Marca Liquida edicion 230

Click here to load reader

  • date post

    21-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    262
  • download

    9

Embed Size (px)

description

Revista agropecuaria del centro del pais, distribucion gratuita en toda la Argentina

Transcript of Marca Liquida edicion 230

  • 5Con el gobernador De la Sota a la cabeza, la provin-cia de Crdoba negoci una nueva suba en el impuestoinmobiliario rural que tributarn los productores cordo-beses durante 2013. Los dirigentes se vieron forzados enuna corta negociacin a ceder algo ms de $300 millo-nes en conjunto, frente a la pblica amenaza de efectuarel revalo de los predios rurales y producir de esa mane-ra un impacto an peor al convenido.

    La postura de la provincia tiene lgica, por qunegarlo. El duro enfrentamiento con la administracin Kha recortado los ingresos provinciales y de alguna partetienen que salir los fondos, el sector agropecuario notendra por qu estar exento.

    Sin embargo, los productores agropecuarios venimosde una de las peores campaas de la dcada. La sequadej de rodillas a productores de todas las actividades yde todas las regiones, salvo honrosas excepciones.

    Paralelamente, la administracin provincial muestraun manejo de los recursos que no se ajusta a la apretadasituacin presupuestaria actual. Los gastos en publicidadson multimillonarios, muchas obras se encuentran parali-zadas y otras ya presupuestadas ni siquiera se comenza-ron.

    No hay lgica que justifique la exagerada presin tri-butaria que sufre el sector, en un contexto de aumentode costos permanente. O nadie ve lo que vale el gasoil,que no cae del cielo como pronostic hace tiempo uninefable miembro de la corte de CFK? Ni vale menoscon YPF en manos del Estado, a lo que debe sumarse latasa vial provincial, ya vigente.

    Cientos de estudios econmicos realizados en las msdiversas instituciones pblicas y privadas demuestranque en la actualidad los productores agropecuarios tra-bajan como mnimo 240 das al ao para pagar susimpuestos. Ya no quedan actividades que tributenmenos del 60% de lo que producen!

    A diario los argentinos nos vemos sometidos a travs

    de la televisin, va cadena nacional, a clases de econo-ma que demuestran cmo crece el pas. All se nos diceque las inversiones son multimillonarias, se inauguranfbricas de botellas y laminadoras de acero, y se noscompara con Europa.

    Los productores sabemos claramente que el nicoestmulo a la inversin es la rentabilidad, y tambinsabemos que el factor clave en el clculo de la rentabili-dad es el precio. Que alguien nos explique cmo sepuede iniciar un proyecto nuevo si el precio productofinal ya sea un cereal, carne, leche, una fruta o unaverdura est fuertemente recortado por impuestosdirectos e indirectos. Quin invertir en proyectos devalor agregado a la produccin primaria si una vez finali-zada la infraestructura, el Estado cambia las reglas dejuego y sube las retenciones?

    No hace falta tener una maestra en economa enuna universidad extranjera para entender la sencillaecuacin que expresa el crecimiento y el desarrollo alque se puede acceder con ms produccin: mejores pre-cios, mejor rentabilidad, ms inversin, ms produccin,ms trabajo. As de simple. De paso, el sector agrope-cuario nacional ya demostr en innumerables ocasionesque frente a una mejora en la rentabilidad potencial, lareaccin es inmediata. As salimos de la crisis de 2001,pero parece que los polticos K no lo recuerdan.

    La marcha del 8N, impresionante por su tamao ymucho ms importante en el interior del pas de lo quelos medios mostraron, parece estar marcando que ya noslo los productores agropecuarios nos quejamos de lasnefastas polticas del gobierno nacional y popular. Lagente comn, la que habita en las ciudades, comienza asufrir los mismos males que impiden el desarrollo delinterior de nuestro pas y reducen la cantidad de em-pleos que el campo podra generar. Empleos que jamsllegarn con ms impuestos, mayores costos y menosincentivo.

    Losartculosfirmadosnoreflejannecesariamentelaopinineditorial,ysoncolaboracionesad-honorem.Lafirmaeditoranoseresponsa-bilizaporlasopinionesvertidasenlosartculosfirmados,comoastampocodelcontenidodelosavisospublicitarios.Seautorizalareproduccintotaloparcial,siemprequesecitelafuente.

    Ti ra da: 15.000 ejem pla res

    Prop. Int.: N 5033364

    Propietario: MarcaLquidaS.A.Marca Lquida Agropecuaria es una publicacin adherida a ADEPA

    Pri me ra pu bli ca cin agro pe cua ria men sualgra tui ta pa ra pro duc to res del Cen tro del Pas.

    AO XXII - N 230Noviembre de 2012MARCALQUIDAAGROPECUARIAISSN1668-9224

    Ms impuestos, mayores costos, menos incentivo

    EditorialNoviembre 2012

  • 6En muchos casos, algunas reas debern resembrarse.Pero en otros, los lotes reinician su crecimiento con sloleves reducciones del stand de plantas. La medida en quelas inundaciones daan al maz est determinada porvarios factores, incluyendo el estado de desarrollo almomento de la inundacin, la duracin de sta, y las tem-peraturas del aire y el suelo. El anegamiento elimina losniveles de oxgeno en el suelo, dado que los poros pasan aestar llenos de agua. Los investigadores han encontradoque la concentracin de oxgeno puede acercarse a 0 den-tro de las 24 horas del anegamiento. La privacin de ox-geno resulta en la muerte de clulas radicales y la subse-cuente podredumbre de races.

