQde sanciones por incumplimiento de las disposiciones en PDWHULDGHVHJXULGDG\VDOXGHUDQHFHVDULRFRQVLGHUDUla participacin de los municipios para abatir el incum-plimiento de las normas.

    Al ser los municipios quienes, en el ejercicio de sus IDFXOWDGHVRWRUJDGDVSRU/H\WLHQHQUHODFLyQPiVGLUHF-WDFRQORVFHQWURVGHWUDEDMRORVGLSXWDGRVGHOD;,,,Legislatura decidieron aprobar la iniciativa de reformas para abonar a la elaboracin e instrumentacin de las SROtWLFDVS~EOLFDVGHVHJXULGDG\VDOXGHQHOWUDEDMR

    Con estas nuevas disposiciones las direcciones o ins-titutos de Proteccin Civil municipales que, al realizar sus YLVLWDVGHYHULFDFLyQ\RLQVSHFFLyQGHWHFWHQLQGLFLRVGHposible incumplimiento de la normatividad en materia de VHJXULGDG\VDOXGSRUSDUWHGHORVSDWURQHVSRGUiQKD-

    FHUORFRQVWDUHQVXVGRFXPHQWRV\GDUSDUWHDOD6HFUH-tara del Trabajo, para que proceda como corresponde.

    En la Sesin Ordinaria nmero 20, el Congreso de Quintana Roo emiti un exhorto a la Secretara de 0HGLR$PELHQWH\5HFXUVR1DWXUDOHV6(0$51$7DOD&RPLVLyQ,QWHUVHFUHWDULDOSDUDHO0DQHMR6XVWHQWDEOHGH0DUHV\&RVWDV\DO&RQJUHVRGH OD8QLyQSDUDTXHUHDOLFHQXQDUHYLVLyQDOD/H\*HQHUDOGH(TXLOLEULR(FR-OyJLFR OD/H\*HQHUDOGH%LHQHV1DFLRQDOHVDVtFRPRDO5HJODPHQWRSDUDHO8VR\$SURYHFKDPLHQWRGHO0DU7HUULWRULDO9tDV1DYHJDEOHV3OD\DV=RQD)HGHUDO0DUt-WLPR7HUUHVWUH=2)(0$7\7HUUHQRVJDQDGRVDOPDU

    El Punto de Acuerdo aprobado, tambin exhorta a la autoridades mencionadas, para que en uso de su facultad reglamentaria, considere el derecho preferente en el otorgamiento de concesiones disponibles a los le-gtimos propietarios o poseedores de predios colindan-WHVFRQOD=2)(0$7

    El objetivo del acuerdo, presentado por el diputado con OLFHQFLD)UHG\(IUpQ0DUUXIR0DUWtQHVGDUPD\RUFHUWLGXP-EUHDODVDFFLRQHVGHFRQVHUYDFLyQSURWHFFLyQ\DSURYHFKD-miento sustentable de la zona federal martimo terrestre.

    3DUD ODHODERUDFLyQGHOGLFWDPHQDSUREDGR\FRQHOQGHHQULTXHFHUODLQLFLDWLYDOD&RPLVLyQGH3XQWRV/HJLVODWLYRV\7pFQLFD3DUODPHQWDULDVROLFLWy ODRSLQLyQGHOD6HFUHWDUtDGH(FRORJtD\0HGLR$PELHQWH6(0$

    La dependencia estatal precis la necesidad GH UHYLVDU OD QRUPDWLYLGDG DSOLFDEOH D OD =2)(0$7\ SURPRYHUPD\RUHV DFXHUGRV GH FRRUGLQDFLyQ FRQlas entidades federativas costeras para establecer UHJODV FODUDV \ WUDQVSDUHQWHV TXHGHQPD\RU FHUWL-dumbre jurdica en el proceso de otorgamiento de concesiones a particulares.

    APRUEBAN DIPUTADOS REFORMAS PARA GARANTIZAR SEGURIDAD Y SALUD A TRABAJADORES

    de

  • 19estosdas22/04/13

    Obs rvatorioeAPOYA BANCO MUNDIAL A MXICO EN MEDIDAS PARA IMPULSAR CRECIMIENTO

    El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, ex-pres el apoyo de la entidad a las medidas adoptadas por Mxico para impulsar el crecimiento econmico.Mxico es una de las economas ms importantes de las Amricas, dijo Kim en una rueda de prensa en el marco de las reuniones de primavera del BM y del Fondo Monetario In-ternacional (FMI).

    Nos sentimos muy alentados sobre la manera tan rpida que Mxico respondi ante la crisis econmica, tomando en cuenta que fue especialmente severa por su cercana integracin con la economa de Estados Unidos, seal.

    Indic que ha mantenido una buena relacin con el ante-rior gobierno y ahora con el actual del presidente Enrique Pea Nieto, que est impulsando diversas reformas.

    Mxico est haciendo muchas cosas buenas para asegu-rar el crecimiento a largo plazo, adems de liderar el esfuerzo sobre el cambio climtico, recalc.

    Kim destac programas de desarrollo humano en zonas de po-breza extrema y las transferencias de dinero que est haciendo tam-bin Brasil, lo cual calific como un modelo para todo el mundo.

    Consider adems muy importante que Mxico est ade-lante en trminos de su enfoque en la inclusin, que el BM la de-nomina prosperidad compartida.

    Esas medidas, sumadas a su muy prudente acercamiento macroeconmico, va a conducir a un slido crecimiento a Mxico

    por delante y vamos a hacer todo lo que podamos para apoyar y ser un buen socio para que Mxico siga en ese camino, recalc.

    El economista en jefe para Amrica Latina del BM, Augusto de la Torre, asegur la vspera que es alcanzable que la economa mexicana crezca a tasas del 6.0 por ciento, casi el doble del actual.

    Es alcanzable si se encuentra el consenso poltico para el tipo de reformas que buscan. No hay razn para dudar de esos objetivos que representaran casi el doble del crecimiento actual proyectado (3.5 por ciento) para la regin este ao, sostuvo en una conferencia.

    Destac que para llegar a ese nivel se requiere la ins-trumentacin de reformas, as como una capacidad de la eco-noma de Mxico.

    CRECE CIRCULACIN DE BILLETES FALSOS 17%

    Pese a los esfuerzos de las autoridades del pas para evi-tar la falsificacin de billetes, la realidad es que esta prctica sigue en aumento, pues el ao pasado se con-tabilizaron 338 mil unidades apcrifas en circulacin, lo que represent un incremento de 17% en relacin a las reporta-das en 2011, revelaron datos del Banco de Mxico (Banxico). En conjunto, la suma de billetes falsos en Mxico que circularon el ao pasado ascendi a 83 millones.

    Segn el reporte anual del instituto central, la deteccin de piezas falsas en el territorio lleva una tendencia alcista desde 2008.

    En aquel ao, el banco central inform que se hallaron 81.3 billetes falsos por cada milln de piezas que haba en circulacin, mientras que para 2012 esa proporcin subi a 109.

    Los datos del reporte evidenciaron que los billetes con ms casos de falsificacin fueron los de denominacin de 50 pesos, pues de cada milln que hay en circulacin, 278.4 de ellos care-can de valor monetario.

    Esta situacin se dio a pesar de que se trata de una pieza que se fabrica con polmero, es decir, con estndares de calidad y medidas de seguridad ms estrictas.

    De acuerdo con informacin del banco central, el ao pa-sado se detectaron 116 mil 261 billetes de 50 pesos falsos, cifra superior a los 81 mil 250 que se encontraron en 2011.

    La prdida monetaria por el movimiento de estos billetes fue equivalente a 5.8 mdp.

    El segundo mayor caso se dio en el billete de mil pesos. El informe advierte que de cada milln de unidades de mil pesos, 125 son ilcitos.

    En 2012 se detectaron 8 mil 973 billetes de la ms alta de-nominacin falsos. El equivalente a 8.9 mdp.

    El tercer billete de mayor falsificacin fue el de 200 pesos. En 2012 haban 77 mil 169 billetes de esa denominacin sin valor monetario, equivalentes a 15.4 millones de pesos.

