Marca Liquida 254

Click here to load reader

  • date post

    19-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    238
  • download

    4

Embed Size (px)

description

Revista agropecuaria Marca Líquida Nro 254.

Transcript of Marca Liquida 254

  • 5

  • 6Losartculosfirmadosnoreflejannecesariamentelaopinineditorial,ysoncolaboracionesad-honorem.Lafirmaeditoranoseresponsa-bilizaporlasopinionesvertidasenlosartculosfirmados,comoastampocodelcontenidodelosavisospublicitarios.Seautorizalareproduccintotaloparcial,siemprequesecitelafuente.

    Tirada:15.000ejemplares

    RegistroDNDAentrmite

    Propietario:MarcaLquidaS.A.N

    O

    Certificado 9000-5900

    AOXXV-N254Febrerode2015MARCALQUIDAAGROPECUARIAISSN1668-9224

    PrimerapublicacinagropecuariamensualgratuitaparaproductoresdelCentrodelPas.

    Atravesando los lmitesLa muerte de un fiscal de la

    Nacin en circunstancias difciles

    de aclarar aparece como un lmite

    que haca muchos aos nuestra

    sociedad no atravesaba.

    Encendidas discusiones, cartas

    presidenciales, polticos intentan-

    do justificar lo injustificable, ca-

    dena nacional en silla de ruedas y

    dems yerbas, han conseguido

    sacar del centro de la escena a los graves problemas

    econmicos que atraviesan los argentinos dedicados a

    la produccin. No hacemos aqu diferencias de tipo por-

    que cualquier compatriota que intente vivir y progresar

    produciendo, hoy se encuentra en apuros.

    La velocidad con la que suceden los acontecimientos

    en el pas, no nos permite prcticamente nunca dete-

    nernos sobre un solo tema vinculado a la produccin y

    analizarlo en profundidad. Exactamente lo mismo tiene

    lugar tranqueras adentro, todo ocurre tan velozmente

    que tomar decisiones trascendentes es una tarea muy

    difcil.

    Mientras todos miran sorprendidos en la televisin

    las novedades del caso Nisman aparecen en la cabecerade los lotes las primeras plantas de yuyo colorado resis-

    tente. Mientras los medios nos relatan la discusin entre

    distintas organizaciones y el gobierno sobre el volumen

    real de trigo producido en el pas, el gerente del banco

    nos recuerda que acaba de entrar un cheque y hay que

    cubrir la cuenta corriente. La realidad del productor

    agropecuario se entremezcla a diario con la tragicmica

    poltica nacional.

    Precios en baja e impuestos en alza. Dificultades para

    colocar la produccin y para cobrar. Cientos de horas

    hombre destinadas a revisar planillas de costos y plani-

    ficaciones, revisar los precios una y mil veces, anticipar

    resultados. Y nadie que entienda hacia donde vamos!

    Parece que vivimos en medio de una comunidad de

    seres congelados, paralizados, inmviles. Atravesamos,

    adems de una de las peores crisis institucionales, una

    de las peores pocas que la produccin agropecuaria

    conozca en los ltimos 10 aos, y sin embargo nadie

    dice nada, nadie hace ruido, todos aceptan mansamen-

    te que no existimos para las autoridades y mucho peor,

    no existimos para la opinin pblica.

    El razonamiento parece ms agorero de lo habitual,

    pero es 100% realista. Qu vamos a hacer?

    Las personas vinculadas a la produccin agropecua-

    ria mantenemos la esperanza que las prximas eleccio-

    nes marquen el fin de la dcada ganada -para unos

    pocos que ostentan el poder- y un nuevo signo poltico

    dirija los destinos de la patria hacia aguas ms tranqui-

    las. Y mgicamente resuelva todos nuestros proble-

    mas!

    Estamos en condiciones de afirmar que eso no va a

    pasar, que sea quien sea el que gane las elecciones no

    resolver inmediatamente el problema de las retencio-

    nes, ni el de los permisos de exportacin, ni devolver

    el dinero retenido en concepto de IVA, ni asfaltar la

    red de caminos secundarios, ni simplificar los engorro-

    sos sistemas de informacin impositiva, ni nada!

    No lo har por dos motivos fundamentales: en pri-

    mer lugar porque los equipos K van a dejar tierra arra-sada en todos los sectores de la economa nacional y la

    recuperacin ser lenta, aun si se tomaran medidas

    excepcionalmente urgentes. En segundo lugar porque

    nosotros -si, nosotros- no nos hemos ocupado de mar-

    car el camino, de poner en manos de los potenciales

    candidatos una hoja de ruta debidamente consensuada

    entre todos los damnificados por las polticas actuales.