    La absorcin de agua y nutrientes se ve inhibida amedida que las races son deterioradas. Las plantas puedenmorir en forma directa o sucumbir a otro estrs comoenfermedades o inclusive hdrico en caso de que las con-diciones cambien drsticamente. El maz est consideradocomo un cultivo relativamente tolerante a la inundacin.Esta tolerancia ha sido atribuida a su habilidad para produ-cir races adventicias tempranas y a otras adaptacionesmorfolgicas, como un aumento del espacio de aire en lostejidos radicales durante los perodos de anegamiento.

    El desarrollo de races adventicias permite a la plantacompensar la muerte de otras races; y el incremento deespacios de aire prolonga la supervivencia de la raz bajocondiciones de anoxia (falta de oxigeno). Aun as, los estu-dios muestran que el maz apenas germinando o emer-giendo (VE) slo podr sobrevivir unos pocos das inunda-do sin sufrir una prdida de plantas significativas.

    Cuanto ms alto el maz, mayor

    es la probabilidad de supervivencia

    Previo a V6 (medido por el mtodo de cuellos visi-bles), cuando el pice de crecimiento se encuentra cerca obajo la superficie del suelo, el maz puede sobrevivir slode dos a cuatro das de anegamiento,explica PeterThomison, extensionista de Ohio State University. Unavez que el pice se encuentra por encima de la superficiedel agua, la probabilidad de supervivencia aumenta en

    gran medida, agrega. La mayor parte del maz sembradoeste ao est bastante ms atrasado que V6. Los resulta-dos de ensayos que aqu se reportan mencionan los efec-tos de las inundaciones en maces pequeos como los deeste ao.

    Investigacin sobre los daos de

    anegamiento en semillas en germinacin

    En un ensayo de invernculo en donde los tratamien-tos tuvieron cinco repeticiones, se expuso semilla de 20lneas a perodos de anegamiento que iban de 0 a 144horas, y se determin la emergencia en porcentaje. En latabla N1 se observan los promedios de los tratamientos.

    No se encontraron diferencias significativas de prdi-da de plantas en las primeras 24 horas de anegamiento. Elporcentaje de emergencia comenz a declinar a las 48horas, y continu hacindolo con cada aumento sucesivode la duracin del anegamiento.

    Influencia de la temperatura

    sobre el dao por anegamiento

    La investigacin ha mostrado que las temperaturasms clidas son ms perjudiciales para la supervivencia delmaz inundado, si bien no se han determinado los meca-nismos fisiolgicos. Los investigadores teorizan que lastemperaturas ms elevadas pueden acelerar el metabolis-mo seminal en el momento que hay poco oxigeno dispo-nible. Los resultados de un ensayo de laboratorio endonde se inundaron lneas de maz, durante distintos pe-

    Maz: cunto rinde se lleva elanegamiento?

    Agricultura Maz

    Autor: Departamento Tcnico Pioneer ArgentinaFuente: www.agritotal.com

    La combinacin de maz pequeo y fuerteslluvias produjo reas o lotes enteros conmaz bajo el agua por perodos que fueronde uno a varios das. Los productores estncomenzando a evaluar el dao, mientras loslotes drenan y vuelven las condicionesfavorables para un crecimiento normal.

  • 7rodos y a dos temperaturas diferentes se pueden ver en latabla N2.

    Cada incremento sucesivo en la duracin del anega-miento result en una disminucin del porcentaje de emer-gencia. La temperatura ms alta produjo una menor emer-gencia para cada uno de los tratamientos de duracin. Con96 horas (4 das) de anegamiento, la emergencia con altatemperatura fue cercana a la mitad de la lograda con latemperatura ms baja.

    Efecto de la inundacin en maces ms altos

    Si el pice de crecimiento del maz se encuentra porencima de la superficie del agua, las plantas pueden sobre-vivir a una inundacin que dure entre algunos das y variassemanas. Sin embargo, se sufren reducciones de rendi-miento debido a efectos directos e indirectos. Entre los pri-meros estn la muerte de clulas radicales y descomposi-cin. Como indirectos podemos nombrar infecciones depatgenos, prdidas de nitrgeno y la sensibilidad de laplanta a estrs por exceso de humedad ms adelante en elciclo debido a un limitado desarrollo radical.

    Se realiz un ensayo para determinar las prdidas derendimiento asociadas con inundacin en maces de 15 cmde altura. En este caso los niveles de nitrgeno eran bajoscuando ocurri el anegamiento. En la tabla N3 podemosver los resultados.

    Este ensayo se repi-ti con altos niveles denitrgeno. En un ao,la reduccin de rendi-miento vari entre el

    15 y el 19%. En otro ao, estas reducciones fueron meno-res al 5%. Aparentemente, las reducciones de la tablaanterior se debieron en gran medida a las deficiencias denitrgeno ms que al anegamiento per se.

    Comentarios agronmicos

    Para evaluar la condicin de las plantas tras la inunda-cin, mire el color del pice de crecimiento. Deber es