    Aunque no se trat del billete con ms proporcin de falsi-ficaciones, la unidad de 500 pesos s represent el mayor costo econmico. El ao pasado haba 98 mil 100 billetes ilcitos de 500 pesos, con valor de 49 mdp.

    Finalmente, entre las piezas con menor proporcin de falsi-ficacin se ubicaron los de 100 y 20 pesos.

    El gobernador del Banxico, Agustn Carstens, ha manifesta-do que es importante preservar la seguridad de la circulacin de la moneda nacional, pues es un asunto prioritario.

    La Comisin nacional para la defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que si se reci-bi un billete y hay dudas sobre su autenticidad acuda a una sucursal bancaria para solicitar que la pieza sea analizada por las autoridades. de

    de

  • 20 estosdas22/04/13

    Obs rvatorioe

    HUELGA DE HAMBRE DISPARA LA TENSIN EN GUANTNAMO

    Llevo detenido en Guantnamo 11 aos y tres meses. Nunca se me ha acusado de ningn crimen. Nunca he sido juzgado. Podra haber estado en casa hace aos -nadie piensa seriamente que yo sea una amenaza- pero sigo aqu (). La nica razn es que el presidente (Barack) Oba-ma se niega a devolver a ningn detenido a Yemen. No tiene sentido. Soy un ser humano, no un pasaporte, y merezco ser tra-tado como tal. No quiero morir aqu, pero hasta que el presiden-te Obama y el de Yemen hagan algo, corro el riesgo cada da.

    Samir Naji al Hasan Moqbel, un hombre de 35 aos, no es el primer preso que pone negro sobre blanco el sinsentido humanitario y el limbo legal que representa la crcel que EU abri en su base en Cuba tras los atentados del 11-S, que Obama prometi cerrar cuando era candidato pero ha mantenido abierta, y donde hay an 166 reos.

    Pero Moqbel, arrestado en Pakistn e inicialmente sospe-choso de haber sido guardia de Osama bin Laden, es el primer reo al que The New York Times publica un artculo de opinin, una pieza que ayer centr de nuevo la atencin en la prisin y dio visibilidad a la huelga de hambre que se ha extendido entre al menos cuatro decenas de detenidos. La alimentacin forzosa de algunos presos y medidas como el asilamiento en celdas in-dividuales han tensado la situacin en la crcel, donde ha habido enfrentamientos este fin de semana entre presos y guardas.

    En Guantnamo me estn matando, como titul el artculo que dict por telfono a sus abogados a travs de un intrprete, Moqbel

    marca el 15 de marzo como la fecha de inicio de su huelga de hambre. Segn su relato, ese da ocho policas militares entraron en su celda, le ataron de pies y manos a la cama, le pusieron un intravenoso y un ca-teter doloroso, degradante e innecesario y le dejaron as 26 horas. Nunca olvidar la primera vez que me metieron el tubo de alimen-tacin forzosa por la nariz, escribe Moqbel, uno de los al menos 12 presos alimentados forzosamente. No puedo describir lo doloroso que es. Quera vomitar pero no poda. Senta agona en el pecho, la garganta y el estmago. Nunca haba experimentado un dolor as. No deseo a nadie este castigo cruel.

    ESPERA CENTROAMRICA MS AYUDA DE OBAMA EN ESTRATEGIA DE SEGURIDAD

    El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, seal que los pases de Centroamrica esperan una mayor ayuda en el tema de la seguridad regional por parte del mandatario estadunidense Barack Obama.

    La regin espera que durante la Cumbre Centroam-rica-Estados Unidos, que se realizar a principios de mayo prximo en Costa Rica, Obama se involucre ms en el tema de la estrategia de seguridad centroamericana, dijo Funes en declaraciones desde Washington.

    Una de las grandes expectativas que tenemos los pre-sidentes de la regin es que haya un compromiso y un invo-lucramiento mayor de parte del gobierno de Estados Unidos y del propio presidente Obama en el financiamiento de la estrategia de seguridad regional, dijo.

    Funes, quien cumple su ltimo da de visita en Wash-ington, enfatiz que sus colegas de la regin coinciden en que mientras no haya un mayor involucramiento del principal mercado consumidor de la droga, la lucha contra la narcoacti-vidad y el crimen organizado, la estrategia no ser eficiente.

    Por el momento, Estados Unidos ha comprometido alre-dedor de 360 millones de dlares para financiar dicha estra-tegia, de los cuales slo se han desembolsado 40 millones, sin embargo, la regin requiere de un compromiso mayor, expres Funes, de acuerdo con un comunicado de prensa di-fundido por el gobierno.

    El mandatario salvadoreo tambin inform que ha so-licitado un encuentro con Obama, en el marco de la reunin de Costa Rica, para abordar temas bilaterales.

    de

    de

  • 21estosdas22/04/13

    Observatorio

    JURA MADURO COMO PRESIDENTE DE VENEZUELA SIN

    RECONOCIMIENTO OPOSITOR

    Nicols Maduro jurament como presidente de Ve-nezuela para el perodo 2013-2019 ante el Congre-so, sin reconocimiento de la oposicin, que cues-tiona su triunfo sobre Henrique Capriles en los comicios del pasado 14 de abril.

    Maduro, ex chofer de autobs, jur ante 97 legisladores oficialistas y la inasistencia de 68 diputados de la opositora Mesa de la Unidad Democrtica (MUD), quienes solicitaron el recuento del 100 por ciento de los votos emitidos.

    El presidente de la Asamblea Nacional (Congreso uni-cameral), Diosdado Cabello, acompaado de Mara Gabriela Chvez, hija del extinto presidente Hugo Chvez, coloc la banda presidencial a Maduro, quien se transform as en el primer mandatario chavista.

    Antes, Maduro haba jurado continuar el legado de Chvez, lder de la Revolucin Bolivariana, quien muri el 5 de marzo pasado vctima de un cncer en la zona inguinal.

    Miles de simpatizantes que llenaron unas seis aveni-das alrededor del cntrico Palacio Legislativo aclamaron a Maduro, que a los 51 aos logr la primera magistratura en apenas su segunda contienda electoral, tras ganar una diputacin en el ao 2000.

    A la ceremonia asisti ms de una decena de presiden-tes de la regin y del resto del mundo, como Dilma Rousseff (Brasil), Cristina Fernndez (Argentina), Jos Mujica (Uru-guay), Evo Morales (Bolivia), Danilo Medina (Repblica Do-minicana) y Juan Manuel Santos (Colombia.

    Al acto de posesin de Maduro tambin acudieron los gobernantes de Per, Ollanta Humala; de Hait, Michel Mar-telly; de Cuba, Ral Castro; de Honduras, Porfirio Lobo; de Nicaragua, Daniel Ortega, y de Irn, Mahmud Ahmadinejad, entre otros.

    Esta maana, a travs de su cuenta en la red social Twit-ter, Maduro escribi: 19 de abril, Da de Patria. Hoy jurar por nuestro pueblo que cumplir con el Plan de la Patria y ser leal a las ideas de Bolvar y Chvez. de

    MANTIENE BACHELET LIDERAZGO EN CARRERA PRESIDENCIAL EN CHILE

    La ex mandataria chilena Michelle Bachelet, mantiene el liderazgo en la contienda presidencial con miras a los comicios de noviembre prximo en Chile, con un 43 por ciento de apoyo.Un sondeo de la privada Universidad Diego Portales

    mostr que 43 por ciento de los entrevistados declar que votara por Bachelet si las elecciones fueran el prximo do-mingo, mientras un 8.8 por ciento lo hara por el precandi-dato oficialista Laurence Golborne.

    Se trata de la primera encuesta sobre intencin de voto, tras el ingreso de Bachelet a la contienda por la Presidencia de Chile, luego de su regreso al pas el 26 de marzo pasado.

    En tercer lugar de las preferencias electorales se ubic el precandidato del gobernante partido Renovacin Nacio-nal, Andrs Allamand, con 5.8 por ciento, y en cuarta posicin el independiente de izquierda, Marco Enrquez-Ominami, con 5.5 por ciento.