    Nadie nos dar lo que no hayamos pedido, nadie nos

    escuchar entre tantos gritos que claman por cambios

    indispensables en reas sensibles como la seguridad, la

    justicia, la poltica previsional, la salud, y tantos otros. El

    tiempo pasa vertiginosamente y la parlisis en la que

    estamos inmersos los productores agropecuarios nos

    colocar en los ltimos lugares de la fila para reclamar.Muchas organizaciones ya tienen sus propias hojas

    de ruta, muchos dirigentes muy bien intencionados tie-

    nen proyectos listos para presentar, pero ninguno ha

    conseguido acordar con los distintos sectores del campo

    para elaborar un documento nico que nos permita

    comprometer a los candidatos antes de poner el voto en

    la urna. Cada uno de nosotros debera llevar en el bol-

    sillo un manifiesto del campo a donde se exprese cla-

    ramente las principales polticas que pretendemos se a-

    pliquen al sector en el nuevo perodo post kirchnerista. Nos imaginamos un documento breve, un declogo

    que todos sepamos recitar de memoria y nadie olvide.

    Sobre todo que no lo olviden los polticos, las nuevas

    autoridades, porque cada vez que se presenten pblica-

    mente habr alguien que se lo recuerde. Nos imagina-

    mos frases como nunca ms retenciones que perdu-

    ren en el tiempo y sean un smbolo del campo.

    Tal vez nuestra imaginacin sea muy fecunda, pero

    en pocas en donde los acontecimientos demuestran

    que ya no hay lmites que la poltica respete, resulta

    indispensable que los nuevos tiempos nos encuentren a

    los productores agropecuarios argentinos atravesando

    lmites.

    Febrero 2015Editorial

  • 7Cierre de ejercicio: algunosconsejos de planificacin

    Dichas sorpresas, en muchos casos, se debe a la faltade una adecuada planificacin fiscal a lo largo del ejer-

    cicio econmico. En estas instancias suele ocurrir que

    cuando la empresa verifica su estado de resultados, al

    aplicar el 35% del impuesto a las ganancias ms la inci-

    dencia de los impuestos sobre los Bienes Personales o

    Bienes y Participaciones Societarias, se toma conoci-

    miento de que ya es demasiado tarde para implementar

    una estrategia de planificacin para reducir el acentua-

    do impacto fiscal.

    No obstante, existen alternativas para atenuar el

    impuesto. A continuacin, compartimos algunos conse-

    jos a considerar, sin pretender agotar la totalidad que

    pudiera existir de una correcta y oportuna planificacin

    fiscal.

    1.Devengadoexigible:En el caso que la empresa

    estuviera por vender un bien de

    uso antes del cierre del ejercicio,

    el 100% del resultado (venta

    menos costo) de esa transac-

    cin, tributar el impuesto a las

    ganancias en abril o mayo del

    ao 2015. En cambio, si lo ven-

    diera en cuotas durante un

    plazo mayor a los 10 meses,

    podra imputar la ganancia en

    los momentos de su exigibili-

    dad. Por ejemplo, si abonara la

    primera cuota en el 2014 y las

    10 restantes en el 2015. De este

    modo, abonar en abril /mayo

    2015 solo el impuesto a las

    ganancias por el 9% del resulta-

    do (1 cuota de 11) y en

    abril/mayo de 2016, el 91%

    restante. Es decir, se difiere el 91% del impuesto un ao

    entero y se abona a valor nominal, lo cual juega a favor

    del contribuyente, si tenemos en cuenta los altos ndi-

    ces de inflacin vigentes.

    2.Contratodeleasing:Es importante ante la eventual adquisicin de una

    maquinaria poder analizar la conveniencia de un con-

    trato de leasing. Las ventajas estarn dadas por la dura-

    cin del leasing (generalmente de tres aos), plazo

    durante el cual se deduce todo el valor pagado en los

    cnones o cuotas. Caso contrario, ante una compra tra-

    dicional, es posible que dicha maquinaria se amortice en

    10 aos.

    Por lo tanto, se estar enviando al estado de resulta-

    dos un gasto de aproximadamente 3 veces inferior que

    con el leasing en los primeros 3 aos. Esto implica que

    PlanificacinAutor: CPN Alejandro Larroude - Consultora B & L

    E-mail: [email protected]

    Fuente: www.globaltecnos.com.ar

    Impuestos

  • que se est cerrando. Saber qu tipo de hacienda y

    cunta cantidad vender, es la base de una excelente

    planificacin. Tambin habr un impacto favorable en el

    impuesto sobre los bienes personales o participaciones

    societarias. Hay que tener presente que esa misma tran-

    saccin, realizada antes del ltimo trimestre del ejerci-

    cio, no generar el beneficio que se comenta ya que se

    toma como valor base el del periodo mencionado ante-

    riormente.

    5.Honorariosdirectores:Principalmente en empresas familiares en las cuales

    los directores son los propios dueos de la empresa y

    donde tanto el pago del impuesto a las ganancias que

    debe tributar el director como el que corresponde a la

    sociedad salen de una misma caja. Es importante eva-

    luar la conveniencia del monto a asignar de honorarios,

    debido a que en algunos casos los mismos quedan

    alcanzados a una tasa menor a la del 35%, lo que hace

    que en el conjunto, empresa/director, se tribute menos.

    Tambin podra llegar a existir un beneficio de dife-

    rimiento en el tiempo en el pago del impuesto de la

    empresa y la del director, en el caso de que el cierre de

    ejercicio de la empresa difiera del 31 de