    La encuesta de la Universidad Diego Portales fue reali-zada entre el 4 de marzo y el 3 de abril pasados y se aplic a mil 200 electores. de

  • 22 estosdas22/04/13

    Nuestro esfuerzo es por los nios de Solidaridad: Rafael Kantn

    En Puerto Aventuras, fue inaugurada una cancha de futbol rpido con pasto natural en la escuela prima-ria Miguel Ortega Navarrete. Con un ambiente de fiesta, Rafael Kantn, Presidente Municipal de Solida-ridad, comparti estos momentos con decenas de alumnos.

    Todo lo que nosotros hacemos va dirigido hacia el bienestar de ustedes. Son el presente y el futuro de Solida-ridad, dijo. Adems resalt que esta escuela es orgullo del municipio ya que cuenta con una firme cultura del reciclaje y agradeci a grupo Catalonia por su colaboracin en be-neficio de la sociedad.

    La cancha de 15 por 39 metros cuadrados, cuenta adems con gradas y un rea especial para los jugadores. Durante estos trabajos se crearon ms de 150 empleos di-rectos e indirectos.

    Tambin en la delegacin Puerto Aventuras, Rafael Kantn cort el listn inaugural de los bebederos en el jar-dn de nios Mario Antonio Milln, como parte de las ac-ciones que se realizan en beneficio de todos.

    Inaugura cancha de ftbol en Puerto Aventuras

    22 estosdas22/04/13

  • 23estosdas22/04/13

    Arnaldo Blanco

    COMO PARTE DE LAS FESTIVIDADES DEL MES DEL NIO, A SDUWLUGHOGHDEULO HO*RELHUQRGHO(VWDGR\HOSistema para el Desarrollo Integral de la Familia RIUHFHUiQIHVWLYDOHVLQIDQWLOHVHQORV0XQLFLSLRV

    de la entidad, anunci la presidenta honoraria del DIF, Sra. 0DULDQD=RUULOODGH%RUJH

    La Presidenta Honoraria explic que las celebracio-nes iniciarn el 28 de abril, en el municipio de Felipe &DUULOOR3XHUWRHQHO'RPR'REOH\HOGtDGHDEULOHQHOPXQLFLSLRGH-RVp0DUtD0RUHORVHQODVLQVWDODFLRQHVGHO'RPR'HSRUWLYR GRQGH ORV QLxRV WHQGUiQ UHJDORVEULQFROLQHVULIDV\XQVKRZLQIDQWLO

    ANUNCIA MARIANA ZORRILLA DE BORGE LA CELEBRACIN DEL DA DEL NIO

    EN TODO EL ESTADO

    'HWDOOyTXHDOLJXDOTXHHQDxRVSDVDGRVHQHVWDRFDVLyQse aprovechar este espacio para difundir los derechos de los QLxRVSDUDTXHWDQWRHOORVFRPRVXVSDGUHVVHSDQGHTXHVHWUDWD\WUDWHQGHFXPSOLUORVHQEHQHFLRGHVXVIDPLOLDV

    $xDGLyTXHHOGtDGHDEULOODFHOHEUDFLyQVHUHDOL]DUiQen el municipio de Othn P. Blanco, en la Explanada de la Ban-GHUDGHODFLXGDGGH&KHWXPDOGRQGHVHIHVWHMDUiDODVQLxDVQLxRV\PDGUHVTXHHVWpQSUHVHQWHVGHLJXDOPDQHUDHOGtDGHPD\RHQHOPXQLFLSLRGH%HQLWR-XiUH]VHIHVWHMDUiQHQHOparque de Las Palapas de la ciudad de Cancn.

    6HxDOyTXHHOGHPD\RHQHOPXQLFLSLRGH,VOD0X-MHUHV VH UHDOL]DUi OD FHOHEUDFLyQHQHO'RPR/D*ORULD\HOGHPD\RHQHOPXQLFLSLRGH/i]DUR&iUGHQDVHQ ODVinstalaciones del Domo Doble de la ciudad de Kantunilkn.

    /D6UD0DULDQD=RUULOODGH%RUJHGLMRTXHHOGHPD\RHQHOPXQLFLSLRGH6ROLGDULGDGVHHIHFWXDUiHOHYHQWRHQODVLQVWDODFLRQHVGHO7HDWURGHO',)\GHOPLVPRPRGRHOGtDGHPD\RHQODFLXGDGGH7XOXPHQHO'RPR'REOH

    $GHPiVHOGHPD\RHQHOPXQLFLSLRGH&R]XPHOVHHIHFWXDUiHOHYHQWRHQHOVDOyQGHHVWDV0RE\'LFNQD-OL]DQGRHOGtDGHPD\RHQHO%DFDODUHQODVLQVWDODFLRQHVdel Domo Doble de la comunidad.

    ,QGLFyTXHWRGRVORVQLxRVMXQWRFRQODIDPLOLDWHQGUiQacceso a los eventos a partir de la 4 de la tarde cuando se abrirn las puertas del lugar donde se realizar el festejo.

    Record que, para el Gobierno del Estado que encabe-]DVXHVSRVRHOJREHUQDGRU5REHUWR%RUJH$QJXOR\SDUDel DIF Quintana Roo, es de gran importancia la estabilidad, ORVGHUHFKRV\HOELHQHVWDUGHORVQLxRVTXLQWDQDUURHQVHV\DTXHVRQHOIXWXURGHO(VWDGRGHOSDtV\GHOPXQGR

    )LQDOPHQWHLQYLWyDODVQLxDVQLxRV\DODVPDGUHVGHIDPLOLDDTXHVHXQDQDHVWRVIHVWHMRV\DFXGDQDORVIHVWL-YDOHVGRQGHVHUiQFHOHEUDGRVFRPRWRGRVORVDxRV

    Elaborado por Comunicacin Social del DIF Estatal.

    de

    23estosdas22/04/13

  • 24 estosdas22/04/13

    De portada

    A principios de abril, la regidora prista Miriam Osnaya inform que por medio del Captulo 1000, el de salarios y compensaciones, se haban esfumado los recursos del Ayuntamiento de Othn P. Blanco. El tema no es un asunto me-nor, hoy el Ayuntamiento no tiene ni para pagar los sueldos de su personal, y ha trascendido la especie de que se habra fraguado un desfalco por medio de seis direcciones donde pudieron realizarse pagos a presuntos trabajadores de alto ingreso que no se sabe ni quines son. El crecimiento injustificado de los gastos de personal y de los gastos personales, es tan pesado y peligroso como el de las deudas de Estados y Municipios; y el ejercicio de los presupuestos pblicos en esos rubros es tan opaco como el paradero de grandes porciones de dinero obtenido va los crditos entregados a los Gobiernos locales, y tan lejos del inters de nadie para poner lmite y candados por medio de controles institucionales y legislativos. Hoy Quintana Roo y sus Muni-cipios no slo despuntan en indicadores de violencia y deuda, sino tambin en creci-miento del gasto corriente asociado al Captulo 1000; en ocho aos es el Estado que ms ha crecido en el costo de todas sus burocracias, a un promedio anual del 15.6 por ciento, tres veces mayor al promedio nacional y 26 veces ms que el Gobierno federal. Es cierto que es la entidad donde la inmigracin ms expande las ciudades y las de-mandas sociales, lo cual significa redes de alumbrado y de drenaje, calles, servicios de limpieza y de vigilancia, ms infraestructura urbana y de servicios pblicos, y que eso requiere la expansin asimismo de los presupuestos. Pero, por qu se dejan crecer las ciudades y sus demandas si no se incrementan los ingresos fiscales y se sabe que la contratacin de crditos incidir en ms deuda y menos capacidad de servicios? Por qu no se establecen legislaciones y polticas poblacionales donde se armonice el cre-cimiento demogrfico con la capacidad de ingresos fiscales y de financiamiento? No ser porque ese crecimiento significa para los funcionarios hacer grandes negocios

    CUNTO DEPENDE DEL DESVO DE RECURSOS QUE LAS DEUDAS SE HAGAN TAN IMPAGABLES COMO LAS NMINAS DEL PODER PBLICO?

    24 estosdas22/04/13

  • 25estosdas22/04/13

    Deuda

    Hctor Sosa

    EL MARTES 16 DE ABRIL EL SENADO DE LA REPBLICA aprob reformas a la Constitucin para contro-ODU ODVGHXGDVGH(VWDGRV\0XQLFLSLRV3HURDOda siguiente la Junta de Coordinacin Poltica de

    la Cmara de Diputados inform que esas reformas no eran vlidas, toda vez que el Senado no tiene facultades SDUDOHJLVODUHQODPDWHULDQDQFLHUD\SUHVXSXHVWDO

    0LHQWUDVVHOHGDEDVHJXLPLHQWRDORTXHRFXUUtDHQHO6HQDGRVREUHODVUHIRUPDV\HOUHFKD]RDOGLFWDPHQpor parte de la Cmara de Diputados, la Secretara de Hacienda emita su informe mensual sobre el estado de ODVQDQ]DV\ODVPLQLVWUDFLRQHVTXHRWRUJDDORV(VWD-GRV\0XQLFLSLRVYtDDSRUWDFLRQHVIHGHUDOHV

    -con patentes, permisos, licencias, autorizaciones discrecionales, cobros por fuera del erario, y arreglos econmicos con constructores y agentes inmobiliarios, entre muchos otros? Es cierto: si las ciudades crecen deben crecer las nminas de los trabajadores del servicio pblico que deben atender las demandas crecientes de los ciudadanos. Pero, es la contratacin de esos trabajadores adicionales la que desequilibra las fi-nanzas pblicas, y son esos empleados a los que hay que despedir o recortar ingresos y prestaciones cuando los presupuestos empobrecen hasta el lmite de la inmovilidad institucional? El problema no es ms bien la contratacin de los tres o cuatro funcio-narios del circuito del poder que se ubican en posiciones estratgicas para el manejo sin restricciones de los recursos, que cobran toda suerte de ingresos y compensacio-nes, y que aparte se pintan solos para enriquecerse a costa del erario recin se acomo-dan en el cargo? No son esas nminas y esas pilleras sin retribuciones la verdadera carga inflacionaria de los gastos de administracin? No es ah donde se requieren los ajustes al personal y al gasto pblico? No es ms bien un problema de dispendio a manos llenas de unos cuantos que el pago del salario a los trabajadores ms modestos en todos los rdenes del poder pblico? Mire usted: en slo una maniobra por bando desaparecieron unos 350 millones de pesos de las arcas municipales de Benito Jurez y Othn P. Blanco. Ms bien nunca entraron; volaron antes de llegar procedentes de sendos crditos bancarios. Greg Snchez en Cancn dice no saber qu pas con 360 millones que se le autorizaron y Carlos Mario Villanueva con 80 millones. Y es dinero que hay que pagar con intereses; con recursos federales que seran para obra pblica y social. De modo que si dejan crecer sin cesar la mancha urbana y se roban el dinero, no va a alcanzar. Luego quieren descontarles a los trabajadores que cobran 4 mil pesos al mes o despedirlos porque no hay para pagar la nmina. Pues as va a no seguir ha-biendo? Y son slo un par de ejemplos. Apenas al azar.

  • 26 estosdas22/04/13

    De portada

    En el informe de Hacienda se indica que 24 enti-dades han sido afectadas con una disminucin de las aportaciones que realiza el Gobierno federal, de manera HVSHFtFDGHO5DPRTXHVRQIRQGRVSDUDHGXFDFLyQVDOXG\VHJXULGDGODVWUHVUHVSRQVDELOLGDGHVSULPDULDVde una gestin de Gobierno. Quintana Roo fue la segun-da entidad ms golpeada, con la disminucin de casi un 12 por ciento de los recursos para esos rubros estrat-gicos que debieron ser transferidos en los dos primeros PHVHVGH/DEDMDGHODVDSRUWDFLRQHVIHGHUDOHVJHQHUDXQDSUHVLyQDGLFLRQDODODVQDQ]DVGHODVDG-ministraciones estatales, que debern subsanar la cada de recursos procedentes de la Federacin.

    El de las deudas es un tema que en lo inmediato parece que no tendr una regulacin de parte del Legis-ODWLYRIHGHUDO\HOSUREOHPDHQORV(VWDGRVVHFRPSOLFDadems por el crecimiento de las necesidades de cober-WXUDGHVXVREOLJDFLRQHVQDQFLHUDVSRUFUpGLWRVREWH-nidos, con la necesidad de subsanar una disminucin GHUHFXUVRVGHORVIRQGRVIHGHUDOHV\FRQODH[SDQVLyQSURJUHVLYD\FRQVLVWHQWHGHODGHPDQGDVRFLDO

    $GHPiVGHOLQFUHPHQWRGHODVREOLJDFLRQHVQDQ-cieras generadas por el pago de deudas, otro crecimien-to que no ha sido observado con detenimiento es el aumento de los egresos del Captulo 1000, el de los VDODULRV\ORVJDVWRVSHUVRQDOHV

    La que ha puesto el tema sobre la mesa es la re-JLGRUDSULtVWD0LULDP2VQD\DFRPRFXDQGR LQIRUPyD

    Es muy fcil abusar del Captulo 1000 porque esos recursos no se auditan a detalle. Como son salarios y compensaciones los audito-res no se meten; ellos ven obra pblica y otros gastos millonarios.

    principios de abril que a travs de ese Captulo 1000 VHPDOYHUVDURQUHFXUVRVGHO$\XQWDPLHQWRGH2WKyQ3Blanco. La fuga, como le llam, estuvo en el personal GHVHLVRFLQDVPXQLFLSDOHVTXHRSHUDQSDUWLGDVSUHVX-SXHVWDULDVPX\HOHYDGDVOD'LUHFFLyQ*HQHUDOGH2EUDVPblicas, Servicios Pblicos, Servicios Generales, Desa-UUROOR6RFLDO'HVDUUROOR,QWHJUDOSDUDOD)DPLOLD',)\2FLDOtD0D\RU

    (O&DStWXORFRQVXPHKR\GtDPiVGHOSRUciento de los presupuestos de las entidades pblicas, \HQDOJXQRVFDVRVFRPROD6HFUHWDUtDGH(GXFDFLyQHOSRUFLHQWR$GLIHUHQFLDGHRWURVJDVWRVTXHVRQDXGLWDGRV DOPtQLPR GHWDOOH HO GH VXHOGRV \ VDODULRVno est considerado entre las prioridades de auditores WDQWRORFDOHVFRPRIHGHUDOHV6LELHQKD\TXLHQHVWLHQHQXQ VDODULR DGHFXDGR\ YLYHQGHPDQHUDKRQHVWD KD\circuitos de funcionarios que han abusado de los recur-sos del Captulo 1000 para la contratacin de personal FRQVXHOGRV\SUHVWDFLRQHVSURKLELWLYRVHLQMXVWLFDEOHVcomo coordinadores de agenda de presidentes muni-FLSDOHVFRQVXHOGRVQHWRVDUULEDGHPLOSHVRVFODURsin consignar sus verdaderas ganancias: los bonos dis-crecionales regalados por sus jefes, ante los cuales el salario es una bagatela.

    0LHQWUDVHQODPLUDVHHQFXHQWUDODQHFHVLGDGGHFRQWURODU OD GHXGD GH (VWDGRV \0XQLFLSLRV OD UDSLxDque se realiza con el gasto corriente de los presupues-tos pblicos est fuera del radar.

    Greg Snchez

    Miriam Osnaya

  • 27estosdas22/04/13

    Deuda

    Quintana Roo, entre los candidatos a ser rescatados

    (OPDUWHV HO 6HQDGR DSUREy XQ GLFWDPHQ GHreforma constitucional para regular el endeudamiento GH(VWDGRV\0XQLFLSLRV3HURDOGtDVLJXLHQWHOD-XQWDde Coordinacin Poltica de la Cmara de Diputados de-termin no dar trmite a la reforma para controlar esas deudas realizada por el Senado, argumentando que la Cmara alta, que slo es una Cmara revisora en este caso, carece de facultades para legislar en la materia. /RVFRRUGLQDGRUHVGHO35,HO35'\HO3DUWLGR9HUGHHQOD&iPDUDEDMDVHxDODURQTXHHODUWtFXORLQFLVRV,\H de la Constitucin, indican que el Senado no puede legislar en ese tema.

    +D\REVHUYDGRUHVTXHYHQFRPRXQYLOFLUFRHOHSL-sodio del rechazo del dictamen por parte de la Cmara GH'LSXWDGRV\ODLQWHQFLyQGHOHJLVODUVREUHXQDVXQWRen el que no estn facultados en el Senado. Lo hacen, dicen los analistas, para darle ms tiempo al tema, por-TXHKD\OHJLVODGRUHVTXHHVWiQGHIHQGLHQGRODVSRVLFLR-QHVGHVXVUHVSHFWLYRV(VWDGRV\HQPXFKRVGHHOORVtienen graves problemas de deuda. No se vislumbra, al PHQRVSDUDHVWHTXHVHSXHGDUHJXODUHOHQGHX-damiento de los Gobiernos locales, puesto que el pro-blema originado por el rechazo de la Cmara de Dipu-WDGRVVHSRGUtDVROXFLRQDUGHXQDPDQHUDPX\VLPSOHque se acordara que un diputado meta el dictamen del Senado como una iniciativa propia. Con eso se solucio-nara el problema. Claro, si se quisiera, dicen.

    No obstante, entre los mecanismos que se men-cionaron en el dictamen senatorial se encuentra el de la JXUDGH'HXGD(VWDWDO*DUDQWL]DGD FRQHOSURSyVLWRde establecer un lmite al endeudamiento que puede estar garantizado con participaciones federales.

    (VXQPHFDQLVPRGHUHGXFFLyQGHOFRVWRQDQFLHURde entidades ahogadas en sus deudas para reestructu-rarlas con el aval de la garanta federal, previa solicitud \UPDGHOFRQYHQLRUHVSHFWLYRFRQOD6HFUHWDUtDGH+D-FLHQGD\&UpGLWR3~EOLFR

    El Estado con una mayor cada de aportaciones fue Hidalgo, con una dis-minucin de 15 por ciento de sus ministraciones consideradas en los dos primeros meses de 2013. Quintana Roo est en el segundo lugar con el 11.6 por ciento; le siguen Aguascalientes, con 8, y Colima y Sonora con 7.8 por ciento cada una. En trminos generales este ao Quintana Roo ha dejado de re-cibir recursos federales por alrededor de 92 millones de pesos.

    Durante las discusiones en el Senado trascendi que de acuerdo con informacin de la Secretara de +DFLHQGD\&UpGLWR3~EOLFRHOVDOGRGHODVREOLJDFLRQHVQDQFLHUDVGHODVHQWLGDGHVIHGHUDWLYDV\ORV0XQLFLSLRVascendi a 2.9 por ciento del PIB al cierre de diciembre GH&RDKXLODHVHO(VWDGRPiVHQGHXGDGRFRQSRU FLHQWRGHO 3,%HVWDWDO VHJXLGRGH4XLQWDQD5RR\1D\DULWFRQSRUFLHQWRGHO3,%ORFDOFDGDXQR

    El mecanismo de la Deuda Estatal Garantizada HVWiGLVHxDGRSDUDD\XGDUDORV*RELHUQRVORFDOHVVR-breendeudados con el compromiso de someterse a un SURJUDPDGHDMXVWHVFDO'HKHFKRWHQGUtDQTXHUPDUun convenio con la Federacin para obligarse a alcan-zar objetivos de responsabilidad hacendaria, con metas HVSHFtFDVHLQGLFDGRUHVSDUDPHGLUVXJUDGRGHFXP-plimiento.

    /DVHQWLGDGHVPiVHQGHXGDGDV\TXHVLVHDSUR-bara el mecanismo en la reforma enviada por el Senado o en otra formulada por la Cmara de Diputados pu-dieran entrar al esquema de Deuda Estatal Garantizada son ocho, porque tienen comprometidas ms del 100 por ciento de sus participaciones federales.

    Los casos extremos son Coahuila, que para liqui-dar su deuda necesitara casi tres veces el monto total anual de sus participaciones federales, as como Quin-WDQD5RR\1XHYR/HyQTXHRFXSDUtDQPiVGHOGREOHGHHVRVLQJUHVRVSDUDVROYHQWDUVXVREOLJDFLRQHVQDQ-cieras. En nmeros, segn la informacin de Hacienda hecha pblica por el Senado, Coahuila encabeza la lista GHORV(VWDGRVPiVHQGHXGDGRV\FRQSRVLELOLGDGHVGHacceder al mecanismo de Deuda Estatal Garantizada SRUTXHWLHQHFRPSURPHWLGDVHOSRUFLHQWRGHVXVSDUWLFLSDFLRQHV OH VLJXHQ 4XLQWDQD 5RR FRQ HO SRU FLHQWR 1XHYR /HyQ FRQ HO &KLKXDKXD FRQHO SRU FLHQWR 9HUDFUX] FRQ 1D\DULW FRQ'LVWULWR)HGHUDOFRQ\6RQRUDFRQHOpor ciento.

    El problema de la deuda en las entidades no slo se FRPSOLFDSRUHOWDPDxRGHVXVFRPSURPLVRVGHSDJRKD\WDPELpQDOJXQDVVHxDOHVGHDODUPDHQDOJXQDVGHellas, donde han disminuido las aportaciones federales,

  • 28 estosdas22/04/13

    De portada

    \HVRRFDVLRQDUiXQDSUHVLyQDGLFLRQDOHQ ODV\DPX\GHELOLWDGDVQDQ]DVORFDOHV

    'HDFXHUGRFRQHOLQIRUPHGHQDQ]DVS~EOLFDVGHla Secretara de Hacienda federal, en los dos primeros PHVHVGHKXERXQDGLVPLQXFLyQHQHOPRQWRGHrecursos federales transferidos a los Estados con res-SHFWRDO\HQWUHORVPiVDIHFWDGRVVHHQFXHQWUDQuintana Roo.

    (O LQIRUPHVHxDODTXHHOSUREOHPDHVQDFLRQDOWRGDYH]TXHGHODVHQWLGDGHVIXHURQDIHFWDGDVen la disminucin de recursos provenientes de los ocho fondos que comprenden el total de las aporta-ciones a los Estados.

    /DVDSRUWDFLRQHVIHGHUDOHVDIHFWDGDV\TXHQRIXH-URQWUDQVIHULGDVIRUPDQSDUWHGHO5DPRGHOSUHVX-SXHVWRGHHJUHVRV\VRQUHFXUVRVTXHUHFLEHQORV(VWD-GRVSDUDGHVWLQDUORVDQHVHVSHFtFRVIXQGDPHQWDOHVFRPRHGXFDFLyQVDOXGLQIUDHVWUXFWXUD\VHJXULGDG

    (O(VWDGRFRQXQDPD\RUFDtGDGHDSRUWDFLRQHVIXH+LGDOJRFRQXQDGLVPLQXFLyQGHSRUFLHQWRGHsus ministraciones consideradas en los dos primeros PHVHVGH4XLQWDQD5RRHVWiHQHOVHJXQGROX-JDUFRQHOSRUFLHQWROHVLJXHQ$JXDVFDOLHQWHVFRQ \ &ROLPD \ 6RQRUD FRQ SRU FLHQWR FDGDXQD(Q WpUPLQRVJHQHUDOHV HVWH DxR4XLQWDQD5RRha dejado de recibir recursos federales por alrededor de 92 millones de pesos.

    La rapia est en el Captulo 1000

    (QODUHYLVLyQGHOD&XHQWD3~EOLFDGHO$\XQWDPLHQ-WRGH2WKyQ3%ODQFRODUHJLGRUDSULtVWD0LULDP2VQD\D6iQFKH]FRUUHOLJLRQDULDGHODOFDOGH&DUORV0DULR9LOOD-QXHYD0DGULGLQIRUPyTXHDWUDYpVGHVHLVGLUHFFLRQHV

    Los casos extremos son Coahuila, que para liquidar su deuda necesita-ra casi tres veces el monto total anual de sus participaciones federa-les, as como Quintana Roo y Nuevo Len, que ocuparan ms del doble de esos ingresos para solventar sus obligaciones financieras. En nmeros, segn la informacin de Hacienda hecha pblica por el Senado, Coahuila encabeza la lista de los Estados ms endeudados y con posibilidades de acceder al mecanismo de Deuda Estatal Garantizada porque tiene compro-metidas el 298.5 por ciento de sus participaciones; le siguen Quintana Roo con el 235.6 por ciento, Nuevo Len con el 208.3, Chihuahua con el 159.7 por ciento, Veracruz con 131.2, Nayarit con 120.1, Distrito Federal con 105.1 y Sonora con el 101.7 por ciento.

    PXQLFLSDOHVHVTXHVHRUJDQL]yXQIXHUWH\DFDVRPX\OXFUDWLYRGUHQDGRGHGLQHUR+R\GtDHOJDVWRGHQyPL-na supera el 80 por ciento de los recursos disponibles GHO0XQLFLSLRFDSLWDOLQR\GHFDVLWRGRHOVHFWRUJXEHU-QDPHQWDOHQHOTXHVHLQFOX\HQVHFUHWDUtDV\RUJDQLV-mos desconcentrados.

    Sin importar del rgano de que se trate, el aumen-WRGHORVJDVWRVGHO&DStWXORKDVLJQLFDGRSDUDla alta burocracia una manera de asaltar el presupuesto S~EOLFR 6H FRQWUDWDQ DVLVWHQWHV \ SHUVRQDO HQ JHQH-UDO FRQVXHOGRVDYHFHVFRPSOHWDPHQWH LQMXVWLFDGRVcomo por ejemplo en Cozumel, donde el coordinador de Agenda de Aurelio Joaqun, Guillermo Ruiz Tibia, cobra XQVXHOGRGHPLOSHVRV\HVRFXDOTXLHUSXHGHVD-berlo, es acaso lo que menos gana.

    En el caso de Othn P. Blanco, segn la regidora 2VQD\DORVJDVWRVSRUHO&DStWXORKDQGHYDVWDGR

    Mario Villanueva

  • 29estosdas22/04/13

    Deuda

    ODVDUFDVPXQLFLSDOHV'XUDQWHHOHMHUFLFLRVFDODVFHQGLHURQDPLOORQHVPLOSHVRV3DUDHOUHVWRGHVXVREOLJDFLRQHVHO$\XQWDPLHQWRVyORWLHQHPL-OORQHVGHSHVRVDODxR

    Los tubos presupuestarios por donde se fugan los PD\RUHVGLQHURVDGHPiVGH ORVKR\RVGH ODVGHXGDVS~EOLFDVVHHQFXHQWUDQHQORVFDStWXORV\VHUYLFLRVSHUVRQDOHV\VDODULRVPDWHULDOHVVXPLQLVWURV\VHUYLFLRVJHQHUDOHV

    La alta burocracia ha encontrado en el Captulo 1000 una manera de robarse el dinero pblico, expli-ca un funcionario municipal a Estosdas\TXHSLGLyHOanonimato. En las reas de recursos materiales siem-SUHKD\QXHYRVULFRVSRUHMHPSOR/XHJRKD\DOFDOGHV\IXQFLRQDULRVTXHVHURGHDQGHD\XGDQWHV\DVLVWHQWHVLQQHFHVDULRVDORVTXHUHPXQHUDQFRQyYHFHVORTXHJDQDXQHPSOHDGRGHEDMRUDQJR

  • 30 estosdas22/04/13

    De portada

    SIN ENMENDAR VICIOS Y ERRORES QUE LOS HUNDIERON, NO HABR RESCATE

    DE ESTADOS Y MUNICIPIOS ENDEUDADOS, DICE SEGRIO MONROY, DE LA UQROO

  • 31estosdas22/04/13

    Deuda

    Hctor Sosa

    EL ORIGEN DEL ENDEUDAMIENTO DE ESTADOS Y MUNICI-pios viene del desmantelamiento del sector p-blico federal por la Presidencia de Carlos Salinas de Gortari. Se les enviaron a los Gobiernos es-

    WDWDOHV\PXQLFLSDOHVQXHYDVUHVSRQVDELOLGDGHVSHURQRfacultades hacendarias. A pesar de que las entidades reciben participaciones federales, el problema es que VRQLQVXFLHQWHVSDUDTXHFXPSODQFRQVXVUHVSRQVDEL-OLGDGHVGLFH6HUJLR0RQUR\$JXLODUSURIHVRULQYHVWLJD-GRUGHOD8QLYHUVLGDGGH4XLQWDQD5RR\HVSHFLDOLVWDHQEconoma Sociolgica.

    /RVFRPSURPLVRVTXHKDQDGTXLULGR(VWDGRV\0X-nicipios a partir de la descentralizacin se han incre-PHQWDGRGH XQDPDQHUD H[SORVLYD \ ORV LQJUHVRV QRlo hacen en la misma proporcin, por lo tanto se est JHQHUDQGRXQGpFLWTXHHQXQSULQFLSLRIXHIiFLOPHQWHQDQFLDGRSXHVORVFUpGLWRVQRH[LJtDQWDQWR3HURDORlargo de dos dcadas, conforme se fueron acumulan-GRHVRVGpFLWVORVPRQWRVGHORVFUpGLWRVDXPHQWDURQ

    A propsito de la discusin sobre posibles controles para el endeuda-miento de Estados y Muni-cipios y el anuncio realizado por el secretario de Hacien-da federal de que no rescata-rn a las entidades sobreen-deudadas, el acadmico de la Universidad de Quintana Roo, Sergio Monroy Aguilar, dice que es poco creble ese discurso. El efecto bola de nieve que podra ocasionar la quiebra de entidades p-blicas es un enorme riesgo.

    hasta el grado de que en muchas entidades sus com-SURPLVRVQDQFLHURVVXSHUDQVXVSDUWLFLSDFLRQHVGLVSR-QLEOHVDxDGH

    0RQUR\GLFHTXHODVQHFHVLGDGHVGHUHFXUVRVHUDQpocas en trminos de las capacidades de ingreso de (VWDGRV \ 0XQLFLSLRV /DV GHXGDV VH SRGtDQPDQHMDUporque en muchos casos las necesidades de inversin \ GRWDFLyQ GH VHUYLFLRV HQ ODV FLXGDGHV QR HUDQPX\elevadas. Pero conforme fueron creciendo las ciudades, como en el caso de Quintana Roo, esas manchas ur-EDQDV H[LJLHURQPiV UHFXUVRV \ ORV *RELHUQRV YLHURQen el endeudamiento la salida fcil. Las necesidades GHORV0XQLFLSLRVSDUD ODGRWDFLyQGHVHUYLFLRVQRVRQODVPLVPDVKR\TXHKDFHDxRV

  • 32 estosdas22/04/13

    Pero no slo fue la descentralizacin lo que afect ODVQDQ]DVHQODVHQWLGDGHV/RV(VWDGRVQRFXPSOHQFRQPHWDVUHFDXGDWRULDVQRVRQHFLHQWHVHQODUHFR-OHFFLyQGHORVLPSXHVWRV\QRVHRFXSDQGHPHMRUDUVXVLQJUHVRVVFDOHV(VWRWDPELpQHVSDUWHGHOSUREOHPD+D\FDVRVFRPRHQHOGH&DQF~QGRQGHHOSRWHQFLDOGHO,PSXHVWR3UHGLDOHVPX\DOWRSHURQR ORFREUDHO$\XQWDPLHQWRGH&DQF~Q/RPLVPRVXFHGHFRQ$FDSXO-co. Esos lugares estn quebrados pero tienen capacidad UHFDXGDWRULDFRQHO,PSXHVWR3UHGLDO\QRKDQSRGLGRimplementar como debieran el cobro del mismo, dice.

    $TXpVHGHEHTXHHQ ORV~OWLPRVVHLVDxRVVHKD\DQGLVSDUDGRODVGHXGDVGHORV*RELHUQRVORFDOHV"

    /DGLIHUHQFLDHQWUHORVLQJUHVRV\ORVJDVWRVPX-QLFLSDOHV\HVWDWDOHVVHFXEUtDFRQFUpGLWRVSHURFRQHOSDVRGHO WLHPSRpVWRVVH IXHURQKDFLHQGRPiV\PiVgrandes, generando un efecto de bola de nieve. Result OyJLFRTXHHQORV~OWLPRVVHLVDxRVODVQHFHVLGDGHVGHQDQFLDPLHQWRIXHVHQPiVJUDQGHV\DTXHODVQHFHVL-dades crecieron por el pago de los intereses del proceso del endeudamiento anterior, ms la continuidad de los GpFLWVPiVODVQXHYDVQHFHVLGDGHVGHGpFLW6RQWUHVefectos que hacen aumentar el endeudamiento: el d-FLWLQLFLDOFRQHOTXHLQLFLDURQHOSURFHVRSRUORVFRP-SURPLVRVTXHWHQtDQDXPHQWDURQORVFRPSURPLVRV\HOGpFLW\HQWRQFHVHOGpFLWVHKDWHQLGRTXHKDFHUPiVJUDQGH\VLHOGpFLWIXHQDQFLDGRHQHOSDVDGRFRQdeuda, ahora se endeudaron para pagar.

    -Cul sera el punto ideal para el rescate?-La amenaza del Gobierno federal de que no res-

    FDWDUiD(VWDGRV\0XQLFLSLRVHVSRFRFUHtEOHSRUTXHsi deja que quiebren, los efectos de la crisis, al nivel GHOVLVWHPDHFRQyPLFRGHDOJXQDVUHJLRQHV\(VWDGRVse van a manifestar en una cada del Producto Interno Bruto nacional. No es lo que representa en trminos GHO3,%ODGHXGDGH(VWDGRV\0XQLFLSLRV>TXHHVGHOpor ciento segn Hacienda], sino el efecto que pudiera ocasionar sobre la actividad productiva. En el momento TXHTXLHEUHQ(VWDGRV\0XQLFLSLRVGHMDUiQGHSUHVWDUlos servicios.

    Comienza el crculo vicioso: la gente que no recibe DWLHPSRVXVDODULRSLGHSUHVWDGRSDUDFRPHU\VDOYDUDO-JXQDVHPHUJHQFLDVWLHQHGLFXOWDGSDUDSDJDUVXVGHX-GDVSRUTXHQRUHFLEHDWLHPSRVXVXHOGR\HQWRQFHVVHvuelve a endeudar para pagar deudas. De esta manera entramos a un verdadero crculo diablico de la deuda.

    3HURHVRQRHV WRGRKD\XQDFDGHQDTXHVHJXL-r eslabn por eslabn: al dejar de pagar servicios se DIHFWDD ORVSURYHHGRUHV\pVWRVDVXVHPSOHDGRV/Dcontraccin generar una cascada de impagos como hi-SRWHFDV\FUpGLWRVDXWRPRWULFHVHQWUHRWURV(OSUREOH-ma de la crisis en los Gobiernos se trasladar a la banca \DXPHQWDUiODFDUWHUDYHQFLGD

    Es poco creble que el Gobierno federal no rescate D(VWDGRV\0XQLFLSLRVHQDOJ~QSXQWRORGHEHUiKDFHUTiene que dejar que asuman el costo de las malas deci-VLRQHVTXHWRPDURQSRUTXHVLQRORDVXPHQ\ORVDSR\DQHQYLDUiXQDVHxDOQHJDWLYDDWRGRVLQFOXVRDDTXHOORVTXHHVWiQFRPSURPHWLGRVFRQPDQWHQHUVXVQDQ]DVVDQDV

    Debe cambiar la manera en la que asumen el po-der quienes integran los nuevos Gobiernos. Antes al candidato a gobernante le bastaba tener la idea de un SODQHVWDWDORPXQLFLSDOKR\ODSURSLDGLQiPLFDGHOGH-VDUUROORHFRQyPLFR\ODVSURSLDVFULVLVREOLJDQDSHQVDUHQSUHJXQWDVWDQVLPSOHVFRPRGHGyQGHYR\DREWH-ner recursos para lo que quiero hacer?

    De portada

    Hay algunas deudas legtimas en las entidades y los Municipios, que no proceden slo del enriquecimien-to ilcito, el desvo o la mala inversin de los recursos pblicos, ni de la incompe-tencia recaudatoria y financiera de las gestiones gubernativas.

    Monroy dice que las necesidades de recursos eran pocas en trmi-nos de las capacidades de ingre-so de Estados y Municipios. Las deudas se podan manejar porque en muchos casos las necesidades de inversin y do-tacin de servicios en las ciudades no eran muy elevadas. Pero conforme fueron creciendo las ciudades, como en el caso de Quintana Roo, esas manchas urbanas exigieron ms recursos y los Gobiernos vieron en el endeudamiento la salida f-cil. Las necesidades de los Municipios para la dotacin de servicios no son las mismas hoy que hace 15 aos. Y confor-me crecen las ciudades y no aumentan los ingresos fiscales se va perdiendo la solidez financiera.

    de

  • 33estosdas22/04/13

  • 34 estosdas22/04/13

    eT rritorios

    SE ATORA EN FORMALISMOS PARLAMENTARIOS LA LEY DE DEUDA DE ESTADOS Y MUNICIPIOS

  • 35estosdas22/04/13

    Deuda

    EL SENADO Y LA CMARA DE DIPUTADOS SE METIERON en un diferendo sobre a qu rgano legislativo corresponde emitir una minuta de reforma cons-WLWXFLRQDOHQPDWHULDGHGHXGDGH(VWDGRV\0X-

    nicipios, despus de que la Cmara alta aprob con 100 YRWRVD IDYRURFKRHQFRQWUD\WUHVDEVWHQFLRQHV ODVreformas a la Constitucin para controlar las deudas.

    0LHQWUDVHOSUHVLGHQWHGH OD0HVD'LUHFWLYDGH ODCmara de Senadores, el panista Ernesto Cordero, en-YLyHOMXHYHVSRUODPDxDQDD6DQ/i]DURHOGRFXPHQWRGHUHIRUPDHOSUHVLGHQWHGHOD0HVD'LUHFWLYDGHOD&i-PDUDGH'LSXWDGRVHOSULtVWD)UDQFLVFR$UUR\RDQXQFLyque lo devolvera porque la atribucin para legislar en materia de emprstitos no corresponde a los senadores.

    Cordero revir diciendo que tienen facultades para OOHYDU D FDER PRGLFDFLRQHV D OD &DUWD 0DJQD VREUHcualquier tema, incluidos los emprstitos. Dijo que las crticas que se han formulado en San Lzaro no tienen IXQGDPHQWR\GLRDFRQRFHUTXHGXUDQWHOD/HJLVODWXUDpasada, el 12 de octubre de 2010 para ser exacto, el SURSLROHJLVODGRUSULtVWD0DQOLR)DELR%HOWURQHVHQWRQ-FHVSUHVLGHQWHGHO6HQDGRGLRHQWUDGDDXQDLQLFLDWLYDdel panista Fernando Elizondo precisamente para regu-lar la deuda de los Estados.

    1RKD\QLQJXQDGXGDGLMR&RUGHURGHTXHHO6H-QDGRWLHQHWRGDVODVIDFXOWDGHVSDUDPRGLFDUOD&RQVWL-WXFLyQHQFXDOTXLHUWHPD

  • 36 estosdas22/04/13

    eT rritorios

    $UUR\RFRQILUPyTXHODPLQXWD\DVHHQFXHQWUDen su oficina pero sostiene que no contiene funda-mentacin.

    (QWDQWRHOVHQDGRUSHUUHGLVWD0LJXHO%DUERVDKDadvertido que si les regresan la minuta de San Lzaro, FRPRDPHQD]yHOGLSXWDGR)UDQFLVFR$UUR\RSUHVHQWD-rn una controversia ante la Suprema Corte de Justicia de la Nacin.

    (QWUHORVOHJLVODGRUHVGHO3$1\HO35'VHFRPHQWyque es una actitud de revancha de los coordinadores en la Cmara de Diputados, porque el Senado les ha corregido la plana en todas las iniciativas del Pacto por 0p[LFRTXHHQ6DQ/i]DURDSUREDURQVLQFDPELRV

    En tribunales

    El jueves 18, los diputados coordinadores del PRI, 0DQOLR)DELR%HOWURQHVGHO35'6LOYDQR$XUHROHV\GHO39(0$UWXUR(VFREDUGHFODUDURQTXHHO6HQDGRHVWiimpedido para legislar sobre deudas estatales.

    Segn nota de la agencia de noticias Notimex, del MXHYHVGLMHURQTXHKD\XQDRSLQLyQGHO-XUtGLFRGHla Cmara de Diputados que sostiene que en caso de cualquier legislacin que tenga que ver con emprsti-tos, tiene que ser forzosamente este rgano legislativo

    \QRHO6HQDGRHOTXHSUHVHQWHLQLFLDWLYDVHQODPDWHULDEn entrevista Beltrones Rivera asegur que la mi-

    nuta que envi el Senado de la Repblica a la Cmara de Diputados para regular endeudamientos de Estados \0XQLFLSLRVQRVHTXHGDUiDWRUDGD\VHUiDQDOL]DGDSRUOD0HVD'LUHFWLYDGH6DQ/i]DUR

    Cuando se reciba la minuta sufrir un proceso de UHH[LyQHQHOFXDOQRVRWURVKDEUHPRVGHFRLQFLGLUHQTXp HV OR TXHPiV FRQYLHQH D 0p[LFR \ GH QLQJXQDmanera nos quedaremos estancados en trmites legis-ODWLYRV VHxDOy

    El lder de los diputados del PRI explic que cuan-do la minuta sea recibida por la Cmara de Diputados GHEHUiVHUUHYLVDGDSRUOD0HVD'LUHFWLYDSDUDGHWHU-minar si se da turno a comisiones o no, dadas las facul-tades exclusivas de la Cmara baja.

    +D\XQGHEDWHREOLJDGRTXHGHEHWUDQVSDUHQWDUVHen la Cmara. En este caso existe una insistencia lgica \OHJDOGHORVVHQDGRUHVSDUDUHJXODUODVGHXGDVGHORV(VWDGRV\ORV0XQLFLSLRV H[SOLFy

    ([LVWH WDPELpQ OD LQVLVWHQFLD OyJLFD \ OHJDO GHparte del Senado, de que tratndose de una iniciativa de reformas constitucionales no importa cul es la C-mara de origen, reconoci Beltrones.

    Sin embargo, reiter que la Junta de Coordinacin Poltica va a rechazar la decisin para darle entrada.

    El vicepresidente de la Mesa Directiva de la Cmara de Diputados, el panista Jos Gonzlez Morfn, dijo que la minuta de los senadores es un tema sensible y es una aeja demanda de muchos que hemos estado en el Poder Legislativo de meter control a la deuda de los Estados. Pero es un procedimiento que se debe hacer bien, si no cualquier Con-greso local, gobernador o alcalde que se sienta afectado con una legisla-cin como sa, va a recurrir a los tribunales, declar.

    Gonzlez Morfn

    Francisco Arroyo

  • 37estosdas22/04/13

    Deuda

    Es decisin de la Junta rechazarla, pero todo queda en PDQRVGHOD0HVD'LUHFWLYDGDUDFRQRFHUFXiOHVHOWUi-PLWH\HVWiREOLJDGDDUHH[LRQDU\SUHYHUODOHJDOLGDGde cualquier iniciativa presentada o recibida.

    Por separado, el lder de los legisladores del Parti-GR9HUGH(FRORJLVWDGH0p[LFR$UWXUR(VFREDU\9HJDacus a algunos senadores, en particular al presidente del Senado, Ernesto Cordero, de tener una actitud pro-tagnica.

    (OORVFUHHQTXHVRQXQLFiPDUD\WLHQHQXQFRP-portamiento de protagonistas que no cabe en este mo-PHQWR3RUHVRODOH\GHGHXGDVHODVYDPRVDUHJUHVDUporque en la Junta de Coordinacin Poltica se determi-n que el Senado no puede legislar en la materia. Pero vamos a esperar a que llegue, indic.

    Por su parte, el coordinador del PRD en San Lza-ro, Silvano Aureoles, reiter que la Junta de Coordina-cin Poltica por unanimidad acord que se debe recha-]DU ODPLQXWDGHO6HQDGR\TXHDKRUD OHFRUUHVSRQGHD OD0HVD'LUHFWLYDHMHFXWDU OD UHVSRQVDELOLGDGTXH OHcorresponde.

    A pesar de ello, el legislador perredista aclar que QRH[LVWHXQFRQLFWRFRQODFROHJLVODGRUD\HVSHUDPRVTXHORVVHQDGRUHVDVtORYHDQ\HQWLHQGDQTXHQRKD\&iPDUDDOWDQL&iPDUDEDMDTXHVRPRVSDUHV ,QFOXVR

    Beltrones asegur que la minuta que envi el Senado de la Repblica a la Cmara de Diputados para regular endeudamientos de Estados y Municipios no se que-dar atorada y ser analizada por la Mesa Directiva de San Lzaro. Cuando se reciba la minuta sufrir un proceso de reflexin en el cual nosotros habremos de coincidir en qu es lo que ms conviene a Mxico, y de ninguna manera nos quedaremos estancados en trmites legislativos.

    UHFKD]yTXHKD\DUXGH]DSRUSDUWHGHORVGLSXWDGRVpuesto que slo nos apegamos a lo que establece la Constitucin.

    En ese sentido, indic que los senadores deben WUDQTXLOL]DUVHWHQHUORVSLHVVREUHODWLHUUD\UHYLVDUHODUWtFXORGHOD&DUWD0DJQD

    (QWDQWRHOYLFHSUHVLGHQWHGHOD0HVD'LUHFWLYDGHOD&iPDUDGH'LSXWDGRVHOSDQLVWD-RVp*RQ]iOH]0RU-fn, dijo que la minuta de los senadores es un tema VHQVLEOH\HVXQDDxHMDGHPDQGDGHPXFKRVTXHKH-mos estado en el Poder Legislativo de meter control a la deuda de los Estados. Pero es un procedimiento que se

    debe hacer bien, si no cualquier Congreso local, gober-nador o alcalde que se sienta afectado con una legisla-cin como sa, va a recurrir a los tribunales, declar.

    *RQ]iOH]0RUItQ FRQVLGHUyTXHHVWHGLIHUHQGRQRdebe provocar un enfrentamiento con los senadores toda vez que son simplemente opiniones diferentes so-EUHDOJ~QWHPD\QRYDDSDVDUQDGD de

    Fabio Beltrones

    Silvano Aureoles

  • 38 estosdas22/04/13

    eT rritorios

    EN EL CONTEXTO DE LA FORMULACIN DEL PROYECTO DE LEYES secundarias de la reforma educativa, el Gobierno federal contempla duras sanciones en HOVLVWHPDGHUHJXODFLyQGHODHQVHxDQ]DFRQWUD

    DQRPDOtDV\DEXVRVGHWRGRVORVLPSOLFDGRVHQHOUDPRincluso por falta de conocimiento de los docentes. Des-pus de las manifestaciones de violencia en Guerrero, donde en el ltimo episodio del jueves 18 de abril, pre-VXQWRVPDHVWURVDUPDGRVFRQWXERV\SDORVDVDOWDURQla sede del Congreso del Estado con el propsito de que

    El Gobierno federal contempla duras sanciones en materia educativa por anomalas y abusos de todos los impli-cados en el ramo, incluso por falta de competencia de los docentes. En primera ins-tancia, advierte que reducir las aportaciones destinadas a los Estados y el DF si las escuelas suspenden labores sin que medie causa justi-ficada. Pese a las protestas de maestros en al-gunas entidades contra la reforma del sistema educativo, el Gobierno federal, legisladores e integrantes del Pacto por Mxico afinan las leyes secundarias en la materia. Tras la toma violenta del Congreso de Guerrero por inte-grantes de la Coordinadora Estatal de Traba-jadores de la Educacin en esa entida